miércoles, 4 de marzo de 2015

Furtivos encuentros sabatinos





Dentro de un rato, voy a ir con el Nesti, al laboratorio que tiene un amigo, para hacernos el análisis de detección del VIH. Una para que él esté seguro de que yo estoy sano y la otra, para darme tranquilidad a mí, de que también él está sano. Yo creo que sí porque además de confiar en él, también creo que el Nesti tiene que extremar todo tipo de precauciones para no contagiarse de HIV y poner en peligro a su familia y exponerse ante la sociedad entera, si se llega a enfermar de SIDA.

Yo confío en él y él también confía en mí, pero como 'la confianza mata al hombre', mejor es tomar precauciones. Porque él, me jura y me rejura que siempre fue y será fiel con su pareja gay, pero yo no puedo decir lo mismo. Y aunque desde que estoy 'saliendo' (noviando) con el Nesti me cuido con todos los 'diositos', no sé si ellos también se cuidan cuando cogen/follan, porque a fuerza de ser sinceros, creo que la 'isla' que formamos, hace rato que no existe como tal. Esto por un lado.

Por el otro, el sábado pasado me volví a encontrar con el Nesti. Durante toda esa semana, me volvió a mandar miles de 'whatsapps' a cualquier hora del día y me repitió oralmente todo lo que le pasaba conmigo. Yo sé que el Nesti está recontra remetido conmigo pero quiero poner un poco de 'paños fríos' (límites) a todo esto, para evitar un desgaste prematuro. Así que las circunstancias por un lado y yo, por el otro, hacemos que nuestros furtivos encuentros por ahora, sólo hayan sido sabatinos.

Hoy es la excepción que viene a confirmar la regla... jeeeeeee... Al menos así será hasta que empiece a trabajar con él, en la empresa inmobiliaria. Eso fue lo que me dijo el sábado pasado, cuando nos encontramos en el lugar de siempre. El Nesti va a ese bar todos los sábados, porque ahí se reúne con su socio y establecen las estrategias a seguir en la semana con los diferentes negocios que tienen. También ahí fue que se pusieron de acuerdo para contratar un 'nuevo' empleado.

Habían coincidido que el empleado nuevo iba a mostrar las casas o departamentos que tenían en alquiler, y que debía ser un 'jubilado', porque era una tarea fácil y de poco sueldo. Pero, ahora, el jubilado iba a ser reemplazado por un 'joven' (yo) y la remuneración monetaria iba a incrementarse. Por el lado del dinero, el Nesti consideraba que no iba a haber problema porque sin decirle nada a nadie, él se iba a hacer cargo de pagarme la diferencia, hasta 'redondear' un muy buen sueldo.

Lo que el Nesti también quería, era hablar con el socio para conseguir la aprobación, de mi contratación, aduciendo que yo era 'el hijo de un amigo' que necesitaba 'trabajar'. Al menos, ese era el argumento que pensaba usar el Nesti con el socio. Él suponía que el socio no iba a poner obstáculos pero sí o sí quería hablarlo con él a su regreso de las vacaciones. Así que supongo que esta semana van a conversar el tema y yo, seguramente voy a tener novedades para este sábado.

Después de beber y comer, decidimos ir a hacer 'algo', pero en lugar de ir a la inmobiliaria como el sábado pasado, fuimos a la casa del Nesti. La señora y los hijos se habían ido a la casa de fin de semana y el Nesti, iba a ir después de que dejara de trabajar en la oficina. Pero, claro, yo estaba en el medio y la oficina del Nesti es muy cómoda para trabajar pero es media incómoda para tener algún tipo de sexo. Así que decidió llevarme a la casa.

Yo me aseguré, después de millones de veces de preguntarle, que allí no habría nadie ni que había posibilidades que ni la mujer ni nadie más fuera a la casa por alguna razón. El Nesti me tranquilizó, diciéndome que me juraba que no iba a ir nadie y que íbamos a estar tranquilos. Así que con muchas dudas, acepté. Ya en la casa, apenas cerró la puerta y le puso cerrojo, se arrojó sobre mí. Me arrinconó contra la pared y me empezó a 'transar' (acariciar, besar, decir cosas lindas, etc.). 

Después vino lo que ya se pueden imaginar y no voy a describir ni contar, porque el Nesti siempre hace lo mismo, antes, durante y después de tener sexo: me desnuda completamente, me hace un 'pete' (felatio) incompleto (no me deja acabar/eyacular), se desnuda él, le hago un 'pete' también incompleto y después me penetra. Al rato, me saca la pija, me la pone cerca de la cara y eyacula con ganas. Finalmente, termina de petearme, se traga mi leche y hasta ahí. Después medio que se duerme.

Lo que estuve pensando, es ponerle un poco de 'creatividad' a nuestros 'encuentros' y hacer algo diferente. No sé qué tanto le va a gustar al Nesti, hacer cosas nuevas, pero bueno, de a poco, le voy a ir haciendo olvidar esta monotonía, para poder disfrutarlo, para que me disfrute y para que nos disfrutemos los dos. Por ahora al menos, me doy por bien pagado, el hecho que no tuvimos que recurrir a ninguna droga que recorra nuestro cuerpo, aunque no le pudimos decir que no al alcohol.

Igualmente, lo que tengo que asumir, es la irregularidad de nuestra situación, porque cuando ya casi estábamos terminando y todavía el Nesti me 'peteaba', volvió una vez más a sonar insistentemente el celular. Era la mujer, preguntándole dónde estaba, a lo que el Nesti le contestó que había 'pinchado' un neumático (jeeeeee...) y tenía que buscar una 'gomería' para que se la arreglaran. Luego, iba a pasar por la casa a ducharse y ponerse otra ropa porque se había ensuciado cuando cambió la rueda.

Eso nos dio tiempo, para terminar lo que estábamos haciendo y seguir con los planes que tenía el Nesti: permanecer juntos, abrazados en 'cucharita' y luego, después de un rato de charla, ducharnos juntos, vestirnos y llevarme a casa, planes que concretamos a la perfección. El sábado que viene, vamos a volver a juntarnos y lo voy a conocer al socio, para que también el tipo me conozca y aunque sé que no se va a enamorar de mí, al menos, le tengo que causar una buena impresión para que dé el 'okey' y el Nesti me pueda contratar... Cuando eso pase, ya lo voy a ver al Nesti más seguido, aunque precisamente, no sólo quiero 'verlo' sino también 'sentirlo'... jeeeeeee...





sábado, 28 de febrero de 2015

Preguntas sin respuestas




El sábado pasado que fui con el Nesti a llevar a los hijos a una fiesta de cumpleaños, conocí a los dos pibitos más grandes. A los pibitos, les dijo mi nombre y que yo iba a trabajar en la inmobiliaria. También me los presentó: uno, se llama Joaquín y tiene casi 14 años. El otro, de 11, se llama Martín. Los dos son re lindos y entran en la categoría de 'diositos' aunque todavía son chicos. Bah, el de 11 es todavía chico, porque el de 14, mmmm... jeeeeeee...

Los dos son muy parecidos al padre y en cuanto los vi, me resultaron caras 'conocidas', pero ellos no dijeron nada y yo tampoco. Pero me puse re ansioso saber que los conocía de algún lado y no podía determinar de dónde. El viaje se hizo corto porque conversaban con el padre como si yo no estuviera. Eso me permitió nada más que escucharlos, porque como viajaban en el asiento trasero del auto, solamente les vi las caras un par de veces.

Pero ese par de veces, fue suficiente, para saber que los conocía de algún lado. No sé a cuál de los dos, porque me resultaron 'conocidos' ambos, o uno de los dos, porque definitivamente se parecen y mucho. Pero por más que pensé y pensé no pude recordar de en dónde los había visto. Mi ansiedad llegó a niveles increíbles al igual que mi desasosiego pero no hubo caso: toda la información que pude recoger no coincidía en nada.

Incluso pensé que el más grande, que por tener la misma edad del Nachito, por ahí coincidían e iban al mismo colegio o al mismo club. O que incluso, haya estado en la fiesta de cumpleaños y haya sido uno de los protagonistas del 'arco iris', porque tiene todas las cualidades para ser un 'diosito' acarreador de 'pibitas' hormonadas pero, por mucho que averigüé y sonsaqué, mis interrogantes chocaban con las mismas respuestas: o los conocía pero no recordaba de dónde o imaginaba todo.

Cuando llegamos vimos que ya había llegado mucha gente: sólo eran padres varones y sus hijos varones también. El que cumplía años, era otro pibito de 14 años, así que había muchos pibes de esa edad y otros, de menor edad, de 12, 11 y 10. Los hijos del Nesti bajaron y cuando ya casi estábamos yéndonos, salieron de la casa, 7 u 8 personas, que le dijeron al Nesti que no se fuera, que estacionara por ahí, que se bajara y que se quedara a almorzar.

El Nesti, les contestó que no podía porque tenía que llevarme a mi casa. Pero los tipos insistieron tanto en que nos quedáramos a almorzar, que el Nesti me miró y me preguntó si yo tenía problemas para quedarme. Como le dije que no, aceptó la invitación y nos quedamos. Ya dentro de la casa, el Nesti me presentó a sus amigos, como el nuevo empleado de su inmobiliaria. Los tipos nos recibieron bárbaro. Nos invitaron a sentarnos a la mesa y nos integraron rápidamente al grupo.

A los chicos, les asaron hamburguesas y 'panchos' (hot-dog). Para nosotros, estaban asando un cordero. Mientras tanto hicieron una 'picada' (trozos de fiambres diferentes y quesos) acompañada de bebidas alcohólicas (cerveza, vino, fernet, gancia, cinzano, etc.) Todo se desenvolvió en un clima genial, en el que me hicieron sentir muy cómodo en todo momento. Cómo la cocción del cordero se demoraba, un grupo comenzó a jugar a los naipes y otro grupo, se fue a nadar a la 'pileta' (piscina).

Después de comer, algunos nos dedicamos a seguir jugando a los naipes y otros se pusieron a conversar sobre mujeres, negocios, política y fútbol, aunque no en ese orden. Durante la tarde, fue cuando pude observar mejor a los hijos del Nesti y me auto-convencí que había imaginado todo. Seguramente, me parecían conocidos por la extraordinaria semejanza con el padre y allí terminaba todo. Absorto en mis pensamientos, miré al Nesti y vi que él también me estaba mirando.

Me guiñó un ojo y siguió conversando. Como yo usaba anteojos de cristal oscuro, podía mirar todo lo que quisiera sin que los demás supieran que los estaba mirando. Fué así que los desnudé con mi mirada a los hijos del Nesti y después me dediqué a observar al Nesti y al resto de sus amigos. De todos, el que se destacaba por su atractivo, era el Nesti. Había otros más o menos atractivos, pero ninguno como el Nesti.

Los otros, tenían facha o se destacaban, por alguna característica en su fisonomía (ojos, nariz, boca, cuerpo, etc.) pero hasta ahí. De pronto, no sé que fue, creo que un movimiento que hizo que viera a Joaquín de frente y me mirara, cuando descubrí por qué me parecía que lo conocía. Era muy parecido al Sebi...!!! Cómo no me había dado cuenta antes...??? Joaquín tiene un 'aire' indefinido igual al Sebi cuando tenía 13 años y lo hice mío por primera vez...!!! 

Y por reciprocidad y transitividad, era el parecido con el Sebi, lo que vi en el chiquito de 11 y también en el Nesti... Claro...!!! El Nesti es el Sebi, dentro de 20 años...!!! El parecido es notable...!!! Tienen 'algo' del Sebi pero no puedo decir qué es: si la mirada o los ojos, la boca o la sonrisa o todas esas cosas juntas. Tiene una forma de gesticular muy parecido a las que hace el Sebi...!!! Cómo no me di cuenta antes...??? Mi vieja siempre dice que 'lo que se hereda, no se roba'...

Y si...??? Pero por más que haga 'cuentas', éstas no me dan. Bah, me dan si Chela (la madre del Sebi) hubiera tenido una 'aventura' muy joven y esa aventura hubiera terminado en un embarazo no deseado, pero así y todo, la madre quiso continuar con el mismo y asumir las consecuencias. Después vino todo el 'verso' (mentira) que me 'comí' (creí) desde el 'vamos' (comienzo). Qué el tipo se había muerto en un accidente en Alemania. O sea, que para el Sebi y la madre, el tipo está muerto, pero...

Y si no lo está...??? Y si todo fue una elaborada mentira...??? El Sebi creyó y cree en la versión de la madre, sobre el infortunio del padre, pero, y si no es verdad...??? Si encontré en el Nesti, al padre del Sebi...??? Porque más allá de todas las posibilidades y mis presentes elucubraciones, será este parecido del Nesti con el Sebi lo que ocasionó mi respuesta 'ciega' a los embates del Nesti...???  El exceso de alcohol y la cocaína hicieron que no viera más allá...???

O por lo mismo es que no me di cuenta hasta ahora...??? Acepté al Nesti porque lo vi al Sebi...???Todavía inconscientemente sigo tan 'enamorado' del Sebi...??? Esta homosexualidad no asumida por el Nesti es la misma que 'heredó' el Sebi, que me dijo hace mucho, que él solamente era 'gay' por mí...??? Todavía el Sebi sigue moviendo los hilos de mi vida...???  Acepté al Nesti porque vi que es muy parecido al Sebi...???

O no vi nada al principio y recién ahora, me doy cuenta...???  O no vi nada y todo esto es producto de mi imaginación...??? Qué misterio es éste...??? El Sebi siempre me decía que yo era 'un caballo de la sabana', que yo creía que era totalmente libre, sin saber o sin darme cuenta, de que en realidad, él me tenía sujetado con una cuerda y que siempre iba a ser mi dueño... Siempre pensé que eran cosas que se dicen. Ahora veo que tenía razón: haga lo que yo haga, el sigue siendo mi 'dueño'...??? Tan fuerte es el lazo que nos unió que no puedo olvidarlo...???  Cuántas preguntas y todas sin respuestas...!!!


miércoles, 25 de febrero de 2015

Metejón





El 'lunfardo' era una 'jerga' (variedad lingüística) hablado acá en los barrios 'bajos' (pobres) de Buenos Aires de principios del siglo XX y aunque se perdió su uso casi completamente, todavía se conservan algunas palabras. Entre ellas, 'metejón', que significa 'enamoramiento apasionado, exagerado, sin límites'. Y creo que metejón es la palabra que mejor viene a ilustrar los sentimientos del Néstor (Nesti) hacia mí, después del 'encuentro' sexual que tuvimos durante carnaval.

El martes a la tarde, cuando el Nesti me dejó en la esquina de casa y antes de que yo, llegara a abrir la puerta de mi casa, ya me había mandado un 'sms', diciéndome que 'recién nos sepáramos y ya me estaba extrañando'. Y 'mensajitos' de parecido tenor se repitieron durante lo que quedaba del martes y durante todo el miércoles, jueves y viernes. Finalmente, el viernes, a la tardecita, me llamó al celular para preguntarme si podíamos reunirnos, el sábado cerca del mediodía en un bar de la costa.

Yo le dije que sí, que no tenía compromisos y que podía ir. Quedamos en encontrarnos a eso de las 11 del mediodía, en un bar de la costa, que además ser muy pintoresco, tiene una vista espectacular al río y a las islas, además de estar muy de moda. Yo no fui en el auto porque en la zona es imposible encontrar estacionamiento. Así que me fui en en 'colectivo' (micro-ómnibus) que me dejó a unas cinco 'cuadras' (500 mts) que recorrí caminando.

El Nesti ya había llegado y me esperaba impaciente, tanto que pensó que yo no iba a ir. Apenas me senté, pidió cerveza para beber y 'tostados' (sándwiches calientes de miga) para acompañar a la cerveza y no beberla así nomás, sin nada. Para esa hora, el bar estaba casi totalmente colmado de gente y las mesas colocadas en el interior y en el amplio jardín, rebosaban de gente. Aquello medio que nos incomodó porque no íbamos a poder hablar tranquilos... 

Así, en voz muy baja, con un volumen inaudible para todos los que nos rodeaban, desarrollamos una conversación, más o menos, así:

Nesti: antes que nada, te doy las gracias por venir. No sabés lo que te extrañé. No puedo explicarte lo que sentí en estos días. No sé si está bien que te lo diga pero sos mi 'talón de Aquiles', mi máxima debilidad, mi vulnerabilidad, En doce horas, pasaste de ser de un completo desconocido a alguien que me volvió totalmente loco y te adueñaste de mí de una manera como nunca nadie lo hizo: ni mo mujer, ni mis hijos, ni mis viejos. Nadie. 

Y siguió hablando 'loas' de mí hasta que me puse colorado de la vergüenza que sentía. Lástima que me lo decía un tipo. Qué bien me hubiera venido que lo dijera una chica y que se lo dijera a mi vieja... jeeeeee... Pero bueno, tengo que aceptar que todo lo positivo que despierto, lo hago siempre, en el sexo 'fuerte'... Será ese mi destino...???

Yo: bueno, Nesti, la verdad que no sé que decirte... gracias...

N: no me tenés que dar las gracias, te digo lo que siento, de verdad. Nunca sentí por alguien, esto que estoy sintiendo por vos. No pude concentrarme en todos estos días. Tu cara estaba continuamente en mi pensamiento. Tu cuerpo en mi memoria. Todo vos se adueñó de mí. Incluso, varios se dieron cuenta que yo estaba 'ido' y me preguntaron que me pasaba. Les decía que nada, que me sentía medio cansado, pero que se me pasaría. Qué les iba a decir...??? Que estaba loco de amor y/o calentura  por un 'pibito'...??? 

Y: no sé qué decirte Nesti, 'posta' (verdad) que no sé...

N: sabés otra cosa...??? Hasta ahora creí que mi vida era fantástica: tenía salud, dinero y una familia a la que amo y me ama. Qué más podía pedirle a la vida...??? Ahora me doy cuenta que hay 'otra' felicidad, que es la de tenerte. Vos sos mi 'verdadera' felicidad. Vos llegaste a mi vida para hacerme completamente feliz. Me creés...??? 

Y: sí Nesti, te creo... pero no sé que decirte... te agradezco todo lo que decís de mí, pero no sé, me parece exagerado...

N: exagerado...??? exagerado, no... Es que vos sos 'especial'. No sos igual que los otros chicos que conocí. Sos diferente, no sé, tenés algo distinto a todos los que conocí hasta ahora. Sos muy 'maduro'. Tenés una forma de pensar, de decir las cosas o de hacerlas, tan diferentes a los chicos que conocí hasta ahora...!!! Sos más desenvuelto, más simpático, más lindo. Sos carismático, te hacés querer. Me hiciste sentir que para mí, sos imprescindible. Que no puedo estar sin vos. Creo que me enamoré de vos, Lu.

Y: mirá, Nesti... no te confundás. No es amor lo que sentís por mí, sino que creo, que lo que tenés, es un flor de 'metejón'... jaaaaaa... Personalmente , no creo en el amor a primera vista. Creo que el amor es un sentimiento que se construye pero que no nace espontáneamente. Esto que te pasa a vos conmigo, me pasó pero no con gente 'grande', sino con chicos que conocí y que fueron parejas mías. Pero nunca con un tipo 'grande' porque nunca me gustaron los tipos 'grandes', pero vos también sos distinto, hay algo en vos que me gusta y me atrae, por eso, me fijé en vos. También te ayudaron el alcohol y la 'cocaína' que me diste, sino no, no sé si hubiera pasado algo entre nosotros, pero bueno, pasó lo que pasó y punto. 

N: está bien, pero no te creas que te quiero solamente para 'coger/follar'. Quiero vivir la vida con vos a mi lado. Con vos me puedo dar el 'lujo', de tomar algo juntos o ir por ahí o hacer algún viaje, sin tener que andar escondiéndonos de todos, porque no se te nota para nada que sos gay. Me gustás porque nos pueden ver juntos que nadie va a pensar nada raro y porque te puedo presentar a mis amigos porque sos un pibito maduro, educado, centrado, que no me va a hacer quedar mal. Y eso, en el ámbito en el que me muevo, aunque no lo creas, es muy importante.

Y: y sí...

N: sabés...??? tengo un departamento de 'un ambiente' (un dormitorio) cerca de la 'Siberia' donde vos estudiás. Lo estoy arreglando y pintando porque el contrato de locación venció a fines del año pasado y lo quería volver a alquilar. Pero, ahora que te conocí, quiero dejarlo para que lo usemos como lugar de 'encuentro', qué te parece...??? 

Y: no sé... me parece buena idea...

N: pero tendrías que pasar por el departamento todos los días, cosa que vean que alguien vive ahí y no está desocupado. Cuando lo tenga listo, te voy a llevar para que lo conozcas, así te doy las llaves y de paso, vamos mirando y comprando los muebles que más te gusten, así lo vamos amoblando... te parece...???

Y: sí, está bien...

N: bueno, no hablemos más... Querés que nos vayamos...??? Me gustaría pasar por el negocio y hacer 'algo'. Querés...??? 

Y: bueno... vamos...

N: ves lo que digo...???

Y: qué...???

N: que sos 'distinto' a los demás chicos gays que conocí. Claro que no fueron más que tres o cuatro desde que me casé pero eran muy interesados. Querían que les diera dinero a cada rato o que les hiciera regalos. Y a pesar de todo, me ponían mil excusas para tener sexo. Parecían mujeres...!!! Les faltaba decirme que andaban con 'la regla' (estaban menstruando) para no coger...!!! Vos no sos así... 

Y: ...

Mientras íbamos caminando a buscar el auto del Nesti, se dio, lo que el Nesti, tanto temía. Nos 'topamos' (encontramos de frente) con un matrimonio conocido. Obviamente que nos detuvimos e intercambiamos los saludos de rigor. El Nesti, me presentó como el 'hijo de un amigo' y 'nuevo empleado de la inmobiliaria'. Conversaron un rato y nos despedimos. A mí me quedó 'picando' (dando vueltas) en la cabeza, eso de 'nuevo empleado de la inmobiliaria'... La mentira podría convertirse en realidad. Por qué no...???

Cuando llegamos al edificio de la empresa inmobiliaria del Nesti, obviamente que ya no había nadie. Los sábados trabajan hasta las 12 del mediodía y nosotros, llegamos, pasadas las 13. La empresa ocupa todo el piso y la oficina del Nesti está ubicada en la parte de atrás. Está fantásticamente decorada y tiene un enorme ventanal que da a un balcón que tiene una vista espectacular, de la ciudad por un lado y de la costa, del río y de las islas por el otro. Y aunque estábamos solos, el Nesti cerró la puerta de la oficina y le dio doble vuelta de llave.

Totalmente tranquilos y en un ambiente más que íntimo, encendió el aire acondicionado. Después abrió un 'frigobar' que tiene disimulado como mueble y sacó 2 botellas, una de ron y la otra de Coca Cola. Las destapó, preparó en un vaso un 'Cuba Libre' y me lo ofreció, pero le dije que no y que prefería tomar Coca Cola solamente... De uno de los cajones del escritorio, sacó el consabido polvito blanco que quiso hacerme aspirar, pero le dije que era temprano para empezar con 'eso'. 

El Nesti hizo un gesto que no alcancé a interpretar y tampoco él aspiró. Así que empezamos a 'transarnos' (acariciarnos, besarnos y todas esas cosas). El Nesti me sacó la chomba. Me metió las manos por debajo del slip y estaba acariciándome las nalgas y yo, sobándole la pija con mis manos, cuando sonó su celular por primera vez. Al principio lo dejó sonar pero como la comunicación se interrumpía y volvían a insistir varias veces, no le quedó otra que atender.

Era la esposa la que llamaba, preguntándole donde estaba y que recordara que tenía que llevar a los hijos a la casa de fin de semana de 'fulano', en dónde festejaban el cumpleaños del hijo de ese tal 'fulano'. Y que ella, iba al club con varias amigas más y que se se había comprometido a pasar a buscarlas. El Nesti le contestó que ya iba para la casa, que se desentendiera de los hijos y que siguiera con sus planes, que él 'ya' pasaba a buscar a los hijos.

Mientras se acomodaba la ropa, me dijo que no me enojara pero tenía que ir a buscar a los hijos para llevarlos a un cumpleaños. Yo le dije que estaba bien, que no había problema y que yo me arreglaba, para tomar un taxi y volver a mi casa. El Nesti me contestó que no, que tenía tiempo para llevarme a mi casa y me preguntó si a la tarde pensaba hacer 'algo'. Como le dije que no, quedamos en que en un par de horas, me llamaría al celular para arreglar un nuevo 'encuentro'.

Cuando puso el auto en marcha, no sé que fue lo que le hizo cambiar de opinión, pero el Nesti me dijo si lo quería acompañar, así de paso, conocía a los hijos y ellos me conocían a mí. Les iba a decir que yo era el 'nuevo' empleado que estaban buscando para trabajar en la inmobiliaria, así se iban acomodando a la idea de verme seguido. Yo lo miré y me preguntó si me gustaba esa idea. Yo le contesté que sí, pero que me iba a gustar más si la hacía realidad y no fuera una simple mentira.

El Nesti me miró sin comprender lo que le decía. Así que le expliqué que si él quería, yo podía pasar a ser, de 'verdad', el 'nuevo' empleado de la inmobiliaria. Así, matábamos 'dos pájaros de un tiro': yo conseguía el trabajo que estaba buscando y él me conseguía a mí. No le mentíamos a nadie y podíamos pasar mucho tiempo juntos sin que nadie sospechara de mi presencia junto a él. Al Nesti le encantó la idea y me dijo que sí. Y se preguntaba cómo no se le había ocurrido a él esa idea, sabiendo que yo estaba buscando trabajo y que esa, era la posibilidad que los dos estábamos buscando, para estar siempre juntos y no tener que andar justificándole a nadie, de mi presencia a su lado. Íntimamente, los dos sabíamos que nos estábamos metiendo en un posible 'berenjenal' (lío) pero igual le dimos para adelante. Total, ya estábamos 'jugados' (en riesgo) y nos daba lo mismo, si la jugada nos salía 'pato o gallareta' (bien o mal). Al fin y al cabo, desde siempre pregono que 'cada uno es el arquitecto de su propio destino'... O no...??? jeeeeee... 







lunes, 23 de febrero de 2015

Blogger (me) ataca de nuevo








El que avisa no es traidor pero... Esto lo recibí hoy en mi correo de gmail:


Estimado usuario de Blogger:

Queremos avisarte de un cambio que tendrá lugar pronto en la Política de contenido de Blogger que podría afectar a tu cuenta.

En las próximas semanas vamos a dejar de permitir los blogs con contenidos sexualmente explícitos o imágenes o vídeos de desnudos. 


Seguiremos aceptando los desnudos en contextos artísticos, educativos, documentales o científicos, o cuando represente otra ventaja notable para el público que no retiremos esos contenidos.

La nueva política entrará en vigor el 23 de marzo de 2015


Cuando empiece a aplicarse esta política, Google restringirá el acceso a todos los blogs que hayamos detectado que infringen nuestra nueva política. 

No se eliminará ningún contenido, pero solamente los autores de los blogs y las personas con la que hayan compartido expresamente su blog podrán ver el contenido que hayamos convertido en privado.

Según nuestros datos, tu cuenta podría verse afectada por este cambio en la política. Por favor, a partir de ahora no crees contenidos que puedan infringir esta política. 


También te agradeceríamos que hagas los cambios necesarios en tu blog para cumplir con la nueva política lo antes posible. Así no sufrirás ninguna interrupción en el servicio. También tienes la alternativa de crear un archivo de tus contenidos a través de Google Takeout (https://www.google.com/settings/takeout/custom/blogger).

Para más información, visita https://support.google.com/blogger?p=policy_update.


Acá viene mi duda: ¿qué hago?

a- eliminar el contenido sexualmente explícito de imágenes de desnudos y de sexo de mi blog... 

b- puedo transformar el blog en privado (solamente lo podrán leer mis invitados especiales).

c- puedo también mudarme a otro servidor de blog (Wordpress)

d- dejar de escribir el blog; pensaba hacerlo en un tiempo, esta decisión de Blogger, quizás apresure mi decisión...

La verdad que no sé de dónde viene tanta 'mojigatería' de Blogger, pero bueno, 'donde manda el capitán, no manda el marinero'... jeeeeeee...





viernes, 20 de febrero de 2015

Blanqueando sensaciones






Obviamente, todo lo que viví en doce horas con un 'madurito', fue tan intenso, como lo que viví durante estos años con los diferentes 'diositos'. Una por la vertiginosidad de todo lo vivido y después por la exhaltación de todo lo experimentado. Desde mi casi intoxicación alcohólica, pasando por mis primeras incursiones en el terreno de la cocaína hasta tener sexo con un tipo 'cuarentón', que supo llevarme, conquistar mi voluntad y hacer que yo fuera suyo, como nunca lo hubiera imaginado.

Y esto que había experimentado, necesitaba exteriorizarlo, compartirlo con alguien. Pero, pensándolo fríamente, de todos los 'diositos' que tengo 'a mano' (cerca), solamente confiaba en cinco, que me iban a 'prestar la oreja' (escuchar) incondicionalmente mi confesión.  Los otros por una causa o por otra, quizás no entendieran lo que sentía. Al Gasti, lo deseché de entrada. Tiene muchos 'bolonkis' (líos) como para pensar y darme sugerencias y consejos objetivos.

El otro era el Matius, pero por más que lo busqué por todos lados, no lo encontré. Ni en el celular ni en el teléfono fijo de la casa: como si se lo hubiera tragado la tierra. Me quedaban tres más: el Caio, el Sebi y el Tomi. Pero lo que había vivido era algo tan increíble, al menos para mí, que en ese momento, no pude más y lo agarré al Tomi como 'confesor'. De última, creo que por diferentes causas, el Tomi era el más aconsejable para escucharme, comprenderme y darme su opinión.

El Tomi tiene una vida corta (recién tiene 21 años) pero larga al mismo tiempo, por las diferentes experiencias de las que hablé en algún momento. Tuvo sexo con pibitos chicos, con pibes de su edad, más grandes que él y 'maduritos' de verdad. Así que, quién mejor que él para escuchar mi confesión y aconsejarme...??? Además, casi siempre hizo de pasivo, así que creí que era el más aconsejado para que me escuchara, comprendiera mis sentimientos y me aconsejara en lo que haría falta.

Así que sentados enfrentados y 'cocacoleando' con fernet mediante, le confesé todo lo que había vivido y que él, además de todas las cosas por las que aventajaba al resto, estaba interesadísimo en saber lo que me había pasado y cuál era la causa de mi desaparición. Me escuchó en silencio, re viviendo conmigo todo lo que me había pasado. Obviamente, el Tomi me entendió, comprendió y apoyó mi manera de obrar y todo lo que experimenté en ese tiempo que pasé con el Nesti.

Incluso, le mostré la bolsita con la cocaína que quedaba y le pregunté si quería probar. El Tomi me miró y al igual que yo, la curiosidad pudo más y sucumbió a la tentación. En realidad, yo no sabía cuánta era la dosis máxima para tomar. El Nesti me la había dado siempre pero nunca le había prestado atención si era mucho o poco lo que me daba. Incluso, cuando me hacía chuparle los dedos para que con mi saliva, se impregnara los dedos de coca para pasármelos luego en la boca.

Así que hicimos lo mismo. Hice que el Tomi me chupara los dedos de la mano (el índice y el mayor), pero solamente pasé la punta por la cocaína y después, se los introduje en la boca, diciéndole que me volviera a chupar los dedos, mientras yo, se los pasaba por todo el interior de la boca. Después hice lo mismo pero con los dedos del Tomi. Eso de estar chupándonos los dedos, nos calentó terriblemente y aunque yo había 'acabado' hacía relativamente bastante poco, mi pija se me había re parado.

Le dije al Tomi que estaba re caliente y que fuéramos a mi dormitorio. La mezcla de alcohol y cocaína hizo su efecto casi instantáneamente. En unos minutos, estábamos calientes como nunca. Nos transamos desesperadamente como hace mucho que no lo hacíamos, aspiramos un poquito más de cocaína y después y como me pasó con el Nesti, mis recuerdos comenzaron a borronearse pero no a perderse. Me acuerdo que teníamos una erección terrible y empezamos a hacer un 69 exquisito. 

Después, me lo cogí/follé al Tomi como hacía mucho que no lo hacía. Pero a diferencia de lo que había pasado a la noche en la casa del Nesti, en ningún momento me invadió la confusión ni la pérdida de consciencia. Siempre estuve consciente de lo que hacía. Lo mismo le pasó al Tomi. Quizás nos faltó más alcohol o droga pero igual nos disfrutamos como hace mucho que no lo hacíamos y convinimos que nuestros límites inhibitorios casi no existían. 

Incluso, hasta mucho después de llegado el Tato con el Nachito, todavía sentíamos que la cocaína recorría nuestro cuerpo transportándonos a mundos ideales y más felices. Incluso, alcoholizado y 'encocainado' como estaba, varias veces pensé en darle el placer que me viene pidiendo el Tato hace años. O el mismo Nachito, hace unos pocos meses... Por suerte, pude resistir la tentación que fue terriblemente fuerte pero logré contrarrestar y encapsular esos deseos incestuosos. Ahí, me di cuenta de lo peligroso del cóctel 'alcohol + cocaína', al  menos, por las consecuencias que me puede acarrear, si me engancho en esta variante. Por lo pronto, escondí muy bien la bolsita con cocaína, a la que pienso recurrir solamente en casos muy pero muy especiales. No sea cosa, que el diablo me 'haga meter la pata' (me haga hacer cosas indebidas) porque la cocaína me desinhibe totalmente y me haga hacer algo, que me resistí hasta ahora hacer, como por ejemplo, tener sexo con mis hermanos o con algunos de los 'diositos bebés'... jeeeeee...





jueves, 19 de febrero de 2015

Violación sexual consentida? 2 (Baile de carnaval)






No sé a la hora que me desperté pero todavía no había amanecido, aunque ya se filtraba, entre los 'bastones' de la ventana, la luz del nuevo día que llegaba. La cabeza se me reventaba. También la vejiga y me dolía y me ardía todo mi culito. Me levanté como pude y como pude llegué al baño. Estaba totalmente mareado y con mucha dificultad pude orinar, porque todo daba vueltas a mi alrededor o subía y bajaba, como si estuviera en un barco que navegaba en medio de la tormenta.

Tenía la boca amarga y seca. Sorbí un poco de agua de la canilla de la pileta del baño y me enjuagué la boca. También me mojé un poco la frente, tratando de atenuar el dolor de cabeza. Luego, a los tropezones, me volví a la cama. Me acosté y me volví a dormir profundamente. No sé cuanto tiempo pasó, pero me volví a despertar, cuando la luz del día, penetraba en la habitación. El Nesti me había tapado y había apagado el aire acondicionado pero el frío de la habitación se mantenía.

Estábamos durmiendo haciendo una 'cucharita' perfecta. Después, me volví a dormir. No sé cuánto tiempo más habré dormido. Como no uso reloj y al celular lo había apagado, desconocía la hora, aunque supuse que ya era cerca del mediodía. Cuando abrí los ojos y me desperecé, me di cuenta que estaba enfrentado al Nesti, que usaba su brazo de almohada y que mi cara rozaba su pecho. Sentí levemente el aroma a madera de su perfume que se mezclaba con el olor de su piel. Nuestros sexos erectos se tocaban.

El Nesti me dio los buenos días, y tratándome de 'gatito', estampó sus labios sobre los míos. Metió su lengua en mi boca y excursionó dentro de ella. También me succionó y me mordisqueó los labios. Después, metió sus dedos en mi boca y me dijo que se los chupara bien. Hecho esto, me los sacó y los introdujo en la bolsita con cocaína y de allí, volvieron a mi boca, recorriéndola y dejando su preciada carga, en la lengua, debajo de la misma y en mis encías y mucosas.

Le dije que me dolía mucho la cabeza y también mi culito. Me dio un 'Alka-Seltzer' para mi cabeza y poniéndome de espaldas, me chupó muchísimo el agujerito del culo. La saliva me refrescaba el ardor pero no el dolor. Me puso gel y me lo introdujo con los dedos, de a poco, al tiempo que me iba dilatando, cada vez más, introduciéndome los dedos y girándolos dentro de mí, hasta llegar a los 4 dedos, circunstancia que además de hacerme gemir de dolor, también me hizo gemir de placer.

Después el Nesti, tomó otro poco de cocaína, que aspiró y me hizo aspirar. Luego se puso boca arriba e hizo que mi cabeza se recostara en su velludo pecho y lo pajeara despaciosamente. Así estuvimos un largo rato, hasta que la cocaína hizo su efecto. Mientras tanto, con una mano me acariciaba las nalgas y con la otra, presionaba mi cabeza hacia su entrepierna. Su enorme pija erecta, casi paralela al abdomen, 'cabeceaba' indicando que estaba pronta a entrar en acción.

La suave presión que ejerció sobre mi cabeza, hizo que lentamente, fuera acercándome a su pija que comencé a lamer por todos lados hasta que me la introduje totalmente en mi boca y succioné con ganas. Mientras con una de sus manos mantenía mi cabeza sobre su pija, con la otra, intentaba dilatarme nuevamente, metiéndome por mi dolorido culito, dos, tres y cuatro dedos, los cuáles cada vez que me penetraban, me hacía dar un respingo considerable.

Al rato, las molestias y el dolor habían desaparecido, dejando lugar a una increíble calor primero y una sensación de bienestar y excitación, después y un sentimiento indefinido de algo parecido a la felicidad, salía por todos los poros de mi cuerpo. Incluso, pensaba de qué manera la cocaína había cambiado mi percepción respecto a los 'maduritos'. Aquel tipo me re calentaba como podía hacerlo cualquiera de mis 'diositos'. Tampoco entendía como de 'activo' casi totalmente, pasé al rol de 'pasivo' total y completo.

Absorto en mis pensamientos, no me di cuenta, del momento que el Nesti había abandonado mi agujerito y se dedicaba a masturbarme hasta dejarme a punto de 'acabar' (eyacular). Pero se detuvo instantes antes, dejándome 'caliente' al máximo (en plena excitación). Inclusive, cuando yo quise seguir pajeándome para 'acabar' el me pidió que no, que después seguiría él. Y diciendo esto, me puso de espaldas y levantó mis piernas colocándoselas en los hombros.

Tomó un frasco de gel íntimo de la mesa de luz y me pasó abundante gel sobre mi agujerito. Después hizo que le colocara un forro, al que también embadurné con el gel. Y sin más, comenzó con la tarea de penetrarme mientras me decía que yo era su 'bebé', que yo le gustaba mucho y que lo calentaba 'horrores'. También hizo que le prometiera continuidad a esa relación incipiente y continuó tratándome de 'gatito' y 'bebé' hasta que terminó de penetrarme.

Después se arrojó sobre mí y empujó su pija con fuerza hacia adentro y mientras comenzaba a 'cogerme' (follarme) me besaba en los labios y me hacía chupar su lengua, que introducía en mi boca, permanentemente explorando mi interior. Así estuvimos un largo tiempo. Yo tratando de pajearme porque mi pija 'cabeceaba' permanentemente y el Nesti, sacándome la mano, hasta que se cansó y tomando con sus manos a las mías, me las sujetó sobre mi cabeza, impidiéndome todo movimiento.

Al rato, abandonó la sujección a mis muñecas y comenzó a pajearme lentamente, para mantener mi erección, aunque eso no era necesario, porque mi calentura aunada con el masaje prostático que estaba haciendo el Nesti en mi interior, hacía que mi pija se mantuviera erecta y despidiendo abundante líquido pre seminal. Cuando el Nesti abandonó su movimiento eyaculatorio y me sacó la pija, pensé que pronto acabaría.

Pero me equivoqué. O el Nasti se parece al Gasti que tiene eyaculación retardada o tiene un gran control de su eyaculación, porque en lugar de 'acabar', se acostó a mi lado y levantándome una pierna, me volvió a penetrar e inició un nuevo movimiento eyaculatorio. Yo ya no sentía dolor, pero me sentí gemir de placer al percibir su pija dentro de mí. Después me puso boca abajo, me abrió bien las piernas y las nalgas y volvió a penetrarme, iniciando nuevamente, el movimiento de 'saca y pon'.

Al poco tiempo, me sacó su pija, me colocó boca arriba y avanzó arrodillado, hasta poner las rodillas al lado de mi pecho, se quitó el forro y mientras se masturbaba, dejó manar libremente su semen, que cayó por todo mi pecho, rostro y lengua, que esperaba insaciable aquella descarga de semen espeso y caliente. Luego, me puso la pija dentro de mi boca para que terminara de lamer su leche. Finalmente y con esfuerzo, siguió pajeándome hasta que acabé los hectolitros de leche que eyaculo cuando estoy muy caliente y que embadurnó sus dedos, mi vientre y mi abdomen.

Después, girando un poco, se arrodilló a mi lado, se chupó los dedos embadurnados con mi leche y me chupó la pija, pasándome la lengua y tragando toda mi leche, mientras que con una mano terminaba de sacarme la última gota de leche para succionar. Luego, fue pasando la lengua por los diferentes chorros de leche que habían caído en mi bajo vientre, en mi abdomen y en mi pecho. Dejó algunas gotas de leche que habían caído aquí y allá, para desparramarlas por todo mi cuerpo, dejándome totalmente pegoteado con mi propio semen.

Después se acostó a mi lado y me dijo que yo lo había hecho el hombre más feliz de la Tierra y que yo sería su 'gatito' para siempre. Luego, nos fuimos al baño y nos duchamos juntos, donde siguió besándome y pajeándome, como si momentos antes, no hubiera pasado nada. Después me enjabonó, me enjuagó, me secó y me perfumó. Finalmente hice lo propio yo con él y vestidos solamente con ropa interior (slip y boxer), bajamos a la cocina. a desayunarnos.

Mientras el Nesti preparaba el desayuno, yo encendí mi celular y me entraron casi instantáneamente, como diez mensajes y varias llamadas perdidas: todas de Tomi, que estaba alarmado por mi desaparición. Le contesté con otro sms, diciéndole que todo estaba bien y que dentro de un rato, estaría en casa. Del baile de disfraces solo quedaba el recuerdo. Todos se habían ido y solamente, éramos el Nesti y yo, los únicos que quedábamos en la casa.

Tomamos café negro y tostadas con queso crema y mermelada y conversamos de muchas cosas: de mí, del Nesti y de la vida. Así fue como me enteré de la 'doble' vida del Nesti. Estaba felizmente casado, vive relativamente cerca de casa con su esposa y tiene cuatro hijos varones, el más grande de 14 y el más chico de 8. Pero, él no se sentía ni hetero ni bi. Él se sentía gay activo y si se había casado y había tenido hijos era solamente por 'apariencias' porque en realidad, él se sentía atraído por 'bebés' como yo.

También me dijo que no me quería perder y que si yo quería. seguiríamos con nuestra relación hasta que yo quisiera, que yo iba a ser su 'amante' y que nos encontraríamos cuando yo quisiera y él pudiera. Que me iba a 'mantener' económicamente, mientras yo le asegurara mi total y absoluta fidelidad. Le dije que sí pero que yo también, 'a veces', tenía sexo con amigos de mi edad o más chicos, cosa que no le importó y solamente hizo hincapié, en que me asegurara que fueran 'sanos'.

Dicho esto, comenzó a cerrar todo, me mandó a vestirme y cuando regresé, ya había sacado el auto de la cochera y me esperaba para llevarme a mi casa. Me dejó en la esquina de casa y también me dio la bolsita con el resto de cocaína. Me dio su tarjeta de presentación, donde además de su nombre completo, figuraba la dirección de la empresa y los números de sus dos celulares y también, los números de los teléfonos fijos de la empresa inmobiliaria. Nos despedimos con un largo beso.

Antes de irse, detrás de la tarjeta, me anotó con 'birome' (bolígrafo) la dirección y el teléfono particular de su casa, aconsejándome que si alguna vez le hablaba o iba por allí, solamente dijera mi nombre y que me presentara como un 'amigo' del club que no pasaba nada. Así me despedí de él y de mi primera experiencia con un adulto, que no solamente me 'encandiló', sino que me conquistó y me hizo sucumbir como nunca antes lo había hecho nadie. Yo creo que sin cocaína, no hubiera hecho o mejor dicho, nunca me hubiera dejado hacer, lo que el Nesti me hizo. Pero a ciencia cierta, no lo sé. El alcohol creo que ayudó muchísimo pero más lo hizo la cocaína y más todavía, incursionar en un terreno que yo mismo me había vedado. En definitiva, sé que manejé mal esta incursión mía en el mundo gay, pero creo que definitivamente, cada uno es el arquitecto de su propio destino... O no...???





miércoles, 18 de febrero de 2015

Violación sexual consentida...? 1 (Baile de carnaval)





El lunes a la noche, fui con el Tomi, al tradicional baile de disfraces, que organizan, AA todos los años. A diferencia de otras veces, no lo hicieron ni en la casa ni tampoco en el fin de semana que tienen en un pueblo cercano a Rosario. Esta vez, decidieron hacerlo en la casa de fin de semana de un amigo, en un pueblo también cerca de Rosario, donde están construyendo un barrio privado al que todavía le falta mucho para terminar.

Las casas están alejadísimas una de otra y entre medio, hay terreno llano, con el pasto recortado y la mayoría de las calles, son 'mejoradas' (de tierra, piedra y arena). Hay algunas que son de tierra y solamente, dos avenidas que entran desde la autopista y de la ruta, están asfaltadas. Como solamente íbamos el Tomi y yo y para no ir los dos solos en mi auto y como no conocía el lugar, decidimos ir en el auto de AA y después veríamos como regresar: con ellos, en taxi o en remís.

Elegir el disfraz no fue difícil, porque estamos 'entrenados' en esto de ir a bailes de disfraces. El Tomi me pasó su disfraz de 'gatito' que usó el año pasado y yo le cedí la túnica de romano, aunque tuvimos que volver a hacer la corona de laureles y de paso, que estábamos cortando cartulina, también hicimos, una lira, transformando mi disfraz de romano/griego en el de Nerón. La verdad, que nos quedó de 'diez' (excelente). A mi me ayudó a pintarme la cara para que pareciera la de un gato.

Llegamos a eso de las 21, hora en que se serviría un cóctel, previo a la cena fría. Fuimos uno de los primeros en llegar. AA nos presentaron a los que ya habían llegado, excelentemente producidos y al dueño de casa, un tal, Néstor, al que le dicen 'Nesti', 'Nestlé' o 'Nestum', todos sobrenombres que derivan de su nombre. Es un tipo, cuarentón, muy bien parecido y de excelente físico para su edad, y que es socio de una empresa inmobiliaria.

Desde el 'vamos' (comienzo) el tipo prácticamente me secuestró y se dedicó por entero a mí. La verdad que los tipos 'grandes' (adultos) no son de mi gusto pero este tenía un no sé qué, que lo hacía atractivo. Quizás fuera su disfraz de 'hombre-rana' que le remarcaban el cuerpo y le dejaban solamente libre la cara. Todavía no sé si era la cara, el físico o qué, pero el tipo, de entrada me gustó un poco. Y se me debe haber notado, porque el tipo me acaparó durante toda la noche.

Al principio, cuando hablamos de edades, me dijo que él tenía casi 41 años y que yo tenía apariencia de 'pendex' (menor de edad) y no creyó que tuviera los 23 que tengo. Boludo de mí, de no aclararle con más énfasis su error de percepción, pero creí (creo) que al tipo le gustan los 'pibitos' y no sé si fue, que el 'tipo' me gustaba y había mucha competencia (había otros pibitos nada más que re afeminados) que no intenté aclarar más el tema y decidí que creyera lo que quisiera y listo.

En un momento de la noche y mientras casi todo el mundo bailaba, se nos acercaron AA y le dijo al Nesti, que me cuidara y a mí, me dijeron lo mismo pero al mismo tiempo, me dijeron que me cuidara también de él. Todo en medio de bromas y risas. Bailamos un rato, conversamos mucho y me presentó a varios de sus amigos. La verdad que, como yo no tenía nada de hambre, comí poco y nada, pero sí bebí y mucho. Había una cantidad impresionante de 'tragos' (cócteles) y los probé a todos.

En un momento y cuando estábamos hablando en ronda, con algunos de sus amigos, el Nesti me abrazó pero para eso, me tomó de mis nalgas y me atrajo hacia él. Mi primer error fue aceptar ese gesto. El segundo error, fue dejar que me 'franeleara', pasando su mano, por mi 'cola' (glúteos). Tampoco sé por qué no reaccioné y lo dejé hacer. El abundante alcohol que corría por mi sangre y el abrazo protector que me brindaba el Nesti medio que me aislaba del ambiente gay que no me gustaba.

Si hubiera sido por mí, me hubiera ido en ese instante. Lo busqué a Tomi con la mirada y lo vi hablando con varios maricones libidinosos de diferente edades. A AA no los vi por mucho que los busqué con la mirada. El tema de la conversación me aburría soberanamente hasta que me alejé del grupo, pretextando que tenía sed y que iba a buscar algo para beber. A los pocos segundos, nada más, lo tenía al Nesti a mi lado, quien me pidió que lo acompañara a la cocina a buscar más hielo.

En la cocina y sin testigos a la vista, sacó de la alacena, una bolsita que contenía un polvito blanco, que tomó un poquito con el dedo y me lo ofreció. Al 'toque' (rápidamente) me di cuenta que aquello era 'cocaína'. Al principio se la rechacé, diciéndole que nunca había tomado y todo eso. Pero él insistió tanto y para no parecer un 'mojigato', me vino a la mente, la frase de mi vieja: 'para decir que algo no te gusta, antes tenés que haberlo probado'. E insensatamente, acepté su propuesta.

Me hizo aspirar un poco, acercándome su dedo a mi nariz y él, hizo otro tanto. Se guardó la bolsita entre la ropa y volvimos a salir. Al principio, no sentí nada anormal pero al ratito, comencé a sentir que un fuerte calor me invadió por todo el cuerpo y una sensación de euforia y plenitud, que no tenía antes, se apoderó de mí. Hasta ese momento creo que fui dueño de mis actos. Todo eso lo perdí al poco rato, cuando el Nesti me hizo beber bastante más y volver a aspirar un poco de cocaína.

Yo estaba exultante y me parecía que nada me podía pasar, quizás por eso 'le pegué para adelante' (continué con lo que estaba haciendo). A partir de ese momento, mis recuerdos son confusos e intermitentes. Por ejemplo, no recuerdo el momento que dejamos la fiesta para subir al dormitorio del Nesti ni haberme desnudado, tal como me encontré en la cama, de espaldas, con la habitación en penumbras y el Nesti, totalmente desnudo y fuera de sí, besándome por todo el cuerpo y simultáneamente, masturbándome y 'peteándome' (felacionándome) casi desesperadamente.

Después no recuerdo nada más, hasta el momento en que la pija del Nesti entró en mi boca y se la chupé creo que sin pensarlo. Después mis recuerdo desaparecen, hasta que sentí que sus dedos se introdujeron en mi boca y me dijo que se los chupara. Un gusto amargo me invadió la boca. Sus dedos, me pasaban el polvo de cocaína por la lengua, debajo de ella y por las encías mientras me decía que siguiera chupando mientras él hacía lo mismo con mi pija.

En aquel momento, yo no sabía si estaba preparado para que el Nesti me penetrara, pero estaba obnubilado completamente y carente de fuerzas para intentar cualquier tipo de resistencia. No pensaba con claridad y mis percepciones y sensaciones eran confusos. Estaba totalmente 'entregado'. El alcohol y la cocaína estaban haciendo efecto y lo único que recuerdo de ese momento, fue cuando le pedí al Nesti que si me cogía, me cogiera con forro. Cómo pude haber sido tan pero tan 'fácil' con un 'madurito'...???

Después mis recuerdos se desvanecen hasta que sentí la enorme, pero enorme-enorme pija (aunque no tanto como la del Juama) penetrándome y el posterior movimiento ondulante del Nesti dentro mío. Ahí volvió mi consciencia, pero mis recuerdos vuelven a desvanecerse y mis percepciones, me hacían confundir la realidad. Primero y quizás porque la habitación estaba en penumbras, pensé que el que me estaba 'cogiendo' (follando) era el Matius. Después, me imaginé que sería el Gasti, por su interminable manera de moverse dentro mío, dándome un infinito pero doloroso placer que hizo aferrarme a su espalda y atraerlo hacia mí, para que metiera su pija hasta las más increíbles de mis profundidades intestinas. Aquello era lo más parecido a una 'violación consentida'. Luego, todos mis recuerdos se vuelven borrosos y no podría asegurar, si era la mano del Nesti o la mía que me masturbaba hasta que 'acabé' los hectolitros de leche que despido cuando estoy muy caliente. Finalmente, no sé cuánto tiempo había pasado, sentí la pija del Nesti dentro de mi boca y el gusto y la consistencia densa, espesa y caliente de la leche que me invadía, haciéndome atragantar y toser, indicio que un poco de la leche del Nesti que tragué, intentó escaparse hacia mis pulmones. El resto, salió, por la comisura de mis labios. Recuerdo también al Nesti, sorbiendo su leche de mi rostro y la mía de mi cuerpo y con profundos besos de lengua, pasándomela dentro de la mía. Eso fue lo último que recuerdo. Después, o me desmayé o me dormí sin darme cuenta, porque todo fue oscuridad y silencio hasta que me desperté a la mañana siguiente... (sigo mañana)








lunes, 16 de febrero de 2015

Mal comienzo






Hoy y mañana es 'carnaval'. Por supuesto es feriado. 'AA' (Albert/Arman) la pareja gay que vive en el piso de abajo del nuestro, me invitó esta noche a su tradicional 'baile de disfraces'. Obviamente, al invitarme a mí, hicieron extensiva la invitación hacia el resto de los 'diositos', que por 'h o por b' (por diferentes razones), no quieren ir y como Albert me pidió que si iban 'diositos', no llevara 'menores', conociendo mi afición por estos últimos, no pude decirle nada a Luciano.

Me quedaban por invitar el Matius y el Gasti, pero rehusé hacerlo, porque la verdad que 'no da' (no hay muchos motivos) para que ellos tengan ganas de festejar este carnaval. Por un lado, el Gasti que todavía está elaborando el duelo por la muerte del padre y preocupado ahora, por la 'depresión' galopante de la madre, que poco a poco, se va profundizando a ojos vista. Un poco menos, está el resto de los Lucchessi (léase Matius y Agus).

Pero no podía decirles que 'no' a AA que siempre fueron muy buenos con nosotros en todo sentido y aunque algo 'bajoneado' y con mucha 'sed' de venganza, por la inexplicable actitud de Martín, les dije que sí, que iba a ir, solamente con un amigo: el Tomi. Pero ir a la 'joda' (fiesta) de esta noche, me va a venir bien, especialmente para olvidarme un poco del tema 'Martín' y por ahí, para distraerme un poco, porque la verdad, que hace mucho que no salgo.

El tema 'Martín' viene porque después de esos 3 días que estuve en las sierras de Córdoba, fui a trabajar y Martín me recriminó el por qué había faltado sin haber avisado nada a nadie. Yo le contesté que no le había avisado porque el viaje me había salido repentinamente y a él, no lo había encontrado para pedirle el permiso. Tampoco, había encontrado al resto de los socios. Así que no me quedó más remedio que asumir que me iba sin permiso. La verdad que la 'cosa' no me pareció tan grave...

Pero, para Martín sí. En pocas palabras, me terminó despidiendo por causas 'justificadas' (inasistencia al trabajo sin comunicar motivos) y sin goce de 'indemnización'. Hacía tan poco tiempo que trabajaba que si cobraba indemnización, me correspondían 'dos mangos' (poco dinero) que bien se lo puede meter en el 'orto' (culo). Así que en menos de lo que canta un gallo, me encontré de nuevo, sin trabajo y con un futuro cercano incierto económicamente. Mal comienzo del año de la cabra...

Por suerte, todavía los tengo conmigo, al Tato y a Tomi, que siguen trabajando para los Lucchessi y aunque desde la muerte del 'don', los 'negrean' bastante (los esclavizan y hacen trabajar como a los negros esclavos), todavía les pagan bien a comparación de los sueldos que se manejan por acá por hacer el mismo trabajo. Hablé con ellos de esta 'vicisitud' y no tuvieron problemas de aumentar su 'parte' para contrarrestar, la mía hasta que vuelva a conseguir trabajo.

Además ellos (el Tato y el Tomi), durante enero y febrero, están trabajando a 'full', porque además de sus 8 horas, están supliendo a compañeros que están de vacaciones. O sea, que trabajan 16 horas pero también ganan el doble y eso es mucho decir. Por otro lado, mi viejo y mi vieja, aportan dinero también: uno, mi viejo, para los impuestos de la casa y mi vieja, para los gastos que puede insumir el Nachito, que por ahora se está salvando de ir a vivir con ella, a la casa de mi abuelo.

La verdad que no sé como le irá a mi vieja en su relación sentimental con Joseph (como le decimos nosotros, asi, medio 'inglesado'), del que se separó desde bastante antes de las fiestas de Navidad y Año Nuevo y se estableció con mi abuelo, que ya está muy viejo, pero por suerte, no tiene 'achaques' (problemas de salud). Solamente, su lento desplazamiento, su gradual pérdida de memoria y su irrenunciable poder a seguir siendo 'patrón de estancia' (genética heredada por mi vieja y yo)...

Obviamente, que les dije a todos, que me había quedado sin trabajo y más o menos todos, obraron en consecuencia, aunque las reacciones fueron dispares. Julia que se siente culpable de mi despido, me ofreció dinero (sin devolución) y se comprometió a buscarme alguna 'changa' (trabajo temporario) en algunos de los hospitales donde trabaja. Son hospitales 'publicos' y por ahí, es medio díficil, conseguir algo, pero, también hay muchas empresas 'tercerizadas' y creo que hacia ellas va a apuntar.

Al Gasti, obviamente no le dije nada, para no meterle más 'bolonkis' en la cabeza: ya bastante tiene con la muerte del padre, la depresión de la madre y timonear, junto con su tío, el 'holding' Lucchessi, Lucchessi & Asociados, que con la muerte del 'don', tanto el Lucchessi sobreviviente y todos los 'asociados' se están disputando el poder del holding de manera subrepticia por ahora, pero que puede transformarse en una verdadera guerra, al mejor estilo de 'Juego de Tronos' (va en otro post)...

Mi viejo y mi vieja también se comprometieron a buscarme 'algo', aunque mi viejo, está más interesado en que yo enfoque todas mis energías, en terminar la facultad y para eso, haría el 'esfuerzo' de darnos más dinero, para que yo pueda terminar de estudiar y no distraerme, con 'changas' ni otras obligaciones que no sean las universitarias. Mi vieja, quiere que estudie y que trabaje, porque ella, 'no está en condiciones, de mantener, a otro 'vago' (perezoso) (el primer 'vago' será el Nachito...???).

El Matius me dijo que iba a hablar con el viejo (que es el Lucchessi que quedó vivo y por ahora, se transformó en el 'nuevo' don) y el resto de los 'diositos' van a hacer otro tanto. La Agus, que quiere además de ser el nuevo 'don' o 'doña' del holding, ahora también quiere la 'cabeza' de Martín por lo que me hizo. Y eso, es lo que le dijo al viejo, pero por ahora, el padre no puede hacer mucho. La otra que queda, es seguir, con los planes de la Agus, que a través del casamiento con ella, pretende 'entronizarme' en la empresa y convertirme en un rey. Un rey que reina pero que no gobierna, porque detrás mío, estaría ella, dirigiendo absolutamente todo, con total albedrío y convirtiéndose, en la nueva 'doña', descabezaríamos a los aspirantes al cargo del 'don' (entre ellos, Martín), quedaríamos a cargo del holding y 'viviríamos felices y comeríamos perdices' (claro que para comer esas 'perdices' yo tengo que hacer muchos 'renunciamientos', de los cuáles, no estoy muy seguro de hacer). Cosas de la vida que le dicen...






sábado, 14 de febrero de 2015

El chico de la hostería 2






El martes a la noche, durante la cena, Julia me dijo que al día siguiente iba a ir con los chicos a visitar a unas amigas que vivían en una localidad cercana y consideraba que no era necesario que yo la acompañara. Que me dedicara ese miércoles a hacer lo que yo quisiera (qué considerada...!!!). Total a la noche íbamos a re encontrarnos, claro que no en Valle Hermoso (pueblo en donde estábamos) sino que ella y los chicos, esperarían el ómnibus en Villa Carlos Paz (una localidad vecina cercana).

Lo único que yo tendría que hacer era esperar al ómnibus (venía de una localidad más al norte, llamada Capilla del Monte). Cargar el equipaje, abordarlo y hacer el viaje de una hora aproximadamente, para re encontrarnos en Villa Carlos Paz. Desde allí, seguiríamos el viaje de regreso juntos, hasta Rosario, donde con mucha suerte, llegaríamos a las 6 de la mañana. Con el tiempo suficiente, para ducharme, cambiarme de ropas e ir a trabajar.

Julia ya lo tenía todo planeado. Ella y los chicos saldrían a la mañana después de desayunarse. Así que inmediatamente después de la cena, fueron al dormitorio donde Julia prepararía su valija y me la dejaría 'a mano' (cerca y a la vista) para que yo la llevara, junto a la mía y la cargara en el ómnibus que nos llevaría de regreso. Yo, como no tenía sueño, opté por ir al centro del pueblo a despuntar el vicio de mirar 'diositos'. No había mucho para deleitarse, así que opté por regresar.

Al día siguiente, me levanté minutos antes de las 10. Julia y los chicos ya no estaban. Por mucho que me apurara, ya no llegaba a desayunarme, por lo que opté por ducharme, vestirme y salir con rumbo a un bar situado sobre la avenida principal del pueblo, donde me desayunaría. El 'chico de la hostería' me vio bajar y me dijo, mientras me atravesaba con su mirada, que ya había pasado la hora del desayuno. A lo que le contesté que me iba a desayunar, en algún bar del centro del pueblo.

Anduve por ahí, comprando recuerdos y alfajores cordobeses, para regalarles a mis 'diositos' y también para Luciano, al que extrañaba horrores. Regresé cerca de la una de la tarde, a tiempo para almorzar. El 'chico de la hostería' ya no estaba. La chica que me atendía, me dijo que 'Santi' (Santino) trabajaba de 8 a 12 y de 16 a 22. Yo, íntimamente sabía, que si lo apuraba un poco, Santi no me rechazaría. El problema era, que no tenía oportunidad para encontrarlo solo.

Después de almorzar, subí al dormitorio, para la 'siesta' y medio entre-dormido, la inspiración vino hacia mí: ya tenía la forma de encontrarme con el Santi a solas. A las 15, me desnudé y me puse una 'malla' (pantalón de baño) y me calcé unas 'ojotas'. Tomé la 'crema bronceadora' y salí de mi habitación, en busca de la habitación, donde dormía el Santi. Escuché a través de la puerta y me percaté por los ruidos, que el muchachito estaba despierto. Era en ese momento o nunca.

Golpeé la puerta muy suavemente y al segundo, el Santí la abrió. Por el tamaño de sus ojos, me di cuenta que esperaba a cualquiera menos a mí y que mi presencia allí, era toda una grata sorpresa. Aunque aún así, con la puerta entornada, me preguntó que necesitaba, lo que provocó un diálogo más o menos así:

Yo: disculpá que te 'joda' (moleste) pero mi hermana se fue con los chicos, a la casa de unas amigas y no tengo a nadie que me pase la crema bronceadora por la espalda. Te 'jodería' mucho, si...

Santi: n... no... no... pasá (y me abrió la puerta y se corrió a un lado, para que yo pasara sin problemas)... disculpá el 'quilombo' (lío) pero 'no da' (no puedo) pasarte el 'bronceador' a la vista de todo el mundo...

Y: y sí... es comprensible... me pasás la crema por la espalda...???

S: sí... esperá que voy a lavarme las manos... (fue hasta el baño y regresó a los pocos segundos)... ahora sí, dame el 'bronceador' (y dicho esto, me comenzó a cubrirme la espalda con la 'crema bronceadora')...

Y: ya está...???

S: n... no... no... todavía no... dame un minuto más que desparramo bien la crema...

No sé por qué, pero sentía que la mano del Santi, untada con la crema bronceadora pasaba muy lentamente por mi espalda, deteniéndose en ciertos lugares más de lo necesario...

Y: ya está...???

S: sí... casi... me quedó crema bronceadora entre los dedos... esperá que ya termino (y pasó sus dedos sobre mis hombros, sacándose el resto de la crema que le había quedado entre los dedos). 'Pará' (esperá) que te coloco crema a los costados, porque está mal desparramada...

Dicho esto, yo giré y me puse frente a él con mis dos brazos extendidos a los costados.

S: te pasaste acá adelante...??? te paso por acá también...??? (me señaló mi pecho y mi abdomen).

Y: no... no me puse... pero ahí me puedo poner yo... bah, digo, si no te 'jode' pasarme la crema...

Yo ya me había pasado por el pecho y el abdomen, pero sentir el suave masajeo al que me sometía el Santi, su mirada penetrante y su jadeo apenas perceptible, me indicaron, que lo dejara hacer. El Santi solito venía a mi... Es posible que un chico hetero ayude a otro a colocarse crema bronceadora en la espalda pero es raro, por no decir, rarísimo que también se avenga a hacerlo sobre su pecho, su abdomen e incursione subrepticiamente en el bajo vientre. Esos masajes me daban la pauta de que el Santi consciente o inconscientemente, estaba 'entregado', es decir, más que bien dispuesto a hacer 'cositas'...

S: no... no... para nada... (y el Santi seguía con su masaje suave distribuyéndo la crema bronceadora por mi pecho y mi abdomen)... estás re 'marcado' (musculado) y acá, en el estómago, tenés los músculos re duros... vas a algún gym...???

Y: ahora no... antes iba... pero dejé porque casi no me queda tiempo, entre el trabajo y la facultad...

S: ah...!!! y sí...

Y: bueno... ya estoy listo... no solamente el estómago lo tengo 'duro'...

S: no entiendo, qué querés decir...???

Y: jaaaa... que se me re paró la pija... mirá...!!! (Ahí fue el momento de la 'estocada' final, cuando me desabroché el pantalón de baño y lo dejé caer... mi pija erecta salió despedida hacia adelante casi rozando la cara del Santi...)

El Santi me miró la pija e hizo como si aquello no lo afectara y siguió masajeándome el pecho y el abdomen. En ese momento. fue cuando agarré sus manos y se las guié a mi pija. El Santi me miró e insinuó algunas palabras de rechazo. 

S: no... 

Y: dale... no te voy a morder... sé que tenés ganas... tanto o más como tengo yo...

S: n... no... 

Y: mirá, salvo que hubiera cámaras de filmación, nadie nos ve ni sospecha lo que estamos haciendo. Si nunca lo hiciste, este es el mejor momento para hacerlo. Yo me voy esta noche y quizás nunca más volvamos a vernos. Yo sé que te gusto y que es lo que querés. Solamente tenés que darte permiso...  (le tomé una de sus manos y le hice que me agarrara la pija, después le tomé la otra mano e hice otro tanto). Viste boludo...??? No es nada de otro mundo. Nadie nos ve. Solamente estamos acá, vos y yo. Date permiso para hacer lo que tenés ganas, dale. Quizás nunca más vuelvas a tener esta oportunidad y qué mejor hacerlo con un 'loco' (muchacho) que te 'cabe' (gusta) y al que no vas a volver a ver nunca más...??? Dale...

En silencio, el Santi me agarró la pija y a los pocos segundos, me empezó a masturbar despacio y deliciosamente. Después se arrodilló y mientras apoyaba su mejilla sobre mi pija y jugaba con ella, rozándola con diferentes partes de la cara y del cuello, gemía y jadeaba, hasta que en un momento, le acomodé mi glande sobre los labios cerrados y le susurré para que los abriera y me permitiera, incursionar en su interior. Ejercí cierta presión sobre sus labios, hasta que los separó, abrió grande la boca y sacó la lengua, como hace el que va a recibir la hostia en misa. Yo le apoyé mi pija en la lengua y lentamente se engulló mi buen pedazo cárnico. Yo lo tomé con mis dos manos por la nuca y lo acompañé en el movimiento 'vaivén'. Sentía la lengua del Santi lamer mi glande y toda mi pija, hasta que lo abandoné porque comenzó a moverse autónomamente y ya no me necesitaba. Como pude le quité la remera que llevaba. Ya para ese entonces, el Santi me 'peteaba' (chupaba) como poseído.

Así como estaba lo recosté en la cama, le saqué 'malla' y lo dejé como dios lo trajo al mundo. Tenía la pija parada, pero no era grande y a diferencia mía, el vello del pubis era abundante. En ese momento, el Santi giró la cabeza, miró el reloj de la mesa de luz y me dijo que ya eran casi las 16 y que no podía seguir, así que sin mucho preámbulos. arrodillado sobre su pecho, prácticamente lo penetré 'bucalmente' (oralmente) hasta que no dí más y 'acabé' (eyaculé) toda mi leche sobre la cara, cuello y pecho del Santi. El Santi me lamió la pija por todos lados mientras se masturbaba rápidamente y despedía abundante y vertiginosamente su leche viscosa por todo su bajo vientre. Aquella 'movida' quedaba inconclusa. Yo estaba más que satisfecho aunque hubiera querido desvirgar al Santi y creo que él, también quería más, pero nos tuvimos que conformar con eso, ya que esa misma noche, regresaba a Rosario y posiblemente, no nos viéramos nunca más... En fin, cosas de la vida... jeeeeee...






viernes, 13 de febrero de 2015

El chico de la hostería.






Recién ahora puedo escribir porque estuve unos días afuera, disfrutando de unos pocos días de vacaciones. La verdad que no me los esperaba, pero sucedió todo tan rápido e imprevistamente que no me pude negar al pedido de Julia, mi hermanastra. Resulta, que aparentemente, su matrimonio con Diego no anda tan bien como era de esperarse. Y para pulir diferencias y corregir errores, decidieron tomarse unas cortas vacaciones (5 días) en una región turística de acá: 'las sierras de Córdoba'.

Pero, el diablo metió la cola y cuando ya todo estaba reservado (pasaje en ómnibus de larga distancia, alojamiento en una hostería de las sierras cordobesas, incluso una excursión de medio día y demás), el hospital donde trabaja Diego, no le autorizó la ausencia de esos días y lo obligó a seguir trabajando. A Julia, si le dieron esos días por unas vacaciones que le debían, pero sin Diego, el viaje no tenía sentido. Así que Julia, sin amilanarse, descartó a Diego y me invitó para que la acompañara.

La verdad que esos pocos días no me iban a venir mal porque yo no pensaba irme de vacaciones a ningún lado. Más ahora, que trabajo y que a fines de febrero tengo mesas de examen y tengo que rendir. Pero, eran unos pocos días, que me iban a venir bien para despejarme (aunque Julia no pensaba en mí, más que un 'baby-sitter' (niñero) y principalmente porque ella es una 'madraza' (madre sobreprotectora) que no se anima a cuidar sola a los dos chicos.

Así dadas las cosas, la acompañé aunque sabía de antemano, que iba a ayudarla a cuidar los chicos (4 años, la nena: Valentina y 2 años, el varón: Santiago) y a disfrutar de un lugar paradisíaco: ideal para gente 'grande' (adultos y ancianos) o familias con niños, porque el lugar es muy lindo, pero no hay mucho para hacer más que conocer lugares interesantes. Diversión nocturna no hay así que no queda más que dar 'la vuelta del perro' (andar por ahí) o quedarse en la hostería y ver la televisión.

Nosotros, después de viajar toda la noche, llegamos a la hostería, el sábado a las 8 de la mañana, hora del 'check-out'. El 'check-in' recién era a las 10, así que tuvimos que esperar para que nos dieran la habitación con baño privado que Julia había reservado. Y como no teníamos otra cosa que hacer, decidimos desayunarnos. Después, llevamos a los chicos a unos juegos infantiles que había en el jardín de la hostería y luego fuimos a conocer la 'pileta' (piscina) que había en el lugar.

A las 10, un chico nos tomó los datos, nos hizo el ingreso y nos indicó la habitación que ocuparíamos: un ambiente amplio y bien decorado, con una cama 'grande' (matrimonial) y dos camas 'chicas' (de una plaza) a ambos lados. Claro que la habitación la habían reservado para un matrimonio y no para dos hermanastros. Así que con Julia decidimos que ella dormiría con Santiago en la cama 'grande' y Valentina y yo dormiríamos en las camas 'chicas', cada uno en la suya.

El chico que nos tomó los datos al ingreso, enseguida me llamó la atención, porque era 'lindito' ( atractivo). No tanto para ser un 'diosito', pero le faltaba poco y reunía casi todas las características de un 'diosito': flaquito, carilindo, facherito y de aspecto aniñado. Tenía más o menos mi edad, estaba 'bueno' (apetecible) y no dejaba de mirarme. Como Julia estaba muy cerca, yo me hice el indiferente pero habían bastado esos pocos minutos, para que mi pija se parara.

Después, desarrollamos las mismas actividades, todos los días: dormíamos hasta las 10, desayunábamos e íbamos al pueblo a comprar 'cosas' para los chicos; a las 13, almorzábamos; de 14 a 16 dormíamos la 'siesta'; de 16 a 18, íbamos a la 'pileta', donde nadábamos o jugábamos en el agua; a las 18, merendábamos y luego, íbamos a los juegos infantiles, hasta las 20. A esa hora, subíamos a nuestra habitación, nos bañábamos, cambiábamos y bajábamos a las 21, para la cena. 

Después, veíamos televisión o íbamos a caminar por la calle principal del pueblo o tomábamos helados y volvíamos a la hostería, cuando a los chiquitos les agarraba el sueño. Después, nos quedábamos con Julia, hasta muy entrada la madrugada, hablando de nosotros y conociéndonos más, mientras tomábamos cerveza o champagne y ella fumaba en los sillones del jardín iluminado. Esta fue la 'rutina' que hicimos 4 de los 5 días que estuvimos en esa hostería de las 'sierras'. También era rutina, que pasáramos, con el chico de la hostería, intercambiando miradas lascivas, por las mañanas, cuando indistintamente, hacía de 'mozo' y nos servía el desayuno o se encargaba de anotar los pocos ingresos que se producían y por la tarde, cuando hacía de 'bañero' (guardavidas) en la 'pileta' y a la noche, cuando era ayudante y servía nuestra mesa durante la cena. Luego, misteriosamente, desaparecía, hasta la mañana siguiente, cuando nos volvía a servir el desayuno (sigo en breve)...






martes, 3 de febrero de 2015

Rapidito (felación)







El domingo fui con el Gasti a la casa de campo de mi viejo. El Nachito y un grupo de amigos, entre los que estaba el Pollito, Luciano y otros chicos estaban pasando sus vacaciones allí. Obvio que no fueron solos: Nico, que en el verano se va al pueblo a pasar las vacaciones con los abuelos, estaba con ellos. También el Sebi. Un poco para 'correr' con la responsabilidad y otra, para dar un poco de tranquilidad a los padres de los pibitos, saber que estaban con un mayor de edad que los cuidaría.

Nosotros fuimos a despuntar el vicio. Hacía bastante que no íbamos al campo y siempre es un gran gusto, al menos para mí, disfrutar de él. Además, como era el último día, pensaban despedirlo con un asado a las brasas y nosotros, el Gasti y yo, además de transportistas, éramos los asadores. Así fue que el domingo llegamos más o menos temprano y pusimos 'manos a la obra'. Mientras el Gasti se encargaba de la carne, yo encendería el fuego y de paso, admiraba 'pollitos diositos'...

Lástima que los 'pollitos' son pollitos, porque la verdad que muchos de ellos, son verdaderos 'diositos'. Pero nada que ver con lo que éramos nosotros hace 10 años atrás. Claro que ellos son 'heteros' o al menos eso es lo que dicen y nosotros, éramos todos gays. Pero así y todo, creo que nos divertíamos más. Ellos, también a su manera, se divierten y se nota 'a la legua' (de lejos) que están muy 'hormonados' pero de sexo poco y nada.

O mejor dicho, 'algo' hacen pero nada que ver con lo que nosotros hacíamos. Estos, se la pasan manoseándose entre ellos y hablando en 'doble sentido'. Quizás compartan alguna 'paja' (masturbación) cambiada, pero hasta ahí. Se la pasaron en el pueblo, jugando con las computadoras en el ciber o yendo a la 'pileta' (piscina) del club y jugando al fútbol hasta hartarse, pero nada más. No sé si el 'Pollito' habrá hecho 'algo' a la noche con Carlitos o el otro Nachito, supongo que sí...

Como decía yo me encargué del fuego. Así que, como había poca leña, fui al galpón a buscar más. De la leña y del mantenimiento en general de la casa de campo, se encarga el Juanma. Hasta bien entrada la mañana, no lo habia visto, pero tanto Nico como el Sebi me dijeron que andaba por ahí. Así que con pensamientos libidinosos, fui al galpón a buscar leña, esperando encontrarme al Juanma ahí. La boca se me hacía agua de solo pensar encontrarme a solas con el Juanma.

Y dicho y hecho. El Juanma estaba afilando las cuchillas de la cortadora de césped, ahí nomás, casi en la puerta del galpón. Apenas me vio, me sonrió y me saludó como siempre. Yo le dije que había ido a buscar leña pero ya que estaba, podíamos hacer 'algo' rapidito y para no levantar sospechas. Así que nada más proponérselo, el Juanma me siguió al interior del galpón, trabó la puerta de ingreso y se quedó mirándome, esperando expectante que yo tomara la iniciativa.

Así que para no hacerlo esperar y como sé que al Juanma no le gustan los besos en la boca, obvié la 'transa' y procedí a 'franelearle' (acariciarle) el bulto pero me llevé una sorpresa: el Juanma ya tenía la pija 'parada' (erecta), así que no tuve más que desabrocharle los botones de su 'bombacha' (pantalón de campo), bajárselos y hacer otro tanto con sus boxer ajustados. Hecho esto, el misil del Juanma salió despedido hacia arriba y hacia adelante, cabeceante y expectante de lo que sabía que vendría.

Obviamente, que no lo hice esperar mucho y anulando el suspenso, me arrodillé, me metí en la boca como pude, aquel pedazo de carne y llevé su glande hasta que tocó mi garganta y el Juanma, lo empujó aún más, hasta lograr mis primeras arcadas. Yo tomé aquella pija monstruosa con mis dos manos para desacelerar un poco el ritmo que le imprimía el Juanma que a toda costa, quería hacerme tragar ese pedazo cárnico que yo tanto deseaba.

Me ahogué y tosí varias veces. Pero mi 'calentura' y la excitación del Juanma eran más fuertes. El Juanma seguía empujando y yo, conteniendo los impulsos por vomitar, le pasé la lengua a esa monstruosidad de carne y leche y se la seguí chupando, hasta que me avisó que estaba por 'acabar' (eyacular). Largó toda su leche dentro de mi boca pero a diferencia de otras veces, acumulé lo que pude y cuando ya no pude más, dejé que el semen, escapara por las comisuras de mi boca. 

Obviamente, seguí 'peteando' (chupando) y sacándole toda la leche hasta sentir que estaba vacío. Yo acabé al rato, ya que mientras chupaba la enorme pija del Juana, mis manos se dedicaron a contener tanto ahínco que le imprimía el Juanma a su pija. Después, ya terminado todo, terminé de pajearme, me levanté y me acomodé las ropas un poco y me dispuse a salir. En ese momento, fue cuando lo vi. Uno de los 'pollitos', amigo de mi hermano, me esperaba afuera. 

Cuánto tiempo estuvo ahí no lo sé. Tampoco sé si vio algo o no, pero seguramente debe haber pensado o sospechado algo raro, especialmente cuando quiso abrir la puerta y la encontró cerrada de adentro. O quizás, no sospechó absolutamente nada, porque el ladrón (yo) cree que son todos de su condición. De todos modos, no lo escuchamos llegar ni tampoco nos dimos cuenta, que miró a través de una de las ventanas y si me vio en plena tarea 'petera'. Cuánto fue lo que vio o si vio algo no lo sabemos. Solo sé que, durante el resto del día no me sacó la vista de encima e hizo el viaje de regreso, en silencio, conmigo. Creo que no le contó a nadie lo que pasó o vio, si es que vio algo del 'pete' que le hice al Juanma, pero tampoco puedo darle explicaciones, porque muchas veces, 'se oscurece cuando se trata de aclarar'... O no...??? jeeeeee...