martes, 19 de mayo de 2015

Borrón





El sábado pasado nos juntamos con el Nesti a desayunarnos y a 'hablar'. Aunque no lo hicimos en el bar de siempre, sino en otro, mucho más céntrico. La verdad que no sé por qué se me ocurrió hacerlo ahí. Quizás, para sacarlo del ambiente donde se movía con comodidad. Quizás, para estar en un lugar diferente, neutral, que nos permitiera hablar cómodamente sin tener que estar pensando en lo que podían escuchar los que estaban próximos a nosotros.

Y de evitar el uso inadecuado de la voz alta, ya que nos iban a escuchar y él se cuidaría de que eso no pasara. También, y para no caer en posibles tentaciones, fui con Luciano. Aunque, Luciano se sentó en una mesa alejada, frente a mí, pero que mi futuro acompañante no lo vería porque le iba a dar permanentemente la espalda. Le dije quién era el Nesti pero no que iríamos a hacer allí y menos, qué lugar había ocupado recientemente en mi vida. Aunque en otro momento, pienso decírselo.

Así dadas las cosas, el Nesti, llegó puntual a la hora convenida. Apenas entró me buscó con la mirada y en cuanto me encontró, se vino rápidamente a mi mesa, zigzagueando entre las mesas vecinas. Estaba vestido de sport pero de un sport lujoso en donde se notaba el buen gusto. También se había afeitado y su perfume, dulce, cítrico y fresco, que a mí me gustaba demasiado, denunciaban a lo lejos que estaba usando todas las estrategias posible para re cautivarme.

Verdaderamente, hablamos mucho más tiempo de lo que pensaba. Lo que se hubiera podido decir en una hora, se extendió casi a tres horas inútiles. Una, porque una y otra vez dábamos vueltas sobre el mismo tema y después, porque me cansaba, tener que explicarle al Nesti mi punto de vista que no compartía y trataba de imponer el suyo. La verdad que me hubiera gustado exponer acá todo el diálogo pero fue todo tan reiterativo que no recuerdo ordenadamente como fue todo lo que hablamos.

De todos modos, esta larga 'charla' se puede resumir en cuatro momentos: un primer momento que usamos para, plantear las cosas como se fueron dando, explicándonos las actitudes de uno y de otro, tratando de que el otro entendiera nuestros comportamientos. Fue el único momento que hablamos como dos personas civilizadamente, porque en los otros momentos, el Nesti, asumió un protagonismo totalmente dispar y fue cambiando su estrategia a medida que pasaba el tiempo.

Durante el segundo momento, el Nesti ante mi negativa de no aceptar sus planteamientos y razones, apeló a todo un 'repertorio' de ruegos, súplicas y promesas. Incluso, llegó a recordarme todo lo que me había 'dado' materialmente y todo lo que todavía me podía dar todavía. Incluso, me quiso comprar, ofreciéndome un 'plus' en el sueldo, las tarjetas de débito y crédito, pagarme viajes para hacer juntos, dinero para cambiar mi auto e incluso, poner el 'bulo' a mi nombre antes de lo pactado.

Como no cedí, anta tanto ofrecimiento, vino un tercer momento, en el que el Nesti cambió su estrategia, y de rogar y suplicar, pasó a la agresión de palabra, a la recriminación y a la burla. Me preguntó quién creía que era yo, para tener esa actitud destemplada con él y me amenazó y me maltrató de palabra, tratándome de 'putita', 'marica', 'pasiva' y una infinidad de sinónimos, todos en género femenino. Y como yo lo escuchaba pero no le respondí el ataque, se crispó más todavía.

Y ahí comenzó el principio del fin o el cuarto momento: cuando hice como esos boxeadores que se resguardan entre las sogas y absorben todo el embate y los golpes de su contrincante, esperando el momento de contraatacar y lanzar un rápido y furibundo golpe al atacante que lo deje sentido y al borde del K.O. por toda la 'cuenta'. Y eso es lo que finalmente sucedió cuando le dije que yo lo había aceptado porque siempre pensé en él como un 'macho activo' con todas las letras.

Un tipo que supiera tratarme y hacerme sentir no solamente 'pasivo' como me hizo sentir en todo este tiempo, sino también amado y necesario, casi, casi imprescindible. Entonces creí vivir junto al Nesti una verdadera 'luna de miel' y planear un futuro juntos. Pero, sus actitudes con el Tomi, terminaron por hacerme ver una realidad que no supe ver antes de ese momento. Entonces, sentí 'decepción'. Y lo que me decepcionó fue saber que, en realidad, a él le gustaba ser pasivo con sus jóvenes parejas.

Y más, nunca me lo dijo ni tampoco me lo pensaba decir, creyendo que yo era 'pasivo' totalmente, sin pensar ni sospechar ni averiguar siquiera, que estaba muy alejado de la realidad. También me sentí 'defraudado' porque me ocultó ese dato de su pasividad y no pensaba 'blanquearlo' (decirlo) al menos en forma inmediata. Porque de haberlo yo sabido, esa relación de pareja, yo la abortaba al instante, ya que de por sí no me gustaban los 'maduritos' y, menos aún los 'maduritos pasivos'

Y terminé sintiéndome 'traicionado' cuando tuvo sexo con el Tomi, jugando a 'dos puntas', sabiendo de antemano, que el Tomi era más que un amigo, un hermano que me dio la vida, y que su 'secreto' no iba a poder mantenerse por mucho tiempo que es lo que ocurrió. Mientras yo, trataba por todos los medios, de allanar todos los obstáculos de nuestra relación, conviviendo con sus hijos y tratando de que ellos me aceptaran hoy para que hicieran lo mismo algún día, ya como la pareja de su papá. 

Después, vino el silencio. Creo que el Nesti asumió en ese silencio su yerro. Pero no se rindió: volvió a las súplicas y a los ruegos, a las promesas y luego a las amenazas y a la agresión de palabra, todo mezclado y sin ton ni son. Pero yo ya había tomado una decisión y pensaba mantenerla,costara lo que me costara. Viendo que yo no cedía, el Nesti tomó todo lo que había dejado sobre la mesa, se levantó y antes de irse, me dijo que si me arrepentía ya sabía donde encontrarlo. Yo ni le contesté.

Luciano miraba expectante desde la mesita que ocupaba junto a la ventana. Me esperaba y creía en mí y yo pensaba no decepcionarlo ni defraudarlo, al menos como lo hizo el Nesti. Se siente uno muy mal, haber sido usado de esa manera. Así que cuando el Nesti se fue, Luciano se vino a mi mesa y se sentó. Ahí fue cuando, rozándole la mano, le dije que nuestra relación, se tenía que afirmar en la sinceridad y en la confianza de uno con el otro, así que en otro momento, le contaría sobre el Nesti.

Pero que en ese momento no, porque estaba demasiado 'dolido' y confuso por todo lo que había pasado. Y así como éramos dos varones que nos amábamos, era necesario que él supiera, desde el vamos, que no éramos ni más ni menos hombres por ser 'activos o pasivos', pero que creía que era absolutamente necesario que él lo supiera y que supiera también, que si bien, él hacía de mi 'minita' y yo de su 'machito', que nunca se olvidara que él también era 'machito' y que como pareja gay que éramos, yo podría a veces, sentir la necesidad de sentirlo 'adentro' mío o él, de hacerme suyo. Y para eso, tendríamos que cambiar de 'roles' todas las veces que cada uno de nosotros quisiéramos, porque al fin y al cabo, lo que nosotros buscábamos era la felicidad propia y la felicidad del otro y que teníamos que hacer todo lo posible y lo imposible, para llegar a ella. Luciano me miraba 'embobado', asentía con gestos y me miraba, sonriendo pícaramente. No sé qué artilugio mágico usó el Nesti para no dejarme ver el amor, la pasión y la 'entrega' de este pibito. Cómo podía haber estado tan ciego...??? Creí llegada la hora del 'borrón y cuenta nueva' porque tanto Luciano como yo nos merecíamos una nueva oportunidad. Y hacia ella vamos...!!!





jueves, 14 de mayo de 2015

Luciano





La verdad que Luciano nunca la pasó bien, ni siquiera cuando era más chiquito. Una, porque vivir en el centro de la ciudad, casi garantiza no conocer ni chicos ni chicas, es decir, no tener amigos ni de su edad ni más grandes ni más chicos. Vivir en el centro de la ciudad, es un lugar bastante difícil para hacer amigos porque en realidad, no hay lugares de encuentro, como clubes o parques o plazas. Así que todo queda reducido al colegio y a hacer amigos allí y sino, sos hombre muerto.

Esto se fue profundizando, porque a medida que Luciano, fue creciendo, se dio cuenta, que se sentía atraído por otros varones. Mantuvo su secreto durante un montón de tiempo, hasta que por vecindad se hizo amigo del Pollito. Y a través de éste, conoció a Felipe. Y el mismo Felipe, hizo que ampliara su círculo de conocidos, cuando éste conoció por chat al Matius y a través él, yo conocí al Pollito y el Pollito hizo de 'Celestina' para que me conociera a mí y así termináramos como 'pareja'.

Se hizo amigo del Pollito y los otros chicos más por necesidad que por otra cosa. Poco a poco, se fue 'soltando' (se dio permisos) para hablar en profundidad con el Pollito y confesarse mutuamente que se sentían atraídos. De esa manera, se fueron haciendo amigos íntimos hasta pasar a la categoría de amigos 'con derechos'. Así que desde ese tiempo, ellos compartieron de tanto en tanto, además de la amistad, la cama del Pollito para tener sexo 'light' y la de los otros pollitos también.

Hasta que yo irrumpí en la vida del Pollito y la de los demás chicos, entre ellos, la de Luciano. Nos gustamos apenas nos conocimos y si bien, no exteriorizamos nuestros sentimientos ante el resto de los pibitos, si comenzamos a tener 'encuentros' light cercanos y otros más íntimos. Así, de a poco, me fui metiendo en la vida de Luciano. Pero, seguramente por mi edad o por lo que fuera, yo no era 'santo de la devoción' de sus padres, quienes hicieron lo posible para mantenerme alejado de Luciano.

Así y todo, comenzamos a congeniar, nos gustamos y comenzamos a intimar, cada vez más, hasta que obviamente, un día terminamos en mi cama. Compartimos muchos momentos juntos, especialmente, aquellos donde se estaba consolidando su orientación gay. Pero a medida que se fue desarrollando su adolescencia también se fue acentuando su personalidad. Luciano, se mostraba siempre algo taciturnos, reservado y callado y tenía un carácter de mierda.

Muchas veces accedí a su pedido de no hacer nada. Yo realmente no entendía sus negativas. Muchas veces pensé si Luciano era gay o no y las cosas que hacía eran como consecuencia de sus contradicciones. Muchas veces pensé que era porque no se asumía 'gay' o algo por el estilo. Y si bien muchas veces intenté hablar con él este tema, siempre se puso una coraza adelante y no me dejó ir más allá. Pero, desde hace un tiempo a esta parte, todo cambió.

Su carácter se dulcificó y su humor se estabilizó, llegando incluso, a exteriorizar para conmigo, expresiones, gestos y demás que nunca había notado en él. Así y todo, amé y amo a este pibito, no por lo que es, sino por lo que me hace sentir. Y días pasados, en una noche de sexo y confesiones, quizás cansado de tantos silencios y de opresiones, me contó que sus padres se habían 'separado' y que se 'divorciarían' pronto.

También me contó que el padre era 'alcohólico', 'golpeador' y 'abusador' desde siempre. Golpeaba indistintamente a la madre y a ellos (a Luciano y al hermano más chico de 11) prácticamente, sin necesidad ni razón. Casi siempre volvía alcoholizado del trabajo o se alcoholizaba los fines de semana. Luego, venían los abusos y los golpes, tanto a su mamá como a ellos. El padre se mostraba autoritario y déspota mientras estaba alcoholizado pero arrepentido cuando volvía a la normalidad.

Incluso, para evitar que se supiera lo que estaba pasando adentro de la casa, el padre los hacía faltar a clases durante mucho tiempo, para que no se vieran las huellas de sus golpizas o no dejaba salir a su mamá de la casa. No les permitía ni a la madre ni a ellos, relacionarse con nadie ni participar de diferentes actividades sociales, a las que estaban limitados, a las que él consideraba necesarias. Recién ahora me explico el por qué el padre no me dejaba relacionar con el hijo.

Ahora, con el padre, fuera de la casa y lejos de ellos, Luciano cambió, tanto su carácter como su humor. Asumió, ahora sin dudas y abiertamente su 'orientación' sexual y más de una vez me dijo que me amaba. Y creo que ese sentimiento es recíproco. Todavía no estoy seguro, porque simultáneamente a ser pareja de Luciano también lo fui del Nesti y esto es lo que me hace dudar de mis verdaderos sentimientos hacia este chiquito que hoy por hoy, me colma plenamente.

Tan es así que decidí brindarme a Luciano como me brindé al Nesti porque creo que sus sentimientos, a diferencia de los del Nesti, son verdaderamente auténticos. Y como todo 'gaycito' adolescente, tiene mil dudas y temores que yo pienso disipar y darle las seguridades que Luciano necesita. Para lograr eso, y demostrarle que lo que yo siento por él es real, el domingo, vino junto a dos compañeros del colegio, también gays, a almorzar a casa.

Los amigos de Luciano, son 'linditos' pero no del tipo 'diositos' como a mí me gustan. Además, a uno de ellos, se nota que puede ser gay porque es medio amanerado tanto en sus gestos corporales como en el aflautamiento de su voz. Luciano, aunque sabía de que eran gays, nunca les mencionó nada sobre él. Hasta que un día, hace poco, se animó y le contó que él también era gay, sino que además estaba en 'pareja' conmigo y quería que me conocieran porque estaban bastante 'desorientados'.

De ahí la invitación que les hice para que vinieran a almorzar a casa el domingo. Además, no iban a ser los únicos invitados porque también vinieron algunos de los 'diositos' y también los pollitos. Ninguno de los dos pibitos podía creer que todos éramos gays. Además los recibimos como si fueran los únicos gays que quedaban en el mundo. Le contamos nuestra historia y también escuchamos la de ellos. Le hablamos de la 'isla', que todavía la seguimos levantando como un ideal a lograr. 

La verdad que la pasamos más que bien. Hablamos de otros temas y contamos qué era lo que sentíamos y que buscábamos. Creo que plantamos la semilla para que germine una muy buena amistad y si da, algo más. De todos modos, es difícil pronosticarlo. Cuando, todos se fueron y quedamos solos, lavamos, secamos y acomodamos todo lo que habíamos usado. Finalmente, nos sentamos en las hamacas de la terraza. La temperatura era ideal y el atardecer espléndido. 

Le pregunté a Luciano si quería ir a caminar hasta la costa y me dijo que no, que estaba bien así. Se acurrucó a mi lado y comenzó a hacerme 'arrumacos' y metió su mano en mi entrepierna, mientras me miraba con ojitos implorantes y me hacía 'pucheros' (gestos) con su boquita. Le dije a Luciano si quería tener sexo a lo que él me respondió que no, que no quería tener sexo, sino que quería hacer el amor conmigo... Después de semejante aclaración, creo que está todo dicho. Después del Sebi, de Marco y del Nesti, elegí a Luciano para que sea mi compañero de camino en la construcción de mi destino... jeeeeee...




domingo, 10 de mayo de 2015

Garrón (todo mal) 3






Los dos hijos más chicos del Nesti me despertaron en medio de la noche aduciendo que tenían frío. La verdad que estaba haciendo mucho frío y el ambiente de la cabaña estaba helado. Encender el fuego de la chimenea era una locura y estufa no había. Como medida extrema, encendí las dos 'hornallas' (quemadores) de la cocina y busqué frazadas en el 'placard' (clóset). Había ropa de cama y nada más que un cubrecama para cada cama. Con eso no iban a poder paliar el frío que hacía.

Así que no tuve mejor idea que decirles que se acostaran con nosotros en la cama grande. Les saqué los acolchados a sus camitas y los arrojé sobre la cama matrimonial. También coloqué el cubrecamas extra que había en el placard. Les dije a los más grandes que les dieran lugar y nos acostamos apretaditos los 5. Al ratito nada más, esa cama parecía una estufita. El calor de los cuerpos de los 5 más los acolchados y los cubrecamas hicieron que la cama pareciera un horno.

Así, nos acomodamos lo mejor que pudimos para evitar rozarnos pero fue imposible. Los más grandes en los extremos de la cama. Los dos más chicos a sus lados y yo en el centro. Todos acostados de lado y tan cerca unos de otros, que prácticamente, sentía la respiración del más chico en mi cara. De todos modos, pronto no sentí más nada, ni respiración ni rozamientos ni nada de nada y me dormí más que satisfecho, rodeado y abrazado por aquellos angelitos y futuros diositos...

No sé cuánto habré dormido, pero los más chicos se despertaron temprano y nos despertaron a nosotros. El día había amanecido soleado. Durante la noche había soplado un fuerte viento frío que había secado bastante el suelo embarrado de todo el lugar. Así que nos levantamos, nos desayunamos, nos abrigamos bien y decidimos ir a pescar al muelle. Fuimos hasta la cabaña del Nesti a buscar todos los implementos de pesca y a buscar más abrigos.

El Nesti y el Tomi seguían durmiendo. Para mi tranquilidad, el Tomi se había acostado en una de las camitas más alejada de la cama donde dormía el Nesti. Esa fue una buena decisión: acostarse alejados. Por mí y por los chicos. Así que sin hacer nada de ruido. los ayudé a sacar las cañas de pescar y todos los demás adminículos y nos fuimos silenciosamente, caminando hacia el río. En el camino, estrechamos mucho más los lazos de amistad que habíamos comenzado a entretejer.

Durante todo el rato que estuvimos solos la pasamos re bien, pero de a poco, el pequeño muelle se fue llenando de gente y decidí que nos alejáramos y fuéramos a pescar a otra parte. Ayudé a los más chicos a bajar por la empinada barranca y a todos a 'encarnar' las cañas y las 'líneas' con diferente tipos de carnadas que habían traído desde la casa, desde las archi-conocidas 'lombrices', pasando por las 'tripas de pollo' y las 'masas o pasta de harina',

Al rato largo, divisamos al Nesti y a Tomi en el muelle, ya atestado de gente. Le hicimos señas con la mano y apenas nos divisaron, se vinieron donde estábamos nosotros. Habíamos pescado con suerte diversa, piezas pequeñas de 'amarillitos' y 'moncholos'. Nada importante pero estuvo bueno para estar entretenidos y pasarla bien. Así que cuando llegaron el Nesti y el Tomi, les mostramos los 'trofeos' obtenidos. El Nesti estaba exultante pero el Tomi me revoleó los ojos.

Conozco mucho al Tomi. No solamente por tener unas 'camas' excepcionales con él, sino por el hecho de haber convivido con él las 24 horas del día durante más de 5 años. Y esa 'revoleada' de ojos las hace siempre que algo no le gusta. Generalmente, se las hace a la madre o al padre cuando lo llaman o a algún 'amigo' que lo quiere embarcar en algo raro. También muchas veces se lo hizo al Yani cuando andaban 'putaneando' haciendo de taxi-boys levantando viejos con 'guita' (dinero).

Pero cuando yo lo miré me hizo gestos como que lo hablábamos después y se plegó sin problemas y alegremente a lo que estábamos haciendo. El Nesti hizo lo mismo. No sé por qué pero me pareció que de tanto en tanto, el Nesti me miraba y también miraba al Tomi, abstraído en vaya a saber que pensamientos. En ese rato que estuvimos todos juntos, pensé que contra todos los pronósticos, el Tomi había caído en la tentación y el Nesti se lo había 'cogido/follado'.

Parecía que las cosas no se habían dado como yo la había planeado. El problema no era ese, sino que el Nesti no se 'metejoneara' con el Tomi y se olvidara de mí, porque en esto de ser 'pasivo' el Tomi me aventaja por varios 'cuerpos'. Tiene más experiencia y sabe explotar mucho mejor que yo los encantos que la Vida misma le dio. Y a eso, hay que agregarle que es más chico que yo y que al Nesti, le gustan los 'pendejitos' (adolescentes) y/o jovencitos pasivos.

Claro que el Tomi es un verdadero 'gigoló' porque cuando anduvo con el Yani, fue 'taxi-boy' (prostituto) especialmente con tipos grandes y haciendo indistintamente, de activo y/o pasivo. Lo cierto, que durante el resto del día, no estuvimos más solos ni tampoco tuvimos oportunidad de estarlo. Así que tuve que mantener mi curiosidad hasta la tardecita, hora en la que decidimos regresar, porque no queríamos llegar tan de noche a nuestras respectivas casas.

En el viaje de regreso, y aunque los chicos, se lo pidieron, el Nesti no los dejó regresar conmigo en el auto, así que aproveché para que el Tomi me contara lo que tenía para contarme. Y allí empezó lo que todavía no puedo creer. Al contrario de lo que yo creía, el Nestí sedujo al Tomi pero no como yo creía sino al revés. Es decir, el Nesti, en lugar de 'activo' con el Tomi, se transformó en 'pasivo', sabiendo de antemano (porque yo se lo había dicho), que el Tomi era 'activo'.

Para eso, volvió a recurrir a antiguas 'mañas' que yo pensaba sepultadas. El alcohol por un lado y el 'polvito blanco' por el otro. El Tomi, 'agarró viaje' (aceptó) por las dos cosas, así que en una noche de lujuria, alcohol y droga, sin chicos a la vista que lo importunaran, el Nesti se entregó a los embates sexuales de un 'pendex' de 22 jóvenes años. Aparentemente, 'transaron' hasta que la droga hizo su efecto y después se entregaron a tener sexo, mientras yo, boludeaba con los pibitos.

Así que después de una extensa 'transa', el Nesti se dedicó a 'pajear' y 'petear' al Tomi, hasta que logró quebrarle la resistencia y hacer que el Tomi aceptara 'cogerlo/follarlo'. El Tomi que de 'activo' tiene poco le dijo que le parecía que esa, era una forma de traicionarme. A lo que el Nesti adujo que yo era super 'pasivo' y por mucho que me lo pidiera, yo no iba a hacer eso. Así que gran parte de la noche, el Nesti 'peteó' al Tomi  y también dejó que el Tomi lo penetrara varias veces...

Obviamente, que el Tomi se sentía culpable de todo eso, pero yo lo tranquilicé diciéndole que él no tenía la culpa, al tiempo, que aunque me enojaba la actitud del Nesti también me causaba gracia. Así que el Nesti era 'activo' con las mujeres pero 'pasivo' con los hombres... Y yo como un 'dolobu' (boludo) le di mi culo para satisfacerlo un montón de veces, cuando en realidad, el Nesti quería otra cosa. Qué pensaba, que yo me iba a volver activo mágicamente...???

O se cansó de esperar que yo me volviera 'amplio' y le pidiera el 'culo' alguna vez...??? Si era eso, a mal monte fue por leña. Yo puedo ser activo con todos los 'diositos' del mundo pero sigo rechazando, como cuando era chico, coger/follar a 'maduritos'. Algún día le voy a encontrar la causa de esta represión. Al final, el Tomi se quedó re angustiado y yo más que él. El Nesti sabe que por la cercanía física y afectiva que tengo con el Tomi esto no iba a quedar en secreto. Entonces...???

Qué pretendía...??? Una corte de activos y pasivos que correspondieran a sus caprichos...??? Porque lo mismo que me ofreció a mí, se lo ofreció al Tomi. Y supongo que debe haber usado hasta las mismas palabras. Habrá creído el Nesti, que íbamos a aceptar sus condiciones sin más ni más. Estaba pensando con cordura o lo hizo bajo los efectos de la 'coca'...??? Habrá pensado que la cercanía mía con el Tomi le iba a dar a él posibilidades de tener un harem??? En qué pensaba...???

Qué habrá estado pensando (si pensaba)...??? Y en qué habré estado pensando yo, cuando me 'comí' (creí) en el 'verso' (mentiras) que el Nesti me hacía...??? Y yo que pensaba que me las sabía todas, caí en la trampa como un ingenuo inexperto...!!! O recurrió a la frase de Goebbels (ministro de propaganda nazi) que dijo 'miente, miente, miente, que en algo se creerá'...??? Cómo fue que caí en esa trampa, justamente yo, que creía que me las sabía todas y actué como un inexperto...???

Dónde quedaron las palabras de amor y todo ese 'desprendimiento' que hizo para conmigo...??? Tan poco le duró...??? Qué es lo que íntimamente, pretendía el Nesti...??? Acá dicen que cuando 'la limosna es grande, hasta el santo desconfía'... Cómo no desconfié del Nesti en algún momento...??? Será por que todo lo que me prometió lo concretó y no se fue en promesas...??? Sea lo que sea, esta actitud del Nesti, me hizo muy mal, me dejó mal y me agarró con la guardia baja...

El Tomi estaba hecho mierda porque pensaba que había sido él, el causante de todo mi pesar. Así que le tuve que aclarar, que si él había hecho algo, fue hacerme abrir los ojos y conocer en profundidad al Nesti. Así que cuando llegamos de regreso, para que el Tomi entendiera que no estaba enojado ni siquiera un poquito con él, volvimos a compartir la cama y nuestros cuerpos. Amo al Tomi y no existe nadie en este mundo que me haga alejar de él (ni siquiera el Tato...!!!)... jeeeeee...

Esta semana, el Nesti intentó acercarse a hablar en varios momentos pero rechacé siempre esa posibilidad. Estoy enojado, defraudado, decepcionado, con él y de él y hasta que pueda ver con más claridad, no pienso hablar con el Nesti de este tema. No conforme con intentar acercarse a mí, también intentó contactarse con el Tomi. Y el Tomi, lo mandó a la mismísima mierda, diciéndole que no pensaba volver a verlo nunca más. 

Yo por mi parte, mantuve con él una antipática cordialidad, haciéndole sentir que realmente estaba 'dolido' por la forma en la que me había tratado. Posiblemente, nos juntemos a hablar esta semana pero estoy convencido, que este es el final de una relación en la que deposité muchas expectativas y esperanzas. Así que voy a hablar claramente con el Nesti, decirle lo que pensaba y lo que pienso ahora y que me equivoqué porque creí en él y él no me correspondió.

Así que ya decidí que voy a renunciar al trabajo y voy a seguir disfrutando de Luciano, a quién no debí abandonar nunca, ni por el Nesti ni por nadie. El Nesti se sacó las ganas de encamarse con un 'pendejito' (yo) y yo me saqué las ganas de encamarme con un 'madurito' (el Nesti). No voy a decir que me duele esta decisión de alejarme totalmente de él, porque creo, que aunque sea difícil de aceptar, me estaba enamorando de ese 'madurito' que supo conquistarme, pero hoy, creo interiormente, que la relación con el Nesti no conduce a ninguna parte y me va a hacer más mal que bien, intentar aclarar, corregir y aceptar estas cosas que cortar de raíz con todo esto. El Nesti me pagó con la misma moneda que yo le pagué a casi todas mis parejas. Ahora sé lo mal que se siente y lo vacío que uno queda por dentro. Son lecciones de vida que la misma Vida nos va dando. Voy a tener que cicatrizar heridas y asumir que no siempre se gana. En fin... Así que borrón y cuenta nueva. Los 'maduritos' no son para mí...  




jueves, 7 de mayo de 2015

Garrón (todo mal) 2





El sábado amaneció lloviendo. El Tomi y yo nos despertamos, a media mañana, envergados como siempre. Nos habíamos disfrutado a la noche y para bajarnos la erección, nos peteamos hasta acabar en nuestras respectivas bocas. Nuestra amistad nació de la atracción física que sentíamos uno por el otro cuando éramos más chicos y así siguió hasta hoy. Será que por todo lo que pasó el Tomi, que hizo que nos viéramos más como 'amigos/hermanos' que como 'pareja de novios'...???

Después nos preparamos el desayuno, desayunamos en la cama y le conté más de mi relación con el Nesti y de nuestros planes fracasados del día anterior. También y para coincidir 'versiones' le dije que el Nesti sabía más o menos la historia de él, así que no lo 'verseara' (engañara). Lo único en que le había mentido al Nesti, fue en decirle que el Tomi era gay pero totalmente 'activo'. Y se lo había dicho para evitar que el Nesti, por ahí, se sintiera atraído por el Tomi y su condición de pasivo.

Además, el Tomi como cualquiera de mis otros 'diositos' es lindo desde donde se lo quiera mirar. Tiene una carita angelical e inocente pero una mirada endiablada y lasciva que subyuga y enloquece a cualquiera. Él lo sabe y explota esa cualidad al máximo. Por suerte, lo hace cuando quiere y nunca entró en competencia conmigo, porque no sé cuál de los dos saldría ganador. Por otra parte, siempre se conformó con las 'migajas' del banquete, nunca se quejó de nada y es por eso que lo amo tanto.

Pero su presencia, cercana al Nesti, me había hecho levantar la 'guardia'. El Nesti perdió la ocasión de conocerlo, cuando fuimos a su casa y esta vez, se le presentaba una nueva oportunidad, que yo estaba dispuesto a sabotear. De ahí que le dije al Nesti, que el Tomi era activo el 100%. Y al Tomi exactamente lo mismo. Error mío. En fin. Cuando paró de llover, fuimos hasta la cabaña del Nesti. Ahí lo encontramos a todos, jugando a las cartas y re aburridos.

La verdad que el lugar es fantástico para pasar unos días en el verano. Pero, para esta época no. Menos si llueve. Así que decidimos ir a dar una vuelta al pueblo. En el pueblo no hay nada, es más chiquito que el mío y como estaba nublado y fresco no había nadie por la calle. Así que le dije al Nesti que lo mejor era que fuéramos hasta la ciudad de Santa Fe, que es la capital de la provincia, almorzáramos ahí y diéramos una vuelta para conocer y entretenernos un poco.

Así que eso fue lo que hicimos. No sé en que estaba pensando, cuando les dije que sí a los dos hijos más grandes del Nesti, que quisieron venir conmigo y con Tomi en mi auto, dejando que los hermanos viajaran con el padre. En Santa Fe dimos vueltas por el centro y nos fuimos a almorzar. Después fuimos a un shopping y ahí me empecé a dar cuenta de mi 'llegada' (acercamiento) para los hijos del Nesti, no solamente con los más grandes sino con los más chicos también.

La verdad que no sé qué es, pero tengo una 'llegada' especial con los pibitos. Ya lo empecé a notar en el almuerzo, cuando los más chiquitos me empezaron a dar más protagonismo. Continuó a la tarde en el shopping, especialmente, cuando no me dejaban ni a sol ni a sombra. Querían mostrarme todo lo que les llamaba la atención y me tuvieron de acá para allá. Después, fuimos a caminar por el parque y volví a notar lo mismo. Al menos, con los chicos, había alcanzado el objetivo buscado.

Tanto fue el cántaro a la fuerte, que cuando decidimos regresar, ya eran los 4 hijos del Nesti, los que querían volver en mi auto y si bien, el Palio es chico, les dije que si el padre, los autorizaba, yo no tenía problemas. Y como el Nesti dijo que sí, lo mandé al Tomi, con el Nesti. Eso fue un error. El Nesti no tendría que haber cedido frente al capricho de los hijos pero él pensó que era lo mejor y eso fue lo que hicimos. Yo regresé en mi auto con los chicos y el Nesti en el suyo, con el Tomi.

Pero, todo eso me pareció una 'pavada' (tontería) y no le dí mayor trascendencia. Cuando llegamos a las cabañas, todavía era de día. Los chicos tenían hambre y yo también y como todavía faltaba bastante para la cena, compré 'masitas' (masas secas dulces y rellenas) que comimos con Coca Cola. El Nesti y el Tomi se nos plegaron, tomando cerveza y comiendo diversos snacks. Después, estuvimos jugando a la pelota un rato, mientras el Nesti y el Tomi hablaban de 'bueyes perdidos'.

Al rato nada más, se nos agregó el Tomi y yo fui a hacerle compañía al Nesti. Y como vimos que los pibitos estaban más que entretenidos, decidimos entrar en la cabaña y 'transarnos' un rato. No daba más que para transar porque los chicos no estaban lejos pero nuestra calentura pudo más y terminamos 'pajeándonos' (masturbándonos) y 'peteándonos' (felacionándonos) mutuamente. Pero no daba intentar otra cosa. Pero el hecho de descargar nuestras leches nos conformó bastante.

Cuando salimos, los chicos le estaban pateando 'penales' al Tomi, quien se había dado cuenta, que nosotros habíamos desaparecido en el interior de la cabaña y para no darle a ninguno de los pibitos oportunidad de ir a buscar al padre, les dio la idea de patearles penales, diciéndoles que él era arquero casi profesional. Por suerte, ninguno de ellos se dio cuenta de nada y todo siguió su curso. Después nos fuimos a bañar y cambiar de ropas para la cena. Allí fue cuando sucedió lo que sucedió.

Los hijos del Nesti (los 4) le pidieron al padre si los dejaba quedarse a dormir en mi cabaña. El Nesti me miró y yo puse cara de 'yo no fui' y me encogí de hombros. Finalmente, el Nesti, pensó algunos segundos y les dijo que si yo quería, no tenía problemas. El tema era que nuestra cabaña tenia lugar para 4 personas (una cama matrimonial y dos camas cuchetas) pero nosotros íbamos a ser 6...!!! Así que decidimos que yo me quedaría con los chicos y el Tomi se iría a dormir a la cabaña del Nesti.

Después de la cena, estuvimos jugando con las 'tablet' de los chicos en la cabaña del Nesti. Ahí fue cuando me di cuenta que el Nesti de tanto en tanto miraba de reojo al Tomi. Obviamente, eso no me preocupaba, porque el Nesti sabía que Tomi era gay, pero yo le había aclarado, que el Tomi era 'activo' así que por ese lado, no había problemas, porque al ser dos activos, el Nesti no iba a intentar nada con el Tomi y yo suponía que el Tomi iba a mantener la mentira, costara lo que le costara.

Así que pasada la medianoche, decidimos irnos a dormir. La temperatura había bajado y hacía frío. Por razones de confianza, decidimos que los dos hijos más grandes del Nesti durmieran en la cama matrimonial conmigo mientras que los otros dos, lo hicieran en las camas 'cuchetas'. Jugamos con las 'tablet', en parejas con los dos más chicos, comimos chocolates y golosinas, tomamos chocolatada caliente y hablamos contándonos miles de cosas, aprovechando ese mágico momento para conocernos más íntimamente hasta que nos dormimos. Me preguntaron cosas de mi vida y de lo que hacía o dejaba de hacer. De a poco, fueron haciendo silencio hasta quedarse dormidos. Después de acostados y mientras yo sentía sus respiraciones cercanas y acompasadas, pensé que lo que habíamos ido a buscar con los pibitos, estaba re logrado pero era otro día perdido en mi relación con el Nesti... todo un 'garrón'...!!! (continúa)





lunes, 4 de mayo de 2015

Garrón (todo mal) 1





A pesar de que habíamos planificado todo hasta en los más mínimos detalles, nada nos salió al Nesti y a mí como lo habíamos planeado. De los hectolitros de leche que pensaba largar y tomar en estos 3 días, apenas si 'acabé (eyaculé) una sola vez y no me 'acabaron' ni adentro ni sobre mí, solamente en la boca. Todo un 'garrón' (todo mal). Empezó todo tan bien como lo habíamos planeado pero a medida que fue pasando el tiempo, todo se trastocó y terminó 'para el lado de los tomates'...

Con el Nesti habíamos quedado que, para que no fuera todo tan evidente, íbamos a forzar un encuentro casual, para que a los chicos, les pareciera que todo era producto de la casualidad y nada previamente planificado. Así, por un lado, el Nesti saldría en su auto y con los 4 hijos. Yo, en mi auto, saldría por el otro. Como los únicos que saben que yo tengo este 'affaire' con el Nesti, son el Tato, el Tomi y el Nachito, tuve que involucrar al Tomi para que me acompañara. 

La idea era salir más o menos a la misma hora y encontrarnos de 'casualidad' en la primera estación de servicios de la autopista. De no encontrarnos ahí, volveríamos a detenernos en la segunda estación de servicios, provocando el encuentro y de allí partir juntos a destino. Las cabañas que alquilamos, no estaban en el mismo lugar. El Nesti alquiló una, para 6 personas en un lugar muy 'bacán' (costoso). Yo, en cambio, elegí otra, en un lugar un poco más alejado y mucho mas humilde.

Ya desde el 'vamos' (comienzos) las cosas empezaron a fallar. Nos desencontramos en las dos estaciones de servicios de la autopista. En la primera, porque el Nesti, que salió más tarde, llegó cuando yo ya me había ido. En la segunda, porque el Nesti, de ansioso que es, no se detuvo, suponiendo que como yo le llevaba mucha ventaja, lo iba a esperar directamente en las cabañas. Ergo: terminamos desencontrándonos y llegando a destino cada uno por su lado.

Igualmente, la tercera oportunidad, no sería la vencida. Apenas llegados y acomodados, nos habíamos puesto de acuerdo que nos íbamos a encontrar casualmente en la proveeduría del lugar. Pero nuestros planes volvieron a fallar. La diferencia de tiempo que teníamos, seguía siendo nuestro principal antagonista y no nos dejaba concretar nuestros planes. Al final, fue mejor, porque el encuentro se produjo de una forma totalmente inesperada y que no estaba en nuestros planes.

Fue un poco antes del almuerzo, cuando le hablé al celular del Nesti para saber si ya habían llegado. De ahí que decidimos, el Tomi y yo, acercarnos y forzar el encuentro casual. En eso estábamos y para que no fuera algo tan forzado, decidimos hacer un gran rodeo por la playa, cruzar un pequeño muelle para la pesca de embarcados en lancha y después ingresar al predio donde estaba la cabaña del Nesti. Pero al llegar al muelle, nos topamos de frente con los dos hijos más grandes del Nesti.

La sorpresa fue mayúscula porque no esperábamos encontrarnos allí. Y eso fue lo que dijo Joaquín, el más hijo más grande de todos, de 14 años. Estaba con el hermano que le sigue, Martín, de 12. Ambos me conocen y yo los conozco, porque de ellos soy 'chofer'. Obviamente que hice como si estuviera sorprendido. Les presenté al Tomi y les dije que habíamos ido a pescar y que justamente, como ellos, estábamos conociendo el lugar y que habíamos alquilado una cabaña en las cercanías.

Creo que mi presencia los alegró. Juntos y hablando boludeces, desandamos el camino que ellos habían hecho hasta que llegamos a la cabaña del Nesti. Ahí volvieron los gestos de sorpresa, las presentaciones y las aclaraciones. Los hijos menores del Nesti (Nicolás y Álvaro) no se mostraron tan efusivos como los hermanos más grandes ni el padre, pero era lógico, ya que tanto el Tomi como yo, éramos perfectos desconocidos, situación que me venía más que bien para alejar cualquier sospecha.

Pero todo lo que parecía que iba a enderezarse, se volvió a torcer. Los más chiquitos no dejaban al padre ni a sol ni a sombra y los más grandes, no nos dejaban a nosotros ni a sol ni a sombra tampoco. De ahí que era muy dificil que nos pudiéramos encontrar con el Nesti a solas. A la tarde, fuimos todos a pescar. El río estaba a unos 100 metros y realmente el 'pique' era muy bueno y aunque no pescamos piezas importantes, pasamos momentos realmente agradables.

A la hora de la merienda, el Nesti compró leche chocolatada para todos y también facturas. Después de merendar, seguimos pescando. Pescar, es un decir, porque mientras nuestros vecinos de pesca, sacaban boguitas y sábalos, nosotros no pescábamos más que 'moncholos' (bagres chiquitos), 'amarillos' y mojarritas. Solamente, en un momento, pescamos un lindo dorado, pero los hilos de las cañas de pescar se habían enredado y no sabíamos de quién era el 'pique'.

Así que estuvimos luchando a medias, para traer ese pez que luchó increíblemente. Y cuando ya estábamos recogiendo la 'tanza' (hilo), concordando los movimientos porque las tanzas seguían enredadas, el bicho cortó el hilo de la caña de nuestros vecinos, quedando sujeto a la caña de Joaquín, quien con mucho cuidado y paciencia, recogió casi todo el hilo y cuando ya estaba por izarlo, el dorado dio un último salto acrobático y se desprendió del anzuelo, escapándose para siempre.

 La verdad que nos quedamos todos decepcionados. Estuvimos una hora larga, luchando contra aquel gigante del río y cuando ya parecía que era 'cosa juzgada', el pobre bicho logró la libertad, vaya uno a saber a qué precio. De todos modos, quedamos medio abatidos y dimos por finalizada la pesca por ese día. Volvimos a las cabañas a bañarnos, cambiarnos de ropa y planear nuestras futuras y comunes excursiones de pesca para la noche de ese día y para el día siguiente.

A la tardecita, el Nesti y yo, fuimos a la carnicería a comprar carne para asar en la cena y festejar el día del trabajador. Ahí tuvimos nuestro primer momento a solas aunque no pasó nada porque aprovechamos ese rato juntos, para planear nuestros futuros pasos. A la noche, después de la cena, cuando fuéramos a pescar, íbamos a aprovechar la oscuridad y la soledad del lugar para tener algo de sexo. Podíamos hacerlo en mi cabaña, previo aviso al Tomi para que se quedara con los chicos.

La cena estuvo de 'diez'. A los postres, comimos helados. Después, los pibitos comenzaron a preparar nuevamente las cañas de pescar mientras nosotros hacíamos la sobremesa y hablábamos boludeces. Cuando ya casi estaba todo listo, empezó a soplar una fuerte brisa, algunos relámpagos iluminaron el cielo y truenos lejanos, anunciaban la llegada de una tormenta. Los pibitos querían ir a pescar igual pero el Nesti no los dejó y los mandó a la cama.

Después de protestar un buen rato y cuando los pibitos accedieron de mala gana irse a dormir, se desató la tormenta. Comenzó con un fuerte viento tormentoso y como comenzó a relampaguear feo, le dije al Nesti que fuéramos a mi cabaña, que el Tomi se quedaba con los chicos. Pero el Nesti prefirió no hacer nada y quedarse con los hijos por las 'dudas'. Así que nos despedimos y cuando se desató la torrencial lluvia, el Tomi y yo ya habíamos llegado a nuestra cabaña.

La energía se cortó y quedamos a oscuras, iluminados de tanto en tanto por los relámpagos. Nos desnudamos y nos acostamos juntos en la cama grande. Ahí, calentitos y en medio de la fuerte tormenta que se abatía afuera, el viento, los relámpagos y la copiosa lluvia crearon un clima especial. Y pasó lo que sabíamos que iba a pasar, siempre que tengo al Tomi desnudito y a mi lado y yo tan caliente, como siempre, no pude desaprovechar de ese cuerpito no virgen pero sí angelical que se me ofrecía en holocausto, para que yo pudiera satisfacer mis deseos más increíbles. Igualmente y a pesar de todo, para mí, el primer día había pasado 'sin pena ni gloria'...








domingo, 26 de abril de 2015

De dorapa (de parado)





La verdad que no sé qué me está pasando pero algo me está pasando. No sé si a esto de ser 'pasivo' con el Nesti, le estoy tomado el 'gustito' y me estoy 'aputasando' (volviéndome más puto) como diría un cómico argentino que hoy es candidato a gobernador de mi provincia y que tiene muchas posibilidades de ser elegido. Se llama Miguel Del Sel y pueden verlo haciendo de gangster latino en los EE.UU. (es el segundo que aparece) haciendo 'clik' acá: https://youtu.be/6Z7zSJIIbno

Del Sel representa a la 'derecha' argentina. Seguro que ahora van a salir a criticarme porque me gusta Del Sel y su postura y por votarlo. Pero bueno, es lo que hay. Y hoy por hoy, entre el socialismo santafesino en decadencia y el 'kirchnerismo' corrupto, lo prefiero a Del Sel mil veces. Lo mismo para el país. Además, ya lo dijo Sarmiento, un ex presidente argentino del siglo XIX: 'Las ideas no se matan'. Y así es nomás. Aunque me parece que 'CFK' no leyó a Sarmiento.

Pero como decía más arriba, creo que me estoy 'aputasando' porque sino no se explica. Todo empezó hace algunos días atrás, cuando llegó a la inmobiliaria, un tipo que quería vender una fracción de campo, en un pueblo cercano a Rosario. La verdad que no pedía mucho dinero si se tiene en cuenta el precio de la 'ha' (hectárea = 10.000 m2) en esta región. El tipo había recibido ese 'campito' por una herencia y no quería trabajarlo ni tampoco arrendarlo.

Lo único que quería era el dinero para invertirlo en un emprendimiento gastronómico que tenía y si bien no eran más que pocas hectáreas y el precio pedido era más o menos justo, tanto el Nesti como Germán enseguida vieron el 'filón' de oro y aceptaron hacerse cargo de la operación inmobiliaria. El tipo quería U$S 150.000 por las 10 hectáreas de campo que tenía. El precio era algo elevado y no iba a ser fácil venderla, especialmente porque lo quería hacer en dólares y acá existe un 'cepo' al dólar.

Así que el Nesti y yo, fuimos a conocer ese campito. Nos costó un poco ubicarlo. Estaba rodeado de un pequeño 'montecito' (bosquecito) de árboles que lo ocultaba de la vista. El camino tampoco era bueno. Se notaba a la legua que era poco transitado porque tenía huellas enormes de algún vehículo que pasó por ahí en un día de lluvia. Así que lo estuvimos recorriendo de punta a punta, sin otra molestia que los 'yuyos' (pastos altos), los mosquitos y los jejenes que estaban muy agresivos.

En un momento dado, se nos hizo bastante difícil avanzar porque la vegetación era abundante y frondosa, aunque de pronto disminuyó casi totalmente y llegamos a un 'claro' (terreno desprovisto de árboles) que ocupaba gran parte del campo. Un ancho y enorme cerco de plantas verdes rodeaba a una zona central despejada aunque cubierta por hierbas muy altas que habían crecido libremente. El lugar bien cuidado hubiera sido bonito, pero abandonado como estaba, daba lástima...

El Nesti me contó lo del 'filón' (cosa que va a dejar mucha ganancia). Le iban a ofrecer al tipo, menos dinero pero 'contante y sonante', oferta que no iba a rechazar. Así compraban el 'campito', para hacerlo barrio 'privado' con casas de 'fin de semana'. Lo parcelarían en lotes de 1000 m2 y los venderían individualmente. Ellos se encargarían de la venta de los terrenos y tercerizarían el resto de los trabajos a una empresa constructora asociada. Todo eso les reportaría una pequeña fortuna.

El Nesti me comentó su idea y le dije que me parecía una idea genial y que le diera para adelante, que realmente era un filón para nada despreciable. El Nesti me abrazó y me dijo que yo era lo que él necesitaba a su lado, porque yo lo alentaba siempre. Y que seguro que su  señora, cuando se lo comentara, no le iba a gustar la idea y que por mis actitudes y por mi manera de ser y por lo lindo y por lo 'bueno' (apetecible) que soy, quería hacerme suyo ya, es decir, en ese mismo momento.

Como yo no le dije nada y el silencio otorga, nos volvimos a introducir en el montecito y allí fue cuando el Nesti me abrazó como la primera vez, pasando su brazo por mi espalda y con la mano, tomó mis glúteos. Casi inmediatamente, me dijo que estaba muy 'caliente' (excitado) y llevó mi mano hacia su pija, haciéndome palpar una notable erección. Así que ahí mismo, se puso enfrente mío, me abrazó y mientras me besaba, con sus manos, acariciaba mi pija y mis nalgas.

Obvio que yo no me quedé atrás y mi pija reaccionó rápidamente a la 'franela'. La verdad que el lugar nos permitía hacer 'cosas' (léase tener sexo) libremente. Lo único malo era la incomodidad del lugar. Igualmente, nos dimos algunos permisos: el Nesti me bajó los pantalones e hizo lo mismo con mi slip. Después se arrodilló y se dedicó a 'pajearme' (masturbarme) y a 'petearme' (felacionarme) mientras que con los dedos ensalivados de la mano libre, intentaba dilatarme.

Cuando la pija me empezó a 'babear' (despedir líquido pre-seminal) y ya me faltaba poco para eyacular, detuvo la masturbación, se paró y empujándome por mis hombros, hizo que me arrodillara, haciendo que quedara mi boca frente a su bragueta. Se aflojó los pantalones y se los bajó hasta las rodillas. Hizo lo propio con su boxer dejando librada su pija que ya estaba erecta que bien pronto me introduje totalmente en la boca y se la comencé a chupar.

Casi con desesperación que me despierta tener la pija del Nesti en la boca, comencé con mi movimiento para darle placer y mantenerle la erección. Chupé durante un buen rato, hasta que el Nesti, totalmente excitado, me hizo parar, terminó de quitarme los pantalones y el slip y girándome 180º hizo que me apoyara en el tronco de un árbol cercano, me abrió las piernas y se dedicó a chuparme el agujerito, en un intento desesperado de dilatarme.

Así, con la lengua, la saliva y sus dedos comenzó a penetrarme y a dilatarme como podía y sin esperar mucho más, hizo que me arqueara un poco y me introdujo despaciosamente su pija en mi interior. Esa era la segunda vez que me penetraban de 'parado'. La primera vez fue con el Juanma y su misil todopoderoso, pero no fue como esta vez. Tampoco lo fueron otras parecidas. Esto, de estar totalmente parado y siendo sometido totalmente de atrás era nuevo para mí.

El Nesti me embistió varias veces pero no podía encontrar mi agujerito y cuando lo hizo, di un respingo de dolor. La posición no era la mejor y aquello me estaba doliendo demasiado. Me arqueé todo lo que pude, pero aquella sensación dolorosa continuaba. Para mal de males, el Nesti me tenía tomado de tal manera que prácticamente me inmovilizaba y mientras me penetraba de 'dorapa' (parado) y yo comenzaba a ver las primeras estrellas, pasó lo inexplicable...

Mientras el Nesti bufaba y empujaba hacia adelante y yo hacia atrás, percibí que la persona que estaba detrás mío, no era el Nesti, sino Luciano, quien hacía de 'activo' y cuando me empaló totalmente, un estremecimiento recorrió todo mi ser. Yo cerré los ojos. Una porque el dolor era fuerte e intenso. La otra, porque así, con los ojos cerrados, percibía mejor la presencia de Luciano, moviéndose detrás mío. Tomándome de atrás de donde podía y apretándome contra el árbol.

Igualmente gocé como gocé siempre que me penetraron. Pero esta vez era diferente. Sentía como los muslos de Luciano chocaban contra mis glúteos y me provocaban intensas y regulares oleadas de calor y placer. Claro que sus movimientos eran con más ímpetu que los del Nesti y no tan prolongados. De todos modos, me tomaba fuertemente por los hombros, pasando sus brazos por mi pecho y atrayéndome hacia él, trataba que su penetración fuera intensa y profunda...

Así siguió un largo rato. Sentirlo a Luciano adentro mío me hacía sentir raro, extraño, sin saber qué era lo que estaba pasando. Más cuando me mordió apenas mi cuello y me repetía jadeante, si aquello me gustaba. Incluso, cuando me dijo que era el hombre más feliz del mundo, era la voz de Luciano, la que escuchaba detrás mío. La presión que ejercía el cuerpo detrás mío se estaba volviendo intolerable. Me apretaba contra el árbol y casi no me dejaba mover, hasta que finalmente eyaculó.

Fueron las oleadas de semen que despide siempre. Leche muy caliente que recorrió mi interior en varias oleadas. Empujó su pija adentro mío, presionando su cuerpo contra el mío y mi cuerpo contra el tronco del árbol. Y así estuvimos un corto tiempo, yo apretujado contra el árbol y Luciano, diciéndome palabras de amor, casi secretamente en mis oídos, mientras mordisqueaba mis orejas y me besaba los hombros, el cuello y la espalda. 

Instantes después, cuando sentí que me sacaban la pija de mi culito y me hacía girar sobre mí mismo, la figura de Luciano se desvaneció y volvió a ser el Nesti, quien se dio cuenta que algo raro me estaba pasando y me preguntó si todo estaba bien. Tardé unos segundos en reaccionar y le dije que sí, que estaba todo bien. Pero no estaba todo bien. Cuando se arrodilló y me volvió a petear, volví a pensar en Luciano. La verdad que yo estaba tan caliente que no demoré mucho en 'acabar' (eyacular).

Mi pija había 'babeado' desde que me empezó a felacionar. Siguió haciéndolo todo el tiempo que duró la penetración y finalmente hice otro tanto, mientras me peteó antes de acabar. Finalmente acabé como lo hago siempre: hectolitros de leche que invadieron la boca del Nesti y que éste, acumuló y tragó como pudo y también absolutamente todo. Después nos seguimos transando un rato más, nos vestimos haciéndonos bromas y decidimos regresar e ir a nuestro 'bulo'.

Ahí nos duchamos y después nos fuimos a almorzar para seguir a la tarde con nuestras respectivas ocupaciones. La verdad que fue un día de campo como para no olvidar fácilmente, una por lo que sentí cuando el Nesti me penetraba: inconscientemente estoy deseando que Luciano me haga suyo...??? Me volví 'más pasivo' de lo que era, como cuando de pronto, cuando era chico me hice 'gay'...??? De dónde vienen esos deseos...??? Por qué afloran ahora...??? Por qué Luciano y no el Matius a quien yo prefería para ser 'pasivo'...??? Me estaré 'aputasando'...??? Igualmente, la había pasado más que bien y eso también me 'jodía' (molestaba). Hice de pasivo con el Nesti estando drogado, pero, y ahora...??? Cuándo me volví pasivo...??? Demasiadas preguntas... Este fin de semana largo (1-2 y 3 de mayo) vamos a intentar con el Nesti, aunque estén los hijos presentes, seguir extendiendo esta rara 'luna de miel' por la que estamos transitando y de paso voy a aprovechar para ver si encuentro las respuestas a estas preguntas que me estoy haciendo. Lo único que sé, es que de 'dorapa' (parado) no me cogen/follan más...!!! jeeeeee...


domingo, 19 de abril de 2015

Buenas intenciones






Esta semana, Germán (el socio del Nesti) me dijo que necesitaban que yo estuviera más en contacto con ellos, porque desde que empecé a trabajar, aparezco poco por la oficina. Así que me propuso como opción reunirme con ellos en forma personal y privada después del mediodía o a la noche, después de salir del trabajo. La verdad que a mí no me convenía ninguna de las dos opciones, una por mi propia organización al mediodía y la otra, a la noche, porque por la facultad no tengo tiempo.

Los días de semana se me complican, porque el Nesti solamente dispone de 3 horas después del mediodía para almorzar y poder encontrarnos para hacer 'algo'. Pero, yo, a veces, no dispongo de la misma cantidad de tiempo, porque tengo que pasar a buscar a los hijos más grandes del Nesti y llevarlos a la casa o al club o a alguna actividad especial que tienen, especialmente en las horas 'pico' de intenso tránsito, entonces, se me hace bastante difícil, disponer de toda esa franja horaria.

De ahí que se nos dificulta bastante poder encontrarnos después del almuerzo y si lo hacemos, no podemos pasar de una 'transa' intensa y un 'pete' (felación) intercambiado, tipo '69'. Pero, lo tenemos que hacer a las 'disparadas' (rápido) para terminar a tiempo y que el Nesti pueda volver a la oficina a horario para no despertar sospechas. Así que 'le metemos todas las fichas' (apostamos) a encontrarnos los sábados y aprovechar intensamente esas 3 horas que disponemos.

A la noche, está el tema 'facultad', porque no pude arreglar otro horario que el nocturno. Incluso, tuve que dejar de asistir a algunas materias que tenía que cursar por la mañana y por la tarde. Así que esta propuesta de Germán, me vino a complicar la vida, especialmente porque él no sabe, que yo tengo que llevar y traer a los hijos del Nesti, almorzar, hacer la sobremesa con los que salimos a almorzar y terminar ese tiempo, haciendo algo (cuando se puede) con el Nesti.

Pero, no me animé a decirle a Germán que no podía, así que le dije al Nesti, que buscara una solución porque se nos iba a presentar un verdadero 'bolonki'. El Nesti, inspirado vaya a saber por quién, propuso que nos reuniéramos los sábados a la mañana. La verdad, que esa era la solución justa, porque nos podíamos reunir, desayunar, arreglar lo que teníamos que ver para la semana y al final, quedábamos libres y podíamos ir al departamento para hacer 'cositas' (léase tener sexo).

Porque entre 'nos', se nos hace bastante difícil, vernos durante la semana con el Nesti y los fines de semana, a veces, es imposible. Esta escasa relación, es justamente, la que alimenta nuestras ganas de vernos y sacarnos las 'ganas'. Así que esa posibilidad, de poder estar juntos un rato, los sábados a la mañana, compartir en común, un poco de nuestro tiempo y después tener la posibilidad de tener un muy buena 'cama', entre las 12 del mediodía y las 3 de la tarde, es una idea que nos subyuga.

Así que, vamos a hacer así. Nos vamos a encontrar los sábados, en el mismo bar de siempre, aunque un poco más temprano. Desayunamos, hablamos de 'bueyes perdidos' y al final, armamos las 'estrategias' para la semana que entra. Después, lo más probable, es que Germán se vaya para la casa y el Nesti, se ofrezca a llevarme a la mía, nada más que en lugar de ir para mi casa, iríamos a 'nuestro' departamento, donde tendríamos hasta las 15 para estar juntos teniendo sexo.

El Nesti ya arregló con la mujer para no ir a la casa, el sábado al mediodía y encontrarse en el club tipo 15 horas, para reunirse con amigos y pasar la tarde. Después, a la noche, sigue en familia haciendo no se qué y el domingo, invariablemente, van a la casa de fin de semana del Nesti, o a lo del padre o a lo de unos amigos. A mí, me viene más que bien, porque me da la posibilidad de pasar lo que queda del sábado y el domingo con Luciano o con algunos de los otros 'diositos'.

Y el domingo, hacer lo que se me 'canta' (antoja). Así que ayer, debutamos con esa idea. La verdad que hasta el momento, resultó de '10'. Y todo salió como lo habíamos planeado. Claro que no repetimos lo mismo que ya habíamos hecho, el sábado de 'gloria'. Apliqué algunas variantes, para no caer en la rutina de cada encuentro y realmente la pasamos re bien. Tanto el Nesti como Luciano, respondieron increíblemente a mis propuestas, así que nos disfrutamos espectacularmente. 

Claro que no sé por cuánto tiempo se extenderá esto. El Nesti sigue con la idea de ir con los hijos a pescar el fin de semana largo (al menos con los 2 más grandes, aunque no descarta llevar a los 4). Alquilar una cabaña y pasar 3 o 4 días juntos, disfrutándonos, disfrutando a los chicos y disfrutando del lugar. Ya estuve viendo algunos lugares donde ir y encontré un lugar fantástico, sobre el río Paraná a unos 200 km de Rosario. Así que vamos a ver qué pasa. La intención de pasarla bien está, pero como se dice comúnmente, 'el camino al infierno, está lleno de buenas intenciones'... jeeeee... 




martes, 14 de abril de 2015

Pruebas





Prueba 1.

La verdad que el jueves pasado fue un día aciago, inesperado totalmente. Ese día tenía que rendir. La materia me la sabía más que bien. Desde siempre en el colegio, a partir de los últimos años de la primaria y durante toda la secundaria, los profesores nos estuvieron 'jodiendo' (molestando) que teníamos que aprender a estudiar. Que comprendiéramos lo que leíamos y lo que estudiábamos y no lo hiciéramos de memoria. O solamente, recurrir a la memoria, cuando era imprescindible hacerlo.

Durante bastante tiempo me costó asimilar esto. Durante mucho tiempo estudié de 'memoria'. Pero un día, me enseñaron como se hacía, me hizo el 'click' y mi forma de estudiar, cambió. Empecé a encontrarle el 'gustito' a estudiar entendiendo o comprendiendo lo que estudiaba. Aprendí a hacer analogías, relaciones y un montón de técnicas y estrategias más que me permitieron estudiar sin memorizar. Y eso, es justamente, lo que estoy haciendo en la facultad. 

Comprender todo para explicarlo con palabras propias era el gran secreto. Saber explicarlo con mis palabras y utilizar la teoría del autor solamente para 'ilustrar' mejor una explicación. Pero, me encontré con un tipo que me 'desembanderó', es decir, me sacó la bandera que ostentaba de estudiar entendiendo y explicándolo con mis palabras. El tipo empezó preguntando y re preguntando cada cosa de lo que yo decía. Algo así de que 'todo lo que yo diga, será utilizado en su contra'... 

El tipo se cansó de 'escarbar' en mis conocimientos y terminó 'bochándome' (reprobándome). Terminado el examen y seguro que fue por mi cara de fastidio, el tipo me dijo que yo 'conocía' la materia,pero que yo, como 'ayudante de cátedra', no solamente tenía que 'conocer' la materia sino que también, tenía que 'saberla'. Es decir, no sólo tenía que 'entender' e interiorizar la materia sino que también, tenía que saber profundamente toda la teoría y para eso, tenía que usar la memoria.

Obviamente que le dije que estaba bien pero íntimamente no estaba de acuerdo con él. Terminó de confirmar mis pensamientos, una de las profesoras integrantes del tribunal de la mesa examinadora, que salió con mi libreta y la nota obtenida y me dijo que, según ella, yo había aprobado con 'creces'. Y que en la próxima mesa examinadora, con otro profesor, iba a aprobar esa materia. Y que solamente, para evitarme problemas, estudiara lo que el profesor exigía que yo supiera.

Aquella declaración, en lugar de dejarme más tranquilo, me hizo peor. Pero bueno, como dice mi abuelo, 'uno nunca está aprendido'. Esto me viene bien para saber que no todos somos iguales y que las cosas 'son' dependiendo de la perspectiva como se la mire. Al día siguiente (viernes) nos íbamos a juntar los 'diositos' y aquél 'tropezón' no tenía que hacer mella en mi ánimo. Al fin y al cabo, con las experiencias buenas y malas, se aprende a vivir... o no...???

Prueba 2.

El viernes nos juntamos todos los 'diositos' como lo habíamos planeado. La verdad que hacía mucho que no nos reuníamos. Obviamente no estuvimos todos. Comimos pizza y bebimos cerveza. También comimos helados. Estuvimos hablando de muchas cosas y recordando anécdotas. La verdad que hacía rato que no la pasaba tan bien. Y como no queríamos que terminara todo ahí, decidimos terminar la noche, yendo todos al 'casino'.

Pero en lugar de ir al casino de Rosario, decidimos ir al de Victoria, en la vecina provincia de Entre Ríos. Ambas ciudades están separadas por aproximadamente 50 km de río y de islas, unidas por un enorme puente y extensos terraplenes construidos sobre las islas. O sea, que como mucho, en una hora, podíamos estar ahí. Nos repartimos en los autos y allá fuimos. La verdad que pensamos en todo menos en Luciano y en su minoría de edad (17). Ergo, no lo dejaron ingresar en el casino.

Así que en lugar de ir al casino, todos decidieron hacernos el 'aguante', no entrar al casino e ir juntos, como amigos que somos, a un bar que está enfrente de la plaza principal de la ciudad. Estaba bastante lleno de gente y ahí estuvimos bebiendo y hablando de 'bueyes perdidos' hasta que en determinado momento y como nos estábamos aburriendo, decidimos emprender el regreso. El problema era que habíamos bebido bastante y teníamos miedo que estuvieran los de 'alcoholemia'.

Así que no nos quedó otra opción que quedarnos en Victoria a dormir. El problema seguía siendo Luciano. Como Luciano es menor, lo más probable es que ningún hotel, nos diera alojamiento. Así que nos detuvimos en una estación de servicio y preguntamos, donde podíamos pasar el resto de la noche, sin que nos hicieran problemas por alojar a Luciano. Nos dieron la dirección de unas 'cabañas' cercanas, que podíamos alquilar y que tenían capacidad hasta para 6 personas.

Así que, hacia ese lugar fuimos. Las cabañas estaban edificadas en la parte posterior de un pintoresco hotel. El recepcionista, apenas nos vio, se debe haber dado cuenta de nuestras intenciones 'non sanctas' y que se portó de '10' (excelentemente). Solamente le pidió documentos a Caio (el mayor de todos) y lo hizo responsable por todo el grupo. A Luciano, prácticamente lo ignoró, pero al resto de nosotros nos miró como 'bichos raros' (rara avis), vaya a saber por qué...

Nos dio las llaves de las dos cabañas, nos indicó donde estaba el salón para el desayuno y nos preguntó si queríamos beber algo, que se lo dijéramos, que él en persona se iba a encargar de alcanzar las cosas. Dicho esto, nos dio las buenas noches, y siguiendo por un sendero sinuoso, entre medio de un bosquecito, fuimos hacia las cabañas alquiladas. Momentos después, llegó el recepcionista con cervezas que habíamos comprado y nos dio algunas indicaciones para que tuviéramos en cuenta.

Prueba 3.

Una vez que quedamos solos, cada pareja se fue a su dormitorio a hacer lo que todavía no habíamos comenzado. Sin tapujos y libremente, nos comenzamos a 'transar' mal. Apagamos las luces e iluminados por la penumbra que se filtraba de afuera, nos dedicamos con Luciano, a hacernos el amor. No voy a contar lo que hicimos porque sería redundar demasiado. Sin cocaína pero con mucho alcohol encima, recreé con Luciano, lo que viví con el Nesti en los últimos tiempos. 

Todo fue un 'calco' asombroso y nos disfrutamos como nunca. Tener a Luciano a mi merced, poder apoderarme de él y poseerlo como lo poseí, realmente me hizo tocar 'el cielo con las manos'. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba a uno de mis 'diositos' de esa manera. Luciano, siempre tan hosco y parco, me mostró la otra cara que tiene: dulce como la miel, extrovertido, locuaz, romántico, seductor, sumiso, dependiente, querible... Un chico extraordinario por donde se lo mire...

Luciano me dejó hacer y me hizo sentir casi imprescindible. Tuvimos sexo del mejor durante casi toda la noche. En los intervalos, hablamos mucho de nosotros y de lo que sentíamos estando juntos o separados. Luciano me prometió amor 'eterno' y aunque él sabe de mi poliamoría, igualmente, me juro fidelidad incondicional que yo no podía prometerle. Después nos dormimos, abrazados, pegados el uno con el otro y olvidando al Nesti.

Prueba 4.

Ya era de día y la luz de la madrugada entraba por la ventana cuando zumbó el celular de Luciano. Era la madre, preguntándole dónde estaba y que ya era de día. Calmadamente, como nunca antes, Luciano se apretujó a mi cuerpo y le respondió que se había quedado a dormir conmigo. Que estaba todo bien y que se fijara que le había enviado un mensaje, diciéndole eso, que estaba todo bien, que almorzaría conmigo y que no sabía a que hora regresaría, pero que estuviera tranquila que después la llamaría.

Dicho esto, cortó la comunicación, se cubrió con el cubrecama, se pegó más a mi cuerpo, me agarró la pija con la erección matutina de todos los días y me empezó a pajear despaciosamente. Mientras tanto, me cubría de besos y me decía lo feliz que estaba. Yo le dije que yo también, por tenerlo a él conmigo, por haber dormido juntos y por hacernos el amor como lo hicimos. En ese momento, Luciano representaba lo más importante pera mí y él era el centro de mi universo y de mi atención.

Prueba 5.

Volvimos a tener sexo como durante gran parte de la noche. Después, llamamos a la recepción y le dijimos si nos podían traer el desayuno a la cabaña. El tipo nos dijo que no servían el desayuno en las cabañas pero que nos iba acercar algo. Llegó al rato, cuando ya nos habíamos duchado, trayéndonos café con leche, tostadas, manteca y mermelada. Todavía estábamos obnubilados por la falta de sueño, la resaca y por lo agotador del sexo que habíamos tenido casi toda la noche.

Después, volvimos a la cama, esa vez a dormir. Al rato largo, volvió a sonar un celular: el mío. Era el Nesti que me decía que tenía un rato libre y que me esperaba en 'nuestro' departamento. Realmente no habíamos quedado en nada durante la semana. Es más, ni siquiera lo habíamos usado porque con el tema de mi examen en la facultad, prácticamente no había ido a la oficina. Solamente, llevé los chicos al colegio, fui un rato a la inmobiliaria e hice algunos trámites bancarios, pero hasta ahí.

Le dije que no iba a poder, porque no estaba en Rosario. Y que estaba en Victoria. Que había venido al casino, con unos amigos 'heteros' de la facultad (hacía falta tanta aclaración...???) y habíamos decidido quedarnos a dormir. Le dije que tampoco estaba seguro de la hora que íbamos a regresar. Y mientras decía esto, Luciano me pajeaba, me mordisqueaba mis orejas y me besaba o me pasaba la lengua indistintamente por mi oreja libre y mi cuello, provocándome cosquillas y escalofríos.

El Nesti me dijo que estaba bien y que iba a tratar de hablarme al día siguiente. Me repitió mil veces que me amaba y que no podía estar sin mí. Le dije que estaba bien, que al día siguiente hablaríamos y veríamos si existía la posibilidad de vernos aunque sea un ratito en el departamento. El Nesti me contestó entusiasmado que sí, que iba a tratar de hacer todo lo posible para vernos. Me dijo que disfrutara de mis amigos y del día y que viera bien cómo es el lugar, porque sería una buena opción, para ir juntos con los hijos y yo, como él deseaba, el próximo fin de semana largo. Luego, nos despedimos. Obviamente, el domingo me llamó pero no nos pudimos ver. De todos modos, creo que tenemos mucho para hablar y para aclarar. Pero estamos viviendo una 'luna de miel' y creo que esas aclaraciones, a veces oscurecen en lugar de aclarar. Así que será cosa de hacerle entender que tenemos que 'vivir y dejar vivir' sin llegar a sofocar o asfixiar al otro. O no...??? jeeeeee...





jueves, 9 de abril de 2015

Sábado de gloria






En realidad, el sábado de 'gloria' empezó el 'viernes santo' alrededor de las 20 horas, cuando llegó el Nesti no tan puntual como me lo había predicho en nuestro último encuentro. Acá (no sé en otras partes del mundo) a la 'semana santa' se le pone más énfasis al viernes que es el día que no se come carne y se hace el 'vía crucis' y el domingo de 'pascua', donde se recuerda la resurrección de Jesús y se conmemora y celebra con rituales tanto paganos como cristianos.

El viernes santo fuimos a almorzar con Julia a un restaurante especializado en servir diferentes tipos de pescados y con un menú enorme y variado. Allí, almorzamos empanadas de 'vigilia' y diferentes platos, hechos con mariscos y pescados de mar y de río. De plato principal, se podía elegir, entre otros, una 'paella' de mariscos, una guiso de bacalao o de cazón, pulpo a la 'gallega' o pescado de nuestro río Paraná asado. La verdad que para el que no le gusta el pescado, este menú lo 'mata'.

Por suerte, para nosotros (léase los 'pájaros', las nenas y yo) también servían 'pastas' con salsa o crema. Así que elegimos como menú, las empanadas de 'vigilia' (verdura/queso/pescado) y raviolones rellenos de gustos iguales a las empanadas. De postre, el infaltable helado, para hacer la digestión de una comida 'pesada' y Coca Cola para todo el mundo, menos para mi viejo, Mariana y Julia que tomaron vino y compartieron la 'paella', el pulpo a la 'gallega' y el pescado de río asado.

Como postre, helado para todo el mundo, chicos y grandes. En la sobremesa nos esperaba una sorpresa: el regalo que le hizo Julia al Tato. Le regaló el auto que tiene (un WV Gol modelo 2008) porque el abuelo (de Julia se entiende, no...???), que es un tipo de mucha 'guita', le regaló para su cumpleaños, un auto '0 Km', es decir, nuevo, flamante. Y el Tato, que es boludo pero 'no come vidrio' (no es tonto) aceptó el regalo 'al toque' (rápido). Eso es tener 'orto' (suerte)... En fin...

A las 4 de la tarde fuimos a llevar a los chicos a los juegos infantiles del parque y cuando ya se estaba ocultando el sol, decidimos que era hora de irse 'cada chancho a su rancho' (cada uno a su casa). Así, cada uno tomó una dirección diferente. Yo me fui al 'bulin' del Nesti. Él me había dicho que iba a estar por ahí a las 18 así que no iba a demorar mucho más. Mientras tanto, compré unas facturas, hice café con leche y me 'espatarringué' (recosté) en el sofá, esperando la llegada del Nesti.

Llegó cerca de las 20, deshaciéndose en disculpas por no haber podido venir antes, pidiéndome mil perdones y jurando y re jurando que no iba a volver a pasar. Su retraso se debió a que tuvo que llevar a los dos hijos más grandes, a la casa de los abuelos. Su mujer con los dos más chicos, iba a un 'vía crucis' que hace un cura 'sanador' el noroeste de mi ciudad y al que va mucha gente, esperando el milagro y la curación de sus males y enfermedades.

Terminado el vía crucis, la mujer con los más chicos se quedaba en la casa de unos amigos. donde cenarían, se quedarían a dormir y pasarían gran parte del sábado. A media tarde del sábado, iría a buscar a los dos hijos más grandes y se re encontraría con el Nesti para ir a la casa de fin de semana y pasar juntos con los suegros, el día de la pascua. Al menos, esos eran los planes originales, que de cumplirlos como lo habían planeado, se re encontrarían el Nesti y su mujer, a media tarde del sábado.

En una palabra, el Nesti tenía casi 20 horas, de libertad, para que pudiéramos pasarlas juntos y sin hacernos problemas por los horarios ni nada por el estilo. Y eso fue lo que hicimos. Pedimos a un delivery, comida y bebida para la cena. También, postres y bebidas para después. Verdaderamente no tuvimos que hacer gran cosa, salvo poner la mesa, abrir los paquetes y disfrutar la comida, pero realmente, disfruté el momento, porque el Nesti, se desvive en tratarme como a un verdadero 'rey'.

Incluso, hasta en los detalles más ínfimos se nota que el Nesti está perdida y totalmente enamorado de mí y me lo hace saber a cada instante. Es más, me propuso, ya no sé cuántas veces, que aceptara que nos fuéramos a vivir juntos, que él no me pondría ningún tipo de condiciones y que aceptaría, todas las que pusiera yo, incluso las económicas. Que él, para que eso ocurriera, se divorciaría de la mujer. hablaría con los hijos para que aceptaran la situación y pudiéramos ser felices viviendo juntos.

Que los dos hijos más grandes ya me conocen (son los que llevo de la casa al colegio y viceversa o a las actividades que tengan por la tarde), me aceptaron totalmente desde el día que me conocieron y me estiman mucho. Y que con los dos más chicos, pasaría lo mismo. El Nesti me daba todas las garantías de que eso es lo que iba a pasar y tutti quanti. Incluso, me propuso compartir con los hijos el próximo fin de semana largo para que yo viera, 'in situ' lo que él me aseguraba y todo eso.

Yo le dije que se estaba apurando demasiado. Que la idea no era mala (eso se lo dije nada más que para no desesperanzarlo) pero me parece una temeridad, embarcarse en un proyecto semejante, cuando todavía no hace dos meses que nos conocemos y que no pasamos juntos, ni siquiera dos días seguidos. Le pedí que tuviera paciencia y que pensara fríamente en todo lo que estaba pensando hacer y/o hacía. Que fuéramos despacio y si más adelante, la 'onda' se mantenía, veríamos cómo proceder.

Ya entonces, lo pensaríamos más seriamente.pero sin embarcarse ni embarcarnos en nada tan taxativo como los proyectos de vida en común que él tenía, no solamente conmigo sino de nosotros con los hijos. Creo que lo que el Nesti quiere, puede hacerse realidad pero no tan rápida ni prontamente. Tenemos que ir despacio y ver todas y cada una de los obstáculos que deberíamos salvar para concretar sus deseos y los míos. Especialmente porque yo mismo, dudo de mi fidelidad 'eterna'.

Así las cosas, cuando terminamos de cenar, lavamos y acomodamos todo. En ese tiempo, hubo muchísimos momentos que el Nesti aprovechó para prodigarme incontables caricias y gestos, demostrándome el amor y la pasión que siente por mí. Y que yo devuelvo, pero no con la misma pasión que siente el Nesti al hacérmelas a mí. De todos modos, disfrutamos enormemente de los momentos que compartimos y también de nuestros cuerpos y eso es lo que realmente importa.

Después nos sentamos en un sofá a mirar una película en DVD que el Nesti quería ver y que aprovechó para atraerme hacia él y besarme mientras me acariciaba las nalgas, con una de las manos que pasó por debajo de mi pantalón y de mi slip. Me atrajo más hacia él y comenzó a jugar con mi agujerito anal, metiendo la punta de los dedos, cosa que lo 'calentó' (excitó) tanto que no aguantó más, fue a buscar el gel al dormitorio, me lo puso y empezó a dilatarme más profundamente.

Eso hizo que la película pasara a segundo plano. El Nesti se desabrochó el pantalón y se sacó la pija afuera, que ya estaba erecta y cabeceante, pidiéndome que se la chupara. Así que mientras yo me metía la pija del Nesti en la boca y comenzaba a chuparla, el Nesti, me aflojó el cinturón y los pantalones, me los bajó junto a los slips, hasta dejarme con las nalgas descubiertas, ocasión que aprovechó para seguir con la dilatación de mi agujerito, introduciéndome lentamente sus dedos.

El Nesti estaba re caliente y yo también y aunque no podía masturbarme libremente, sentía satisfacción, cuando de tanto en tanto, el Nesti dejaba de lado mi dilatación anal para dedicarse a pajearme manualmente. Así que con una mano, mientras me dilataba o jugaba con mi pija, tirándome la piel para atrás en un intento masturbatorio, con la otra mano, presionaba mi cabeza hacia abajo, haciéndome hacer una especie de 'garganta profunda' que me provocaron las arcadas inevitables.

Pero el lugar no era el mejor, así que el Nesti detuvo la película, apagó el televisor y me levantó en sus brazos, llevándome al dormitorio. Una vez allí, me arrojó sobre la cama y comenzó a transarme y a desnudarme, al tiempo que yo hacía lo propio con él. Comenzamos a hacer un '69' excepcional, ya que mientras yo lo 'peteaba', el Nesti, hacía otro tanto, chupando mi agujerito y metiéndome la lengua y los dedos, dándome un placer celestial al tiempo que me dilataba totalmente.

Lo que sucedió posteriormente no voy a describirlo, porque fue más de lo mismo. Con variantes o sin ellas, volvimos a recrear lo que había pasado en nuestro primer encuentro, aunque yo ya no estaba bajo los efectos de la droga, aunque no puedo decir lo mismo, del alcohol. Habíamos bebido mucho y los efectos se hacían cada vez más tangibles. Tuvimos una noche de sexo pleno. Dimos rienda suelta a nuestros instintos y a nuestros deseos más íntimos y secretos.

Nos entregamos abiertamente al goce y al placer. Finalmente, no sé en qué momento me adormilé. Fue cuando percibí que el Nesti se levantó de la cama y fue al baño. Incluso, me pareció sentir, a pesar del sonido de la descarga de agua del depósito del inodoro, el fuerte sonido de la aspiración por la nariz que hace el Nesti cuando aspira cocaína. Creo que pensé que se estaría drogando. El alcohol y el cansancio, hicieron que me terminara durmiendo profundamente y todo quedara en una sospecha.

Ya era de día cuando me desperté y como aquella primera vez en la casa de fin de semana del Nesti, la cabeza se me partía en varias partes. Obnubilado como estaba y con unos deseos de orinar terribles, fui al baño, oriné y me mojé un poco la frente. Me dolía todo el cuerpo pero el dolor y el ardor se centraban y se acentuaban en mi agujerito. Volví tambaleante a la cama y cuando me acosté, el Nesti me abrazó y me atrajo hacia él. Así estuvimos un buen rato, hasta que se levantó y fue al baño.

Una vez más, escuché el sonido de la descarga del agua del depósito y una vez más, me pareció, que el Nesti estaba aspirando cocaína. La verdad que no supe que decir en ese momento. Es un tema que tengo que abordarlo con él, pero no sé como. No quiero que se moleste ni se enoje conmigo. Esta vez no intentó compartir la droga conmigo y aunque en varias oportunidades hizo que le lamiera y le chupara los dedos, en ningún momento vi nada raro ni sentí en mi boca algún sabor extraño.

Claro que pensé que me podía haber dado la cocaína de diferentes maneras y sin que yo supiera: por ejemplo, cuando me dilata con los dedos, o cuando en la penumbra de la habitación introduce sus dedos en mi boca, haciendo que se los succione un buen tiempo o simplemente me los pasa por todo el interior de mi boca. Mi estado de goce, bienestar y felicidad, se lo adjudiqué siempre a que me siento bien con él y a los afectos del alcohol, pero, no me estará drogando sin que yo lo sepa...??? 

De todos modos, cuando el Nesti volvió a mi lado, ya tenía una erección fantástica. Insalivó y refrescó un poco mi maltrecho agujerito. También me puso 'xilocaína' (gel analgésico y antiinflamatorio) con sabor a 'frutilla' (fresa) que él mismo se encargó de introducirme con la lengua primero y con los dedos después. Finalmente, me cogió/folló en la posición que a él más le gusta y disfruta y que es la de ponerme boca abajo y él recostarse sobre mí mientras me penetra.

Sentía como el Nesti jadeaba penetrándome y me mordía suavemente mis orejas o me hacía girar mi cara hacia un lado, para poder besarme placenteramente, dándome y dándose placer. Yo mientras tanto pensaba que estaba 'ratoneándo' (fantaseando) demasiado con eso de la droga y el Nesti. Creo que tengo que dejar de pensar en estas cosas y disfrutar de todo lo que el Nesti me está brindando hasta ahora. O no...??? jeeeee...

Tuvimos sexo durante toda la 'siesta'. El Nesti es un verdadero 'semental'. Quizás haya tomado 'viagra' porque sino, no se entiende como podía mantener la erección durante tanto tiempo. En los entretiempos, hablábamos un poco pero luego seguíamos con el sexo. La verdad que me quedó el culito a la miseria pero soporté todo lo que pude. En un momento dado, el Nesti me dijo que se tenía que ir porque la mujer y los hijos, lo esperaban... Yo le dije que estaba bien y que se fuera...

Sin saberlo el Nesti, yo esperaba a Luciano, quien llegó para la hora de la cena. Había comprado pizza y cervezas y venía con muy buen humor, raro en él, que se caracterizó siempre por ser un 'diosito' espectacular pero con un humor cambiante y un carácter de 'perros' (malo). Pero, desde hace un tiempo, aunque el carácter todavía lo mantiene, cambió su humor: está mucho más simpático y alegre y hace que yo no me sienta caminando por el borde de un abismo cuando estoy con él.

Luciano es mi mejor droga y poder disfrutarlo a pleno y como lo gocé durante todo ese tiempo que lo hice mío, en el departamento del Nesti, me hizo olvidar a todos y de todo. Incluso al Nesti, aunque la relación es diferente. El amor y la pasión que siente el Nesti por mí, es casi lo mismo que yo siento por Luciano. Y aunque tenga un carácter de mierda y un humor de perros, le perdono todo, trato de comprenderlo y tenerle la paciencia que no le tengo al Tato por ejemplo. Y le sirvo, como si fuera mi amo y señor. Él lo sabe a esto y a veces se aprovecha de la situación, pero me 'puede' y logra conmigo, lo que pocos lograron: el Nachito, el Sebi, el Gasti, el Matius y alguno que otro que ahora no recuerdo. Pero, la verdad que la pasamos fantásticamente bien juntos. Re vivimos todo lo que había hecho con el Nesti, aunque esta vez, yo desde el rol de 'activo' y disfruté de este 'pibito' (muchachito) como lo vengo haciendo desde hace un tiempo. Así que, voy a dejar de analizar todo y a todos y me voy a dedicar exclusivamente a gozar de las cosas que, hoy por hoy, me dan placer y me hacen vivir la vida a full, que es como debería vivirse... O no...??? jeeeeee...





sábado, 4 de abril de 2015

Bulo (bulín)






El 'lunfardo' era una 'jerga' (variedad lingüística) hablado en los barrios 'bajos' (pobres) de Buenos Aires de principios del siglo XX que se usó mucho en esos lugares y en la letra de los 'tangos' (baile típico de la época). Entre esas palabras, está 'bulo o bulín', que significa 'vivienda de solteros para citas amorosas'. Y bulo o bulín es la palabra que mejor viene a ilustrar el departamento que el Nesti me ofreció y al que fuimos a ver en estos días.

Pero, conocer el departamento fue una sorpresa porque para admiración mía y a diferencia de lo que el Nesti me había dicho, el departamento no era para nada parecido a los que yo me había imaginado. Primero, porque el departamento es de un ambiente, es decir, que tiene un dormitorio con baño. separado del resto del ambiente formado por la cocina-comedor-sala de estar. Como el Nesti me había hablado de un departamento para estudiantes, yo pensé en un monoambiente y ahí lo dejé.

Grande fue mi sorpresa cuando el lunes pasado fuimos a verlo después del mediodía. Ese día, yo tenía que ir a buscar al hijo más grande a las 16 horas, porque del colegio iba para el club. Así que apenas terminamos de trabajar al mediodía, nos fuimos a almorzar por ahí cerca. Almorzamos rápido, hicimos una corta 'sobremesa' y después fuimos a ver el departamento, que según el Nesti, ya se lo habían terminado de 'arreglar' y estaba 'listo'. Ahí, empezaron las sorpresas...

La primera fue la ubicación. Mi trabajo consiste en 'mostrar' departamentos y casas que tienen para 'alquilar o vender'. El trabajo es bastante fácil: tengo que exaltar al máximo las bondades y las cosas positivas del inmueble (ubicación, orientación, construcción, comodidades, terminación y otros detalles a tener en cuenta) y disminuir o relegar a un mínimo todo lo que pueda ser negativo, Eventualmente, cuando la situación lo amerita, me acompaña el Nesti o el mismo Germán.

Como decía en el párrafo anterior, lo primero que me llamó la atención fue la ubicación. El Nesti me había hablado de un departamento para 'estudiantes', de ahí que yo me imaginé, algo bastante 'humilde', tipo 'monoambiente' donde se apretujan un 'kitchenette' (diminuta parte del espacio dedicado a cocinar), un pequeño comedor-sala de estar-dormitorio, un baño liliputiense, todo en un 'ambiente' (espacio) no mayor a los 25 m2. Pero resultó ser todo muy diferente...!!!

El departamento está ubicado cerca de mi facultad pero, en la avenida Pellegrini, zona macrocéntrica, muy comercial y de excelente construcción. Hacia el este, esta avenida desciende y desemboca en la avenida de la costa y hacia el oeste, se transforma en la autopista que va a Córdoba. El departamento es de una construcción muy buena. Es de un solo dormitorio, pero es muy amplio y luminoso. Además, al estar ubicado en un piso alto, tiene una hermosa vista a la ciudad y también al río.

La segunda sorpresa, fue cuando abrió la puerta: el departamento estaba todo 'amoblado' (con muebles)...!!! Esa sí que no me la esperaba...!!! El Nesti se aseguró de amoblarlo y decorarlo 'a todo culo' (grandiosamente) hasta en los más mínimos detalles, como cuadros, plantas y jarrones. No faltaba nada...!!! Hasta los más mínimos detalles estaban cubiertos...!!! Era realmente increíble...!!! Y mientras yo lo recorría y tocaba todo, el Nesti me miraba sonriendo y satisfecho de mi reacción...

Me dijo que todo era 'nuestro', mejor dicho 'mío', porque más allá del tiempo que durara nuestra relación, yo me 'merecía' ese departamento y mucho más, porque conmigo, recién ahora, él se sentía plenamente feliz de todo lo que le deparaba la Vida... Jeeeeee... Y bueno, no hubo tiempo para mucho más, porque sin más 'preámbulos' me empezó a 'franelear', besar y transar y a cumplir con su clásico ritual de desnudarme totalmente y 'petearme' y masturbarme con delicadeza pero rápidamente.

Yo sabedor de que esa era una ocasión única, decidí poner más creatividad y cambiar algunas 'posiciones' para darle más originalidad a nuestro encuentro sexual. Contrariamente a lo que hicimos otras veces, después que me 'peteó', empecé a 'petearlo' a él. El Nesti estaba re caliente y tenía una erección de no creer. Como pude lo desnudé de la cintura para abajo y él mismo terminó de desnudarse. Después me arrojó sobre la cama, se arrodilló y puso ambas piernas a mi lado...

El Nesti me puso en la boca, la pija que cabeceaba enloquecida y ya babeaba, y comenzó a moverse pausadamente al principio y más rápido después, practicando una 'garganta profunda' a la que yo no estoy acostumbrado. Así que toleré aquello todo lo que más pude. Después como estaba algo incómodo por mi posición, me colocó una almohada debajo de la cabeza y allí si dio rienda suelta a toda su calentura, movimiento que abandonó cuando mis ahogos y arcadas ya eran molestas.

Ahí fue cuando mientras nos besábamos, el Nesti me mantuvo la erección masturbándome con una mano. Después se dedicó a ensalivarme, chupando mi agujerito durante bastante tiempo hasta que agotado, comenzó a pasarme gel y a introducirlo con los dedos, dándome placer por adelantado y logrando una buena dilatación. Después, me abrió las piernas, se las colocó sobre sus hombros, me atrajo hacia él, hasta que sentí como, con mucho cuidado, comenzaba a penetrarme.

Después comenzó su movimiento oscilante. Sentía como la enorme pija del Nesti, entraba y salía de mí, prácticamente sin detenerse ni un momento. Así estuvo un largo momento, en los cuales buscó nuevamente, meterme los dedos en la boca. Por un momento, pensé que volvíamos a lo ya conocido de la 'cocaína' pero nada que ver. Esta vez, sus dedos recorrieron todo el interior de mi boca mientras me pedía que se los ensalivara todo lo que podía pero no hubo gusto a nada.

Mientras tanto, yo ya no podía más de la calentura y empecé a 'pajearme' pero el Nesti no quiere que yo 'acabe' (eyacule) así que me dejó que me masturbara un rato y luego me sacó las manos y las colocó a los lados de mi cabeza, sujetándolas con sus manos y arrojándose sobre mí comenzó a besarme. Disminuyó el oscilante movimiento de 'saca y pon' hasta que sentí que el abundante semen caliente corría dentro de mí. Así estuvimos un largo tiempo, hasta que su pija perdió la erección.

Cuando eso pasó y ya con mi pija cabeceante y babeante igual que la de él hacia minutos, se la llevó a la boca y comenzó a succionarme casi con desesperación mientras me masturbaba lentamente con la mano. Pasaba la lengua contra mi glande o se metía toda mi pija dentro de la boca y chupaba fuertemente cada vez que percibía que mis contracciones eyaculatorias recorrían mi bajo vientre, dándome escalofríos y preanunciando la pronta eyaculación.

Mientras lamía mi pija y una de sus manos me masturbaba, con la otra me recorría todo el cuerpo y me pellizcaba mis pezoncitos. Finalmente, eyaculé como siempre. Hectolitros de leche caliente y espesa, inundaron toda la boca del Nesti, quién apretó los labios para no dejar escapar nada y tragó con mucho placer, absolutamente todo, haciédome sentir, al mismo tiempo, un goce espectacular. Así pajeándome, estuvo un buen tiempo, hasta que comencé a sentir cierto malestar en la pija.

Le pedí al Nesti que eso me molestaba pero el Nesti siguió con su 'pete' hasta que se cansó. Posteriormente, nos acostamos uno al lado del otro y mientras nos acariciábamos, el Nesti me prometió 'fidelidad y amor eterno' y me dijo que entre sus planes figuraba una 'escapada' el próximo fin de semana largo al lugar que yo quisiera. Después me acomodé en 'cucharita' y el Nesti, me rodeó con sus brazos al tiempo que me besaba por todos lados, mordisqueándome suavemente.

Así estuvimos un largo rato, en el que nos dormitamos, para luego inaugurar el baño, donde nos volvimos a 'petear' y después nos duchamos juntos, nos secamos, vestimos, salimos y nos fuimos en distintas direcciones, cada uno a cumplir con sus obligaciones de la tarde. El Nesti tenía que volver a la oficina y yo tenía que pasar a buscar al hijo más grande por el cole, merendar con él y llevarlo a la práctica de fútbol en el club, actividad con la que terminaba mis obligaciones del día.

Antes de separarnos, el Nesti me preguntó si el 'viernes santo' (anoche) pensaba hacer 'algo' en especial y como le dije que no, me dijo que si quería podíamos encontrarnos a la noche, en el 'bulo', cenar, mirar algo de tele y después transar y hacernos el amor durante toda la noche, como una manera 'oficial' de inaugurar el 'bulin'. Él se iba a quedar a dormir porque quería repetir todo lo que habíamos hecho en nuestro primer encuentro, en su casa de fin de semana.

Él ya tenía todo arreglado para dormir fuera de su casa y poder pasar juntos casi un día completo (de las 18 horas del viernes santo hasta las 18 horas del sábado santo -hoy-), sin que nadie nos molestara. Así que yo, le dije que sí, que 'le diera para adelante' con el plan y que nos encontrábamos el viernes santo a la nochecita (en la próxima entrada cuento esto que pasó anoche y parte de hoy). Sé que el Nesti está enloquecido conmigo porque me lo repitió a cada momento. Yo por mi parte no tengo el mismo 'metejón' que tiene el Nesti, pero me gusta él, su manera de ser, de tratarme y me gusta todo de esta relación que estamos teniendo, así que quiero sorprenderlo con 'cosas' (posiciones entre ellas) nuevas. Para eso, me estoy informando bastante de algunas posiciones que se ilustran en el Kamasutra y que encontré en internet. Está bien que el fin es el mismo, pero los medios para llegar a él son diferentes, eso es lo que hace volver loco al Nesti. Yo lo sé y me aprovecho de eso, sabiendo que, aunque sea 'pasivo', sigo siendo yo, por ahora, el que maneja en cierta manera, los hilos de esta relación... jeeeeeee...