miércoles, 15 de febrero de 2017

Blanqueo




Apenas le planteé a Luciano la posibilidad de 'blanquear' a Carlitos y como se ofreció a 'hablar' con el 'pendejito' (pibito) y plantearle la posibilidad de integrarlo a nuestra pareja, no quise que la idea lo tomara por sorpresa, así que le envié unos cuantos 'wsp' (mensaje de whatsapp) adelantándole como venía la 'cosa' (asunto). Pero, Luciano se tomó mucho más tiempo del que yo creía y ya estamos terminando la primera quincena de febrero y todavía no le dijo nada.

Creo que Luciano, con la idea de la 'pareja de tres' que le planteé, dudó un poco al principio pero después le dio para adelante, por lo que pensé que iba a concretar rápido la idea de hablar con Carlitos. Pero, parece que no está totalmente convencido y tiene algunas dudas todavía o no sabe como afrontar la situación, pero lo cierto, es que con Carlitos todavía no se contactó. Así que fui yo, sin que Luciano lo supiera, quien le planteó a Carlitos esta posibilidad, encuentro furtivo mediante.

Lo fui a buscar cerca de la casa y lo llevé al departamento del Gasti. El barrio está muy bueno y el departamento también. La única contra que tiene el barrio es que no hay lugar para estacionar y tampoco hay cocheras públicas o privadas donde estacionar un auto. Así que para estacionar o estaciono a cincuenta mil kilómetros de distancia y vamos caminando o perdemos una infinidad de tiempo, dando vueltas y vueltas buscando un lugar para estacionar.

La otra que tenemos, es ir cada uno por su lado y encontrarnos por ahí cerca. Carlitos vive en ese mismo barrio y no tan lejos de donde el Gasti tiene el departamento. Así que decidimos encontrarnos en la esquina del departamento y caminar juntos los pocos metros que nos faltaban. De paso, compramos algo para comer y beber en un 'market' que está cerca. Una vez en el departamento, hablamos al 'pedo' (de cualquier cosa) e hicimos la 'previa' (momento antes del sexo) un buen rato. 

Carlitos, tiene varios 'plus' que me encantan. Es re calentón y me excita terriblemente. También es re dulce y cariñoso y se comporta de tal manera que es imposible permanecer indiferente ante estos encantos. Mención aparte para su carita y su cuerpo adolescente, que aunque tiene algo de acné, no logran afearlo para nada, sino que le dan, un 'extra' de belleza. Y finalmente, su disposición para conmigo en todo momento. No sé si será con todos igual pero a mí me alcanza y sobra.

La primera vez que fuimos al departamento del Gasti, hablamos sobre mi idea de integrarlo a nuestra pareja. A Carlitos le 'copó' (gustó) la idea, desde el 'vamos' (comienzo), especialmente porque está 'enganchado' (sentimentalmente hablando) con Luciano desde que eran más chicos. Y conmigo, desde que el Matius y el 'pollito' se pusieron de novios. Y aunque Carlitos es medio 'pollito-dependiente' de a poco, eso se va terminando. En esa conversación, me enteré de cosas que no sabía.

Me contó algunas cosas que pasaron entre él y Luciano cuando yo todavía no los conocía. Apenas se conocieron, tuvieron 'onda', pero el 'pollito' que ya noviaba con Carlitos, se puso celoso y no dejó que pasara nada entre ellos. Pero, como los dos son 'amplios' (versátiles) más pasivos y como tienen erecciones, se transaron muchas veces, pero nunca llegaron a la penetración por decisión propia aunque se siguieron 'transando' durante mucho tiempo, sin que el 'pollito' lo supiera.

Cuando yo entré al grupo, el 'pollito' se quedó con Carlitos y me lo sirvió en bandeja, a Luciano. Después, cuando mi relación con Luciano, se hizo más profunda, Luciano no quiso seguir haciendo nada con Carlitos. Aunque Carlitos, le dijo muchas veces a Luciano, que gustaba de mí también. Y cuando el 'pollito' se puso de novio con el Matius, Carlitos se quedó solo. De ahí, que un día nos empezamos a transar y terminamos siendo amigos 'con derechos' y teniendo sexo en el colegio.

A Luciano, esas 'confesiones' de Carlitos, en relación a su sentimientos por mí, no le importaban mucho. Por eso, me dio el 'permiso' esa noche de las pizzas, para encamarme con Carlitos. Y a partir de ahí pasó lo que pasó. En síntesis, todas las condiciones están dadas para que la 'cosa' funcione. Tendríamos que limar algunas boludeces, nada más. Lo que no entiendo, es el por qué Luciano está dilatando tanto el tema. Espero que sea porque no sabe como afrontarlo y no porque tenga dudas.

De todos modos, las conversaciones y los 'encuentros' que tuve en estos días con Carlitos son impagables. Él está de acuerdo en integrarse a nuestra pareja y yo también. Y creería que Luciano también a pesar de este 'impasse'. Así que voy a esperar unos días más a ver qué pasa y sino, se anima a encararlo solo, le voy a decir la verdad, que ya lo encaré solo y Carlitos me dio el 'ok' para integrarse a nuestra pareja. La verdad que me vuelvo loco de solo pensar que voy a tener a estos dos 'diositos' a mi disposición. Lo que no sé, es como vamos a hacer para que Carlitos se quede a dormir con nosotros, porque la madre lo re contra vigila y aunque nos conoce, tanto a mí como a Luciano, no le gusta que Carlitos duerma muy seguido, fuera de la casa, aunque sea un 'pelotudón' de 16 años. De todos modos, no deja de ser una boludez grande como una casa, porque de a poco, Carlitos va a liberarse del yugo maternal y en cuanto menos nos demos cuenta, vamos a tener que comprar una cama super king size para poder dormir los tres juntos... jeeeeeee,,,




sábado, 11 de febrero de 2017

Pre-Blanqueo




Mi mente seguía funcionando a 'mil' (vertiginosamente) y una idea que salió no sé de donde, me hizo estremecer. Y si en lugar de salir a buscar 'afuera' a un 'pasivito' lo buscáramos ‘adentro’? Por qué no? A ver: qué podríamos perder como pareja? Creo que nada. Individualmente? Tampoco. Es decir, no perdíamos nada pero sí podíamos ganar mucho! Correr el riesgo de enamorarnos? Y si ya sentíamos ‘algo’ por ese ‘pibito’ o estábamos enamorados de él? Y él de nosotros?

Recién habíamos hablado de Carlitos. Por qué Carlitos no? Es 'amplio' (versátil) pero más pasivo y reúne todas las condiciones, para ser el tercero en concordia de nuestra pareja. Y mi boca, como casi siempre, fue más rápida que mi cerebro. Así, me escuché decir:

Yo: salvo que...

Luciano: qué?

Y: eh? no, nada...

L: dale, salvo qué? 

Y: nada... una boludez que se me ocurrió, jaaaaa... Dejalo así...

L: dale, decime lo que ibas a decir...

Y: bueno, pero si te digo no te vayas a 'calentar' (enojar)...

L: uuuuhhhhh, dale boludo, qué me ibas a decir?

Y: pensaba que podíamos buscar, en lugar de un 'pibito' desconocido, un 'pibito' que ya conozcamos...

L: si, podría ser, pero nos tiene que gustar a los dos y el 'chabón' (pibito) tiene que gustar de nosotros...

Y: sí, obvio...

L: sí, pero quién?

Y: ...

L: Carlitos? (chan!)

Y: Carlitos?

L: sí, boludo, qué tiene? Carlitos es 'amplio' (versátil) pero más pasivo, tiene toda la onda conmigo y ahora con vos también. A vos te 'va' (gusta) y a mí también...

Y: no lo había pensado, pero Carlitos aceptará?

L: yo creo que si... Querés que le hable? 

Y. no sé, se me hace que pueda pensar que lo estamos 'usando'. 

L: sí, eso sí, medio que lo estamos ‘forreando’ (usando y tirando) porque mientras lo necesitamos va a estar con nosotros y cuando no lo necesitamos, lo vamos a echar a la mierda... 

Y: sí, no podemos ser tan 'guachos' (malas personas) con él. Más porque es re buen ‘pendejo’ (pibito). Tiene que ser o siempre o nunca... 

L: cómo o siempre o nunca?

Y ahí nomás le largué el tema de la 'poliamoría'. Solamente le dije lo básico: que era una 'movida' (idea) donde la pareja estaba formada por tres o más personas, que se gustaban y se sentían atraídas sentimental, física y sexualmente, con todas las variantes de 'y' u 'o'. Y que convivían juntos o no en armonía y sin problemas. Y le dije también, que, en algunos momentos de mi vida, cuando era más chico, había propuesto la 'poliamoría' en algunas de mis parejas. 

Luciano quedó en shock. Me preguntó si era una ‘joda’ (broma). Le contesté que no. Y ahí nomás le di un ejemplo de convivencia poliamórica: la noche que el Nachito, durmió con nosotros, en la cama grande. Le dije que sabía que él sentía 'algo' (amistad/cariño/amor) por el Nachito. Y el sentimiento es recíproco. Pero que a mí no me importaba ni me daban celos, porque yo los amaba a los dos. Y aunque ellos lo niegan, a mi no me importaría que tuvieran sexo, siempre y cuando yo lo supiera.

Una, porque los amo a los dos. Y dos, porque sé que ellos también se aman. Y sino fuera porque el Nachito es mi hermano, podríamos tranquilamente ser una pareja de tres. Fue ahí cuando a Luciano le 'cayó la ficha' y me dio la razón y me dijo que nunca lo había visto de esa manera. Y que él tampoco sintió celos, cuando me dio 'permiso' para encamarme con Carlitos. De ahí, dedujimos que no sería tan raro que Carlitos formara parte de nuestra pareja porque ninguno sentiría celos de ninguno.

También le conté que era una ‘idea’ nada más, lo que yo le proponía. Y que podíamos matar dos pájaros de un tiro: él se sacaba las ganas de ser ‘activo’ y podíamos compartir lo que nosotros sentíamos con Carlitos o cualquier otro chico (léase el Colo?) sin necesidad de estar metiéndonos los cuernos. Sabía que diciéndole esto a Carlitos y si él estaba de acuerdo, podíamos probar a ver que 'onda'. Luciano me dijo podía ser, pero que había que pensarla bien. Incluso me dijo que teníamos que hablar con Carlitos para ver si estaba de acuerdo. Le dije que sí, que no teníamos ningún apuro y que además, no era nada más que una idea. Pero... Algo es algo. Al menos, Luciano no se cerró a la idea. La inclusión 'autorizada' de Carlitos en nuestra pareja es lo que más deseo. Sería casi, tocar el cielo con las manos. Y si pudiera 'blanquearlo' al Colo, creo que directamente, viviría en el paraíso. Claro que si se diera todo lo que pretendo, los vuelvo a invitar a todos a comer pizza todos los jueves hasta el día que me muera! Jaaaaaa...




viernes, 10 de febrero de 2017

Requiem




Antes, para esta fecha, o quizás unos días antes, me agarraba la 'depre' (depresión/tristeza) y me gustaba ir al cementerio, a llorar, por ahora, a mi único muerto. Obvio que tengo muchos muertos, pero solamente uno, que lo sufrí, lo lamenté y lo lloré en mi vida. Y había dejado de ir al cementerio, pero este año decidí volver. No sé que necesidad interna me hizo volver a la tumba del Guille, mi hermano muerto, cuando él recién tenía 12 años. 

Fui esta tarde, después de almorzar. Tomi y el Nachito fueron conmigo. Luciano y el Tato, tenían que trabajar. Hace 17 años, que el Guille se murió. Hoy tendría 29 años. La muerte del Guille, nos cambió la vida. Y se la dio al Nachito, porque si el Guille no se moría, el Nachito no hubiera nacido. O sea, que, muerto o vivo nos cambió la vida a todos. Lo que nunca lo vamos a saber, si fue para bien o para mal, pero, los que lo sobrevivimos, fuimos influenciados y mucho, con su muerte.

Y, durante todo este tiempo que escribí mis blogs, para esta fecha, le dedico el mismo poema, porque pinta totalmente, todo el conjunto de sensaciones y sentimientos, que todos percibíamos, después que se murió. Sensaciones y sentimientos que se fueron perdiendo en el tiempo, en la medida que nos fuimos desintegrando y disgregando como familia. En este poema también, va mi recuerdo a mis 'otros' muertos. A todos los que no conocí pero que vivieron para que yo esté hoy, acá y ahora...


ELEGÍA INTERRUMPIDA (fragmento)

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.

Al que se fue por unas horas

 y nadie sabe, en qué silencio entró. 

De sobremesa, cada noche, 

la pausa sin color que da al vacío 

o la frase sin fin que cuelga a medias

del hilo de la araña del silencio,

abren un corredor para él,

que vuelve: suenan sus pasos, sube, se detiene... 

Y alguien entre nosotros 

se levanta y cierra bien la puerta. 

Pero él, allá del otro lado, insiste. 

Acecha en cada hueco, en los repliegues,

vaga entre los bostezos, en las afueras.

Aunque cerremos puertas, él insiste...


Octavio Paz (poeta mexicano)
1914 - 1998. 



martes, 7 de febrero de 2017

Permiso especial



Después de la 'confesión' de Luciano y ante tantas situaciones fallidas, nos entregamos el uno al otro, sin pensar en otra cosa que en eso: en 'ofrendarnos' al otro, porque creo, que ambos nos merecíamos. Pero a mí me seguía dando vueltas, en la cabeza, el tema 'Carlitos', porque fue el mismo Luciano que me lo sirvió en bandeja, la noche de las pizzas, para que yo tuviera sexo con Carlitos. Quería saber qué lo había motivado para tomar tal decisión.

Así fue que, esa misma noche, apenas veinticuatro horas después de las pizzas y de hacer el amor con Luciano, nos pusimos a hablar de 'bueyes perdidos' hasta que salió más o menos, este diálogo:

Yo: te quiero preguntar algo, que me da vueltas en la cabeza.

Luciano: si es de lo que te conté recién no, eh? Porque cada vez que me acuerdo de la 'concha' de la Luli me dan ganas de vomitar...

Y: no, no es eso...

L: entonces qué?

Y: que te dio ayer, para dejarme coger/follar a Carlitos?

L: ah, sí, bueno...

Y ahí comenzó su justificación. Que él se sentía 'en falta' porque yo le había dado permiso para estar 'transando' y teniendo sexo con la Luli o cualquier otra 'minita'. Y mientras él la pasaba 'bien', yo me quedaba solo en casa, haciéndome la 'paja'. Y medio que la venía pensando, pero no sabía cómo hacer para cambiar eso. Hasta que se acordó de Carlitos y de la buena 'onda' que tenían entre ellos cuando eran más chicos y de la 'onda' que tenía, Carlitos conmigo, desde el ‘vamos’ (comienzo).

Así que eso era. Luciano me 'dio' esa noche a Carlitos, después de haberla pensado mucho. Y al decir de Luciano, con Carlitos, hay re buena onda entre ellos y sin que supiera el 'Pollito', tuvieron buenas encamadas cuando eran más chicos. Además, Luciano sabía que Carlitos tiene 'onda' conmigo aunque nunca habíamos hecho 'nada' (Luciano no sabe que Carlitos y yo tenemos sexo en el colegio de hace rato), pero como dice el refrán: 'ojos que no ven, corazón que no siente'...

Aclarado, ese tema, di paso, a lo 'otro' que me estaba 'sacando el sueño' (preocupando). Esto es, como lograr el 'blanqueo' de mi relación con Carlitos primero y con el Colo después, sin que Luciano, se enojara. El tema 'Luli' me vino bien porque pretextando, justamente, que Luciano tenía que satisfacer sus necesidades sexuales con una mujer, yo iba a usar, un pretexto parecido, para tener sexo seguido con otro chico (léase Carlitos y el Colo). Igualmente, salió un diálogo más o menos así: 

Yo: cambiando de tema, la verdad que no entiendo por qué no querés hacer de 'activo' conmigo.

Luciano: no sé, prefiero que no…. Así sabemos cuál es el 'rol' de cada uno en la pareja, no te parece... Jajajaja...

Y: Sí, está bien, pero me da no sé qué, que vos siempre hagás de 'pasivo', cuando a mí también me gusta hacer de 'pasivo'...

L: si, no sé, son cosas que se me ponen en la cabeza...

Y: está bien, yo te amo y tengo que respetar tus ideas y deseos...

L: yo también te amo y para siempre...

Y: volviendo al tema de hacer un trío con un chico que sea 'pasivo', está todo bien, pero acordate que Kevin se nos convirtió en un cuchillo de doble filo. Especialmente cuando empezamos a sentir que ya no era algo sexual sino que se habían empezado a despertar algunos sentimientos. Y ese es el riesgo: que alguno de nosotros se enamore de ese chico o que ese chico se enamore de alguno de nosotros...

Luciano: sí, ya la pensé… 

Y: por eso, pensé que de última, de tanto en tanto, podemos ir a esa disco gay que fuimos y 'levantamos' (seducimos) algún 'pibito' pasivo que le vayan los tríos. Pero un 'pibito' diferente cada vez. Cosa de que sea algo puramente casual y sexual y no se creen conflictos sentimentales...

L: sí, eso puede ser, pero no sé si va a ser tan fácil conseguir a 'pibitos' así...

Y sí, en eso Luciano tiene razón pero creo que la solución estaba ahí, en salir a buscar, de tanto en tanto, un 'pasivito' que se aviniera a hacer un trío con nosotros. De esa manera, Luciano se sacaba las ganas de ser 'activo' y conservábamos nuestra pareja sin tener ningún tipo de conflictos. Creo que en eso nos quedamos pensando y 'ratoneando' (fantaseando), abrazados y mirando el techo de nuestro dormitorio. La noche que conocimos a Kevin había 'pasivitos' para tirar para arriba, sólo sería cosa de ir a buscar, encontrar y elegir... Pero, una cosa es decirlo y otra muy diferente es hacerlo. ‘Pibitos’ pasivos que buscan sexo hay por todos lados. Claro que si buscamos alguno que nos guste a los dos, la cosa se complica. De todos modos, estamos en el baile y juntos, vamos a tener que bailar. Todo sea para mantener contento a este 'diosito' que amo tanto... jeeeeee...




viernes, 3 de febrero de 2017

Experiencia fallida




En nuestro dormitorio, Luciano, vestido como estaba, se arrojó sobre la cama. Raro. Él tiene la costumbre de dejarse desnudar o desnudarse él, si previamente a acostarnos, voy al baño o busco algo por ahí. Pero, acostarse vestido como estaba en la cama? No. Raro, muy raro... Yo me desvestí y me acosté desnudo a su lado. A Luciano no le quedó otra opción que desnudarse también, acostarse a mi lado y abrazarme. Colocó su cabecita en mi pecho y empezó a jugar con mi pija... Después me dijo:

Luciano: te quiero contar algo...

Yo: qué?

L: anoche me di cuenta de algo...

Yo: de qué?

L: no quiero seguir de novio con la Luli.

Y: por?

L: no quiero ser el 'macho' de una mina... No me gusta ser el 'hombre'... No me 'va' (gusta) hacer todo lo que hicimos... Pero anoche fue de no creer!

Y: qué pasó?

L: Yo creía que era 'bi' y que amaba a esa 'minita' como ella me dijo que me ama...

Y: pero?

L: nunca había estado con una 'mina' (mujer) porque siempre me gustaron más los chicos. Pero creí que eso lo podía cambiar, viste? Por eso, quise probar. Y me estaba saliendo todo de '10' (excelente) hasta que anoche... 

Y: qué pasó?

L: ...

Y: dale boludo... Qué te pasó? No se te paró?

L: nada que ver 'gil' (tonto), me olvidé llevar forros y no daba salir a comprarlos porque viste como es ese barrio, es re lindo pero de noche no hay nada abierto... Y la Luli no quería que la cogiera sin forro. 

Y: y?

L: me dijo que le chupara la 'concha' (vagina). 

Y: y qué tiene? Si fuera yo te digo que me chupes la pija...

L: es asqueroso, Lu! Nunca me había pasado algo así. Cuando estaba a punto de chupársela, medio como que se me revolvió el estómago y me dio ganas de vomitar...

Y: y?

L: me dieron arcadas, boludo, empecé a ver luces que me estallaban en el cerebro y creí que me iba a desmayar. Le dije a la Luli que me sentía re mal y fui al baño y re vomité. Y cuando pensaba que en todo este tiempo, le metí la pija por ahí, más vomitaba. Después, cuando volví a la cama, le dije a la Luli que me sentía re mal y que seguro era algo que había comido en la pizzería. Pero como ella estaba re caliente, me chupó la pija. Después que acabé, me dormí. Luli me despertó para ir a trabajar. Me duché pero me seguía sintiendo para la mierda, me dolía la cabeza y tenía el estómago revuelto. Le di 'plata' (dinero) para que se tomara un taxi y se fuera a la casa y yo me tomé otro, para ir al 'laburo' (trabajo). 

Y: o sea que ni la cogiste ni se la chupaste...

L: noooooo... Nada! Mientras iba en el taxi, me dije 'nunca más'. De solo pensar en esa 'concha' peluda y llena de carne que le salía por todos lados, me daban náuseas. Cómo puede ser que 'eso' enloquezca tanto a los 'tipos' (hombres)? Y que por ahí, salgamos todos?

Y: la verdad que no sé qué decirte, bebé...

L: definitivamente, las 'minas' no son para mí. No quiero nunca más hacer de 'activo' con una 'mina'. No me explico como vos te cogés a la Agus y le chupás la concha y todo eso. Definitivamente tengo que aceptar que me gustan los 'tipos' y listo. Y que quiero ser tu pareja, pero 'pasivo' para siempre, para toda la vida. Quiero que vos seas el 'hombre' de nuestra pareja. 

Y: me gusta lo que me decís, bebé. Lamento tu 'experiencia fallida' y me alegra saber que me elegiste a mí para ser el 'hombre' de tu vida... Pero que te quede claro, que yo también te elegí a vos para que fueras mi pareja: ni el 'hombre' ni la 'mujer', ok?

L: sí, Lu, ahora la tengo clara. Sabés la noche de mierda que pasé? Ya decidí que con mujeres nunca más. Solamente con varones voy a hacer de 'activo'. Y con vos tampoco. Quiero hacer de 'activo' con otro chico, pero de vez en cuando, pero no quiero hacerlo sin vos. quiero hacerlo con vos, como cuando lo cogíamos a Kevin, te acordás?

La puta si me acordaba. El hecho de compartir a Kevin nos hizo salir de la rutina en la que a veces caíamos. Y disfrutábamos de aquel 'pibito' y de su 'pasividad'. Y ahora que no viene más, por ahí, se lo extraña. Una porque no es fácil encontrar un chico que se preste a un 'trío' sino que, lo que es más difícil, es encontrar a uno que además de ser un 'diosito', congenie con nosotros, tan bien como congeniamos con Kevin. Y por el hecho, de ser tan 'caseros' como somos, más Luciano que yo, nos va a costar encontrar un chico como Kevin. Quizás, si Luciano se prestara a salir más o ir a lugares (léase boliches) gays y conocer chicos nuevos con esa 'onda', se pueda dar, pero sino es poco probable. De todos modos, me saqué de encima a esa Luli y a la 'bisexualidad' de Luciano. Como él mismo comprobó, no le gustan las 'minas'. Le gustan los 'machos' y de todos los machos del mundo, me eligió a mí, para ser su 'macho' o su 'hombre' como él dice, el hombre de un 'diosito' que algunos solamente pueden aspirar en sueños y del que yo disfruto en la vigilia... jaaaaaaa...




domingo, 29 de enero de 2017

El día después




Esto sucedió apenas diez horas después del día que fuimos a la pizzería donde me 'afanaron' y de mi última conversación con Luciano. No fueron más que un intercambio de 'wsp' (mensajes de whatsapp). El primer 'wsp' me llegó alrededor de las 8.30. Yo estaba totalmente dormido y me había olvidado poner el celular en vibrador. Estaba totalmente despatarrado en la cama y apenas rozando mi cuerpo con el cuerpo desnudo de Carlitos, quien dormía con la serenidad de un bebé a mi lado.


8.30

Wsp de Luciano: todo bien?

Wsp mío: creería que sí. Vos? 

Wsp de L: también después hablamos...


Y no hubo más 'wsp'. No me gustó, ese 'después hablamos' de Luciano. De qué quería hablar? Del permiso que me había dado con Carlitos para ver qué hacía yo? Esperaba que yo no aceptara esa insinuación de llevarme a Carlitos a la cama? De última, Luciano me lo dijo dos o tres veces, lo de Carlitos. Es decir, me insistió. Se habría arrepentido? Y yo que tenía entre mis planes 'desengancharme' de Carlitos, hice todo al revés! Por favorrrr!

Y ya no pude seguir durmiendo. No supe resistir la tentación de rechazar a Carlitos menos con la anuencia de Luciano. Es lo que buscaba y el mismo Luciano me había dado el okey. No quería desaprovechar ese 'permiso'. A pesar de que en mis planes también estaba dejar de relacionarme con Carlitos, quien, totalmente desnudo, dormía a mi lado, plácida y angelicalmente. Nada hacía suponer que horas antes habíamos tenido sexo tan fogoso y nos hicimos el amor como nunca.


12.30

Vuelve a llegarme un nuevo 'wsp' de Luciano...

Wsp de Luciano: siguen de 'joda' (fiesta)?

Wsp mío: no, Carlitos ya se fue. Por?

Wsp de L: qué estás haciendo?

Wsp mío: estaba estudiando pero ahora hice un 'recreo'

Wsp de L: me pasás a buscar?

Wsp mío: no vas a ir con tus amigos como siempre?

Wsp de L: no 

Wsp mío: pasó algo?

Wsp de L: no

Y: ok. A las 4 ando por ahí

Wsp de L: ok


16.30

Más respuestas raras y cortantes. Para mí que estaba 'enculado' (enojado). Apenas habló en el trayecto. Ya en casa, no quiso comer y fuimos directamente al dormitorio; Nos desvestimos pero no quiso 'transar'. Por suerte, enojado conmigo no estaba, porque se acurrucó pegado a mi cuerpo. Lo abracé y lo atraje más a mí. Una de sus manos tomó mi pija semi parada, pero no me masturbó como de costumbre. Tampoco me susurró el clásico 'cogeme' (follame), sino un raro 'abrazame fuerte',,,

No me quedó otra que preguntarle:

Yo: qué te pasa?

Luciano: nada, abrazame nada más...

Y: te pasó algo? 

L: No, nada... No quiero hablar...

Y: está bien bebé...

Silencio más silencio es igual a silencio...


18.30
No sé en qué momento me dormí pero me desperté sobresaltado. Todavía lo mantenía aferrado fuertemente a Luciano que dormía plácidamente a mi lado. Le besé el rostro y los labios, muy suavemente, hasta que se despertó. Me miró con ojos de 'cordero degollado' y me dijo que no iba a ir a la casa de la madre como siempre y si me 'jodía' (molestaba) eso. Le dije que no, que estaba bien y que al contrario, me gustaba que se quedara. Y se lo reafirmé diciéndole:

Yo: yo estoy acá para cuidarte, protegerte, servirte y amarte. Te amo como nunca amé a nadie y nunca me vas a molestar ni vos ni nada de lo que hacés. Entendiste?

Me dijo que sí. Y no pude menos que sellar mis palabras con un beso en los labios de Luciano. Él me devolvió el beso y luego, apoyó su cabeza en mi pecho y se pegó a mi cuerpo. Pero, algo no estaba bien. Le pregunté si estaba bien y me contestó que sí y que tenía hambre. Así que nos levantamos, me puse una 'bermuda' (pantalón con piernas hasta la rodilla) y él, un 'short' (pantalón corto) cortísimo que le re marcaba el culito redondo y parado que tiene y que dan ganas de violarlo sin más...

Y fuimos para la cocina. En el comedor estaba el Nachito y un montón de 'pajaritos' merendando y mirando la tele. El Nachito nos presentó a todos los 'pajaritos'. Todos nos saludaron y nos besaron como se acostumbra acá. También estaba Joaco. No sé si todos saben que somos gays y 'pareja' pero se hicieron los distraídos, como 'perrito al que se lo están culeando'. De ahí, fuimos para la cocina. Y, mientras preparaba la leche chocolatada, tomamos unos mates con el Tato y el Tomi. 

Cuando terminé de preparar la chocolatada, les robé dos facturas a los 'pajaritos' y un budín marmolado que había quedado de las fiestas de fin de año y nos pusimos a merendar en la cocina, conversando con el Tato y el Tomi. Así le dábamos el espacio que necesitaban los 'pajaritos' que estaban en la mesa del comedor merendando y mirando la tele, hablando 'boludeces' (cosas intrascendentes) y cagándose de risa entre ellos. Nosotros, no teníamos planes para la noche, debido a la decisión de Luciano de no ir a la casa de la madre. Igualmente, y a pesar de los esfuerzos que hacía Luciano, me di cuenta que algo no andaba bien. Pero por cortesía con los 'pájaros', nos quedamos con ellos, hablando boludeces. Pero con las 'panzas' llenas y 'calientes' (excitados) los ánimos, el Tato se olvidó de la cortesía y las normas de convivencia. Lo miró al Tomi, le tocó la mano y le dijo; 'vamos', invitación que ni ebrio ni dormido, el Tomi desprecia cuando se lo dice el Tato y tomándolo de la mano, se dejó llevar a su dormitorio. Y nosotros, nos quedamos solos. Me pareció que Luciano me quiso decir algo pero en ese momento, entró el Nachito con otro 'pajarito' y rompió el ambiente de 'confesión'. Cuando se fueron, y para no ser menos que los 'pájaros', le dije a Luciano, 'vení' y tomándolo de la mano, también nosotros fuimos a nuestro dormitorio... jeeeeee... 





martes, 24 de enero de 2017

Afano (robo)




Juro que pensé mucho en lo que el Gasti me había dicho y no podía dejar de darle la razón. No el 100% pero sí, en parte. Para hacer lo que me pedía, tenía que renunciar a Carlitos y al Colo y ver como reaccionaban y apuntalarlos de la mejor manera, para que la ruptura no sea tan traumática. No iba a ser fácil por la historia personal de cada uno de ellos y como la fui (fuimos) desentrañando. Me parecía que el tema era más que importante y ameritaba, tratarlo con calma, paciencia y tiempo.

Por suerte, para mí, dejé que pasara un poco el tiempo, para pensar qué estrategia seguir. Así fue que la semana pasada para salir de la rutina, Luciano y yo, decidimos ir a comer pizza y tomar cerveza a alguna pizzería de una avenida que queda cerca de mi casa. Esa avenida,  en un largo de 20 cuadras, están concentrados muchos de los restaurantes, pizzerías, cervecerías, bares y heladerías de Rosario. Y obviamente, todo el mundo, va a ese lugar, para comer bien y pasar un muy buen rato.

Y nosotros, no fuimos la excepción. Pero, los jueves, es uno de los días de la semana, que Luciano hace de hetero y sale con la 'novia'. Y tenía que encontrarse con ella, como mucho a las 23. Así que para no quedarme solo, decidí hacer extensiva la invitación a los 'diositos' y a los 'pollitos BB'. Pero, por ser una invitación tan sorpresiva, yo daba por seguro, que la mayoría no iba a poder. Pero, me equivoqué y entre 'pitos y flautas', terminamos yendo dieciséis.

Cinco 'pollitos BB' (que andan siempre con el 'Pollito'), el 'Pollito', el Matius, pareja del 'Pollito', Luciano, yo, Carlitos, el Gasti, el Andy, Tomi, Nico (que ahora que Tomi regresó reanudaron sus vínculos sentimentales), Lucho (el ex de Caio), Franco (que esa noche no trabajaba) y paremos de contar. El éxito de la convocatoria fue por un acto de impensada generosidad mía, porque especulando que no iban a ir todos, les dije cuando los invitaba, que yo iba a pagar todos los gastos.

Realmente, es la última vez que los invito a comer, al menos fuera de mi casa. Porque comieron como si fueran a matarlos apenas dejaran de comer y se bebieron todo lo que le ponían adelante! Dónde meten esa increíble cantidad de comida y bebida? En qué la transforman esos verdaderos 'diositos' que tienen un cuerpo escultural y apolíneo y no se les descubre un gramo de grasa? Todos, son exhibidores de músculos bien 'marcados' (hasta los más chiquitos) y una belleza incomparable.

Igualmente y aunque éramos varios, al que más extrañé, fue al Colo. Era una reunión ideal para él y sus circunstancias. Embeberse de un ambiente gay sano, no es 'moco de pavo' (algo sin importancia). Todos 'pibitos' gays, pero sanos y no me refiero a libres de enfermedad (que también son sanos por eso) sino porque pongo las 'manos en el fuego' por todos y sé que no me voy a quemar. Porque más allá de las particularidades de cada uno, son 'pibitos' auténticos, sin maldad, ni vicios ni adicciones.

Y eso, es mucho decir. Antes de las pizzas, compartimos 'nachos' con queso cheddar derretido y 'carlitos' (sandwiches de miga tostados de jamón y queso). Luego, trajeron las pizzas (5), todas de 12 porciones y de diferentes gustos. Todo, regado con Coca Cola para los 'pollitos BB' y cerveza rubia y negra para el resto (las dos primeras jarras de litro y medio, las dos segundas jarras de 2 litros y medio y cuatro botellas finales, de cerveza negra). 

Hasta ahí, todo bien. La 'cosa' comenzó a descontrolarse cuando tipo 23, menos los 'pollitos BB', el resto estaba 'chispeante'. Fue cuando Luciano recibió una llamada del hermano y me dijo que se tenía que ir, porque no sé que cosa le pasaba a la madre. En realidad, el que lo llamó fue el Nachito y el 'verso' (mentira) de la madre, era por si alguien preguntaba. Pero, nadie preguntó ni dijo nada. Salimos a la calle a buscar un taxi y mientras estábamos en eso, tuvimos un diálogo más o menos así:

Luciano: me voy a cojer con la Luli...

Yo: ah, necesitás 'guita' (dinero)? 

L: no, lo que quería pedirte, es si puedo ir al departamento del Gasti... así no gasto en 'telo' (hotel por horas) y me puedo quedar hasta mañana. Total, como mañana 'laburo' (trabajo), a las 8 'maso' (más o menos) te lo dejo vacío...

Y: no sé, bebé, mirá que el Gasti no lo usa pero por ahí, le da la 'loca' (ganas) de irse a dormir ahí o llevarse a alguien para cojer y te encuentra ahí adentro... 

L: vos no le podrías avisar al Gasti? 

Y: mmm, está bien, ya voy a ver que le digo... 

L: gracias, Lu, te amo!

Y: vos me amás pero yo me quedo solo haciéndome 'la del mono' (masturbar) esta noche...

L: jajajaj... Ahí viene un taxi... Si querés, llevátelo al Carlitos... Yo te doy permiso...

Y: (Chan!) qué?

L: Decile al Carlitos si quiere ir a 'dormir' con vos, vas a ver que te dice que sí... Si querés obvio sino querés me echo un par de polvos y me vuelvo a casa... 

Y: no, no, está bien, 'hacé la tuya' (seguí con tus planes)... 

L: jajajaja... En serio te digo lo de Carlitos, 'posta' (verdad), si le decís algo vas a ver que Carlitos 'agarra viaje' (acepta)... Yo te doy mi 'bendición' (permiso)...

Me guiñó un ojo, se metió adentro del taxi y se fue. Ahí me acordé y lo llamé al celular, para decirle donde estaban las llaves del depto del Gasti. Me dijo que estaba bien, que él ya sabia y que aunque estaba en pedo, me amaba como siempre, me volvió a insistir con Carlitos y me dijo que 'le diera para adelante' (continuara con esa idea) y que la pileta 'tenía mucha agua'. Y me cortó. Mientras volvía a la pizzería mi cabeza giraba a mil. Luciano me había dado permiso para hacérmelo a Carlitos.

El sueño anhelado se me estaba haciendo realidad. Está bien que Luciano estaba 'en pedo' (ebrio) y yo también. Y cuando uno está en ese estado, dice cosas sin pensarlas y de las que después se puede arrepentir o directamente, se arrepiente. Cuando volví con la 'pibada' (grupo de pibitos), los 'diositos' más grandes, ya habían pedido la 'cuenta' (adición) porque se estaba haciendo tarde para los 'pollitos BB'. No tenían permiso para más de las 12.30 de la noche o como mucho, la 1 de la madrugada

Ahí vino la segunda sorpresa: $ 3.200 'mangos' (pesos) todo. $ 3.200? Una locura! Qué rompimos? 200 dólares por comer pizza? Eso era un 'afano' (robo), pero bueno, 'a lo hecho, pecho'. Había dicho que yo iba a correr con los gastos y no podía arrepentirme. Además, venía con un 'plus': el permiso de Luciano para poder encamarme con Carlitos...! Así que pagué sin 'chistar' (decir nada), le avisé al Gasti que iba a ocuparle esa noche, el departamento y que otro día, hablábamos bien. En un aparte, le dije a Carlitos, si quería venir a casa a 'dormir' conmigo y 'al toque' (rápidamente) me dijo que sí. Así que con Carlitos de copiloto, llevé a un par de 'pollitos BB' a la casa mientras que el Matius y el 'Pollito' llevaban a los otros. El resto se dispersó según sus propios planes. La noche que había comenzado de la mejor manera, paso a ser una noche pésima, con un 'afano' a cara descubierta, pero como no hay mal que por bien no venga, iba a terminar de forma excelente, gozando a un Carlitos insaciable y cuasi perfecto y con la 'bendición' de Luciano... Qué más podía pedir? jeeeeeee...





viernes, 20 de enero de 2017

Tres son multitud




A diferencia del primer encuentro con el Gasti, este segundo encuentro no fue tan sexual como yo pensaba. Habíamos quedado en encontrarnos en su departamento y yo suponía que el Gasti, como el Colo el día antes, iba a querer que yo hiciera de pasivo. Y ya iba preparado a soportar estoicamente los 'pon y saca' del Gasti que con su eyaculación retardada, puede estar serruchándome sin descanso por dos horas sin problemas. Claro que después queda muerto y mi culo abierto como una flor. 

Ese jueves llegué después del mediodía. El Gasti tiene la particularidad de cualquier otro 'diosito' o 'pollito BB': me calientan apenas los veo. A los segundos nada más ya estoy hecho un volcán a punto de erupcionar. Y ese día no fue la excepción. Para colmo, nunca, ningún 'diosito' le puso 'peros' a mis 'avances' sino que siempre le dieron para adelante. Y cuando me rechazaron por alguna causa siempre fue usando la diplomacia y de tal manera que yo no me sentí ni rechazado ni desplazado ni nada. 

Ese mediodía, el Gasti accedió a mis besos y mis caricias. Incluso me dejó desnudarme y que lo desnudara y que nos transáramos hasta que hicimos un 69 perfecto que terminó con nuestras respectivas leches en la boca del otro, después de felacionar y pajear al Gasti mucho tiempo. Pero, como hacía mucho calor y estábamos cansados, decidimos darnos una ducha y secarnos con el aire acondicionado, acostados en la cama. Claro que el fresco del ambiente hizo que nos dormitáramos. 

Cuando me desperté lo escuché al Gasti que hablaba por el celular. Estaba pidiendo comida a domicilio pero por la hora, ningún restaurante estaba abierto y como teníamos hambre, decidimos ir a comer algo a algún bar de la zona. Después de dar muchas vueltas por la zona, nos resignamos y terminamos yendo al lugar donde compro los 'lomitos' cada vez que me encuentro con el Colo. Ahí nos vendieron comida, cerveza y fuimos a comer todo eso al parque que está enfrente.

Y ahí charlamos. De él, de mí y de nosotros, pero más de mí. Hablamos mucho como cuando vivíamos juntos y me hacia ver y comprender algunas cosas. Y ese día no fue la excepción. Sino hubiera sido por esa actitud de esclavo sumiso que el Gasti quiso tener conmigo desde que nos conocimos, creo que nuestra relación hubiera sido diferente. Pero, no se dio. No se dio porque el Gasti quería que yo fuera su 'amo' pero yo nunca me sentí cómodo en esa onda de 'amo-esclavo'.

Ahora sería diferente, pero bueno, 'no puedo llorar sobre la leche derramada'... Lo cierto, que tuvimos oportunidad de charlar un poco más sobre mi situación, ya que sabía lo de Carlitos y yo y le había adelantado, cuanto nos encontramos en mi casa. todo lo que había pasado y vivido con el Colo. Y así salió un diálogo más o menos como este:

Gasti: hay algo que no entiendo...

Yo: qué?

G: vos hablás 'loas' de Luciano, decís que es un pendejito único y que nunca conociste a nadie que fuera como él y todo eso....

Y: sí y...?

G: no entiendo, si es tan perfectito como decís, qué buscas en Carlitos y en ese Colo? La ingenuidad de Carlitos? Vos decís que Luciano la tiene. La inexperiencia del Colo? También me dijiste que Luciano está aprendiendo a hacer de todo para hacerte feliz porque nunca había hecho nada con nadie. Entonces?

Y: entonces qué?

G: dale, no te hagás el 'gil' (tonto)... y menos conmigo... qué te dan esos 'pibitos' que no lo encontrás en Luciano?

Y la verdad que la tuve que pensar. Y por mucho que la pensé no encontré la respuesta. Ahí me di cuenta, que no tenía una respuesta. Lo único que podía ser era mi 'poliamoría' o el 'gustito' que tiene el hecho de andar de 'trampa' (engañando). Reconozco que cuando salía con el Nesti, yo andaba de 'trampa' con Luciano, porque además de ser muchísimo más joven y más lindo, también, cambiaba mi rol, porque yo era el 'activo'. Pero, ahora? Qué me dan, Carlitos y el Colo que Luciano no?

G: viste que es lo que yo digo? Ni vos sabés la respuesta... Le metés los 'cuernos' a Luciano por una simple 'calentura' de 'pendejo' (chico menor de edad) y con ese 'verso' (mentira) de tu 'poliamoría', lo único que vas a lograr, va a ser perder a ese 'pibito', que según vos, es lo mejor que conociste y que no hay nada mejor que él en el mundo... No podés ser tan inmaduro, boludo! Vos sabés que yo te amo como jamás amé a nadie, ni siquiera al Matius y con eso te digo todo, así que lo que te digo, es de buena leche y porque quiero verte feliz porque te lo merecés por todo lo que hiciste y por todo lo que hacés... O por una calentura de mierda, querés cambiar un primer premio como es Luciano por dos, tres o más premios consuelos? La pensaste?

Y: uuuhhhh, Gasti, justo hoy tenías que venir con esto? 

G: vos te creés que Luciano no tiene sentimientos? Y que no le va a doler si se entera que le estás metiendo los cuernos con Carlitos y también con ese 'pibito' que vos le decís Colo o con cualquier otro pibito que te pase por adelante y te caliente? No te parece que con los 19 años que tiene, no sufrió demasiado, primero con el padre que lo recagaba a trompadas a él, a la madre y el hermanito y que después sufrió para aceptar su homosexualidad y entregarse a vos de la manera que lo hizo? Después sufrió cuando le dijo a la vieja que era gay y la madre lo echó de la casa y al final, todo lo que debe haber pasado y sufrido, para enfrentarse a una de las dos personas que más ama en la vida, que es la madre para pelear por vos, para poder ser tu pareja y convivir juntos y entregarse a vos como se entregó desde el principio? A vos te parece, que un pibito así, se merece todo esto que le estás haciendo?

Y siguió con la 'perorata' (discurso apasionado) no sé cuánto tiempo, perorata que me hizo pensar, reflexionar y reconocer que tenía razón y que su 'cagada a pedos' (reto/amonestación) encerraba una verdad incontrastable: estaba tirando por la borda, algo que la Vida me había dado casi sin proponérmelo y que es este 'pibito' (léase Luciano) hoy por hoy, es mi 'Osa Polar' y mi 'Cruz del Sur' de mi vida actual. El que me está señalando para donde tengo que ir y cuál es mi verdadero destino. Así que decidí que voy a dejar de 'joderle' (molestarle/importunarle) la vida a este 'pibito' (léase Luciano) y me voy a dedicar exclusivamente a él, tal y como lo merece. Ya voy a ver como hago para que la ruptura con Carlitos y con el Colo sea lo menos traumática posible, especialmente para ellos, porque ellos también se merecen lo mejor. Al menos, hoy, eso es lo que yo creo. Veremos dijo Lemos...




viernes, 13 de enero de 2017

Dos son compañía





Carlitos y el Colo, hoy por hoy, conforman una dupla, que me da algo de respiro, el 'oxígeno' que necesito para que la relación con Luciano no sea tan asfixiante. Luciano, encuentra en la Luli, el oxígeno que él necesita. Y así, gracias a ellos, nuestra relación, cada día que pasa, se va haciendo más exquisitamente increíble. Aunque, por lo visto, escuchado y vivido hasta ahora, no todo son rosas sino también, tenemos que soportar ciertas 'espinas'. Y nuestras espinas son la Luli y el Colo.

Aunque hoy me voy a referir a nuestros 'encuentros' del nuevo año. Con Carlitos, primero y al día siguiente, con el mismísimo Colo. Con Carlitos, habíamos quedado encontrarnos en casa, el lunes 2, día que diluvió y debido a eso, decidimos postergar nuestro 'encuentro' para el día siguiente. Pero, a diferencia de encontrarnos en mi casa, decidí que fuéramos al departamento del Gasti y así mataba dos pájaros de un tiro: veía como estaba todo y de paso, tenía sexo con Carlitos.

Así fue que lo pasé a buscar por la casa, un rato antes del mediodía. Como la madre trabaja, Carlitos se queda solo en su casa y podríamos encontrarnos ahí pero él no quiere tener que justificar mi presencia ante el Pollo. Como si todavía fueran 'pareja' (aunque nunca lo fueron)! Incluso, Carlitos, quiere que el Pollo piense que él sigue siéndole fiel, aunque sabe que el Pollo y el Matius son pareja. Y ve que el Matius, se queda en la casa del Pollo durante el tiempo que no está la madre. En fin...

Pero como cada uno de nosotros, tiene su propia locura y para no ponerlo demasiado ansioso, opté por llevar a Carlitos a mi casa. Y ahora, que tengo la autorización del Gasti para usar el departamento, que mejor que llevarlo allá. Y también, al Colo. En casa, no pasa nada si los tengo que llevar porque Luciano trabaja y los 'pájaros' no molestan para nada. Pero, aunque no molestan, siempre es mejor estar solos, usar toda la casa y no circunscribirnos al dormitorio exclusivamente.

Así que el martes, fui con Carlitos para allá. Y el miércoles, lo llevé al Colo, después de una larga 'perorata' del por qué prefería ir ahí y no a mi casa como ya se estaba acostumbrando. El departamento es chico comparado con mi casa (apenas si tiene un dormitorio y demás dependencias) pero está en un barrio del macrocentro, bien reservado y discreto. Por piso, hay cuatro departamentos y las 3 veces que fui (el jueves nos encontramos ahí con el Gasti), nunca nos cruzamos con nadie.

Y aunque el lugar era desconocido, nos movimos como pececitos en el agua, ya que al no tener que estar atentos al movimiento de personas que entran o salen, todo se hace más tranquilo. Tuve casi 6 largas horas para disfrutar a los dos pibitos, que hoy por hoy, no solo me sacan la calentura sino que también me sacan el sueño. Carlitos porque no solo es un 'diosito' como los que a mí me gustan sino porque también está desarrollando un cuerpito espectacular.

Y el Colo, por toda la extraña belleza que me ofrece, que lo hacen irresistible, al menos para mí y por sus temores e inseguridades, lo hacen más atractivo todavía. Como cuando el mismo jueves, me sorprendió con la idea que quería probar con ser activo conmigo. No sé por qué me avisó antes. Quizá por inexperiencia, por temor o por su propia inseguridad de no saber que el mismo 'encuentro' es el que nos permite, sino está declarado de antemano, un rol u otro. 

Obviamente, que le dí para adelante. Tener dentro mío a uno de ellos, me satisface muchísimo. El hecho de sentir la pija de cualquiera de mis 'diositos' dentro mío, me produce una cantidad de sensaciones placenteras que no puedo describir con palabras. Y sentir al Colo, tomar posesión de mi fue de no creer. Al principio, obviamente, lo hizo en forma tímidain pero luego, dejándose llevar por la calentura estalló en gemidos y potentes chorros de leche me llenaron por completo al tiempo que no paraba de besarme.

Mientras tanto, yo terminé de 'pajearme' (masturbarme). Al terminar, le pregunté al Colo, como estaba y aún agitado y casi sin aire, me dije que bien y me devolvió la pregunta. Yo le dije que estaba espectacular, que me había gustado mucho y que me gustaría repetir eso. Creí que el Colo me había entendido bien, que mi deseo de repetirlo, era para otro día. Pero no fue así. El Colo me miró y se acostó a mi lado, de espaldas en la cama. Cerró los ojos y me dijo: 'Bueno, dejame descansar un ratito y sigo'... No pude menos que comerlo a besos. Creo que en ese momento, lo amé tanto como lo amo a Luciano. El no comprendía el por qué de tantas muestras de amor. Obviamente, que lo saqué de su error de interpretación, nos reímos mucho y nos seguimos transando durante un buen rato prometiéndonos amor eterno... 

viernes, 6 de enero de 2017

Sobre llovido, mojados





A la navidad, la pasamos bajo agua. Llovió más de 200 mm en menos de 3 horas e hizo que toda la región colapsara. El hecho de vivir en el centro de la ciudad y en el piso 10º, nos permitió, pasar sin sobresaltos el fenómeno meteorológico que afectó a toda la ciudad. La tormenta fue a la madrugada y mucha gente, como nosotros, no nos sentimos afectados. Únicamente a la mañana y por los noticieros y los comentarios, nos fuimos enterando de todo. Este tipo de lluvias se dan en la región cada tanto, pero no es nada común, por lo que no es frecuente que se repitan como se repitió.

El lunes 2, me levanté tan temprano como siempre, para llevar a Luciano hasta el trabajo. El día antes, le había hablado a Carlitos, para preguntarle, si quería venir a almorzar a casa y como los 'pájaros' no estaban, íbamos a estar tranquilos y con tiempo para hacer 'algo' hasta que Luciano volviera, tipo 18 horas. Le dije que le iba a cocinar su comida favorita (milanesas con papas fritas) y que había helado. Obviamente que me dijo que sí. Así que cuando volví a casa, me puse a hacer la comida, ordenar todo y esperar a Carlitos. Pero, a las 11, el cielo comenzó a oscurecerse.

Y el meteoro, de la semana pasada, volvió a repetirse, esta vez en horas del mediodía. A las 12 comenzó a diluviar. Parecía que el cielo se había abierto para dejar caer de golpe, toda el agua acumulada. Una hora después, seguía lloviendo tan intensamente como al principio. La tormenta era eléctrica y muy fuerte, con ráfagas de viento muy intenso. En ese momento, me llegó el primer 'wsp' de Carlitos, avisándome que no iba a venir porque se había inundado su calle y no podía salir. Le dije que estaba bien y que mejor, lo dejáramos para el día siguiente.

Media hora después, la tormenta seguía con tanta intensidad como al comienzo. La lluvia era torrencial y me comencé a preocupar, cuando los desagües del balcón-terraza, no daban abasto para absorber toda el agua que caía en esos momentos y comenzaba a anegarse. El agua acumulada ascendía lentamente y amenazaba, si la lluvia seguía, con entrar al living-comedor alfombrado. Ahí fue cuando comencé a preocuparme. Pero, no podía seguir lloviendo de esa manera, por tanto tiempo... O sí? A las dos de la tarde, escuché el sonido insistente, del timbre de la entrada.

Del otro lado, escuché la voz del Gasti, pidiéndome que lo dejara pasar. Cuando llegó a la puerta de mi casa, vi que estaba empapado totalmente. Me dijo que había ido a un banco cercano a hacer algunas operaciones y allí lo había sorprendido la lluvia. Y cansado de esperar y viendo que la lluvia no se interrumpía, decidió venir a casa. Claro que no pensaba que estaba lloviendo tanto y aunque se guareció de la lluvia todo lo que pudo, llegó totalmente empapado. Así que le dí un toallón para que se secara y ropa seca del Tato, ya que son físicamente parecidos.

Estábamos en eso, cuando escuchamos el ruido del agua cayendo en cascada sobre el balcón-terraza. Los desagües de la azotea tampoco evacuaban la cantidad de agua caída y totalmente inundada, el agua caía sobre mi balcón terraza. La posibilidad de que el agua entrara a casa se potenció. Así que perdido por perdido, lo único que se podía hacer, era quitar las rejillas de desagüe y rogar para que, o dejara de llover o la quita de las rejillas fuera suficiente o resignarnos y dejar que las cosas fluyan. Por suerte, la lluvia amainó y al retirar las rejillas de los desagües, el agua se evacuó rápido.

El portero y el hijo, al que llamamos ante la emergencia, pudieron limpiar los desagües de la azotea y lograron desinundar el lugar. Luego, bajaron a casa, para terminar de limpiar los desagües del balcón-terraza de casa. Para ese momento, ya no llovía. Teníamos la ropa empapada y pegada al cuerpo y dejaba entrever nuestras formas sin necesidad de adivinar nada. El hijo del portero, un lindo chico que yo no conocía, nos miraba demasiado. Seguramente, sabía que éramos gays, pero no dijo nada. Solamente nos miraba, pero mi radar-gay no me indicó nada aunque mi pija cabeceaba enloquecida.

Al rato, se fueron. Y volvimos a quedar solos y totalmente empapados. Así que decidimos darnos una ducha con agua tibia y ponernos ropa seca. Pero, no pudimos resistir la tentación, de vernos desnudos y secándonos mutuamente, que comenzamos a recordar viejas épocas, no tan lejanas, que hacíamos eso cuando vivíamos juntos. Y entre bromas de doble sentido y toqueteos impúdicos, terminamos teniendo sexo. Redescubrir al Gasti después de tanto tiempo y gozar de ese 'diosito' que se entregó como siempre, fue realmente increíble. Volvimos a gozarnos como hacía tiempo que no lo hacíamos. 

Después, estuvimos hablando un poco de lo que estábamos viviendo personalmente. Ahí fue cuando me enteré, que va a 'romper' con el novio porque no lo aguantaba y que vivía con la madre y que todavía conservaba el departamentito que le habían comprado, cuando quiso ir a vivir solo. Me recordó que yo tenía una llave y que lo podíamos usar para futuros 'encuentros' entre nosotros. Obvio que le contesté que sí y no sólo pensando en él, sino también pensando en Carlitos y el Colo, Después, volvimos a tener sexo y entregarnos uno al otro, como si antes no hubiéramos hecho nada. 

Como faltaba poco para que Luciano llegara a casa y teníamos hambre, decidimos comer las milanesas con papas fritas que había hecho para disfrutar con Carlitos. En eso estábamos, cuando llegó Luciano y se agregó a nuestro 'almuerzo tardío-merienda'. Le contamos todo lo que había pasado y como había llegado el Gasti, por casualidad, para darme una 'mano'. Obviamente, que no le conté nada de nuestros 'encuentros' sexuales y Luciano, tampoco sospechó nada raro. El Gasti, se fue enseguida y con Luciano, decidimos ducharnos e ir a la cama. Encendimos el aire acondicionado de nuestro dormitorio y nos secamos mutuamente y luego, totalmente desnudos, nos tentamos y nos hicimos, varias veces, el amor. Al fin y al cabo, los días de lluvia son especiales y los inicios de año también. Al día siguiente, le tocaría el turno a Carlitos y al otro día, al Colo. Así que mi año comenzó bastante 'movidito' y a no ser por la lluvia, no me puedo quejar, hasta ahora,  del 2017... jeeeeee...




sábado, 31 de diciembre de 2016

Luces y sombras del 2016





Cuando era más chico, siempre a fines de año hacía un balance, de las cosas buenas y malas del año. Pero decidí dejar de hacerlo porque uno tiene a lo largo del año, cosas buenas y cosas malas irremediablemente. Y esto le pasa a todo el mundo sin excepción. Pero de ahí a sopesarlas, no sé. Prefiero que se quede todo así. El 2016 fue un año de buenas y malas. Más buenas que malas. Solamente espero que el 2017 sea mejor.

Me pasaron muchas cosas en este 2016 y aunque parezca mentira, todas están relacionadas con Luciano. Tanto las luces como las sombras. La entrada de Luciano en mi vida fue significativa, pero tengo que reconocer que desde que Luciano convive conmigo, en casa, hay un antes y un después. Aún cuando se sinceró con la madre con su orientación sexual y reconoció que convivía conmigo como pareja y se armó el bolonki que se armó. 

Y aunque la madre reaccionó mal y me denunció por corrupción de menores y todo eso y al hijo lo echó de la casa, Luciano pudo timonear el problema y sacarme (sacarnos) airosos del problema. El resto, incluidos sus momentos 'heteros', estuvo bien o más que bien y todo fue positivo. Disfrutar de Luciano es realmente indescriptible. Tiene una personalidad increíble y físicamente es de no creer que toda la hermosura del mundo esté reunida en un solo 'pibito'. 

Y lo mejor de todo es que yo lo puedo disfrutar las 24 horas del día. Otros que me dieron luces este año fueron Carlitos y el Colo. Pero la relación con ellos no fue tan intensa como lo fue con Luciano. De todos modos, los dos me dieron (dan) lo mejor de si y aunque no los puedo disfrutar plenamente, no por eso dejo de hacerlo. Obviamente que hubo otras sombras que sí me afectaron. El hermano Reinaldo fue una, porque que me hizo recordar traumáticos momentos de mi infancia. En fin... 


Qué espero del 2017?

* Seguir con Luciano, como hasta ahora (más no se puede pedir), afianzando nuestra relación de pareja y disfrutando de la vida y de nosotros mismos.

* Seguir disfrutando del Colo y de Carlitos, en la medida de las posibilidades y como se vayan dando las cosas. Me gustaría volver a la idea de la 'isla' al menos con ellos.

* Conocer nuevos 'diositos' quienes son los que realmente ponen la 'sal' a mi vida.

* Terminar con mis estudios de Psicología.

* Seguir trabajando y/o haciendo lo que me gusta.

* Volver a disfrutar de y con mis amigos 'diositos' como antes y no como este año, que estuvimos muy poco comunicados.

* Concretar mi viaje a Europa y sino puedo recorrer todo (Inglaterra-España-Francia-Italia-Alemania), al menos hacerlo en parte.
.
Así que gente, esto es más o menos, sintetizado, lo que fue mi 2016 y lo que espero del 2017. Les dejo este mensaje de año nuevo para todos y para que disfruten de la vida lo mejor que les sea posible. Nos vemos el año próximo aunque no sé todavía si voy a seguir escribiendo el blog. Creo que el blog me sirvió a mí en su momento y a otros chicos y no tan chicos después. Pero ahora, los pre-adolescentes-jóvenes ya no leen blogs como este. Aunque tampoco sé como resuelven sus problemas. De ahí que estoy evaluando en dejar de escribir, al menos, este blog con esta orientación. Sea como sea, les doy gracias a todos por seguir leyéndome después de tantos años. Un pedido final para todos: les deseo que sean 'los propios arquitectos de su propio destino' y que sean muy felices. Como dijo Abraham Lincoln: 'Uno es tan feliz como se lo propone'. Y creo que es una gran verdad.


'Feliz año nuevo 2017 para todos'...!!!



Abrazo grande y besos!

lunes, 26 de diciembre de 2016

Un futuro incierto



La semana pasada, le celebramos el cumpleaños número 16 al Nachito. El muy 'guachito' (pícaro) está grande, lindo y apetecible. Es un verdadero 'diosito' como los que a mí me gustan y sino fuera porque es mi hermano, seguramente ya le hubiera tirado los 'galgos' (hubiera intentado seducirlo) hace bastante tiempo. Pero bueno, lamentablemente, está 'prohibido' por los cánones de la moral y las buenas costumbres de la sociedad actual... En fin...

Y aunque sospecho que tuvo (y tiene) algunas 'agachadas' (experiencias sexuales gay) con el Tomi, no me constan ni tampoco nunca les pude probar nada. Además, ellos, permanentemente desmienten y/o niegan cualquier situación que haya pasado entre ellos. Así que, aprovechando que Luciano no estaba (decidimos que martes, jueves y sábado hiciera de 'novio' hetero formal) hice de 'asador'. Y al igual que otras veces, tuve que hacer hamburguesas, choripanes y lomitos a la parrilla.

Los invitados era un grupo mixto de nenas y varones. Calculo que alrededor de 30 más o menos. Claro que esperaba ver lo que vi. No solamente habían venido nenas, sino que de los varones presentes, la mayoría eran simples 'mortales', algún que otro 'semi-diosito' pero había tres o cuatro, que definitivamente, eran verdaderos 'diositos' y que no tenían nada que envidiarles a ninguno de mis 'diositos' que tuve desde el Sebi a esta parte. Todos de 16 y 17 años, amigos del Nachito.

Pero uno, me hizo recordar al Colo. Y no porque fuera pelirrojo ni que se le pareciera, porque este, era blanco de piel tostada y de cabello renegrido, igual que sus ojos, pero sus facciones, eran tan excesivamente bellas, que incluso lo afeminaban algo. Y apenas llegó, mi 'radar-gay' de entrada detectó que 'la pileta (piscina) de este pibito tenía agua' y me podía 'arrojar/tirar' (seducir) tranquilo. Y ya desde un principio 'pegamos onda' (nos gustamos) como dicen los 'pibitos'.

En un aparte, le pregunté al Nachito que 'onda' tenía ese 'pibito' y me dijo que ninguna. Le re pregunté, si sabía si ese 'pibito' era gay y me dijo que no. Que hacía poco que conocía a Joaquín (así se llama) pero que no era gay. Incluso me hizo prometerle que no iba a 'avanzar' sobre el 'pibito' en cuestión, porque decía que él ya me conocía. Le dije que estaba bien y me hice el ofendido, asegurándole que yo no andaba buscando 'pibitos' para cojer y que no iba a pasar nada.

Quizás, Joaquín, no era gay pero, parecía. Al menos mi radar-gay lo detectaba. Incluso, me estuvo enviando mensajes silenciosos de miradas intensas que decían mucho. En un momento, Joaquín pidió ir al baño y yo me ofrecí a guiarlo. Como el baño principal estaba ocupado, le propuse ir al baño de mi dormitorio. En ese momento, el baño se desocupó pero llegaron dos amigas del Nachito, diciendo que estaban 'apuradas' y entraron al baño dejándonos sin reacción.

Nos miramos absortos. El hecho nos hizo gracia y comenzamos a reírnos. Así que le sugerí al 'pibito' que fuera al baño de mi dormitorio. Joaquín entró al baño y salió enseguida. Y a pesar de las advertencias del Nachito, lo tomé de la cintura con mis manos y lo arrinconé contra la puerta. Pero el `pibito' me rechazó diciéndome que estaba haciendo y que yo me había 'confundido' con él. Esta reacción me dejó petrificado. Le pedí disculpas por mi desubicación y mi equivocación.

Le dije que me había equivocado con él porque interpreté mal algunos de sus gestos durante la cena. Le dije que yo era gay y que había pensado que él también lo era. Me dijo que ya sabía que yo era gay porque el mismo Nachito se lo había dicho pero que él no era gay. Le volví a pedir disculpas y le dije que esperaba que fuera discreto con mi intento de 'acercamiento'. Con una sonrisa enorme, me dijo que estaba bien, que no era 'buchón' (alcahuete) y que no pasaba nada.

En ese momento, escuchamos que alguien venía por el pasillo. Era el Nachito, con algunas nenas, que también buscaban el baño de mi dormitorio. Me miró como recordándome mi promesa y me dijo que las nenas iban a usar el baño de mi dormitorio porque el otro baño, estaba ocupado. Le dije que sí y volvimos con el resto del grupo al balcón-terraza. El grupo se había desconcentrado en varios subgrupos, que comían, bebían, se sacaban 'selfies', bailaban o simplemente hablaban.

Al rato apareció el Nachito y me preguntó qué me pasaba. Y al responderle que nada y que por qué me preguntaba eso, me dijo que tenía una cara 'rara'. Le dije que no me pasaba nada y que podía ser que estaba algo cansado, pero no le comenté nada de lo que me había pasado con Joaquín, pero en realidad, estaba preocupado. Era la primera vez que mi radar-gay fallaba de esa manera tan estrepitosa. Otras veces, había tenido experiencias similares pero no fueron 'fallas' propiamente dichas, pero esta vez, la 'cosa' me desconcertaba. Si mi radar-gay comenzaba a fallar y a darme señales 'equívocas', seguramente iba a tener que afrontar la Vida, de una manera diferente y con un futuro incierto. Eché la red para que un 'diosito' gay quedara atrapado en ella y el único que quedó atrapado fui yo. Será algo así como el principio del fin?







martes, 20 de diciembre de 2016

Luz verde




Yo: de qué querés 'hablar'?

Así comenzó el diálogo que dio comienzo a la situación que dio el título a este post. Luciano me había dicho que quería 'hablar' conmigo. Y las pocas veces, que me advirtió que quería 'hablar' sin hacerlo directamente como estamos acostumbrados, fue para decirme algo serio. No pasó tantas veces, pero las veces que pasó, así fue. Con todo, yo ya estaba prevenido de que algo estaba pasando y aunque nos contamos 'casi' todo, hay una pequeñísima parte que nos callamos por cuestiones 'x'.

Y: qué querías decirme?

Luciano se quedó pensativo, como sopesando lo que me iba a decir y si era conveniente decírmelo o callarlo como hasta ahora. No estaba seguro del paso que estaba por tomar y eso hacía que le costara tanto trabajo hilvanar la primera frase? Por un momento, me pasó la idea, de que no quería que siguiéramos siendo 'pareja'. Porque a pesar de las promesas y juramentos que me hace a diario, antes de dormir, reconozco que las personas somos cambiantes y un adolescente como él, más todavía.

Y: qué pasa? Es tan grave que no podés decírmelo?

A Luciano se le llenaron los ojitos de lágrimas y la angustia se apoderó de él. Las lágrimas me pueden. No soporto ver las lágrimas. Es mi tendón de Aquiles. El Sebi usaba las lágrimas increíblemente. En su momento, también las usó el Nachito para doblegar mi voluntad. También el Tomi y el Gasti. Ahora le tocaba el turno a Luciano. Reconozco que son personitas de una sensibilidad increíble que usaron esa estrategia en los momentos más cruciales y significativos.

Y: dale bebé, decime qué pasa que me estás asustando... Es tu mamá? Tu papá? Tu hermano? Estás enfermo? Querés que dejemos de ser pareja y no querés seguir con todo esto?

Luciano negó con la cabeza pero seguía sin hablar. Una especie de alivio recorrió mi cuerpo. Al menos, no quería renunciar a nuestra pareja, no estaba enfermo y tampoco era la familia más cercana la que se interponía en nuestra relación, Desde la llegada del Tomi y la tan celebrada finalización de las clases, tanto del Nachito como del Tato, ya no tenemos otro lugar que nuestro dormitorio para estar solos en casa. Así que allí estábamos dialogando, sentados en la cama.

Luciano: amo a una chica...

Esa confesión sin preámbulos ni introducción, me tomó do sorpresa y si hubiera sido una pelea de box, debería decir que me sorprendió con la 'guardia' baja. Y sentí el golpe. La puta que lo sentí. 'Ama' a una chica... No dijo que le 'gusta' ni que la 'quiere'. Me dijo directamente que la 'ama'. Pero, como puede amar a una chica si hacía segundos me había dicho que no quería que dejáramos de ser pareja ni que tampoco dejáramos de hacer lo que estábamos haciendo... Yo no entendía nada...

Y: como que 'amás' a una chica? Qué chica?

L: sí Lu, yo te sigo amando como siempre pero me di cuenta, que también amo a Luli...

Luli? Quién era Luli? La 'minita' con la que se está encamando? Nunca me había dicho como se llamaba... Pero bueno, ahí estaba la razón de todo su pesar. Y en mi memoria estalló el recuerdo: Luli! Luli era la pibita que habíamos conocido en la joda del curso de Kevin que se transó esa noche y se 'tumbó' (tuvo sexo) en casa y que yo también tuve sexo con el hermano ese mismo día. Ahora el recuerdo me afloraba. Pero yo siempre pensé que había sido un 'touch and go'... Y se lo dije.

Y: Luli es la 'pibita' que te tumbaste acá en casa?

L: sí...

Y: yo pensé que había sido un 'touch and go'...

L: no... nos seguimos viendo... al principio solamente teníamos sexo... pero ahora Luli quiere que seamos 'novios' y todo eso... quiere que conozca a los amigos y a los padres... quiere...

Y: esperá que hay algo que no entiendo... ella quiere una relación 'formal' con vos... y vos qué? También querés eso?

L: no sé Lu, te lo juro! Yo creo que me gusta y que la quiero y la amo y todo eso y quiero hacer lo que ella dice pero también te amo a vos Lu y no quiero perderte, quiero seguir siendo tu pareja y quiero que sigamos viviendo juntos como hasta ahora, no quiero que cambie nada de nada. Entendés?

La puta si entendía... Era comprensible lo que estaba viviendo Luciano. Supongo que el bisexual debe experimentar estas situaciones pero... al mismo tiempo? Creería que sí, si se dan las condiciones. A mi me pasaría algo parecido con la Agus. Podría encarar un matrimonio con ella pero no podría olvidarme de Luciano. O del Colo. O de Carlitos. Pero, por ahora, tenía que calmar la angustia de Luciano y después, ver que estrategias tomar, juntos e individualmente...

Y: vos estás seguro de tus sentimientos bebé?

L: sí, Lu, te lo juro. A vos, nunca te voy a dejar de amar y quiero seguir viviendo con vos y que sigamos siendo pareja hasta que nos muramos. Pero, no sé por qué, también amo a esa 'pibita' y no quiero dejarla tampoco.

Y: sabés que pasa bebé? Que lo veo como incompatible dos relaciones simultáneas. Es como tener una 'doble' vida. Yo no quiero perderte y vos tampoco a mí. Pero, tampoco querés perderla a ella. Y al principio, como ahora, quizás se pueda hacer pero al final, una de las dos relaciones va a pasar a segundo plano. Entendés?

L: sí, pero no podríamos probar? 

Y: ya estuviste probando bebé... En todo este tiempo, estuviste probando. Y la pibita se tuvo que amoldar a tus tiempos y dejaste la relación con ella, en un segundo plano. Si ahora le das preeminencia a la relación con ella, yo voy a ser el que va a pasar a segundo plano. Me voy a tener que amoldar a tus tiempos y verte cuando no estés con esa 'pibita' y no digo que nuestra pareja se resienta ahora pero más tarde o más temprano, vamos a tener algunos 'bolonkis' que ahora no tenemos y que seguramente van a resentir a nuestra pareja...

L: ya lo sé Lu, pero nosotros nos amamos y vamos a seguir siendo pareja y yo voy a seguir viviendo con vos siempre y vas a ver que vamos a resolver todos los problemas que se nos presenten, pero tengo que probar...

Y: sí bebé, está bien, probá a ver qué pasa... Yo te amo y no puedo dejar que seas infeliz por un capricho mío. Lo único que sé, es que, en este tiempo de errores-aciertos, nuestra relación de pareja va a ser difícil que no se resienta. No quiero perderte por nada ni nadie en el mundo pero tampoco puedo ser tan egoísta como para coartar tu felicidad especialmente si no tengo que renunciar a vos para que vos la consigas. Hagamos el intento y veamos qué pasa. Te parece?

L: sí Lu, gracias, sos un 'groso' (buenísimo)! 

Y: eso sí, usá forro/condón/preservativo, boludo... Que no quiero chupar una pija que se mete adentro de una 'concha' (vagina)...

Después nos acostamos en la cama y nos transamos como siempre. Nos sacamos la ropa y nos hicimos el amor. Definitivamente, no quiero perder a Luciano. Pero no puedo luchar contra su naturaleza. Pero, que su experimento será en desmedro de nuestra relación, eso es seguro. El solo hecho de darle prioridad a esa 'minita' va a ser que nuestra pareja (léase yo) pase a segundo plano. Aunque, pensándola bien, este 'experimento' que Luciano quiere hacer, es una especie de 'luz verde'.

Luz verde en el sentido que si Luciano tiene 'compromisos' inevitables, quiere decir que no va a estar en casa el tiempo que está ahora y que yo voy a tener mucha más libertad de acción para dedicarme a otras 'cosas' (léase Colo o Carlitos). Mientras tanto, voy a tratar de hacerle comprender, que así como él tiene necesidades emocionales y sexuales conmigo y con una 'minita' por ser bisexual, yo, por ser 'gay', también tengo las mías. Aunque mis necesidades emocionales y sexuales están dirigidos exclusivamente a 'chicos' (léase varones). Y que muchas veces, esas necesidades generan sentimientos que no se pueden evitar. Él está experimentando esto con esa Luli. Yo también lo estoy experimentando con el Colo y con Carlitos... Obviamente, de diferente manera y con distintas necesidades, la 'poliamoría' transversaliza nuestras vidas. Creo que llegó el momento, de tener con Luciano, una conversación sobre la 'poliamoría' presente en nuestras vidas... jeeeeeee...




miércoles, 14 de diciembre de 2016

Con paciencia y saliva




La llegada de Tomi a casa despertó las expectativas de todos. Sus planes de no seguir adelante haciento la 'pasantía' que estaba haciendo en la empresa de una ciudad al norte de la mía nos shockearon al principio. Después nos gustó la idea de volver a tenerlo con nosotros porque realmente y por todo el tiempo que estuvo afuera, lo extrañamos mucho. Además, nos entusiasmaba la idea que tenía de seguir estudiando hasta terminar la carrera de ingeniero electro-mecánico. 

Hasta ahora consiguió el título intermedio de 'técnico electro-mecánico' y aunque le pagaban un muy buen sueldo y estaba muy contento con su empleo, decidió renunciar y seguir adelante con su deseo. Claro que le presencia del Tomi hizo que tanto el Tato como el Nachito (¿?) estuvieran en casa a partir de las 6 de la tarde, hora en la que ya estaban libres como Luciano y yo. Pero, como el Tato lleva a mi casa a la novia quien se queda a dormir, el Tomi perdió su lugar en el dormitorio. 

Así que comenzó a dormir con el Nachito, compartiendo la cama. Y el Nachito que es tan quisquilloso para compartir sus cosas, está encantado que el Tomi duerma con él. Espero que esa actitud, sea solamente afecto fraternal y no darle las connotaciones sexuales que le da el Tato. Aunque esto ya es historia, porque pasamos la cama del Tomi a la habitación del Nachito. Aunque esto no significa que si el Nachito tenía sexo con el Tomi, lo vaya a dejar de tener.

En fin, los dos son grandes y saben lo que hacen. De todos modos, ahora, a partir de las 6 de la tarde, ya estamos todos en casa. Hasta el viernes pasado, que fue feriado 'puente' y que por las características del fin de semana 'largo', los únicos que estábamos en casa era Luciano y yo. Tomi se había ido a la casa de la madre. El Nachito a la casa de mi vieja y el Tato se fue de viaje con la novia y una pareja amiga no sé adónde.

Luciano se había bañado y se terminaba de acicalar en el baño para ir, como todos los viernes, a la casa del la madre y yo, estaba haciendo planes mentalmente, ya que en unas pocas horas, estaría disfrutando del Colo y de todo lo que me da y esperando recibir, en algún momento, todo lo que todavía no se anima a darme como es mi deseo. De todos modos, decidí esperarlo y darle tiempo y eso es lo que iba a hacer. Tenerle paciencia y hacer como la gota que horada la piedra.

Y todo se fue dando como lo había planeado. Llevé a Luciano a la casa de la madre y a la vuelta, pasé a buscar al Colo, con la diferencia de otras veces, que, en lugar de comprar comida y bebida para comerla en el parque, decidí venir directamente a casa. Al Colo, no le gustó la idea, después de haber pasado ese sofocón, la vez que vino mi viejo buscando los colchones inflables. Pero, le aseguré que nadie vendría esta vez y que no se preocupara por nada. Así que el Colo, a regañadientes, aceptó.

Una vez en casa, nos 'transamos' apenas llegamos, pero el Colo me dijo que tenía hambre y quería comer. Así que tuve que calmar mi calentura. Comimos los lomitos y tomamos cerveza y después con la panza llena, fuimos al sofá grande del living-comedor. Apagué las luces, porque el Colo quiere 'transar' siempre a oscuras, pero dejé encendida la luz del balcón-terraza, lo que daba al lugar apenas una tenue penumbra, que utilizamos muchas veces con los 'diositos' cuando nos reunimos en casa.

En segundos, llegamos a una 'transa' intensa. Parecía que el Colo se había dado 'permisos' que antes no se daba. Y el sofá es comodísimo para estar sentados o durmiendo, pero se vuelve incómodo cuando uno se pone muy movedizo. Y eso, fue lo que pasó. Los nuevos permisos que me dio el Colo de prácticamente desnudarlo de la cintura para abajo, haciendo que su pantalón y su boxer se los bajara hasta los tobillos, hizo que yo intentara hacer lo propio.

Pero ante tanto movimiento, en un momento dado, me deslicé hacia el piso arrastrándolo en mi caida. El Colo me sujetó fuertemente y me atrajo hacia él, al tiempo que me preguntaba si estaba bien. Y le contesté la verdad: que no y que estaba incómodo. Y que seguramente, él también lo estaba. Y que era infinitamente mejor ir a la cama, donde podíamos hacer lo mismo, sin necesidad de estar contorsionándose. Y dicho esto, le agregué casi susurrándole y acariciando su carita y su cabello:

Yo: pero como sé que no me tenés confianza y tenés miedo que te viole o te haga hacer algo a la fuerza, respeto tu voluntad de 'transar' acá. Pero mi intención no es violarte ni hacer nada que no quieras hacer. Porque, de verdad te digo, no es sólo sexo lo que quiero con vos, sino que también siento 'cosas' y me gustaría que podamos ser mucho más que amigos. Pero para que vos me tengas confianza, tengo que respetarte a vos y a tus tiempos. No quiero apurarte ni forzarte ni hacerte sentir mal. Quiero que estés seguro de lo que hacés y que también te sientas seguro y protegido conmigo. Yo no solo quiero tener sexo con vos. Yo te amo y creo que vos también me amás. Pero bueno, para vos todo esto es muy nuevo y te comprendo y por eso te acepto como sos y las cosas que querés. Porque te amo y porque quiero hacerte la personita más feliz en este mundo, acá conmigo y porque quiero que seamos novios y amantes y no amigos 'con derechos', entendés? 

Y el Colo se quedó pensando algunos segundos en lo que le había dicho. Y luego, apenas susurrando su deseo, me dijo:

Colo: bueno, está bien...

Y: está bien qué?

C: vamos a tu cama...


Y a mi cama fuimos. Pero mientras yo había aprovechado ese tiempo para terminar de desnudarme, el Colo se había vuelto a vestir como si fuera a irse. Le pregunté qué hacía pero me dijo ingenuamente que 'nada' y se dejó llevar a mi dormitorio. En mi cama y redoblando mis esfuerzos con besos, caricias y abrazos, me dejó que lo desnudara, esta vez, completamente. La luz del velador, era mucho más intensa que la del balcón-terraza. Aún así, el Colo, esta vez, aceptó la luz. 

De ahí que pude admirar el cuerpo increíble del Colo. No es como el de Luciano pero poco le falta. Me gustan los adolescentes con nalgas bien redondeadas y paradas y así son las nalgas del Colo, con la diferencia que su piel es muy blanca y tiene pecas. El solo hecho de que nuestros cuerpos desnudos estuvieran en contacto y sentir el roce de nuestra piel y el de nuestros sexos, hizo que nos sintiéramos transportados a un mundo mágico de placer y entrega. 

Y lo que el Colo durante tanto tiempo me negó, antes de entregarse por completo a mis más íntimos deseos, me hizo jurar que lo que le había dicho minutos antes sobre mí y mis sentimientos eran reales. Yo le juré que sí y que mi paciencia no era solamente para penetrarlo y hacerlo mío sino también para demostrarle que yo, no solamente quería su cuerpo y su virginidad, sino que también quería su amistad, su afecto y su amor. 

Y aunque estaba lleno de dudas y temores, con todo lo que le dije, terminé por convencerlo para que me entregara su virginidad, de la boca primero, guiándolo en una felación exquisita mientras lo masturbaba y del culo después, mientras lo besaba por todos lados. Finalmente, llené con mis acostumbrados hectolitros de leche, las cavidades vírgenes del Colo, que se estaba entregando sin remilgos. Terminamos abrazados mientras el Colo me susurraba palabras de amor y entrega total. 

Yo traté de extender su momento de placer haciéndole un 'pete' (felación) como solamente se lo hago a Luciano cuando me hace alcanzar el cenit en nuestros encuentros sexuales. Obviamente, tragué la leche de ese 'pibito' virgen que se había entregado a mí como yo tanto lo deseaba. Finalmente, terminamos abrazados y susurrándonos palabras de entrega y amor infinito e incondicional. Después nos duchamos juntos pero a diferencia de otras veces, el Colo aceptó quedarse en casa y quiso continuar acostado conmigo en la cama sabiendo de antemano que no todo había terminado, sino que era un 'alto' a las ganas que nos teníamos. Y así fue. Seguimos dándonos placer durante el resto de la noche hasta casi la madrugada, pero en todo momento le aseguré al Colo que lo 'nuestro' no sería sólo sexo y que por el bien de los dos debíamos mantener la relación en secreto. El Colo aceptó mi proposición y se apegó a mí y así nos quedamos abrazados desnudos, pensando e imaginando qué nos va a deparar la Vida en el futuro hasta que ambos nos abandonamos en los brazos de Morfeo...