domingo, 28 de junio de 2015

Mecenas





En estos últimos días, Luciano y yo, nos estamos viendo más seguido. De pronto, es como si Luciano comenzara a 'abrirse' pero muy lentamente. Creo que le hizo y le hace, mucho bien que yo me dedique casi por entero a él. Porque si bien es 'mamengo' (nene de mamá), la madre le dio siempre siempre más 'bola' (atención) al hermano más chico que a él. Y el padre, no le dio nunca otra cosa que 'mamporros' (golpes) y prohibiciones de acercarse a otros chicos y socializar.

Así que Luciano creció en un ambiente bastante enfermo y él mismo, con sus características personales, pocas veces se mostró realmente tal como era. Para colmo de todo, es gay, orientación sexual que mantuvo y mantiene en secreto. Yo lo conocí así pero de a poco se fue 'soltando' más y más hasta que muy recientemente, con la separación de sus padres y el abandono del padre del hogar, Luciano comenzó a exteriorizar algunas actitudes diferentes pero positivas.

De todos modos, todavía mantiene algunas cosas de antaño. Es huraño, no le gusta socializar con gente desconocida, ni de su edad ni más grandes, es parco, para nada demostrativo y le cuesta horrores exteriorizar sus sentimientos. Ni qué decir, tener muestras de afecto entre nosotros o hacer el amor. Y a pesar de todo esto, tiene ese 'no sé qué' que aunque lo hace distinto a todo lo que conocí, despierta en mí una atracción psico-física-emocional que no puedo llegar a entender del todo.

Justamente por estas características es que nuestros 'encuentros' la mayoría de las veces son a solas y escasas, son las veces que nos juntamos con cualquier otro 'diosito' y su pareja. Pero de estos encuentros solos, en casa o en lugares solitarios, donde no hay nada de gente, me sirve para hablar mucho con él y conocernos más y mejor. Y aunque cuando estamos solos, se da permiso para tener sexo gay, generalmente se inhibe, teniendo yo que hablar mucho para conseguir algo de Luciano.

Así y todo, conversamos de muchas cosas y de cosas muy profundas. Por ejemplo, me dijo que desde que el padre ya no vive con ellos, la están pasando económicamente muy mal, La madre no trabaja y prácticamente la familia de ella (tíos y abuelos), están colaborando con el mantenimiento de ellos y demás gastos de la casa. Y entre esos gastos, están los gastos 'extras' que aparecieron ahora y que se relacionan con el viaje de fin de curso a Bariloche, que Luciano va a hacer ahora en julio.

Por ejemplo, el viaje ya lo tiene pagado, pero ahora la empresa de turismo que los lleva, les dijo que por el aumento de ciertas 'cosas' tuvieron que agregar una última cuota 'extra'. También les sugirieron alquilar acá en Rosario, ropa para la nieve, ya que en Bariloche, el alquiler de ese tipo de vestimenta era muy caro. Y también les agregaron algunas 'excursiones'  que están muy buenas pero todos estos gastos 'extras' insumen un dinero que en este momento, Luciano no tiene.

Por suerte, Luciano tiene ropa de abrigo para llevar. Solamente le faltaría alquilar la ropa para la nieve, una 'campera' (chaqueta/cazadora) muy abrigada y un par de 'borceguíes'. Y allí aparecí yo, cual 'mecenas', que con mucho disimulo, sutileza, cariño, paciencia, dulzura y mil actitudes y sentimientos más, convencí a Luciano después de una extensísima resistencia, para que aceptara 'mi' dinero (que es el que me había dado el Nesti -cosa que él no sabe) para comprar lo que le falta.

Así que ayer, viernes, fuimos a la salida del colegio, a alquilar la indumentaria para la nieve y de ahí, fuimos a ver 'camperas' y 'borceguíes'. Demás está decir que caminar con Luciano por la peatonal, compartiendo momentos es algo realmente impagable. Claro que caminando 'separaditos', como dos buenos amigos y no demostrando ningún tipo de sentimiento, más que el de una estrecha amistad, existente entre nosotros. De todos modos, ambos gozamos de nuestra compañía.

Finalmente, compramos una 'campera' espectacular: reversible, es decir, que se puede usar de los dos lados. Con 'capucha' (caperuza) y mil bolsillos de todo tamaño. Del lado de adentro, está revestida en tela 'polar' re abrigada y tiene también mil bolsillos. Le llega hasta la mitad de la pierna, casi a una cuarta de la rodilla. La verdad que me costó un 'huevo' (testículo) y la mitad del otro, pero no estoy arrepentido para nada, porque lo hice por Luciano que se merece lo mejor que le pueda dar. 

Después, fuimos a comprar los 'borceguíes', que también me costó el otro medio huevo que me quedaba, pero la verdad que están sensacionales desde el punto de vista que los miremos. Luciano no cabía en sí de la alegría y me prometía una y otra vez que él iba a saldar su deuda conmigo, pero yo estaba más que contento, por verlo feliz a él. Para no tener 'bolonkis' con la madre, Luciano le va a decir que la campera la compró en una 'feria americana' (lugar donde venden ropa usada). 

Más tarde y cuando ya nos íbamos a buscar el auto a la cochera, nos encontramos de frente con el Yani. La verdad que casi nos 'topamos' (chocamos) de frente, así que no tuve más remedio que saludarlo y limar las asperezas que manteníamos desde aquel encontrón cuando era pareja del Juani. Apenas si intercambiamos algunas palabras. Luciano se mantuvo alejado unos cuantos pasos y no participó de la charla inicial. Esa situación me obligó a llamarlo y a presentarlo como a un 'amigo', aunque el Yani, sabedor de mis 'gustos' me preguntó si era un 'amigo' o un 'amiguito', haciendo que Luciano se pusiera rojo de vergüenza. Así que le tuve que reconocer que éramos pareja y como el Yani estaba apurado, me hizo prometerle que nos encontraríamos otro día y café mediante, conversaríamos de nosotros, porque la verdad que hace mucho que no lo hacemos. En el viaje a casa, le conté a Luciano, cosas del Yani. A la noche, como todos los viernes, Luciano se quedó a dormir en casa, así que aproveché, antes de hacerle el amor, de contarle absolutamente todo del Yani. Y de todas esas 'cosas', algunas me quedaron 'picando' (dando vueltas) en la cabeza... Y si el Yani...???





lunes, 22 de junio de 2015

Acoso nestiniano





Y como dice el refrán que 'la cabra al monte tira', eso es lo que me está pasando desde hace unos días. Ya me había pasado antes pero nada más que un par de veces. Pero, ahora empezó a hacerse casi continuo para convertirse en un verdadero 'acoso'. Este acoso me lo está haciendo el Nesti. Todo empezó hace unos cuantos días. Al principio, muy tímidamente pero a medida que fueron pasando los días, los mensajes por whatsapp y las llamadas telefónicas comenzaron a sucederse cada vez más.

Al principio, había decidido no atenderlo, pensando que se iba a cansar de mi indiferencia y me iba a dejar de molestar. Pero, contrariamente, a lo que yo esperaba, los esfuerzos del Nesti para contactarme, se redoblaron y se hicieron más intensos. Hasta que decidí atenderlo y combinamos un reencuentro en un bar que está cerca de mi casa. Esta vez, fui solo, sin el apoyo de Luciano, porque ya tomé la decisión, y es 'cosa juzgada' de no volver a relacionarme con el Nesti.

Así que el 'encuentro' fue bastante parecido al que tuvimos cuando decidimos 'romper' la relación, aunque esta vez, tuvo algunas variantes. Esta vez, no lo contaba a Luciano, para que me diera fuerzas para resistir los embates del Nesti. Y no lo hice, porque pensaba que no lo necesitaba a Luciano como finalmente no lo necesité. Además, porque no quería que Luciano supiera, por ahora, todo lo que me había pasado con la relación que mantuve con el Nesti.

En esta oportunidad, el Nesti, vino con 'perfil bajo' (sin buscar protagonismo o  notoriedad). Pero, pronto, me mostró las 'garras'. Y como en la primera reunión que tuvimos, el Nesti, habló 'loas' de mí, me ensalzó increíblemente y renovó y aumentó, todas las promesas que me había hecho en ese momento. Con la excepción, que ahora, me ofrecía más, muchísimo más. Pensaba recompensarme, de reanudar nuestra relación, con más dinero, ropa, departamento, auto, viajes y muchas otras cosas.

Pero esta vez, yo la tenía más 'clara' y no necesitaba de Luciano ni de nadie que me apoyara. La decisión de no continuar con la relación con el Nesti, ya la había tomado y no tenía ningún deseo de reanudarla, como el mismo Nesti, lo ansiaba. Así que fue eso lo que le dije. También le dije que estaba en 'pareja' con un 'chico' del que no le di mayores informaciones. Pero, el Nesti me dejó la 'oferta' en suspenso, para que yo 'la pensara bien y no le contestara en ese momento'.

Hasta me pidió 'clemencia' y que 'pensara bien' lo que iba a contestarle. Que yo ponía en juego no solamente mi futuro sino que también mi felicidad y la de él. Que no podía olvidarme y que yo sabía bien que era casi imposible reemplazarme. Que dejáramos todo atrás y que lo que había pasado, no volvería a suceder. Que solamente había sido un capricho de él, tener 'sexo' con el Tomi y me aseguró que ya no volvería a pasar eso porque era yo, definitivamente, la persona a la que él amaba. 

Que solamente sería para mí y que redoblaba la apuesta para que nos fuéramos a vivir solos en un futuro más o menos inmediato. Que los hijos me aceptaban, me querían y me extrañaban 'horrores' y que había tenido problemas con los dos más grandes, por el tema, de no dejarlos ir solos al colegio. Que había tenido que contratar un 'remisse' (auto alquilado con chofer) para que los llevara y aún así los hijos estaban disconformes y pedían por mí. 

Y que esa actitud de los hijos, él también la sentía pero aumentada, obligándolo a andar 'caliente' (excitado) todo el día y recurriendo a la masturbación y a los buenos recuerdos que yo le había dejado. Y me comporté mal. Porque, aunque tenía totalmente decidido no darle esperanzas y rechazarlo rotundamente, le mentí y le dije que necesitaba 'tiempo' para pensarlo. Que yo no había quedado bien anímicamente con la separación y que por eso, volví rápidamente a tener 'pareja'. 

El Nesti aceptó mi propuesta de esperar 'un tiempo'. Me dijo que él me daba todo el tiempo que yo considerara necesario siempre y cuando, le alimentara una llamita de esperanza para que volviéramos a ser pareja. Incluso me devolvió las tarjetas de débito y de crédito y me dijo que iba a depositar dinero en mi cuenta bancaria para que yo dispusiera de él, asegurándome que ese dinero, no me obligaba a nada, que no lo viera como 'presión' sino solamente como 'agradecimiento'... 

Finalmente, y después de esquivarlo y rechazarlo varias veces durante ese rato, dejé que apoyara su mano sobre la mía y me la acariciara como le gustaba hacerlo siempre. Me rogó que fuéramos al departamento, aunque sólo sea por algunos minutos: solamente para 'transa light' (besos, franela, paja y 'petes' (felación)). Me aseguraba que no habría nada de droga ni de alcohol ni de desnudos. Algo 'rapidito'. Bien 'express'... Como para que yo le sacara la 'calentura' que tenía y nada más. 

Pero le dije que no. Que yo tenía que decantar muchas cosas antes. Que me disculpara pero todavía yo no estaba preparado para volver a tener 'sexo' con él. Me dijo que estaba bien y que me comprendía, También que sabía como me había sentido y lo que yo sentía en ese momento y que sabía del mal momento económico por el que estaba pasando. Así que en un gesto estudiado, sacó del maletín que traía, un 'fajo' de billetes de $ 100 (la más alta denominación que tenemos). 

Me dijo que había $ 10.000 (algo así como u$s 1.100 o € 950). Que eran para mí, sea cual fuere mi respuesta porque yo me los había 'ganado' haciéndolo realmente feliz durante esos 3 meses que fuimos 'pareja' como nunca lo había sido. Y que iba a haber muchos 'fajos' iguales a ese, más si yo volvía ser pareja de él. Finalmente, me dijo nuevamente que fuéramos, aunque más no sea, 'unos minutos' al departamento, pero le volví a decir que no y ya no volvió a insistir. Me miró con cara de 'cordero degollado', se levantó y se fue. Cuando me quedé solo, pensé en mí y en mis sentimientos. El Nesti parece no darse cuenta que me está tratando como si yo fuera un 'taxi-boy' (prostituto). Y yo no soy ni quiero ser un 'taxi-boy'. Sinceramente, mi mente 'tapó' todos los sentimientos que sentía, tenía y exteriorizaba hacia el Nesti. En todo ese tiempo, que hablé con él, me parecía que comenzaba recién a conocerlo. Y mi memoria, se empeñaba a traerme a mi mente, imágenes de Luciano, en diferentes momentos, amándonos. Quizás por 'despecho' o por lo que fuere, con el Nesti, estoy 'jugando con fuego' . Pero muy en el fondo, creo que lo que quiero es 'venganza' por lo que me hizo y por lo que le hizo al Tomi. Y aunque esté 'jugando con fuego' estoy totalmente convencido de no volver a 'quemarme'... jeeeee... 









martes, 16 de junio de 2015

Permiso concedido





Acá se siguen deshilvanando los días sin ningún tipo de cambios. Ya me cansé de repartir 'currículums' por toda la ciudad pero no hay trabajo. Y el que hay, es 'full time' (exclusivos de 8 horas), mal pagos (400 dólares mensuales), esclavistas (12 horas de trabajo y poco sueldo) o con horarios rotativos (una semana de mañana, la otra de tarde y la tercera de noche y se vuelve a empezar). Así que a este 'paso' voy a tener que recurrir a 'conocidos y/o recomendaciones'. Otra no me queda...

Mi relación con Luciano está en su 'cenit'. Nos vemos poco pero cuando nos vemos, nuestro encuentro se caracteriza por los altos niveles de 'voltaje'. O sea, en lugar de 'cantidad' de tiempo, preferimos la 'calidad' de tiempo. Y en ese tiempo, 'explotamos', es decir, exteriorizamos terriblemente, nuestra pasión y nuestro amor. Son dos días a la semana, viernes y sábados, donde nuestros encuentros son intensivos y nos dejan 'de cama' (extenuados) pero felices.

El resto de los días, nos hablamos por 'celular' (teléfono móvil) o nos comunicamos por medio de mensajes por 'whatsapp'. A veces, por skype pero menos. Y aunque parezca 'rutinario' no lo es. Nuestros conversaciones son íntimas, intensas y constantes, lo que me demuestran que el interés de Luciano es real y continuo. A la mañana, me escribe desde el colegio, mientras está en clase, mensajes de whatsapp. A la tarde y a la noche, nos hablamos.

El sábado pasado, vísperas del domingo, día de las elecciones, Luciano vino a casa a cenar. Estábamos solos porque los otros 'pájaros' se habían ido. Así, mientras preparábamos la cena, tuvimos una charla íntima e intensa, sobre un aspecto que a Luciano 'no lo deja dormir' (estar tranquilo) y es su negación de su orientación sexual frente a terceros. Esto es, él íntimamente, se manifiesta gay pero hasta ahí. Delante de la gente, él no reconoce que es gay y se muestra 'hetero'.

Obviamente, ésto le trae problemas y grandes, especialmente porque Luciano, como ya dije en otros posteos, es muy lindo físicamente. De allí que permanentemente, esté rodeado por 'chicas' de su curso como también de otros cursos. Y Luciano, aparenta sentirse atraído por esas mujercitas, cuando en realidad, él no siente para nada esa atracción. Pero, para no despertar sospechas, no solamente las acepta sino que también las estimula para que esos 'encuentros' se produzcan.

Así, esa noche, me planteó, aunque más que un 'planteo' fue una especie de pedido de 'autorización' para que Luciano, en el viaje de fin de curso, pueda 'intimar' hasta donde pueda o lo dejen llegar esas chicas con las que se relaciona. Todo sea para salvar las apariencias, no solamente, con las chicas que van al viaje sino también con el resto de los chicos, ya que la mayoría, ya lo tiene conceptuado como un tipo que 'gana' (seduce/conquista) siempre y que coge/folla a quien quiere y cuando quiere.

Y hoy por hoy, las chicas están tan 'fáciles' que no dudo que Luciano, pueda llegar a tener sexo 'light' o del otro, más profundo, todas las veces que quiera o que se lo proponga. Más en el viaje de fin de curso a Bariloche, donde todo es libertinaje desenfrenado. Y aunque yo sé, que mi 'autorización' era mi 'espada de Damocles', no le podía decir que no, porque sé que para salvarguardar la imagen que tiene, Luciano iba a hacer lo que quería y no lo que yo decía. 

Así que le dije que le diera para adelante, que yo creía y confiaba en él y todo eso. Él me juró y re juró que lo hacía solamente por las 'apariencias' y por nada más. Y a mí no me queda más que creerle, aunque en el fondo, albergo mis temores, que a Luciano le terminen gustando las 'conchas' (vaginas) más que las 'pijas' (penes) y me termine dejando y dando por finalizada nuestra relación. Pero, bueno, qué otra cosa, podía hacer...??? Decirle que no...???

Así que le dije que sí, le aseguré que yo estaba muy seguro de él y de su fidelidad. Y que con mi consentimiento, lo único que yo buscaba, era que él, se sintiera seguro y apoyado en todo lo que hiciera porque de última, yo no iba a estar 'celoso' de la chica que lo consiguiera y que lo disfrutara. Especialmente, porque yo sabía íntimamente, que con ellas 'tendría sexo' pero que conmigo, 'haría el amor' y que eran cosas totalmente distintas. Eso sí, que usara 'forro' por las dudas, siempre...!!!

Luciano me dijo que estaba bien y que así iba a ser. Que él solamente tendría sexo y nada más y que no me preocupara, porque las que tenía, eran relaciones sin sentimientos. Y que era muy diferente lo que había entre nosotros, por lo que él sentía por mí. Pero ni estando solos ni diciéndomelo a mí, Luciano lo dice libremente. Sino todo lo contrario. Lo dice pero le da mucha vergüenza exteriorizar lo que piensa, dice o hace conmigo. Balbucea, tartamudea y se pone 'colorado' (rubor)

Es algo que no lo puede evitar: sentir vergüenza de exteriorizar su amor hacia mí, otro varón, aunque yo sea gay. Yo lo entiendo (a veces) y otras veces, me parece algo enfermizo, pero ya sé que es así. Trato de comprenderlo y disfrutarlo sin ponerlo en verdaderos 'bretes' (encierros) del que le cuesta mucho salir. Lo mismo le pasa cuando nos 'transamos' (besamos y acariciamos) o cuando 'hacemos el amor'. Luciano se entrega en cuerpo y alma, pero tengo que ser yo, quien le diga lo que quiero que haga porque no tiene iniciativa ninguna. Lo que le digo que haga, lo hace, sin decir nada ni 'chistar' (protestar) pero a veces, no sé si lo estoy 'atorando' (apurando demasiado), si le gusta o no, si lo ansía o qué, porque Luciano se limita a obedecer, aunque sé positivamente, que disfruta todo. Igualmente, cuando estamos solos, no opone ninguna resistencia y me deja hacer. Yo aprovecho la situación y lo disfruto plenamente, como el sábado pasado, que tuvimos sexo en la cocina, donde lo penetré primero 'de parado' un buen rato. Después, fuimos al dormitorio, donde en mi cama, lo volví a penetrar, lo empalé como a mí me gusta, con mucha más comodidad y en una posición, donde podemos vernos las caras, disfrutarnos plenamente y saber ambos, que el amor que nos profesamos es verdaderamente auténtico... jeeeee...






martes, 9 de junio de 2015

Espada de Damocles





Acá hay un refrán que dice: 'Cuando el pobre se arremanga, hasta el culo se le ve'. Y es así nomás. Ahora que estoy dispuesto a renunciar a mi 'poliamoría' y ser totalmente fiel, las oportunidades de seducir y conquistar 'diositos' en todos lados, aumentaron exponencialmente por mil. Claro que también se debe al 'destape' (deshinibición) total y completa de los géneros para dejarse ver y disfrutar de su condición/orientación sexual que los hace fácilmente asequibles.

Y esto se está dando cada vez más. Cuando yo empecé a caminar por este mundo gay, en mi pueblo, apenas si conocíamos a dos 'gays' totalmente asumidos. Los dos eran 'viejos', ya 'maduritos' y vivían solos. Se sabía que eran homosexuales pero no escandalizaban a nadie ni tampoco nadie sabía nada de sus vidas. Venían a la ciudad a 'putanear' pero en el pueblo, eran ciudadanos modelos. Uno era amanerado y el otro, totalmente afeminado pero ninguno de los dos, dio que hablar nunca.

Y en la ciudad pasaba otro tanto. Y a pesar que Rosario, siempre quiso ser una ciudad 'gayfriendly', no podemos olvidar nuestra 'mojigatería' y cercenábamos todos los derechos y la exposición de los gays. Pero ahora, todo eso cambió y si bien, todavía se condena a los gays, ahora se ven por la calle, parejitas de chicos o chicas, más o menos jóvenes, abrazados o tomados de la mano y prodigándose 'arrumacos' ante la vista, escandalizada de la gente. En el fondo se nota que esto todavía molesta.

Igualmente ya no es necesario tener el famoso 'radar-gay' para detectar a un gay en la calle. A algunos se les nota la orientación sexual más que en otros y a los que nada se les nota, ellos mismos, lo hacen notar. Obviamente, hay de todo: gordos y flacos; morochos, negros y blanquitos; rubios, castaños, colorados y negros; adolescentes, jóvenes y no tanto; lindos y feos. Gays y 'bi'. En una palabra, hay de todo. Claro que siempre los hubo, pero ahora se muestran sin inhibiciones.

Así que yo ando por la vida, como 'gordo a dieta'. Deseando comer todo lo que veo pero cuidándome por mi 'dieta'. Por favorrrrr...!!! Y como el imán, los polos opuestos se atraen, tengo que andar por la calle, haciéndome el 'exquisito' porque una 'banda' de feos de todas las edades, me tiran buena 'onda' y tratan de seducirme y conquistarme. Y también, están los otros: verdaderos 'diositos' que me 'comen' con la mirada y que me invitan a 'avanzar'.

Y no solamente 'avanzar' sino también, 'tirarme a la pileta' porque me muestran que tiene agua. Hay miles de ejemplos...!!! Y quizás yo lo note más ahora, que no trabajo y que ando mucho por la calle. A la mañana, cuando llevo al Nacho al colegio o al Tato y a Tomi a trabajar. Cuando voy o vengo de la facultad, cuando ando por el barrio o voy de compras al supermercado. Es terrible...!!! 'Llueve sopa y yo con un tenedor en la mano'...!!! jaaaaaaa...

Pero bueno, tengo que soportar todo, porque esto de ser fiel es decisión mía y de nadie más. Amo a Luciano y tengo que serle fiel, aunque me cueste horrores. Para colmo, Luciano es tan 'asexuado'...!!! No es normal en un chico de casi 18 años...!!! No le gusta 'penetrar' y permite que lo 'penetre' porque sabe que lo deseo muchísimo, pero nada más. Me felaciona y se deja felacionar porque sabe que me gusta pero si por Luciano fuera, su vida sexual se limitaría a las caricias y punto.

Solamente compartimos la cama, la noche de los viernes y sábados y es cuando 'hacemos el amor'. El resto de los días, duerme en su casa y yo en la mía. No le gusta estar con los 'diositos' ni que nos vean juntos. Aunque sí disfruta (y mucho) cuando estamos o salimos solos. Le gusta ir a lugares solitarios donde acepta y devuelve con pasión mis besos y mis caricias impúdicas y otras exteriorizaciones sexuales, como 'pajas' (masturbaciones). Prefiere las 'pajas' a hacer otra cosa.

Luciano es así y lo tengo que aceptar. Me cela terriblemente, especialmente con Tomi, porque sabe que vive en casa, que no tenemos parentesco y aunque nos consideramos 'hermanos' tuvimos/tenemos sexo con él y existen fuertes sentimientos en el presente. También de los otros 'diositos' porque conoce mi idea de la 'isla' y de los amigos 'con derechos'. Además no termina de asumirse 'gay' y se tilda de 'bisexual', pero creo que lo hace porque no termina de aceptarse y por temor al que dirán.

Además, se muestra ante el mundo como 'hetero', relacionándose con chicas y 'calentándolas' (excitándolas) con su belleza adolescente y con algunos atributos corporales, de los que ya hablé en otro post, pero del que sólo disfruto yo. Además es muy 'sexy' y 'sensual' con la gente que lo rodea y con las mujeres en general. Y aunque sé que me ama hasta el hartazgo, no solamente porque me lo dice sino también porque me lo demuestra, igualmente, me da temor de perderlo en cualquier momento, porque aunque sé positivamente que por ahora me muestra su faceta 'gay', en algún momento, puede exteriorizar su 'bisexualidad' y lo pierda con una chica. Por ahora, solamente son temores infundados míos, pero igualmente son temores que no me dejan disfrutar totalmente este lindo momento que estoy viviendo. Amo a Luciano y no quisiera ni me gustaría perderlo por sus inseguridades y su inestabilidad emocional. Creo que estoy 'pagando' de alguna manera, lo que les hice vivir a otros diositos que en el pasado se relacionaron conmigo. Ahora comprendo que no es nada grato, sentir esta 'espada de Damocles' balanceándose sobre mi cabeza. Espada que me hacen sentir, Luciano por un lado con sus actitudes inentendibles y por el otro lado, un montón de 'diositos' gays que no conozco y que veo a diario en la calle y que me provocan invitándome 'a tirarme a la pileta porque tiene agua'. Y yo en el medio, tratando de mostrarle a Luciano que soy un amante fiel, pero que muy íntimamente, en el fondo, es algo que no soy ni que siento... jeeee...






jueves, 4 de junio de 2015

Celos






El sábado a la noche, hicimos todo lo que teníamos planeado. Fuimos al recital de María Creuza, una cantante brasileña, que canta melódico y a la salida, fuimos a cenar, con Luciano, al restaurante chino donde trabaja Franco. Más que nada quería agasajar a Luciano por todo lo que me está dando en este tiempo y por lo bien que me hace sentir, estando a su lado. Ir al restaurante chino, es mucho decir, al menos para mí, porque casi todos los platos chinos, son a base de arroz, pescado y verdura cocida.

Esa es una de las contradicciones que tengo con Luciano: la gastronomía. Si por Luciano fuera, viviría comiendo comida china, tanto que creo, que si existe la 'reencarnación', Luciano fue chino en su otra vida. Sino no se explica tanto fanatismo...!!! Así que apenas entramos, Franco nos vio y nos ubicó en un lugar preferencial, cerca de la cocina y desde allí, nos llenó la mesa de platos con diferentes tipos de arroces, pastas, pescados, mariscos y verduras cocidas.

Por suerte y como Franco sabe que yo soy un carnívoro de llanura y que no 'comulgo' para nada con la cocina china, me mandó a la mesa, algunas exquisiteces cárnicas, como carne acaramelada de cerdo asado, pollo y ternera con 'tallarines' (fideos) chinos y otros bocados que no eran de arroz, ni de pescados o mariscos ni de verdura cocida tampoco. Para beber, como Luciano no toma alcohol, Franco nos hizo llegar unos jugos chinos de frutas tropicales, realmente muy ricos.

Después fuimos para casa, no sin antes, satisfacer las cientos de preguntas que Luciano me hizo sobre Franco. Preguntas que al principio pensé, que como Franco es un verdadero 'diosito', le gustaba a Luciano. Después, y como los interrogantes, venían cargados de fina ironía, me di cuenta que Luciano estaba celoso. Ya otras veces, tiempo atrás, me había mostrado algo de esta 'faceta', pero no tanto como a partir de ese día, que no sé qué bicho le habrá picado...

Para colmo, el Tomi no tuvo mejor idea que enviarme un 'wsp' (mensaje de whatsapp) apenas había pasado un minuto después de las 12 de la noche, felicitándome por mi cumpleaños. Eso bastó para que Luciano comenzara haciéndome una 'escenita' de celos que yo al principio, creí que era una broma pero después fui comprendiendo que Luciano hablaba en serio. Recién se calmó, cuando le conté bien toda la historia del Tomi, como entró en nuestra vida y qué representa para nosotros.

Como iba diciendo, después de cenar fuimos para mi casa y allí dimos rienda suelta a todo nuestro amor y a toda la pasión que ambos nos despertamos. Luciano, verdaderamente, es mi 'yin' y yo vengo a ser el 'yang' de nuestra relación. Nos entendemos a la perfección y nos complementamos extraordinariamente. Vivimos el momento y dejamos que todas las cosas que sentimos y deseamos, fluyan naturalmente (atención Instinto), sin sugerir, indicar o pedir nada al otro.

A la mañana siguiente, nos levantamos, desayunamos juntos y después lo llevé a la casa, no sin antes, asegurarme que iba a esperarme para volver a la tarde, para el momento en que fueran todos los 'diositos' y celebráramos mi cumpleaños como se debe. Nosotros (el Tato, el Tomi, el Nachito y yo) seguimos para la casa de mi abuelo, donde almorzamos en familia. La pasamos re bien y tuvimos un día fantástico e increíble, con mucha comida y bebida en un buen ambiente familiar.

Al fin de la tarde, después de la clásica merienda, me despedí de todos y me volví a casa. Antes, pasé por la casa de Luciano. Juntos fuimos a casa. Preparamos todo y esperamos que fueran llegando el resto de los 'diositos'. Luciano es un chico 'especial' por el lado que se lo mire. A diferencia del resto de los 'diositos' con los que sexualmente me relacioné, le molestan las manifestaciones de cariño, especialmente, cuando esas manifestaciones se exteriorizan y hay gente alrededor.

Realmente no entiendo ese tipo de actitudes y me desconciertan porque no sé en qué momento desea que lo acaricie o lo bese y cuando no. Como ya sé que ante la gente no le gusta que le haga nada, no le hago nada. Se conforma con algún contacto de piernas, brazos o manos si estamos sentados juntos. O algún entrecruzamiento de miradas, pero hasta ahí. Después, está el otro tema: es re celoso. Realmente no le conocía esta 'faceta' pero ahora que intimamos más, se vuelve insoportable.

Reconozco que en mis otras relaciones, no fui un modelo de fidelidad, pero ahora, que estoy haciendo las 'cosas' bien, a Luciano le asaltan estas inseguridades propias de un adolescente enamorado. Ese domingo, con los 'diositos' estuvo atento a todos y a todo, especialmente lo que yo decía y hacía. Salvo el Yani y Felipe que se auto marginaron solos, los demás fueron todos. Hacía mucho tiempo que no nos reuníamos y podíamos disfrutar un tiempo todos juntos. Fue algo realmente lindo.

Comimos, bebimos, conversamos de mil cosas diferentes, recordamos muchísimas anécdotas, escuchamos música y finalmente bailamos apretaditos, aprovechando como siempre la sensual voz de Caio y las sugestivas melodías de la música brasileña. También aproveché para conversar con los que hacía mucho que no lo hacía. La mayor sorpresa me la dio el Rata, con quién hablamos durante un buen rato, por medio del skype y que me dijo que pensaba venir en las vacaciones de invierno.

Después y como fueron llegando, también se fueron yendo, hasta que nos quedamos los 'pollitos', Luciano y yo. Como los 'pollitos' querían ver no sé que cosa en la televisión, aprovechamos con Luciano para ir a la cocina y prodigarnos unos cuantos 'mimitos' que no habíamos podido darnos antes. Así, estábamos en plena 'transa', cuando Luciano empezó a preguntarme vida y obra de cada uno de los 'diositos' y comenzó a hacerme una 'escena' de celos que no esperaba.

Yo traté de explicarle como era todo y contarle, que con todos, en mayor o menor medida, habíamos tenido algunos 'encuentros' sexuales, siendo 'pareja' con algunos y como 'amigos con derechos' con otros. Pero en lugar de calmarlo, esto le creó más inseguridades y empezó con preguntas y más preguntas. Para evitar una confrontación que veía venir, traté de hacerle entender que todas esas relaciones eran del 'pasado', de cuando era más 'chico' y todo eso, sin ponerlo en conocimiento de mi 'poliamoría' porque seguramente eso iba a ser el detonante para una discusión que no sabía cómo terminaría. Por suerte, Luciano, después de muchas promesas y juramentos de mi parte, creyó en mí y en mi fidelidad. Finalmente, pude abrazarlo, besarlo y acariciarlo un poco en las partes pudendas, pero no mucho, porque temía que entrara cualquiera de los 'diositos bebés' y nos vieran. Así que estuvimos un rato más 'transándonos' (acariciándonos) hasta que decidimos reunirnos con los 'diositos bebés'. Llevé a todos hasta la casa, como les había prometido a las madres y me despedí de Luciano, pensando cuanto amaba a ese 'pendejo' para renunciar a mi 'poliamoría' y dedicarle mi total y absoluta fidelidad. Una tarea 'apoteósica' pero que creo, que vale la pena intentarla. Al menos eso creo hoy... jeeeee...






sábado, 30 de mayo de 2015

Antítesis






La verdad que con Luciano nos llevamos más que bien y nuestra pareja va 'viento en popa'. Claro que no es de ahora, sino que siempre nos llevamos más o menos bien. Pero desde hace poco tiempo, nos llevamos increíblemente. Luciano cambió mucho su carácter porque lo dulcificó bastante. Y yo también cambié. Dejé un poco de lado mi forma de ser de 'patrón de estancia' y estoy mucho más 'consensuador' con tal de no discutir ni separarme de este pibito que me está volviendo loco.

Me cuesta entenderlo porque Luciano está en ese momento de la adolescencia en donde no es ni grande ni chico. Tiene reacciones de adulto y otras infantiles y por si eso fuera poco, está terminando el secundario y lleva a cuestas, todo lo que eso implica. Por suerte, ninguno de nosotros sufrió el 'trauma post Bariloche' pero lo vi en otros chicos y la verdad es que se vuelven idiotas, pensando que la vida es la que vivieron en ese viaje de egresados y no comprenden que esa no es la realidad.

Por eso trato de acompañar a Luciano todo el tiempo y apoyarlo en lo que sea. Todavía es chico en muchos sentidos. Por otra parte, quiero que nuestra pareja se maneje por el diálogo y no pòr imposición de decisiones mías. Pero no es fácil congeniar con alguien como Luciano, que tiene pensamientos tan diferentes a los míos. Claro que también, a favor de Luciano, tengo que decir que siento plenamente todo el amor y la pasión auténtica que me brinda y eso es lo que lo hace diferente.

Será por esto que lo quiero tanto y estoy tan o más entregado a Luciano, que lo que estaba con el Nesti...??? La verdad que no sé pero cada vez que uno de los dos toma la iniciativa en algo, hacemos pasar la decisión por el 'cedazo' del consenso y para llegar a 'buen puerto' tenemos que empezar a dialogar, por lo menos un buen rato antes. Yo ya sabía como venía 'la mano' pero una cosa es cuando la relación es un 'pasatiempo' y otra es cuando se quiere hacer duradera como la nuestra.

Tenemos miles de diferencias y un solo acierto: el de gustarnos mutuamente y excitarnos hasta límites increíbles. Nos queremos, nos amamos y nos gusta estar juntos todo el tiempo que podamos. Fuera de eso, somos el yin y el yan, el blanco y el negro, la avaricia y la generosidad, el lujo y la humildad. En una palabra, somos casi, casi, la 'antítesis' uno del otro. Solamente nos une el amor y la pasión que sentimos el uno por el otro y por ahora alcanza, pero... alcanzará para siempre...???

Lo que más nos aleja es la cuestión 'sexo'. Ambos estamos en veredas opuestas. Mientras Luciano es casi un 'asexuado' total, yo vengo a ser una especie de 'sexópata'... jeeeee... A Luciano, le alcanza con compartir momentos, sintiendo que estamos cerca o mirarnos a los ojos de tanto en tanto. O estar rozando cualquier parte de nuestros cuerpos o acariciarnos subrepticiamente. No le interesa 'tener sexo' en cualquiera de sus variantes ni 'hacer el amor' con la frecuencia que me gusta hacerlo a mí...

Al principio, eso de no desear tener sexo, me resultaba incomprensible y 'chocamos' bastante. Pero ahora, que lo conozco más profundamente, comprendo ese tipo de comportamientos y le tolero muchos de sus caprichos y deseos. Amo a este pendejo con locura y estoy dispuesto a hacer lo que me pida para satisfacerlo. Me gustaría 'hacerlo mío' (penetrarlo) todos los días o cada vez que nos vemos, pero sé que es casi un imposible. De ahí que me subordino a sus deseos y caprichos.

Por la otra parte, físicamente, es hermoso: tiene un lindo rostro de nene pícaro. El cuerpo, los brazos y las piernas, están perfectamente delineados. Y tiene una 'cola' (glúteos) redonda y paradita, que deja sin respiración. Y que él se encarga de remarcar, parándose de tal manera, que el culito le sale bien hacia afuera. Además usa pantalones ajustados que le remarcan esa parte de su anatomía. También tiene una pija interesante para la edad que tiene. En una palabra, es un verdadero 'diosito'.

Solamente tiene un defecto que no me gusta, a pesar que no soy celoso ni nada por el estilo. Le gusta 'calentar' (excitar) sexualmente a las compañeras del colegio en particular y a otras chicas y mujeres en general. Todo por tapar su orientación sexual pero le gusta 'jugar con fuego' y creo que varias veces se 'quemó' (tuvo sexo hetero). Aunque siempre me lo negó, yo no le creo. Igualmente, en eso, es parecido al Nesti. Se muestra 'activo y muy macho' pero en el fondo, le gusta ser 'pasivo'.

Así dadas las cosas, me gusta tenerlo a este 'diosito' como pareja. Esta noche pensamos ir a un recital de una cantante brasileña. El padre de Caio, por mi cumpleaños, me regaló las entradas y no pude más que aceptarlas. Voy a ir con Luciano. Después vamos a ir a cenar y finalmente, voy a llevar a Luciano a casa, donde tendremos sexo y se va a quedar a dormir. Todo él, será su regalo para mí y también será el primer regalo que reciba. Por otra parte, Luciano, es el regalo que más ansío y quiero.

Sobre el mediodía de mañana lo voy a llevar a la casa porque es súper ´mamengo' (sobreprotegido) y extraña a su 'mami' como le dice el muy 'boludo' (tonto). Pero bueno, lo comprendo por todo lo que vivieron y tuvieron que pasar juntos, cuando vivía con ellos el viejo de mierda que tiene. De todos modos y aunque tenemos muchas diferencias, estamos aprendiendo a complementarnos extraordinariamente y eso es lo increíble de todo esto: lo que estoy cambiando. De no creer...!!!

Mañana al mediodía voy a festejar mis 24 años con mis viejos, mis hermanos y algunos amigos 'íntimos' en la casa de mi abuelo. Pero Luciano, con su perfil bajo, ya me dijo anticipadamente, que él no quería ir. La verdad que me hubiera gustado que estuviera y  así se lo dije, pero le da vergüenza que sepan que es 'gay' y que es mi pareja. Así que, va a ir a casa a la tarde, para cuando festeje mi cumpleaños con el resto de los 'diositos': los grandes, los medianos, los chicos y los BB.

Espero que puedan venir todos, así re editamos, los antiguos encuentros de amigos 'con derechos' que hacíamos y que hace muchísimo que no hacemos y podemos revivir momentos gloriosos y recuerdos imborrables. Me gusta mucho reunir a todos mis 'diositos' porque ellos son mi vida y gracias a ellos, mal o bien, soy quien soy. No me arrepiento de nada de lo que hice con ellos y si volviera a nacer, salvo algunas que otra cosa, volvería a hacer lo que hice.

En una palabra, aunque con Luciano, todos los días caminamos juntos por el delgado equilibrio de una relación que podría parecer complicada y difícil, creo que contra todos los pronósticos, nosotros la hacemos fácil de llevar. Y cuando compartimos una cama, de ese delgado sendero por el que transitamos y en donde hay que hacer verdadero equilibrio y malabares para no caerse, se transforma en un ancho y seguro camino inflamado por el amor y la pasión. Creo que yo necesitaba un 'chico' así. Para olvidar la mala experiencia que tuve con el Nesti y para darme la oportunidad de revivir antiguos sentimientos que había sepultado y que creía que no volvería a experimentar nuevamente con alguien que realmente se volviera imprescindible para mí y que nos pudiéramos disfrutar como lo estamos haciendo. Mañana cumplo '24 años' y creo que me llegó el momento de 'sentar' cabeza de alguna manera. Y qué mejor, que hacerlo con Luciano, que es de quien estoy, hoy por hoy, realmente enamorado...???






lunes, 25 de mayo de 2015

Cuenta nueva






Hoy hace 15 días que rompí todo vínculo con el Nesti y me parece que todo pasó hace mucho tiempo. O que no ocurrió en realidad y que todo fue una pesadilla. Todavía no entiendo qué fue lo que encontré en él que hizo que cambiara toda mi manera de pensar y de sentir, Qué fue lo que encontré en él que me hizo olvidar a los 'diositos' para elegir a ese 'madurito' conflictuado, padre de familia, gay y totalmente inestable desde cualquier punto de vista con que se lo mirara.

Pero bueno, lo hecho, hecho está. El Nesti me envolvió en ese halo misterioso de gay, esposo y padre de familia y pasó a ocupar un lugar importante dentro de mi vida: el de un tipo presente, afable, muy cariñoso y dominador. Excesivamente demandante. Dominándome psicológica, afectiva y materialmente. Y yo cedí a esas características. Cedí mi natural carácter dominante de 'patrón de estancia' y me convertí durante 3 meses en alguien totalmente obediente, sumiso y pasivo.

Y ahora todo eso se terminó, es como si me hubiera despertado de una pesadilla. Recuperé mi 'patronazgo de estancia' y re descubrí mi atracción hacia los 'diositos' de mi edad o más jóvenes. Entre ellos, Luciano, a quien siempre tuve a mano pero lo había hecho pasar a un segundo plano. Desde mi separación con el Nesti, le di todo el protagonismo que creo que se merece y más todavía ahora, por su transformación en cuanto a conductas, actitudes y demás, que me enamoran totalmente.

Luciano todavía tiene algunas características de antaño pero entiendo que no puede cambiar totalmente en poco tiempo. Porque además de tener todo lo que yo busco en un 'diosito', me hace sentir a mí, sensaciones y sentimientos que solamente sentí con el Sebi en su momento y con Marco, después. Así que le voy a meter 'todas las fichas' (apostar) para que esta relación que mantengo con Luciano, se amplíe y se profundice por muchos motivos, todos inherentes a él y a mí.

Quiero ser para Luciano, lo que el Nesti fue al principio para conmigo. Un tipo que me colmó totalmente y me dio mucha seguridad en una relación, que al principio no me parecía que tenía mucho futuro. Me dio a entender con hechos concretos y reales mi imprescindibilidad en su vida y la importancia que yo tenía para con él. Y todo eso le sirvió para hacerme sentir en la gloria. Con la diferencia, que después traicionó mi confianza. Cosa que yo no pienso hacer con Luciano.

Y para que todo esto no quede en simple 'teoría', ya comencé a exteriorizarle a Luciano, todos mis pensamientos, sensaciones y sentimientos. Y aunque esté consolidando de a poco su manera de ser, todavía tiene ciertas actitudes, comprensibles para mí ahora y que creo que se debe a todo lo que vivió con su papá (golpeador/abusador) mientras éste fue el jefe de familia. Ahora que el padre ya no está con ellos, Luciano está cambiando en su manera de ser, pero muy lentamente.

De todos modos está cambiando, y eso es lo que más me gusta de él. Me está mostrando, lo que realmente es. Está abriendo conmigo, su coraza protectora y me está mostrando tal cuál es. Y eso es lo que más me gusta: su manera de ser (además de su belleza personal, obviamente). Ayer, domingo, me invitó a almorzar en su casa, con su mamá y su hermano. Todavía se percibe en el ambiente, la tensión con la que vivieron, pero la pasamos más que bien, antes, durante y después del almuerzo. 

En un momento de la sobremesa, estando solos en la cocina, yo preparando el café y la madre de Luciano, sirviendo el postre y en ausencia de Luciano y el hermanito, la madre me contó de la separación de su esposo y me pidió casi suplicándome, que 'cuidara' a Luciano. Me dijo que Luciano había sufrido mucho en la vida y que no merecía seguir sufriendo, así que tratara de no 'lastimarlo'. Por la manera que me lo decía, percibí que la madre, intuía lo 'nuestro'.

Después, me dijo muchas más cosas relacionadas conmigo y con Luciano. En un momento dado, me hizo acordar a Chela, la madre del Sebi, cuando se enteró de lo mío con el hijo y que me dijo cosas muy parecidas. O sea, que la madre de Luciano, intuye, percibe o sabe que somos algo más que amigos y aprovechó el momento para decirme lo que me dijo. Yo, como 'perrito al que se lo están culeando', me hice el distraído y sin confesarle nada, le dije que sí, que nuestra 'amistad', a pesar de la diferencia de edad, estaba construida en base a la confianza recíproca y al afecto correspondido y que no pensaba 'lastimar' a Luciano de ninguna forma. Es decir, no le dije 'nada' pero le dije 'todo'. Si la madre de Luciano sabe leer entre líneas como me lo demostró, también tiene que haber comprendido la intención de lo que dije. A media tarde, la madre se fue con el hermano no sé adónde y nos quedamos, Luciano y yo solos en la casa. Nos pusimos a mirar la tele, nos 'transamos' un buen rato, nos 'pajeamos' (masturbamos) y nos 'peteamos' (felacionamos) mutuamente hasta sacarnos la leche y la calentura. Después, hablamos mucho de nosotros y aproveché para decirle, todo lo que él estaba representando en ese momento, para mí. En pocas palabras, después del 'borrón', Luciano viene a ser la 'cuenta nueva'... jeeeee...









martes, 19 de mayo de 2015

Borrón





El sábado pasado nos juntamos con el Nesti a desayunarnos y a 'hablar'. Aunque no lo hicimos en el bar de siempre, sino en otro, mucho más céntrico. La verdad que no sé por qué se me ocurrió hacerlo ahí. Quizás, para sacarlo del ambiente donde se movía con comodidad. Quizás, para estar en un lugar diferente, neutral, que nos permitiera hablar cómodamente sin tener que estar pensando en lo que podían escuchar los que estaban próximos a nosotros.

Y de evitar el uso inadecuado de la voz alta, ya que nos iban a escuchar y él se cuidaría de que eso no pasara. También, y para no caer en posibles tentaciones, fui con Luciano. Aunque, Luciano se sentó en una mesa alejada, frente a mí, pero que mi futuro acompañante no lo vería porque le iba a dar permanentemente la espalda. Le dije quién era el Nesti pero no que iríamos a hacer allí y menos, qué lugar había ocupado recientemente en mi vida. Aunque en otro momento, pienso decírselo.

Así dadas las cosas, el Nesti, llegó puntual a la hora convenida. Apenas entró me buscó con la mirada y en cuanto me encontró, se vino rápidamente a mi mesa, zigzagueando entre las mesas vecinas. Estaba vestido de sport pero de un sport lujoso en donde se notaba el buen gusto. También se había afeitado y su perfume, dulce, cítrico y fresco, que a mí me gustaba demasiado, denunciaban a lo lejos que estaba usando todas las estrategias posible para re cautivarme.

Verdaderamente, hablamos mucho más tiempo de lo que pensaba. Lo que se hubiera podido decir en una hora, se extendió casi a tres horas inútiles. Una, porque una y otra vez dábamos vueltas sobre el mismo tema y después, porque me cansaba, tener que explicarle al Nesti mi punto de vista que no compartía y trataba de imponer el suyo. La verdad que me hubiera gustado exponer acá todo el diálogo pero fue todo tan reiterativo que no recuerdo ordenadamente como fue todo lo que hablamos.

De todos modos, esta larga 'charla' se puede resumir en cuatro momentos: un primer momento que usamos para, plantear las cosas como se fueron dando, explicándonos las actitudes de uno y de otro, tratando de que el otro entendiera nuestros comportamientos. Fue el único momento que hablamos como dos personas civilizadamente, porque en los otros momentos, el Nesti, asumió un protagonismo totalmente dispar y fue cambiando su estrategia a medida que pasaba el tiempo.

Durante el segundo momento, el Nesti ante mi negativa de no aceptar sus planteamientos y razones, apeló a todo un 'repertorio' de ruegos, súplicas y promesas. Incluso, llegó a recordarme todo lo que me había 'dado' materialmente y todo lo que todavía me podía dar todavía. Incluso, me quiso comprar, ofreciéndome un 'plus' en el sueldo, las tarjetas de débito y crédito, pagarme viajes para hacer juntos, dinero para cambiar mi auto e incluso, poner el 'bulo' a mi nombre antes de lo pactado.

Como no cedí, anta tanto ofrecimiento, vino un tercer momento, en el que el Nesti cambió su estrategia, y de rogar y suplicar, pasó a la agresión de palabra, a la recriminación y a la burla. Me preguntó quién creía que era yo, para tener esa actitud destemplada con él y me amenazó y me maltrató de palabra, tratándome de 'putita', 'marica', 'pasiva' y una infinidad de sinónimos, todos en género femenino. Y como yo lo escuchaba pero no le respondí el ataque, se crispó más todavía.

Y ahí comenzó el principio del fin o el cuarto momento: cuando hice como esos boxeadores que se resguardan entre las sogas y absorben todo el embate y los golpes de su contrincante, esperando el momento de contraatacar y lanzar un rápido y furibundo golpe al atacante que lo deje sentido y al borde del K.O. por toda la 'cuenta'. Y eso es lo que finalmente sucedió cuando le dije que yo lo había aceptado porque siempre pensé en él como un 'macho activo' con todas las letras.

Un tipo que supiera tratarme y hacerme sentir no solamente 'pasivo' como me hizo sentir en todo este tiempo, sino también amado y necesario, casi, casi imprescindible. Entonces creí vivir junto al Nesti una verdadera 'luna de miel' y planear un futuro juntos. Pero, sus actitudes con el Tomi, terminaron por hacerme ver una realidad que no supe ver antes de ese momento. Entonces, sentí 'decepción'. Y lo que me decepcionó fue saber que, en realidad, a él le gustaba ser pasivo con sus jóvenes parejas.

Y más, nunca me lo dijo ni tampoco me lo pensaba decir, creyendo que yo era 'pasivo' totalmente, sin pensar ni sospechar ni averiguar siquiera, que estaba muy alejado de la realidad. También me sentí 'defraudado' porque me ocultó ese dato de su pasividad y no pensaba 'blanquearlo' (decirlo) al menos en forma inmediata. Porque de haberlo yo sabido, esa relación de pareja, yo la abortaba al instante, ya que de por sí no me gustaban los 'maduritos' y, menos aún los 'maduritos pasivos'

Y terminé sintiéndome 'traicionado' cuando tuvo sexo con el Tomi, jugando a 'dos puntas', sabiendo de antemano, que el Tomi era más que un amigo, un hermano que me dio la vida, y que su 'secreto' no iba a poder mantenerse por mucho tiempo que es lo que ocurrió. Mientras yo, trataba por todos los medios, de allanar todos los obstáculos de nuestra relación, conviviendo con sus hijos y tratando de que ellos me aceptaran hoy para que hicieran lo mismo algún día, ya como la pareja de su papá. 

Después, vino el silencio. Creo que el Nesti asumió en ese silencio su yerro. Pero no se rindió: volvió a las súplicas y a los ruegos, a las promesas y luego a las amenazas y a la agresión de palabra, todo mezclado y sin ton ni son. Pero yo ya había tomado una decisión y pensaba mantenerla,costara lo que me costara. Viendo que yo no cedía, el Nesti tomó todo lo que había dejado sobre la mesa, se levantó y antes de irse, me dijo que si me arrepentía ya sabía donde encontrarlo. Yo ni le contesté.

Luciano miraba expectante desde la mesita que ocupaba junto a la ventana. Me esperaba y creía en mí y yo pensaba no decepcionarlo ni defraudarlo, al menos como lo hizo el Nesti. Se siente uno muy mal, haber sido usado de esa manera. Así que cuando el Nesti se fue, Luciano se vino a mi mesa y se sentó. Ahí fue cuando, rozándole la mano, le dije que nuestra relación, se tenía que afirmar en la sinceridad y en la confianza de uno con el otro, así que en otro momento, le contaría sobre el Nesti.

Pero que en ese momento no, porque estaba demasiado 'dolido' y confuso por todo lo que había pasado. Y así como éramos dos varones que nos amábamos, era necesario que él supiera, desde el vamos, que no éramos ni más ni menos hombres por ser 'activos o pasivos', pero que creía que era absolutamente necesario que él lo supiera y que supiera también, que si bien, él hacía de mi 'minita' y yo de su 'machito', que nunca se olvidara que él también era 'machito' y que como pareja gay que éramos, yo podría a veces, sentir la necesidad de sentirlo 'adentro' mío o él, de hacerme suyo. Y para eso, tendríamos que cambiar de 'roles' todas las veces que cada uno de nosotros quisiéramos, porque al fin y al cabo, lo que nosotros buscábamos era la felicidad propia y la felicidad del otro y que teníamos que hacer todo lo posible y lo imposible, para llegar a ella. Luciano me miraba 'embobado', asentía con gestos y me miraba, sonriendo pícaramente. No sé qué artilugio mágico usó el Nesti para no dejarme ver el amor, la pasión y la 'entrega' de este pibito. Cómo podía haber estado tan ciego...??? Creí llegada la hora del 'borrón y cuenta nueva' porque tanto Luciano como yo nos merecíamos una nueva oportunidad. Y hacia ella vamos...!!!





jueves, 14 de mayo de 2015

Luciano





La verdad que Luciano nunca la pasó bien, ni siquiera cuando era más chiquito. Una, porque vivir en el centro de la ciudad, casi garantiza no conocer ni chicos ni chicas, es decir, no tener amigos ni de su edad ni más grandes ni más chicos. Vivir en el centro de la ciudad, es un lugar bastante difícil para hacer amigos porque en realidad, no hay lugares de encuentro, como clubes o parques o plazas. Así que todo queda reducido al colegio y a hacer amigos allí y sino, sos hombre muerto.

Esto se fue profundizando, porque a medida que Luciano, fue creciendo, se dio cuenta, que se sentía atraído por otros varones. Mantuvo su secreto durante un montón de tiempo, hasta que por vecindad se hizo amigo del Pollito. Y a través de éste, conoció a Felipe. Y el mismo Felipe, hizo que ampliara su círculo de conocidos, cuando éste conoció por chat al Matius y a través él, yo conocí al Pollito y el Pollito hizo de 'Celestina' para que me conociera a mí y así termináramos como 'pareja'.

Se hizo amigo del Pollito y los otros chicos más por necesidad que por otra cosa. Poco a poco, se fue 'soltando' (se dio permisos) para hablar en profundidad con el Pollito y confesarse mutuamente que se sentían atraídos. De esa manera, se fueron haciendo amigos íntimos hasta pasar a la categoría de amigos 'con derechos'. Así que desde ese tiempo, ellos compartieron de tanto en tanto, además de la amistad, la cama del Pollito para tener sexo 'light' y la de los otros pollitos también.

Hasta que yo irrumpí en la vida del Pollito y la de los demás chicos, entre ellos, la de Luciano. Nos gustamos apenas nos conocimos y si bien, no exteriorizamos nuestros sentimientos ante el resto de los pibitos, si comenzamos a tener 'encuentros' light cercanos y otros más íntimos. Así, de a poco, me fui metiendo en la vida de Luciano. Pero, seguramente por mi edad o por lo que fuera, yo no era 'santo de la devoción' de sus padres, quienes hicieron lo posible para mantenerme alejado de Luciano.

Así y todo, comenzamos a congeniar, nos gustamos y comenzamos a intimar, cada vez más, hasta que obviamente, un día terminamos en mi cama. Compartimos muchos momentos juntos, especialmente, aquellos donde se estaba consolidando su orientación gay. Pero a medida que se fue desarrollando su adolescencia también se fue acentuando su personalidad. Luciano, se mostraba siempre algo taciturnos, reservado y callado y tenía un carácter de mierda.

Muchas veces accedí a su pedido de no hacer nada. Yo realmente no entendía sus negativas. Muchas veces pensé si Luciano era gay o no y las cosas que hacía eran como consecuencia de sus contradicciones. Muchas veces pensé que era porque no se asumía 'gay' o algo por el estilo. Y si bien muchas veces intenté hablar con él este tema, siempre se puso una coraza adelante y no me dejó ir más allá. Pero, desde hace un tiempo a esta parte, todo cambió.

Su carácter se dulcificó y su humor se estabilizó, llegando incluso, a exteriorizar para conmigo, expresiones, gestos y demás que nunca había notado en él. Así y todo, amé y amo a este pibito, no por lo que es, sino por lo que me hace sentir. Y días pasados, en una noche de sexo y confesiones, quizás cansado de tantos silencios y de opresiones, me contó que sus padres se habían 'separado' y que se 'divorciarían' pronto.

También me contó que el padre era 'alcohólico', 'golpeador' y 'abusador' desde siempre. Golpeaba indistintamente a la madre y a ellos (a Luciano y al hermano más chico de 11) prácticamente, sin necesidad ni razón. Casi siempre volvía alcoholizado del trabajo o se alcoholizaba los fines de semana. Luego, venían los abusos y los golpes, tanto a su mamá como a ellos. El padre se mostraba autoritario y déspota mientras estaba alcoholizado pero arrepentido cuando volvía a la normalidad.

Incluso, para evitar que se supiera lo que estaba pasando adentro de la casa, el padre los hacía faltar a clases durante mucho tiempo, para que no se vieran las huellas de sus golpizas o no dejaba salir a su mamá de la casa. No les permitía ni a la madre ni a ellos, relacionarse con nadie ni participar de diferentes actividades sociales, a las que estaban limitados, a las que él consideraba necesarias. Recién ahora me explico el por qué el padre no me dejaba relacionar con el hijo.

Ahora, con el padre, fuera de la casa y lejos de ellos, Luciano cambió, tanto su carácter como su humor. Asumió, ahora sin dudas y abiertamente su 'orientación' sexual y más de una vez me dijo que me amaba. Y creo que ese sentimiento es recíproco. Todavía no estoy seguro, porque simultáneamente a ser pareja de Luciano también lo fui del Nesti y esto es lo que me hace dudar de mis verdaderos sentimientos hacia este chiquito que hoy por hoy, me colma plenamente.

Tan es así que decidí brindarme a Luciano como me brindé al Nesti porque creo que sus sentimientos, a diferencia de los del Nesti, son verdaderamente auténticos. Y como todo 'gaycito' adolescente, tiene mil dudas y temores que yo pienso disipar y darle las seguridades que Luciano necesita. Para lograr eso, y demostrarle que lo que yo siento por él es real, el domingo, vino junto a dos compañeros del colegio, también gays, a almorzar a casa.

Los amigos de Luciano, son 'linditos' pero no del tipo 'diositos' como a mí me gustan. Además, a uno de ellos, se nota que puede ser gay porque es medio amanerado tanto en sus gestos corporales como en el aflautamiento de su voz. Luciano, aunque sabía de que eran gays, nunca les mencionó nada sobre él. Hasta que un día, hace poco, se animó y le contó que él también era gay, sino que además estaba en 'pareja' conmigo y quería que me conocieran porque estaban bastante 'desorientados'.

De ahí la invitación que les hice para que vinieran a almorzar a casa el domingo. Además, no iban a ser los únicos invitados porque también vinieron algunos de los 'diositos' y también los pollitos. Ninguno de los dos pibitos podía creer que todos éramos gays. Además los recibimos como si fueran los únicos gays que quedaban en el mundo. Le contamos nuestra historia y también escuchamos la de ellos. Le hablamos de la 'isla', que todavía la seguimos levantando como un ideal a lograr. 

La verdad que la pasamos más que bien. Hablamos de otros temas y contamos qué era lo que sentíamos y que buscábamos. Creo que plantamos la semilla para que germine una muy buena amistad y si da, algo más. De todos modos, es difícil pronosticarlo. Cuando, todos se fueron y quedamos solos, lavamos, secamos y acomodamos todo lo que habíamos usado. Finalmente, nos sentamos en las hamacas de la terraza. La temperatura era ideal y el atardecer espléndido. 

Le pregunté a Luciano si quería ir a caminar hasta la costa y me dijo que no, que estaba bien así. Se acurrucó a mi lado y comenzó a hacerme 'arrumacos' y metió su mano en mi entrepierna, mientras me miraba con ojitos implorantes y me hacía 'pucheros' (gestos) con su boquita. Le dije a Luciano si quería tener sexo a lo que él me respondió que no, que no quería tener sexo, sino que quería hacer el amor conmigo... Después de semejante aclaración, creo que está todo dicho. Después del Sebi, de Marco y del Nesti, elegí a Luciano para que sea mi compañero de camino en la construcción de mi destino... jeeeeee...




domingo, 10 de mayo de 2015

Garrón (todo mal) 3






Los dos hijos más chicos del Nesti me despertaron en medio de la noche aduciendo que tenían frío. La verdad que estaba haciendo mucho frío y el ambiente de la cabaña estaba helado. Encender el fuego de la chimenea era una locura y estufa no había. Como medida extrema, encendí las dos 'hornallas' (quemadores) de la cocina y busqué frazadas en el 'placard' (clóset). Había ropa de cama y nada más que un cubrecama para cada cama. Con eso no iban a poder paliar el frío que hacía.

Así que no tuve mejor idea que decirles que se acostaran con nosotros en la cama grande. Les saqué los acolchados a sus camitas y los arrojé sobre la cama matrimonial. También coloqué el cubrecamas extra que había en el placard. Les dije a los más grandes que les dieran lugar y nos acostamos apretaditos los 5. Al ratito nada más, esa cama parecía una estufita. El calor de los cuerpos de los 5 más los acolchados y los cubrecamas hicieron que la cama pareciera un horno.

Así, nos acomodamos lo mejor que pudimos para evitar rozarnos pero fue imposible. Los más grandes en los extremos de la cama. Los dos más chicos a sus lados y yo en el centro. Todos acostados de lado y tan cerca unos de otros, que prácticamente, sentía la respiración del más chico en mi cara. De todos modos, pronto no sentí más nada, ni respiración ni rozamientos ni nada de nada y me dormí más que satisfecho, rodeado y abrazado por aquellos angelitos y futuros diositos...

No sé cuánto habré dormido, pero los más chicos se despertaron temprano y nos despertaron a nosotros. El día había amanecido soleado. Durante la noche había soplado un fuerte viento frío que había secado bastante el suelo embarrado de todo el lugar. Así que nos levantamos, nos desayunamos, nos abrigamos bien y decidimos ir a pescar al muelle. Fuimos hasta la cabaña del Nesti a buscar todos los implementos de pesca y a buscar más abrigos.

El Nesti y el Tomi seguían durmiendo. Para mi tranquilidad, el Tomi se había acostado en una de las camitas más alejada de la cama donde dormía el Nesti. Esa fue una buena decisión: acostarse alejados. Por mí y por los chicos. Así que sin hacer nada de ruido. los ayudé a sacar las cañas de pescar y todos los demás adminículos y nos fuimos silenciosamente, caminando hacia el río. En el camino, estrechamos mucho más los lazos de amistad que habíamos comenzado a entretejer.

Durante todo el rato que estuvimos solos la pasamos re bien, pero de a poco, el pequeño muelle se fue llenando de gente y decidí que nos alejáramos y fuéramos a pescar a otra parte. Ayudé a los más chicos a bajar por la empinada barranca y a todos a 'encarnar' las cañas y las 'líneas' con diferente tipos de carnadas que habían traído desde la casa, desde las archi-conocidas 'lombrices', pasando por las 'tripas de pollo' y las 'masas o pasta de harina',

Al rato largo, divisamos al Nesti y a Tomi en el muelle, ya atestado de gente. Le hicimos señas con la mano y apenas nos divisaron, se vinieron donde estábamos nosotros. Habíamos pescado con suerte diversa, piezas pequeñas de 'amarillitos' y 'moncholos'. Nada importante pero estuvo bueno para estar entretenidos y pasarla bien. Así que cuando llegaron el Nesti y el Tomi, les mostramos los 'trofeos' obtenidos. El Nesti estaba exultante pero el Tomi me revoleó los ojos.

Conozco mucho al Tomi. No solamente por tener unas 'camas' excepcionales con él, sino por el hecho de haber convivido con él las 24 horas del día durante más de 5 años. Y esa 'revoleada' de ojos las hace siempre que algo no le gusta. Generalmente, se las hace a la madre o al padre cuando lo llaman o a algún 'amigo' que lo quiere embarcar en algo raro. También muchas veces se lo hizo al Yani cuando andaban 'putaneando' haciendo de taxi-boys levantando viejos con 'guita' (dinero).

Pero cuando yo lo miré me hizo gestos como que lo hablábamos después y se plegó sin problemas y alegremente a lo que estábamos haciendo. El Nesti hizo lo mismo. No sé por qué pero me pareció que de tanto en tanto, el Nesti me miraba y también miraba al Tomi, abstraído en vaya a saber que pensamientos. En ese rato que estuvimos todos juntos, pensé que contra todos los pronósticos, el Tomi había caído en la tentación y el Nesti se lo había 'cogido/follado'.

Parecía que las cosas no se habían dado como yo la había planeado. El problema no era ese, sino que el Nesti no se 'metejoneara' con el Tomi y se olvidara de mí, porque en esto de ser 'pasivo' el Tomi me aventaja por varios 'cuerpos'. Tiene más experiencia y sabe explotar mucho mejor que yo los encantos que la Vida misma le dio. Y a eso, hay que agregarle que es más chico que yo y que al Nesti, le gustan los 'pendejitos' (adolescentes) y/o jovencitos pasivos.

Claro que el Tomi es un verdadero 'gigoló' porque cuando anduvo con el Yani, fue 'taxi-boy' (prostituto) especialmente con tipos grandes y haciendo indistintamente, de activo y/o pasivo. Lo cierto, que durante el resto del día, no estuvimos más solos ni tampoco tuvimos oportunidad de estarlo. Así que tuve que mantener mi curiosidad hasta la tardecita, hora en la que decidimos regresar, porque no queríamos llegar tan de noche a nuestras respectivas casas.

En el viaje de regreso, y aunque los chicos, se lo pidieron, el Nesti no los dejó regresar conmigo en el auto, así que aproveché para que el Tomi me contara lo que tenía para contarme. Y allí empezó lo que todavía no puedo creer. Al contrario de lo que yo creía, el Nestí sedujo al Tomi pero no como yo creía sino al revés. Es decir, el Nesti, en lugar de 'activo' con el Tomi, se transformó en 'pasivo', sabiendo de antemano (porque yo se lo había dicho), que el Tomi era 'activo'.

Para eso, volvió a recurrir a antiguas 'mañas' que yo pensaba sepultadas. El alcohol por un lado y el 'polvito blanco' por el otro. El Tomi, 'agarró viaje' (aceptó) por las dos cosas, así que en una noche de lujuria, alcohol y droga, sin chicos a la vista que lo importunaran, el Nesti se entregó a los embates sexuales de un 'pendex' de 22 jóvenes años. Aparentemente, 'transaron' hasta que la droga hizo su efecto y después se entregaron a tener sexo, mientras yo, boludeaba con los pibitos.

Así que después de una extensa 'transa', el Nesti se dedicó a 'pajear' y 'petear' al Tomi, hasta que logró quebrarle la resistencia y hacer que el Tomi aceptara 'cogerlo/follarlo'. El Tomi que de 'activo' tiene poco le dijo que le parecía que esa, era una forma de traicionarme. A lo que el Nesti adujo que yo era super 'pasivo' y por mucho que me lo pidiera, yo no iba a hacer eso. Así que gran parte de la noche, el Nesti 'peteó' al Tomi  y también dejó que el Tomi lo penetrara varias veces...

Obviamente, que el Tomi se sentía culpable de todo eso, pero yo lo tranquilicé diciéndole que él no tenía la culpa, al tiempo, que aunque me enojaba la actitud del Nesti también me causaba gracia. Así que el Nesti era 'activo' con las mujeres pero 'pasivo' con los hombres... Y yo como un 'dolobu' (boludo) le di mi culo para satisfacerlo un montón de veces, cuando en realidad, el Nesti quería otra cosa. Qué pensaba, que yo me iba a volver activo mágicamente...???

O se cansó de esperar que yo me volviera 'amplio' y le pidiera el 'culo' alguna vez...??? Si era eso, a mal monte fue por leña. Yo puedo ser activo con todos los 'diositos' del mundo pero sigo rechazando, como cuando era chico, coger/follar a 'maduritos'. Algún día le voy a encontrar la causa de esta represión. Al final, el Tomi se quedó re angustiado y yo más que él. El Nesti sabe que por la cercanía física y afectiva que tengo con el Tomi esto no iba a quedar en secreto. Entonces...???

Qué pretendía...??? Una corte de activos y pasivos que correspondieran a sus caprichos...??? Porque lo mismo que me ofreció a mí, se lo ofreció al Tomi. Y supongo que debe haber usado hasta las mismas palabras. Habrá creído el Nesti, que íbamos a aceptar sus condiciones sin más ni más. Estaba pensando con cordura o lo hizo bajo los efectos de la 'coca'...??? Habrá pensado que la cercanía mía con el Tomi le iba a dar a él posibilidades de tener un harem??? En qué pensaba...???

Qué habrá estado pensando (si pensaba)...??? Y en qué habré estado pensando yo, cuando me 'comí' (creí) en el 'verso' (mentiras) que el Nesti me hacía...??? Y yo que pensaba que me las sabía todas, caí en la trampa como un ingenuo inexperto...!!! O recurrió a la frase de Goebbels (ministro de propaganda nazi) que dijo 'miente, miente, miente, que en algo se creerá'...??? Cómo fue que caí en esa trampa, justamente yo, que creía que me las sabía todas y actué como un inexperto...???

Dónde quedaron las palabras de amor y todo ese 'desprendimiento' que hizo para conmigo...??? Tan poco le duró...??? Qué es lo que íntimamente, pretendía el Nesti...??? Acá dicen que cuando 'la limosna es grande, hasta el santo desconfía'... Cómo no desconfié del Nesti en algún momento...??? Será por que todo lo que me prometió lo concretó y no se fue en promesas...??? Sea lo que sea, esta actitud del Nesti, me hizo muy mal, me dejó mal y me agarró con la guardia baja...

El Tomi estaba hecho mierda porque pensaba que había sido él, el causante de todo mi pesar. Así que le tuve que aclarar, que si él había hecho algo, fue hacerme abrir los ojos y conocer en profundidad al Nesti. Así que cuando llegamos de regreso, para que el Tomi entendiera que no estaba enojado ni siquiera un poquito con él, volvimos a compartir la cama y nuestros cuerpos. Amo al Tomi y no existe nadie en este mundo que me haga alejar de él (ni siquiera el Tato...!!!)... jeeeeee...

Esta semana, el Nesti intentó acercarse a hablar en varios momentos pero rechacé siempre esa posibilidad. Estoy enojado, defraudado, decepcionado, con él y de él y hasta que pueda ver con más claridad, no pienso hablar con el Nesti de este tema. No conforme con intentar acercarse a mí, también intentó contactarse con el Tomi. Y el Tomi, lo mandó a la mismísima mierda, diciéndole que no pensaba volver a verlo nunca más. 

Yo por mi parte, mantuve con él una antipática cordialidad, haciéndole sentir que realmente estaba 'dolido' por la forma en la que me había tratado. Posiblemente, nos juntemos a hablar esta semana pero estoy convencido, que este es el final de una relación en la que deposité muchas expectativas y esperanzas. Así que voy a hablar claramente con el Nesti, decirle lo que pensaba y lo que pienso ahora y que me equivoqué porque creí en él y él no me correspondió.

Así que ya decidí que voy a renunciar al trabajo y voy a seguir disfrutando de Luciano, a quién no debí abandonar nunca, ni por el Nesti ni por nadie. El Nesti se sacó las ganas de encamarse con un 'pendejito' (yo) y yo me saqué las ganas de encamarme con un 'madurito' (el Nesti). No voy a decir que me duele esta decisión de alejarme totalmente de él, porque creo, que aunque sea difícil de aceptar, me estaba enamorando de ese 'madurito' que supo conquistarme, pero hoy, creo interiormente, que la relación con el Nesti no conduce a ninguna parte y me va a hacer más mal que bien, intentar aclarar, corregir y aceptar estas cosas que cortar de raíz con todo esto. El Nesti me pagó con la misma moneda que yo le pagué a casi todas mis parejas. Ahora sé lo mal que se siente y lo vacío que uno queda por dentro. Son lecciones de vida que la misma Vida nos va dando. Voy a tener que cicatrizar heridas y asumir que no siempre se gana. En fin... Así que borrón y cuenta nueva. Los 'maduritos' no son para mí...  




jueves, 7 de mayo de 2015

Garrón (todo mal) 2





El sábado amaneció lloviendo. El Tomi y yo nos despertamos, a media mañana, envergados como siempre. Nos habíamos disfrutado a la noche y para bajarnos la erección, nos peteamos hasta acabar en nuestras respectivas bocas. Nuestra amistad nació de la atracción física que sentíamos uno por el otro cuando éramos más chicos y así siguió hasta hoy. Será que por todo lo que pasó el Tomi, que hizo que nos viéramos más como 'amigos/hermanos' que como 'pareja de novios'...???

Después nos preparamos el desayuno, desayunamos en la cama y le conté más de mi relación con el Nesti y de nuestros planes fracasados del día anterior. También y para coincidir 'versiones' le dije que el Nesti sabía más o menos la historia de él, así que no lo 'verseara' (engañara). Lo único en que le había mentido al Nesti, fue en decirle que el Tomi era gay pero totalmente 'activo'. Y se lo había dicho para evitar que el Nesti, por ahí, se sintiera atraído por el Tomi y su condición de pasivo.

Además, el Tomi como cualquiera de mis otros 'diositos' es lindo desde donde se lo quiera mirar. Tiene una carita angelical e inocente pero una mirada endiablada y lasciva que subyuga y enloquece a cualquiera. Él lo sabe y explota esa cualidad al máximo. Por suerte, lo hace cuando quiere y nunca entró en competencia conmigo, porque no sé cuál de los dos saldría ganador. Por otra parte, siempre se conformó con las 'migajas' del banquete, nunca se quejó de nada y es por eso que lo amo tanto.

Pero su presencia, cercana al Nesti, me había hecho levantar la 'guardia'. El Nesti perdió la ocasión de conocerlo, cuando fuimos a su casa y esta vez, se le presentaba una nueva oportunidad, que yo estaba dispuesto a sabotear. De ahí que le dije al Nesti, que el Tomi era activo el 100%. Y al Tomi exactamente lo mismo. Error mío. En fin. Cuando paró de llover, fuimos hasta la cabaña del Nesti. Ahí lo encontramos a todos, jugando a las cartas y re aburridos.

La verdad que el lugar es fantástico para pasar unos días en el verano. Pero, para esta época no. Menos si llueve. Así que decidimos ir a dar una vuelta al pueblo. En el pueblo no hay nada, es más chiquito que el mío y como estaba nublado y fresco no había nadie por la calle. Así que le dije al Nesti que lo mejor era que fuéramos hasta la ciudad de Santa Fe, que es la capital de la provincia, almorzáramos ahí y diéramos una vuelta para conocer y entretenernos un poco.

Así que eso fue lo que hicimos. No sé en que estaba pensando, cuando les dije que sí a los dos hijos más grandes del Nesti, que quisieron venir conmigo y con Tomi en mi auto, dejando que los hermanos viajaran con el padre. En Santa Fe dimos vueltas por el centro y nos fuimos a almorzar. Después fuimos a un shopping y ahí me empecé a dar cuenta de mi 'llegada' (acercamiento) para los hijos del Nesti, no solamente con los más grandes sino con los más chicos también.

La verdad que no sé qué es, pero tengo una 'llegada' especial con los pibitos. Ya lo empecé a notar en el almuerzo, cuando los más chiquitos me empezaron a dar más protagonismo. Continuó a la tarde en el shopping, especialmente, cuando no me dejaban ni a sol ni a sombra. Querían mostrarme todo lo que les llamaba la atención y me tuvieron de acá para allá. Después, fuimos a caminar por el parque y volví a notar lo mismo. Al menos, con los chicos, había alcanzado el objetivo buscado.

Tanto fue el cántaro a la fuerte, que cuando decidimos regresar, ya eran los 4 hijos del Nesti, los que querían volver en mi auto y si bien, el Palio es chico, les dije que si el padre, los autorizaba, yo no tenía problemas. Y como el Nesti dijo que sí, lo mandé al Tomi, con el Nesti. Eso fue un error. El Nesti no tendría que haber cedido frente al capricho de los hijos pero él pensó que era lo mejor y eso fue lo que hicimos. Yo regresé en mi auto con los chicos y el Nesti en el suyo, con el Tomi.

Pero, todo eso me pareció una 'pavada' (tontería) y no le dí mayor trascendencia. Cuando llegamos a las cabañas, todavía era de día. Los chicos tenían hambre y yo también y como todavía faltaba bastante para la cena, compré 'masitas' (masas secas dulces y rellenas) que comimos con Coca Cola. El Nesti y el Tomi se nos plegaron, tomando cerveza y comiendo diversos snacks. Después, estuvimos jugando a la pelota un rato, mientras el Nesti y el Tomi hablaban de 'bueyes perdidos'.

Al rato nada más, se nos agregó el Tomi y yo fui a hacerle compañía al Nesti. Y como vimos que los pibitos estaban más que entretenidos, decidimos entrar en la cabaña y 'transarnos' un rato. No daba más que para transar porque los chicos no estaban lejos pero nuestra calentura pudo más y terminamos 'pajeándonos' (masturbándonos) y 'peteándonos' (felacionándonos) mutuamente. Pero no daba intentar otra cosa. Pero el hecho de descargar nuestras leches nos conformó bastante.

Cuando salimos, los chicos le estaban pateando 'penales' al Tomi, quien se había dado cuenta, que nosotros habíamos desaparecido en el interior de la cabaña y para no darle a ninguno de los pibitos oportunidad de ir a buscar al padre, les dio la idea de patearles penales, diciéndoles que él era arquero casi profesional. Por suerte, ninguno de ellos se dio cuenta de nada y todo siguió su curso. Después nos fuimos a bañar y cambiar de ropas para la cena. Allí fue cuando sucedió lo que sucedió.

Los hijos del Nesti (los 4) le pidieron al padre si los dejaba quedarse a dormir en mi cabaña. El Nesti me miró y yo puse cara de 'yo no fui' y me encogí de hombros. Finalmente, el Nesti, pensó algunos segundos y les dijo que si yo quería, no tenía problemas. El tema era que nuestra cabaña tenia lugar para 4 personas (una cama matrimonial y dos camas cuchetas) pero nosotros íbamos a ser 6...!!! Así que decidimos que yo me quedaría con los chicos y el Tomi se iría a dormir a la cabaña del Nesti.

Después de la cena, estuvimos jugando con las 'tablet' de los chicos en la cabaña del Nesti. Ahí fue cuando me di cuenta que el Nesti de tanto en tanto miraba de reojo al Tomi. Obviamente, eso no me preocupaba, porque el Nesti sabía que Tomi era gay, pero yo le había aclarado, que el Tomi era 'activo' así que por ese lado, no había problemas, porque al ser dos activos, el Nesti no iba a intentar nada con el Tomi y yo suponía que el Tomi iba a mantener la mentira, costara lo que le costara.

Así que pasada la medianoche, decidimos irnos a dormir. La temperatura había bajado y hacía frío. Por razones de confianza, decidimos que los dos hijos más grandes del Nesti durmieran en la cama matrimonial conmigo mientras que los otros dos, lo hicieran en las camas 'cuchetas'. Jugamos con las 'tablet', en parejas con los dos más chicos, comimos chocolates y golosinas, tomamos chocolatada caliente y hablamos contándonos miles de cosas, aprovechando ese mágico momento para conocernos más íntimamente hasta que nos dormimos. Me preguntaron cosas de mi vida y de lo que hacía o dejaba de hacer. De a poco, fueron haciendo silencio hasta quedarse dormidos. Después de acostados y mientras yo sentía sus respiraciones cercanas y acompasadas, pensé que lo que habíamos ido a buscar con los pibitos, estaba re logrado pero era otro día perdido en mi relación con el Nesti... todo un 'garrón'...!!! (continúa)





lunes, 4 de mayo de 2015

Garrón (todo mal) 1





A pesar de que habíamos planificado todo hasta en los más mínimos detalles, nada nos salió al Nesti y a mí como lo habíamos planeado. De los hectolitros de leche que pensaba largar y tomar en estos 3 días, apenas si 'acabé (eyaculé) una sola vez y no me 'acabaron' ni adentro ni sobre mí, solamente en la boca. Todo un 'garrón' (todo mal). Empezó todo tan bien como lo habíamos planeado pero a medida que fue pasando el tiempo, todo se trastocó y terminó 'para el lado de los tomates'...

Con el Nesti habíamos quedado que, para que no fuera todo tan evidente, íbamos a forzar un encuentro casual, para que a los chicos, les pareciera que todo era producto de la casualidad y nada previamente planificado. Así, por un lado, el Nesti saldría en su auto y con los 4 hijos. Yo, en mi auto, saldría por el otro. Como los únicos que saben que yo tengo este 'affaire' con el Nesti, son el Tato, el Tomi y el Nachito, tuve que involucrar al Tomi para que me acompañara. 

La idea era salir más o menos a la misma hora y encontrarnos de 'casualidad' en la primera estación de servicios de la autopista. De no encontrarnos ahí, volveríamos a detenernos en la segunda estación de servicios, provocando el encuentro y de allí partir juntos a destino. Las cabañas que alquilamos, no estaban en el mismo lugar. El Nesti alquiló una, para 6 personas en un lugar muy 'bacán' (costoso). Yo, en cambio, elegí otra, en un lugar un poco más alejado y mucho mas humilde.

Ya desde el 'vamos' (comienzos) las cosas empezaron a fallar. Nos desencontramos en las dos estaciones de servicios de la autopista. En la primera, porque el Nesti, que salió más tarde, llegó cuando yo ya me había ido. En la segunda, porque el Nesti, de ansioso que es, no se detuvo, suponiendo que como yo le llevaba mucha ventaja, lo iba a esperar directamente en las cabañas. Ergo: terminamos desencontrándonos y llegando a destino cada uno por su lado.

Igualmente, la tercera oportunidad, no sería la vencida. Apenas llegados y acomodados, nos habíamos puesto de acuerdo que nos íbamos a encontrar casualmente en la proveeduría del lugar. Pero nuestros planes volvieron a fallar. La diferencia de tiempo que teníamos, seguía siendo nuestro principal antagonista y no nos dejaba concretar nuestros planes. Al final, fue mejor, porque el encuentro se produjo de una forma totalmente inesperada y que no estaba en nuestros planes.

Fue un poco antes del almuerzo, cuando le hablé al celular del Nesti para saber si ya habían llegado. De ahí que decidimos, el Tomi y yo, acercarnos y forzar el encuentro casual. En eso estábamos y para que no fuera algo tan forzado, decidimos hacer un gran rodeo por la playa, cruzar un pequeño muelle para la pesca de embarcados en lancha y después ingresar al predio donde estaba la cabaña del Nesti. Pero al llegar al muelle, nos topamos de frente con los dos hijos más grandes del Nesti.

La sorpresa fue mayúscula porque no esperábamos encontrarnos allí. Y eso fue lo que dijo Joaquín, el más hijo más grande de todos, de 14 años. Estaba con el hermano que le sigue, Martín, de 12. Ambos me conocen y yo los conozco, porque de ellos soy 'chofer'. Obviamente que hice como si estuviera sorprendido. Les presenté al Tomi y les dije que habíamos ido a pescar y que justamente, como ellos, estábamos conociendo el lugar y que habíamos alquilado una cabaña en las cercanías.

Creo que mi presencia los alegró. Juntos y hablando boludeces, desandamos el camino que ellos habían hecho hasta que llegamos a la cabaña del Nesti. Ahí volvieron los gestos de sorpresa, las presentaciones y las aclaraciones. Los hijos menores del Nesti (Nicolás y Álvaro) no se mostraron tan efusivos como los hermanos más grandes ni el padre, pero era lógico, ya que tanto el Tomi como yo, éramos perfectos desconocidos, situación que me venía más que bien para alejar cualquier sospecha.

Pero todo lo que parecía que iba a enderezarse, se volvió a torcer. Los más chiquitos no dejaban al padre ni a sol ni a sombra y los más grandes, no nos dejaban a nosotros ni a sol ni a sombra tampoco. De ahí que era muy dificil que nos pudiéramos encontrar con el Nesti a solas. A la tarde, fuimos todos a pescar. El río estaba a unos 100 metros y realmente el 'pique' era muy bueno y aunque no pescamos piezas importantes, pasamos momentos realmente agradables.

A la hora de la merienda, el Nesti compró leche chocolatada para todos y también facturas. Después de merendar, seguimos pescando. Pescar, es un decir, porque mientras nuestros vecinos de pesca, sacaban boguitas y sábalos, nosotros no pescábamos más que 'moncholos' (bagres chiquitos), 'amarillos' y mojarritas. Solamente, en un momento, pescamos un lindo dorado, pero los hilos de las cañas de pescar se habían enredado y no sabíamos de quién era el 'pique'.

Así que estuvimos luchando a medias, para traer ese pez que luchó increíblemente. Y cuando ya estábamos recogiendo la 'tanza' (hilo), concordando los movimientos porque las tanzas seguían enredadas, el bicho cortó el hilo de la caña de nuestros vecinos, quedando sujeto a la caña de Joaquín, quien con mucho cuidado y paciencia, recogió casi todo el hilo y cuando ya estaba por izarlo, el dorado dio un último salto acrobático y se desprendió del anzuelo, escapándose para siempre.

 La verdad que nos quedamos todos decepcionados. Estuvimos una hora larga, luchando contra aquel gigante del río y cuando ya parecía que era 'cosa juzgada', el pobre bicho logró la libertad, vaya uno a saber a qué precio. De todos modos, quedamos medio abatidos y dimos por finalizada la pesca por ese día. Volvimos a las cabañas a bañarnos, cambiarnos de ropa y planear nuestras futuras y comunes excursiones de pesca para la noche de ese día y para el día siguiente.

A la tardecita, el Nesti y yo, fuimos a la carnicería a comprar carne para asar en la cena y festejar el día del trabajador. Ahí tuvimos nuestro primer momento a solas aunque no pasó nada porque aprovechamos ese rato juntos, para planear nuestros futuros pasos. A la noche, después de la cena, cuando fuéramos a pescar, íbamos a aprovechar la oscuridad y la soledad del lugar para tener algo de sexo. Podíamos hacerlo en mi cabaña, previo aviso al Tomi para que se quedara con los chicos.

La cena estuvo de 'diez'. A los postres, comimos helados. Después, los pibitos comenzaron a preparar nuevamente las cañas de pescar mientras nosotros hacíamos la sobremesa y hablábamos boludeces. Cuando ya casi estaba todo listo, empezó a soplar una fuerte brisa, algunos relámpagos iluminaron el cielo y truenos lejanos, anunciaban la llegada de una tormenta. Los pibitos querían ir a pescar igual pero el Nesti no los dejó y los mandó a la cama.

Después de protestar un buen rato y cuando los pibitos accedieron de mala gana irse a dormir, se desató la tormenta. Comenzó con un fuerte viento tormentoso y como comenzó a relampaguear feo, le dije al Nesti que fuéramos a mi cabaña, que el Tomi se quedaba con los chicos. Pero el Nesti prefirió no hacer nada y quedarse con los hijos por las 'dudas'. Así que nos despedimos y cuando se desató la torrencial lluvia, el Tomi y yo ya habíamos llegado a nuestra cabaña.

La energía se cortó y quedamos a oscuras, iluminados de tanto en tanto por los relámpagos. Nos desnudamos y nos acostamos juntos en la cama grande. Ahí, calentitos y en medio de la fuerte tormenta que se abatía afuera, el viento, los relámpagos y la copiosa lluvia crearon un clima especial. Y pasó lo que sabíamos que iba a pasar, siempre que tengo al Tomi desnudito y a mi lado y yo tan caliente, como siempre, no pude desaprovechar de ese cuerpito no virgen pero sí angelical que se me ofrecía en holocausto, para que yo pudiera satisfacer mis deseos más increíbles. Igualmente y a pesar de todo, para mí, el primer día había pasado 'sin pena ni gloria'...