miércoles, 17 de diciembre de 2014

Crónica de una muerte (II)






La verdad que todo pasó muy rápido y fue raro lo que pasó. También algo surrealista, medio absurdo por las circunstancias y por lo que estaba pasando... No puedo escribir una verdadera crónica porque no fui testigo de todo lo que pasó. Sí puedo contar cosas que vi o que pude deducir, pero hay solamente algunas 'islas' conocidas en un verdadero archipiélago desconocido por innumerables circunstancias que en algún momento detallaré.

Desconozco que fue lo que pasó arriba del avión, mientras la vida del 'don' sucumbía a los ininterrumpidos paros cardíacos que tuvo en pleno vuelo. También desconozco lo que pasó después, con el cuerpo del 'don', entre el aeropuerto y la casa 'velatoria' (tanatorio). Lo único que puedo decir, es que, al ver el Gasti que la madre bajaba sin premura y los médicos también demoraban en descender con su padre, creo que se imaginó anticipadamente lo que había pasado.

Al encontrarse madre e hijo en un abrazo, nosotros también adivinamos que algo malo había sucedido pero no atinábamos más que a mirarnos y a mirarlo al Gasti y su madre, llorando desconsoladamente. Cuando pudimos rodearlos, la misma ambulancia preparada con la más alta tecnología para el traslado de pacientes en riesgo de vida se transformó en un vehículo 'mortuorio'. La madre del Gasti y el mismo Gasti acompañaron al cuerpo del viejo Lucchessi. 

Una larga columna de automóviles siguió a este vehículo hasta la 'cochería' (tanatorio o casa de pompas fúnebres) que se iba a encargar del 'velatorio' (tiempo entre la muerte de una persona y su entierro). Cada uno de nosotros, volvió a su respectiva casa, para cambiarnos de ropa y comunicar la mala nueva a nuestros familiares y amigos. Después y en forma individual, fuimos nuevamente a la 'cochería' para acompañar al Gasti en tan triste momento.

Lo que vino después fue lo que caractericé al principio como algo absurdo. La 'cochería' (tanatorio) tiene varios pisos y en cada piso hay 4 salas velatorias. Pues bien, para el velatorio del 'don' y para evitar la presencia de curiosos y darle más intimidad a la ceremonia, se alquilaron las 4 salas, es decir, todo un piso: en una de las salas, estaba el cuerpo del 'don' en su ataúd, mientras que mucha gente estaba sentada en sillas o en los innumerables sillones y sofás que lo rodeaban.

Y acá viene lo absurdo. En una de las otras salas, donde también había muchísima gente, pero a diferencia de otros velatorios, en éste, una empresa de 'catering' (servicio de comidas y bebidas) había preparado, al mejor estilo norteamericano una especie de 'cocktail' (finger food cold & hot, islas de quesos y frutas secas, 'barras' donde se servían bebidas sin y con alcohol y muchos etcéteras, como música clásica que sonaba suavemente). Esto duró durante todo el velatorio.  

En las otras dos salas, solamente se conversaba y se bebía. Las bebidas eran llevadas por 'mozos' (camareros) que portaban bandejas con copas de champagne, whisky y otros tragos similares. Pero, en estas salas, la gente, solamente conversaba en voz baja y bebía. La última sala, estaba reservada para los 'fumadores' quienes también eran atendidos por mozos que les servían bebidas. No sé a quién se le ocurrió esta idea pero no daba sensación de un velatorio sino de una fiesta.

No hubo flores a pedido especial de la madre del Gasti. Aunque si pidió que ese dinero fuera donado a una institución parecida a 'Cáritas' o algo por el estilo. La gente que fue al velatorio era muchísima y había gente muy conocida y otros no y de diferentes actividades: muchos políticos, profesionales, deportistas, artistas y otras personas que vinieron desde lejos. Incluso en algunos momentos, por el movimiento de gente, me pareció que había otros 'dones' que venían no sé de donde.

Lo cierto es que permanecimos, toda la 'banda' de diositos grandes y medianos durante todo el tiempo que duró el velatorio, acompañando al Gasti, que variaba su afectación por la inesperada muerte de su padre, desde un sincero pesar hasta llegar a la resignación e incluso la aceptación de esa muerte, sintiendo cierto alivio o como si se hubiera quitado una carga de encima. En realidad, comprendo esas actitudes del Gasti, y aunque siente el dolor de la pérdida de su padre creo que también siente que se sacó de encima la gran 'presión' al que lo sometía. Tan es así que en un momento dado de la noche, que salimos solos a la calle, me dijo que 'ahora me necesitaba más que nunca', obviamente que le respondí que yo estaría siempre a su lado y que podía contar conmigo para lo que fuera. El Gasti me dijo que sabía eso y aprovechando la soledad de la calle, me abrazó, me besó en los labios y me dijo que me amaba como nunca había amado a nadie en el mundo. Claro que esa noche, no fue el único que dijo 'que me necesitaba' y tampoco fue el único que dijo 'que me amaba'. Obviamente respondí positivamente a las expectativas de todos, pero me doy cuenta, que en mi vida, a medida que voy creciendo, no se me aclara nada sino que por el contrario, se oscurecen mis relaciones más y más... Será el precio de 'crecer'...??? O como me dijo una vez mi viejo: 'nadie me dijo que la vida me sería fácil'...





sábado, 6 de diciembre de 2014

Crónica de una muerte (I)







Y pasó lo que no tenía que pasar. O lo que nadie esperaba que pasara. El 'don' salió del coma donde su cuerpo se había introducido. Las secuelas neurológicas del ACV que había tenido no eran ni lo complicadas ni lo peligrosas que habían pensado en un primer momento. Así que los médicos que lo atendían y su familia presente (esposa y hermano) acordaron que el peligro inicial había pasado y decidieron que el 'don' estaba en condiciones de ser trasladado nuevamente a su ciudad de origen.

Acá en Rosario, existen sanatorios de gran nivel que tratan este tipo de accidentes cerebro vasculares y la rehabilitación de la gente que lo ha sufrido. Pero como el FLENI tiene mucha fama se decidió en un primer momento trasladarlo para allá. Ahora, mejoradas las 'cosas' volverían a trasladarlo para acá, para continuar con su rehabilitación porque aparentemente las secuelas neurológicas eran importantes pero no tan graves para que no sea tratado en su ciudad de origen.

Decidieron traerlo como lo llevaron: en un avión 'ambulancia'. Creo que el viaje entre un sanatorio de Bs. As. y otro de Rosario, el traslado se hace como mucho en 2 horas. Los médicos que lo atendían en el FLENI dieron todas las garantías y seguridades. Lo mismo hizo la gente del avión ambulancia: un avión preparado para contingencias médico-sanitarias más que importantes. Se albergaba algún temor con las ambulancias pero era secundario...

Qué podía fallar? Técnicamente nada, especialmente con el paciente 'estabilizado'. Pero el diablo metió la cola y en el medio del vuelo, casi a igual distancia de Bs. As. que de Rosario, el 'don' hizo su primer 'paro cardio-respiratorio'. Obviamente, los médicos que viajaban con él, hicieron lo imposible hasta lograr superar la emergencia. Pero aparentemente, todos decidieron en arriesgarse en continuar el viaje ya que aterrizar en alguna ciudad intermedia no daba garantía de nada.

Así que decidieron seguir el viaje hacia Rosario. Al poco tiempo, el corazón del 'don' volvió a detenerse: un nuevo paro cardio-respiratorio y toda la alarme reinante. Lograron recuperarlo a medias pero un tercer 'infarto' casi una continuidad del segundo terminó con la vida del 'don'. Obviamente, los médicos y el personal sanitarista del avión siguió luchando pero fue en vano. La reanimación continuó hasta que el jefe médico a bordo determinó que no había más que hacer.

Cuando el avión aterrizó en Rosario, ya no era un avión 'sanitario' sino uno 'fúnebre'. Nosotros, los más 'grandes' que habíamos ido con el Gasti nos dimos cuenta de que 'algo' raro estaba pasando. La ambulancia de traslado ya estaba estacionada junto al avión pero nadie descendía de él, La urgencia no parecía urgencia, parecía un viaje común, como el que hice a Brasil para el Mundial. Más, cuando el primero en bajar lentamente fue el viejo Lucchessi. Ahí me di cuenta de que algo andaba mal. Mi presagio se confirmó cuando detrás de él, bajó llorando la madre del Gasti acompañada por parte del personal médico. El Gasti corrió al encuentro de la madre con quien se abrazó y segundos después 'lagrimeábamos' todos. Lo que nadie esperaba que pasara, pasó... (sigo en otro post)






viernes, 5 de diciembre de 2014

Jaque mate






Y pasó lo que no tenía que pasar. Mejor dicho: lo que no esperábamos que pasara. El 'don' no soportó más y se entregó prácticamente sin luchar. Murió como vivió: con poca gente a su alrededor que le rendían pleitesía y con sus seres más íntimos y queridos.

Tengo mucho detalles pero en otro próximo post voy a ir contando detalles y entre-telones de lo que pasó y cómo pasó y otras cosas que no vi pero me contaron y de las que vi, de las que fui testigo y que me descolocaron y desequilibraron totalmente.

Ahora queda mucho por hacer y por resolver. Hay un 'ovillo de hilo gigante' que tiene muchas puntas y no sé o no distingo a simple vista, cuál es la que me toca o si me toca. Recién estoy saliendo del 'golpe' (shock). Tengo y tenemos que tomar muchas decisiones, pero no las voy a desgranar ahora, sino en otro post, cuando esté más tranquilo y pueda pensar más objetivamente. Hoy por hoy sigue siendo todo un caos que espero que pronto se ordene porque así no se puede vivir o es casi imposible vivir así...





lunes, 24 de noviembre de 2014

Abuelo.






La semana pasada le festejamos el cumpleaños a mi abuelo. Físicamente está bien, no tiene problemas de salud aunque camina muy lentamente. Demasiado. Mentalmente también está bien, pero le falla su memoria cercana y repregunta y vuelve a repreguntar, alguna pregunta que hizo hace cinco o diez minutos.., Pero recuerda muy bien sucesos pasados hace muchos años.

Él no volvió nunca más a su querida 'Galicia' como lo hubiera querido hacer y seguramente como lo había planeado cuando salió. Pero recuerda mucho a su casa, a sus familiares y vecinos y a lo sucesos vividos en su aldea, hasta que empujados por la pobreza y la guerra civil se vieron obligados a emigrar. Y vinieron a la Argentina 'a hacerse la América'.

Y acá se quedó para nunca más volver, pero la bandera del 'bando republicano' y la de 'Galicia' estuvieron siempre mostrándose ostentosas en su dormitorio, sobre su cama, en el mismo lugar donde otros tienen un crucifijo. También tiene las cartas que intercambió con sus parientes 'gallegos' hasta que el contacto, inexplicablemente,  se o lo interrumpió vaya a saber por qué causa...

Mi mamá tiene entre sus planes próximos, venir a mudarse a vivir con mi abuelo y pasar con él, los últimos años de su vida. Parece que no anda bien su relación de pareja con Jose y eso le daría esta posibilidad y poder así 'matar varios pájaros de un tiro' (entre ellos hacer que el Nachito vuelva a vivir con ella). Así que bueno, vamos a ver qué pasa. 

Mi abuelo está bien pero creo que va a estar mucho mejor con la compañía de mi mamá, aunque ella deba seguir trabajando y todo eso y ella va a poder 'supervisar' (controlar) más de cerca no solamente a su debilidad que es el Nachito, sino a esa casa, a mi abuelo y a todo lo que está pasando en mi casa y en nuestras vidas, como si se hubiera olvidado que durante muchos años se desinteresó por su familia. Será que ella también está envejeciendo y sabe anticipadamente que algún día ocupará el lugar de mi abuelo...??? Todo sea por la familia...!!! jeeeee...





martes, 18 de noviembre de 2014

De regreso







El domingo a la noche volvió el Gasti. Realmente y a pesar de que vino a buscar ropa de recambio más aceptable a la estación y a las altas temperaturas que está haciendo, la madre lo convenció que su presencia en Baires era al 'pedo' (innecesaria). Así que este domingo a la noche llegó a casa. No está tan 'destruido' anímicamente como lo habíamos visto cuando fuimos nosotros a Baires. Aparentemente ya tiene asumido lo que pasó, lo que le pasa al padre y lo que puede pasar.

Por suerte, llegó a la nochecita, asi que pudimos organizarnos bien. El Tomi que sigue siendo una especie de 'comodín' pasó a dormir a la habitación del Tato. El Nacho iba a dormir conmigo y le dejábamos el dormitorio VIP del Nachito al Gasti. Pero éste, no quiso saber nada con dormir solo y prefirió que el Nacho se quedara en su dormitorio y él, dormir conmigo. Obviamente, que yo con ese pedido, me 'ratoneé' (fantaseé) bastante pero no iba a hacer nada y dejaría la iniciativa al Gasti.

Y eso es lo que realmente sucedió. Aunque nos acostamos juntos y yo sigo con mi costumbre de dormir totalmente desnudo, haga calor o haga frío, el Gasti no hizo nada. Estaba expectante, como esperando que yo diera el primer paso. Como yo había decidido no tomar la iniciativa, no le quedó otra al Gasti que tomarla él y pedirme que lo abrazara. Hecho esto se acurrucó pegado a mi cuerpo. Sintió mi erección y se ajustó a mi cuerpo de tal manera que no lo incomodara mi pija parada.

Así nos quedamos un rato largo. La cabeza del Gasti había quedado debajo de mi mentón, así que aproveché para besarle el cabello y luego la frente. Él había ajustado su cuerpo a mi erección y yo con mi otra pierna había rodeado las suyas. Me pidió que lo abrazara fuertemente, cosa que hice, aunque mucho más no podía. Me pidió perdón por lo que había hecho. Le dije que no se preocupara y que todo se iba a solucionar de alguna manera. 

Me preguntó si lo seguía queriendo y le contesté que siempre iba a quererlo. Fue en ese momento que me dijo que seguía muy caliente conmigo (yo ya lo había notado por su erección) y si, 'a pesar de todo', yo quería 'cogerlo' (follarlo). Le contesté que sí, que era lo que yo más ansiaba pero debido a las circunstancias por la que estábamos pasando, no quería 'hacer' nada si él no lo sentía. Ahí fue cuando me besó, le devolví el beso y comenzamos a besarnos. Lo que siguió después fue algo digno de disfrutar (y de contar) que se los dejo librado a la imaginación individual de cada uno de ustedes. El Gasti después de tantas idas y venidas, estaba 'de vuelta' (de regreso), no había cambiado nada y eso me hacía feliz, profundamente feliz...









sábado, 8 de noviembre de 2014

Caída y mimos





Boludamente, el mismo  día que fuimos a renovar el documento y cuando ya estábamos entrando en casa, no sé con que 'cuernos' me tropecé y patiné (creo que un trapo de piso que había colocado el portero para que la gente que entraba al edificio se limpiara la suela de los zapatos/zapatillas, ya que como había encerado algunos días antes y estaba muy limpio y brillante no querían que le arruinaran su trabajo). Como consecuencia me di un golpazo de aquellos porque caí aparatosamente.

El Nacho se descojonaba de la risa y yo no me podía levantar porque el piso estaba resbaladizo. Al final y entre las risas del Nacho y los pedidos de disculpas del portero, me pude poner de pie. No me había golpeado mucho pero me dolía la mano izquierda, la rodilla y el pie del mismo lado. Cuando el Tato volvió de guardar el auto, yo ya estaba de pie y levantando del suelo alguna de las cosas que habíamos comprado para el post desayuno.

Pero fue uno de esos accidentes domésticos a los que nadie les da 'bola' (importancia). En realidad me dolía todo, pero no había cortaduras ni sangre y solamente había sido un gran golpe, así que junto con el post desayuno de leche chocolatada con 'pepitas' (galletitas de vainilla con trocitos de chocolate) me tomé un 'Actron' (ibuprofeno de 600 mg) que es muy bueno, porque es al mismo tiempo analgésico y anti-inflamatorio. Después me puse un poco de hielo en la mano porque me dolía bastante.

La idea era repetir nuestro viaje a Buenos Aires para hacerle el 'aguante' el Gasti, pero nos enteramos por la Agus, que el Gasti se venía para acá a buscar ropa de recambio y a arreglar el tema de la inasistencia a clases en la facultad. Así que decidimos, variar los planes. Era más que obvio que el Gasti no iba a tener muchas ganas de salir. Nosotros queríamos ir al cine pero como el tiempo estaba realmente feo (con mucha lluvia y viento) decidimos quedarnos en casa. 

El viernes a la tarde vino Luciano. El Tato se había ido a la casa de la novia y el Nachito se había ido a la casa de unos amigos, donde pensaba quedarse a dormir. Así que estábamos solos. Obvio que todo se prestaba para que nos sacáramos las ganas porque hacia bastante tiempo que no hacíamos nada o todo era como le gusta a Luciano, muy light. La atmósefera de la casa, el tiempo y el ambiente en general hicieron que Luciano dejara que yo hiciera con él lo que realmente tenía ganas...

Luciano dejó que yo hiciera y yo hice. Hacía bastante tiempo que él venía haciendo su voluntad pero de tanto en tanto, cede a mis requerimientos. En síntesis, en 5 horas, habíamos recuperado el tiempo y hicimos tanto como para seguir con la abstinencia durante un largo tiempo más. Pero a lo que venía al contarles esto, fue que en ciertas posiciones o cuando me tenía que apoyar de alguna manera y exigir ciertas partes del cuerpo me dolía mucho el pie y uno de los dedos de la mano.

Y, como a Luciano, todavía no sé por qué, los padres lo tienen muy controlado, no quiso quedarse a cenar. Pero en los momentos que descansábamos de dar rienda suelta a nuestra lujuria, me comentó algunas cosas de Felipe y de los 'pollitos' a quienes dejé de ver tan seguido como los veía durante el verano. Después, lo llevé en el Palio hasta la casa. Lo dejé a la vuelta. Nos despedimos con un largo beso en la boca prometiéndonos amor eterno: cómo me calienta ese 'pendejo' (chico)...!!!

El sábado y el domingo, pasaron sin pena ni gloria. Acá siguió lloviendo como si el diluvio fuera a repetirse, así que no hicimos más nada que quedarnos en casa y no salir a ningún lado. Además, estaba el Gasti que fue el centro de toda nuestra atención, especialmente por la lado de la salud del viejo. Después vimos algunas películas viejas en la tele, hicimos pizza casera para la cena y como el Tato se habia peleado con la novia, el Tomi fue a consolarlo mientras yo, consolaba al Gasti.

El domingo amaneció igual de feo. La lluvia no había cesado ni tampoco el viento y el frío, así que decidimos quedarnos en la cama hasta cerca del mediodía y después pedir a la rotisería algo para almorzar. Reconozco que volver a tener sexo con el Gasti me despertaron nuevamente todas las expectativas pero algo me preocupaba. El pie me seguía doliendo cada vez más y el ibuprofeno ya no me hacia nada. Además, estaba super hinchado y tenía temperatura. 

Ahí fue cuando empecé a sospechar de una fractura. El lunes, llevé al Gasti a la estación de ómnibus para regresar a Baires y fue ahí cuando me decidí y me fui a la guardia de traumatología donde trabaja mi mamá. El médico traumatólogo que estaba de guardia, placas radiográficas mediante, coincidió conmigo: fractura del 5to metatarsiano. Así que me aconsejó, anti-inflamatorios por boca, reposo y botas Walker para inmovilizar el pie. Así que este es mi presente hoy: por suerte, tengo amigos, que rápidamente corrieron a mi lado y se pusieron a mi servicio en todo lo que yo necesitaba y aunque no todos estaban dispuestos me dieron lo que yo de ellos más necesitaba: mimos, muchos, muchos mimos... jeeeeeee...






domingo, 2 de noviembre de 2014

Felacion rapida







El nuevo 'negocio' de este gobierno fue hacernos cambiar el 'DNI' (Documento Nacional de Identidad) a todos los argentinos. La fecha límite de renovación es el 31 de diciembre de este año. También dejaron de servir los pasaportes, por lo que tuvimos que tramitar todo de nuevo. El DNI sale barato (Ars 35 - u$s 3 - € 2 más o menos). El pasaporte es caro: Ars 400. Claro que el que necesita pasaporte es porque viaja al exterior y el que viaja al exterior tiene 'guita' (dinero).

Pero no era esto lo que quería hablar ni tampoco del 'negoción' que representa cambiar la documentación a 45 millones de personas y a la cantidad de empresas que seguramente 'mordieron' (sacaron alguna comisión extra) del contrato pactado. Pero bueno, que político metido en el gobierno de un país no se queda con algún 'vuelto' (un poco de dinero) que no le corresponde...??? Claro que a lo mejor no todos son tan 'corruptos' pero mal que mal todos andan en la misma.

Así que ayer teníamos turno para cambiar nuestros documentos: DNI y Pasaporte. Así que nada de colegio, facultad, trabajo ni nada de nada. Nos abocamos a hacer el trámite y listo. Por suerte, el trámite es rápido y las personas que lo hacen muy eficaces: en 15' por cada uno, nos tomaron todos nuestros datos personales, nos sacaron una fotografía digital a gusto del 'cliente', una firma ídem y listo. Pagamos lo que correspondía y en menos de media hora, los 4 estábamos afuera.

Nos fuimos a hacer tiempo porque aunque habíamos comido antes de salir, nos sorprendió una torrencial lluvia que parecía que el cielo se estaba desmoronando sobre la ciudad. Así que buscamos refugio en un bar cercano y mediante un café 'doble', una 'lágrima' (leche caliente con un chorrito de café), un 'cortado' (café caliente con un chorro de leche) y una Coca Cola para el Nachito, nos hicimos el 'aguante' (esperamos) que terminara de llover para volvernos a casa.

Yo ya los había visto en la oficina identificadora. El Tomi también porque se la pasa 'fichando' (mirando) a cualquier pija que tiene dos piernas y que su dueño esté más o menos lindo como para 'tragarse' ese pedazo de carne por cualquiera de los agujeros anatómicos que tiene. El Tato que únicamente ahora anda en la 'onda' hetera mira solamente chicas y el Nacho que no sabemos que mira pero que se la pasa boludeando, diciendo y haciendo 'cagadas' (digno hermano del Tato).

Estábamos sentados en mesitas vecinas. Entrecruzamos miradas varias veces. Era una parejita de un pibe y una piba, casi de nuestra edad, muy lindos y atractivos los dos y que también nos miraron. En un momento dado, mi mirada se encontró con la del chico, a quien le hice un movimiento 'imperceptible' de cabeza, como si de pronto, mi mentón pesara varias toneladas y no me quedó otro remedio que hacer ese gesto. Gesto que me fue devuelto por el chico en cuestión.

Mientras el Tomi, el Tato y el Nacho boludeaban no sé con qué cosa, conversando y 'jodiendo' (haciéndose bromas) yo me levanté, lo miré al pibito de la otra mesa, repetí el gesto anterior y me fui al baño. Mi radar gay sonaba al máximo y me indicaba que había 'agua en la pileta'. Si el pibito me seguía y entraba al baño había acertado. La verdad que tuve que esperar apenas algunos segundos para escuchar que la puerta del baño se abría y alguien entraba sigilosamente.

Nos encontramos frente a los lavamanos. Nos saludamos con un simple 'hola', le dije cómo me llamaba y él me dijo su nombre: Martín. Otro Martín....??? Parece que los 'Martín' me están persiguiendo por la vida. Es un poco más bajo que yo, pero tiene todas las cualidades que les pido a los 'diositos'. Ingenuamente me preguntó que quería. Por favor, qué inocente...!!! Qué iba a querer...??? Lo quería a él y quería poseérmelo si fuera posible, ahí mismo...!!!

Obviamente que ahí no se podía hacer mucho. El baño estaba limpio, perfumado y solitario. Tenía forma de T, donde el palo horizontal de la 'T' era más largo y el vertical mucho más corto. El corto correspondia a los lavamanos (dos a cada lado con dispenser de jabón, secador eléctrico de manos y una máquina expendedora de preservativos). La pared estaba totalmente espejada. Ahí no podíamos quedarnos mucho porque en cualquier momento podría entrar alguien.

Así que lo tomé a Martín de la campera y lo llevé hacia el fondo, donde el pasillo se bifurcaba hacia ambos lados: hacia la izquierda los 'mingitorios' (meaderos) y a la derecha, los inodoros sectorizados y con la privacidad suficiente. Al final de todo, el baño para los 'discapacitados', mucho más amplio y cómodo. Allí fue donde entramos. Martín se dejaba llevar y no opuso resistencia en ningún momento, pero repetía que 'no podíamos hacer nada ahí, porque era peligroso'....

En realidad, peligroso no era, si algo 'comprometedor' si alguien entraba al baño y quería usar ese espacio. Así que poco pudimos hacer. La chica que acompañaba a Martín era la 'novia' y no podía demorarse mucho tiempo más. Le dije que no íbamos a hacer mucho ahí, pero en ese rato que compartimos juntos ese baño, la mano de Martín se introdujo en mi entrepierna logrando que mi erección no se hiciera esperar y masturbándome por sobre el pantalón. 

Yo lo tomé fuertemente de las nalgas y lo arrastré hacia mí hasta que nuestros labios se quedaron a milímetros y se unieron. Martín no quería continuar porque temía que alguien entrara al baño y notara que dentro de ese cubículo había dos personas, así que decidí pedirle que me hiciera una felación antes de irnos. Martín no se hizo rogar, se arrodilló y me sacó la pija que se introdujo casi completamente en la boca y empezó a 'chupar' muy despacio. 

Pero yo estaba demasiado 'caliente' (excitado) y prácticamente lo 'cogí' (follé) por la boca mientras Martín se masturbaba. 'Acabé' (eyaculé) rápido en la boca y en la cara de Martín. Él también 'acabó' rápidamente. Nos limpiamos con las toallas de papel que allí había y nos intercambiamos los números de celulares, comprometiéndome a mantener la reserva y la discreción para encontrarnos en otro lado con más tiempo, nos acomodamos la ropa y salimos juntos. 

Martín se reunió con la 'novia' y llamaron a la 'moza' para pagar la cuenta. El Tomi y el Nachito no estaban en la mesa. Se habían ido a jugar con un viejo 'Flipper' (consola de juego muy antiguo) que tenía el bar. Nos volvimos a entrecruzar la mirada con Martín. El Tato que se había quedado en la mesa admirando a la novia de Martín, no se animó a decirle nada. A ella no, pero a mí sí. Lo primero que me dijo, secretamente, después de que vio que nos volvíamos a mirar con Martín, cuando él y su novia salían del bar, fue 'hijo de puta... te lo hiciste al 'pendejo' en el baño'...??? Yo me sonreí y le dije que apenas un 'petito' (felación rápida), a lo que el Tato hizo un gesto y me dijo que ya había pagado. Afuera había dejado de llover, fuimos a buscar al Tomi y al Nachito y nos volvimos a casa, cada uno pensando en sus cosas y yo pensando como iba a seguir esto con Martín... jeeeeeeee...