miércoles, 28 de diciembre de 2011

Jugando con fuego

 




Hoy fuimos a probar el 'Palito'. Y hablo en plural porque fui con el Sebi. Salimos después del mediodía aprovechando que no hacía tanto calor y que la ruta a esa hora está más despejada. Fuimos por la autopista y la verdad que se portó re bien. Entramos por la parte central del pueblo, porque la verdad íbamos con un solo objetivo: ir hasta la casa de mi vieja para mostrarle el auto que yo había comprado y que vea de paso, que era verdad que le debía dinero al Sebi.

Antes de volvernos, decidimos pasar por la casa de mi viejo y de paso mostrarle el auto a Mariana y ya que estábamos ahí ver a las nenas y todo eso. En el pueblo, como no pasa nada, dejé que manejara el Sebi. Además era la hora de la siesta y no andaba por la calle ni el loro. A Mariana no la encontramos y tampoco a las nenas, así que decidimos ir a la casa de campo y después dar un gran rodeo pasar por la casa de Pablito para ver que 'onda'.

En esa estábamos, dando vuelta la plaza, cuando nos encontramos casi de frente y yendo para la ruta con Nicolás (Nico - el ex del Rata). El último descubrimiento gay que habíamos hecho en el pueblo porque aparentemente todos los demás o son muy 'machitos' o por ahora no demuestran nada de nada. Eso sí, cuando cumplen los 18 años y siguen estudiando, los que pueden se alquilan un departamento y se van a vivir a la ciudad y en la ciudad muestran las 'plumas'... jeeeeee...

El Nico iba caminando muy modosito él con rumbo desconocido pero en dirección a la ruta y como el 'Palito' tiene los vidrios polarizados, no pudo ver quien iba adentro. Así que aminoramos la marcha y lo fuimos siguiendo un ratito hasta de dobló por una calle lateral. El Sebi aceleró y dio la vuelta a la manzana y lo volvió a encontrar de frente y se estacionó esperando que el Nico llegara a nuestro encuentro. Pero el muy guachito, cruzó la calle y siguió caminando por la vereda de enfrente.

Como no había gente ni tampoco tránsito, el Sebi le dio marca atrás al 'Palito' despacito y cuando el Nico estaba por cruzar la calle, se lo cruzó adelante impidiéndole cualquier maniobra. Inmediatamente bajó el vidrio y le mostró quién era, porque el Nico ya estaba bastante asustado y pensaba que lo iban a secuestrar...! jaaaaaaa... De ahí nos dimos a conocer antes que al pibito le diera un infarto y fuimos a tomar algo al bar de la estación de servicio que para esa hora no había nadie.

Ahí nos enteramos que no la está pasando bien familiarmente hablando, porque los padres se separaron y no sabe donde se fue el padre y la madre se lo llevó a Rosario y ahora para las vacaciones lo mandó a vivir con los abuelos en el pueblo. Pero la está pasando bastante mal, porque no tiene amigos, y se está aburriendo soberanamente. En Rosario, tampoco tiene amigos, pero al menos tiene la compu y puede hacer más cosas y entretenerse más.

Yo le dije que nosotros podríamos ser la solución a sus problemas si él quería, claro. Y sin compromisos tampoco así que le expliqué mi idea original de que pensábamos vacacionar en el campo durante todo el mes de enero, así que el podía matar dos pájaros de un tiro: por un lado hacer lo que la madre le pedía (vivir en el pueblo) y por otro, vivir con nosotros y pasarla bien. Y en febrero, cuando volviéramos a la ciudad, ya veríamos como 'conectarlo' para que tuviera amigos...

Así que por ahí, al Nico le llegó el Papá Noël atrasado pero le llegó, porque 'sin comerla ni beberla' va a poder integrarse a nuestro grupo y sentirse uno más sin necesidad de sentirse como se siente ahora, casi un 'paria'. Además la vieja, como está trabajando casi todo el día, no le da mucha bola, así que bien puede integrarse a nuestro círculo sin sentirse un extraño ni nada por el estilo. La verdad que el pobre Nico estaba 're embalado' (re entusiasmado) con todo esto que le pintábamos, porque para él era entrar al mundo de verdad, así que no tuvo mejor idea que nombrarnos 'papás adoptivos' y que él iba a hacer absolutamente todo lo que nosotros le dijéramos. La verdad que así parece todo muy lindo, pero después en casa, acostados los 3 en mi cama, sin hacer nada y pensando en lo que podía llegar a pasar, pensamos que podíamos llegar a tener algunos 'bolonkis' no queridos, pero Nico nos juró y nos re juró que no va a pasar nada, más ahora que es grande. Igual yo pienso, no será ponerse a jugar con fuego...?

3 comentarios:

  1. Mas leña al fuego, que se suele decir. Bueno, nunca se sabe lo que puede o no puede pasar, lo que si esta claro es que al "adoptarle" le haceis un gran favor. Nunca dejas de Ser patrón de estancia, por mucho que tu no quieras.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. ANONIMOENTRERRIANO29/12/11 14:17

    Si es o no es ya no me interesa. Siempre admire tu forma de contar historias y la forma de llevarlas. Las disfruto y las sigo siempre. Entre(que color el palito). JAAAAAAAAAA.

    ResponderEliminar
  3. Aquí se dice que el con niños de acuesta mojado se levanta. Esperemos que el Nico haya madurado y no os meta en líos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar