domingo, 25 de diciembre de 2011

Noche buena y navidad espectacular

  



Anoche con el tema de que pasamos la Navidad en la casa de mi abuelo, solamente nosotros, el ambiente no fue el mejor. Para colmo no sé si Jóse, la actual pareja de mi vieja, tuvo un problema familiar y tuvo que viajar a la Capital Federal de urgencia o se pelearon, pero lo cierto, que la ausencia de Jóse, no anunciaba nada bueno. Al final, pasamos la Nochebuena solamente mi vieja, con sus hijos (nosotros), mi tío, el solterón, y mi abuelo que no lo ví nada bien ni física ni anímicamente. En fin.

Creo que la Vida nos pone este tipo de pruebas. Y como el ambiente en general no daba para otra cosa, nos salvó una vez más el televisor, porque estuvimos viendo el canal gallego que transmitía unos coros y unas canciones y unos paisajes de diferentes lugares de Galicia, que por ahí entonaron un poco más el clima. Para colmo, no hizo los calores de otros años, así que la comida 'fría' no dada mucho comerla y nos dedicamos más a la comida 'caliente'.

Como ya somos 'grandes' y yo no tenía que manejar porque no tenía el 'Dunita', mi vieja nos dejó que tomáramos champagne, así que el único que tomó gaseosa fue el Nachito, porque los demás tomamos vino en las comidas y champagne en la mesa 'dulce'. Y para la 1, que fue cuando mi abuelo anunció que estaba cansado y se iba a dormir, nosotros decidimos, dar por terminada los festejos familiares de nochebuena y salir de 'joda' (festejo).

El tema fue conseguir un puto taxi vacío. Y colectivo no pasaba ninguno. Para colmo el barrio donde vive mi abuelo, no es seguro para nada y caminarlo por la noche, es una invitación para ser asaltado y robado, pero otra no nos quedaba. Así que fuimos caminando hasta que conseguimos un taxi. El Tato tenía que ir hasta la casa de la novia en la otra punta de la ciudad y yo iba a lo de Juanes, que queda en el culo del mundo (fuera de la ciudad, en un barrio cerrado), por suerte para el mismo lado.

Sabíamos que el taxi nos iba a salir caro pero no taaaaanto. El tipo nos 'afanó' (robó) aunque se excusó de que la tarifa noctura era cara y el kilometraje recorrido era mucho. El Tato cuando se bajó (mucho antes que yo) me dejó dinero pero no era nada en comparación a lo que tuve que pagar yo. Para colmo, al 'tacho' (taxi) no lo dejaban entrar en la country porque no estaba autorizado y yo no pensaba caminar los km que tenía que caminar hasta llegar a la casa del Juanes. 

Así que le pagué al 'tachero' (taxista) y le tuve que hablar por el teléfono de la guardia al Juanes para que me viniera a buscar. Por suerte, vino casi al toque y después ya no pasó más nada. En la casa, se había desatado flor de joda con gente joven de no sé dónde. Cuando le pregunté qué 'onda' había ahí, me dijo que la 'onda' era divertirse como a cada uno le diera la gana y bueno, al principio me costó un poco porque no conocía a nadie, solamente a Juanes y él era el 'anfitrión'.

Así que cuando me vio un poco 'perdido', me agarró de la mano y me presentó a un grupito de chicos amigos que estaba tomando y hablando no sé qué cosa, en dos hamacas del jardín. Ahí me senté y me puse a conversar y al toque me di cuenta que eran algo más o menos como yo, aunque ya estaban totalmente dados 'vuelta' (borrachos/drogados). Así que me puse a conversar con el único que parecía 'normalito'. Me pareció que era gay pero no lo podía asegurar, porque mi borrachera me lo impedia...

El normalito, no era ni lindo ni feo, tampoco era un gran diosito, pero estaba bueno. Pero, el loco pensó o Juanes le dijo o se dio cuenta, que yo era gay porque me puso la mano en la entrepierna y esperó. Yo no le dí bola al principio. La verdad que estaba cansado, más que ebrio y tenía más ganas de dormir que hacer algo con ese gay que intentaba un 'touch and go'. Seguimos hablando de miles de boludeces, hasta que de pronto, me agarró de la mano y me llevó para adentro de la casa...

Había algunas parejas haciendo sus cosas totalmente indiferentes a los demás. Yo estaba 'embotado', pero 'caliente'. El gay que iba conmigo estaba 'caliente' pero no parecía embotado. Apagó las luces y nos tiramos en un sofá, y empezamos a 'transar' lindo. Sentí que me besaba en el cuello y le pedí que no me dejara 'marcas'. Me dijo que estaba bien. Después me besó en los labios mientras yo lo franeleaba pero lo gozaba poco.  De todos modos, nos empezamos a calentar.

Cuando noté que sus manos comenzaban a desabotonarme el pantalón y a buscar mi sexo, me empecé a 'calentar' realmente. Yo lo ayudé a bajar mi pantalón y mi slip hasta mis rodillas y dejar mi sexo pleno a su alcance. Allí me empezó a 'petear' (felacionar). No sabía chupar bien. Con los dientes me rozaba la piel y de tanto en tanto me lastimaba. Además chupó durante mucho tiempo. A propósito, a medida que él chupaba, yo lo fui desnudando de la cintura para abajo y lo empecé a pajear despacio.

El loco siguió mamando hasta que acabé y aunque borracho y todo sostuve sus cabeza sobre mi pene para que no dejara de tomar toda mi leche. Después dejé que 'acabara' (eyaculara) entre mis dedos y me limpié en donde pude. Finalmente, mis recuerdos son borrosos, me acuerdo tenerlo acostado a mi lado, seguir transando un buen rato hasta que me dormí y me desperté al mediodía acostado en el sofá con un dolor de cabeza que se me partía.

Fui hasta el baño, me lavé la cara y en la cocina me preparé un café negro instantáneo. Toda la gente había desaparecido. En uno de los dormitorios dormía Juanes cubierto con una sábana. De allí, llamé un taxi. Besé a Juanes varias veces. Estaba totalmente desnudo y me hubiera gustado hacerlo mío. Pero el dolor de cabeza era más fuerte. Juanes se despertó y me preguntó que estaba haciendo y como la había pasado. Le conté todo pero que tenía que ir a la casa de mi abuelo para el almuerzo de Navidad.

Me preguntó si quería regresar a la tarde, que estaba solamente con los hermanos y los primos, pero le dije que andaba sin el auto y le conté lo del 'Dunita' y que me tenía que desplazar en taxi y que llegar hasta ahí me salía un 'huevo' (testículo). Me dijo que no sea 'agarrado' (avaro) que vaya igual y que gastara algo de 'plata' (dinero) que él me ayudaba a pagar el taxi y de paso, hacíamos algo entre los dos. Y bueno, no le pude decir que no. De paso le contaba lo del gay de la noche.  

En eso llamó el tipo de seguridad diciendo que había un taxi esperando un pasajero que habían llamado desde allí. Cuando salimos al jardín, en la pileta, me encontré con varios chicos, entre ellos el chico gay que me había 'felacionado'. Me guiño el ojo pero me hizo gestos para que no dijera nada. Los otros siguieron haciendo quilombo y jugando con una pelota inflable. Juanes me llevó hasta la entrada en una motito que tiene y me dijo que no me demorara mucho y que los padres recién venían a la noche así que podíamos tiempo para tener una muy buena cama. Así que bueno, eso es lo que hice. Volví a almorzar a la casa de mi abuelo y a las dos horas estaba de nuevo en la casa de Juanes. Con Juanes tenemos muy buenas camas realmente. Y con el gay seguramente la vamos a poder tener...! Pero no le pude decir nada porque el loco me pidió silencio y que no lo 'deschavara' (denunciara). Asi que es otro que está en el clóset. La verdad, no me puedo quejar, pasé una muy buena noche buena y hoy una navidad espectacular...!

4 comentarios:

  1. que bien que lo hayas pasado bien, Luckciano! abrazo fuerte, te quiero.

    ResponderEliminar
  2. Ooooo Lu no sabes cuanto me alegra... felicidades por que continuas con tu vida... siempre alegre y campante a las oportunidades que te aparecen... que aunque mi dicho esta mas que triyado (repetitivo) ya no te lamentas el pasado, esclareces tu vida y tus fines a seguir sin desanimarte... estas atento a las oportunidades que te aparecen y no lamentándote la que se esfumo...
    Mis mas sinceros buenos deseos para ti lu... Que seas muy pero muy feliz... sigue asi... Te quiero mucho, cuídate...
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Marcus:
    No me puedo quejar. En el pueblo la hubiera pasado mejor o incluso de los Lucchessi pero no les podía decir q fueran a buscarme por q no tenía auto, así q acepté la invitación del Juanes.

    Claro que creí q iba a ser una fiesta mucho más íntima de la q fue. No me puedo quejar porque de ultima transe y me relacione con un pibe gay q creo q andaba como yo.

    Y al menos juntándonos la pasamos más o menos bien.

    Qué tal tu noche-buena? jeeeeee...

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que el día acabara bien, a pesar del dolor de cabeza.

    Felices fiestas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar