martes, 10 de abril de 2012

Jueves santo...?






A diferencia de otras veces, esta vez el SMN la acertó con el pronóstico del tiempo y la feroz tormenta de la noche, solamente era un recuerdo a la mañana siguiente. El día amaneció soleado como si nada de lo que hubiera ocurrido a la noche hubiese sido real. Los cuerpitos desnudos a mis lados del Gasti y del Tomi eran la única referencia de que en la noche anterior realmente había pasado lo que había pasado, aunque el 'menage a trois' que habíamos intentado hacer, solamente fue para transar y dormir...

Me levanté medio embotado. Me dolía un poco la cabeza pero no era en extremo, aunque sentía un fuego en el estómago que se me elevaba hacia la boca. Además tenía la boca re seca y amarga, así que me fui a la cocina a tomar agua o la gaseosa que encontrara. Después me dediqué a hacer café, calentar la leche y cuando me disponía a hacer las tostadas se incorporaron el Caio y Lucho, entonces yo aproveché para despertar al resto y después ducharme rápidamente para sacarme los vapores etílicos..

Salimos para el campo después del desayuno tardío. La verdad que había llovido mucho pero los caminos de tierra estaban transitables. Llegamos a la casa y nos acomodamos. En el dormitorio principal lo compartimos yo que no tenía pareja con el Tomi y el Gasti. En el segundo dormitorio, se acomodaron el Matius y el Juani y en el tercer dormitorio, Caio, Lucho, Andy y el diosito. Así estaba planificado, pero teníamos un 'plan B' por si dejaban al Nico quedarse a dormir en el campo.

Como el Nico tiene cero experiencia, pero le gustaba la onda con el Gasti y viceversa lo íbamos a mandar a dormir con Andy y el diosito que recién andan en los primeros preámbulos para ser pareja y no pasan del beso o la caricia. El Caio y Lucho que también son medio tímidos pero están en una etapa más avanzada dormirían en la habitación chica, ellos solos y el Matius y Juani y el Tomi y yo que no tenemos problemas para coger entre nosotros dormiríamos en la habitación grande. 

Así que mientras ellos terminaban de acomodar y armar las camas, yo fui a buscar al Nico a la casa de los abuelos en el pueblo y el Tomi y Caio fueron a comprar las cosas que nos faltaban en el supermercado para después volver todos juntos. Y eso fue lo que hicimos. La verdad que el jueves santo, fue santo, porque nos pasamos el día hablando miles de boludeces. Especialmente blanqueamos nuestra orientación sexual con el Nico para que se atuviera a lo que podría ser testigo.

El pibito se portó de '10' (excelente) y bastante rápido hizo buenas migas con el Gasti. Después decidimos hacer amasar pizza y hacerla a la parrilla para cenar, pero como se nos cortó la luz, decidimos cenar a la luz del fuego directamente al lado de la parrilla. A los postres, el Matius trajo whisky para comer el helado, pero no era helado con whisky sino whisky con helado y ahí se desmadró todo. Bueno, al final y al cabo a eso fuimos no...? A disfrutar y a disfrutarnos. Así que cuando la cosa se empezaba a degenerar, ya de madrugada, el Matius, me dijo sino era hora de seguirla en la 'pieza' (dormitorio), total, todos sabían ya donde dormían, con quién y cuál era el límite de cada uno. Y ante la pregunta del Caio, de cuál era el límite, el Matius le contestó que el cielo era el límite...! Uuuhhh...

2 comentarios:

  1. Ya lo imaginaba: una auténtica fiesta... Y Nico haciendo sus ritos iniciaticos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jaaaaaa, no sé lo q pasó en las otras habitaciones pero q en la nuestra no fue nada santo, eso te lo puedo asegurar...!

    Besos, Josep...!

    ResponderEliminar