miércoles, 11 de abril de 2012

Viernes demasiado santo




El viernes santo me tuve que levantar tipo 8 de la mañana, porque vino don Herrera a preguntarme si necesitaba algo porque iba para el pueblo. La verdad que necesitar, no necesitaba nada, pero el viejo me dijo que iba para el pueblo porque mi viejo le había encargado pescado para asar y venían a comerlo al campo. La verdad que eso me desconcertó porque mi viejo no me había dicho nada que venía al campo, claro que yo tampoco le había avisado que iba con la pibada a la casa de campo.

Eso alteró un poco nuestros planes, porque está bien que ni mi viejo ni Mariana ni las pibitas iban a venir a 'jodernos' (molestarnos), una porque ya conocen lo nuestro y otra porque son re piolas, pero igual frente a ellos, no se puede andar exteriorizando nada o mejor dicho, no se puede exteriorizar lo  mismo que si estuviéramos solos. Además, estaba con nosotros don Herrera y el Juanma, situación que terminó por hacernos comportar como si fuéramos heteros, más que nada por Nico.

Y el viernes santo fue fue un día perdido para lo que habíamos planeado, pero fue ganado porque además del pescado asado, también habían comprado paella (puaj), empanadas de vigilia (rellenas de atún) y nosotros cocinamos pastas con salsa filetto que terminamos comiendo, para no herir los sentimientos cristianos de Mariana. En fin. Hablamos de mil y un temas. También con el Juanma, con el que nos intercambiamos miradas con ganas, pero hasta ahí, porque no se podía hacer nada...

Mi viejo, Mariana y las nenas merendaron y también cenaron con nosotros y se volvieron al pueblo cuando ya casi era medianoche. Pasamos un gran día pero no resultó nada de lo que habíamos pleaneado. Nosotros nos quedamos 'libando' un rato más pero como realmente estábamos cansados por tener sexo y acostarnos re tarde la noche anterior, levantarnos más o menos temprano y vivir 'alegres' (casi ebrios) durante todo el día y no haber descansado nada, apenas se fueron mis viejos nos fuimos a los dormitorios, pero por segunda vez en la semana, me quedé dormido durante la transa, antes de experimentar cualquier tipo de acercamiento amoroso-sexual como era mi deseo. Será que me están faltando vitaminas...? jeeeeeee...

2 comentarios:

  1. El cuerpo humano necesita descanso, es inevitable, hay que dormir...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Descansé demasiado para mi gusto el fin de semana santo, Josep...

    Me estaré convirtiendo en un santo del siglo XXI...? jeeeeee...

    Besos...!

    ResponderEliminar