martes, 15 de mayo de 2012

Abrazo filial




Esta mañana me levanté pero no como siempre. Sentía un malestar que me resultaba bastante difícil de definir. En el baño, cuando preparaba la ducha sentí los primeros síntomas de mareo. Pero no era un mareo convencional, era un mareo 'raro', una especie de 'sensación' de estar mareado. Me quedé de pie como esperando que se fuera o se acentuara esa sensación, pero la misma se acentuó, al tiempo que me vinieron las primeras náuseas.

En mi estómago no tenía nada, solo aire y aire es lo que intentaba vomitar, pero en cuanto me agachaba un poco, el mareo se me hacía imposible de soportar y sino me agarraba del porta-toallas y de la pileta del baño, seguramente terminaba en el piso. En el baño hay muchos muebles contra los que uno se puede golpear gravemente, especialmente si se desvanece, así que dejé la ducha para más tarde y me fui para la cocina, tambaleante y golpeando las paredes.

No tenía idea si el Tato estaba durmiendo en su habitación pero mi malestar iba en aumento y me parecía que me iba a desvanecer en cualquier momento, pero la cocina del dormitorio del Tato estaba bastante alejado y no me animé a ir caminando hasta allá. Las náuseas seguían cada vez más intensas y el mareo no cedía, así que me senté en una silla de la cocina y desde allí le grité al Tato para que se despertara. Después de varios intentos, logré que el Tato, apareciera en la cocina.

Le expliqué lo que me estaba pasando y le pedí que me acompañara hasta mi dormitorio, donde volví a acostarme. Le dije que llamara a los Lucchessi y les explicara que no iba a ir a trabajar porque no me sentía bien y todo eso. El Tato cumplió todo lo que le pedí y me preguntó si quería tomar algo caliente, pero mi malestar estomacal seguía, así que me negué. Finalmente y como no tenía más nada para hacer y para no volverse a su cama, el Tato se desnudó y se acostó conmigo, en mi cama.

Me dijo que hacía mucho que no compartíamos la cama y que muchas cosas habían cambiado en nuestras vidas. Yo que no me sentía nada bien, apenas alcancé a balbucearle que sí, que habían cambiado muchas cosas. El Tato, ahora totalmente despierto, me recordaba todo el apoyo que yo le habia dado, desde que tuvo su primera eyaculación hasta sus primeros conflictos adolescentes, aunque lo que más recordaba era mi promesa incumplida de cuando él cumpliría los 18 años. Le dije que siempre había sido sincero con él y que muchas veces, para satisfacerlo, había ido mucho más allá de lo que me había propuesto. Igualmente lo atraje hacia mí. La desnudez y la calidez del cuerpo del Tato enseguida se encontró con la mía. Nuestros sexos también, como antaño y como antaño nos acomodamos manual y mutuamente, para que no nos estorbaran en nuestro estrecho abrazo filial. Está grande el Tato. Y lindo. Pero yo nunca pienso pasar los límites de ese estrecho abrazo filial, a pesar de todo...

17 comentarios:

  1. Me imagino despúes de leer tu relato, que debes haberte sentido mejor de salud, al haberlo escrito, sin embargo creo deberías de ir con un médico, para descartar cualquier situación, ya que queremos blog para rato y escritor para mucho más.

    ResponderEliminar
  2. Espero que ese extraño mareo no tenga mayores consecuencias.

    En cuanto al tema que planteas lo veo rodeado de demasiado convencionalismos y cuestiones morales de esas religiones que nos han condicionado excesivamente hasta transformarnos en seres antinaturales e intolerantes, como para poder emitir una opinión imparcial, justa i ajustada a nuestra naturaleza... Aunque dudo que tu actitud sea irrefutable ni tan solo la correcta...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ánimo con el mareo. Ya desaparecerá. En cuanto al momento compartido con tu hermano, ¡qué tiernos, cuánta intimidad! Ojalá todos fuésemos así de íntimos con todos; muchos roces y rencores se disolverían. Obviamente que no todos vamos a sentir ganas de abrazarnos a todos, y menos aún desnudos, pero la base sí la podríamos tener: una buena predisposición de los unos a los otros, lo cual es amor, no importa como se exprese. El amor se puede expresar de mil formas: con un abrazo, con un abrazo desnudos, con ver una película juntos, con compartir una actitivad o intención o meta, con un simple escuchar, con ver lo mejor de cada uno, y dependiendo de los enfoques podemos ver el amor expresado como amor de hermanos, amor de padres e hijos, amor de pareja (que se puede expresar sexualmente en formas muy bellas), el amor por las mascotas, amor por la belleza de una puesta de sol, etc.

    En resumen, que es muy bello compartir la intimidad, sea de la manera que sea mientras sean ambos los que comparten (ambos de acuerdo, disfrutando compartiendo). Se portó muy bien el Tato contigo. Demostró que cuentas con él, aunque no lo dijera con palabras sino con acciones. Las palabras sobran en ocasiones así, pues son eclipsadas por los hechos.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Que tierno! Sin embargo, espero que no te hayas quedado dormido con el Tato ahí al lado porque fuiste, jaja. Estás mejor, Luckitas? Abrazo grande, te quiero.

    ResponderEliminar
  5. Sí Anónimo, la cama y los mimos q recibí durante el día me hicieron sentir mucho mejor.

    La visita a un médico me parece algo precipitado. Seguramente fue algo q comí y q me cayó mal o algo por el estilo.

    De todos modos mi estómago sigue 'enojado' así q preferí no comer mucho pero al menos evité el régimen q me daba mi suegra cuando era más chico... jeeeeee...

    ResponderEliminar
  6. Creo q es cíclico, Josep. Me da por temporadas pensar en mí y en los otros.

    Y a veces, suelo volverme fatalista. Tendrá algo q ver, con q noches pasadas soñé con Marco...?

    Besos, Josep...!

    ResponderEliminar
  7. Seguramente mi malestar fue pasajero y ya practicamente desapareció.

    Quizás necesitaba el abrazo no sexual de alguien q me ama.

    Me dormí pegado al Tato hasta el mediodía y el malestar casi se había ido.

    Luego vino gente q me ama y a los q amo a brindarme ayuda y apoyo pero el malestar ya habia desaparecido.

    El amor cura muchos males, eh...? jeeeeee...

    ResponderEliminar
  8. Marcus:
    Aunque no lo creas me dormí (nos dormimos) casi hasta el mediodía.

    Creo q el abrazo y el cariño filial del Tato fue el mejor remedio para mi enfermedad.

    De todos modos, me seguí 'cuidando' el resto del día y acompañado con gente q amo y me ama y los síntomas no volvieron a aparecer.

    Cosas de viejo, nomás...! jeeeeee... chauuuuuu...!

    ResponderEliminar
  9. ¡HAY... ABUELO! días atrás era la viagra, ahora parece una bajada de tensión; por que embarazo no creo; los años no perdonan.

    ResponderEliminar
  10. Volviendo al latín (siempre el latín, no hay lengua muerta más viva), yo diría que vuestro abrazo fue fraternal, no filial. Salvo, que, como dice Betulo, el paso de los años haya despertado tu instinto paternal, y ya estés pensando en la inmensa prole (más latín) que tendrás con la Agus.

    ResponderEliminar
  11. Algunas cosas son perfectas y no hace falta tocarlas, Lu :)

    ResponderEliminar
  12. Betulo:
    Es verdad q los años no perdonan, por eso hay q aprovechar a hacer todo lo q se pueda mientras se es joven.

    Acá (y seguramente allá también) está lleno de 'pendeviejos', gente madura y más q madura q no vivió su adolescencia a full y la quiere vivir ahora.

    El gay después de los 40 años se convierte en un 'pendeviejo'. Se viste como si tuviera 20, habla y hace actividades como si tuviera 30 y no sale del gimnasio, la cama solar y el maquillaje.

    La verdad q son bien pocos los gays q llegados a cierta edad dejan de rendirle culto a su cuerpo, a la edad y a la apariencia y quieren ser como el retrato de Dorian Gray.

    Yo no seré de esos. Yo disfruto ahora y envejeceré con alegría y encanto, sin 'apendejarme' ni nada de eso.

    Cada edad tiene su encanto y cada uno su oportunidad en la vida, no te parece...?

    Besos...!

    ResponderEliminar
  13. Alucinaito:
    No me falló el latín, lengua q prácticamente no tiene secretos para mí... jeeeeee...

    Para el Tato y para el Nachito, más q hermano, fui un verdadero 'padre' en muchas ocasiones y aspectos de sus vidas. De allí q el abrazo con el Tato, fue 'filial' y no 'fraterno'...

    Besos...!

    ResponderEliminar
  14. Los libros de mi vida:
    Tenés razón. Hay cosas q están bien y q es mejor no tocarlas.

    Besos...!

    ResponderEliminar
  15. Anónimo17/5/12 1:12

    Lu, abrazzzo Charlie.-

    ResponderEliminar
  16. Así que eres un 'pendeviejo', bueno; ¡que le vamos a hacer! ya pondrás la esquela moruoria; yo, que soy mayor que tú, aprovecho para hacer todo lo que puedo sin añorar tiempos pasados. Si eres de los que establecen compartimentos estancos de hacer ahora por que más adelante no, eres un 'pendeviejo'. Vida sólo hay una, y es una continuidad; establecer rupturas entre etapas de la misma sin considerarlas como perfeccionamiento de las siguientes es... ¿esquizofrénico? no sé, tú eres el especialista.

    ResponderEliminar
  17. Betulo, tu pensamiento es sumamente subjetivo.

    Y realmente no le veo mucho sentido hacerte ver aquello q no querés ver.

    Solamente te dejo un consejo: viví (a tu manera) y dejá vivir (como quieren vivir los demás).

    Besos...!

    ResponderEliminar