viernes, 18 de mayo de 2012

Un viernes cambiante




Ayer y con el mismo 'verso' (excusa) que el día anterior volví a pasar por el recorrido que había hecho para llevar a la casa a Jerónimo y a Patricio, pero esta vez, por si pasaba algo o por lo que podía pasar, antes pasé por la cortada con ellos y luego los llevé a sus casas. Pero mi aficción detectivesca me falló porque el auto del 'don' no estaba, aunque me había memorizado bien la chapa patente para evitar cualquier error y confundirlo con otro parecido o similar.

Obviamente que a los dos 'pájaros' (inocentes) que iban conmigo no les dije nada del cambio de recorrido. Solamente les dije que así me resultaba mejor para después retomar la calle que desembocaba en la avenida que me llevaba para mi casa y listo. Cuando llegamos y como hoy no teníamos clases me invitaron a bajar para conocer su departamento y pedir alguna pizza para cenar pero me bajé nada más a conocer pero no a cenar porque tenía sueño y quería acostarme temprano.

Y me bajé más que nada porque Patricio me sigue tirando buena onda en todo momento. Yo la verdad que no lo entiendo. Sino es gay, de dónde saca tanta afectuosidad para conmigo...? O detecta algo en mí que yo no quiero demostrar y que inconcientemente demuestro...? Jerónimo es parecido en su manera de ser pero como tiene novia y nosotros arreglamos no tener clases los viernes, los viernes mismos regresan al pueblo, hasta hoy claro, que los invité a almorzar en el centro.

La verdad que hablamos un poco de todo y nos conocimos más y mejor. Después fuimos a casa, porque la verdad que se llovió todo y no sabíamos qué hacer. Tomamos café aunque ellos son más 'mateinómanos' (adicto al mate) aunque no estoy muy seguro de que se diga así... jeeeeee... Les conté más o menos como se había desarrollado mi vida, ellos me contaron algo de la suya y después lo llevé hasta la estación de ómnibus donde tomaron el ómnibus que los llevaba a su pueblo.

A la vuelta, cuando me volvía y como no paraba de llover decidí acostarme a dormir una siesta porque la verdad que no tenía otra cosa mejor para hacer pero no tenía ganas de acostarme solo. Así que lo llamé al Seba pero no lo encontré. Después lo llamé al Matius pero no estaba solo, porque lo tenía al 'apéndice' (el Juani) pegado desde las primeras horas de la tarde, pero como con el Juani o sin el Juani, el Matius siempre es materia dispuesta me dijo que lo pasara a buscar, así que pasamos una tarde-noche super espectacular. Hace un rato que se fueron. Dentro de un rato voy a ir a una 'joda' (fiesta) que organiza el curso del Lucho y del Juani para recaudar fondos para el viaje de estudios, así que lo más probable que dentro de un rato, nos reencontremos casi todos los de la barra nuevamente. Lo único que me extraña es no haber podido ubicar al Seba por ningún lado y que el Tato tampoco me supo dar precisiones. Alarmar no me alarmó pero la verdad que no deja de ser raro.

2 comentarios:

  1. Debe ser serio el nivel de carisma que tenga ese chamaco (patricio) te llame tanto la atención, y peor aun, consiga aturdir tu radar, mmm... me hule a próxima víctima, jaja.

    Diviertete, en la "joda".

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me gustó esa palabreja: Mateinómanos. "si non è vero, è ben trovato" dicen en Italia.

    A veces me sorprende que te salga esa vena paranoica y sospeches aventuras de los demás que en realidad son libres de hacer lo que les apetezca sin tener que darte explicaciones, como es el caso del Sebi... Pero luego recuerdo tu alma de patrón de estancia.

    No sé si acertaré, pero empiezo a ver en ese Patricio otro de tus amoríos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar