sábado, 2 de junio de 2012

Desmadre



Definitivamente son muchas las cosas que cambiaron en mi vida y que seguramente van a seguir cambiando con el paso del tiempo. Lo único que lamento que todo esto se me vaya presentando ahora. O lo estoy concientizando ahora porque antes, cuando era más chico estaba mucho más expectante de lo que pasaba a mi alrededor. Ahora las mismas ocupaciones y preocupaciones que tengo hacen que me mantenga más al margen de todo lo que pase.

Esto lo noté el jueves pero más ayer. El jueves recibí un montón de llamadas y 'sms' de los diositos, felicitándome pero todos excusándose que por una causa o por otra, no podían pasar por casa. La verdad que mejor que no pasaron porque no estuve en casa más que de a ratos. Mi viejo, Mariana y las nenas me hablaron por teléfono felicitándome por el cumpleaños. Otro tanto hizo mi vieja, mi tío solterón y mi abuelo. Y el día hubiera pasado sin pena ni gloria sino hubiera sido por los Lucchessi.

A eso de las 10 de la noche, aparecieron por casa, la Agus, el Gasti y el Matius. La Agus me había preparado una torta, el Gasti había comprado dos botellas de champagne y el Matius me regaló en nombre de los tres, un 'pullover' (sweater) y una camisa haciendo juego. Así que mientras comíamos torta y tomábamos el champagne, estuvimos hablando de un montón de cosas y comprendí cuánto les debo y cuánto amo a los tres independientemente de cómo es cada uno de ellos.

La medianoche llegó volando y como todos teníamos que levantarnos temprano, decidimos reencontrarnos al día siguiente (viernes-ayer-) a la noche y ampliar los festejos con el resto de los diositos que no habían podido llegarse. Así que ayer, tipo 8 de la noche me volví a juntar con el Matius, aunque esta vez no volvió la Agus, quizás por razones obvias, ni tampoco el Gasti, pero sí, se acercaron otros diositos, aunque a horarios diferentes porque ahora que están más grandes tienen los tiempos ocupados. Y aunque la reunión era colectiva y de carácter 'festiva' en cierto momento de la noche-madrugada, y cuando algunos ya se habían ido, las conversaciones se hicieron más íntimas. Ahí, me enteré de algunas cosas que realmente antes no se me hubieran escapado pero bueno, los tiempos cambian y yo también cambio junto con el tiempo. Igualmente cuando quedamos los de siempre, decidimos poner música lenta, apagar luces y una vez más, comenzar lentamente a desmadrar todo...

4 comentarios:

  1. Muchas felicidades guapo!! Que la vida sea increíble para ti hoy y siempre!! Me hubiera encantado felicitarte a tiempo pero sabes, Samy y tu cumplen años el mismo día, así que me tuve que ir a festejarla como dios manda!

    Espero que tu te la hayas pasado excelente!!

    ResponderEliminar
  2. Las obligaciones nos van separando de algunos de la misma manera que nos juntan con otros, es parte de la vida... es como debe ser y no diferente. Igual, se quedaran cerca tuyo tus amigos, y no hablo de geograficamente cerca, los demas seran recuerdos que disfrutaras.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  3. Como te dije en el comentario anterior: las cosas cambian, las personas se alejan... para que otras cosas y nuevas personas aparezcan y debemos a adaptarnos para no quedarnos. Pero eso sí, el día menos pensado volverán (aunque sea por un momento) y será como si nunca se hubieran alejado... es así, uno crece y TIENE cosas que hacer. Pero siempre estarán juntos, aunque no sea fisicamente.

    Me da curiosidad saber qué cosas "intimias" te refieres, pero ya te dejo a tu libre albedrio si querer contarlas o no... por ahora y te digo, no cierres la posibilidad de integrar nuevas peronas a tu isla... o abrir una nueva de ser necesario ^^!

    Cuidate
    Erik!

    ResponderEliminar
  4. La vida nos va aislando lentamente... Y es que poco a poco vamos fijando objetivos y nos vamos concentrando en ellos debiéndonos desprender de esa curiosidad por todo que teníamos antes ya que esa curiosidad dispersa y se contrapone a la concentración en los objetivos que menciono.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar