jueves, 21 de junio de 2012

Final de fiesta


(En la fotografía la presidenta Cristina F. de Kirchner y el Ministro de Planificación Julio De Vido)


Para un visitante que regresa a la Argentina tras una ausencia de diez meses, es asombrosa la rapidez con la que han cambiado las cosas: la mayor bonanza económica de la historia reciente de este país se ha convertido en una desaceleración aguda y el optimismo ha dejado lugar a un estado de ansiedad generalizado. La fiesta argentina de los últimos ocho años ha terminado.

Pese a los apasionados discursos de la Presidenta, en los que afirma que su difunto esposo y ex presidente Néstor Kirchner produjo récords de crecimiento del 8% anual durante gran parte de la última década -un crecimiento que casi todos los economistas atribuyen a factores externos-, por todos lados se ven signos del final del boom.

El índice de popularidad de Fernández ha caído del 63%, tras ganar su reelección en octubre, hasta el 39% actual, según una nueva encuesta de Management & Fit. Aunque la reciente estatización de la empresa petrolera YPF le consiguió un breve repunte en las encuestas, ya hay cacerolazos de protesta en los barrios más pudientes de la Capital Federal.

Lo que es más amenazante para el Gobierno, la mayor unión sindical del país ha iniciado paros esporádicos en reclamo de un aumento salarial del 30%, y las organizaciones de productores agrícolas amenazan con huelgas contra los impuestos que el Gobierno impone a las exportadores de granos.

El tema del día en Buenos Aires es dónde comprar dólares en el mercado negro y a qué precio. La inflación, oficialmente del 9%, se estima extraoficialmente mayor al 25%. La economía pasará de un crecimiento del 9% el año pasado a un 2,2% este año, según estimaciones del Banco Mundial.

Muchos economistas independientes dicen que el país podría terminar el año con crecimiento cero. "Creemos que tarde o temprano esta historia termina en una gran devaluación", decía un reciente informe del economista Javier Kulesz, del banco UBS, y añadía que la devaluación se daría junto con un gran aumento del precio de los servicios, mayor tensión social y crecimiento bajo o incluso negativo.

¿Por qué se cayó la economía argentina? A juzgar por las docenas de entrevistas que hice aquí la semana pasada, hay una sola razón de la actual declinación: el populismo. El Gobierno ha regalado dinero, sin pensar mucho más allá de la próxima elección. El aumento de los subsidios funcionó mientras las exportaciones no dejaban de subir, pero dejaron al país al borde de la quiebra cuando los precios mundiales de las materias primas pararon de aumentar.

El Gobierno malgastó la mayor bonanza económica del país de casi cien años en subsidios para millones de personas -muchas de las cuales han dejado de trabajar, porque viven mejor de las dádivas que si tuvieran un empleo- así como para el transporte y la energía.

Roberto Lavagna, el ex ministro de economía durante el gobierno de Néstor Kirchner, estima que los subsidios al transporte y la energía aumentaron de 1200 millones de dólares, a fines de 2005, a 19.000 millones de la misma moneda, el año pasado.

Aunque el sentido común sugiere que se debería empezar a reducir el gasto público, Cristina Fernández de Kirchner, la presidente actual, parece estar redoblando su apuesta. La semana pasada anunció un gigantesco plan para dar 400.000 préstamos hipotecarios de bajo interés y construir 400.000 viviendas en el curso de los próximos cuatro años. ¿De dónde saldrá el dinero? De fondos del sistema de seguridad social. El Gobierno dice que el plan creará 100.000 empleos y contribuirá a reactivar la economía. Los escépticos dicen que el dinero desaparecerá en manos de funcionarios corruptos, y los futuros jubilados no verán ni un centavo de sus jubilaciones. Lo más preocupante es que un gran número de argentinos no se oponen a un mayor rol del Estado en la economía, dijo Lavagna.

Mi opinión: todo indica que Fernández de Kirchner culpará al mundo exterior de la caída provocada por su propia fiesta económica de los últimos años. Emitirá cada vez más dinero para comprar los votos que le permitan ganar las elecciones legislativas de octubre de 2013 y rezará por una nueva suba de los precios internacionales de las materias primas -que muy pocos consideran probable- para equilibrar las cuentas del país.

Mientras tanto, habrá malgastado la mejor oportunidad que ha tenido Argentina en un siglo de usar su bonanza económica para mejorar los estándares educativos, atraer inversiones para crear nuevas industrias y crear empleos productivos para sacar de la pobreza de manera permanente a millones de personas.

Espero estar equivocado, y que Fernández de Kirchner, durante los tres años y medio que le quedan de gobierno, piense en el futuro del país con una visión menos cortoplacista y menos ideológica. Salvo una drástica corrección de rumbo, Fernández de Kirchner llevará a la Argentina a su próxima gran devaluación, que será totalmente autoinfligida.

Andrés Oppenheimmer
La Nación, 19/06/2012.

10 comentarios:

  1. Todo eso me recuerda la segunda legislatura de Zapatero, intentando conseguir ganar las siguientes elecciones.

    Por lo que sé la maniobra de YPF les está saliendo mal a Argentina ya que cualquier inversor extranjero se lo piensa más de dos veces antes de decidirse y pide garantías de que no le va a pasar nada parecido. En concreto hacían referencia a las explotaciones de los yacimientos petrolíferos.

    Esperemos que no lleguéis a una situación como la nuestra, donde la juventud no tiene más opción que emigrar si quiere un trabajo con una remuneración decente...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Oppenheimer tiene toda la razón, excepto por una cosa: no existe "gasto" público. Lo público no es un gasto, es una inversión; no obstante, los subsidios si pueden ser tildados de gasto.

    ResponderEliminar
  3. Argentina es hoy por hoy, un país q creo q si no hay un golpe de timón del gobierno a tiempo, indefectiblemente vamos derecho al desastre.
    Puede q me equivoque pero los hechos demuestran otra cosa.
    Besos...!

    ResponderEliminar
  4. Adso:
    El 'gasta público' no se refiere a las obras de gobierno q indudablemente no son gastos sino q son inversiones.
    El gasto público se refiere a la cantidad de dinero q se emplea para pagar sueldos a miles de empleados estatales y a los miles y miles de subsidios y planes q el gobierno 'regala' a manos llenas.
    Y así no va.
    Besos...!

    ResponderEliminar
  5. Hola Lu, perdón pero, ¿vos sabés quién es Andrés Oppenheimer, por qué escribe lo que escribe y desde dónde lo escribe? Tratá de leer las múltiples campanas que hay sobe lo que está pasando en el país, después tratá de hacer tu propia reflexión y síntesis (las cosas son grises, no blancas o negras) y finalmente escribí tus conclusiones. Este señor apoyó todos los procesos de destrucción de los países de la región en la década de los 90.
    Dicho con cariño

    ResponderEliminar
  6. ¿Que hará un psicólogo hanlando de economía...? ¡debe estar muy loca!

    ResponderEliminar
  7. Damián:
    Siento contradecirte pero es un error realmente creer q todas las cosas no son blancas o negras.

    No hay q ser muy 'despierto' para darse cuenta q este gobierno con su política y su economía no nos lleva a nada bueno.

    La reina Kristina y su fastuosa corte cree q porque sacó el 54% de los votos puede hacer y deshacer a su antojo. Lamentablemente lo único q hasta ahora hizo fue 'deshacer' y nada mas.

    Tendrías q vivir en una provincia 'opositora' (como Santa Fe) o en una ciudad que fue 'capital del peronismo' hoy convertida en 'bastión socialista' por mas de 30 años para darte cuenta de lo q estoy hablando.

    Oppenheimer no dijo otra cosa diferente q lo q arrojaron los últimos comicios acá, cuando Bonfatti (socialista) salió elegido gobernador, Del Sel (La Tota- del Pro) salió segundo y tercero salió el representante de Cristina, el chivo Rossi.

    Esto te lleva a pensar q algo se está pudriendo en Santa Fe, no...?

    Besos...!

    ResponderEliminar
  8. Betulo:
    No leíste nada de la psicología economicista o la economía psicológica...?

    Googleala q los psicólogos freudianos no nos divorciamos de nada ni de nadie...!

    Besos...!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo24/6/12 4:45

    Te olvidaste Lu los miles de millones de Dólares q se han robado esta sarta de Ali Baba y los 40 ladrones ....Es tan asi q ella hoy en DIA esta considerada como una de las personas mas ricas del planeta tierra.....Charlie ind

    ResponderEliminar