jueves, 5 de julio de 2012

Encrucijada




La relación entre el Matius y el Juani había comenzado espontánea y casualmente como todas las relaciones que establecimos entre nosotros. De casualidad y sin sentirnos obligados, el uno para con el otro. El hecho de ser simplemente amigos con 'derecho a roce' nos permitía no sólo ser amigos entre nosotros, sino compartir una infinidad de cosas y momentos, entre ellos, una buena cama durante algún fin de semana, en mi casa, en el campo o en la casa de fin de semana del Matius.

Las cosas cambiaron de a poco, creo que a medida que fuimos creciendo y fueron sintiendo la ¿necesidad? de sentirse ¿aferrados? sentimentalmente a una persona. En volcar todos sus sentimientos en una persona, lo que hizo que de pronto, la 'isla' desapareciera, y se fueran formando 'parejas', relación todavía incomprensible para mí, que no veo la necesidad de ¿depender? afectivamente de una persona cuando en mi realidad el sentimiento se reparte entre varios.

Pero esa es 'harina de otro costal'. A lo que quiero referirme hoy es a una situación 'especial' que se me está planteando y que por novedosa, nunca se me había planteado. Quizás sea por eso, que no sé muy bien cómo obrar. Por otra parte, reconozco que comparándome con otros gays de mi edad o de otras partes del mundo, todavía estoy muy atado a ciertos 'preceptos' e ideas muy personales. Y nada está más lejos de mí, que sentirme identificado a los 'colectivos' gays y a sus objetivos.

Atado o no atado, promiscuo o no promiscuo, inhibido o desinhibido hoy me encuentro en una verdadera encrucijada, a la que me metieron, porque les anticipo que yo no me metí. O al menos, no me metí, como protagonista, aunque quizás tenga algo de 'culpa'. La encrucijada es la relación del Matius con el Juani. Y yo estoy en esa encrucijada, porque si bien no soy el tercero en discordia, porque el Juani vendría a ser el tercero en esta relación, pronto voy a ser el primero de esta historia.

Y esta historia comienza el año pasado cuando fuimos de vacaciones a mi casa de campo y por esas cosas de la vida, el Yani se 'desubicó' haciéndole algunas cosas al Juani, como desnudándolo de la cintura para abajo, a la vista de todos y tratándolo prácticamente poco menos de esclavo sexual real. Y otro tanto quiso hacer con el Lucho. Para los que estábamos ahí, al principio nos pareció gracioso, pero después, viendo como iba a terminar todo, decidimos ponerle fin a la cuestión.

Esa conducta del Yani, aunada con nuestra actitud creo que fue la que nos separó como grupo. El Yani que no estaba en sus cabales se fue totalmente despechado. El Matius 'adoptó' al Juani y lo mismo hizo Caio con Lucho. La diferencia fue que Caio y Lucho terminaron siendo pareja. Pero el Juani, ahora, casi un año y medio después, me vengo a enterar que no cambió de pareja, sino que cambió de 'dueño' y que dentro de pocos días, volverá a hacerlo.

La 'onda' del Juani de travestirse, se le fue desde que salía con el Matius. A mí me gustó porque mucho no comprendí nunca esa manía del Juani de vestirse como una 'nena' para que se la lleven a la cama y ahí le hagan de todo lo que le podemos hacer a un varón, claro. Y ante nuestra curiosidad, el Juani, no nos daba respuestas satisfactorias. A él le gustaba vestirse de nena, aunque no se sentía nena. También le gustaba el 'maltrato' y el sexo 'fuerte'. Y ambas cosas con nosotros las conseguía.

A mí me gusta el sexo gay 'normal'. No me gusta hacer cosas raras, por ahí andar cumpliéndole 'fantasías' a alguno pero nada más. Pero en los últimos tiempos, que mi relación con el Matius se afianzó muchísimo y el Juani es un apéndice que no molesta, me acostumbré a su presencia  y a algunos 'menage a trois' impagables. Además, lo que más disfrutaba, era que el Juani había perdido esa necesidad de vestirse de nena. Mariconea cuando habla, pero eso no me jode.

Y acá viene el 'quid' de la cuestión. Dentro de unos días, el Matius se va de viaje de egresados a Bariloche. Pero entre sus planes, tiene como deseo, 'dejarme' al Juani y eventualmente a Nico. Obviamente, que cuando me dijo eso, yo le dije que sí, que no tenía problemas, porque con el Juani vengo teniendo sexo desde hace rato y con Nico, si bien no es la gran cosa, porque no es un verdadero diosito, aunque tiene lo suyo, me encanta la idea de poseerlo de alguna manera.

Pero todo tiene un costo. Este fin de semana, que lo pasamos en la casa del Matius, descubrí una faceta nueva del Matius: el sadismo. También descubrí que el Juani es masoquista. Según el Matius, y yo le creo, todo comenzó como un juego. El Juani desde siempre había hecho de pasivo. Un día, dejó que el Matius lo atara para que lo tuviera a su merced e hiciera sexualmente lo que quisiera con él. Y obvio que el Matius no desaprovechó esa oportunidad.

Y cuando lo obligó a 'coger' (follar) violetamente sin más lubricante que un poco de saliva, descubrió que el Juani gozaba con el dolor y que cuánto más le doliera, más disfrutaba.Y aunque yo nunca había practicado sadismo con nadie, a instancias del Matius, lo hice con el Juani este fin de semana mientras él 'iniciaba' a Felipe. Reconozco que el Matius ejerce sobre mí una fascinación que pocos pibitos lograron. El Matius ya me había hablado de su viaje a Bariloche, de su relación con el Juani, de la aceptación del Juani a practicar ese tipo de sexo, al agrado que sentía el Juani y que también sentía él de hacerle eso al Juani, de la disposición de Nico y de la iniciación de Felipe, y en la necesidad que sentía que yo como pareja suya, lo reemplazara durante esos días que estaría ausente. Y así a su regreso, yo, con algo más de experiencia en la 'onda' que le gusta al Juani, podríamos tener sexo de pareja y también podríamos hacer intercambio de pareja, cama de tres y hasta cama de cuatro...! La verdad que los planes suenan fantásticos. Sucumbo ante la idea de disfrutar a estos dos pibitos... Claro que nunca me sentí 'sadico' pero el 'sadico' nace o se hace...? Sea como sea, por qué no intentarlo...?

2 comentarios:

  1. Para mi "el que es, es; no se hace" simplemente todos buscamos la forma de adaptarnos a la situación según el beneficio que nos pueda brindar.

    Respecto al sadismo, tuve una experiencia que se le podría clasificar así, y lo que experimente no es una experiencia que me llenara, solo fue... sexo porque si, no fue el momento apasionado y satisfactorio que buscaba, pero entre gustos no hay disgustos.

    Ojala la pases muy bien con tus chicos, un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/7/12 3:31

    Yyyy Lu, increíble, pero cuando desde tan chiquito como el Mathius empezó a tener sexo y no como la mayoria de los chicos a esa edad con un novio y/o amigo y a escondidas, sino por el contrario empezó a traves tuyo, lo incorporaste/integraste a tu grupo/isla...y probo de tdo...mas una de las tantas cosas q a vos te regustaba era tener sexo con varios a la vez, cosa q si recordas algunos de tus amigos/novios se negaban a eso, no estaban de acuerdo....por tanto q Mathius le encante tdo tipo de sexo, a mi no me llama la atención....mas teniendo en cuenta todo lo q ha presenciado y hecho y en muchísimos casos con tu
    anuencia y presencia .....uno puede tener una parte q la vas descubriendo de a poco q juega con los limites de lo q es normal para muchos... Hubo momentos q en tu largo camino hiciste cosas sexualmente q rayaba lo no normal para la sociedad en la q vivimos. Por tanto mientras no use drogas, sea alcohólico, q experimente con el sexo avanzando hacia otros caminos, no me preocupa....otra seria q se haga lastimar y/o lastime para asi disfrutar del sexo y q con el tiempo sea incapaz de mantener una relacion como se dice normal... o nunca pueda querer realmente a nadie por q no conozca o reniegue del amor ....te recomiendo leer el Marquez de Sade de Francine Duplessix Gray. Abrazos. Charlie ind

    ResponderEliminar