miércoles, 15 de agosto de 2012

Placer sádico 1





Cuando llegué el Matius me dejó que cubriera de caricias y besos por todos los rincones del cuerpito del Juani. Lo llenamos de saliva, más por las 'tetillas' (pezones), el cuello, el rostro, las orejas, el pecho y la pancita y fundamentalmente por la raja y por el agujerito del culo. Realmente, saboreamos al Juani en  pequeños bocados, centrándonos después sobre todo por los labios, las tetillas, la pija, los testículos, las nalgas y su agujerito. Lo inundamos de amor y le dimos a entender que era todo nuestro.

Después el Matius ató las manos del Juani a la cabecera de la cama y lo desnudamos rápidamente y nosotros hicimos lo mismo. El Juani estaba a nuestra total disposición y no tardamos más que 2" 3/5 en ponernos a saborear los pezoncitos del pibito, a quien se los lamíamos y le besábamos el pecho y la pancita, pero a medida que íbamos bajando, el Matius le iba colocando al Juani unos ganchos que se usan en los llaveros y que se llaman 'dientes de perro' o algo así, que indudablemente le causaban dolor al Juani.

De esos 'adminículos' (léase dientes de perro), el Matius les puso al Juani uno en cada tetilla y otros dos en el ombligo y mientras le dijo que me 'peteara'. Él le descubrió el glande tirándole la piel de la pija hacia abajo y se puso a 'pajearlo' (masturbarlo) apenas rozándolo con la yema del dedo índice mientras le pasaba lentamente la lengua por el glande y se la introducía en el agujerito de la pija. Después, un 'diente de perro' más grande se fue a prender fuertemente del glande del Juani, haciéndolo aullar por primera vez.

No conforme con eso, el Matius le tomó los testículos al Juani, se los apretó, estrujó y giró fuertemente en su puño y les colocó una banda de goma a su alrededor, estrujándoselos de tal manera que parecía que fueran a reventar. Luego, se dedicó a darle placer, masturbándolo lentamente, rozándole la piel de la pija con la yema de los dedos índice de ambas manos. El Juani se contorneaba casi convulsivamente de placer y dolor, aunque poco podía decir porque su boca estaba totalmente ocupada dándome placer... jeeeeee...

Obviamente que no demoré mucho en 'acabar' (eyacular) después de tanto 'peteo', aunque más que el peteo, ver la sumisión del Juani y la obediencia ciega a que era sometido por el Matius, creo que todo eso aceleró mi excitación y en menos de lo que canta un gallo, mi semen llenaba la boca del adolescente y viajaba garganta abajo hacia su interior. Claro que tuve que ayudarlo a que me sacara hasta la última gota de semen, porque con sus manos aferradas a la cabecera de la cama le era imposible hacer eso. 

Luego, le siguió el turno al Matius, con quien repitió el proceso, aunque previamente, el Matius tenía ganas de orinar y para eso, me pidió que lo ayudara a desamarrar al Juani de la cabecera de la cama, aunque amarramos sus manos a su espalda. Colocamos finas cadenas a los 'dientes de perro' que tenía en sus diferentes partes del cuerpo y un collar de cuero bien sujeto a su cuello que nos permitía controlarlo a nuestra voluntad. De esa manera fuimos al baño. El Matius hizo arrodillar al Juani e hizo que lo peteara.

Allí fui testigo de algo que sabía que mucha gente lo practica, pero no entra en mi horizonte sexual: la 'lluvia dorada'. Después de haberse dejado petear un buen rato, el Matius orinó dentro de la boca del Juani. Obviamente que el 90% de la orina golpeó en el interior de la boca del Juani y salió despedida al exterior, pero las arcadas del Juani primero, las toses después y los eructos finales, me hicieron comprender que un 10% de la orina la debe haber bebido a pesar de su resistencia a no hacerlo. Y ver eso, excitó más al Matius y también me excitó a mí. Finalmente la pija del Matius, terminó completamente dentro de la boca del Juani quien succionó absolutamente todo: lo que quedaba de orina y después lo peteó hasta que le sacó toda la leche. Claro que la boca del Juani albergó la pija del Matius y su culito, mis dedos, porque a medida que iba pasando el tiempo e iba siendo testigo de lo que ocurría, mi placer sádico, iba 'in crescendo' (sigue)...

11 comentarios:

  1. Oh my fucking God!! pero a que nivel has caído!! y yo que pensé que estaba loco por mi pedofilia! ese tal juani tiene problemas jajajaja y vos como te podes excitar con tanto dolor y cosas asquerosas!?? no tenes limites eh! jajajaja segui contando que al leer como que también me estoy excitando!! la calentura puede con todo no?

    ResponderEliminar
  2. Me cuesta creer todo lo que contas, me parece terrible, que lo haya meado y en la boca, es horrible. Lo de los ganchos y lo demas lo vi, pero lo de la lluvia dorada y en la boca nunca lo vi. Pobre pibe este Juani esta absolutamente perdido y al Matius mucho no le falta. Por lo menos es lo que pienso.

    ResponderEliminar
  3. "Cuando llegué el Matius me dejó..." ¡SOLO HAY UN AMO! está claro.

    ResponderEliminar
  4. PRAD:
    Mi mamá siempre lo repitió: para decir q algo no te gusta, antes tenés q haberlo probado (claro q ella se refería a la comida)... jeeeee...

    No hagas como Betulo, q habla por experiencia ajena... jeeeee...

    Y sí, en nombre del sexo y para sacarnos la calentura realmente llegué a sobrepasar límites q no hubiera creído (la tercera entrega no tiene desperdicio)...

    Ya lo dice el refrán: 'donde fueres, haz lo q vieres'... jaaaaa...

    Besos...!!!

    ResponderEliminar
  5. Lapegnola:
    La última frase también va dedicada a vos: 'DONDE FUERES, HAZ LO QUE VIERES'

    Sé q algunas cosas q hice son chocantes pero en cuestión de sexo es como el sarnoso, 'SARNA CON GUSTO NO PICA'...

    Besos...!!!

    ResponderEliminar
  6. Betulo:
    Está más q claro. En una relación 'AMO-ESCLAVO' solamente existe UN AMO.

    Pueden existir varios esclavos. También uno o más invitados. Pero AMO-AMO hay uno solo.

    Besos...!!!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, nunca imagine hacer algo asi, tan desagradable no debe ser,hay gente que practica la orino-terapia, o sea beben su propia orina como remedio.
    Es cuestion de probar jajaja.
    Un Abrazo Enorme Lu.
    Arman.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo18/8/12 3:06

    Lu, increible la historia/ REAL....nunca vivida por mi; jajaja, la verdad debe de ser r groso....q será de vos.......incurcionarás...jajaja.. otra q el Marquez de Sadé...Abrazzzos..Charlieind..

    ResponderEliminar
  9. Arman.
    Cuando uno está 'caliente' de verdad, no hay con que darle, hacés y te dejás hacer de todo.

    Es cuando no estás tan caliente, que ponés límites a tu pareja.

    El amor y la calentura no tienen límites (gran descubrimiento el mío, eh...???)

    Besos...!!!

    ResponderEliminar
  10. Charlie... mi vieja (una adelantada de aquellas) siempre me decía que yo para opinar sobre algo, antes tenía que haberlo probado.

    Porque eso de hablar por hablar, por boca de otro, no me termina de convencer. Y aunque el sadomasoquismo no es mi onda, no por eso, el Juani dejo de calentarme hasta hacerme acabar como si fuera la primera vez de mi vida...

    Es más...!!! Me quedé con ganas de revancha...!!! jeeeee...

    Besos...!!!

    ResponderEliminar
  11. Insisto, no lo he probado ni me apetece hacerlo, aunque tu narración no me haya dejado indiferente... Lo confieso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar