miércoles, 5 de septiembre de 2012

Corazón sin dueño




La verdad que en todo este tiempo conocí a muchos chicos, chicos que me gustaron muchísimo (diositos), chicos que simplemente me gustaron y chicos del 'montón'. Algunos eran gays, otros heteros y otros todavía estaban en la etapa de la indecisión, y aunque le gustaba la 'onda' de tener sexo con un varón, no terminaban de admitir que eran gays. Todo eso por miedo, por vergüenza, por formación/educación o vaya a saber qué. Lo único que sé, que en el cumpleaños del Caio, me encontré con varios chicos, digamos, 'interesantes'...

Y realmente a medida que voy creciendo, me doy cuenta que voy desarrollando algunas técnicas y estrategias, que me envidiaría hasta el 'más pintado' (más capaz) porque definitivamente, me doy cuenta, que a medida que fui creciendo, así como fui teniendo mayores errores de cuando era más chico, también tengo que reconocer, que pulí de una manera extraordinaria mi acercamiento a diferentes tipos de diositos. A quiénes me los 'gano' (convenzo/seduzco) fácilmente y sin casi obstáculos.

De esto, me estoy dando cuenta ahora. Y concienticé que desde siempre vengo haciendo lo mismo: hay algo en mí que llama la atención. No sé por qué, pero hay algo en mí que fascina a quienes me rodean o conocen por primera vez. Pueden ser muchas las causas: reconozco que soy carilindo, es decir, que tengo linda carita por ser varón. Tengo 'facha' (soy atractivo) y mi personalidad me acompaña para que el viejo o el nuevo conocido, caiga subyugado y prácticamente, casi sin quererlo, lo vuelva luckitas-dependiente...

Eso fue lo que me pasó, noches atrás, con algunos amigos de Caio y con algunos que están más que 'apetecibles'. Me pasó con Felipe (el cliente que le 'robé' al Matius) en su momento y también con Patricio y con Gerónimo, los dos chicos que conocí en la facultad. Y ahora, se volvía a repetir con unos amigos de Caio, a quiénes yo no conocía hasta el mismo instante que nos presentaron y nos comenzamos a conocer más profundamente. Ellos son Favio, Alfredo y Pedro. Alfredo y Pedro bien, pero Favio... Mmmm...

Los tres tienen mi edad y por lo que pude ver esa noche, no son gays, pero les gusta la 'onda gay', imitan muy bien a los gays y a sus movimientos, aunque todo lo hicieron en forma de broma. Pero, lo de Favio no me pareció broma, especialmente cuando mi pija allá abajo me marcaba que estaba más que caliente por ese pibe. Y seguramente, si Favio tiene el radar gay, su pija le debe haber dicho lo mismo de mí. Además, me miraba de manera provocadora, no solamente a los ojos, sino la boca y la entrepierna.

Obvio que usé todo mi 'arte' para seducir a aquel diosito y creo que hubiera conseguido mis propósitos de no haber interferido en mi camino, el Lucho y el problema que Lucho tenía con Caio. De todos modos, el 'pete' (felatio) que me hizo el Lucho me sacó toda la calentura que tenía encima, así que dejé que Favio siguiera comiéndome con los ojos pero en compañía de sus amigos. Antes de irnos pude hablar a solas con Caio. Le expliqué que sabía lo que estaba pasando entre él y Lucho, y que me gustaría poder hablar con los dos, para ver si le encontrábamos una solución a ese tema y a otras cuestiones que andaban 'boyando' (flotando) por ahi (léase Favio). Caio me dijo que sí y quedamos en encontrarnos cualquier día de la semana. Así que después de dejar al Gasti en su casa, me fui para la mía con el Matius, el Juani y el Lucho. En mi casa terminamos la noche. Obviamente, como se imaginarán, el Lucho no durmió esa noche ni solo ni en su casa... jeeeeee...




6 comentarios:

  1. Mutandis mutandi, eso ya está escrito:

    Aquí está don Juan Tenorio
    y no hay hombre para él.
    Desde la princesa altiva
    a la que pesca en ruin barca,
    no hay hembra a quien no suscriba,
    y cualquier empresa abarca
    si en oro o valor estriba.
    Búsquenle los reñidores;
    cérquenle los jugadores;
    quien se precie que le ataje,
    a ver si hay quien le aventaje
    en juego, en lid o en amores.
    [...]

    Por donde quiera que fui,
    la razón atropellé
    la virtud escarnecí,
    a la justicia burlé
    y a las mujeres vendí.
    Yo a las cabañas bajé,
    yo a los palacios subí,
    yo los claustros escalé
    y en todas partes dejé
    memoria amarga de mí.

    ResponderEliminar
  2. Excepto los que leen tu blog y saben como eres jaja. Ok, broma! Creo que es tu personalidad más que una u otra cosa lo que atrae... mientras iba leyendo tu auto-descripción, recordaba a cierta (o ciertas) persona (o personas) que he conocido con esas característica... esa personalidad que es capaz de desnudar el alma, al punto que hasta al más feo lo ves el más lindo del mundo... pese que sepas, incluso, que físicamente es feo, pero su personalidad enamora, encanta, derrite.

    Bueno, pero si tú dices que eres lindo de cara, entonces no aplica. Pero, aún creo que es tu personalidad más que todo. Otra cosa, hay quienes dicen que los geminis somos (y seremos) siempre corazones sin dueño... libres como el viento... que nos gusta cuando la persona nos evade, eso nos llama la atención... pero una vez que vemos que la tenemos a nuestra disposición, lo ponemos a un segundo plano y vamos por otra presa...

    En mi caso es el sufrimiento, y creo que el tuyo es el reto... te gusta conquistar... cuando ves que alguien se te pone difícil, ahí es cuando más le entras... no sé, es mi humilde opinión.

    En fin, cuídate!
    Erik!

    ResponderEliminar
  3. Sin duda tienes algo que atrae. Supongo que todos tenemos algo, pero en tu caso ese algo nos resulta atractivo a muchos. Puede que parte esté en tu físico. Como no te conozco no lo puedo discutir. Pero de lo que estoy seguro que en tu personalidad hay ese algo que nos ha enganchado a muchos. Sin duda, y por eso @Betulo te compara a Don Juan Tenorio cuyo atractivo para con las mujeres debió ser indiscutible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Betulo:
    ¡Me hiciste reír sin ganas! Mirá que compararme con don Juan Tenorio...

    Debe ser por mi actitud frente al sexo, porque en cuanto a las 'señoritas', ¡yo soy un completo fracaso! jaaaa...

    Besos...!!!

    ResponderEliminar
  5. Erik:
    Pensándolo bien, creo que acertaste una vez más.

    El 'reto' o los 'retos' que me propone la Vida son las motivaciones de mi existir (para la escuela luckitariana).

    Besos...!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Josep! Evidentemente 'algo' hay pero todavía no me puse a reflexionar qué.

    Aunque tengo muchas sospechas de que al ser hijo de mi viejo y de mi vieja, heredé los mejores genes de cada uno: la simpatía y el don de gente de mi viejo y la belleza y la reflexión (a veces) de mi vieja.

    Mis otros dos hermanos, el Tato heredó todos los genes de mi viejo y el Nachito, los de mi vieja. A veces me pregunto, sino se hubiera muerto, ¿cómo sería o a quién se parecería mi hermano más grande?

    Besos...!!!

    ResponderEliminar