miércoles, 19 de septiembre de 2012

Fractura social



Pasó la queja. El jueves 13/09, los anti-kirchneristas se autoconvocaron en las principales ciudades de la Argentina para manifestarse en contra de la cada vez más parecida 'chavista' presidenta Cristina Fernández de Kirchner, más conocida como 'la reina K'. Yo no fui. Pero se huele en el ambiente, que el riesgo es la fractura de la sociedad. Una Argentina parecida a la Venezuela de Hugo Chávez. 
La reacción oficial a la protesta del jueves serviría, en tal caso, para crear dos sociedades enfrentadas entre sí. Es que la presidente Cristina Kirchner la que cree que una conspiración más mediática que política fue la que  provocó que miles de personas salieran a la calle para protestar contra ella. Una vez más, Cristina Fernández ve culpables y no causas que provocan esas actitudes.
La división que está promoviendo el Gobierno no es entre los que viajan a Miami (EE.UU.) y los que veranean en Mar del Plata (Argentina). Ese mensaje es para la militancia obsecuente, fanática, que no piensa. Solamente obedece. La protesta es de los ricos contra los pobres. De los bien vestidos contra los mal vestidos. Sin embargo, la protesta se hizo en barrios de alta, media y baja categoría...
La división que propone el gobierno terminará enfrentando al kirchnerismo con el antikirchnerismo. A los seguidores de la Presidenta con sus opositores. La Presidenta cuenta, más o menos, con un 55 por ciento de imagen positiva. ¿Quiere decir que el 45 por ciento restante está dispuesto a enfrentarse con el resto de los argentinos en una pseudo guerra civil...? Por supuesto que no.
El campo de batalla siempre queda para las mentes fanáticas, ciegas de odio, que no piensan sino más que en obedecer. Las manifestaciones del jueves estuvieron llenas de gente de todas las edades. Los jóvenes oficialistas ('la Cámpora') son activos y agresivos. Se notan más, pero no son más. Una eventual fractura social deberá involucrar también a jóvenes beligerantes y ofensivos 'antioficialistas'. Entonces...? 
La Presidenta pidió que le tengan miedo y la respuesta fue la reacción de una sociedad sin miedo. Los que vivieron el 2001 aseguran que el jueves hubo más gente batiendo cacerolas que en el momento inicial de la protesta contra el ex Presidente De la Rúa. Es cierto que entonces no existía la masividad de las actuales redes sociales y que aquel principio de 2001 rebelde fue una saga que no cesó en muchos meses.
La Argentina no es Venezuela. No lo es su sociedad ni lo fue nunca. Los problemas y la historia no son los mismos. Tampoco Cristina Kirchner tiene los petrodólares de Chávez. El país tiene soja, pero la soja es propiedad privada. El petróleo es estatal en Venezuela. Querer reproducir en la Argentina la lamentable experiencia chavista de Venezuela sería perder el tiempo en un combate inútil.
El descontento social se resolvería con mucho menos que eso. Con menos autoritarismo y con menos hipocresía. La re-reelección está inscripta en los planes del kirchnerismo. Se clama por una Cristina 'eterna'Las cosas serían más fáciles si el gobierno nacional y popular reconociera que la inflación y la inseguridad nos está devastando. la reconocieran y le pusieran fin.
Los intelectuales kirchneristas culparon a la clase media de las desventuras de su gobierno. Pero la clase media representa económica, social y culturalmente a más del 60 por ciento de los argentinos. A la presidenta Cristina Fernández, la reina K, le costaría mucho menos trabajo, insatisfacciones y disgustos, algunas rectificaciones concretas, ciertos gestos distintos y comenzar a gobernar para el 100% de los argentinos y no solamente para un 55% que la votó. He dicho.

5 comentarios:

  1. Pues me parece que habéis llegado a una de esas situaciones tan complicadas que representa el tener el país partido en dos y cuando eso lleva a enfrentamientos puede tener resultados imprevisibles, pero nunca buenos.

    Mucha suerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que complemento del artículo de Joaquín Morales Sola en La Nación. La verdad es muy bueno. Desde esta banda del Río no entendemos nada, parece que cada 10 años a los argentinos se les da por romper todo

    ResponderEliminar
  3. Las manifestaciones del 13/9 no tuvieron otra intecion que pararle la mano a un gobierno todopoderoso, mentiroso, corropto, autosuficiente, que se quiere perpetuar en el poder. Yo creo que la division de la sociedad ya esta echa y es casi imposible de resolver si la presidente no lo hace, es la unica persona que la podria desarticular, y yo no creo que lo haga, simplemente va a ir por mas y nos va a dividir mas todavia. Estamos viviendo otra vez un momento nefasto para nuestra querida Argentina.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo20/9/12 3:07

    Te AGREGARIA Lu, q dudo mucho q hoy tenga el 54% de intensión de voto, con las medidas chavistas q esta tomando, mas, una de las causas de la marcha, fue BASTA A LA CORRUPCION DEL GOBIERNO MAS CORRUPTO DE LOS ULTIMOS TIEMPOS, BASTA DE INSEGURIDAD, NO A LA RE ELECCION Y NO A LA LAMENTABLE JUSTICIA Q NO EXISTE EN LA REPUBLICA ARGENTINA..Slds. Charlieindio

    ResponderEliminar
  5. Es lamentable el amarillismo de los diarios, es lamentable el odio y/o rencor que se siente en la sociedad de hoy en dia.
    De vos luck no me extraña, te leo desde terra y siempre has tenido el tinte.

    Un saludo!

    ResponderEliminar