martes, 27 de noviembre de 2012

En las duchas




El sábado fui con algunos amigos de la facultad a jugar al fútbol. Para variar y como hacía mucho que no lo veía y quise matar dos pájaros de un tiro, lo llevé al Tomi, que es el único de los diositos 'futbolero' porque el resto, excepto el Sebi, se dedica a cualquier otra cosa (léase mirar diositos y desear encamarse con ellos). Así que le hablé al Tomi, le dije cuál era el plan y enseguida se 'enganchó' a la idea, porque él como yo, hacía una banda que no jugábamos al fútbol real.

Fuimos a jugar a un lugar que tiene varias canchitas de fútbol 5. Para el que no sabe, además de las canchas de fútbol comunes, que son para 11 jugadores de cada lado, acá también se hicieron, canchas más chiquitas, como las canchas de 'papi-fútbol' que son canchas de 7 jugadores y también hay otras mas chiquitas de 5 jugadores por cada lado. Nosotros fuimos a un lugar donde había varias 'canchitas' de fútbol 5. Y la verdad que la pasamos más que bien.

Especialmente en los vestuarios, cuando nos descambiábamos, ya estuvimos 'oteando' (mirando) algunos pibes que están muy buenos...!!! Pero lo mejor estuvo en el vestuario cuando terminamos de jugar, porque ahí los pude mirar 'al natural', es decir, como dios los trajo al mundo. Y ahí sí les dí permiso a mis ojos y a mi imaginación para que se hicieran una verdadera fiesta...!!! Había varios que estaban muy buenos...!!! Cómo será que por poco me ahogo en saliva de tanta agua que se me hacía la boca... jaaaaaa...

Claro que obviamente no pude hacer nada de nada más que mirarlos. Para colmo, me lesioné. No sé que corno hice, pero en un momento del juego sentí un 'tirón' en la pierna y ya no pude seguir jugando normalmente porque me dolía una barbaridad. Así que no pude seguir jugando pero si pude seguir mirando diositos y deseando. Después cuando terminamos de jugar, fuimos a los vestuarios y en las duchas realmente disfruté a pleno de todo lo que veía... Por favor...!!! Tanta carne y yo sin poder comer...!!!  

Después tomamos algo, estuvimos hablando un rato sobre 'bueyes perdidos' y como ya se estaba haciendo tarde para algunos, nos volvimos a casa, donde como a falta de pan, buenas son las tortas, me saqué la leche con el Tomi, con quien hacía tiempo que no hacíamos nada y aprovechando la soledad de casa, dimos rienda suelta a todas nuestras ganas aprovechando que su relación con el Yani no es de las mejores y que desde siempre, nos tenemos ganas... jeeeeee...

2 comentarios:

  1. Esos vestuarios con duchas colectivas son tremendos. Algunas veces salgo de ellos recaliente. Te comprendo perfectamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Debes de ser como un Jedi controlando la "fuerza" dentro de las duchas. Por cómo lo cuentas y con lo caliente que debías de estar no se como fuiste capaz de refrenar una ereccion. Yo en tu situación tendría que haberme puesto bajo el chorro de agua fría un buen rato jaja.

    ResponderEliminar