domingo, 18 de noviembre de 2012

La fiesta de los muertos vivos




A quién se le puede ocurrir hacer una fiesta de Halloween y servir 'sushi' en la comida...? El sushi es arroz...! Por favor, hay que ser desubicado...! La fiesta la salvaron porque además de sushi de todos los colores y sabores, había otras exquisiteces. O a mí me parecieron exquisiteces. Por suerte, la mayoría se dedicaba al sushi, incluso los 'traidores' de mis diositos. Yo me llenaba con bocaditos de no sé que bicho y champagne extra brut que la verdad que estaba muy bueno.

Los invitados no eran muchos, porque el piso de A&A no es tan grande para invitar mucha gente, pero éramos bastante. Mucha gente 'grande' (maduros) y poca pendejada. Los disfraces, un fiasco. Nadie se calentó por la 'onda' de ir a la joda festejando Halloween. La mayoría se había disfrazado pero de terrorífico no tenían nada. Mucha sangre, muchas cabezas atravesadas por un cuchillo, con un truco que se veía a la legua, muchos fantasmas, algunos esqueletos y paremos de contar...!

Nosotros sí que nos habíamos esforzado...! Nuestros disfraces de 'muertos vivos' sí que daban miedo, pero nosotros fuimos a una 'joda' (fiesta) sin pensar en sexo y todos los que estaban ahí, lo único que pensaban era en el sexo. Había muchas parejas de 'maduritos' pero también había 'viejos' (adultos mayores) que habían ido con 'pibes' (jóvenes) más o menos de nuestra edad o más grandes. Y a no ser por los fantasmas, uno se daba cuenta de la edad de los disfrazados porque no estaban maquillados ni nada.

Obviamente, el concurso del baile, no participó ninguno de los tipos grandes, sino las más jóvenes. Cuatro de ellos, hicieron el 'baile del caño' y se fueron sacando el disfraz y la ropa hasta que quedaron en 'tanga' (una especie de slip minúsculo) pero se contornearon tan bien que provocaron a la viejada de tal manera que estaban todos excitados. La verdad, que sería difícil ganarles, porque esos 'chongos' habían calentado a todos y nosotros, con nuestro baile, parecíamos ingenuos e íbamos a enfriar el ambiente.

Igualmente decidimos participar del concurso y bailamos 'el baile del caballo'. Nosotros también éramos cuatro y la verdad que todo nos salió bárbaro...! Pero para una fiesta como a la que habíamos sido invitados, 'el baile del caballo' no daba. La verdad que me había dado cuenta tarde, pero que le íbamos hacer. La 'viejada' se habia calentado con la pendejada que bailó en el caño y como encima, dejaron que los 'franelearan' (acariciaran) por todos lados, ya era sabido quiénes iban a ser los ganadores...

Y bueno, la verdad que se lo merecían al primer premio, no tanto por el baile en sí, sino por dejarse franelear por esa 'manga' (grupo) de viejos que no conformes con eso, no sé si después no se los cogieron... Después de eso, bailamos un rato, conocí a la 'pendejada' que nos había ganado y socializamos un rato, pero no mucho porque todos estaban acompañados, tenían pareja y los unía la 'guita' (dinero) que los 'viejos' les daban y con el que compraban la voluntad de los pibes esos.

Nos desquitamos cuando Caio cantó sus melosas canciones en portugués. Ahí sí que no había nadie que estaba en condiciones de enfrentarlo. Y eso que para cantar mejor, Caio tuvo que sacarse la máscara porque se estaba sofocando. Ahí fue cuando casi se armó el 'tole-tole' (bolonki) porque cuando vieron que uno de los 'muertos vivos' era un 'pendex', los 'maduritos' se le fueron encima y sino se mete Albert y para la 'cosa' creo que terminamos todos 'ensartados' (cogidos). 

Obvio que el concurso de canto lo ganó Caio de punta a punta. También ganamos el concurso de disfraces como 'muertos vivos' (una promoción para hacer 'fierros' (pesas) durante un mes gratis, otra 'promo' para comprar una remera o una camisa en una boutique para 'hombres' y otra promo para recibir una sesión de masajes, belleza, corte y coloración en el 'attelier' del coiffeur Antoine). La fiesta siguió y realmente la pasamos más que bien, hasta casi la madrugada del otro día, cuando volví a casa a sacarme la calentura con el Gasti, satisfecho de haber vuelto unir en pareja a Caio con Lucho y de ver como Nico y el Tomi hicieron muy buenas 'migas' (amistad) pero no quiero apurarme para no quemarlos, pero creo que se gustaron y por ahí, quien dice que no formen una nueva pareja... jeeeeee...

4 comentarios:

  1. ¡NO ME LO PUEDO CREER; LUCK, GOZANDO, Y ALABANDO, UN BRUT! ¿la vejez ya le estará educando el paladar...? supongo que los bocaditos serían de milanesas; o cualquier fast food; en porciones.

    ResponderEliminar
  2. Parece más interesante que las fiestas de por acá que contratan 'drag queens' para que hagan un show burdo... aunque a la par algo infantil en cierto modo jee.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. No ha dejado de sorprenderme que esos maduritos perdieran el control al ver que erais jovencitos, claro que puede que yo también hubiera intentado un acercamiento, pero de eso a correr riesgo... En fin, que ya me entiendes.

    Me alegra que disfrutarais la fiesta y que ganarais algunos de los premios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nunca me apasiono eso de disfrazarme.... no se por que?

    Nos leemos.

    ResponderEliminar