miércoles, 27 de marzo de 2013

Delivery




Creo que fueron las numerosas, muchísimas veces que desde casa pedimos comida. En realidad, sabemos cocinar o preparar cosas sencillas, como milanesas, costeletas, hamburguesas, papas fritas o puré, también algunas pastas, pero cuando nos antojamos de comidas más elaboradas, como estofados o guisos o comidas asi, pedimos comida a una casa de comidas que está cerca de casa. Y siempre no las envía por medio de un delivery, es decir, de un chico que nos lleva la comida caliente en casa.

Así conocí a Ivo. Ivo es el muchachito que hace el delivery y que vino a casa, millones de veces. A mí me gustó desde la primera vez que lo ví. Realmente, Ivo es un diosito como los diositos que a mí me gustan: flaquito, carilindo, simpático, buena onda y con un cuerpito casi esculturalmente tallado. Desde el principio me dí cuenta que si Ivo no era gay, andaba cerca, porque el intercambio de miradas y las conversaciones con doble sentido se fueron incrementando a través del tiempo.

Así fue que hace unos dias atrás, tuve antojo de comer lassagna rellena con estofado. Estaba solo, era sábado, llovía, no tenía planes y ni el Tomi ni el Gasti estaban. Y como yo estaba hambriento y ya era tarde, llamé a la casa de comidas para que me enviaran lo que se me había antojado comer. Como era muy tarde cuando llamé, obviamente me dijeron que lassagna rellena no tenían pero que me podían preparar alguna pasta con salsa y estofado, pero que tendría que esperar. Les dije que sí y quedé a la espera. 

Ivo llegó como a la hora. Traía una porción de fideos con salsa bolognesa y estofado en una bandeja de plástico. Venía empapado. Apenas lo vi, me re excité. Le dije a Ivo que pasara, que dejara su moto en el palier del edificio y lo invité a pasar a casa para que se secara un poco. Mientras yo cenaba, Ivo se había sacado una campera que traia e intentaba secarse la espalda con un toallón que yo le había alcanzado. Le pedí que me dejara ayudarlo, así que empecé a secar su espalda con el toallón...

Ivo se quedó estático cuando le apoyé subrepticiamente mi sexo sobre su pantalón mojado y en lugar de evitar esta 'apoyada', presionó su nalga contra mi sexo, al tiempo que inclinaba su cabeza y dejaba al descubierto su cuello. Yo lo besé suavemente y lo atraje hacia mí. Ivo me dijo:

Ivo: ¿Te gusto?

Yo: Sí. 

I: Pero mirá que ahora no puedo quedarme. 

Y: ¿Después?

I: Después puede ser, tipo '2' (2 am)...

Y: Dale... yo te espero...

Lo acompañé hasta la puerta del edificio. Mientras bajábamos en el ascensor, Ivo me tocó la pija por encima del pantalón que yo llevaba puesto hasta que logró mi erección por completo. Me preguntó si me 'jodía' (molestaba). Le dije que no, pero no pudo seguir más porque alguien había llamado al ascensor de la planta baja. Cuando llegamos abajo, me encontré con el Tomi que venía a dormir a casa e insultaba en mil idiomas a la torrencial lluvia que seguía cayendo. Ivo lo reconoció, se saludaron y le dije al Tomi que en la cocina había fideos con salsa y estofado por si quería comer. Pero el Tomi, totalmente inadvertido de lo que había pasado segundos antes, me dijo que me esperaba, así subíamos juntos. Esa fue la señal para que Ivo se diera cuenta que ya no podría volver esa noche. Pero con un intercambio de miradas, convinimos en que nos volveríamos a ver, muy, pero muy pronto... 



15 comentarios:

  1. Hey, gusto de leerte a ti y tus fortunios... bueno que más si no decirte que te cuides (realmente hazlo) que siempre a lo nuevo hay que darle pero con cuidado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ANONIMOENTRERRIANO29/3/13 1:32

    DIOS estas entre nos. Has vuelto y espero que recargado. Te queremos siempre y te leemos mas, seguramente.Besis.

    ResponderEliminar
  3. Has cumplido una de mis fantasías jajaja, pero yo sigo esperando a mi repartidor soñado. De momento sólo los miro a los ojos... y me piden el dinero de la pizza ;)

    Un beso (fantasioso)

    ResponderEliminar
  4. Siempre me sorprende tu gran capacidad de ligar con quien uno menos se espera...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1/4/13 16:45

    Genio como siempre! Genio! jaja. Te quiero Chavoncito!! No nos dejes nunca!!! Soy JuanSe de Cordoba.

    ResponderEliminar
  6. La fantasía de cualquiera, es bueno leerte :D beso y abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  7. Erik! ahora me cuido más que antes. Será que me estoy volviendo viejo y la prudencia me gana...??? jeeeeee...

    ResponderEliminar
  8. Alucinaito: qué perdidos estamos...!!! espero que pronto volvamos a reanudar nuestro contacto. Besos!

    ResponderEliminar
  9. ANONIMOENTRERRIANO: gracias por tus palabras. No sé si 'recargado' pero voy a seguir contando lo que me está pasando...
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Parmenio: a veces las oportunidades están a la vuelta de la esquina. Solamente tenemos que saber qué pileta tiene agua y cuál no... jeeee... Besos!

    ResponderEliminar
  11. Josep: se dio simplemente pero mañana escribo más sobre Ivo, relación que tiene sus bemoles... Besos!

    ResponderEliminar
  12. Juanse: gracias por tus palabras, pero no creo merecerlas. Simplemente escribo cosas que me pasan (que tampoco son tan extraordinarias)... jeeeee... Besos!

    ResponderEliminar
  13. Alyssa: que bueno es volver a leerte...!!! A veces, las más, tenemos que salir a buscar la fantasía, sino la vida se presentaría rutinariamente, y no es nada más feo que una vida sosa... no te parece...??? Besos bombón!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo3/4/13 1:33

    Lu....hola, como vas...ojalá se te de la historia con Ivo...es increíble el aligue q tenes.....jajaja....abrazos charlieindio

    ResponderEliminar