lunes, 13 de mayo de 2013

Pollo y pollito




Días pasados estuvieron en casa el Matius y el Juani y también Felipe con los dos pollitos, que para evitar confusiones, les cambiamos los apodos. Entonces, 'Pollito' (Federico) pasó a ser el 'Pollo' porque es un año más grande que Manuel, que de ahora en adelante, va a ser el 'Pollito'. La verdad que los sobrenombres le vienen de lo más bien, porque aunque no son tan chiquitos de edad, sí son chiquitos de cuerpo y parecen mucho menores de lo que son.

El Matius y el Juani llegaron a casa después que habían llegado Felipe con los 'pollitos'. El Matius y el Juani vienen a casa porque saben que tienen una cama dispuesta para ellos y sus calenturas y de tanto en tanto, yo también me 'prendo' (agrego) a lo que ellos hacen (sadomasoquismo), obviamente todos contra el Juani y que al principio, la verdad que no me gusta nada, pero después, a medida que me voy 'calentando' (excitando) creo que el mismísimo Marqués de Sade pasaría a ser un muy buen alumno nuestro... jeeeeeee...

Pero ese día ya estaban conmigo Felipe y los dos pollos, el Pollo y el Pollito, así que no pude hacer nada con ellos. Solamente les dije que no hicieran 'kilombo' (lio) por los vecinos y todo eso, porque Felipe me había pedido casi de rodillas que lo acompañara a comprar 'yerba' (marihuana). Resulta que a la marihuana se la lleva un delivery hasta la casa, pero hacía varios días que no tenían noticias de él y suponía que lo había agarrado la policía y estaba 'en cana' (preso). Por esa razón, buscaba mi ayuda.

Y obviamente, me tocó el 'talón de Aquiles' (punto débil), ese punto vulnerable del que sabe mi vulnerabilidad, llevando con él a los dos pollitos. Él (Felipe se entiende, no...???) sabe que le tengo hambre tanto al Pollo como al Pollito y por eso me los llevó, a cambio de que yo lo llevara en el Palio, hasta un 'bunker' a comprar la marihuana, y mientras yo lo esperaba, me podía 'entretener' con los pollitos. Y mis sentimientos hacia esos dos pibitos es tan grande que no le pude decir que no.

En síntesis, fuimos a comprar una bolsa de no sé cuántos gramos de marihuana a un barrio de mierda y re poco recomendable casi en las afueras de mi ciudad. La verdad, que a medida que íbamos llegando, ya casi me había arrepentido de haberle dicho que sí a Felipe, porque teníamos todas las de perder. El lugar era horrible y muy parecido al barrio donde vivió el Tomi un tiempo. Las caras eran de temer y en más de una oportunidad sentí escalofríos. 

Para colmo por la mano contraria a la avenida por donde íbamos, nos cruzó un patrullero de la policía y nos miró con cara de pocos amigos, y aunque pasó despacito, no nos dijeron nada y siguieron de largo. Después de dar varias vueltas por el lugar, llegamos a una plaza, donde Felipe me dijo que lo dejara a él y al Pollito, subiera los vidrios polarizados y me encerrara por dentro, que ellos venían en un ratito. Y que si veía algo 'raro' (sospechoso) me fuera y diera vueltas por ahí y los pasara a buscar después sobre la avenida.

En el momento de bajarse, en la calle no había un alma, así que Felipe y el Pollito se bajaron rápidamente, cruzaron la calle y se metieron por una callecita transversal. En el  Palio pusimos los seguros en las puertas y subimos los vidrios polarizados y como no teníamos nada más que hacer que esperar, le dije al Pollo que se pasara al asiento de adelante (el del acompañante del conductor) y empezamos a hablar boludeces de la vida hasta que le empecé a 'meter mano' (franelear-acariciar).

Seguramente, por la propia calentura que tenía, el Pollo me desabrochó el pantalón y me sacó la pija afuera, que ya estaba dura como una vara y caliente como si la hubiera sacado del fuego y sin decir nada me empezó a masturbar y a 'petear' (felacionar) desesperadamente. Por la posición que teníamos en el auto, yo no podía hacer nada más que pajearlo, porque estaba más atento a lo que pasaba afuera que a lo que me estaba haciendo el Pollo. Así y todo, incliné el asiento, lo tiré hacia atrás y le dije al Pollo que me la chupara, mientras yo con mis manos seguía pajeándolo. 

El Pollo, la verdad que se pasa, porque aunque todavia no tiene la experiencia de cualquiera de los otros pibitos me hizo calentar como si estuviera con uno de mis diositos, así que cuando acabé, le eché los hectolitros de leche que largo la primera vez que alguien me calienta mucho. Y el Pollo sabe que me calienta... Al rato, nada más, 'acabó' (eyaculó) él. Después que se limpió y limpiamos todo más o menos como pudimos, le dije que me ayudara a 'hacérmelo' (cogerlo) al Pollito porque me excitaba mucho. El Pollo la pensó unos segundos y me dijo que si, mientras yo aceptara ser su novio. Si yo aceptaba, a él no le importaba que yo me 'hiciera' (cogiera) al Pollito todas las veces que quisiera y que él mismo iba a hacer todo lo necesario para 'entregarmelo' al Pollito. Obviamente que le dije que sí, pero que lo íbamos a hablar más profundamenteme, mejor y a solas, porque en ese momento venían Felipe y el Pollito corriendo, se metieron en el auto rápidamente y nos tuvimos que ir de ese lugar infernal... Claro que de los lugares infernales, también salen cosas buenas, o no...??? jeeeeeee...


10 comentarios:

  1. Tene un poco mas de cuidado por los lugares a donde vas, che, a ver si por hacer lo que sea con tal de cojer te asaltan o te pegan un tiro. Abrazo grande, Luckciano, te quiero.

    ResponderEliminar
  2. Lu lo del Pollo y el Pollito me encanta, pero tene cuidado con la droga y por sobre tdo "los lugares", q no sea boludo q la compre en cualquier lado, pero q no valla a esos.....Abrazooo Charlieind

    ResponderEliminar
  3. Su novio? Te atrapó ehh... aunque bueno ya sabemos tu filosofía, solo que me parece raro que el niño este te diga asi como asi. Concuerdo, ten cuidado y una vez por hacer una webada parecida me metí en un barrio tremendo y salieron dos tipos un negro alto y un gringo (rubio) a hacerme el pare... no sé como escape.

    Cuidate

    ResponderEliminar
  4. Esto en vez de Rosario parece una granja avícola.
    Tú ya has manejado estas situaciones antes, al estilo caballo de la sabana,por lo que me extraña que tengas que pedir ayuda al pollo para cogerte al pollito, y, a continuación, "aceptes" convertirte en novio del pollo. En otro momento le habrías dicho que "ní" al pollo y te habrías cogido al pollito, al pavo, al pollino y de postre a la Agus, que hay que ir pensando en la descendencia.

    ResponderEliminar
  5. ¿Otra vez con eso de noviar?... Veremos que sale de esta. Esperemos que no haya más heridos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Marcus! La verdad que no conocía el lugar donde fuimos a comprar la marihuana, pero si hubiera sabido que era un FONAVI lo hubiera pensado dos veces.
    Por suerte, fuimos a la nochecita, cuando todavía eso no se convierte en 'tierra de nadie'.
    Igualmente, te puedo asegurar que fue debut y despedida, porque ya la pasé re mal en el FONAVI donde vivía Tomi, como para tener nuevas experiencias en este, que es como 10 veces mas peligroso...
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Charlie: casi te digo lo mismo que a Marcus. Felipe me llevó engañado sabiendo de antemano que con la calentura que le tengo a los pollitos, no le iba a decir que no.
    Pero te puedo asegurar, que los FONAVI no son lugares para visitar ni de día ni de noche...
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Erik!
    Pollito y el Pollo realmente me tienen caliente las 24 horas. Por eso admití mi noviazgo con el Pollo, porque de última, me aceptó que yo le fuera infiel con el Pollito con el que tiene demasiada ascendencia...
    Yo solamente pienso hacer un trío con ellos...
    Eso sí que sería tocar el cielo con las manos...!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Alucinaíto: te contesto casi lo que le contesté a Erik!.
    El pollo es el único que me aceptó como 'novio' sin que le importe que yo tenga relaciones con el pollito.
    Te imaginás un trio con ellos...???
    Por favorrr...!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Sabés lo que pasa Josep...??? Que es muy lindo andar solo, cuando realmente hay mucha gente a tu alrededor.
    Pero de hace un tiempo a esta parte, la pibada por una causa o por otra, ya no vienen tan seguido a casa, y entonces estoy muchas veces solo.
    Tener un novio (el Pollo) y un amante (el Pollito) me pueden cambiar la vida, sin contar las 'agachadas' que de tanto en tanto hacemos con el Tomi... jeeeee...
    Besos!

    ResponderEliminar