miércoles, 24 de julio de 2013

Vacaciones de invierno.






En estos pocos días que estuvimos en el campo, pude descubrir que no solamente yo crecí y maduré, sino que también crecieron y maduraron el resto de los diositos. Obviamente, que cada uno lleva su ritmo de crecimiento, pero se nota que crecieron, porque a la hora de la 'boludez' (tontería), boludearon como los mejores, pero cuando nos tuvimos que poner serios para hablar de temas importantes, cada uno se ubicó y con una opinión propia, defendió su argumento y/o atacó al de otro o trató de consensuar.

El principal tema que afloró y en el que realmente me tiene algo preocupado, es que todos tienen, mal que mal, una pareja que tratan de sostenerla con mucho sentimiento y afecto. Incluso, de lo que antes nos 'jactábamos' de amigos 'con derecho a roce' esta vez, se establecieron bien los límites y ninguno aceptaba la más mínima de las infidelidades, de su pareja. Cosa que a mí, me llamaba (y me llama) mucho la atención, porque durante mucho tiempo, si ejercí la 'poliamoría' fue porque ellos aceptaban la infidelidad.

Pero bueno, acepté que no somos los mismos de antaño y que crecimos y maduramos y ya no somos los pibitos que antes éramos. Pero esos cinco días que estuvimos en el campo, muchos hicieron lo que los 'curas' (sacerdotes) siempre dicen: 'haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga', porque lo que 'escribían con la mano, lo borraban con el codo' (decían una cosa, pero después hacían otra). Obviamente, no lo hicieron todos, pero los que lo hicieron, de fieles no tienen nada. O será que el gay adolescente, es infiel por naturaleza...???

Porque hubo parejas que no hubo forma de separarlos y disfrutaron la estadía en la casa de campo, realmente como parejas: siempre estaban juntos, 'agarrados' (tomados) de la mano, o abrazados o cosas así. 'Desaparecieron' en algunos momentos y se mostraban muy enamorados en todo momento. Y no todo fue contigo 'a pan y cebolla', también tuvieron sus momentos de sexo y todo eso, pero siempre entre ellos, no dejando intervenir a nadie más que influyera o intercediera, en su pareja.

Pero hubo otros, obviamente, que aunque también 'declaraban' la misma fidelidad a los cuatro vientos, en momentos muy puntuales y precisos, se encargaron de 'borrar con el codo, lo que habían escrito con la mano', aunque su parejita de turno, no coincidiera con esa actitud y por lo tanto lo hicieron a escondidas. Será que el gay adolescente no puede serle fiel a su pareja...??? Porque hubo parejas como la de Caio-Lucho que no se separaron nunca, otra fue la del Andy y el diosito pero hubo otras que se 'cogieron' (follaron) entre ellos y con los que se le ponían adelante...!!! 

Lo único que les faltó fue coger con dios y con maría santísima, porque a sabiendas o no de su pareja, cogieron o mejor dicho, tuvieron sexo con los que se le ponían enfrente...!!! Primero premio para el Matius y el Juani, que se cogieron entre ellos y cogieron con todos los que quisieron tener sexo con ellos, sin importarles mucho que el 'otro' lo viera o lo supiera o no. El otro que no se quedó atrás fue el Tomi (Nico como es más nuevito, se comportó mucho pero mucho mejor, no metiéndose con nadie).

Los otros que se descalabraron fuimos el Pollito y yo, que aprovechamos esa Sodoma rural que es la casa de campo de mi viejo, para hacer caer en la tentación, hasta al mismísimo Juanma. Participamos de tríos, cuartetos y 'otras yerbas' (verdaderas orgías sexuales). Hasta Felipe, con su voyeurismo a cuestas, y no sé si por efecto de los 'porros' que se fumó o por el alcohol que había ingerido, se lo llevó al Pollo, una noche, para el lado del bosquecito, con fines francamente inconfesables, aunque bien imaginables... jeeee...

Mención especial, porque fueron a disfrutar de los días de campo, a descansar y a pasarla bien, sin meterse sexualmente, con nadie, solamente se reunieron entre ellos e hicieron algunas actividades sin ninguna connotación sexual, el Gasti (que se merece un post aparte), el Sebi (ya le dediqué su post) y Franco (que aunque se le dieron las condiciones y tuvo un montón de oportunidades, no lo vi en nada 'raro' los 5 dias que estuvimos en el campo). En síntesis, yo la pasé de '10' (excelente). Practiqué mi compromiso con el Pollo y practiqué mi 'poliamoria' todo lo que pude. Le hice probar cosas nuevas al Pollo y al Nico que no tenían tanta experiencia: se 'comieron' (felacionaron) el 'misil' que tiene el Juanma como pija, claro que mientras tanto, yo aprovechaba el 'rio revuelto' y me lo 'hacía' (follaba) al Nico o al Pollo, o al mismo Juanma, haciéndole olvidar sus días de 'hetero' (está viviendo con una 'minita' en la casa abandonada)... Lástima que no pudieron ir todos los que somos, porque la hubiéramos pasado mejor todavía, pero no se le puede pedir todo a esta vida... O sí...??? jeeeeee...



7 comentarios:

  1. Creo que los humanos somos infieles por naturaleza, sean gays o no, sean adolescentes o no. Muy enamorado hay que estar para no serlo. Sé que la razón es que la monogamia, es natural en las aves y no en nosotros...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Altas vacaciones, quiero un tiempo compartido ahi, encima me los imagino a todos, pibitos santafecinos hermosos, asi cualquiera no quiere ser fiel! :P

    ResponderEliminar
  3. Te leo y veo el cambio que es cada vez mas evidente, la madurez hace que uno tome decisiones que contengan menos riesgo en ellas y ademas tratando de no hacerle daño a quien uno dice querer; sin embargo, el querer o declarar no impiden que uno se salga de la cancha. Todo la fidelidad y la infidelidad es parte de la vida.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. Tenés razón Josep... estoy totalmente de acuerdo con vos... la fidelidad no existe en el ser humano y en los gays menos que menos...
    Apenas un puñadito de ellos no quiso ser infiel a su 'novio' y se mantuvo monógamo... pero... hasta cuándo...??? jeeeeee...
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Pendejo, no te creas que todo fue color de rosa... tuvimos nuestros tiempos grises y no todo fue sexo... bueno 'casi' no todo fue sexo... jaaaa...
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Si, creo que a medida que vamos 'creciendo' vamos cambiando nuestra manera de ser, de pensar y de obrar... como si todo se comenzara a enfocar con un lente distinto... por suerte, el sexo sigue siendo los que nos une y así lo disfrutamos...
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Ellos aceptaron tu poliamoría porque tu fuieste el que los corrompió y no tenían otra cosa; cuando hay hambre, ¡se come hasta con las manos! una vez barajada la partida de la vida cada quien sigue su camino; y, ¡la carne es débil hermano! una cosa es lo óptimo y otra lo que se consigue.

    No es el gay adolescente por naturaleza; es la naturaleza de la relación gay: sin compromisos posteriores, simple goce del momento del éxtasis, la que es infiel; y, si en algunos, sólo algunos, maduros presentan cierta IMAGEN de fidelidad; es por lo mucho que ya han corrido y se aplican el refrán: "más vale pájaro en mano que ciento volando"; por represión, más que por convicción. Claro que, últimamente, las ETS ha introducido cierto punto de responsabilidad en la relación por las consecuencias de la misma.

    Nada más equivocado que lo dicho por Josep; si acaso, los PRIMATES, puede que sean infieles por naturaleza; el SER HUMANO, debe introducir "cierta" racionalidad al simple apareamiento, a la simple siembra de carga genética que trascienda al individuo.

    ResponderEliminar