viernes, 2 de agosto de 2013

Novios.




Durante las vacaciones de invierno, que fui al campo, descubrí cuánto habíamos 'crecido' y 'madurado' porque no fueron solamente días de sexo sino también días de 'charla' (conversación) profunda, pensada, meditada, como pocas veces lo habíamos hecho. Conversé mucho con el Gasti y también con Caio y con el Andy, que son los más grandes, individualmente claro, y ahí me di cuenta de la necesidad de tener un 'novio' y no solamente tener amigos con 'derecho a roce' y solamente para tener sexo.

La conversación con ellos, se circunscribía exclusivamente a las 'cosas' que nos estaban (o están) pasando como jóvenes y como gays y la manera de enfrentar a un mundo que no se nos presenta para nada propicio. Porque en la Argentina hay muchas leyes que favorecen al colectivo LGBT pero también convengamos que la discriminación y la marginación están a la 'hora del día'. Quizás por eso, todos decidimos, no salir del clóset, porque, acá al menos, no están dadas las condiciones para que eso se produzca.

Será que al no exteriorizar nuestra orientación sexual, nos relacionamos en un mundo heterosexual y de una sociedad 'pacata' (tradicionalista), de allí que nos cuesta mucho movernos y salir a gritar a los cuatros vientos que somos gays. Ahora no recuerdo las diferentes opiniones de todos, pero todos coincidimos más o menos en la misma cuestión: no sentimos la necesidad de andar avisando que somos gays por más que muchos gays dicen que decir que son gays, los hacen más 'libres'...

Eso no lo entendemos y creemos que están equivocados, pero también puede pasar que los equivocados seamos nosotros, cuando no vemos la necesidad de andar abrazados y/o besándonos por la calle, llamando la atención a una sociedad que no termina de aceptar a los gays, digan lo que digan. Entonces, nosotros nos mantenemos en el clóset, como muchos gays en el mundo y todo para evitar la marginación y la discriminación que la misma sociedad nos somete día a día. 

Y este tipo de temas (u otros) no los podemos tratar con los más chicos, porque ellos están 'en otra'. Ellos no tienen la misma precaución y no alcanzan a comprender que perjuicios pueden llegar a tener por declararse gays, no solamente dentro del seno familiar, sino con sus amigos y la sociedad más cercana que los rodea. Lo único que piensan es en sacarse la calentura y nada mas. Además, sus opiniones son más banales y mucho menos profundas, quizás por eso, la conversación casi íntima que tuve con el Gasti fue más un 'golpe bajo' que me hizo temblar hasta las fibras más íntimas de mi ser. Claro que por ahora, lo sigo prefiriendo al Pollo porque acepta las condiciones a lo que lo someto, pero también me gustaría tener un 'novio' más maduro, como el Gasti o el Caio o el Andy, con el que pudiera hablar de todo, además de amar y tener sexo... Pero el Caio y el Andy ya tienen 'novio' y el Gasti no acepta mis infidelidades y el Pollo si y eso por ahora es lo que los diferencia... Esta manera de ser, la vengo pensando y arrastrando desde hace mucho tiempo y tengo temor de que me esté convirtiendo en 'la gata de doña Flora, que si se la ponen grita y si se la sacan llora'... jeeeeee...



5 comentarios:

  1. Sin duda una cosa son las leyes y otra la sociedad con sus formas de comportarse y nromas no escritas. Muchas veces esa sociedad vive de espaldas a ese corpus legal. Eso ocurre en mi país respecto a los LGBT, y por lo que veo también en el tuyo, por eso tanto en tu país como ene el mío somos muchos los que hemos optado por no salir del armario...

    Lo de tener pareja es algo más complejo y personal. No sé muy bien que decirte. Esa cuestión que planteas me parece que no tiene una única solución. La buena es la que te vaya bien a ti, si es que existe claro... Dicen que si un problema tiene solución, no es un problema...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como que estan definiendo qué quieres pa tu vida, eso es madurar... aunque a la par y por tus post pasados, parece como q buscas (sin llegar a desesperarte.. o quizas sí, pero no expresas acá) una relación como la q viviste con Sebi tiempo atrás.. aunque sabes q sera imposible porque tu has cambiado y temes q nadie se adapte a tu modo de ver las cosas.

    Esa es mi opinion, quizas este equivocado... pero si quieres encontrar a alguien segun tus expectativas, deberias salir con ese tipo de personas q quizas la encuentres en tu facultad, trabajo o no se otro lugar, claro en.plan de amigos. Comparte tu modo de ver y alli veras si la otra persona la comparte, la acepta o no.

    Aunque deberias buscarte alguien q comparta tu pensamiento en vez de q simplemente la acepte.

    Cuidate!

    ResponderEliminar
  3. Lo que dice Erick! es cierto. Querer a alguien maduro para hablar (y tener sexo) y que esté de acuerdo en que sigas teniendo sexo con todos los no tan maduros que te apetezca sólo sería factible (sin provocar conflictos) si das con alguien que se parezca a ti. Pero no estoy muy seguro de que alguien siempre encantado con tener sexo con todos los chicos que le calientan estaría dispuesto a que su "novio" hiciera lo mismo. ¿No se pondría celoso? Intenta contestar a esa pregunta. Yo voy a dejar de escribir, porque parezco el presidente del Gobierno de mi país, retóricamente hablando, claro. Me refiero a lo de usar muchas palabras para no decir nada.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7/8/13 19:53

    Hola Lu, Mira yo soy muy parecido a vos. Me gustan los adolescentes y mi novio tiene 22, soy muy celoso de el. Sin embargo si tuviese oportunidad le seria infiel. Es complejo el tema.
    Yo me he enamorado muchas veces y el amor llega solo, no hay que buscarlo desesperadamente. Siendo objetivo uno se enamora de lo fisico primero y de la persona despues. Mi actual novio no es un Dios, pero me enamore de su personalidad, tampoco es feo feo.
    Su fisico no me agrada demasiado, es muy delgado. Igual me olvido de todo lo que no me gusta de el, cuando hacemos el amor. Ahi es donde aparece su interior y me puede. Ojala te sirva mi comentario.
    Un Abrazo enorme.
    Arman.

    ResponderEliminar
  5. Eso de estar de vacaciones, no tener obligaciones fijas que te llenan él día, te deja demasiado tiempo para pensar una vez ya distraído; el fresco ayuda.

    El recurrente quién soy, de donde vengo, a donde voy; encontrar sentido a la propia existencia. No le doy importancia en ti; recurrentemente llegará la primavera, las hormonas se te revolucionarán; y, hasta el mes de mayo; que con el cambio de número en tu edad llegará de nuevo un planteamiento trascendente.

    ResponderEliminar