jueves, 31 de octubre de 2013

Felices y contentos




Estas semanas que pasaron, la verdad que nos salieron mucho mejor de lo que lo habíamos planeado con el Pollo. Yo no me puedo quejar: realmente 'socializar' con las chicas de la facultad me dio un 'plus' extra que fue más importante que permanecer indiferente o atosigado, por el 'acoso' que sufrí por varias de ellas o al 'acercamiento' que intentaban en todo momento y que yo traté de ponerle fin, haciendo de 'ayudante de cátedra'... Todo terminó, cuando acepté formar parte del grupo y la distensión se produjo.

Ese hecho de salir con ese grupo a ver esa obrita de teatro underground, escrita, dirigida y actuada por varios de los chicos/as de la facultad, hizo que ellos me vieran de otra manera. Me bajé del pedestal de la indiferencia con las que traté a las chicas del grupo y me permitió conocer a Ciriaco, el españolito, del que hablé en el post anterior y de quien merecería hablar en otro post nuevo, porque todos somos personas y actuamos y reaccionamos de diferente manera, pero la actitud de Ciriaco, realmente me dejó impávido.

Esto viene a cuento, porque si bien, tuvimos la oportunidad de salir en grupos en otras nuevas ocasiones, con Ciriaco no pasó más nada que aquel beso que le robé, después de la función teatral. Y si bien lo invité en varias oportunidades para encontrarnos a 'solas', siempre encontró un pretexto o un argumento para no aceptar la invitación. Tanto es así, que en un momento llegué a pensar que Ciriaco no sería gay, quizás bi, pero él fue el incitador del beso que nos dimos aquel día, sentándose a mi lado y acercando su cara a la mía.

Realmente, no comprendo su actitud, porque si bien, Ciriaco detectó con su radar gay que en mi 'pileta había agua', no entiendo el por qué de su reticencia de no continuar con lo que habíamos empezado, aunque más no fuera una simple 'aventura', porque Ciriaco primero se tiene que volver a su España natal dentro de un mes y segundo, él no tiene información mía, más de la que yo le di, y le di muy poca, entre ellas, acepté que era gay pero no comenté mi noviazgo con el Pollo ni mis relaciones con los otros chicos.

Así que no sé que pensar. Posiblemente, Ciriaco quería algo 'serio' que sabía que no iba a poder lograr porque tiene que volver a su tierra en un mes y no una simple 'aventura' gay que como mucho podía durar un mes más como máximo. O quizás, tuvo temor de dar a conocer su orientación sexual conmigo o con el grupo, cosa que tampoco es entendible, porque yo no pensaba hacer 'alarde' de la situación. Máxime, cuando nadie del grupo de la facultad, sabe nada de lo mío ni de mi vida privada.

Pero, sea lo que sea lo que pensó, lo que podía haber sido no fue y yo me quedé navegando en un mar de dudas. Al final el ganador de todo esto, fue el Pollo, porque ante las continuas negativas de Ciriaco, me dediqué mucho más a él, obviamente sin decirle nada de lo que me estaba pasando. Su 'socialización' aunque no fue tan intensa como la mía, despertó cierto 'recelo' en los padres, que de pronto vieron como su hijo (el Pollo, se entiende, no...???) empezaba a salir más que de costumbre y eso los puso en 'guardia'

Hablaron con él y le dijeron que estaba saliendo mucho, especialmente en días de semana, cuando lo único que tenía que hacer era dedicarse al colegio y estudiar y que no veían bien, tantos compromisos sociales nocturnos durante los días de semana. Esto obligó al Pollo, dar 'marcha atrás' a lo que habíamos convenido, y volver a su costumbre antigua de ir a casa por la tarde, pasarla conmigo de la mejor manera y cuando anochecía, volverse a su casa. Así 'matamos' un 'montón' (muchos) de pájaros de un solo tiro: Ciriaco no obtuvo más de mí que aquel beso robado noches pasadas, los padres del Pollo están satisfechos de su cambio de conducta, yo estoy satisfecho porque logré volver a disfrutar del Pollo en toda su dimensión y el Pollo está satisfecho, porque por ahora, no hay nada que quiera más en el mundo, que pasar las horas conmigo y a solas... Por ende, todos felices y contentos. Más, no puedo pedir... O si...???






10 comentarios:

  1. Pues sí puedes pedir más: la aventura con Ciriaco. Al menos, eso es lo que se entiende leyendo el post. Aunque el pollo es algo aceptable cuando no se tiene ternera, sobre todo si se cocina bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. http://albalearning.com/audiolibros/esopo/zorrayuvas-sp.html

    "...Ciriaco no obtuvo más de mí que aquel beso robado noches pasadas" jejejeje

    ¡cada vez parece que le cuesta más al tigre pintarse nuevas rayas!

    No hay que hacerse más cábalas; se dio lo que se dio, sin más; y ya está. ¡Menos etiquetas!.

    ResponderEliminar
  3. Me sabe mal que mi compatriota no haya sabido comportarse como te mereces y te haya dejado gozar de sus mieles. Aunque lo que vale es que estéis felices y contentos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto,brilla pero no es oro...
    igual no saliste perdiendo,tenes al pollo todito para vos,no te podes quejar ;) jaj
    abrazo Lu.

    ResponderEliminar
  5. Entreabriste una puerta en Ciriaco. Eso no significa que él esté preparado para abrirla de par en par. Quizás está observando desde detrás de ella buscando una señal de que merezca cruzarla. A lo mejor te sorprende dentro de poco.

    Un beso (tras la cortina)

    ResponderEliminar
  6. Así es Alucinaíto, cuando no se puede comer 'ternera', el 'pollo' también es rico...!!! jeeeee...
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Betulo: se podría haber 'dado' otra cosa. El españolito 'arrugo' (acobardó) vaya a saber por qué.

    Al principio lo entendí porque pensé que quería ser amigo 'con derecho a roce' de esas dos chicas, pero cuando me di cuenta, que esas chicas eran lesbianas, dejé de entender al españolito...

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Josep: no entendí la actitud de tu compatriota. Ni comió ni dejó que lo 'comiera'...

    A qué le temía...???

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Elias, así es, para cuando no hay pan, buenas son las tortas...

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Parmenio: tenés razón. Ciriaco con la edad que tiene todavía no está dispuesto a abrir ciertas puertas para salir a jugar...

    Yo con muchos años menos pero mucha más experiencia, ya casi todas mis puertas están abiertas.

    Será cuestión de acostumbrarme que no por ser mayor haga o sienta o quiera hacer cosas de mayores. Quizás no esté preparado. En fin...

    Besos!

    ResponderEliminar