sábado, 25 de enero de 2014

Acoso sexual




Esta semana empecé a ir al gimnasio. La verdad no sé por qué lo demoré tanto. Bah, sí sé, pero el tiempo vuela y acá hace tanto calor ya de temprano, apenas sale el sol, que no ‘da’ (tiene sentido) ir a transpirar más todavía. Además, el Pollo se fue de vacaciones con el padre y la novia del padre que está embarazada, el hermano más grande (hijo de un primer matrimonio del padre, que tiene 21 años) y el hermanito del Pollo, que tiene 11 años y que son hijos del segundo matrimonio del padre.

Así que con el Pollo no podía contar. El Tomi y el Tato no volvieron del pueblo. Decirle algo al Sebi era para crearle falsas expectativas. El Gasti, trabaja. El Nico está en el pueblo. El Matius no quería ir y Caio, el Lucho y el Juani menos. Solamente me quedaban dos o tres nombres (el Andy, el diosito y el Pollito). Los dos primeros me dijeron que no y el Pollito no puede porque ‘cuida’ a Carlitos a partir de las 13.

El único ‘potable’ que me quedaba, era decirle a Luciano Y obviamente, así lo hice. Le dije lo que me habían dicho en el gimnasio: que la mejor hora era después del mediodía, porque es cuando va menos gente y la mayoría de las máquinas están desocupadas. Luciano la pensó un rato y después me dijo que sí, que no tenía problemas. Así de paso, hacía algo de ‘fierros’ (pesas) para desarrollarse mejor muscularmente.

Quedamos entonces que yo, tipo 13 horas, lo pasaba a buscar. A los padres no les iba a decir nada. Además, los padres trabajan los dos y saben que él va mucho a la casa del Pollito. Lo único que tenía que hacer, es avisarle a la señora que limpia, cocina y los cuida (Luciano tiene una hermanita de 6 años) que se iba a la casa del Pollito y en lugar de ir para allá, íbamos al gimnasio y listo.

Así que eso hicimos. El lunes, lo esperé en la puerta del edificio donde vive y de ahí nos fuimos caminando hasta el ‘gym’ que queda relativamente cerca. Una vez que llegamos comenzaron los problemas. El primero de todos fue con la recepcionista, que nos atendió para la mierda y aunque tenía el aire acondicionado encendido, tenía una ‘calentura’ (enojo) de ‘aquellas’ (importante)

Así que se la agarró con nosotros y a su manera, nos sentimos acosados…

Primer acoso.

Recepcionista: dame todos tus datos, así te hago la ‘ficha’ de entrada.

Yo: me llamo Lucas Tal, vivo en la calle Tal, número Tal, piso Tal.

R: cuántos años tenés?

Y: 22.

R: parecés de menos, tenés el ‘DNI’ (documento nacional de identidad)…???

Y: no, no lo traje, te lo puedo traer mañana…???

R: no, sino lo trajiste no te puedo hacer la ficha de inscripción.

Y: tengo el carnet de conductor, no es lo mismo…???

R: a ver… bueno, por esta vez pasa, pero para otra vez, me tenés que traer el DNI.

Y: está bien, te lo alcanzo mañana sin falta, junto a los demás papeles que me faltan…

R: él (señalándolo a Luciano) viene con vos?

Y: sí, es mi hermano…

R: cuántos años tiene…???

Y: 15, va para 16…

R: se nota que es tu hermano, parece que fuera más chico. Trajiste el DNI de él…???

Y: no, tampoco, te lo puedo alcanzar otro dia…???

R: está bien, son $ 500 (€ 70 o u$s 50 aproximadamente), eso incluye la promoción 2x1, el certificado de buena salud que te lo hace un médico de acá y el uso de los guardarropas, el vestuario y las duchas. Si querés el ‘sauna’ son $ 200 más pero no está permitida la entrada a menores de 18 años, entendiste…???

Y: sí, está bien. Acá te pago los $ 500 por los dos, está bien…???

R: si, pueden pasar, los vestuarios están arriba…

Una vez que nos cambiamos de ropa, guardamos nuestra ropa en un casillero y bajamos al gimnasio. La verdad que había poquísima gente: apenas 2 o 3, en un lugar que pueden hacer gym, más de 100 personas simultáneamente. Como no sabíamos que hacer nos quedamos esperando, hasta que un grandote musculoso vino a nuestro encuentro. Se presentó como Gabriel, nuestro ‘personal trainer’ y comenzamos a conversar…

Segundo acoso.

Gabriel: ustedes vienen juntos no…???

Yo: sí.

G: edades…???

Y: yo 22 y él 15, casi 16…

G: cómo te llamás…???

Y: yo Lucas y él Luciano, somos hermanos…

G: sí, se nota, son parecidos, hasta parecen que tuvieran menos años.

Y: …

L: ...

G: hicieron algo de ‘fierros’ antes…???

Y: yo sí, él no…

G: se nota que ‘algo’ hiciste, tenés algunos músculos bien marcados pero hay que trabajar otros (y sin decirme más nada, me empezó a tocar las piernas, por delante hasta muy cerca de mis genitales y por detrás hasta casi tocarme los glúteos), a ver, sacate la remera y mostrame como andás de pecho y espalda…

Así que me saqué la remera y me empezó a acariciar los músculos del pecho y la espalda, al tiempo que para fingir, me iba nombrando los músculos que tenia que ‘trabajar’ a su parecer. Así siguió largo rato hasta que le llegó el turno a Luciano, al que también le hizo sacar la remera y tocándole todos los músculos, le dijo que tenía que trabajarlos a todos, porque muscularmente todavía no estaba desarrollado.

Con esa premisa, nos dijo que lo primero que haríamos, sería entrar en ‘calor’, así que nos condujo a las bicicletas fijas y a la cinta para caminar y nos dijo que estuviéramos 15' en cada una. Después nos llevó a otros máquinas, para desarrollar los músculos de piernas, pecho, abdomen, espalda y brazos. Nos hizo una ‘rutina’ de 3 sesiones de 15 movimientos. Yo con un poco de peso y Luciano con ninguno.

Y como había poca gente, Gabriel, no se movió de nuestro lado, observándonos y dándonos indicaciones. Muchas veces, esas indicaciones, se transformaban en un auténtico ‘franeleo’ (caricias) que fingía señalando los músculos trabajados y a trabajar. Hasta que llegó un momento dado, que su franeleo quería ir más allá, pero no se animó a continuar con aquello y pidiendo disculpas, se retiró a atender a un nuevo cliente…

Tercer acoso.

Cuando terminamos, fui con Luciano a las duchas. Estábamos transpirados y cansados, pero ‘calientes’ (excitados) de vernos solos, cosa que buscábamos y no encontrábamos la ocasión. Abrimos dos duchas, nos desnudamos y nos metimos los dos en una sola. Una pared alta nos separaba de las duchas vecinas y una cortina de plástico, de las miradas indiscretas de la gente que usaba las otras duchas o los vestuarios.

Ahí nos besamos profundamente, mientras nos pajeábamos mutuamente. Yo al máximo de mi excitación, me arrodillé y le empecé a chupar la pija a Luciano. Él mientras tanto, me retenia y me provocaba el movimiento ‘vaivén’… Mientras yo me aferraba a sus nalguitas y le metía uno de mis dedos en su agujerito. Después me paré y le dije a Luciano que ahora le tocaba a él.

Con mucha parsimonia, Luciano se arrodilló y comenzó a pajearme. Me besó la pija un par de veces, pero no terminaba nunca de metérsela en la boca. Yo no lo apuré ni hice nada. Sabía que era cuestión de esperar. Finalmente, senti como su boquita, se tragaba toda mi pija, que estaba dura y erecta, que era de no creer. Así seguimos un rato, hasta que Luciano, que había estado pajeándose, me avisó que estaba por ‘acabar’ (eyacular).

En ese momento escuchamos que alguien entraba: Gabriel. En voz alta, nos dijo, pensando que estábamos todavía duchándonos, cada uno en su ducha, que se iba a duchar porque tenía mucho calor y estaba todo transpirado. Secretamente, cuando sentí que se abría la ducha de Gabriel, le dije a Luciano que pasara a la suya y rápidamente terminara de bañarse. Yo hice lo mismo. Apenas habíamos terminado de cerrar las duchas y estábamos secándonos afuera, cuando, Gabriel salió de su ducha.

Había terminado de ducharse y salió desnudo mientras nos miraba lascivamente. Nos pareció que nos iba a decir algo, pero no dijo nada. En ese momento, entró otro tipo en el vestuario, así que Gabriel, se vistió rápidamente y antes de salir nos miró y nos dijo, que ya había arreglado el problemita de los documentos. Así no tenía que preocuparme. También me dijo que nos esperaba al día subsiguiente y que tratáramos de ir a la misma hora, asi estábamos con él. Nosotros, desnudos todavía, le dimos las gracias y nos despedimos.

Cuarto acoso.

Cuando ya nos volvíamos a casa, le pregunté a Luciano:

Yo: qué vas a hacer ahora…???

Luciano: voy a la casa del 'Manu' (Pollito)… vos…???

Y: me voy a casa… hoy estoy solo…

L: …

Y: querés venir…???

L: no sé... qué sé yo... nunca fui a tu casa...

Y: dale... vení... es la oportunidad que tenemos para estar solos sin que nadie nos 'joda' (moleste)...

L: bueno, vamos…!!!


Así que del gym nos fuimos a mi casa. Comimos sandwiches y bebimos Coca Cola, hablamos de lo que nos había pasado con Gabriel y de lo que nos pasaba a nosotros y entre nosotros… Y bueno, en mi casa, ya más relajados, también más cansados pero no menos ‘calientes’ (excitados), fuimos al dormitorio, encendí el aire acondicionado, nos ayudamos mutuamente a desvestirnos, nos tiramos en la cama y pasó lo que tenía que pasar… jeeeeeee…



12 comentarios:

  1. Bueno pero si tu eres toda una maquinita ehh
    Siempre en movimiento y tus ligues no paran. Y nunca pasó por tu mente algo con Gabriel?
    hahha Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Envío el mensaje por segunda vez tras salir un mensaje de error: pido disculpas si sale duplicado.

    ¿Qué significa que Gabriel -otro nombre para recordar- ha solucionado el problema de los documentos? ¿Que sabe que Luciano no es tu hermano y que era imposible que llevaras su DNI donde tal cosa queda demostrada? ¿Ha hablado de ese problema documental con la encantadora recepcionista? ¿Va a intentar cobrarse la solución del problema documental con algo más que consejos gimnásticos y algún que otro toqueteo indeseable? Ten mucho cuidado con Gabriel, no me gusta nada.
    Por otro lado, ¿son las duchas de un gimnasio el mejor escenario para ciertas escenas, a la vista de Gabrieles y otros Arcángeles al acecho?
    Como dijo tu madre en más de una ocasión, eres un generador de problemas.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo26/1/14 8:45

    Hola Lu! Me llamo Santi y soy de Bs As. Tengo 21 y hace rato que leo tu blog! Estauy bueno. A mi tambien me pasa eso de que me gustan los pibes mas chicos... onda 17 a 19 aprox... jaja. Un abrazo y segui escribiendo que lo haces re bien!

    ResponderEliminar
  4. Yo no sé en tu tierra, pero en esta mía creo que hay mucho "ligoteo" en los gym.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. EduDor: muchas veces escucho o leo a muchos gaycitos, que no 'ligan' o que les resulta difícil ligar.

    Pero yo siempre me pregunté, salen a buscar la ocasión o simplemente, se quedan esperando a su 'príncipe azul'...???

    Yo soy de la idea, de una de mis máximas, que 'nada pasa por casualidad, sino porque se la busca'...

    Esa máxima y otras, rigen mi vida...!!!

    En cuanto a Gabriel, directamente no me gusta, así que lo dejo 'libre' para que lo disfrute cualquier otro... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Alucinaito: Gabriel cree que ambos somos 'menores' y por eso se metió a solucionarnos el tema de los documentos.

    Pero no creo que lo haya hecho desisteresadamente. Creo que espera una devolución de favores que no estoy dispuesto a dársela.

    En cuanto a las duchas, están totalmente compartimentadas, de allí que pudimos meternos Luciano y yo en una sola. A los lados, cada ducha tiene paredes y adelante como puerta, una cortina de plástico pesado.

    Eso te permite cierta intimidad que aprovechamos, tanto Luciano como yo.

    Como verás nada más lejos que un 'generador' de problemas... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Santi: gracias por leer mi blog...!!!

    A mi también me gustan mucho los 'diositos' siempre y cuando reúnan las características que les pido: carilindos, flaquitos, facheritos y simpáticos.

    Otro día, hablamos de las edades, porque sino fuera por mis propios prejuicios... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Josep: generalmente en los gimnasios como vos decís, hay mucho 'ligoteos'.

    Pero esto no se da en todos, sino en algunos muy específicos.

    De todos modos, en todos hay de todo... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja prejuicios?? Tema legal amigo!! Jajajaja

    Suerte y estoy a la espera de tu proximo post!

    Besos

    Santi

    ResponderEliminar
  10. Santi: desde hace años que manifesté mi homosexualidad con el Sebi primero y con los demás chicos, después, siempre anduve 'caminando' en el límite de lo 'legal' pero también de los 'prejuicios' de la sociedad 'pacata' de la que formo parte.

    Y creo que seguirá siendo así por mucho, mucho tiempo. Y yo no tengo 'pasta' de revolucionario (lamentablemente)... jeeeeee...

    Besos y gracias por leerme...!!!

    ResponderEliminar
  11. Ajjaj, Lu, soy de Bs As, se en la sociedad en la que vivis y los prejuicios que tenemos TODOS... hay que ser revolucionarios!!!!!


    Santi

    ResponderEliminar
  12. Anónimo7/2/14 4:34

    Bien Lu, como siempre; para no perder tu hábito de los Diositos divinos. También imitandote estoy con un chico da la casualidad Rosarino como ya te dijera, q vive en BA tiene 18 años y es un Diosito increíble....de los mejores en todo sentido por lo tanto estoy viviendo esta historia magica y siento q toco el cielo con las manos. Abrazos charlieindio Bs As

    ResponderEliminar