viernes, 31 de enero de 2014

Maripositas.




La verdad que sino fuera por estos 'pibitos' como son el Pollito y Luciano, la estaría pasando bastante mal y re contra aburrido. El Pollo se fue de vacaciones con el padre y los hermanos. El Tomi, el Tato y el Sebi se fueron al pueblo a pasar unos días, pero ya va una semana que están allá y ni miras de volver. Nico se fue al pueblo con los abuelos. Caio y los hermanos se fueron a Brasil para acondicionar la casa porque van a ir para allá, cuando se juegue el Mundial de fútbol. Y el resto por 'h' o por 'b' no está disponible.

El Gasti trabaja. El Matius se fue de vacaciones a la costa, junto con el Juani, el Lucho, Andy y el diosito. Me dijeron de ir con ellos, pero con esto de que conseguí trabajo, les tuve que decir que no. Así que estoy más solo que loco malo. Me salva Luciano, que me hace el 'aguante' (me acompaña) para ir al gimnasio en las primeras horas de la tarde. Y después, cuando vamos a casa. También, me salva el Pollito. Aunque, con él, no tengo más que sexo 'light' (liviano).  

Lo que no sé como voy a hacer, es con el gym, desde el lunes que viene, cuando empiece a trabajar. Porque si salgo a las 13, seguramente, entre 'pitos y flautas' (entre una cosa y otra) voy a llegar a mi casa, tipo 13.30. Y entre que coma algo y me cambie de ropa, voy a estar en la casa del Pollito a las 14. De ahí hasta las 16, les daría las clases particulares para los pibitos y después quedaría libre. O sea, que podría ir al gimnasio a las 16.30 o 17 y para el verano que estamos teniendo, no es buena hora. Hace mucho calor.

La semana pasada fuimos al gimnasio el lunes y el viernes. El miércoles no fuimos porque hacía un calor insoportable (47ºC de sensación térmica) y Luciano, prefirió ir a casa directamente y no ir al gimnasio. Después de lo de siempre, fuimos para la casa del Pollito. Cuando llegamos, Carlitos, hizo un comentario que no alcancé a comprender. Allí estuve hasta media hora antes de llegada de la madre del Pollito y de Carlitos porque no quería que ninguna de las 'minas' me viera que estaba otra vez ahí y sospechara algo.

El viernes, llovió e hizo bajar la temperatura. De casi 47ºC de sensación térmica del jueves, bajó a 20ºC de sensación térmica, el viernes. Así que, con Luciano, volvimos a 'nuestra' rutina: gimnasio, almuerzo, sexo y después fuimos a la casa del Pollito. Pero como realmente, hacía frío, era impensable meternos en la pileta. Nos pusimos a mirar tele y después nos pusimos jugar a la play, mientras les comentaba por decir algo, que bueno la estarían pasando los pibitos amigos que fueron a mi pueblo.

Les comenté que mi viejo tenía una casa en el campo, muy cerca del pueblo y todas las cosas que podíamos hacer allá. Pero se los dije, como para 'matar el tiempo' hablando un rato 'al pedo' (sin ningún fin) y ahí fue cuando saltó el Pollito y me preguntó sino podíamos ir. Yo la verdad, que la pensé, varias veces, especialmente, porque no tengo tanta confianza con la madre para pedirle que le dé permiso al hijo para ir al campo. Mucho menos, pedirle permiso a la madre de Carlitos y menos que menos, a la de Luciano.

Pero, los vi tan entusiasmados, por todas las anécdotas que viví en el campo (obviamente exceptué las orgías sexuales que tuvimos en la casa de campo) que yo también me entusiasmé en llevarlos. Total, íbamos a pasar sábado y domingo, porque el lunes, teníamos que volvernos: yo a mi nuevo trabajo, ellos  recibir lecciones particulares y también el Tato y el Tomi empezaban a trabajar con los Lucchessi. Así que con esa idea, le dije que iba a hablar con la madre para ver si le daba permiso de ir al campo.

Y aunque yo no tenía ninguna esperanza en que le diera autorización al Pollito, el sábado que fui a la casa le dije a la madre, así como al pasar, sobre la idea de ir al campo. Me dijo que lo iba a pensar porque nunca se había separado del Pollito y que capaz que la extrañaba mucho y todo eso. También le dije que para que no extrañara, lo podría llevar a Carlitos y a Luciano, pero que ella le pidiera los permisos a la madre de Carlitos que apenas me conocía de 'vista' y a los padres de Luciano, que ni siquiera me conocían.

La madre del Pollito, me dijo que lo iba a pensar y que en la semana me contestaba. Antes de ayer, me dijo que sí, que lo dejaba ir porque sabía que yo era 'serio y responsable'. Además, consiguió el permiso correspondiente para Carlitos y también, después de hablar con el padre y la madre de Luciano, los convenció para que le dieran permiso. Así dadas, las cosas, nos organizamos medianamente: qué cosas llevarían y un poco más, porque íbamos solamente por dos días y muchas cosas no necesitábamos. 

Así que le di a las madres de los chicos, todos los datos de cómo llegar a mi pueblo y a la casa de campo. También les di la dirección y los teléfonos de mis viejos, por cualquier cosa que pasara y además intercambiamos nuestros números de celulares. Mañana, sábado, voy a pasarlos a buscar a media mañana con el solo objetivo de pasar dos días extraordinarios con estos 'diositos' que me sacan el sueño y me devuelven las ganas de vivir la vida a 'full'... 

Por otra parte, esta semana que estuvo fresco, Luciano y yo fuimos al gimnasio los 3 días de la semana, pero ya no me preocupa tanto la conducta de Gabriel, nuestro 'personal trainer', para con nosotros. El tipo medio que sigue 'franeleando' (tocando/acariciando) toda vez que puede, especialmente las nalgas y la entrepierna, aunque ahora se dedica solamente a mí y lo dejó a Luciano de lado, cosa que me deja mucho más tranquilo, porque al 'pendejito' no le gustaba nada que Gabriel lo manoseara como lo venía haciendo y yo tenía miedo que Luciano, no quisiera seguir yendo. Por suerte, el tipo ahora se dedica a mí exclusivamente, cosa que tampoco me gusta pero bueno, en fin... Ya dice un refrán por ahí, que hay que 'soportar a los gusanos, para después disfrutar de las mariposas'. Y para que no se mal entienda, el 'gusano' viene a ser Gabriel y la 'mariposas' vienen a ser obviamente, el Pollito y Luciano... Aunque más que 'mariposas' son mis 'maripositas'... jeeeeee...

5 comentarios:

  1. Uy, qué raro que hayan accedido con tanta facilidad esas mamis tan protectoras. No me extrañaría nada que se presentaran en la casa de campo para hacer una visita sorpresa. Más que nada, para que los chicos no las echen de menos. Menos mal que os encontrarán leyendo a Aristóteles. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Es curioso que hayan tenido que ser ellos quienes te hicieran dar ese paso.

    Espero que lo disfrutéis mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Acertaste, Alucinaito...!!! Las madres de los pollitos fueron a ver q onda (te lo cuento otro día).

    Pero en realidad, ya no sé bien, si la madre del 'Pollito' va por el hijo o va por mí.

    Yo tengo la esperanza que vaya por el hijo, pero... 'de paso, cañazo'...!!! jeeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Josep:
    A mí también me pareció raro que la iniciativa de ir al campo fue de los chicos.

    Creo que los dos, tanto el Pollito como Carlitos, están demasiado 'cuidados' por sus mamás (sin saber que delante de sus narices, están pasando 'cosas' que mejor no saber).

    Yo, por los dichos del Pollito, me imagino 'algo' pero no quiero profundizar mucho en el tema, por temor a 'destapar la olla y que salga el olor a podrido' que hay adentro.

    Creo que sin quererlo, me estoy metiendo en un 'berenjenal' del que no sé como salir...

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7/2/14 4:55

    Ojo Lu, recorda q son menores .......y si la vieja del pollito esta caliente, lo q puede ser......ojo q una mujer cuando se siente despechada no la para nada .....son r peligrosas. Por lo tanto aplica cautela. Abrazó charlieindio

    ResponderEliminar