domingo, 9 de febrero de 2014

Acoso.





'Bendito tú eres', me dijo el mozo que nos atendió, en el restaurante, al que fui a cenar antes de ayer, viernes, con mis 'compañeras' de trabajo. Éramos 12, de los cuáles yo sólo era varón, las demás eran mujeres. Todavía no sé por qué fui, si hacía recién una semana que trabajaba entre ellas. Quizás fue por eso, porque me parecía una 'falta' romper una costumbre que es la de ir a cenar, con todos los compañeros de trabajo, todos los primeros viernes de cada mes. Tampoco es obligatorio ir, pero faltar me daba no sé qué...

Quizás fue para no romper en mi 'primera' vez esa costumbre. O quizás fue para no 'defraudar' a la madre del Pollito que me lo había pedido especialmente. O quizás fui para 'pagar el derecho de piso' que tiene que pagar toda persona en un trabajo nuevo. O fui porque la madre del Pollito, me pidió que las pasara a buscar (a ella y a la madre de Carlitos, se entiende no...???) para ir los 3 en un mismo auto. O quizás, fui para poder seguir 'accediendo' a Luciano, al Pollito y a todos los demás pibitos que lo rodean...

Como la madre del Pollito y la de Carlitos salen de trabajar a las 21, recién pasé por la casa a buscarlas a las 22.30. Cuando llegamos, las otras 'chicas' ya habían llegado. Algunas habían ido directamente del trabajo y vestían el uniforme del mismo (un lindo 'tailleur' de colores combinados). Nos sentamos en una mesa preparada de antemano, porque como siempre van al mismo restaurante, los propietarios del local, ya les tiene reservado el lugar donde se van a sentar. Un lugar tranquilo y separado del resto de los comensales.

Me senté (o me sentaron) entre medio de las madres de Carlitos y la del Pollito. La cena transcurrió dentro de un clima agradable. Comimos en forma excelente (diferentes cortes de carne vacuna, porcina y de pollo, asadas a las brasas obviamente, acompañada de ensaladas varias y papas fritas y un buen vino tinto que le daba un toque justo a todo). Como yo era el que manejaba y acá la policía municipal, los fines de semana hacen controles de 'alcoholemia' (alcohol en sangre) decidí tomar Coca-Cola.

Regresamos de madrugada. Cuando llegamos a la casa, la madre del Pollito, me dijo que la acompañara a tomar unas 'copitas' de champagne. Total ya estaba cerca de casa y no había peligro de los controles de alcoholemia. No le pude decir que no, por razones obvias. La madre de Carlitos, argumentando un 'sospechoso' dolor de cabeza, nos dejó solos. Ya en la casa, descorché la botella de champagne, agarré dos copas y subimos a la terraza, porque la madre del Pollito quería fumar (no fuma dentro de la casa).

En ese momento, mis alarmas comenzaron a activarse y yo a ponerme en guardia. No me gustaba lo que podía llegar a pasar. Pero que podía hacer...??? En la terraza, nos sentamos en una 'hamaca' (mecedora) doble y hablamos de muchas cosas: de cómo yo la había pasado en la cena, de cómo me sentía en mi trabajo, de lo bien que la habían pasado los chicos en el campo y de pronto, la charla se hizo más íntima. Me dijo que a las 'chicas' del trabajo y a ella misma, yo les gustaba mucho y también, mi manera de ser.  

De pronto, empezamos a hablar de las 'necesidades' de ella y del Pollito. Y de la mala suerte que había tenido en su vida con los hombres y que su mayor 'error' fue el padre del Pollito. Y que el Pollito, había crecido sin figuras masculinas y que era por eso, que lo veía tan 'unido' a mí. Y que sería un 'hombre' como yo, el que quisiera para 'ella' y para que fuera el 'papá' que necesitaba el Pollito. Y mientras me decía esto me apoyó la mano en la pierna y me miró a los ojos. Yo no sabía qué hacer en tan incómoda situación.

Y antes de que la cosa pasara a mayores, ocurrió el milagro que yo estaba esperando que ocurriera, porque no sabía cómo rechazar el 'embate' (acoso) de la madre del Pollito ni tampoco podía, para impedir que siguiera 'avanzando', decirle que era gay. La madre de Carlitos, llamó desde abajo a la madre del Pollito. Ésta le contestó que estaba en la terraza conmigo, así que la madre de Carlitos subió y le preguntó, si tenía algún analgésico 'fuerte', porque el dolor de cabeza la estaba 'matando'...

La madre de Carlitos, es muy joven y bella y tiene un cuerpo espectacular. Traía puesto apenas un 'deshabillé', cortísimo, blanco y transparente, que no le ocultaba nada la ropa interior que traía: una 'cola-less' (bombacha pequeñísima que deja al descubierto las nalgas y apenas cubre la vagina) y corpiño. Pero su sola presencia sirvió para romper el 'clima' que la madre del Pollito había creado. La madre de Carlitos se dio cuenta al 'toque' (rápidamente) que había interrumpido 'algo', pero también entendió que ya era demasiado tarde para dar marcha atrás. La madre del Pollito, también muy joven y bonita, pero ya totalmente ebria, tuvo que bajar a buscar el analgésico, mientras yo me quedé en la terraza con la madre de Carlitos, hablando de la cena, de los chicos, de la ida al campo y otras cosas más. Esa fue la oportunidad que esperaba y como realmente, ya era bastante tarde y yo lo único que deseaba era huir de allí, aproveché ese momento, para bajar y despedirme de ambas mujeres. Por esta vez, 'safé' (evité) la situación inesperada e incómoda que había provocado la madre del Pollito, pero me quedó el temor, de que ese, haya sido, apenas, el 'prólogo' de una futura 'historia' que no sé qué final tendrá... Por qué será que estas cosas me pasan a mí...??? jeeeeeeee...


9 comentarios:

  1. Wow, impresionante como se lo ha preparado todo esta mujer. Es increíble cómo todas están desesperadas por un hombre hoy en día.
    Ahora que ya sabes sus intenciones, me parece que no hay vuelta atrás... Qué piensas hacer al respecto?
    Un abrazo!
    Alejo

    ResponderEliminar
  2. Me temo que ya se veía venir y que tan solo fue un primer asalto del que te libraste... Yo en tu lugar me prepararía para los siguientes asaltos.

    Y vete a saber si la madre de Carlitos también tiene esa clase de esperanzas... Mucha suerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La madre del pollito te tiro la onda( trato de ligar contigo) jamas esperaría eso de la madre de alguno de mis amigos. Por suerte te la pudiste safar xD
    me encanto tu entrada, y una pregunta
    ¿ el pollito cuantos años tiene entonces, si es que su madre para hacer eso pienso es bastante joven aun?
    tu tienes 22 cierto?

    ResponderEliminar
  4. Muy bien, muy bien, ensaladas variadas, así me gusta, vamos mejorando.
    Terrible costumbre la de salir a cenar, de forma institucionalizada, con los compañeros de trabajo. Como se ven poco durante la semana, encima se van a cenar. Dichosa sociabilidad del ser humano :(
    En cuanto a lo "otro", la verdad es que cuando la madre de Carlitos se sacó de la "cola-less" lo de la jaqueca pensé nuevamente en el papel de las hemicráneas como excusa perfecta para casi todo... ¡¡¡y al final resulta que era verdad!!!
    No somos nadie. Ya le puedes contar a Agus que tiene un par de competidoras, diositos aparte. Menos mal que llevas siempre forros encima (no diré que gracias a mi insistencia).

    ResponderEliminar
  5. Alejo:
    No estaba preparado para esta situación y por eso me agarró con la guardia baja y totalmente desguarnecido.

    Es muy difícil, al menos acá, acceder a 'hombres' que no busquen otra cosa que el sexo 'express'.

    Y hay muchas mujeres, divorciadas o separadas, relativamente 'jóvenes' que tienen 'necesidades' insatisfechas por cuidar a sus hijos pequeños.

    Qué pienso hacer? No sé. Todavía no planifiqué una estrategia, pero la tengo que tener porque seguramente voy a seguir siendo 'acosado' durante bastante tiempo, al menos hasta que envejezca un poco y me consideren un 'hombre' como cualquier otro, que solamente busca en la mujer, su satisfacción sexual.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Josep:
    También pensé que la madre de Carlitos en algún momento, probaría si 'la pileta tiene agua'.

    Por ahora, se mantiene al margen, por una simple cuestión de categoría: la madre del Pollito es nuestra jefe y al igual que las hienas, primero dejará que me coman los 'leones' y luego se aprovechará de mis 'despojos'.

    Y no solamente las 'hienas'... jeeeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. YoMaqq:
    El Pollito acaba de cumplir 16 años y yo tengo 22 (cumplo 23 en mayo).

    Suponiendo que la madre del Pollito haya quedado embarazada de ese 'diosito', entre los 18 y los 24 años, puede tener entre actualmente entre los 34 y los 40 años, edad peligrosa, para alguien, que tiene 'necesidades insatisfechas' (sexo) que las quiere satisfacer conmigo...

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Alucinaito:
    Es verdad, no sé por qué, la gente tiene esa 'manía' de reunirse a comer con gente que ve durante toda la semana y que muchos entre ellos no se soporta.

    Hipocresía que le llaman...???

    En cuanto a lo de la Agus, no te preocupes, ni la madre del Pollito o la de Carlitos no son sus competidoras.

    A lo sumo, si tengo que enfrentarlas y satisfacer sus 'necesidades insatisfechas' me voy a tomar unas cuantas viagras masticables, cerraré los ojos y haré de 'hombrecito' como corresponde y a otra cosa mariposa...!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Lu, he safado de varias como vos en su momento lo hiciste. Día a día me acosan inclusive x el face.....y para todas estoy con alguien, muy contento y ahí se acaba el tema. Además acordate ya te paso cuando estabas en el colegio y lo pudiste manejar, es cierto q una Sra. de treinta y pico no es lo mismo q una colegiala, pero sé de tu arte de estratega por lo tanto te deseo lo mejorrr. Charlieindio

    ResponderEliminar