sábado, 8 de marzo de 2014

Fiesta de carnaval gay





El domingo pasado, era víspera de carnaval. Mucha gente aprovechó ese fin de semana 'largo' (sábado a martes) para hacer turismo o salir de viaje a recrearse por ahí. Rosario, no es una ciudad, 'carnavalera'. Sí tenemos, ciudades cercanas, donde se celebra el carnaval: Acebal (cercana), Gualeguaychú (medianamente cercana) y Corrientes (más lejana). Pero nosotros, estamos atravesando una época de 'crisis económica' que no nos permite darnos esos 'lujos' de viajar y disfrutar de las fiestas carnavalescas.

De todos modos, teníamos la invitación de AA para ir a su ya clásica 'fiesta de carnaval' que a diferencia de otros años, la hicieron en una casa de fin de semana de una localidad, muy cerquita de mi ciudad. La verdad que no estábamos con toda la 'onda' para salir de 'caravana' (fiesta) porque todos, por un motivo o por otro, está atravesando momentos difíciles, que nos sacan las ganas de divertirnos. Quizás, haciendo un poco la 'previa' (comenzar los festejos antes) en casa, nos 'entonara' (alegrara) y nos motivara algo más.

La 'previa' se le llama acá a juntarse antes de ir a algún lado y generalmente se bebe un poco antes, para ir a los festejos con un poco más de ánimo. Hay otros, que se drogan, pero todavía ninguno de nosotros entró en esa variante. Y si entramos, fue cuando Felipe era parte del grupo, que nos hizo fumar 'porros' (cigarrillos de marihuana) pero que por suerte, esa costumbre se compartió con él pero nadie la adquirió. Eso sí, reemplazamos la droga por el alcohol, que al fin de cuentas, son malos los dos, pero bueno...

Así que nos encontramos en casa un par de horas antes de ir para la casa de AA. Una fue para ejercer el derecho del 'roce entre amigos'. Otra fue para 'producirnos' (disfrazarnos y maquillarnos). Y la última, fue para hacer la 'previa'. El 'derecho a roce' pasó casi desapercibido porque no estábamos con todas las 'pilas' (ganas) puestas. Entonces, decidimos, 'producirnos' y hacer la previa. Igualmente hubo 'franela' y poco más. Lo que hubo mucho, fue 'caipirinha' que hizo Caio y que la preparó bien al estilo brasilero.

Caio se disfrazó de 'brujo' indio amazónico. Se pintarrajeó por todos lados y su atuendo, mostraba su cuerpo de 'efebo' que 'calentaría' (excitaría) a más de uno de los amigos de AA. Solamente un taparrabos muy chiquito le ocultaba la pija y le dajaba los 'cachetes' (nalgas) del culo, prácticamente al descubierto. Para Caio, que tiene un cuerpo modelado en músculos, ese disfraz le quedaba espectacular. Solamente, lo afeaba una máscara, que le cubría el rostro de 'diosito' que tiene, pero igual era la perfección hecha hombre.

Tomi se disfrazó de 'gatito' o 'gatita' como a ustedes más les guste. Consiguió que la Agus y el Juani le prestaran unos pantalones y una remera de lycra negras,  se hizo una cola con un tubo de tela negra relleno de arena y en una vincha, se colocó una orejas y se pintó un triángulo en la nariz y los bigotes en la cara. Acompañaba al disfraz, los gestos felinos y los maullidos susurrantes, que junto a lo ajustado del disfraz (no llevaba ropa interior), daban ganas de violarlo ahí mismo, por más que el 'gatito' se resistiera maullando y rasguñando...

El Andy y yo casi coincidimos en la elección del disfraz. Una túnica blanca envolviendo nuestro cuerpo desnudo, atada por un prendedor cerca de los hombros y calzando sandalias 'franciscanas' nos daban un aire a griegos o romanos. Pero, el Andy, me sacó ventaja, porque traía una corona de laureles, que le daban más aspecto de emperador romano que de senador. Y como mi disfraz se desmerecía con el de él, tuve que hacerme una barba falsa para que pareciera más auténtico.

Finalmente, el Matius, se disfrazó de 'estudiante primario', con uniforme completo y que lo hacía muy apetecible, porque todavía es y tiene cara de nene, por lo que parecía, que era un estudiante primario de verdad (un verdadero pollito bebé), de muchos menos años de los que tiene y que encendió la 'lujuria' de varios 'maduritos' de la fiesta. Y como no éramos más que nosotros cinco, decidimos ir todos en mi auto, así que dejamos el auto del Andy y el de Caio en la cochera de casa.

Como ya habíamos hecho la 'previa', llegamos bastante más alegres que comúnmente. Nos costó bastante trabajo encontrar la casa pero al fin llegamos. La habían decorada a la perfección y realmente había disfraces 'para aplaudir de pie' (extraordinarios). Otros estaban 'pasables' y otros directamente, se pasaron de 'rosca' (exageraron) y prácticamente andaban desnudos o con algún tipo de adminículo que le ocultaba algo de los genitales, pero poco y nada (había un Cupido sensacional, pero era medio viejo). 

También había gente que solamente usaba 'máscaras' o eran travestis o estaban disfrazadas de 'mina'  (mujer). La música sonaba fuerte y la mesa de comidas se había dispuesto para que cada uno se sirviera y la comiera, sin tener lugar fijo. En una 'barra' (mostrador) había bebidas de toda clase y los asientos estaban dispuestos acá y allá. El jardín no estaba del todo iluminado, así que varias 'parejas' y 'disparejas' pasaron a esos lugares oscuros y ocultos para hacer cosas 'non sanctas'. En fin. Tampoco era para escandalizarse...

La mayoría de la gente era de la edad de AA, gente 'madurita' (cuarentones/cincuentones) pero también había 'treintañeros' y algunos pocos (entre ellos nosotros), 'veinteañeros'... Obviamente que nos relacionamos todos con todos y en un momento de la fiesta, se repartieron 'papel picado' y 'nieve artificial', elementos que sirvieron, junto a la música, a estrechar mucho más las relaciones. Yo conversé mucho con unos 'maduritos' amigos de AA y me saqué de encima los 'prejuicios' que con ellos tenía. 

Indudablemente, no toda la gente es igual. Sentía que los tipos me admiraban y querían algo más que conversar conmigo, pero salvo los diálogos de 'dobles intenciones' no pasaron de 'insinuaciones' o 'indirectas' y disfruté de la compañía de esos gays. Otro tanto, les pasó a los demás chicos. Hubo algunos 'avances' (insinuaciones) sobre ellos, pero se ve que nos vieron tan 'pollitos' (jovencitos), que la 'cosa' no pasó a mayores. Bailamos y realmente hicimos lo que queríamos hacer: ser el 'centro' de la fiesta.

De todos modos, Albert y Armand, anduvieron siempre merodeando, muy cerca nuestro para que nadie se propasara y termináramos la fiesta en paz como finalmente ocurrió. Ya casi llegado el amanecer y con muy poca gente en la fiesta, decidimos volver a casa. La verdad que ninguno de nosotros estaba en condiciones de conducir un auto. Seguro que sobrepasábamos el nivel de alcohol en sangre por mucho, así que decidimos tomar un taxi, dejar mi auto y volver por él, al día siguiente. En eso estábamos, cuando pasó un auto por enfrente nuestro y nos preguntó si teníamos algún problema. Así que le contamos lo que nos pasaba y el tipo que manejaba (un cincuentón largo) y su pareja (un cuarentón), invitados a la fiesta, se ofrecieron a llevarnos porque taxi allí no íbamos a conseguir y en la ruta, menos que menos. El que conducía, me aseguró que no había tomado alcohol, así que podíamos subir confiados. Así que hicimos así. Nos acomodamos como pudimos y nos dejaron en la puerta de mi casa, pero antes, nos sacaron la promesa de volver a vernos para 'conversar' y 'conocernos' un poco más... jeeeeeee...

11 comentarios:

  1. Que graciosas y divertidas suelen ser esas fiestas. Hace mucho que no voy a una...
    Caio! Ese muchacho es pura virtud. Que ganas de cruzarme con un pibe así. Jaja.
    Abrazo grande, querido.

    ResponderEliminar
  2. Pablo:
    Caio tiene muchas virtudes en todo sentido.

    Pero también están los otros chicos, de los que me vanaglorio de ser no solamente su amigo, sino también haber sido en su momento, su amante y haber tenido con ellos, excelentes 'camas'...

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, es que no todos los viejos de cuarenta, como tú dices, son igual de desagradables que el administrador del 8º piso de tu edificio. Ese tipo habría encontrado una buena excusa en el disfraz de Caio.
    Me alegro de que te lo pasaras bien, aunque fuera vestido de romano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Una buena oportunidad para ampliar el círculo de vuestras amistades. Esperemos que no sea más de lo mismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola luks! Me re alegro que le hayan pasado bien y que el haber tenido contacto con cuarentones con dos dedos de frente y un poco de respeto y sentido comun te hayan mostrado que no todos son iguales. un beso gigante, nunca cambies, Marco.

    ResponderEliminar
  6. Suena bien la fiesta que tuvistéis. Me encantaría verte vestido con la túnica blanca que describes. ¿Posibilidad de que pongas una foto? Por pedir, que no quede ;)

    ResponderEliminar
  7. Alucinaito:
    Yo no dije que todos los 'cuarentones' fueron iguales. Sí dije que tengo malas experiencias con gente de esa edad y más grandes también.
    Espero que esta vez y conociendo gente 'nueva' cambien mis prejuicios.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Josep:
    Esa es la idea: cambiar vivencias para no seguir 'prejuzgando'.

    Lo que sucede es que nunca tuve ni tuvimos buenas experiencias con gente muy adulta.

    Ahora tenemos la oportunidad, espero que las 'cosas' en general mejoren y no se profundicen.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Marco.
    Obviamente los adultos mayores no son todos iguales, pero cuánto se parecen...!!!

    Espero que al conocer gente 'nueva' y 'criteriosa' cambie en nosotros, lo que pensamos de los adultos mayores.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Mark27:
    No tomamos fotos de nuestros disfraces.

    Si hubo varios en la fiesta que sacaron muchas fotos. Será cosa de ubicarlos y ver si tienen fotos nuestras...

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. No, no, no.
    Yo no dije que tú dijeras que todos los cuarentones fueran iguales. El "como tú dices" de mi primera frase del comentario anterior, se refiere a que llamas viejos a los cuarentones,lo cual resulta un tanto cargante, para los curentones, claro. :(

    ResponderEliminar