viernes, 9 de mayo de 2014

Adolescencia tardía






Lo que hasta hace poco los especialistas solían llamar 'adolescencia tardía', ahora la 'Organización Mundial de la Salud' (OMS) acaba de definir directamente como adolescencia, al menos en el caso de los menores de 25. Pese a que históricamente este organismo internacional limitaba este período entre los 12 y 19 años, ahora muchos de sus especialistas sostienen que esta etapa de la vida se prolonga hasta los 25 años.

Hoy, la realidad argentina, marca que las crisis de familia, de valores y hasta la económica hicieron que los adolescentes 'actuales' incorporaran la realidad de un modo distinto, acaso con más temores y menos expectativas que sus generaciones anteriores, y entonces es lógico que se planteen no apurarse a crecer o a asumir responsabilidades de adultos. Este tiempo para elaborar la 'adultez' se fue dilatando, especialmente en los hogares de 'clase media'.




Desde el punto de vista psicológico, en la Asociación Psicoanalítica Argentina no son pocos los que hablan de cierto 'interjuego generacional entre padres e hijos de detención del tiempo', algo que, palabras más o palabras menos, los propios profesionales se encargan de explicar así: 'es como sí quisieran perdurar un poco más como padres de hijos dependientes y éstos, como hijos dependientes de esos padres'.

Es más: contrariando incluso a los parámetros que establece la OMS, no son pocos los especialistas para los cuales 'la edad de la adolescencia puede llegar hasta los 34 años', y están quienes afirman que la adolescencia será en pocos años un término 'obsoleto', pues el límite tiende a extenderse años tras año. La falta de trabajo, la pérdida de valores, la falta de liderazgo o las crisis, hacen que los nuevos jóvenes encuentran cada vez más difícil definir su 'identidad'.

En los años 60 y 70 eran muchos los padres de los sectores medios que lamentaban que sus hijos se fueran a vivir solos a poco de cumplir los 23 o 24 años. Esos padres recordaban sus propios 20 años, cuando los jóvenes dejaban el hogar paterno del brazo de sus maridos y esposas. Hoy, en los mismos sectores sociales, no son pocos los padres que se preguntan cuándo se irán estos hijos dependientes que, pasados los 20 años y no tan lejos de cumplir los 30, siguen viviendo en casa de sus padres, con comportamientos de 'adolescentes' y poca apetencias de convertirse en adultos. Qué tal...??? jeeeeee...









15 comentarios:

  1. Anónimo9/5/14 1:51

    Luckitas: ¡la pegaste, cheeeeee!. La ciencia te da la razón. Seguí disfrutando de tu adolescencia, que aún te faltan como 10 años. Qué envidia! (sana, eh?). Saludos. Daniel

    ResponderEliminar
  2. Conforme te leía una tormenta de ideas se abalanzaba en mi cabeza: pues si adole-cen, se les debería retirar el derecho al voto...; una sociedad al estilo de "Un mundo feliz" que manipular...; ¿la OMS; esa que hizo gastarse a los estados una fortuna en vacunas contra la gripe aviar a favor de las multinacionales farmacéuticas?...; ¡"pa" qué seguir! la confusión no es buena para el conocimiento, propio, o general.

    ResponderEliminar
  3. En mi concepto de adolescencia, que no es tanto la que tu planteas, sino más físico y mental, es decir, del desarrollo corporal, tenía situado el final de la adolescencia alrededor de los 25, y me parece que eso se mantiene...

    Si la situamos en eso que se llama emancipación, me parece que tienes más razón que un santo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9/5/14 5:48

    Me parece a mi o estás buscando motivos para seguir considerándote "adolescente" (a pesar de tener casi 23 años) y continuar sin culpa tu tren de vida, que incluye involucrarte sexualmente con menores de edad?
    Alejo

    ResponderEliminar
  5. Esto de las clasificaciones es útil, a modo de esquema mental, para entender mejor la realidad, pero no se entiende muy bien cómo ciertos especialistas pueden definir la adolescencia hasta los 34 años. ¿Por qué 34 y no 33 y 7 meses? Un señor adolescente de 34 años que vive con sus padres por motivos económicos o porque no tiene nadie mejor con quién vivir -incluyéndose a sí mismo-, ¿deja automáticamente de ser adolescente el día que cumple 35, aunque siga viviendo igual? Probablemente existen adultos de 17 de los pies a la cabeza y adolescentes de 58.

    ResponderEliminar
  6. Daniel:

    Acá, al menos es así. La OMS habla de un problema típico de la Argentina, donde por diferentes causas, la adolescencia se eterniza y la juventud nunca llega.

    Obviamente no se da en todos los casos, pero esto, se conoce en base a estadísticas y estudios realizados en cientos de 'jóvenes' que siguen actuando como 'adolescentes'...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Betulo:

    Es algo muy raro lo que ocurre acá, pero psicológicamente tiene una respuesta.

    Nuestra sociedad (y cuando hablo de 'nuestra' hablo de la sociedad argentina) presenta algunas características que hace que nuestra juventud, se comporte mayoritariamente, totalmente 'inmadura' y se niegue a la madurez por diferentes factores que influyen en esa postura.

    Obvio que no es mi caso, pero si el de la mayoría de los jóvenes que viven en mi región (desconozco si esto existe en otras regiones del país).

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Josep:

    Lo que nos sucede no es físico ni mental, sino psicológico.

    El joven se niega a asumir su juventud y se mantiene dentro de los parámetros de una adolescencia eterna.

    Claro que física y mentalmente, son verdaderos 'diositos'... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Alejo:

    Obviamente yo no entro en la categoría esa de la adolescencia 'tardía'.

    Por diferentes circunstancias puedo ser inmaduro en algunas cuestiones, pero no me niego a 'crecer'.

    Tampoco necesito justificar ante nada ni nadie mis relaciones 'amistosas' o 'sexuales'.

    Soy lo que soy y hago lo que hago, sin renegar, claudicar, deprimirme o angustiarme por eso.

    Vivo la vida como creo que se merece ser vivida, y si cuento la forma en que la vivo, es porque sé positivamente, que a alguien estoy ayudando.

    De lo contrario, hace tiempo que hubiera dejado de escribir mis 'diarios'... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Alucinaito:

    Obvio que esto de la 'adolescencia tardía' se debe exclusivamente a ciertas estadísticas que se han hecho acá en la Argentina.

    Por supuesto que hay flexibilidades como también hay excepciones que quizás confirmen la 'regla'.

    En mi caso, no creo que yo pase a formar parte de esa estadística, pero sí hay muchos jóvenes argentinos, que siguen comportándose como verdaderos 'adolescentes'.

    Y eso lo ves por sus 'actitudes', 'comportamientos' y 'conductas'. Por supuesto que hay excepciones (yo mismo me considero una excepción)... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Anónimo13/5/14 0:32

    Betulo: afortunadamente la Iglesia Católica es más compleja que los dogmas que citas. Continuamente personas que no tienen idea de amar a otra persona como pareja preconizan la castidad y la heterosexualidad forzadas como regla de conducta. Está bien que tú creas esas cosas y que interpretes la homosexualidad como una "auténtica prueba", en conformidad con tu credo, pero hay quienes no lo hacen, y ellos son, más todavía, una "auténtica prueba" para quienes piensan que vivir con sus instintos bajo sospecha es asimismo una auténtica prueba; es decir, creo que a muchas buenas personas-como tú mismo, imagino- se les mueve un poco la consciencia cuando ven que muchachos jóvenes como este chico de Rosario, aún fresco y lozano, y limpios en buena medida- aunque no completamente- de los prejuicios de tu generación, intentan vivir sus existencias de manera más libre. Te recomiendo con modestia, Betulo, que intentes, antes de juzgar al resto, responder ante ti mismo de tus propios actos y razonar acerca de si está verdaderamente correcta la manera en que vives. Recuerda la máxima kantiana de ser libre de tal manera que mi libertad sea parte de un juicio del que pueda predicarse validez universal. El milagro de un homosexual es que, pese a vivir en estas sociedades aún oscurecidas por la ignorancia de que hacen gala las masas con la más absoluta impunidad, pueda hacer encajar su dicha existencial- émulo de la de su propio Creador- con la verdad del universo entero. Si das con esa respuesta- en la vida misma-, te felicitaré, pero antes de ello, no mortifiques a quienes están tratando de liberarse de las mismas espinas que te desgarran el alma (porque te dejas).

    ResponderEliminar
  12. Eso de que la adolescencia dura hasta los 25 años ya lo había leído antes (solo no recuerdo dónde)... es por ello que digo que aún estoy en edad pa cuando se me da mis 'chiquilinadas' jaja. Aunque bueno yo trato de madurar y crecer ya porque a veces siento que aún soy un adolescente... más porque parezco uno de ellos y así no llego a sentirme como adulto.

    Salu2

    ResponderEliminar
  13. Anónimo (lástima que no dejaste un nombre con el que llamarte):

    Creo que tu respuesta a Betulo es más que correcta, completa y clara.

    Estoy de acuerdo en lo que decís, aunque como los curas, muchas veces digo algunas cosas pero en realidad hago otras.

    Creo que eso se da, porque en parte, 'estoy viviendo'... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Erik!

    No podías expresarte mejor y coincido mucho en lo que pensás y en lo que te pasa.

    No sé si yo mismo trato de 'extender' mi adolescencia aunque al mismo tiempo trato de 'madurar' en todo lo que pueda.

    Sin duda que la 'maduración' nos llega, no en forma integral, pero vamos madurando parcialmente y eso es lo que verdaderamente importa, sino nos vamos a encontrar con los ejemplos que da Alucinaito: gente madura de 18 e inmadura de 56...

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Anónimo29/5/14 0:49

    Gracias, Luckitas, me pareció necesario también decirle a ese señor que su vida misma está sujeta a las mismas interrogantes que la de cada cual. Si bien yo tengo veintitantos-seguramente más que tú, aunque debo ser mucho más interesante que tus "diositos" (eso es una broma)-, creo tener la experiencia suficiente como para saber cuándo alguien está hablando desde sus propios miedos e inseguridades. Te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar