sábado, 17 de mayo de 2014

Ironías de la vida (II)





Fran (como lo conocen todos a Franco), más allá de su personalidad y su educación, es un pibito con el que no hablamos 'in profundis' mucho. Obviamente que nos conocemos bien, nos apreciamos como amigos, ejercimos durante mucho tiempo el 'derecho a roce', tuvimos muchas salidas y también sexo de diferentes formas: sentados, parados, de espaldas, como perritos, casi siempre entre las estanterías metálicas de la librería del cole, donde tirábamos en el piso, unas cajas de cartón, abiertas, a modo de colchón...

Y ahí dábamos rienda suelta a nuestras 'calenturas'. Aunque Franco, siempre fue 'segundón' porque al primero que le dedicaba todo mi tiempo y toda mi atención, era al Matius. Después venía Franco. Pero nunca se quejó de nada, siempre aceptó ser el 'segundo' y nunca mencionó que quería el protagonismo y no el papel secundario que tenía en mi vida. Casi, casi, es una especie de Tomi. Está siempre dispuesto, a satisfacer las ganas de 'otro' pero nunca impone nada. Acepta las cosas como viene y listo.

Pero bueno, decía en el post anterior, rodeados por las estanterías metálicas, que en lugar de elementos de librería, contenían diferentes envases de alimentos en conserva, cajas de cartón, cajones de madera y demás, dimos rienda libre a nuestra 'libido' y ahí nomás nos entrelazamos en un abrazo estrecho, unimos nuestras bocas en un beso de lengua profundo y nuestras manos viajaron a diferentes destinos. Franco metió su mano por debajo de mi pantalón y mi slip, mientras yo le masajeaba las nalgas y lo atraía hacia mí... 

Con bastante tiempo por delante y a pesar de que el ambiente estaba bastante destemplado nos fuimos desnudando, mientras seguíamos besándonos como desesperados. Franco me masturbaba rápida y fuertemente, mientras me comenzó a besar las tetillas y comenzó a bajar besándome el abdomen, el ombligo hasta que llegó a mi pubis. Me lamió como hace mucho que nadie me lamía de esa manera. Mi pija erecta 'cabeceaba' continuamente, hasta que Franco se la introdujo totalmente en su boca y me empezó a 'petear' (felacionar)...

En ese momento, dejé de pensar. Solamente disfrutaba del 'pete' (felación) que me estaba haciendo Franco. En un momento, Franco, dejo de 'petearme' y me dijo que lo peteara yo a él. Obviamente, no me hice rogar, caí de rodillas rápidamente y empecé a masturbar y chupar la pija de aquel 'diosito' que lo tenía practicamente a mi merced. En el mejor momento, cuando ya mi felación había tomado un movimiento rítmico, Franco me pidió que me detuviera porque ya casi no teníamos tiempo para más...

Eran casi las 8.45 y a las 9 empezaban a llegar los proveedores y posiblemente, el dueño del lugar. No eran puntuales, así que podían llegar antes o después de esa hora. Y me preguntó, si podíamos seguirla en mi casa a la noche, cuando él dejaba de trabajar. Yo le dije que no tenía problemas pero que estaba muy caliente para dejar todo para esa noche y que quería que me pajeara o me la chupara, así 'acababa' (eyaculaba) y no me quedaba hasta la noche con la calentura, porque después me empiezan a doler los testículos.

Franco se avino a que tuviéramos un 'rapidito' (sexo rápido), al menos para sacarnos la calentura. Así que sin decirle más nada, lo acosté sobre una bolsa de arpillera que había ahi y me dediqué a embadurnar su agujerito, tratado de dilatarlo. Como no tenía lubricante, usé 'margarina' (manteca vegetal) al mejor estilo del 'Último tango en París' y mientras lo besaba, con una de mis manos lo masturbaba y con la otra, embadurnaba y dilataba su agujerito. Franco gemía al sentir mis dedos dentro suyo.

Después me dijo que dejara de 'pajearlo' porque estaba por 'acabar' (eyacular). Así que como pude, lo acosté de espaldas, levanté sus piernas y las puse sobre mis hombros y con mucho cuidado, apoyé la punta de mi pija en su agujerito. Con un poco de esfuerzo y mucha habilidad pude penetrarlo, pero se la tuve que sacar porque Franco quería que yo usara 'forro' (preservativo). Así que tuve que sacársela, colocarme el forro y metérsela de nuevo. Llegado ese punto escuchamos que alguien tocaba el timbre de la puerta.

Yo lo tenía a Franco totalmente a mi merced, prácticamente ya penetrado y a punto de iniciar mi 'vaivén' pero el timbre de la puerta no dejaba de sonar. Franco rápidamente se libró de mí y atendió por el portero eléctrico. Era uno de los proveedores que traía mariscos. A Franco no le quedaba otra que atenderlo. Se vistió rápidamente y fue a su encuentro. Yo de mala gana lo esperé, totalmente desnudo. Estaba a punto de reventar y quería hacer mío, sí o sí a Franco. Pero, él ya no quiso seguir. 

Así que me sacó el forro y mientras me 'peteaba', Franco comenzó a masturbarse. Él eyaculó rápidamente. Yo demoré un poco más. Mi leche cayó sobre la cara y la boca de Franco, mientras éste seguía chupando y limpiándome de 'leche' (semen). Casi al mismo tiempo, volvió a sonar el timbre de la puerta de servicio. Franco que ya estaba vestido, se levantó rápidamente y fue a atender la puerta. Yo, de mala gana, me vestí. Al ratito, Franco estaba nuevamente conmigo. 

Me dijo que era imposible seguir. Que si yo queria, esa noche iría a casa a tener sexo como hace mucho que no teníamos y con todo el tiempo del mundo por delante. Le dije que sí. Me dijo que volviera esa noche a comer ahí, un rato antes de cerrar, así, de paso, comía las exquisiteces que él cocinaba y después volvíamos juntos a casa. Le dije que a la noche tenía que ir a la facultad. No quería ofenderlo, diciéndole que todo lo que preparaba, yo no lo pensaba comer ni loco que estuviera. 

De todos modos, quedamos en que yo lo pasaba a buscar y se quedaba conmigo en casa esa noche. Y así lo hicimos. Lástima que no pudimos volver a repetirlo, porque a pesar que nos dimos cuenta, que nos complementábamos excelentemente bien y teníamos una muy buena 'cama' (sexo). Después, cuando nos pusimos a conversar, para descansar un poco antes de seguir, Franco me confesó que estaba 'de novio', con un chico que había conocido en el restaurante y no quería 'lastimarlo' siéndole infiel y sabiendo que de mí, poco podía esperar, ya que conocía mi 'poliamoría, infidelidad o como quieran llamarle'... De todos modos, me dijo que de vez en cuando le gustaría que nos pudiéramos 'encontrar' para hacer 'algo'. Yo, la verdad, al principio no supe que decirle. Después, obviamente, le dije que sí, porque el refrán dice que 'en donde hubo fuego, cenizas quedan', y tampoco es la cuestión, desperdiciar cenizas que seguro quedaron calentitas... jeeeeeee...




22 comentarios:

  1. Lo que es la memoria. Yo recordaba de cuando nos contaste tu época en la librería del cole, además de las visitas de las madres, sobre todo las del Matius, que se escapaba de clase a la menor oportunidad en busca de sexo. A Franco le recordaba muy en segundo plano, poco menos que vigilando la puerta mientras te encontrabas con Matius, y sobre todo muy reacio a tener cualquier relación en ese lugar de trabajo. Seguro que era mi memoria, no creo que fuera que a Franco le motivara más el pescado que el papel. Eso sí, me tienes que reconocer que con ese timbre sonando cada 2 minutos no hay manera de hacer nada.

    ResponderEliminar
  2. Lástima de convenciones, porque creo que de vez en cuando lo hubierais pasado de maravilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo19/5/14 0:39

    Atrapante la historia en dos capitulos, con final inesperado: el "noviazgo" de Franco no me lo esperaba como un obstáculo frente a la posibilidad de nuevas sesiones, aunque por su acotación "'encontrar' para hacer 'algo" cabe sospechar que el noviecito no logra satisfacerlo tanto como vos. O sea: la puerta está bastante bien abierta.Lo de la margarina le dio un toque cómico a todo el asunto: un hallazgo, realmente. Felicitaciones!!!. Ah, la foto complementa bien el texto; solo harian falta por ahi algunas botellas de salsa de soja, unos pescados rojos, algun recipiente con arroz blanco, montañas de platos y servilletas de papel. he he he. Saludos, Daniel.

    ResponderEliminar
  4. Algo es algo dicen.. por lo menos acabar en su boca pudiste, que es lo mejor que hay jaja! Aunque lo dejaras al cheff con la cola en-mantecada y con ganas de mas, pero es nada! beso!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo19/5/14 1:22

    Hola, Luckitas, veo que lo llevas muy bien... ¿Me puedes meter en tu grupito? Necesito conocer a alguien que me "inicie" y pareces ser el indicado. Muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  6. Anónimo20/5/14 0:27

    HOLA! Una pregunta.. que me despierta dudas, metiste tus dedos en su agujero con mantequilla y no te ensuciaste con caca?? (algo tan natural y perdon por expresarlo asi) pero como fue un encuentro no planeado no se si el pasivo estaba preparado y todo eso.. me intriga saber como se desenvuelven las cosas en esos casos...

    ResponderEliminar
  7. Alucinaito:

    No es que tu memoria falle (aunque ya tendría que)... jeeee... Pero es así como decís. Cuando trabajábamos juntos en la librería del colegio, tuve sexo mucho más intensamente con el Matius que con Franco.

    Aunque Franco nunca se negó a mis 'requerimientos' fue mucho más temeroso de hacer algo entre 'bambalinas' del colegio a hacerlo ahora en la cocina del restaurante japonés.

    Será que estamos más grandes o estábamos más 'calientes' porque hacía mucho tiempo que no nos veíamos y desde ahí su (nuestra) reacción.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Josep:

    Verdad que sí, no hay nada más molesto que las interrupciones (en este caso, casi continuas) cuando tenés sexo...

    Pero lo hicimos de 'calentones' y por no saber esperar mejores momentos... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Que te doleran los testículos si no acabas jaja Floro (verso) barato para conseguir lo que quieres jaja...

    No entiendo el título con respecto al texto, qué hay de irónico sobre este chico... quizás sea por lo que tiene pareja, pero también me parece que te está metiendo 'floro' (verso) porque si realmente no quiere hacerle daño a su "pareja", te lo hubiera dicho y no hubiera tenido ni un faje contigo desde el principio, no?

    Me encanta el japonés, pero reconozco que su comida no es tan rica... no he podido ni comer el suchi (y tuve la oportunidad de probarlo y no lo hice porque me pareció asqueroso). La comida china es un poco mejor... aunque en Estados Unidos, cuando pedían comida china, yo solo comia arroz blanco con pollo y vainitas enderezado con la salsa de soya.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Daniel:

    El hecho de que Franco quiera que nos encontremos de vez en cuando para hacer algo, te indica que el mito de la fidelidad gay es solamente eso: un mito.

    Lo de la 'margarina' era lo único que tenía a mano (además de aceite que embadurna mucho). La idea no fue mía sino del film 'El último tango en París', con Marlon Brando. Con la diferencia que a Marlon Brando le unta el culo una 'minita' para meterle los dedos y yo a Franco no le quería meter precisamente, mis dedos... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Juan:

    En la cocina me saqué la 'leche' pero en casa, esa noche, Franco me sacó la 'calentura' que se me venía acumulando desde hacía un tiempito... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo 1:

    Si reunís los requisitos podés ser bienvenido al grupo...

    Aunque eso de 'iniciarte' no sé. Si sos un 'diosito' con mucho gusto te doy la mejor 'cogida', digo 'acogida'... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Anónimo 2:

    Jeeee... Tampoco le hice a Franco, una 'dilatación' tan profunda como para encontrarme con sorpresas desagradables.

    De todos modos, y como no sé si sos de Argentina o de dónde, te comento que acá usamos mucho el 'bidé' (googlealo sino lo conocés) en lugar del papel higiénico, por lo que los culos están mucho más limpios que en aquellos países donde desconocen la existencia de este sanitario o el uso es infrecuente.

    Aún así y todo, muchas veces te encontrás, con ese tipo de 'sorpresas' cuando 'cogés' (follás) inesperadamente y a 'pelo' (sin forro). Pero bueno, 'el que quiera rosas, tiene que soportar también sus espinas'... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Erik!

    Lo irónico fue 'tener' sexo en un lugar al que comúnmente no iría. Imaginate, rodeado de pescados y mariscos (que me dan asco), verduras (que no como) y diferentes tipos de arroces (a los que prefiero no incluirlos en mi dieta proteínica). Si eso no es una ironía del destino... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Entonces dime esos requisitos para el grupo... No sé si quiero metértela yo o que me la metas... Eso se puede conversar, jajaaa... Beso.

    Anónimo 1

    ResponderEliminar
  16. Anónimo 1:

    Condiciones 'sine qua non' para integrar nuestro grupo:

    1- ser menor a los 22 años (excluyente)

    2- ser 'diosito' carilindo, delgado, simpático, facherito (excluyente)

    3- ser gay o 'bi' o hetero (no excluyente)...

    Todo lo demás es 'charlable'... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Anónimo27/5/14 2:01

    Dale, ¿y qué hago si las cumplo? ¿Con quién hablo? Saludos ;)

    ResponderEliminar
  18. Anónimo

    No tenés que hacer 'nada'. Solamente sentarte a 'esperar'. Si sos un verdadero 'diosito' más tarde o más temprano, alguno de nosotros (o yo mismo) nos vamos a poner en contacto con vos (aunque hace bastante que no 'entra' nadie nuevo al grupo. Por qué será...???). Eso sí, tenés que vivir en Rosario, obviamente...!!! (nos gusta los contactos 'reales' y no los 'virtuales')... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  19. Jajaja, mira, si me siento a esperar mucho tiempo, capaz que deje de cumplir alguno de los requisitos... Ojalá que algo pase. Beso ;)

    ResponderEliminar
  20. Anónimo:

    Betulo (un crítico lector español que tengo desde tiempos inmemoriales) me y te diría que como un verdadero 'depredador' siempre ando 'cazando'... jeeeee...

    Y no es tan así. Es una verdad a medias. Si realmente sos un verdadero 'diosito' y no estás muy escondido en una 'caja de cristal', más temprano o más tarde, entraremos en contacto (Rosario, es tan chica!)...

    Incluso, si querés, me podés escribir un mail y podemos conversar un poco más 'in profundis'. Mi dirección es yo.lucky.luciano@gmail.com

    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Anónimo1/6/14 2:37

    Pero Luckitas, si eres el "depredador", entonces lo lógico es que me escribieras tú, no yo ;)
    Beso.

    ResponderEliminar
  22. No sé que pinto yo aquí pero, por alusiones, me meto. Creo que va a ser un poco difícil ponerse en contacto con un anónimo ¡CON LOS FANTASMAS QUE CORREN POR EL CIBERESPACIO! por otra parte; el "depredador", está viejito; ya tiene VEINTITRES años y caza poco; otros de la manada cazan para él y le dejan distraerse con los despojos por la influencia que mantiene.

    ResponderEliminar