martes, 13 de mayo de 2014

Ironías de la vida






Hasta ahora venia todo más o menos bien. El hecho de tener otras obligaciones y otros compromisos no nos dejan juntarnos como antes. Si me junto mucho con los 'pollitos', no tanto con el Pollo, porque ya dije que la madre me lo está 'mezquinando' bastante. Es decir, no me lo está mezquinando a mí, creo que 'nos' lo está mezquinando a todos, incluido al 'pollito' y a los amigos, que tienen más o menos la misma edad. Se habrá dado cuenta de que andaba en algo raro...??? Será que sabe que le gusta la 'masita' (que es gay)...???

Así que últimamente ando solo de nuevo como 'loco malo'... De tanto en tanto, veo al resto de los 'diositos' y nos cuesta horrores, juntarnos todos juntos de nuevo, como pasó el fin de semana santa. El único que no estuvo fue Franco, porque él trabaja y no podía faltar esos días. La verdad que mucho no me interesaba la causa, sino más bien, que no fuera con nosotros. Y hacía tanto tiempo que no lo veía, que tenía ganas de verlo y de ser posible, más que 'verlo' también.

Por eso, me sorprendió encontrarlo días pasados, cerca de la facultad. Iba caminando por la avenida que pasa cerca de la facultad y como era temprano, había poca gente por la calle, lo que me permitió identificarlo casi inmediatamente. Además a Franco lo conozco tan a fondo que me resulta imposible dejar de reconocerlo. Y creo que no profundizamos más nuestra relación, por la familia de mierda que tiene y por el barrio de mierda donde vive, que si era peligroso hace unos años, ahora está imposible.

Así que me adelanté un poco, estacioné el auto junto a la vereda y esperé que pasara. Obviamente, pasó a mi lado, con indiferencia y sin mirarme. Tuve que llamarlo por su nombre, después de haberle 'chistado' varias veces y 'no me había dado bola' (prestado atención). Apenas escuchó mi voz, se dio vuelta y vino a mi encuentro. Directamente abrió la puerta delantera y se sentó a mi lado. Nos saludamos afectuosamente y empezamos a hablar como dos viejos amigos que somos.

Le dije que no tenía mucho tiempo porque iba a la facultad. Él me dijo que iba para el trabajo, pero que entraba temprano porque era 'chef' (cocinero) en un incipiente pero afamado restaurante de comida japonesa. Con casi 24 años, ya es cocinero de 'Tal Lado'...??? Yo no lo podía creer y así se lo dije. Franco me dijo que era la verdad: había entrado como ayudante del 'chef' hace unos cuantos meses atrás, pero había trabajado tan bien que los 'habitués' del restaurante pedían que les cocinara él.

Ergo, el japonés, dueño del restaurante, no tuvo mejor idea que nombrar 'chef' a Franco también. Como yo seguía sin creerle que hubiera llegado tan 'alto' en tan poco tiempo, me dijo que fuera con él hasta el negocio. Él tenía las llaves para abrir el restaurante y era el indicado para atender a los proveedores, que llegaban temprano con la mercadería de ese día, que él se encargaba de seleccionar y abonarla. Pero todo eso ya era historia... Franco en ese momento ocupaba todo mi pensamiento.

Creo que también yo ocupaba el pensamiento de Franco y corrió tanta agua bajo el puente, cuando trabajamos juntos en la librería del colegio, que rememorando aquellos tiempos, nos excitamos y ya nos estábamos mirando con ganas. Así que me olvidé de mis clases en la facultad y di la vuelta, para ir con Franco, al restaurante donde trabajaba. El lugar no es grande, pero está excelentemente decorado, muy bien ambientado y por sobre todas las cosas tenía algo 'especial': no había nadie.

Era verdad nomás, que Franco tenía las llaves para abrir el negocio y para atender a los proveedores que llegaban después de las 9 de la mañana. Pero como recién eran las 8 pasadas, se dedicó a mostrarme el lugar y también la cocina, donde desempeñaba todo su arte. La verdad que ver aquello, era una especie de ironía del destino. Aparentemente, para Franco, no existen secretos de la cocina japonesa pero yo no podía creer que lo que yo veía.

Todos, o casi todos los platos de la cocina japonesa, están basados en alimentos que yo no comía ni pensaba comer, por muy exquisitos y aplaudidos que fueran: arroz de toda clases, verduras de todos los colores, pescados de todos los tamaños conformaban el 90% de los platos que preparaba Franco y su séquito de ayudantes, para 'traidores' argentinos, que prefieren comer eso, en lugar de una buena milanesa de nalga (de vaca), un riquísimo lomito, un 'entrecot' (bife de chorizo) a la plancha, un buen costillar de ternera a las brasas o en el último de los casos, la tan 'baqueteada' (usada) hamburguesa, aunque sea de Mc Donalds...!!! Pero no todo terminó ahí, sino que empezó ahí. No sé si fueron los recuerdos de otros tiempos, cuando éramos dependientes de la libreria del primario del cole y andábamos entre las estanterías metálicas llenas de cajas y cajones diversos o el tiempo que hacía que no nos veíamos y que no hacíamos nada de nada o simplemente la 'calentura' que nos teníamos, que sin decir 'agua va', ya nos estábamos transando, en el medio de las bolsas de arroz, las verduras y los ojos abiertos, sin párpados, de los pescados congelados, mudos testigos de aquel encuentro inesperado pero deseado... (continúa)





13 comentarios:

  1. Tu encuentro de hoy me ha hecho pensar que os estáis haciendo mayores, acabando ya vuestra adolescencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Josep:

    Así es. 'El tiempo pasa y nos vamos volviendo viejos' (ya empezamos a revivir recuerdos)... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Tiene mucho peligro esa costumbre tuya de tener encuentros tan amistosos en el ámbito laboral. Como os pille el japonesito lo mismo le sienta mal que distraigas a su chef o que organices escenitas que escandalicen al pobre salmón, lo cual puede acabar afectando a la calidad del sushi.

    ResponderEliminar
  4. Luckitas: Me encanta la comida japonesa!!! Lástima que no nombras el restaurant de Franco para saborear los productos de sus manos cuando pase por tu ciudad. Ansioso espero la continuación del relato de los hechos acaecidos entre pescados, arroces, salsa de soja, troncos de apio, glass noodles y exóticas especies orientales. Saludos, Daniel

    ResponderEliminar
  5. Tendrías que probar la comida china o japonesa, es re rica y mas sana que un pedazo de nalga como decís vos! jaja.. No se como sigue esto, pero esta emocionante! espero por leer el resto. beso

    ResponderEliminar
  6. Alucinaito:

    No pasa nada. Por suerte para nosotros el dueño no fue pero si fueron los proveedores (en el otro post te cuento).

    Te confieso que no es nada agradable intentar 'hacer el amor' entre arroces, verduras y pescados. Es casi, casi, una tortura... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Daniel:

    No es difícil encontrar el restaurante japonés donde trabaja Franco.

    Es el único restaurante japonés que más fama tiene en toda la ciudad.

    Para más datos, todos recomiendan sus platos, especialmente el 'sushi'.

    Yo solamente lo pienso probar sino me queda otro remedio (el arroz, las verduras y el pescado es una muy mala combinación para mí).

    Pero hay gente que le gusta... En fin, para gustos, los colores, como dicen los españoles.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Juan:

    No me niego a probar las exquisiteces de la cocina 'japonesa' o 'china' mientras no tenga arroz, ni verduras ni pescados.

    Entre sus platos, hay cerdo y pollo (aunque las malas lenguas dicen que son gato o perro), pero son platos agridulces que tampoco mucho me gustan o una especie de 'fideos' que comen creo que con salsa de soja.

    Será todo muy rico, pero yo sigo prefiriendo la carne de ternera a las brasas, fritas o a la llama (aunque los 'veganos' me la tengan jurada)... jeeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Hola luks! Que buena onda ese encuentro, demuestra que estas creciendo sin ninguna duda. La comida japonesa es súper nutritiva. Yo la frecuento. Estoy a full Laburando todo el día, eh ahí que te tengo medio dejado con los comentarios, pero entro siempre! Un beso enorme. Marco

    ResponderEliminar
  10. Marco:

    No puedo creer que alguien que viene de 'tierra adentro' le guste el arroz, las verduras y el pescado...!!!

    Mas nutritivo que un costillar 'al asador' no vas a encontrar por muchas vueltas que des alrededor de la cocina japonesa...!!! jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. ¡INCREÍBLE, TILDAR TÚ DE TRAIDORES...! En España existe un giro coloquial: “le gusta la carne y el pescado”

    http://solo.infames.org/la-carne-y-el-pescado/

    para que, AHORA, vengas a hacer defensa de exclusiones culinarias argentinas; ¡COMEDOR DE MILANESAS Y PAPAS FRITAS! hay que variar la alimentación.

    ResponderEliminar
  12. Betulo:

    Y sí, son traidores. Una persona que proviene del campo argentino no puede alimentarse con otra cosa que no sea 'vaca'. Ni cerdo ni ovejas ni aves ni pescado ni hostias...!!!

    Sabías que en el siglo XIX los gauchos argentinos, mataban caprichosamente a una vaca, porque deseaban comer ese día, lengua de vaca...??? Así nos criamos los argentinos. Somos amantes de la carne de vaca y los segundos consumidores más grandes del planeta de ese tipo de carne (creo que la USA son los primeros).

    Otra cosa. Obviamente el que escribe esa página que me mandaste no es argentino. Acá al puto, se le dice que le gusta la carne de 'chancho' (cerdo). Y al 'bi' que 'patea' para los dos arcos (vallas) pero no le adjudicamos ninguna dieta alimenticia, así como tampoco el 'hetero', que patea para un solo lado pero que desconocemos sus gustos culinarios (por ahí es el que come pescado).

    El asado (lejos), la milanesa y el 'entrecot' o el 'lomito' son los cortes más consumidos por un argentino que se precie de serlo.

    Qué pescado, arroces ni verduras...!!! Por favorrrrrr...!!!

    Besos!

    Pero no tenemos eso de la carne y el pescado. Obviamente, el pescado debe ser la mujer por el olor a pescado que tiene encima... Si...??? jeeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. ¡EXACTO! y por la forma: concha, almeja...; pues la higiene también llega a esas partes y no siempre huele.

    ResponderEliminar