lunes, 23 de junio de 2014

Luces y sombras II





Bueno, la verdad que intentar conocer a San Pablo en un día y medio es prácticamente imposible, porque la otra mitad, la pasé en el estadio donde presencié la 'fiesta' inaugural del mundial de fútbol y viendo el partido entre Brasil y Croacia. Después, los 'festejos' y un poco más y nada más. Finalmente hicimos los preparativos para viajar a Río de Janeiro, al día siguiente. Así empezamos la segunda etapa del viaje:

Luces.
El viernes 13 salimos temprano en una 'trafic' (van o mini-colectivo) adaptado para trasladar a 10 pasajeros, rumbo a Río de Janeiro. El viaje se me hizo re-corto y disfruté muchísimo de toda la belleza que nos ofrecía el paisaje y también de la belleza de los 'diositos' brasileños que me acompañaban (Caio y sus hermanos).

Luces.
Como dice Charlieindio en su comentario, Río de Janeiro es una ciudad 'alucinante'. Está edificada en un lugar maravilloso donde se unen las sierras y el mar. Creo que del acceso hasta la casa de Caio, lo hicieron más extenso a propósito, para que observara la 'magnificencia' de la ciudad toda.

Luces.
Atravesamos enormes avenidas, hasta que desembocamos en una costanera que nos llevó hasta el barrio donde la familia de Caio, vivió hasta que tuvieron que trasladarse a Rosario. Sino fuera por la belleza de los 'diositos' rosarinos en comparación a los 'cariocas', no podemos 'competir' en nada... En fin...

Luces.
La casa de Caio está ubicada en uno de los barrios más lindos de Río de Janeiro. Y ahí siguieron las sorpresas: los amigos de Caio y de los hermanos, ya nos estaban esperando. Hacía mucho tiempo que ellos estuvieron ausentes del lugar y la amistad y el afecto se palpaba en el ambiente alegre y distendido.

Luces.
Cuando esos amigos/as se dieron cuenta de mi presencia y de que era 'argentino', me dieron una sincera bienvenida y me hicieron sentir tan cómodo en todo momento que rápidamente hicieron que se esfumaran mis 'prejuicios' que tenía contra los brasileños (con quienes competimos permanentemente).

Luces.
Almorzamos sandwiches y tomamos cerveza y gaseosas todos juntos y a la tarde fuimos a recorrer la Barra de Tijuca. Verdaderamente sen-sa-cio-nal...!!! Realmente no me alcanzaban los ojos para mirar y admirar tanta belleza. Ni qué decir de sus playas, sus 'centros comerciales' (shoppings) y 'diositos' obviamente...!!!

Luces.
Al atardecer, volvimos con Caio a la casa y ahí empezó a tomar forma otra 'sorpresa' que me tenía preparada. A la noche iríamos a una discoteca para chicos jóvenes del lugar, con desniveles y lugar VIP también para nosotros, una música sensacional y una iluminación extraordinaria.

Luces.
Los amigos de Caio no saben que es gay. Tampoco supieron que yo lo soy. Así que las 'chicas' enseguida se mostraron muy afectuosas, después de los primeros 'tragos' con alcohol que tomamos. En poco tiempo y para 'vender' una buena imagen, estábamos bailando y tratando de mostrarnos lo más 'hetero' posibles...

Sombras.
En un momento dado, Caio hizo que me 'despidiera' de sus amigos por estar 'muy cansado' y querer regresar a la casa para dormir. Antes, Caio, en mi nombre, se comprometió a volver a encontrarnos al día siguiente en la playa por la tarde, ya que por la mañana, iríamos a los principales lugares turísticos de Río.

Luces.
Tomamos un taxi. Caio le dijo algo al taxista, pero no se qué, porque cuando hablan rápido en portugués, no se les entiende. A las pocas cuadras, el taxi se detuvo frente a un edificio de departamentos. Caio me dijo que bajara y que él seguía hasta la casa. En la puerta del edificio, un muchacho me esperaba: Marco...!!!

Luces.
Yo no podía creer en lo que estaba viendo. Más alto, más desarrollado muscularmente pero también más lindo, Marco me sonrió y vino hacia mí, dándome un abrazo fuerte. Tan estrecho y apretado que ambos sentimos como nuestras pijas, se entrechocaban y comenzaba la erección en ambos.

Luces.
Obviamente, subimos hasta un departamento de alquiler temporario que habían alquilado sus padres con motivo de su viaje a Brasil. Obviamente, Marco vivía allí con dos amigos más. Obviamente, los amigos no estaban ni iban a estar esa noche. Obviamente, y después de hablar mucho, tuvimos sexo como dios manda.

Luces.
Esa mañana y antes de que Caio llegara, volvimos a tener sexo y volvimos a hablar mucho de nosotros y de todo lo que habíamos hecho en estos casi dos años de separación. Marco fiel a su palabra, es 'hetero' en México, donde tiene novia, pero conmigo es 'gay' y nos prometimos seguir así siempre.

Luces.
La mañana del sábado, estuvimos recorriendo los lugares turísticos de Río de Janeiro y reviviendo buenos momentos vividos en mi ciudad. A la tarde, volvimos a la playa y a la noche, en mi 'honor', los amigos de Caio hicieron un gran 'asado' (barbacoa) y nos quedamos conversando y conociéndonos más.

Luces.
Después, ya de madrugada, compartimos con Marco, el cuarto de huéspedes de la casa de Caio, la cama y nuestros cuerpos. Caio durmió con sus hermanos y el padre en su propio dormitorio. Solamente, a Thiago le extrañó que yo compartiera la cama con Marco y no con Caio, de quien era más amigo... glup...!!!

Luces.
El domingo, nos levantamos tarde y apenas si desayunamos algo. Después nos fuimos para el estadio. El Maracaná, realmente me dejó sin palabras. Claro que por tener 'plateas' (asientos) su capacidad bajó de 200 mil personas a 70 mil. Pero igual es algo imponente e inigualable. En fin...

Sombras.
El estadio estaba colmado de argentinos. Éramos casi 'locales'. Pero era impensable para mí, asistir a un estadio y presenciar un partido de fútbol, 'sentados'...!!! Por favor...!!! A qué loco desapasionado se le ocurre esto...??? Fuimos a ver a una selección de 'primera' y terminamos presenciando un 'fiasco' (fracaso).

Luces.
Por suerte, Messi es argentino y juega para nosotros porque sino, no sé como hubiéramos terminado (incluído el partido de antes de ayer contra Irán). Obvio que los brasileritos 'hinchaban' por nosotros pero creo que era solamente, porque yo era argentino, de lo contrario, hubieran simpatizado con los 'bosnios'... 

Luces.
Después del partido, fuimos a recorrer otras zonas de Río. Nos encontramos con los amigos de Caio y también de Thiago y todos juntos fuimos a 'yirar' (pasear) y recorrer la ciudad. A la noche, nos despedimos y con el padre y los hermanos de Caio y Marco fuimos a un restaurante 'a todo culo' (de mucha categoría). 

Luces.
Después regresamos a la casa de Caio y volví a disfrutar de Marco y él de mí como si hiciera mucho tiempo que no lo hacíamos. El lunes por la mañana, volvimos a recorrer algunos lugares de Río, compré ropa y también varios 'souveniers' (recuerdos) para la 'pibada' argentina. También para Caio, Marco, el padre y los hermanos.

Luces.
Por la tarde, Caio me dejó a solas con Marco para que nos disfrutáramos solos y paseáramos por Río. Nos compramos infinidad de cosas de recuerdos que intercambiamos y nos volvimos a prometer fidelidad aunque la distancia y el tiempo, jugaran contra nosotros. Finalmente, al atardecer, nos despedimos.

Sombras:
Sabía que todo ese 'sueño' que vivía se terminaría en algún momento. Por eso, decidimos, separarnos al atardecer de ese día. Al día siguiente, debería viajar con el padre de Caio y las otras personas, de regreso a San Pablo y de allí, a la Argentina. Caio, Thiago y Luizao se quedaban. Fue una noche de despedidas y de intercambios de regalos y recuerdos. Esa noche casi no dormimos. Vinieron todos los amigos de Caio nuevamente y armamos ahí mismo una fiesta 'privada' sin connotaciones sexuales 'gay', aunque sí, 'heteras'... Nos tomamos hasta el agua de los jarrones, jaaaaaa... La pasamos re bien y yo no quería que terminara nunca ese momento... Finalmente, cuando amaneció, fui a preparar mis bolsos. Me despedí de todos cuando la 'van' (mini-colectivo) pasó a buscarnos. Les dije que a lo mejor volvería para el verano nuestro o que ellos fueran a la Argentina que serían mis huéspedes. Si hubiera podido no regresaba. Pero otra cosa no me quedaba... El 'sueño' se me terminaba y debía volver a la realidad. Realidad que estoy viviendo hoy... Por qué será que todo lo bueno se termina...??? jeeeeee...




16 comentarios:

  1. Lo bueno de lo malo y lo malo de lo bueno es lo mismo: que se termina.

    ResponderEliminar
  2. Q lindo lo q vivisteee. RIO es lo masssss.....en tdo y por tdo....Q copada la SORPRESA de Caio con Marcos, me acuerdo lo importante q fue el para vos, alguien fuera de lo comùn y lo triste q estuviste cuando se termino...tdo va y vuelve en la vida, increible, siii? me encanto q la pasaras tambien y q hayas estado casi constantemente deslumbrado mientras estuviste alla. Cuidate sii Charlieindio...

    ResponderEliminar
  3. Creo que te has confundido de título de post. Aunque seguro que alguna sombra habría, yo creo que las luces han sido infinitamente más brillantes en tu viaje. :)
    Cuando se nos termina una experiencia tan intensa y emotiva como la que acabas de vivir, suele pasar que la realidad nos da de bruces en la cara... pero no te pongas triste por ello. Tienes una muy buena vida allí en Rosario que más de uno envidiaría, con muy buenas amistades y seguro que pronto se te quitará el desasosiego... Además, no tienes Brasil tan lejos. Ya quisiera yo que el charco fuese más pequeño para poder visitar tu continente. jaja
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta que hayas recuperado a Marco, aunque solo fuera por unos días. Recuerdo muy bien vuestra relación.

    Enhorabuena y que puedas volver a verle pronto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡DESLUMBRADO! sólo dos sombras en las 22 entradas; serán las justas para resaltar lo maravilloso de la experiencia.

    Marco, ¿más alto? será esa nueva imagen difuminada de tu perfil... ¡te estás quedando chaparrito!

    ResponderEliminar
  6. Hoy me he enterado de un curioso poliamante:

    Antechinus

    ResponderEliminar
  7. Que buena onda luk!!! me re alegro que la hayas pasado genial. Los Brasileros son los mas, yo estuve trabajando 3 meses allá y es increible la hospitalidad que te brindan. Y no tiene nada que ver el estatus económico, en mi caso estuve rodeado de gente muy humilde y trabajadora que no sabían como llegar a fin de mes, y sin embargo te daban lo que podian, y lo mas importante e impagable, siempre, pero siempre te regalan una sonrisa. Tengo un hermoso e intachable recuerdo de esa hermosa gente. Yo estuve en Manaus, viendo como contruian ese imponente estadio! Donde la pobresa, la delincuencia y la prostitucion infantil es 10 veces peor que en Rio.
    Así que te reencontraste con Marco, cuando leí que te ibas para allá lo pensé. Se caía de maduro!!!
    Sigo esperando que me contestes el ultimo mail. Mi viejo siempre dice, percevera y triunfaras!
    Un abrazo enorme. Marco!
    PD. No nos respondiste los comentarios de Luces y Sombras. :p


    ResponderEliminar
  8. Haaaaa, me olvidaba. Viste como soy yo que desvarío...

    Viste que le cumpliste la promesa que le habias hecho al nachito hace cuanto??? 6 años, no recuerdo eso con exactitud. Pero ahí lo tenes uno mas de la manada!!!
    Un beso enorme, Marco.

    ResponderEliminar
  9. Alucinaito:

    Tenés razón y es parecido lo que decís a una de mis máximas: TODO PASA (lamentable o felizmente)... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Charlieindio:

    Verdaderamente alucinante es Río de Janeiro. Desde el punto de vista que lo mirés.

    No me sentí en ningún momento 'inseguro' ni tampoco palpé la 'sensación' de inseguridad que se vive en Baires o en Rosario, pero que indudablemente debe existir.

    Incluso eso, de la 'inseguridad' de la que todos hablan, todo lo demás, excelente...!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Kevin-alk:

    Tenés mucha razón en lo que decís. Verdaderamente no me puedo quejar de la Vida, pero Brasil, me deslumbró tanto que todavía estoy deslumbrado.

    De a poco seguramente me voy a volver a adaptar a mi entorno y seguir con mi vida, pero mientras tanto, los buenos recuerdos vividos se me agolpan sin cesar...!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Josep:

    Exactamente como vos lo decís. Marco fue la 'frutilla del postre' a mi viaje a Brasil.

    Pude disfrutar de él y del país 'hermano'. Ambos tienen mucho para ofrecer y para hacerte pasar unos días inolvidables.

    Espero con ansias, que haya una segunda vez.

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Betulo:

    Brasil es deslumbrante del lado que le mires.

    Y sí, Marco después de casi dos años está más grande y más lindo.

    Ahora, que yo, con casi 1.88 sea 'chaparrito'... mmmmmm...

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Marco:

    No pude conocer a Brasil en los pocos días que estuve.

    Tampoco me pude relacionar mucho con la gente, nada más, que con los amigos de Caio y de los hermanos y algunas relaciones circunstanciales más que no me alcanzaron para conocer profundamente a los brasileños en sí, pero no me van a faltar oportunidades en el futuro.

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Marco:

    Aunque no lo creas, lo que más temía de mi ausencia, fue la de dejar solo al Nachito con el Tato y el Tomi.

    Y no fue porque ellos no son responsables, pero creo que el Nachito me responde positivamente más y mejor a mí que a ellos.

    Por suerte en esos pocos días, no pasó nada y a todos los encontré felices y contentos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Lu, que tremenda experiencia, que buen viaje, muy envidiable. Aun no conozco Rio pero esta en planes. Es de esos viajes que recordaras toda la vida.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar