viernes, 29 de agosto de 2014

Calientes





La semana pasada no, la anterior, la del lunes 18, feriado acá por el 'corrimiento' de un nuevo aniversario del fallecimiento del General San Martín, fue el cumpleaños de Caio (24) y también de Luciano (17). Los dos hicieron los respectivos festejos. Caio al mediodía hizo el infaltable 'asado' al que fueron casi todos los diositos 'históricos', además de algunos otros amigos personales del club y de la facultad. Otro tanto hizo Luciano, pero sus amigos se juntaron a la tarde de ese día, festejos a los que no fui invitado.

No sé si por la diferencia de edades que hay entre nosotros o porque la única referencia que tienen los padres de Luciano de mí, es a través de las madres del 'pollito' y de 'Carlitos', lo cierto fue que Luciano me dijo que 'yo no era santo de la devoción de los padres' y que de ahí que no aceptaron que me invitara. Podía ser que sospecharan algo también, aunque nunca tuve tanto contacto con ellos como para que albergaran algunas sospechas. Lo único que sé que los invitados de Luciano eran compañeros del colegio y los 'pollitos'.

Así que el único acercamiento que tuve con Luciano ese día fue por medio del celular: primero por 'whatsapp' y después, directamente me llamó al celular en un momento que se hizo para estar solo y tranquilo y pudiéramos hablar sin problemas. Allí estuvimos hablando medio 'a las disparadas' (rápido) y combinamos encontrarnos el jueves 21. Él se iba a hacer la 'chupina' o 'la rata' (faltar a la escuela sin permiso de los padres) y nos íbamos a encontrar en mi casa para dar rienda suelta a lo que sentíamos uno por el otro.

Pero yo me olvidé que esa semana comenzaba a trabajar para Martín y obviamente no podía faltar en mi tercer día de trabajo, así que le volví a hablar a Luciano para explicarle esto y decirle que pospusiéramos el encuentro para el sábado a la tarde. Así el no tendría que justificar con los padres esa inasistencia y yo no tendría ningún problema con Martín. Lo que caracterizó a esa semana fue el tiempo: en pleno invierno, durante la semana del 16 al 23 de agosto, la temperatura subió hasta los 32º C...!!! De no creer...!!!

Así que el sábado, poco después del mediodía y con un calor demoledor me junté con Luciano y aprovechando lo fantástico del día: cielo despejado de nubes, sol brillante y una temperatura anormal para la época hizo que en lugar de ir a mi casa, Luciano quisiera que fuéramos para el campo. Así que sin tantos preámbulos hacia allá fuimos. Por suerte, en la casa de campo de mi viejo no había nadie. Diferente hubiera sido la situación el fin de semana anterior, que acá fue largo y que como siempre, esa casa se llenó de gente.

Igualmente, antes de ir, lo llamé a mi viejo para preguntarle si pensaba ir al campo y cuando recibí la respuesta negativa porque tenía otros planes, le dije que yo iba a ir para allá con 'unos amigos', sin decirle totalmente la verdad: mis 'amigos' no eran más que uno y era afectivamente 'algo más que amigo' pero mi viejo se debe haber dado cuenta de eso. Igualmente me dijo que él no pensaba ir a la casa de campo y me dio todas las instrucciones que me da siempre que voy para allá con los 'diositos'.

Así que llegamos con Luciano para disfrutar del hermosísimo día que hacía, del campo y de nosotros y de nuestros cuerpos. Especialmente yo que deseaba tanto poseer a Luciano y hacerlo mío. Apenas llegamos, fuimos directamente a uno de los dormitorios. Nos acomodamos lo mejor que pudimos y dimos rienda suelta a nuestros instintos. Luciano se aferró a mí y me prodigó tantas caricias como las que yo le prodigué a él y en el medio de tanta pasión, pasó lo que tenía que pasar.

Luciano sólo se quitó la remera y arremetió contra mí hasta arrojarme en la cama y comenzó a besarme. Fue un beso largo y caliente. Nuestras lenguas se entrechocaron y sus manos empezaron a recorrer mi cuerpo por completo. Debo confesar que no esperaba tanto entusiasmo después de haberse negado tanto tiempo a hacer algo. Y sin pedírselo o indicárselo, comenzó por aflojarme el cinturón, desabrochó mi pantalón y bajó mi slip. Realmente yo estaba anonadado por semejante ímpetu.

Yo estaba totalmente 'excitado' (caliente) y estaba al 'palo' (con una erección descomunal). Luciano empezó haciéndome un 'pete' (felación) realmente increíble. Así que le saqué la remera, lo ayudé a quitarse los pantalones y el bóxer. Mientras Luciano me quitó la camisa y terminó de desnudarme totalmente. Como yo estaba a punto de 'acabar' (eyacular), cambiamos de posición. Hice recostar a Luciano y me dediqué a 'petearlo' con todas mis ansias. Ese pibito y todo lo de él, realmente, me vuelve loco.

Y mientras lo 'peteaba' comencé a dilatarlo analmente con los dedos de mis manos mojados en saliva para lubricarle bien esa zona. Luciano se acomodó mejor para dejarme actuar libremente. Lo que me había negado durante todo este tiempo estaba dispuesto a dármelo en ese momento. Así que, como pude, le separé las nalgas y comencé a lamer con fruición su agujerito mientras lo 'pajeaba' (masturbaba) muy lentamente. Luciano gemía y acompañana mi accionar con ciertos movimientos 'felinescos'.

En medio de tanto placer y después de un largo tiempo, comencé la verdadera dilatación con mis dedos. La pija de Luciano estaba durísimo pero él me pedía que lo penetrara de una vez por todas porque ya no se aguantaba. Quiso masturbarse pero no lo dejé. La pedí que me dejara hacerlo a mi modo. Luciano suplicaba que lo hiciera mío pero yo no había terminado la dilatación porque sentía que los esfínteres de Luciano no estaban listos todavía y entre gemido y gemido, emitía algún gritito de dolor.

Después de un tiempo, acomodé a Luciano lo mejor que pude, de espaldas en la cama. Coloqué sus piernas sobre mis hombros y apoyé mi glande sobre el agujerito y muy suamente, fui introduciéndole la cabeza de mi pija. Luciano volvió a gemir y emitió otro gritito, esta vez más fuerte. Le dije que no le podía doler mucho porque apenas había empezado. Luciano no me dijo nada pero aferrando con sus manos mis nalgas, las empujó contra él, obligándome casi a penetrarlo impiadosamente, cosa que no hice.

Luciano volvió a gritar pero esta vez no me preocupé. Yo empujaba despacio y él también empujaba su cuerpo hacia mí y mi cuerpo hacia él. Mi pija ya convertida en una vara de hierro, terminó de penetrarlo. Luciano volvió a gritar y a gemir pero me decía que continuara porque ante sus gritos de dolor me detenía casi abruptamente por temor a lastimarlo. Finalmente y teniendo mucho cuidado lo pude penetrar totalmente y a moverme dentro de Luciano lenta y acompasadamente hasta lograr un ritmo sostenido.

Aquello era lo que yo tanto ansiaba y que Luciano me habia negado durante un buen tiempo y ahora me demostraba que esa negación era totalmente incomprensible. Mientras lo 'cogía' (follaba), Luciano acariciaba mi pecho o me besaba profundamente cuando me arrojaba sobre él y manteníamos un ritmo acompasado y envidiable. Estábamos gozando tanto que no pude contener mis gemidos y otro tanto hacía Luciano, mientras que cuando podía, le decía al oído todo lo que yo sentía y él representaba para mí.

Finalmente, cuando estaba a poco de eyacular, volví a ponerme en posición vertical mientras masturbaba a Luciano. Mi intención era que 'acabáramos' (eyaculáramos) juntos. Los 'ay' y los gemidos de Luciano se entremezclaban con mi jadeo. Ya casí estábamos listos. Sentía en mi mano, los 'respingos' de su pija e igualmente los músculos de su abdomen y de su bajo vientre ondulaban de goce y placer ya casi dispuestos a permitir la descarga de la 'leche' (semen) que yo tanto deseaba.

El primer chorro de leche de Luciano me dio en la cara y parte entró en mi ojo al que me hizo arder mucho. Las oleadas posteriores, se derramaron sobre mi pecho, sobre mi mano que aferraba con fuerza la pija adolescente de Luciano y sobre su vientre que yo me encargaría luego, de lamer hasta dejarlo limpio. Yo demoré un poco más en 'acabar' pero como siempre me pasa cuando estoy muy caliente, eché dentro de Luciano, hectolitros de leche, espesa y caliente que después saldría sola. Fue una sensación apoteótica.

Después caí rendido sobre el lado del cuerpito de Luciano y volvimos a besarnos como desesperados. Así estuvimos un largo rato hasta que me recosté en la cama y mirándonos de lado nos juramos amor eterno. Las manos de Luciano jugaban con mi pija y mis dedos, con su agujerito, al tiempo que se iban 'enchastrando' (embadurnando/pringando) con la leche que salía. Habíamos gozado como nunca. Era la segunda vez que alguien lo penetraba y ese alguien era yo, pero había sido más intenso que la primera vez.

Nos quedamos acariciándonos y dándonos 'piquitos'. Todo preanunciaba que si seguíamos así, la segunda parte era inminente. El calor del día estaba cediendo por un viento sur fuerte y frío. Y aunque todavía era temprano, no podíamos contradecir las características del invierno: se estaba haciendo de noche rápidamente. Le dije a Luciano que era mejor volver porque pronto anochecería y no quería crearle problemas con los padres. Luciano me volvió a abrazar, me besó nuevamente y me dijo que entonces era mejor vestirnos e irnos y que lo que teníamos que decirnos quedaba para otro día. Y eso fue lo que hicimos. Transpirados y 'enlechados' como estábamos, nos limpiamos así nomás con una toalla, nos vestimos y regresamos a la ciudad, después de haber pasado una tarde excepcional y de quedar ambos en deuda con el otro por la conversación que nos debíamos, pero eso, lo dejábamos para una mejor oportunidad. No quisimos perder la magia que habíamos logrado juntos esa calurosa y caliente tarde de invierno...



18 comentarios:

  1. que bueno q por fin lo cogiste. no era q luciano usaba slip?

    ResponderEliminar
  2. Me encanto tu entrada, hasta me imagine todo. lol
    No entiendo como los padres de luciano se dieron cuenta o tienen tan mala perpectiva de ti?
    lo se, ser de las primeras personas con las que tiene relaciones un chico es tanto hermoso, como una responsabilidad ya que no quieres que le duela.
    Espero que sigas disfrutando de tu relación con él al maximo
    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  3. Eso fue demasiado para mí :)

    ResponderEliminar
  4. Luciano tiene pelo en su pene?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo 1:

    Fue la segunda vez que me lo hice a Luciano. Aunque esta vez fue mucho mejor que la primera vez que lo desvirgué.

    En cuanto a su ropa interior casi siempre lo vi en slip pero aparentemente como cualquier otro chico usa ambas prendas indistintamente.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. YoMaqq:

    Los padres de Luciano y muchos padres más acá al menos, no ven bien que el hijo tenga amigos con mucha diferencia de edad.

    Luciano siempre fue amigo del Pollo y del Pollito y de chicos de la edad de él, por eso, al conocerme me aceptaron pero con ciertos reparos.

    Finalmente muchas de las salidas que tuvimos, los padres de Luciano creen que está en la casa del Pollito aunque en realidad está conmigo en la mía.

    De ahí que los padres de Luciano creen que no somos suficientemente 'amigos' y de ahí que no quisieron que me invitara a la fiesta de cumpleaños.

    Mucho no me importó porque incluso los comprendo y finalmente, lo único que yo quería era hacerle yo la 'fiestita' (cogerlo/follarlo) a Luciano como se la hice... jeeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Gustaf:

    Posiblemente este 'encuentro' fue mucho para vos porque no estás acostumbrado todavía a tener sexo a 'full'.

    Cuidás tu virginidad y me parece bien que se la des a alguien a quien amés realmente. Luciano y yo nos amamos y nos dimos nuestro cuerpo. Yo el mío y él su virginidad.

    Pero Luciano es chico e inexperto todavía y tiene reacciones muy parecidas a las tuyas. Yo en cambio, soy un poco más viejo y ya estoy acostumbrado a tener sexo con chicos.

    De ahí que reaccionamos de diferentes maneras... jeeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo 2:

    Muy bien no entiendo tu pregunta pero voy a tratar de respondértela igual.

    Luciano no tiene vellos en su pene pero sí en la base de su pene y también en su bajo vientre.

    La costumbre de 'afeitarnos' el vello púbico nos agarra de tanto en tanto.

    Yo, últimamente, lo estoy dejando crecer naturalmente a pesar de haberlo afeitado durante bastante tiempo. Locuras que uno tiene... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Y sí, ser un infantil,es terrible.

    ResponderEliminar
  10. Gustaf:

    No me entendiste lo que te quise decir. Una cosa es ser infantil y otra muy diferente es no tener 'experiencia'.

    Yo la primera vez que tuve sexo gay fue por amor llano y puro y no tenía más que 15 años yo y 13 el Sebi.

    Pero lo hicimos conscientes de que eso era lo que queríamos, después de haber madurado la relación durante 2 años.

    Y también ante la duda de lo que sentíamos ambos era más que una simple amistad profunda y quisimos compartir nuestros cuerpos.

    De ahí que seguramente son las diferencias que tenemos pero no por eso, ni uno es más infantil y el otro no.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Y eso pasa cuando las cosas se dan con tiempo, hay más sentimiento; eso es lo que él quiso trasmitirte y vaya que lo recibiste porque me parecio más que una de tus entradas calientes, es más emocional aunque con un tanto de sorpresa. Por qué se negó tanto tiempo es algo que solo él podra contestar, pero yo tengo mis suposiciones pero es mejor que sea él quien de la version final.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Está claro que eres hombre de fuertes pasiones. Espero que esa conversación pendiente no te obligue a comprometerte a lo que no puedes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Es un tanto llamativa tanta entrega cuando en ocasiones anteriores casi no te dejaba ni mirarlo.
    Por otro lado, es llamativa la tendencia que tienen tus parejas a meterte la leche en el ojo. Tendrás que acabar poniéndote un parche, como los piratas :S, o acabarás inaugurando un capítulo de los tratados de Oftalmología: el de las conjuntivitis lácteas.

    ResponderEliminar
  14. Josep:

    Quisiera dilatar esa conversación que me debo con Luciano por el simple temor de perderlo.

    Hasta lo que le prometí le cumplí, pero la fidelidad 'a pan y cebolla' (léase abstinencia) no es para mí.

    Así que veremos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Alucinaito:

    Luciano es un 'diosito' adolescente pero tiene ciertos 'matetes' (conflictos) que no tiene nada claros.

    Lo de la leche en el ojo es la postura mía la que lleva cuando la eyaculación es muy potente, pegue en mi cara. Que la leche me entre en el ojo es puntería de mi 'partenaire'.

    Por suerte, son todos chicos sanos y además de la picazón y del ardor no tiene consecuencias adversas el hecho de meterme su semen en la mucosa del ojo... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado mucho la entrada, seguro que la pasaste de maravilla. A veces me es complicado seguirte bien por el vocabulario que usas (un poco diferente al que estamos habituados en España), pero me voy acostumbrando con cada entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Marcos L! Hace mucho que no escribía tan detalladamente mis 'encuentros' sexuales con alguno de mis 'diositos' pero este sinceramente me excita mucho y quise compartir con los que me leen ese momento de éxtasis.

    Lo del idioma trato de escribir lo más neutro posible, pero nuestro español ríoplatense es muy fuerte y está tan acentuado que es muy difícil eliminarlo. De todos modos trato... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Anónimo6/9/14 20:19

    ahora es fundamental que no dejes de volver a penetrarlo con frecuencia, o vas a sufrir de nuevo un periodo de abstinencia

    ResponderEliminar