jueves, 25 de septiembre de 2014

Motochorros






No sé si llegan a ustedes las noticias sobre la inseguridad total y completa que existe hoy por hoy en la Argentina en general y específicamente en Buenos Aires y en Rosario. Y justamente, el narcotráfico y la droga en general abunda tanto en la ciudad, que nos convertimos en la 'capital nacional de la droga y del narcotráfico'. Esto, junto con la falta de trabajo, la pobreza, la inflación y la falta de control policial, la pérdida de valores y demás hace de mi ciudad un cóctel terrible.

Terrible porque la droga se vende más que la Coca Cola. Trabajo no hay para nadie. Los sueldos son bajísimos. La inflación es altísima. Y la inseguridad y la falta de controles policiales es total. Los robos se cometen a cualquier hora del día y de la noche y se mata impunemente. Los delincuentes están drogados y no solamente roban sino que también matan sin piedad. O sea, que para vivir en Rosario hay que ser muy 'guapo' (hombre).

Por suerte, a los ladrones se los identifica fácilmente. Generalmente son menores de 30 años y usan una vestimenta bastante especial con la posibilidad de identificarlos fácilmente (como la foto que ilustra este post). Para transportarse generalmente usan una moto de mediana o alta cilindrada y andan armados de cuchillo, pistola o revólver. Todos están ebrios o drogados y usan una 'jerga' (vocabulario) especial para hablar y/o dirigirse a las personas.

Esto lo cuento porque después de la reunión 'cumbre' mientras íbamos caminando en búsqueda de los autos, vimos que dos motos con dos tipos en cada una, venían a nuestro encuentro, a contramano y mientras una siguió circulando por la calle, la otra subió a la vereda y nos rodearon. Rápidamente nos hicieron conocer sus intenciones: el acompañante de una de las motos nos amenazó con un cuchillo, mientras el acompañante que iba en la otra moto, nos amenazó con un revólver que no sacó y que sólo mostró que llevaba a la cintura.

Nos pidieron todo lo que de valor teníamos: dinero, celulares, relojes, joyas, camperas, zapatillas, tarjetas de crédito y de débito e incluso las llaves de los autos (del mío, el del Gasti y el del Andy). Para suerte nuestra, el que se bajó a amenazarnos fue el tipo con el arma en la cintura que nunca sacó. El del cuchillo, también bajó pero se mantuvo cerca mío y del Andy amenazándonos permanentemente. El del revólver amenazaba al Tomi, a Caio y al Gasti.

Realmente, todo pasó en segundos. No había gente en la calle ni tampoco tráfico de vehículos, es decir, estábamos a merced de esos 'maleantes'. Como buen 'patrón de estancia' le pedí a los delincuentes que se quedaran tranquilos y que le íbamos a dar todo lo que nos pedían. Qué otra cosa podíamos hacer...??? Pero otra cosa hicieron. No sé si lo pensaron o actuaron impensadamente pero teniendo dos cinturones negros en taekwondo no se podían rendir así porque sí.

Yo los había visto al Gasti y al Andy en exhibiciones de taekwondo, pero una cosa es verlos peleando de 'mentiras' y otra peleando de verdad. En un instante, el Gasti y el Andy desarmaron a los delincuentes. Los tipos no esperaban esa resistencia. Obviamente que 'cobraron' (les pegaron) de mil manera diferentes. Una de los 'motochorros' se fugó pero el otro, cuando quiso hacerlo, probó 'in situ' la locura del Tomi, que había encontrado un palo de madera y con ese palo, le pegó tanto al tipo, hasta que lo tumbó de la moto y lo hizo 'alfombra' (lo acható contra el piso). 

El ruido del tumulto hizo que aparecieran algunas personas que llamaron a la policía y que otros intentaron 'linchar' (matar a golpes) a los 'chorros' (delincuentes). Finalmente, cuando toda una muchedumbre rodeaba y golpeaba a los ladrones y ya se escuchaba el ulular de la sirena de la policía, lo que nos fugamos fuimos nosotros. No queríamos tener más problemas y menos con la policía, aunque cuando lo tuvimos, años atrás, el 'don' movió cielo y tierra para que no nos pasara nada. Igualmente, decidimos ir a casa y por cualquier cosa, elaborar una versión común en caso de que alguien nos hubiera identificado y termináramos detenidos por 'tumulto en la vía pública'. Así que apenas llegamos a casa, nos duchamos, nos desayunamos así nomás y después nos acostamos y a pesar de que todos estábamos 'a mano' (a disposición de todos), a ninguno se le ocurrió tener sexo... ni siquiera a mí y eso que estaba rodeado de mis 'diositos' y caliente como hierro en el fuego... jeeeeee... 









12 comentarios:

  1. Bueeeno; por fin una vez que aclaras, el cabo suelto que quedó pendiente, y realmente no confundes más.

    El primer párrafo..., parece precocinado; como un estribillo; por que eso de "la pérdida de valores"... ¿en tu boca? ahora, al releer, veo que iba en una frase de entorno económico: es lo que tiene la crisis, la bolsa también se resiente y los valores se desploman.

    ResponderEliminar
  2. Dicen que en este aspecto Europa es una isla ya que la probabilidad de que nos pase algo así aquí es bastante baja. Eso no significa que no suceda, pero las victimas suelen ser los turistas... Aunque sí que significa que se puede evitar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo pensaba que los chorros te iban a hacer el pete,como tu vida está rodeado de gente morbosa,creí que terminarías teniendo sexo con los delincuentes, besoos!!! jeeee

    ResponderEliminar
  4. Betulo:

    Lamentablemente el gobierno de CFK nos lleva a esto que estamos viviendo hoy: el derrumbe total del país, del lado que lo mirés.

    Argentina hoy es el reino del revés, donde nada el pájaro y vuela el pez...

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Josep:

    Esto sucede porque el narcotráfico se apoderó del país. Ustedes tienen la suerte por ahora, de que las únicas 'cocinas' de la cocaína están funcionando en México, Colombia y Argentina.

    Solamente una mano muy dura va a eliminar este flagelo: claro que tampoco es la solución de 'fondo' porque muerto el perro no se acabó la rabia...

    Por ahora como Europa tiene € solamente allá se comercia. El día que se les deprecien los € seguramente podrán ver 'in situ' como funcionan los verdaderos 'carteles' de la coca boliviana.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo:

    Dudo mucho que me haga ingresar en mi vida a un 'motochorro' o a un 'villero' porque en general, son muy feos, para nada atractivos y autogeneran un rechazo que está a flor de piel de cualquiera.

    Encima son delincuentes, arrebatadores, ladrones, asesinos, adictos a cualquier sustancia y muchos etc. Realmente gente desechable en todo sentido.

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Que lástima que hayan llegado a esos extremos. Y luego en las ciudades importantes. Al menos en México lo dramático esta en las rutas a USA. Qué sigue? Grupos de autodefensa y terrorismo urbano? :/

    ResponderEliminar
  8. Anónimo28/9/14 2:40

    nunca tuviste la fantasia de cogerte un wachiturrito?

    ResponderEliminar
  9. EduDor:

    Es imposible predecir que es lo que sigue acá. Quizas nos venga bien un 'escuadrón de la muerte' grupo parapolicial que haga justicia 'in situ' y elimine parcialmente a la delincuencia de este tipo, al mejor estilo de Brasil en los años '80 y '90.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo:

    No...!!! Nunca...!!! Antes me la corto. Nunca conocí a un wachiturrito que estuviera 'bueno'. Son muy feos...!!! jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Alanton@gmail.com29/9/14 12:24

    Hola Luckas:
    Leyendo lo tuyo, me recuerda como nació la violencia que hoy existe en mi ciudad Medellín, es un fiel retrato, y todo lo que les falta por recorrer, todo debido al narcotráfico, y fácilmente puede estar a tu lado sin darte cuenta, que triste realidad. Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Alanton:

    Lamentablemente Rosario está quemando etapas y el narcontráfico ya está instalado acá con la anuencia de la policía y del poder político.

    Hoy por hoy somos la capital del narcotráfico porque estamos en un punto neurálgico donde se unen rutas terrestres, fluviales y aéreas y contamos con el mejor puerto para sacar la droga que va rumbo a Europa.

    Pero en el mientras tanto, acá se vive prácticamente en la inseguridad total y completa: el robo y el asesinato están al orden del día y estamos indefensos ante esta situación que nos afecta cada vez más y que no sé cómo terminará.

    Besos!

    ResponderEliminar