lunes, 29 de diciembre de 2014

Soy un mal necesario






Hacía mucho tiempo que no hablaba con la Agus a solas y todo este asunto del fallecimiento del 'don' fue la oportunidad para volver a juntarnos. Fuimos a almorzar y hablamos de muchas cosas, especialmente de nosotros. La Agus mantiene las expectativas intactas sobre la de armar una 'familia' conmigo y yo la siento íntimamente cerca y no tendría ningún reparo en intentar algo con ella, de ser novios o algo así, porque sé íntimamente que me ama y que yo la amo y nos sentimos más que bien estando juntos, pero eso de familia...

Después de almorzar fuimos a su departamento donde nos 'hicimos el amor'. En el clímax más intenso del momento, me dijo 'que me amaba y que me necesitaba'. Hicimos el amor y tuvimos sexo hasta hacer cosas impensadas. La Agus reconoce que no va a tener a otro hombre que no sea yo (otro más) pero después de varios 'polvos' y totalmente exhaustos, uno al lado del otro, nos pusimos a hablar. Y como no todo lo que brilla es oro, escuché los planes 'a futuro' que tiene la Agus.

Para la Agus, la desaparición física de su tío, deja un espacio vacío que por ahora lo llena su papá. Pero, mirando el futuro, lo ve al Gasti incapaz de llenar ese espacio, ella es mujer y ese 'espacio' es para un varón y tampoco ve al Matius, por la misma personalidad del hermano a ocupar el lugar del 'don'. Pero sí me ve a mí. No lo quiere a Martín ni a ningún otro postulante. Pero yo no puedo ocupar el lugar vacío que dejó el 'don', porque soy 'auxiliar' de Martín. Claro que otra cosa sería si soy el esposo de la 'heredera'.

La Agus tiene razón, pero le desconozco esa necesidad de 'poder' que siente. Y la posibilidad de ser la 'conductora' de 'Lucchessi, Lucchessi & Asociados' la enloquece. Es decir, yo vendría a ser 'el rey que reina pero que no gobierna'. Sería algo así como una 'pantalla' donde soy yo el que aparece, pero no sería más que un títere, donde la 'titiritera' sería la Agus. Yo no podía creer lo que escuchaba. La Agus lo decía tan entusiasmada que no podía dejar de darle 'crédito' (creer que era sincera) a sus palabras.

Yo amo a la Agus y este casamiento por conveniencia, me 'blanquearía' a mí muchas cosas de mi vida (sacaría patente de 'normal' por ejemplo), me permitiría seguir haciendo lo que hago (¿me lo permitiría realmente?) y podría seguir intimando con el Matius o con el Gasti como lo hice en un principio o con cualquier otro diosito del presente o futuro que me desequilibre afectiva, emocional y sexualmente hablando,  pero... ¿sería posible concretar algo así? En teoría suena bien pero, ¿y en la práctica?

Yo haría el intento de hacer algo con la Agus, pero no le veo sentido engañarme. Porque por más que tengamos entre nosotros la re buena onda y ambos nos convirtamos en una verdadera llave que abre las puertas a las aspiraciones del otro, no me parece ni lo más conveniente ni tampoco acertada a esta maniobra. La amo a la Agus y sé que me ama, pero me parece que sus demandas para conmigo son excesivas. Y aunque siento una fuerte atracción física, emocional y afectiva con la Agus no puedo prometerle la lealtad y la fidelidad que seguramente ella pretenderá llegado el momento. Y engañarla o mentirle no me parece correcto en este caso y llevar una doble vida tampoco, porque además de ser un mal necesario, saldría de Guatemala para meterme en Guatepeor... O no?  jeeeee...







5 comentarios:

  1. Uuuuuuuuuuuhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!
    Esto parece "Juego de Tronos".
    ¿Pero el heredero no es Gasti? ¿O es que Gasti va a aparecer en el fondo del río con los pies metidos en una losa de homigón?
    Agus tiene las cosas demasiado claras. Seguro que hace contigo lo que quiere, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Alucinaito:

    No tengo idea qué es 'Juego de Tronos' pero acá el 'don' dejó un espacio que por lógica le corresponde al hermano.

    Pero ante la ausencia de éste, por cualquier cosa, le correspondería ser al Gasti el nuevo 'don'.

    La Agus sostiene que el Gasti no tiene 'huevos' para dirigir nada y que le tocaría a ella ser la 'doña'.

    Pero en una sociedad 'machista' como la nuestra, no aceptarían que una mujer maneje un emporio tan grande como es la firma 'LL & Asociados' y que sería muy diferente, que el esposo de la 'heredera' reclame el lugar, por lógica, por formación, por conveniencia y por muchísimos factores más. Obviamente, la Agus es una 'minita' super inteligente que no se anda con 'chiquitas' ni da muchas vueltas al asunto, así que, de ser por ella, dentro de unos años, yo seré el nuevo 'patrón del mal' de esta parte del país... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Pero ella sabe que te acuestas con sus hermanos y con cuanto hombre tengas a la mano, o no? Porque si sabe como eres, sabe que no te podrá cambiar... ¿no has pensado en tener un hijo más adelante, pero sin los compromisos de un matrimonio? Al niño se le educaría diciendo que sus papás son amigos que decidieron tener uno, nunca le faltaría su padre ni crecería con "traumas" como dicen los psicologos, pero no sé es cuestión de cómo lo veas tú.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. A mí, particularmente, me parecería fatal que aceptaras algo así. Si no me equivoco ibas renunciar a ser tú mismo y a prestarte a ser el vehículo de la realización de otro (en este caso otra), lo cual no creo que te produzca otra cosa que insatisfacción y desequilibrio...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Esto te quitaría toda la originalidad. No veo por qué hay que celebrar eso de "blanquearse", que no es otra cosa que ser un maricón tapado, escondido en un matrimonio por conveniencia. Puedes tener hijos, pero no hagas esa farsa de la familia perfecta, que además no existe en ninguna parte del mundo.

    ResponderEliminar