sábado, 17 de enero de 2015

69







El Gasti estaba en la casa de los 'viejos' (padres). Desde que se murió el 'don' no la abandona a la madre ni de día ni de noche. No va a trabajar, dejó los exámenes finales de la facultad ni tampoco sale. Está depresivo, auto acusándose de la muerte del padre y de nada vale, que intentamos convencerlo, de que su confesión, no tuvo nada que ver con el 'ACV' que tuvo el viejo Lucchessi y que le provocaron la muerte, instantes después.

Tampoco desde entonces tuvo sexo. A eso, debe estar más o menos acostumbrado, porque cuando estuvo en ese seminario de aspirantes a religiosos laicos, estuvo varios meses, sin hacer nada de nada, absteniéndose de todo lo relacionado con el sexo y sin siquiera masturbarse para sacarse la leche que se le debió haber acumulado durante todo ese tiempo. Así que esta vez, pasaba casi por lo mismo, aunque el escenario era diferente.

Vuelvo al comienzo: el sábado pasado, fui a la casa solo y también lo encontré a él solo. Tenía intenciones de hacerlo salir, ir a tomar algo, hablar de cualquier cosa y después llevarlo a casa. Previamente, iba a hacer algunos llamados telefónicos a los 'diositos' más grandes y a los medianos, para que compraran las 'cosas' necesarias para hacer, a la noche, un 'asadito' en casa y compartir el rato con el Gasti.

Obviamente, que mis intenciones finales, era poco 'sanctas' pero todo sea por un amigo. O en el caso del Gasti, más que un amigo íntimo, casi, casi un hermano que me dio la vida. Pero, el Gasti no quiso salir por nada del mundo. La madre se había ido a la peluquería y los sábados era el día libre de la mucama. El Gasti, que se había levantado temprano, se quedó solo, en ese lujoso y enorme 10º piso en el que vivieron desde siempre.

Como era ya media mañana, yo esperaba encontrarme con la madre y con el Gasti, además de la 'mucama'. Compré 'facturas' (masas rellenas con dulce) para cuatro y aunque seguramente, ya hubieran desayunado, podríamos tomar mate y luego, cerca del mediodía, le iba a proponer al Gasti ir a casa, compartir el almuerzo e insinuarle hacer 'algo', aprovechando que no estaban en casa ni el Nachito, ni Tato ni Tomi.

Pero la 'taba' se me dio vuelta y todos mis planes se fueron a la mierda, cuando me encontré con la negativa del Gasti aduciendo mil excusas, una más pueriles que la otra. Igualmente y aunque no está tan acostumbrado, aceptó mi sugerencia de tomar unos 'mates', comíamos alguna 'factura' mientras hablábamos de 'bueyes perdidos'. Así que fui a la cocina, puse a calentar el agua en la pava y preparé el mate. 

El Gasti, desganadamente, me siguió hasta ahí y se sentó en una de las sillas de madera. Mientras esperaba que el agua se calentara me acerqué al Gasti. Me incliné para besarlo en la mejilla. Un gesto simple, con el mero propósito de animarlo un poco. Él me dejó hacer. Con mucha suavidad, volví a besarlo, esta vez en los labios, mientras mi mano izquierda bajaba buscando su sexo y mi mano derecha, sostenía su nuca.

El Gasti, cerró los ojos, recostándose contra el respaldo de la silla y echando sus piernas hacia delante. Las manos del Gasti me atrajeron hacia él, haciendo que el simple 'pikito' en los labios, se transformara en un beso largo y apasionado. Mi mano izquierda buscó rápidamente su 'bulto' mientras nos seguimos besando casi con desesperación. El calor que irradiaba todo su cuerpo llegó a excitarme increíblemente.

Pasé mis manos por debajo de la 'bermuda' (pantalón corto), llegando casi hasta las nalgas, y él dejó escapar un suspiro, para luego sonreírme. Es que, a veces, el placer es tan poderoso que es imposible reprimirlo. Seguí con las caricias durante algunos minutos, hasta que una de las manos del Gasti, se posó sobre mi cabeza y me invitó a inclinarme sobre su entrepierna. Deslicé mi mano sobre su pija y comencé a masturbarlo.

Luego, con las dos manos le bajé las 'bermudas'. Lo miré rápidamente y vi que había cerrado los ojos y se había re acomodado en la silla, sentándose un poco más adelante y recostándose sobre el respaldar de la silla. El Gasti colaboró conmigo levantando la cadera del asiento permitiéndome que le sacara las bermudas totalmente. Le quité la remera y luego me quité la mía y, tras un corto momento de duda, me desnudé por completo. 

La rigidez de mi pija lo sorprendió. No dijo nada, pero en sus ojos pude ver la sorpresa. También nos sorprendió el silbido de la pava, indicándonos que el agua estaba hirviendo, inutilizándola para tomar mate (el agua para tomar mate debe estar a 80º C). Así que me levanté, cerré la perilla de la hornalla de la cocina, tomé la ropa tirada en el suelo, al Gasti de una mano y lo arrastré hacia su dormitorio. El Gasti se dejó llevar.

Una vez allí, lo arrojé sobre la cama y me introduje la pija del Gasti tan a tope que apenas pude sentir el sabor agridulce de su líquido pre seminal en el fondo de mi garganta. Y él emitió un quejido poco sonoro. Casi un grito ahogado. Intentó aferrar mi cabeza pero rápidamente hice un giro de 180º, coloqué mis piernas flexionadas al lado de su cuerpo y le ofrecí mi pija erecta, con el glande afuera, como si fuera un bocado delicioso.

Se la chupé como poseído. Y en verdad lo estaba. Su calentura era tanta que resultó contagiosa. Imposible quedarse quieto. Sentí como el Gasti me agarraba la pija y después de unos pocos movimientos masturbatorios, se la introdujo en la boca. Así, ambos, con movimientos pélvicos intentábamos 'coger/follar' al otro por la boca. La escena duró largo tiempo. Ambos gozándonos a más no poder... 

Hasta que el Gasti no pudo más y, con un gemido que le surgió de las entrañas, lanzó, dentro de mi boca, una catarata de leche que apenas pude contener. Fueron cinco o seis chorros tremendos a los que siguieron otras tantas palpitaciones que dejaron escapar 'chorritos' cada vez más débiles. La pija le siguió palpitando, dentro de mi boca, aún cuando los testículos ya estaban vacíos. 

El Gasti siguió gimiendo y jadeando, sin poder recobrarse cuando yo arrojé dentro de él, los hectolitros de 'leche' (semen) que despido cada vez que tengo sexo con alguno de mis 'diositos' y es la consecuencia directa de mi 'calentura' (excitación) que me hacen sentir ellos. Después que terminamos me acosté a su lado y le dije cuáles eran mis planes. La depresión del Gasti aparentemente había finalizado después del exquisito '69' que habíamos hecho. Aceptó mis planes casi entusiasmado. Le propuse que nos bañáramos juntos como hacía tanto que no lo hacíamos y así lo hicimos. Cuando terminamos de ducharnos y nos estábamos vistiendo, escuchamos que el ascensor que subía, se detenía en su piso: seguramente, era la madre que estaba de regreso. Ambos totalmente vestidos acudimos a recibirla y saludarla. Como la madre del Gasti notó que el hijo estaba más animado, estimuló su salida y nuestros planes 'sanctos'. No imaginaba cuáles eran los hechos 'non sanctos' que habíamos tenido y que tendríamos después, pero eso es tema para otro post. Lo importante que logré/amos 'sacar' al Gasti de ese ambiente en el que él mismo se había metido.. Todo sea por la excelente amistad y el muy buen sexo que nos une... jeeeeee...






15 comentarios:

  1. Felicidades, creo lo conseguiste aunque no fuera siguiendo "exactamente" tus planes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, vaya, el señor psicólogo practicando métodos curativos de la depresión. Lo podrías patentar, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Hola diosito rosarino!!!!

    Tenés conciencia de cómo te ha ido "desnudando" este blog. Si bien el tema central es el sexo, ha habido posts que te muestran tal cual sos, un ser especial con un corazón enorme!!!

    No sé si tomás dimensión de lo trascendete del gesto que tuviste con el Gasti. Los que hemos pasado momentos parecidos sabemos cuán importante es tener a alguien que te dé una mano (aunque vos sos tan generoso que das no solo la mano, jaja)

    Te cuento algo muy personal, cuando estoy pasando alguna situación difícil, cierro los ojos y me imagino que sos mi amigo y que comparto con vos largas y sinceras charlas.

    Y si de soñar se trata no pierdo las esperanzas de algún dia conocerte y tomar algo. No sé si te acordás, pero yo soy el que te dijo una vez que quería adoptarte, jajaja.

    Te mando un abrazo enorme y cálido desde esta Buenos Aires no menos cálida

    Tomy

    ResponderEliminar
  4. Dudo mucho que ese metodo funcione a la perfección conmigo. Yo hubiese declinado ese sexo fenomal y me hubiese quedado aun peor déspues de el acto.
    Esperemos que al gatti le haya funcionado luckitas.
    Bueno un abrazo y nos leemos :3

    ResponderEliminar
  5. Por Diosss, siempre es grato leerte, este blog es como un libro jaja y vos tan hot, que contagias a cualquiera que te lea. Como siempre interesante todo lo que buscas que te suceda, digno arquitecto de tu destino! saludos -Juan

    ResponderEliminar
  6. Josep:

    Originalmente mi idea era hacerlo salir al Gasti pero sin connotaciones sexuales.

    Después se dio por el hecho de que estaba solo y receptivo y yo estoy siempre listo.

    El objetivo lo alcancé. Logré distraerlo un poco, sacarlo de la casa y de paso tuve sexo con él. Qué más puedo pedir...??? jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Alucinaito:

    No te equivoqués: hice lo que hice en mi calidad de 'amigo' y no de futuro psicólogo. Las cosas se dieron como se dieron pero sin buscarlas. Bueno, un poco las busqué pero un poco nada más... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Tomy:

    Gracias por las cosas lindas que decís de mí. Si puedo ayudar a alguien, ponele la firma que lo ayudo desinteresadamente. Más si es un 'diosito'.

    Igualmente ayudo a todos por igual. Y si querés, podemos algún día ponernos de acuerdo y chatear por gmail o por skype.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Wakimiro:

    Obvio que con todos no resultan mis 'métodos'. Con el Gasti, actué como amigo 'íntimo' pero sin pensar en el sexo. Todo se dio porque así tenía que darse.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Juan:

    Gracias por tus palabras. Y sí, sé que soy el arquitecto de mi propio destino. Es decir, espero que esto siga siempre siendo así y que las cosas que hago, las hago porque yo quiero y no porque otros quieren... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. CORRUPTOR. Con excusas, lo curaste de su eyaculación retardada PARA BENEFICIO PROPIO; eso, es corromper; pues la sanación es desinteresada.

    ResponderEliminar
  12. Yo he llegado a depresión extrema y sé lo que se siente... es un luto que uno vive (y no lo digo por la muerte del papá) y es bueno que viva, no toca a nadie evitar eso sino a uno mismo... claro uno tiene que ver que la persona no haga tonterias como el suicidio y esas cosas. Un mensaje, una llamada, hacer saber a la persona que puede contar contigo para lo que sea es lo que necesita es lo que el depresivo necesita en ese momento; aunque aún cuando salga, pienso yo, tiene que botar de una manera el dolor que siente y una de las formas es hablandolo con la persona que uno estima... aún cuando te llegue a cansar de que hable de lo mismo, escuchalo. Eso sí, nunca le preguntes: "¿cómo estás?" o "¿cómo te sientes?" porque es lo que menos queremos escuchar en ese momento... deja que el te hable por iniciativa, pero no le preguntes directamente, pues es como un recordatorio de que estamos mal.

    Dale tiempo al tiempo también... y bueno yo cuando estoy en ese estado, lo que menos pienso es en sexo ya que no me siento atractivo porque solo veo penumbras. Ánimalo pero con cuatela, lo mejor es que hacerlo sentir que estás con él aún cuando fisicamente no lo estás.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Betulo:

    Y sí, soy 'corruptor', y...??? Me venís diciendo esto creo que desde que empecé a escribir mi primer diario... jeeeeee...

    Además no existe el 'corruptor de mayores'. Me podés acusar de 'corromper' menores pero lo que hago con ellos es sexo 'consentido', así que yo, camino por el mundo con la frente en alto y aprovecho a 'full' de mis 'diositos'... De última, cada uno es 'el arquitecto de su propio destino'... O no...??? jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Erik!

    Yo también tuve mis 'depresiones' cuando fui más chico. Yo le llamo 'fantasmas' a mis depresiones. Tuve muchas causas para caer en ellas: la muerte de mi hermano de 12 años, la separación de mis padres, el abandono de mi madre, la indiferencia de mi padre hacia el Tato y hacia mí, el desarraigo de dejar el pueblo para venir a vivir a la ciudad, mi homosexualidad... Todas causas de las cuáles me tuve que ir imponiendo y superando de a poco, haciendo el blog mi propio psicólogo y aventurándome por caminos desconocidos. Por suerte superé a todos los 'fantasmas' que se fueron quedando atrás, cada vez más atrás. Sé lo que siente y como debo hacer para enfrentar a un 'depresivo'. Sé también lo que necesita un depresivo para salir del 'pozo' donde se metió. Claro que mucho tiene que ver el 'paciente'. Tiene que poner mucho de él y darse cuenta de dónde, cómo y el por qué está como está. El resto es fácil: solamente, hay que contenerlo y apoyarlo hasta que vuelva de a poco a la normalidad. Y tener sexo satisfactorio y gozándolo, es una de las maneras de salir del pozo. No es difícil, solamente, debemos saber qué es lo indicado para cada uno... Y yo lo sé... jeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. ¡UFFFF..., QUÉ BUENA RESPUESTA A ERIK! quizás algo soberbia, el sabio sólo sabe que no sabe nada, pero madura. Supongo que cuando vaya terminando el verano austral camino de tu cumpleaños, si no ha llegado antes a mediados de febrero en fecha señalada, esos fantasmas que dices superados reaparecerán; NO TE ENGAÑES, somos como somos; sólo podemos mejorar, NO CAMBIAR.

    jejejeje... NO; cuando empezabas con tu primer blog, sólo corrompías el lenguaje ¡QUÉ HORRORRRRRRTOGRAFÍA! entonces SÍ creías pero, SOBRETODO, amabas. Fue más tarde, cuando cambiaste el amor por el simple deseo, conformándote con la mera satisfacción, cuando empecé a ser mosca cojonera, por no decir simple saltamontes por lo que cambiabaS blog, con el CRIC, CRIC, CRIC... Y entrado en la mayoría de edad, camino de los 19, empecé a usar ese adjetivo, por tu inconSciencia que la pasión te cegaba. Y sí; todos somos susceptibles de corrompernos, no somos espíritus puros; nada tiene que ver con la edad. En este caso, yo me refería al Gasti como a paciente; y, tu tratamiento con él, fue en beneficio del terapeuta: UN CORRUPTOR. jejejejeje...

    ResponderEliminar