martes, 27 de enero de 2015

Lluvia dorada






De a poco, el Gasti va saliendo de su 'depresión' justificada. Después de nuestro 'encuentro' el fin de semana pasado, donde además de tener sexo como lo tuvimos pudimos hablar del tema a 'nuestras anchas' (a nuestro gusto) se esclarecieron varias cosas: 1-  el padre del Gasti (más conocido como el 'don') aparentemente tenía antecedentes de inconvenientes cardíacos-vasculares. 2- coincidimos una vez más, que la confesión del Gasti, no fue la causante del ACV del padre.

Después de un largo y profundo diálogo entre todos los 'diositos', llegamos a esa conclusión: primero, por los antecedentes clínicos del 'don' y luego, por lo averiguado y visto. Al comienzo de la cena-encuentro entre el Gasti y el padre, el Gasti notó ciertas características en el padre, que denuncian que el ACV estaba en 'proceso' y a punto de desencadenarse. El Gasti sabía de la adicción del padre con el alcohol y pensó en eso: que su padre estaba alcoholizado.

Claro que el 'don' no exteriorizó nada y el Gasti tampoco intuyó nada, pero las señales eran claras. Migraña, la dificultad para hablar y/o escuchar y la falta de coordinación en ciertos movimientos debían haber dado la voz de alarma. Pero el 'don' desestimó esos síntomas y el Gasti se los adjudicó a la adicción del padre al alcohol y supuso que estaba algo ebrio. Cuando los síntomas se agudizaron y el 'don' decidió ir al baño, ya era tarde. El ACV estaba desencándose. Después pasó lo que pasó.

No sé si esto fue tan así pero nos sirvió para sacar un poco a la 'presión' a la que se estaba sometiendo el Gasti. A partir de entonces, se mostró más aliviado, tanto, que se permitió un 'encuentro' íntimo con el Matius y que estaba deseando tanto. Obviamente, me tuve que hacer 'cargo' del Juani quien se quedaba sin su pareja. Pero, como el Juani está 'siempre listo', como los boy scout, accedió a 'dormir' con nosotros (Luciano y yo) y dejó al Matius libre de culpa y cargo.

En realidad, no sabía como iba a reaccionar Luciano, porque tener sexo con el Juani es una experiencia diferente a todas. Una por sus costumbres, que le ponen al sexo, una pizca de sabor diferente, ya que prefiere el sexo 'fuerte' con tendencia al sado-masoquismo. Al principio resulta algo 'chocante' pero después de un rato, uno termina adaptándose y gozando de aquel diosito con ideas y costumbres tan extrañas y dispuesto a todo. Y cuando digo 'todo' es 'todo'.

Al comienzo, parece entrar en un mundo de fantasía. Pero después, uno se acostumbra a las 'sogas' (cuerdas), cadenas, arneses, latiguillos y demás porquerías que el Juani lleva en su mochilita que no abandona ni a sol ni a sombra. No deja de ser un juego, donde se entremezcla la realidad y la fantasía. La sumisión que muestra el Juani en todo momento exhalta la excitación y hace nacer en el otro (en este caso a mí y a Luciano), oscuros deseos e impulsos irrefrenables.

Cuando fuimos a mi dormitorio, nos desnudamos recíprocamente, mientras nos besábamos y 'franeleábamos' (acariciábamos). Luego hicimos recostar al Juani en la cama. Luciano se movía con mucha cautela, pero obedecía prontamente, lo que yo le decía. Mientras, el Juani se contorneaba y jadeaba, nosotros nos dedicamos a colocarle 'arneses' y atamos sus manos y sus pies a los extremos de la cama, le colocamos una venda sobre la boca y otra en los ojos y nos dimos 'permiso'

Arrodillados a los lados del Juani, besé a Luciano, mientras nos dedicábamos a darle placer al Juani, masturbándolo. De a poco, Luciano se fue 'soltando' y entrando lentamente en el mundo del sado-masoquismo. Yo ni eso. Apenas estuvo atado, me dediqué a 'pajear' al Juani que no llega a la erección completa, mientras Luciano, me 'peteaba' (felacionaba) extraordinariamente bien y yo con una mano sostenía su cabeza y con la otra, sostenía la pija del Juani.

El Juani empezó a despedir líquido pre-seminal abundante. Intercambiamos miradas con Luciano y decidimos darle vuelta al Juani, acostándolo boca abajo y dejando al descubierto su culito redondeado y sabroso. Ambos (Luciano y yo se entiende, no...???) le pasamos nuestras manos a lo largo de la espalda del Juani hasta los glúteos, le abrimos las nalgas y nos dedicamos a saborear su agujerito. El Juani estaba excitado y nosotros también. La excitación le provocaba un movimiento inusual.

Así que le separamos más las piernas y las nalgas y como el Juani ya se movía demasiado, vino a mí el recuerdo de un trío que ya había hecho con el Matius y decidí que era el momento del sadismo: comenzamos a azotarlo en las nalgas, con la excusa de que se quedara quieto, pero el efecto era contrario a nuestro deseo. Cuanto más 'palmadas' recibía el Juani en sus nalgas descubiertas, más intenso era su movimiento. Fue cuando Luciano se dio permiso y tomó la iniciativa...

Cambió la 'palmada' por una fina varita de mimbre con el que comenzó a golpear levemente al Juani en la espalda. Eso fue la solución y la llave que nos abrió la cerradura a un mundo nuevo. El Juani tuvo que morder la almohada y apretarla con los dedos de ambas manos para resistir tanto placer y también tanto dolor. Los golpes lo hacían emitir quejiditos que fueron dando paso a verdaderos gemidos y sordos aullidos, al mismo tiempo que, guturalmente, pedía más...

Las nalgas del Juani estaban marcadas por los golpes y su agujerito anal se abría y se cerraba invitándonos a poseerlo, ahí, sin más ni más. En un momento, Luciano, tomó la cabeza del Juani, la giró hacia un lado y le sacó la venda que le tapaba la boca y le introdujo su pija, totalmente erecta y cabeceante, que estaba a punto de manar su sabroso líquido seminal. Yo, para no quedarme atrás, lubriqué más el agujerito del Juani y le introduje mi pija sin mucho esfuerzo.

El interior del Juani estaba caliente como fuego. Le introduje fácil y rápidamente mi pija. Lo acercé lo suficiente para acomodarme mejor e iniciar el típico 'serrucheo' (quita y pon). Los 'huevos' (testículos) del pendex estaban inflamados y yo, excitadísimo. Así que después de una incompleta sesión de sadomasoquismo, volví a 'coger' (follar) al culito del Juani. Luciano que ya había eyaculado dentro de la boca de Juani, me dejó hacer, pacientemente esperando su turno.

Después de un largo tiempo, donde cambié al Juani varias veces de posición, acabé dentro del pibito, que totalmente desquiciado, se contorneaba, gemía y finalmente aulló, cuando lo puse en posición de 'perrito', ocasión que aprovechó Luciano, para volver a darle ligeros golpecitos con la vara de mimbre, esta vez sobre la espalda y las nalgas del Juani. Obviamente, que yo no detuve mi accionar y poco después, derramé todo mi contenido 'lácteo' dentro de los intestinos del Juani.

Aquella comunión entre Luciano y yo, era algo totalmente impensado. Descansamos colocándoles 'dientes de perro' (palitos para colgar ropa) por diferentes partes del cuerpito del Juani: las tetillas, el ombligo, la piel peneana y el mismísmo glande. Le ajustamos con gomitas de látex sus testículos y también la pija. Luciano, que al principio, lo vi intimidado, ahora hacía sufrir y gozar al Juani, al tiempo, que íntimamente, yo sabía que estaba disfrutando aquello.

Al rato y cuando ya estábamos 'cargados' nuevamente, cambiamos de ubicación. Luciano se acomodó detrás del Juani y yo a su costado. Luciano cambió la postura del Juani, reacostándolo de espaldas y poniéndole los pies sobre sus hombros. Así lo cogió/folló con ganas. La pija del Juani habia vuelto a erectarse pero esta vez no eyaculó. Luciano y yo, habíamos logrado lo que el Matius no podía: penetrar al Juani y al mismo tiempo, excitarlo hasta la erección.

Mientras, Luciano seguía con su vaivén copulatorio, yo le introduje mi pija en la boca del Juani, que al igual que su culito, soportó mis embates penetratorios. No tardé mucho en volver a eyacular. Otro tanto hizo Luciano, casi enseguida. Antes, se quitó el 'forro' (preservativo) y derramó toda su leche en el pecho y el bajo vientre del Juani. Después, hizo que le chupara absolutamente todo lo que quedaba por manar de él. Recién entonces, desatamos al Juani, quien nos cubrió de besos. 


Como estábamos impregnados y 'enchastrados' (pringados) de semen, decidimos ducharnos. Previamente, y como estábamos totalmente desnudos, el Juani nos pidió que le orináramos encima. Y sin más, se arrodilló ante nosotros y soportó una intensiva 'lluvia dorada' (orínada) sobre él. El Juani aceptó incluso que lo orináramos dentro de su boca, pero creo que no tragó nada, solamente recibió la orina y la escupió a medida que entraba en su boca. 

Finalizada esa 'lluvia dorada', el Juani aceptó 'petearnos' (felacionarnos) nuevamente a ambos. No sé cuál es el placer que hicimos sentir al Juani pero hicimos lo que hicimos casi impensadamente. No sé si Luciano en algún momento sintió placer. Creo que sí o al menos, eso fue lo que me dijo. Yo no. O al menos, no igual placer al que siento cuando tengo sexo gay normal. Igualmente, flagelamos al Juani de mil maneras. Y todos nos gozamos. Luciano descubrió un mundo nuevo, perverso y sexual, que disfrutó y gozó a pesar de haberlo negado por mucho tiempo. Yo hice otro tanto. Luciano descubrió y yo redescubrí esa sensación que nos excitó tanto y que gozamos sin racionalizar, porque en cuanto pensemos qué es lo que estuvimos haciendo, casi seguro, que lo dejaríamos de hacer... jeeeeee...





19 comentarios:

  1. No puedo opinar puesto que es algo que no he hecho nunca y que por el momento no despierta mi interés. No soy capaz de decir que haría de encontrarme metido en un acto de este tipo aunque racionalmente me cause rechazo puede que probara ya que no soy consciente que no daña a nadie.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. 16 años... ¿Y tu eres el futuro profesional de la psicología? ¡me parece que te conformas con ser un mercantilista en busca de futuros clientes!

    Recién ha accedido sin restricciones, o con menos, a tus requerimientos y, ¡lo sometes a sobredosis! Eso NO es amor, sólo interés; amor, es tu reacción respecto a los pasos del Nachito.

    Tu eres el técnico, y lo sabrás mejor; pero supongo que, a Luciano, le servirá el castigar a "un puto" para no ponerte más restricciones a tus envites. Si era eso lo que perseguías, no deja de ser una práctica profesional CORRUPTA.

    Espero, ya que a ti NO te van esas tendencias, que tu "enamorado" no quede pillado en ellas; como le pasó al Juani en su momento. Claro que, quizás, ya estás por sustituir al "ENAMORADO" cuando se dé la ocasión.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hombre! luckitas tiempo que no me dejabas impactado con una de tus historias. Lo has logrado. Bueno la verdad el sadomasoquismo es algo que en un momento me llamo la atención pero nunca lo intente porque si duele xD y ahora ya no me llama la atención tanto. Lo normal creo nalgadas, que te lo hagan de perrito , mordidas pero hasta ahi. No esposas ni nada de nada.
    No he tenido yo la oportunidad de probarlo pero no me cierro a nada.
    Que padre que luciano lo haya experimentado y descubierto lo que se siente, ya sea le guste o no.
    un abrazo enorme luckitas nos leemos :3

    ResponderEliminar
  5. Al final a Luciano le va a terminar gustando y se va a desplazar a todas partes con su propia mochilita.
    En cuanto a tu reflexión final, es de aplicación la "premisa de vida" nº 12 que tenemos encima de la hora argentina, aquí a la derecha.

    ResponderEliminar
  6. Josep:

    Es como vos decís. Aunque no lo parezca esto no es más que un juego. Después habría que analizar a los integrantes de este acto el por qué lo hacen o qué les motiva hacerlo.

    Pero en el sexo, donde todo vale, uno deja aflorar la pasión y se olvida de la razón. Después, en frío, uno ve las cosas de otra manera pero mientras tanto prestamos nuestro consentimiento y participamos activamente en esta práctica sexual.

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Betulo:

    Cada quién tiene una naturaleza diferente a otro. Nada tiene que ver la edad en esta práctica de BDSM. Yo no obligo a nadie hacer lo que no quiere. Luciano se prestó a tener sexo con el Juani y tuvo que adaptarse a lo que el Juani desea.

    Por otra parte, admito que posiblemente esté corrompiendo al 'pendex' pero se corrompe quien se deja corromper. O no...???

    Por otra parte, hablás de 'amor' cuando yo no conozco al amor. Me mueve la 'calentura' y el 'deseo' y no exijo ni doy fidelidad. Todos los que son mi pareja saben esto y lo único que tienen que hacer, es aceptarme o rechazarme. Yo particularmente, no voy a morir de amor (al menos por ahora)... jeeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Wakimiro:

    Estas prácticas 'sado-masoquistas' no pasan más allá de ser un 'juego', donde el dominante y el dominado, consensuan antes, cuáles son los límites y qué cosas se pueden hacer y qué no.

    Y aunque después en frío, uno se pone a pensar lo que hizo y lo rechaza como práctica habitual. Pero en el momento de mayor 'calentura', se hacen cosas sin pensar mucho por qué se hacen.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Alucinaito:

    Sé que estas prácticas de BDSM no son usuales, salvo para satisfacer los deseos de alguien. Luciano fue 'dominante' y no creo que le guste ser 'dominado', así como tampoco, no es 'activo' ni 'pasivo'. Es lo que es y punto. No te voy a negar que tuvo más sexo en estos últimos meses que en toda su vida, pero no es más que un explorador del mundo gay. Obviamente, va conociendo este mundo gay de mi mano y eso es mucho decir, ya que le hice saltar varias etapas en poco tiempo, pero nada fue obligado sino consensuado. Y como vos bien decís, todo esto que hicimos, responde a la 12ª premisa de mi vida: todo lo que hacemos es porque nos gusta, de lo contrario, en su momento, no hubiéramos hecho lo que hicimos... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. ¡VAMOS, QUE TÚ MEAS AGUA BENDITA...! en último término se corrompe el que se quiere corromper; como se quema el que ¿se quiere quemar...? el que juega con fuego acaba quemándose, dice el refrán; y, no me parece óptimo para el desarrollo de la personalidad humana, Luciano está en esa etapa, el embarcarse en experiencias "extremas" de este tipo. Lamentablemente, como ya he expresado antes, una vez USADO, a Luciano ya le has puesto el sello de DESECHABLE; ¡cómo te cambió la vida a ti al ser tratado así por el Mati! ¿perdimos un 75% de Mesi...? Somos como somos, no cambiamos; pero siempre está en nuestras manos intentar mejorar: DEPREDADOR, ¡ya conseguiste tu pieza! y el tigre; de satisfecho, pierde el interés por la pieza conseguida.


    http://yo-soy-el-arquitecto-de-mi-destino.blogspot.com.es/2014/09/cuestion-de-tiempo.html


    ResponderEliminar
  11. Betulin:

    Jaaaaaaaa...!!! O sea que creés que cada 'diosito' que cae en mis 'garras' termina su cabeza en mi galería de 'cazados'...??? jaaaaaa... no es tan así tampoco...!!! si soy más bueno que el pan con manteca y dulce de leche... qué culpa tiene el chancho, sino quien le da de comer...??? jaaaaaa...

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. TAN así no; pero al citar la "galería", lo que menos se me ha presentado a la imaginación ha sido SU cabeza; sino, ¡una galería de "retaguardias"! Me temo que ya estoy demasiado CORRUPTO de tanto venir por aquí

    ResponderEliminar
  13. Vaya historia Luckas! No lo habría imaginado, hasta ahora lo que había leído en tu blog era algo diferente, pero me ha gustado. No obstante, hay cosas que creo que jamás haría. Pero, como dicen... "never say never". Cuídate.

    ResponderEliminar
  14. Ay, Betulo, Betulo... De tanto andar por acá espero que tu mojigatería se termine y vivas la vida que tenés que vivir...!!!

    Besos Betulín!

    ResponderEliminar
  15. Marcos:

    Es así como decís: 'nunca digas nunca'.

    En 'frío' no lo haríamos pero en 'caliente' todo cambia: no racionalizamos y nos dejamos llevar por la pasión y el placer.

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Pues dile a Juani que escriba un libro versión gay de 50 sombras de Grey porque es lo que me pareció leer en esta ocasión. Cuando fui a un sauna gay en Miami vi que había un cuarto dedicado para esto (sado-masoquismo), pero no vi a nadie practicandolo. He visto quizás una escena de nalgadas en alguna película porno, pero no me gusta mucho sobre todo cuando se deja rojo el culo del otro. Es opinión personal... pero la lluvia dorada 'nica' (de ninguna manera) lo haría. Me resulta asqueroso

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Erik!

    La lluvia dorada es una forma intensa de 'dominación' y 'sometimiento' y me parece que está más allá del sado-masoquismo.

    El Juani siente placer y cree que da placer dejándose hacer lo que le hicimos, pero no fue así. Si hicimos lo que hicimos fue por un momento de 'calentura' pero después en 'frío' medio que nos avergüenza un poco.

    Esta sensación no es lo mismo que seguramente siente el Matius que goza dominando y sometiendo a su antojo al Juani, pero esa es 'harina de otro costal'... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Anónimo5/2/15 19:09

    Betulo siempre trata de depravado o enfermo a Luckitas, pero se lo pasa visitando el blog y comentando y se conoce sus historias de memoria.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo (5.2), es que ya somos casi como de la familia y, en toda familia, siempre hay una oveja negra.

    ResponderEliminar