martes, 6 de enero de 2015

Nochevieja






El festejo de la 'noche vieja' pasándola con mi viejo y su nueva familia, en la casa de Mariana y su familia, acá en Rosario, me dio la posibilidad de cenar con ellos en la 'nochevieja', esperar las 12 de la noche y compartir con ellos la 'mesa dulce', tradición europea en la que después de cenar 'a reventar' comidas saladas, seguimos haciendo una sobremesa de cosas dulces (pannettones, budines, turrones, chocolates, golosinas, helados, ensalada de frutas maceradas en vino blanco y azúcar, frutas secas y una infinidad de bebidas, como sidras, champagnes u otros vinos espumantes).

Así que estuve con ellos pero los dejé a la 1 de la madrugada. No soporto a los hermanos de Mariana (ni a su madre) estando 'frescos' (sin haber bebido) se transforman en gente insoportable cuando tienen una copa de más (o varias). Así que puse 'pies en polvorosa' apenas el reloj dio la 1 de la madrugada. Otro tanto hizo el Tato (que quiso que lo llevara hasta la casa de la novia) y Nachito, como buen 'mamengo' (sobreprotegido) quiso que lo llevara hasta la casa de mi abuelo, donde mi mamá estaba pasando la fiesta de la 'nochevieja' y recibiendo al 'nuevo año'.

La verdad que yo tenía otro destino: la casa de fin de semana de los Lucchessi. Allí se iban a reunir todos los Lucchessi para recibir el año pero no sé cómo. El reciente fallecimiento del 'don' no daba lugar para la algarabía ni la alegría que tienen por acá estas fiestas de fin de año. No sé en qué estado de ánimo estarían pero yo había decidido ir con ellos y acompañarlos en ese momento tan difícil de sobrellevar para ellos. Y para no ir solo, le mandé un 'sms' a los 'diositos' más grandes, que me contestaron afirmativamente a la invitación y que nos repartimos en varios autos.

Obviamente, cuando llegamos a la casa de fin de semana de los Lucchesi, estaba todo a oscuras. Estuvimos a punto de volver sobre nuestros pasos, cuando no me acuerdo quién, vio que había una luz tenue, pero luz al fin, que iluminaba lúgubremente el 'quincho' (ambiente techado sin paredes o cerramientos vidriados en donde está la parrilla). Así que le hablé al celular del Matius indicándole que estábamos en la puerta. Al rato, nada más, se encendieron las luces del jardín y rápidamente divisamos la silueta del Matius que venía a abrirnos. 

Se abrazó con cada uno de nosotros y nos invitó a pasar. En el interior del 'quincho' solamente estaban el Gasti y la Agus, además del Matius. Los padres ya se habían ido a dormir y estaban solos. El ambiente como era de suponer era de un nuevo 'velorio', sólo faltaba el muerto. Nosotros nos adaptamos al principio al dolor de los Lucchessi pero poco a poco, la ingesta de alcohol, terminó por cambiar el 'clima', encendió los ánimos y entre todos cambiamos el 'ambiente'. Ambiente que cambió totalmente cuando llegaron amigas de la Agus. Obviamente no llegamos a un 'jolgorio' pero casi. Estuvimos hablando hasta la madrugada, pero nos sorprendió una fuerte tormenta eléctrica y de lluvia copiosa que hizo que nos guareciéramos en la casa, donde nos acomodamos para dormir lo mejor que pudimos (los 'nenes' con los 'nenes' y las 'nenas' con las 'nenas'). Creo que la 'contención' fue importante,  no tanto para el Matius y la Agus, sino para el Gasti, que aunque sabe que no tiene nada que ver con la muerte del padre, él se siente culpable, sentimiento que no sé cómo voy a hacer para que lo pueda superar. Alguien con alguna idea...??? Porque a mí, sinceramente, no se me ocurren...







11 comentarios:

  1. Vaya comienzo de año. No es facil acallar la conciencia, es algo que el tiempo suaviza, pero no sana. Mmm yo soy más trántico, más espiritual y eso hago para calmar un dolor que me aqueja, pero en su caso de él no sé si funcione. Quizás no haya sido su culpa, pero tendrá que perdonarse a sí mismo porque en su interior así lo siente... solo cuando logré quitar esa piedra encima podrá siquiera ser como era antes.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Quizás pasarlo por el lado positivo: ¡QUÉ BUENO QUE ESTABAS ALLÍ EN LOS ÚLTIMOS MOMENTOS!

    Era una cosa que tenía que pasar, un derrame cerebral es imprevisible: el 6.12 enterramos a un conocido mío que deja críos en primaria y le dio en el trabajo; los suyos, sólo pudieron verlo entubado mientras lo mantenían con vida para repartir los órganos donados. El dolor está, que es muy distinto a la culpa, pero a mí me ayudó la idea de que mi padre me llamó, a mí en ese trance de madrugada, y se "durmió" con mis cuidados; el "no podría haber hecho más" me pesó mucho tiempo, pero me ayuda el hecho de estar con él en SUS últimos momentos conscientes.

    ResponderEliminar
  3. ¡ESO ES AMISTAD! ellos, y ellas; siempre queda el malpensamiento de: "y si no fueran luccchesi..."; soy así.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que todo será cuestión de tiempo. Pero no es fácil, por mucho que le digan que el trombo escogió por casualidad para obstruir la arteria el momento en que comunicó a su padre una noticia que no le apetecía escuchar. Gasti pensará, sin duda, que podía haber esperado a después de los postres para dar la noticia. Según la teoría, su padre no la habría recibido al sufrir el ictus antes. ¿Será consuelo pensar que su padre habría muerto con él dentro del armario?

    ResponderEliminar
  5. Me parece que hicisteis muy bien en ir a acompañarlos. Diría que esos chicos ya forman parte de tu familia.

    En cuanto a esa ayuda que pides al final, me parece que no soy el más adecuado para dartela. Pensé en un psicólogo, pero de eso a estas alturas entiendes tú más que yo, así que no tengo nada que decir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6/1/15 22:57

    Lucki: la verdad es muy dificil danrte una opinion, pero lo que te puedo decir es que hiciste lo mejor y lo mas aconsejable en acompañar al Gasti. Yo tuve un derrame cerebral externo, o sea la sangre salio para afuera y no quedo en el cerebro, yo hubiera querido que fuera lo contrario pero Dios quiso que no ocurriera, en fin es otro tema. Pero no se como podes revertir todo lo que siente el Gasti, lo que si se es que podes hacer lo mejor que puede hacer un amigo: escucharlo y acompañarlo, pero sobre todo escucharlo, ponerle la otra oreja ya que tenemos dos....Lapegnola

    ResponderEliminar
  7. Qué ideas se me ocurren.
    Gasti perdió a papá al tomar hacia él el camino de la insinceridad piadosa a la verdad.
    Gasti se entregó a papá.
    Hasta ahí, Gasti sufrió, Gasti se desorientó en su relación de amor.
    Papá no explotó.
    Papá murió.
    Gasti no tiene certeza si papá, al final, lo hubiera rechazado o abrazado ... abrazado ...
    Situación traumática.
    Pero Gasti fue sincero ... fue sincero ...
    Benton

    ResponderEliminar
  8. Hola Lu!! Era un lector regular tuyo hace varios años (cuando tenía yo como 15/16, ahora tengo 18), luego te perdí pista por completo hasta que te volvi a encontrar en este blog y ya te sigo.

    Te daré un consejo: al Gasti déjalo pasar su momento de duelo, el cual dura aproximadamente tres meses. Es perfectamente normal por lo que está pasando y si el se siente así no hay mucho que puedas hacer para elevar sus ánimos, después de un tiempo puedes intentar animarlo. Pero por ahora es mejor que no intentes algo muy grande, porque podría resultar contraproducente. Con el tiempo puedes intentar poco a poco, no de zopetón. Buee... es mi opinión.

    Saludos desde México!!

    ResponderEliminar
  9. mallorca7/1/15 21:06

    el gasto sufre, como me sucedió a mi , en mi caso necesitaba y aun lo necesito es ver que hay alguien que le importo , así que mandare un mensaje de vez en cuando preguntando que tal esta, al igual que tienen que hacer otros, y que vea que estáis a su lado como bien hicisteis, un abrazo Lu, cuidate

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8/1/15 1:30

    sos estudiante avanzado de psicologia y no sabés lidiar con la culpa? no se entiende bien

    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Es muy difícil conciliar la psicología con el tema de la culpa, especialmente cuando todavía no se maneja la 'praxis' propiamente dicha.

    Por otra parte, frente a mis amigos, no me corresponde erigirme en 'psicólogo'. Simplemente, me acerco al Gasti como un amigo 'íntimo' pero 'amigo' al fin, quien se le acerca para atenuar su pena con ese único objetivo.

    Estoy totalmente convencido, por una serie de pautas, que el ACV del 'don' no tiene nada que ver con la confesión del Gasti. Pero ésto tiene que comprenderlo el Gasti y no yo.

    Creo que lo mejor es estar cerca de él y de su madre, cerca del resto de los Lucchessi, apoyándolos en este momento, porque la desaparición del 'don' provocó una disputa interna entre los Lucchessi y los asociados.

    Y de seguir esto así, creo que se reafirmaría mi idea de que el 'don' era más que un muy buen abogado exitoso que extendió como un pulpo gigante sus tentáculos más allá de los límites del derecho.

    En fin. No sé como terminará esto. Espero que de la mejor manera. Por lo pronto nuestro esfuerzo de amigos es brindar 'contención' al Gasti, a su mamá y al resto de los Lucchessi, aunque ya se pueden apreciar las posturas que tomó cada uno, en donde yo vengo a ser una especie de 'comodín' a los propósitos de cada uno.

    Besos!

    ResponderEliminar