jueves, 19 de marzo de 2015

Amplio





Acá le damos el nombre de 'amplio'. Mejor dicho, así nos autodenominamos. También solemos llamarnos 'versátiles', esto es, todos los que en nuestra orientación sexual, somos gay e indistintamente hacemos de 'activos' o de 'pasivos'. En general, creo que los gays somos todos 'amplios' o 'versátiles' y que debe haber algunos que son exclusivamente 'activos' o 'pasivos'. Hasta ahora el único 'activo' que conozco es el Nesti y el único 'pasivo' que conozco es el Juani.

Los demás, algunos son más 'activos' que 'pasivos' y viceversa, pero todos, absolutamente todos, incursionaron alguna vez (unos más y otros menos) en el otro rol. Yo durante mucho tiempo, me sentí más activo que pasivo, porque si bien tuvo mis 'agachadas' (debilidades) como pasivo, en general hacía de 'hombre' en una relación gay. Pero ahora la cosa cambió. El Nesti me hizo ser su pasivo y al contrario de molestarme, me gustó ese rol y lo disfruto enormemente.

Aunque, y acá viene el 'quid' de toda la cuestión y por mi 'archirreconocida' infidelidad, soy pasivo con el Nesti, pero totalmente activo con Luciano y no incluyo a ninguno de los otros 'diositos' porque por el momento, son estas dos personas que giran alrededor de mi vida. Porque más allá de la relación afectiva y laboral que tengo con el Nesti, no le pude decir 'no' a los embates ahora inexplicables que me hizo Luciano en este tiempo, casi simultáneamente a mi relación con el Nesti.

No sé qué fue, si Luciano está más grande o si pensó mejor en su 'orientación sexual' o que fue lo que pasó por su cabeza que duplicó, triplicó, cuadriplicó y quintuplicó sus embates hacia mí, de tal manera, que no pude ni quise, decirle que no. Y los mismos sentimientos y las mismas sensaciones que yo siento para con el Nesti, Luciano los tiene para conmigo. Inclusive, la misma 'cuasi' desesperación por agradar y conquistar de cualquier manera el corazón del otro.

Todo pasó en un encuentro circunstancial que tuvimos en casa. Yo todavía no trabajaba y como no había casi nada para beber, el Matius y el Juani bajaron al minimarket que está al lado de mi edificio. Caio bajó a cambiar el ticket del estacionamiento medido y Lucho bajó con él. El resto de los 'diositos' todavía no habían llegado y los tres 'pájaros' que tengo en casa tampoco. Así que le pedí a Luciano que me ayudara a sacar vasos y acomodar un poco las cosas en la mesa.

Yo sabiendo que Luciano tiene sus 'cosas' porque todavía es medio chico y todo eso y porque me gusta mucho y lo quiero, trato de ir 'a la pesca' con él. Le propongo hacer algunas cosas pero sé que no tengo que 'apurarlo' (atorarlo) porque se cierra, se enoja y después tengo que 'bancarme' (soportar) sus cara de culo, sus respuestas destempladas y otras 'rabietas' que me hace, típico del adolescente gay. Pero como lo quiero y lo deseo, me la aguanto... jeeeeee...

Así que tengo que andar 'con pies de plomo' (mucho cuidado) con él. Y controlarme en lo que le digo, le hago o le propongo. Pero no sé que conjunción de planetas hubo en el cielo en ese momento, que sin decir 'agua va' (sin decirle nada), Luciano vino de frente, me abrazó, puso su cabeza en mi pecho (es de estatura bastante más baja que yo) y sin decirle nada, mientras me decía que me 'amaba' y lo caliente que estaba conmigo, me puso la mano en la pija y me empezó a 'franelear'.

Yo me quedé 'patitieso' (aturdido). Y aunque no entendía nada, también lo estreché entre mis brazos y le besé los cabellos primero, la frente después y como me elevó su boquita suplicante, le di un 'pikito' (beso con la punta de los labios) temeroso a que en cualquier momento, saliera con un 'martes 13' (cualquier excusa) y me rechazara. Pero contrariamente a lo que yo esperaba, aceptó mi beso y dejó que mis manos se metieran por debajo de su boxer y les acariciara las nalgas.

No pudimos seguir mucho más tiempo porque los demás chicos ya regresaban. Así que nos separamos y volvimos a lo que estábamos haciendo. Pero, eso que interrumpimos, siguió a la noche, en mi auto, cuando un rato antes de la cena, lo llevé a la casa. Creo que Luciano asumió su condición de gay y por eso comenzó a darse 'permisos' que antes no se daba. Y al darse permisos él, también me los da a mí, porque de otra manera no me explico ese cambio tan rotundo de un día para el otro.

Durante el viaje de mi casa a la suya, Luciano me dijo que al día siguiente (viernes) iba a estar solo en la casa y si yo quería ir porque la madre trabajaba y el hermano (siempre pensé que era mujer) iba a una maestra particular de inglés. Y que eso se iba a repetir los martes y los viernes, de ahí, que entre las 14 y las 18, esos dos días, iba a estar solo y tenía la casa a su entera disposición. Obviamente que le dije que sí y a la tarde siguiente, estaba como un solo hombre... jeeee...

Lo demás, imagínenselo. Cuatro horas sin que nadie nos molestara y gozando del cuerpo de un muchachito 'pasivo', obediente y sumiso, totalmente ávido de sexo y predispuesto a todo, hizo que yo tocara el cielo con mis manos. Y aunque con Luciano fui 'activo' siempre, le hice hacer lo mismo que yo le hago al Nesti y que el Nesti me hace a mí y lo que gozamos ambos no tiene palabras para describirlo ni para contarlo. Hablamos también mucho de nosotros y todo eso.

Faltando poco para las 18, nos duchamos juntos, seguimos después transándonos un rato más y lo llevé a buscar al hermano al instituto de inglés, pero no me quedé, para que no me viera y no hiciera preguntas. Me fui totalmente satisfecho del cambio que hizo Luciano en nuestra relación, pero pensando que estaba 'jugando con fuego' (corriendo ciertos riesgos). Una, porque Luciano y casi todo el resto (excepto Tomi y el Tato) desconocen mi relación con el Nesti y la va a seguir desconociendo hasta no sé cuando. Pero, ambas relaciones que llevo adelante, no se entrechocan ni tampoco se interponen, porque con el Nesti tenemos sexo los sábados o algún día de la semana siempre entre las 12 y las 15. Y con Luciano, nos limitaríamos a nuestros encuentros de martes y viernes de 14 a 18 o durante los fines de semana cuando nos reunimos en casa. Así que hoy por hoy esta es la situación: disfruto de dos personas que me gustan, que creo que amo y ambos me mueven a su manera, las fibras más íntimas de mi ser, aunque inexplicablemente, gozo siendo 'activo' con uno y 'pasivo' con el otro. Una verdadera y genuina 'versatilidad' que le dicen... jeeeeeee...





10 comentarios:

  1. Amplio te quedó el hoyo, jejejejejejee... saludos, putarraquin, te quiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás envidioso Marcus...??? Ahora que vas a tener voz de 'hombre' y dejaste tu voz de 'aputasado' solamente los chanchos te van a dar bola... jeeeee...

      Besos!

      Eliminar
    2. Envidioso no, sarcastico sí, putin :D

      Eliminar
    3. Sarcástico y envidioso, reconocelo Marcus... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
    4. ¿Envidioso de queeee??? Es más, estoy contento de poder burlarme gratuitamente :D

      Eliminar
    5. Envidioso de que me la pongan seguido, Marcus... O de que la ponga seguido... No sé con qué 'cristal' mirarás las 'cosas'... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  2. Anónimo20/3/15 4:28

    Me pregunto cuál sería la actitud de Luciano si se enterara que a su novio le gusta la pija más que a él?. Tal vez quisiera hacer un trencto, con su amado como vagón del medio?. Esta historia de enredos se está poniendo cada vez más interesante, realmente. Saludois envidiosos, Daniel B.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel B.
      Por mi boca, Luciano, nunca se va a enterar de que hay 'otro' que se interpone en nuestra relación. Bastante cambió en su forma de ser como para que volvamos a retroceder todo el camino andado... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  3. Por las burlas que te hacen en los comentarios entiendo que entre gays está "mal visto" ser el pasivo de la relación?
    Tiene algo que ver con el orgullo macho de que ser pasiva es como "bajar al nivel de una mujer"?
    Si tienes con qué meter y por dónde te la metas, no veo problema en utilizar los dos, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo:
      Sabés que leyendo lo que escribiste creo que tenés razón? Argentina, por mucho que les/nos pese esta formada por una sociedad 'machista' por excelencia, donde el papel de la mujer está relegada a segundo plano.

      Y si bien cambió esto en los últimos tiempos, la mentalidad sigue intacta. Y este relegamiento de la mujer, creo que la trasladamos también, al gay 'pasivo', es decir, aquel que cumple el rol femenino en la pareja gay.

      Creo que todo esto cambiará con el tiempo pero por ahora, las cosas están así.

      Besos!

      Eliminar