lunes, 4 de mayo de 2015

Garrón (todo mal) 1





A pesar de que habíamos planificado todo hasta en los más mínimos detalles, nada nos salió al Nesti y a mí como lo habíamos planeado. De los hectolitros de leche que pensaba largar y tomar en estos 3 días, apenas si 'acabé (eyaculé) una sola vez y no me 'acabaron' ni adentro ni sobre mí, solamente en la boca. Todo un 'garrón' (todo mal). Empezó todo tan bien como lo habíamos planeado pero a medida que fue pasando el tiempo, todo se trastocó y terminó 'para el lado de los tomates'...

Con el Nesti habíamos quedado que, para que no fuera todo tan evidente, íbamos a forzar un encuentro casual, para que a los chicos, les pareciera que todo era producto de la casualidad y nada previamente planificado. Así, por un lado, el Nesti saldría en su auto y con los 4 hijos. Yo, en mi auto, saldría por el otro. Como los únicos que saben que yo tengo este 'affaire' con el Nesti, son el Tato, el Tomi y el Nachito, tuve que involucrar al Tomi para que me acompañara. 

La idea era salir más o menos a la misma hora y encontrarnos de 'casualidad' en la primera estación de servicios de la autopista. De no encontrarnos ahí, volveríamos a detenernos en la segunda estación de servicios, provocando el encuentro y de allí partir juntos a destino. Las cabañas que alquilamos, no estaban en el mismo lugar. El Nesti alquiló una, para 6 personas en un lugar muy 'bacán' (costoso). Yo, en cambio, elegí otra, en un lugar un poco más alejado y mucho mas humilde.

Ya desde el 'vamos' (comienzos) las cosas empezaron a fallar. Nos desencontramos en las dos estaciones de servicios de la autopista. En la primera, porque el Nesti, que salió más tarde, llegó cuando yo ya me había ido. En la segunda, porque el Nesti, de ansioso que es, no se detuvo, suponiendo que como yo le llevaba mucha ventaja, lo iba a esperar directamente en las cabañas. Ergo: terminamos desencontrándonos y llegando a destino cada uno por su lado.

Igualmente, la tercera oportunidad, no sería la vencida. Apenas llegados y acomodados, nos habíamos puesto de acuerdo que nos íbamos a encontrar casualmente en la proveeduría del lugar. Pero nuestros planes volvieron a fallar. La diferencia de tiempo que teníamos, seguía siendo nuestro principal antagonista y no nos dejaba concretar nuestros planes. Al final, fue mejor, porque el encuentro se produjo de una forma totalmente inesperada y que no estaba en nuestros planes.

Fue un poco antes del almuerzo, cuando le hablé al celular del Nesti para saber si ya habían llegado. De ahí que decidimos, el Tomi y yo, acercarnos y forzar el encuentro casual. En eso estábamos y para que no fuera algo tan forzado, decidimos hacer un gran rodeo por la playa, cruzar un pequeño muelle para la pesca de embarcados en lancha y después ingresar al predio donde estaba la cabaña del Nesti. Pero al llegar al muelle, nos topamos de frente con los dos hijos más grandes del Nesti.

La sorpresa fue mayúscula porque no esperábamos encontrarnos allí. Y eso fue lo que dijo Joaquín, el más hijo más grande de todos, de 14 años. Estaba con el hermano que le sigue, Martín, de 12. Ambos me conocen y yo los conozco, porque de ellos soy 'chofer'. Obviamente que hice como si estuviera sorprendido. Les presenté al Tomi y les dije que habíamos ido a pescar y que justamente, como ellos, estábamos conociendo el lugar y que habíamos alquilado una cabaña en las cercanías.

Creo que mi presencia los alegró. Juntos y hablando boludeces, desandamos el camino que ellos habían hecho hasta que llegamos a la cabaña del Nesti. Ahí volvieron los gestos de sorpresa, las presentaciones y las aclaraciones. Los hijos menores del Nesti (Nicolás y Álvaro) no se mostraron tan efusivos como los hermanos más grandes ni el padre, pero era lógico, ya que tanto el Tomi como yo, éramos perfectos desconocidos, situación que me venía más que bien para alejar cualquier sospecha.

Pero todo lo que parecía que iba a enderezarse, se volvió a torcer. Los más chiquitos no dejaban al padre ni a sol ni a sombra y los más grandes, no nos dejaban a nosotros ni a sol ni a sombra tampoco. De ahí que era muy dificil que nos pudiéramos encontrar con el Nesti a solas. A la tarde, fuimos todos a pescar. El río estaba a unos 100 metros y realmente el 'pique' era muy bueno y aunque no pescamos piezas importantes, pasamos momentos realmente agradables.

A la hora de la merienda, el Nesti compró leche chocolatada para todos y también facturas. Después de merendar, seguimos pescando. Pescar, es un decir, porque mientras nuestros vecinos de pesca, sacaban boguitas y sábalos, nosotros no pescábamos más que 'moncholos' (bagres chiquitos), 'amarillos' y mojarritas. Solamente, en un momento, pescamos un lindo dorado, pero los hilos de las cañas de pescar se habían enredado y no sabíamos de quién era el 'pique'.

Así que estuvimos luchando a medias, para traer ese pez que luchó increíblemente. Y cuando ya estábamos recogiendo la 'tanza' (hilo), concordando los movimientos porque las tanzas seguían enredadas, el bicho cortó el hilo de la caña de nuestros vecinos, quedando sujeto a la caña de Joaquín, quien con mucho cuidado y paciencia, recogió casi todo el hilo y cuando ya estaba por izarlo, el dorado dio un último salto acrobático y se desprendió del anzuelo, escapándose para siempre.

 La verdad que nos quedamos todos decepcionados. Estuvimos una hora larga, luchando contra aquel gigante del río y cuando ya parecía que era 'cosa juzgada', el pobre bicho logró la libertad, vaya uno a saber a qué precio. De todos modos, quedamos medio abatidos y dimos por finalizada la pesca por ese día. Volvimos a las cabañas a bañarnos, cambiarnos de ropa y planear nuestras futuras y comunes excursiones de pesca para la noche de ese día y para el día siguiente.

A la tardecita, el Nesti y yo, fuimos a la carnicería a comprar carne para asar en la cena y festejar el día del trabajador. Ahí tuvimos nuestro primer momento a solas aunque no pasó nada porque aprovechamos ese rato juntos, para planear nuestros futuros pasos. A la noche, después de la cena, cuando fuéramos a pescar, íbamos a aprovechar la oscuridad y la soledad del lugar para tener algo de sexo. Podíamos hacerlo en mi cabaña, previo aviso al Tomi para que se quedara con los chicos.

La cena estuvo de 'diez'. A los postres, comimos helados. Después, los pibitos comenzaron a preparar nuevamente las cañas de pescar mientras nosotros hacíamos la sobremesa y hablábamos boludeces. Cuando ya casi estaba todo listo, empezó a soplar una fuerte brisa, algunos relámpagos iluminaron el cielo y truenos lejanos, anunciaban la llegada de una tormenta. Los pibitos querían ir a pescar igual pero el Nesti no los dejó y los mandó a la cama.

Después de protestar un buen rato y cuando los pibitos accedieron de mala gana irse a dormir, se desató la tormenta. Comenzó con un fuerte viento tormentoso y como comenzó a relampaguear feo, le dije al Nesti que fuéramos a mi cabaña, que el Tomi se quedaba con los chicos. Pero el Nesti prefirió no hacer nada y quedarse con los hijos por las 'dudas'. Así que nos despedimos y cuando se desató la torrencial lluvia, el Tomi y yo ya habíamos llegado a nuestra cabaña.

La energía se cortó y quedamos a oscuras, iluminados de tanto en tanto por los relámpagos. Nos desnudamos y nos acostamos juntos en la cama grande. Ahí, calentitos y en medio de la fuerte tormenta que se abatía afuera, el viento, los relámpagos y la copiosa lluvia crearon un clima especial. Y pasó lo que sabíamos que iba a pasar, siempre que tengo al Tomi desnudito y a mi lado y yo tan caliente, como siempre, no pude desaprovechar de ese cuerpito no virgen pero sí angelical que se me ofrecía en holocausto, para que yo pudiera satisfacer mis deseos más increíbles. Igualmente y a pesar de todo, para mí, el primer día había pasado 'sin pena ni gloria'...








15 comentarios:

  1. Anónimo5/5/15 1:59

    Yyy no te quejes Lu ...Q bien q te sacaste las ganas y te sentiste qrido y confortado x el Tomy ..lo demás pensalo en positivo x algo fue ...igual hasta ahora lo pasaste bien ..jaja .cuidate y espero a ver como sigue la historia. Abrazos charlieindio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charlieindio:
      No me quejo de nada, simplemente que no pasó nada de lo que yo quería que pasara. De todos modos, disfruté del Tomi como siempre, pero para eso, no tengo que gastarme una pequeña fortuna ni viajar 500 km para hacerlos...!!! Si lo tengo las 24 horas 'a mano' durante los 365 días del año...!!! jaaaaa... Sea como sea, amo al Tomi...!!!

      Besos!

      Eliminar
  2. Pues el final del día estuvo bien entonces. Con el Tomi desnudo a tu lado, dándote calor... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcos L:
      El día estuvo más que bueno porque pude disfrutar al Tomi en un 100%. Pero no era eso lo que yo precisamente quería. De allí que el día me pareció un día perdido... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  3. A veces tratamos de controlar la vida, pero luego la vida nos demuestra que nuestro control no es para tanto. La vida siempre nos sorprende. Más que controlar, lo disfrutable es armonizarnos con ella... fluir, en vez de luchar... aceptar a la vida y ser parte de ella, sin intentar forzarla. Con esta actitud nos vendrán ideas interesantes, planes que serán fluidos y que aportan bienestar. Ese tipo de planes no son un férreo control, porque la actitud es de unión con la vida, no tratar de ordeñarla jejeje (además, controlar no es la panacea, porque incluso cuando nuestros planes salen bien, a veces conseguimos lo que habíamos planeado pero luego vemos que eso no nos hace tan felices como habíamos pensado).

    Cuando tratamos de controlar, frecuentemente sucederá algo imprevisto, no planeado. Y si ese algo no nos agrada, puede ser el momento de recordar el refrán que dice "no hay mal que por bien no venga". En el sentido de que nada es completamente malo... porque toda situación la podemos interpretar como una oportunidad para aprender y ser más conscientes: y eso es bueno.

    Además, nada sucede al azar. La vida es muy lista jejeje... pero también es muy bondadosa, y podemos estar seguros de que, en el fondo, lo único que se nos está brindando es la oportunidad de aprender, de ser más conscientes y reconocer la manera de abrirnos a la plena vida, a la total felicidad.

    ¡En cualquier caso, procura siempre pasarlo bien! ¡A la vida le encanta que seamos alegres! ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Instinto:
      De todas nuestras largas conversaciones trasnochadas o madrugadoras de hace casi 10 años atrás, me quedaron solamente, un par de tus enseñanzas que siguen marcando mi 'norte'. Una, es el dejar 'fluir' las cosas. La otra, puede ser el estar 'abierto' a conocer cosas nuevas sin prejuicios.

      Lo de no 'controlar', no sé, me resulta medio difícil porque en el papel de 'patrón de estancia', soy yo quien mueve todos los hilos de las marionetas que giran a mi alrededor y de allí es que necesito del 'control'. Pero como vos bien decís, a veces, ese control se nos descontrola pero esto no es malo porque nos quedan aprendizajes que siempre dejarán cosas positivas. O no...??? jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  4. Lo que me resultó más raro de todo es imaginarte pescando. Todavía cazando vacas, vale; pero ¿pescando? Todavía podemos esperar que en "Garrón 2" comieras verdura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alucinaito:
      Es verdad que no como 'pescado' pero me gusta ver pescar y toda la ceremonia que ocurre alrededor de un acto de pesca: preparar la carnada, encarnar anzuelos, desenvolver madejas de 'tanzas' (hilo plástico), enrollar este en el reel, arrojar la 'plomada' y esperar segundos, minutos, horas hasta que algún pez interesante 'pique' y allí se desarrolla otra historia. Todas estas actividades, acompañadas siempre por una buena ingesta de 'picada' (entremeses) y abundante alcohol. Lo demás es anécdota...

      En cuanto a la verdura, ya estoy mucho más abierto a ese alimento, especialmente a la lechuga y al tomate de las hamburguesas, a los aros de cebolla rebozados y fritos, a la rúcula de las pizzas, o a la espinaca de las lasagnas o de los canelones, a las papas del puré o de las papas bastón, a la zanahoria, ají, pepinillos y cebollines de los 'pickles' (encurtidos en vinagre) o al 'antipasto' que también como sin mucha reticencia.

      Como verás mis gustos gastronómicos han variado y aumentado con el paso del tiempo y mi manifiesta madurez... jaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  5. Anónimo5/5/15 19:57

    Hola lucks, no por repetida deja de ser valida la frase de que "si paso x algo sera" Quizá los nervios de Nesti ante semejante situación con todos los hijos ahí rodeandolo no dejaron fluir sus intenciones para con vos y mucho menos poder concretarlas, igualmente sus planes no eran tampoco re segurossss de poder concretarse, me parece... dada la adversidad de las cosas ajammm Cuando leí el titulo de esta entrada y empece a leer, me imagine lo peor, me dolía la panza xq sigo pensando que tu relacion con Nesti no va a ser siempre color de rosas, y el choque va a llegar tarde o temprano... estaré siendo muy pesimista o realista??? en fin, saludosss y espero la segunda parte -Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan:
      No lo pensé desde tu punto de vista. Quizás el Nesti estuvo mucho más que yo, influenciado por la presencia de los 'chicos'. Yo lo tomé como algo natural e incluso me costó situarme en el papel de 'amante' del Nesti.

      Puede que él haya 'sentido' mucho más la presencia de los hijos ahí junto a nosotros y eso posiblemente afectó un poco su comportamiento y sus actitudes del primer día. Comportamiento que modificó en el segundo día y que voy a escribir y publicar mañana o pasado mañana.

      En cuanto a tu actitud 'realista' o 'pesimista' no estuviste muy desatinado que digamos porque durante el 3er día, algo hizo 'click' en nuestra relación y creo que ya nada será como antes. Pero a eso todavía tengo que interiorizarlo, reflexionarlo profundamente y ver cuál va a ser mi postura en el futuro. La vida no es fácil aunque muchos crean que mi vida así lo es... En fin...

      Besos!

      Eliminar
    2. Anónimo6/5/15 5:09

      Luckitas: en esta respuesta tuya encuentro una gran contradicción: si según vos sos el arquitecto de tu propio destino, entonces: por qué tu vida no es fácil?. Cual sería el objetivo de hacerla dificil, siendo que como arquitecto podrias hacerla fácil?. O es que tal vez sos un mal arquitecto?. Ardo en deseos de leer el relato del segundo y tercer día, especialmente lo referente al "click" con el madurito. Saludos.

      Eliminar
    3. Anónimo:
      No es tan así La vida se nos presenta de mil maneras diferentes, a veces fácil y a veces difícil. Todo está en la manera que uno responde a las cosas que la Vida nos presenta.

      No siempre respondemos positivamente. A veces nos equivocamos y aunque somos arquitectos de nuestro propio destino nada ni nadie nos indica que a nuestra vida la estemos construyendo bien. Aunque creo que lo más importante es que seamos nosotros los verdaderos protagonistas de nuestro destino y no un simple testigo de lo que nos pasa...

      Besos!

      Eliminar
  6. A falta de uno, bueno está el otro... que paja será eso de hacerli con truenos sonando. Por aqui no hay nada de eso... solo temblores o terremotos

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erik!
      Coger/follar de noche, escuchando caer la torrencial lluvia afuera, los truenos y los relámpagos iluminando el lugar, crean una atmósfera especial que me sobre excita. Cuando puedas probá de hacerlo. No tiene precio... jaaaaa...

      Lo de los temblores, no lo sé. Vivo en una región donde nunca tuvimos ni temblores ni terremotos, aunque de tenerlos, no sé si podría permanecer indiferente al movimiento telúrico y seguir con mi pareja en la cama... jeeeee...

      Besos!

      Eliminar
    2. Bueno si es un temblor no lo sientes, como también uno está en pleno movimiento también... pero cuando es terremoto sí porque las cosas se caen entonces no hay de otra que salir entre sabanas. Yo solo pasé un terremoto una vez pero no estaba tirando en ese momento así que no sabria... temblores, estoy acostumbrado a ellos que ya ni los sientos. Donde vivo hay temblores a cada momento.

      Eliminar