lunes, 24 de agosto de 2015

Lolo





La verdad que nunca pensé que sería tan difícil. Mejor dicho, difícil y además, complicado. Se llama Lorenzo, pero le dicen 'Lolo'. Tiene 16 años y es un 'semidiosito' que no alcanza la categoría que le doy a los 'diositos' pero poco le falta. Un accidente del que no pregunté mayores datos ni tampoco me los dieron, dejó a Lorenzo, desde finales de octubre del año pasado, postrado en una silla de ruedas, paralizadas sus piernas y sin ningún tipo de sensibilidad.

Lolo es el tercer hijo de 3 varones y 2 mujeres que tienen sus padres. Viven en la zona norte de mi ciudad, en un barrio residencial y cercano al río. Por lo que se puede ver 'a vuelo de pájaro' tienen un muy buen pasar económico y podrían disfrutar de la vida sino fuera por el infortunio de este chico. Durante la entrevista que tuve con sus padres, me dijeron que Lorenzo tiene un carácter 'especial' que se vio acentuado desde el momento del 'accidente'.

Va a hacer un año del accidente y de que no puede caminar y a pesar de las operaciones y del tratamiento kinesiológico que le hicieron, no hay adelantos de ningún tipo. Esto llevó a que Lorenzo, que había entrado ya en una depresión importante, la acentuara más aún. En todo este tiempo, está con muchísimos cuidados de rehabilitación médica, kinesiológica y psicológica, todas hechas en sanatorios o ámbitos dedicados específicamente a eso, pero, con resultados negativos.

Esto obligó a los padres a duplicar el esfuerzo y la rehabilitación se hizo también en la casa. Y le pusieron un 'acompañante terapéutico' con el fin de apuntalarlo en todo lo que pudiera. Pero como el tiempo fue pasando y no había resultados positivos, la relación 'profesional-paciente' se fue deteriorando hasta que llegó al momento actual. Lorenzo rechaza todo tipo de rehabilitación y también todo tipo de terapia. Está depresivo, agresivo, irónico y cruel con todos los que lo rodean.

Y los padres y hermanos ya no saben qué hacer, cómo tratarlo o qué reacción tener ante sus actitudes. También me dijeron que yo era el tercer 'acompañante terapéutico' y que esperaban que por ser el tercero, sería el que 'venciera'. Claro que por el momento, por más ganas que yo ponga, mis esfuerzos son todos en vano. Lorenzo prácticamente no me habla y cuando se digna a hacerlo, lo hace en forma cortante. Todo el tiempo está callado y enojado con la Vida, lo cual es lógico y comprensible, pero...

Lorenzo, prácticamente, no sale de su habitación individual y solamente mira, absorto y pensativo, por la ventana de su dormitorio. Todo lo que le atraía, ya no le atrae y no quiere recibir la visita de amigos y ahora está rechazando todo tipo de rehabilitación. Desde el 'vamos' (el comienzo) rechazó a sus acompañantes terapéuticos por diferentes causas. Y no soy el tercero como me dijeron, sino el sexto o séptimo. Los primeros fueron tipos con gran experiencia y terminaron todos rechazados. 

Así que los padres de Lorenzo, optaron por descartar a los más competentes y buscaron a alguien que congeniara con el pibito. Como tengo que ir a la facultad, pacté con los padres 'acompañar' a Lorenzo, 4 horas diarias, todos los días (excepto fines de semana). No tengo una función específica, solamente acompañarlo, brindarle 'contención' y ayudarlo en lo que no pueda o no se anime a hacer. No hablamos de dinero pero me dijeron que, si mi trabajo los satisfacía, duplicarían mi sueldo.

Más o menos, mi profesor de la facultad, que me consiguió la 'changa' (trabajo temporal) me dijo cuánto estaban cobrando el 'acompañamiento terapéutico' pero los padres de Lorenzo no quisieron hablar de momento del tema y me dijeron que como estaba a 'prueba', recién hablaríamos del tema, si veían que mi relación con Lorenzo y mi 'trabajo' fuera satisfactorio. De lo contrario, me pagarían estrictamente lo que deberían y cada uno seguiría su camino.

Así que quedamos así, pero por como van las cosas, no creo que dure mucho en este trabajo. Por muchas ganas que ponga, no puedo 'llegar' (congeniar) con el pibito. Hasta ahora, no soy más que un 'sirviente' especializado y obediente a los caprichos del pendejito y esto, aunque es comprensible, no me gusta. A la larga, sé que voy a congeniar con este pibito, pero para eso, necesito tiempo. Claro que hace 'nada' que trabajo con este pibito pero los padres están muy ansiosos e impacientes y quieren ver resultados. Y aunque me brindan materialmente todo lo que necesito, siento sus miradas expectantes continuamente. Por ahora, Luciano, que sigue exteriorizando su bisexualidad, se constituye en mi 'confesor' y como es apenas un año mayor que Lorenzo, creo que me va a servir y mucho, para comprenderlo mejor. Así que en eso estoy ahora. Como me dijo una vez mi viejo, 'nadie me dijo que la Vida me sería fácil' pero por lo que veo, la Vida no sólo no es fácil sino también complicada... jeeeeeee...





19 comentarios:

  1. Yo procuraría no hacerle demasiado la pelota, no bajarme los pantalones. Por respeto hacia mí mismo y hacia él. No tratarle de manera condescendiente. Ni a causa de una posible lástima por su situación, ni a causa de que sea un trabajo que posiblemente dé un buen dinero. Yo procuraría simplemente ser yo mismo y compartir lo mejor que pueda. Si esa persona se abre, podrá recibir. Si se cierra, seguirá en sus trece.

    Si quieres ayudarle, es importante que te asegures de que estar en silla de ruedas no es un impedimento para ser feliz. Porque si crees que así no se puede ser feliz, difícilmente podrás ayudarle. Es algo a planteártelo primero tú mismo: ¿te ves capaz de ser feliz si estuvieses postrado en una silla de ruedas? Sí se puede ser feliz, pero si tú pensaras lo contrario, difícilmente podrías ayudarle, pues pensarías demasiado parecido a él: que la vida le ha traicionado.

    Podrías ofrecerle una enorme ayuda si le facilitas darse cuenta de que la vida no le ha traicionado, que todavía puede ser feliz. Pero esa convicción no puedes transmitírsela sin sinceridad, sin pensar tú mismo que eso es posible. Así que puede que la "terapia" la pudieras comenzar primero por ti mismo, en caso de que dudes de que en silla de ruedas (y en su situación física) se puede ser feliz.

    Si tú lo tienes claro, si sabes que él puede ser feliz porque sientes que tú lo serías en una situación semejante, entonces puedes compartir esa convicción con él (no necesariamente con palabras). Tú solamente podrás ponerte a su disposición, como amigo, acompañante en la vida. De él depende abrirse o no. Eso no es tu responsabilidad (la tuya es elegir ser feliz tú mismo), sino la suya. No es cosa de que te arrodilles para que te acepte como su terapeuta, eso poco le ayudaría. Es simplemente que le extiendas la mano, dándole la libertad de aceptarla o de rechazarla. Si la rechaza, podrás retirarte con dignidad. Si te arrodillas o le haces la pelota para "comprar" su aceptación, sea pensando en el dinero o en lo que sea, poca ayuda surgirá (para él y para ti).

    Comparte con sinceridad tu convicción en que puede ser feliz. Comparte eso sin segundas intenciones, sin intereses propios de por medio. Dispuesto a irte tranquilamente si no surge la buena onda. En ese caso podrás irte con la conciencia tranquila, extendiste tu mano de buena fe, y él es libre para rechazarla.

    Ábrete también, aunque esto también lo sabes, a que además de ayudarle a él, él también te ayuda a ti: todos aprendemos de todos.

    (Sigue en otro comentario... demasiado largo y el sistema no lo admite de una pieza jejeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Continuación de mi anterior comentario):

      Él puede ser feliz. En realidad la felicidad, vivir plenamente, no depende de los hechos externos, es más una decisión. Inconscientemente, muchas veces elegimos no ser felices y usamos los acontecimientos de nuestra vida para justificar esa infelicidad. Pero lo que nos hace felices o infelices no son las cosas que nos pasan, sino cómo interpretamos las cosas que nos pasan.

      Él no es feliz ahora porque no se valora. Piensa que ahora vale menos. Pero sigue valiendo lo mismo: la vida siempre tiene un valor infinito. Le puedes ayudar si piensas que no ha perdido ningún valor debido a su situación. Si piensas que tú mismo valdrías lo mismo que ahora estando en silla de ruedas, y que podrías muy bien ser feliz, entonces podrás prestarle una gran ayuda, pues podrás compartir con él algo que es cierto: que no ha perdido su valor y que sigue teniendo a su alcance la felicidad; solamente tiene que decidirse a aceptarla, sacando partido de lo que sí puede, en vez de justificarse negativamente con las cosas que no puede. Puede pensar, puede jugar (y más en esta época de las tecnologías), puede amar. Hay todo un mundo ante él esperándole, la vida esperándole con los brazos abiertos, pero es él quien tiene que abrirse y aceptar. O puede elegir cerrarse. Tú no puedes elegir por él, pero puedes acompañarle e inspirarle en el darse cuenta de que no ha perdido valor, está vivo, ser feliz es una decisión, y si elige serlo, las formas de expresar esa felicidad surgirán espontáneamente. Probablemente él no la expresará corriendo (al menos no con piernas biológicas), pero hay tantos modos de expresión...

      La vida se abre camino, si uno acepta lo que viene.

      Saludos

      Eliminar
    2. Instinto:

      Obviamente que en este trabajo de 'acompañante terapéutico' voy a ser yo mismo. Y voy a hacer de 'yo mismo' porque nunca hice de otro. Lo que pasa es que este primer tiempo es de 'reacomodamiento', tanto de Lorenzo como mío.

      También entiendo que, como dijo Abraham Lincoln, 'uno es tan feliz como se lo propone'. Es decir, yo tengo recursos como para hacerle ver y sentir a Lorenzo, que la vida es una sola y hay que vivirla a 'full' porque no hay otra.

      Claro que para 'vivirla', la persona tiene que encontrarle sentido a la vida. Y hoy por hoy, Lorenzo no se la encuentra porque está impedido física y psicológicamente de hacerlo. Yo estoy 'preparado' (creo) para brindarle ayuda y desbloquear esa parte psicológica. Otros, se dedicarán a solucionar o mitigar de alguna manera, su discapacidad física.

      De cualquier manera, en esta etapa de 'adaptación' creo que le estoy 'marcando la cancha' mucho más y mejor de lo que lo hicieron mis antecesores. Veremos qué pasa...

      Besos!

      Eliminar
  2. Luckitas: me han gustado muchos posts "guarros" de tu blog, pero este lleva desde ahora en más mi preferencia absoluta. El destino, al cual muchisimas (creo que demasiadas) veces te refieres como su arquitecto, parece haberte dado una posibilidad probablemente única de crecer afectiva y profesionalmente al mismo tiempo. Tal vez deberías leer o ver peliculas que tratan sobre la relacion entre pacientes y quienes los ayudan a sobrellevar sus problemas. Ahora recuerdo El hombre elefante, Mi pié Izquierdo, Gaby (con Norma Aleandro). Tambien recuerdo un hermoso film sobre un chico de 16 o 17 años, con un defecto fisico, que se incorpora a un internado y logra superar los duros momentos iniciales: Crazy (con Robert Standlober). Si hay algo que se te pudiera envidiar, desde ahora en más es esta oportunidad que se te ha presentado en la vida. Por favor, no lo abandones!. Un abrazo, Daniel B.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel B:

      La Vida misma se expresa de diferentes maneras. Nos toca adaptarnos a cada una de ellas, vivirla a 'full' aunque nos sea difícil y ser tan feliz como nos lo proponemos.

      No vi ninguno de los films que me recomendás pero ya los tengo en 'carpeta' como para verlos en algún momento que tenga libre y ver en qué me pueden ayudar.

      Besos!

      Eliminar
  3. LA vida es simple, nosotros la complicamos.

    Instinto está muy acertado, poco más se puede añadir; PRIMERO TU debes convencerte del FIN del ser humano: LA FELICIDAD.

    El tener, distrae; el ser, LLENA. Creo que por ahí tienes TU trabajo; no va a TENER posibilidad de caminar, pero sí de SER feliz.

    Por chat te mandé unos enlaces de uno en silla eléctrica que ha creado una empresa, que da unos premios llamados "Vencer Barreras" o algo así; no me he leído su librito que te puedes descargar por ahí. Espero os pueda servir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Betulo:

      La Vida se nos manifiesta de diferente manera. Yo estoy totalmente convencido de la felicidad como finalidad de la vida pero no sufro de ninguna discapacidad como Lorenzo, quién no sufrió esta discapacidad desde siempre sino de un tiempo a esta parte.

      Creo que existen muchas maneras de alcanzar la felicidad, estando discapacitado o no. Lo más importante es que el paciente discapacitado lo comprenda y lo internalice y para eso creo que estoy yo y la gente de terapia psicológica.

      Veremos dijo Lemos... jeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  4. Hola lucks, tuve uno de los mejores fines de semana de mi vida, es al pedo, buenos aires es buenos aires. Tengo para decirte dos cosas, a mi parecer, una que espero que los padres de lolo te den un tiempito, por que le podes hacer mucho bien. Pero tambien tenes que estar bien vos y sentirte como para afrontarlo. Estaba de pasada nomas! sigo laburando. Un abrazo para todos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marco:

      No es el lugar (Buenos Aires) sino la predisposición de la persona. Mis mejores fines de semana, yo los viví en el campo, viviendo en una carpa y a orillas de una laguna. Así que la felicidad no está en un lugar sino en la persona.

      Eso por un lado. Por el otro, creo que Lorenzo es lo que tiene que descubrir porque por lo que veo, su felicidad se alcanzaba con dinero y ahora tiene que descubrir que la verdadera felicidad está en uno y no es inmanente.

      Besos!

      Eliminar
    2. CONTRADITIO IN TERMINIS: Si está en uno, es inmanente.

      Eliminar
    3. Así es. El 'no' está demás. La culpa es de blogger que hace lo que quiere... jeeee...

      Besos!

      Eliminar
  5. Después de haber elaborado un sesudo tratado psicológico para animarte a enfrentarte con este difícil caso, el maldito blogger me ha borrado el comentario. Me siento incapaz a estas horas de volver a repetir los razonamientos. Mucha suerte para que contribuyas a que este chico recupere la ilusión por vivir y hacer felices a los que le rodean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alucinaito:

      Blogger tiene estas cosas que vos decís. Lamento no poder disponer de tus consejos, porque me conocés de hace mucho y me vendrían más que bien. De todos modos, ya más o menos, tengo un plan previsto que seguramente voy a ir cambiando sobre la 'marcha' según convenga o no a mis objetivos... Vamos a ver cómo resulta...

      Besos!

      Eliminar
  6. Esa historia me ha hecho recordar le película francesa "Intouchables" basada en hechos reales. No sé si la conoces, por si caso te cuento un poco de que va. En ella es el enfermo (que se ha quedado tetrapléjico) quien elige su "acompañante" o cuidador y entre ellos acaba habiendo una autentica amistad. En la película el enfermo no es un adolescente sino un aristócrata millonario bastante mayor que tuvo una accidente de parapente.

    Creo que no puedo darte muchos consejos de qué hacer o como actuar, de eso has de saber mucho más tú que yo. Me parece un caso muy complejo, más teniendo en cuenta su edad. Creo que el componente emocional en este caso debe ser especialmente importante ya que aceptar esa realidad debe ser para él de lo más duro y difícil. Acompañar a una persona en un proceso así lo veo no solo complejo sino además delicadísimo ya que en realidad es algo que debe hacer él y puede que la única forma de ayudarle a aceptarlo es no tener piedad.

    De todas formas me quedé con ganas de saber que tipo de accidente le dejó así y hasta que punto es responsable él mismo de que se produjera.

    Mucha suerte cariño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep:

      Es obvio que es un caso más que 'complejo'. De allí que Lorenzo está recibiendo intensa terapia física y psicológica rehabilitacional. Claro que el éxito radica en él y no es nuestra tarea. Por ahora lo estoy acompañando en este momento aciago de su vida. Espero poder revertir la situación como se pueda. 'Intouchables' es otro film que no vi y que ya puse en cartera para verlo y sacar de él, todo lo que me pueda ayudar.

      Besos!

      Eliminar
  7. No sé porque se me viene a la cabeza una historia romantica entre vos y él...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gustaf Yea:

      Ya pensé en eso... jaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  8. Hola lucks, me faltó dar un poco de info para expresar bien la idea. Fuimos a buenos aires a hacerle la despedida de soltero a un amigo. Primero habíamos pensado la clásica y alquilar una casa en funes (si bien la mayoría tienen casa de finde ahí, obviamente nadie la da para semejante hecho jajajaja) después habiamos pensado ir a melincue, a la laguna a pescar un poco y a la noche salir a rompernos por ahí. Pero lo pensamos dos veces y ya sabíamos que íbamos a terminar mal, por ende manejar así no era buena idea. Lo rehablamos entre todos y decidimos que queríamos un finde de Joda, pero a lo grande. De Rosario y alrededores estamos aburridos. Así que dijimos Buenos Aires! Conseguí un Hostel hermosisimo con habitaciones con baño privado en el corazón de san telmo, lugar que amo. Y a la noche reservamos en un lugar en el centro exclusivo para despedidas de soltero, mixto!!! Había despedidos heteros de ambos sexos y de igual manera gays. Pizza libre y toda clase de shows muy subidos de tono durante toda la noche. Con las participaciones de Dora la depiladora, Las chicas de azo azo el tarjetazo , el infaltable travesti que se re zarpó con todos, lucha en el barro, prendas con sesión de azotes (lo agarraron a joako que se hacia el lindo y le dejaron todos los pectorales rojos!!) y demás Xd. Buscábamos una noche de excesos y descontrol y la tuvimos :p. A eso me refería con buenos aires es buenos aires. Después durante el día paseamos, y el domingo cuando nos íbamos los hice ir caminando del hostel a retiro (unas 40 cuadras), jajajaja, esa zona me encanta, iban todos resaqueados como zombies!
    Como bien vos sabes, yo amo la naturaleza y opino igual que vos. Tengo recuerdos hermosisimos noches de agosto con -7° en medio del champaqui. Mirando las estrellas en la penumbra, comiendo chocolates y tomando petaquitas de licor acompañado de mis incondicionales amigos. Y bueno ya lo hablamos muchas veces, el campo que es mi lugar en el mundo... No te comenté pero hace 45 días falleció mi madrina, le terminó ganando el cáncer tras 5 años de lucha. No pude volver al campo después de eso... Es mas fuerte que yo. Pero sigue siendo mi lugar en el mundo.
    Como siempre gracias por compartir tus cosas con nosotros y leernos. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. En ese sentido, 'Buenos Aires es Buenos Aires'...

      Besos!

      Eliminar