viernes, 4 de septiembre de 2015

El viudo alegre 2




La llegada y el estacionamiento delante nuestro del camión 'semirremolque' fue el causante que se interrumpiera ese momento casi mágico en el que nos habíamos introducido con Inacio. Era el primer ser vivo que se dignaba a detenerse al menos para ofrecer su ayuda. Había pasado una hora larga desde que nos habíamos detenido. La señal de auto con desperfecto mecánico era inequívoco: balizas visuales, balizas eléctricas encendidas y capó levantado, no indicaban otra cosa.

Sin embargo, la inseguridad y el temor a detenerse para auxiliar a alguien y ser robado (a veces hasta asesinado), está tan incorporada en el imaginario social que prácticamente desapareció la famosa y generosa solidaridad argentina. Pero siempre hay excepciones y este camionero fue la excepción. Apenas estacionó, se bajó del camión y vino hacia nosotros. Nosotros, dejamos lo que estábamos haciendo y fuimos a su encuentro. En pocos minutos, le dijimos que nos había pasado con el auto.

El tipo miró el motor y estuvo toqueteando acá y allá. Después fue hasta el camión y volvió con una linterna grande. Estuvo mirando todo y me dijo que volviera a echar agua al 'bidón' (depósito de agua) del radiador. Hecho esto, dijo algo que no entendí y volvió al camión para traer ahora una lámpara portátil conectada a las baterías del camión. Dijo algo sobre una 'manguera de goma' y fue de nuevo a su camión para traer una caja de herramientas.

Mientras el tipo estaba con la mitad del cuerpo metido dentro del motor, Inacio y yo, nos prodigábamos caricias 'púdicas' y que pronto pasaron a ser 'impúdicas'. De tanto en tanto, con mucho cuidado y cautela, Inacio y yo, nos 'franeleábamos' (acariciábamos) furtivamente. Casi, sin mirarnos siquiera, en la oscuridad de la noche y tan cerca de un 'tercero' totalmente inadvertido de lo que estaba pasando, le daban al asunto, un toque 'especial'

Momentos después, el camionero nos dijo que se había aflojado una 'agarradera' (cinta metálica que sirve para ajustar) que permitió que la manguera de goma se desconectara. El tipo la ajustó, volvió a llenar el 'bidón' con agua y asunto arreglado. Al menos, podíamos seguir viaje y buscar ayuda especializada. Nos despedimos del tipo, que solamente aceptó nuestro agradecimiento y no hubo dios, que aceptara dinero, al menos, como estímulo a su solidaridad.

Así fue que nos despedimos y seguimos nuestro camino. Faltaban pocos kilómetros para entrar a la ciudad y encontrar alguna 'estación de servicios', volver a tener señal en el celular y comunicarnos con el resto para darles señales de dónde estábamos y que había pasado. Pero la 'calentura' (excitación) que teníamos Inacio y yo, era más grande y dejamos eso para después. Apenas estacionamos el auto en la playa de estacionamiento del 'surtidor' seguimos con la 'transa'.

El polarizado y el empañado de los vidrios del auto y la soledad y frío de la madrugada nos dio el 'ambiente' de privacidad que necesitábamos. Y ahí nos permitimos exteriorizar todos nuestros sentimientos. Bastante limitados en movimientos pero los suficientes para la 'transa, la paja y el pete' (caricias, besos, masturbación y felación). El primer 'wsp' (whatsapp) de Luizao nos llegó en plena 'transa'. También los mensajes de Caio que nos preguntaba dónde estábamos.

En ese momento pensé: cómo no habíamos pensando comunicarnos con Caio por medio del 'wsp'...??? Creo que toda nuestra intención se centró en el llamado al auxilio mecánico y al no tener 'señal' para el celular, solamente pensamos en eso y ninguno de nosotros, sopesó la posibilidad de usar el 'wsp' para comunicarnos con los demás pibes. Claro que habernos dado cuenta de eso, no hubiéramos tenido con Inacio la oportunidad que tuvimos de quedarnos solas y poder hacer lo que hicimos.

Les contesté que no se preocuparan, que un camionero nos había ayudado y en ese momento, estábamos 'desayunando' en una 'estación de servicios' y que en cuanto termináramos, nos encontraríamos en el hotel donde se alojaban los 'brasileñitos'. Claro que nuestro 'desayuno' fue a base de la proteínica 'leche' (semen) humana... jaaaaa... Estábamos re calientes y aunque no cogimos/follamos como dios manda, nos sacamos la leche y las ganas que nos teníamos.

Finalmente y para no demorar mucho más tiempo, nos acomodamos la ropa e intercambiamos además de nuestros fluidos, todos los contactos electrónicos y virtuales y nos dispusimos a ir al encuentro de nuestros amigos. En la próxima media hora que demoramos en atravesar la ciudad, casi desolada, a esa hora, estuvimos tratando de encontrar un momento para volver a encontrarnos y tener sexo, es decir, coger/follar como realmente lo deseábamos. Inacio se considera un 'bi amplio' y estaba muy entusiasmado, al igual que yo, de poder penetrarme y de ser penetrado por mí. Pero por muchas vueltas que le dimos al tema, nos dimos cuenta que era imposible volver a tener la oportunidad de encontrarnos a solas otra vez. Así fue que nos despedimos, comprometiéndonos a volver a encontrarnos, 'algún día', en un futuro cercano. Aunque todos sabemos que 'algún día, nunca llega'... En fin...






6 comentarios:

  1. La verdad es que me da mucha pena que no haya mucasesperanzas de ese segundo encuentro, estoy seguro que iba a ser genial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que pintaba bien pero lo que gratis se da, gratis se va... Es decir, fue todo muy 'causal' y 'casual', es lógico que terminara así...

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/9/15 3:32

    Q embole como termina la historia, además debe de haber sido súper lindo y además ese no se q; q tienen los brasileritos y mas cuando son morenitos sin llegar a ser negritos ..a mi me pueden!! mas esa forma tan dulce q tienen de ser y de hablar. Te felicito. Ahora tu novio por quien bogue tanto....es medio bolu o muy inconsciente e irresponsable porque te deja solo en programas como estos. Y además peca de egoísta a full porque no te acompaña sabiendo q para vos es importante. ...cambiando de tema q divino Caio...q grande q esta; me acuerdo cuando apareció en tu vida y jugaste un partido de fútbol q el también jugó y se estaban conociendo. Te confieso q ahí en ese momento me hice la película q vos y el iban a tener una historia de amor, jajaja ...abrazos charlieindio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de Inacio fue como una estrella fugaz: así como apareció, desapareció sin dejar rastros. Una pena porque 'pintaba' bien pero bueno... Con Caio, con los hermanos y con los amigos que conocí en Brasil, aprendí a admirar, la belleza de nuestros 'primos'... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  4. Tú nunca perdiendo el tiempo jaja... bueno a veces los encuentros fugaces son los más especiales, los que más uno recuerda... a todo esto, ¿dónde quedó tu fidelidad monogámica? jeje no crítico, sólo que al comentarte acabo de recordar que estabas con lucianoa... en fin, cosas que pasan.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erik!

      Sabés qué...??? Tanto Luciano como yo, no creemos, que nuestra relación monogámica se vea interferida cuando cualquiera de nosotros dos tiene sexo sin sentimientos. Una forma extraña de pensar y que nos permite disfrutar de 'encuentros' íntimos con otros sin poner en riesgo nuestra relación. Cosas de la vida... jeeeee...

      Besos!

      Eliminar