sábado, 24 de octubre de 2015

Apagón





El miércoles por la noche, la Agus, vino a casa. Hacía mucho tiempo que no la veía ni tenía tratos con ella y pasó solamente, porque estaba haciendo 'tiempo'. Había ido a una boutique cercana, donde había comprado ropa de noche para ella y le tenían que hacer algunos arreglos. Y la habían citado para ese día a última hora, para que fuera a retirar las prendas. Pero como la Agus es muy ansiosa, pasó por allí alrededor de las 18 horas y todavía no le habían terminado el trabajo.

Deshaciéndose en disculpas, la dueña del negocio, le pidió a la Agus que pasara más tarde, que ya tendría todo listo. Así que eso fue lo que hizo la Agus. Pero como estaba cerca de casa y hacía mucho tiempo que no sabíamos nada uno del otro, se le ocurrió llamarme por teléfono y preguntarme si yo estaba en mi casa o en la facultad. El miércoles, yo había decidido no ir a la facultad y estaba haciendo 'sebo' (nada) en casa. Me había puesto a ordenar algo cuando recibí el llamado de la Agus.

Obviamente que le dije que estaba en mi casa y que pasara a visitarme. Yo no tenía planes de ningún tipo y que me alegraría conversar con ella. Minutos después, la Agus estaba en casa. Nos saludamos con un beso en ambas mejillas como viejos amigos que somos y mientras yo preparaba el mate (no quiso café), nos pusimos a hablar generalidades de nosotros. Así me enteré que a fin de año, la Agus se recibe de médica...!!! Todavía le queda la 'residencia' pero ya está...!!! De no creer...!!!

A pesar de que ya tiene casi 25 años, la Agus sigue siendo el mismo 'minón' que era a los 15. Con la diferencia, que perdió su frescura y su inocencia de adolescente pero ganó en sensualidad y belleza. Se nota 'a la legua' (de lejos) que la Agus es una mina 'especial': la forma de caminar, de hablar, de desenvolverse, de ser, le indica al otro que tiene algo 'diferente'. Y si a eso 'diferente', le sumamos la belleza exterior y la sensualidad que transmite a cada momento, la hacen una 'mina' para admirar...

Obviamente, hablamos de miles de temas que nos concernían y que por comunes, nos transversalizaban. Recordamos como nos habíamos conocido y cómo llegamos a intimar. El plan de mis compañeros de curso para demostrar que yo era gay y la anuencia de ella, para concretarlo y como el tiro, le salió 'por la culata'. Y la mentira que vendría después y que se mantenía todavía ahora. También de mi amistad con los 'diositos' y la entrada a mi vida, del Matius y del Gasti,

También hablamos de nuestra actualidad, de mí y de lo que estaba haciendo, tanto en la facultad como de mi trabajo de 'acompañante terapéutico' con Lorenzo. También hablamos del resto de los Lucchessi, que hacía bastante que no veía y del resto de los 'diositos' que ella conocía. De sus planes inmediatos y de los mediatos y de los míos. De sus sueños y de los míos y de miles de cosas más. Y como el tiempo pasa volando en buena compañía, pronto se hizo la hora en que ella tenía que irse.

Así que le dije que la acompañaba hasta abajo, así le abría la puerta, que seguramente estaba cerrada con llave y nos despedíamos, aunque nos comprometimos, a ir un día a cenar juntos y recordar más profundamente, algunos recuerdos que afloraron en ese rato pero que la vorágine del momento, hizo que no profundizáramos en ninguno. Así dadas las cosas y pasadas las 19.30, tomamos el ascensor para bajar y fue allí, cuando el diablo metió la cola.

Imprevistamente y cuando ya estábamos dentro del ascensor, las luces titilaron un par de veces, disminuyó la corriente eléctrica, el ascensor dio unos sacudones y finalmente se detuvo totalmente. La luz del ascensor se apagó dejándonos en la más completa y terrible de las oscuridades hasta que segundos después (no sé cuantos), la 'luz de emergencia', se encendió y a la misma velocidad con la que se encendió, se volvió a apagar, dejándonos en la más absoluta oscuridad.

La Agus emitió un gritito y se apegó a mí. Traté de calmarla hablándole suavemente pero no hubo caso. La Agus estaba entrando en una histeria incontrolable dentro de ese ascensor oscuro y cerrado herméticamente que nos impedía ver y casi respirar. Mi celular estaba en casa, cargándose, así que le pedí a la Agus, que encendiera el suyo así nos podíamos iluminar un poco. La tenua luz del celular devolvió a la Agus, un poco de la tranquilidad que había perdido.

Expectantes, estuvimos un buen rato sin saber que hacer, hasta que la Agus, se puso a escuchar una radio de FM y allí nos enteramos que el 'apagón' era mucho más grande y extenso de lo que nos imaginábamos. No solamente toda la ciudad estaba sin energía eléctrica de ningún tipo sino también ciudades vecinas y no tan vecinas, del sur de mi provincia, del norte de la de Buenos Aires y una parte de la de Córdoba. También, pedían calma porque mucha gente se mostraba alterada.

El apagón era muy extenso y abarcaba un radio de 150 km alrededor de mi ciudad. Nosotros, en el interior del ascensor, no teníamos señal de celular ni tampoco wi-fi ni nada. De allí que no podíamos hablar con nadie de nuestra situación, ni enviar mensajes ni whatssapps. En una palabra, estábamos totalmente incomunicados. Como la batería del celular de la Agus descendía rápidamente, optó apagarlo. Para colmo ninguno de los pájaros estaba en casa y por ende desconocían nuestra situación.

Luego de apagar el celular, la oscuridad más absoluta nos envolvió nuevamente. La Agus se abrazó a mí y se apretó contra mi cuerpo mientras me pedía que la abrazara fuerte porque tenía miedo. Miedo de qué...??? No había peligro alguno ni cercano ni lejano. De todos modos, la abracé y se acurrucó a mi lado. Le dije que nos sentáramos en el piso del ascensor y allí permanecimos un buen rato, en silencio y escuchando, nada más que nuestra respiración. Moviéndose casi felinamente, la Agus se separó de mi lado y se sentó entre mis piernas. Apoyó su espalda contra mi pecho, colocó su cabeza sobre mi hombro y tomándome de las piernas y luego de los brazos, hizo que la rodeara completamente y allí nos quedamos en silencio, escuchando nuestro respirar, disfrutando del momento y disfrutando de esa intimidad como hacía tiempo que no lo hacíamos... (sigue)






16 comentarios:

  1. Mira que provocar un apagón en medio país para quedarse contigo en el ascensor a solas. Esta Agus tiene muchos recursos. Así que, si es niña, le pueden poner Ascensión, por aquello del elevador. Lo raro es que se quedara sin recoger su ropa. Que una mujer retrase por unas horas recoger ropa encargada de una tienda indica lo mucho que le importas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alucinaíto; no RETIRÓ la ropa encargada pero, SON ARGENTINOS, sí recogió.

      Eliminar
  2. No te creas Alucinaito, las mujeres tienen muchos recursos para obtener lo que quieren, de ahí el dicho que 'un pelo de concha (vagina) tira más que una yunta de bueyes'... jeeeee...

    Y no sé si será niña o niño, porque con los hectolitros de leche que le tiré adentro a la Agus, hasta pueden ser sextillizos...!!! Claro que ella me aseguró que se estaba 'cuidando'... (a veces, peco de tanta inocencia...!!!) jaaaaa...

    En cuanto a la ropa que tenía que buscar, recién salimos del ascensor una hora y media después, así que, si apenas tuvimos tiempo, para volver a mi casa, asearnos un poco y llevar a la Agus hasta su casa, aunque todo ya había retornado a la normalidad... jeeeeee...

    Besos!

    Pd. http://www.lanacion.com.ar/1838499-un-gigantesco-apagon-afecta-a-rosario-y-localidades-vecinas

    ResponderEliminar
  3. ¿MÉDICA...? ¡pues no parece como muy ajustado para gobernar el Imperio Lucchessi! con tantos hectólítros que derrochas, sería cuestión de comprobar su calidad; quizás, te librarías de la preocupación posterior de si se "cuidan", por tus "descuidos", con la posibilidad de herederos. No lo digo como sustitutivo alimenticio, dadas las condiciones de la generadora original, sino por tus condiciones propias para que se pudiera dar el caso (aguachirri)...

    Ascensión... ¡INGENIOSO! mejor que sea niña; por que, ELEVATOR, lo hace más hollywudiense, pero NO me gusta jejejejeje...

    ResponderEliminar
  4. Para gobernar o dirigir, es más importante la persona que la profesión (en el mundo abundan ejemplos)... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. CIERTO. Además, ahora, siendo la ABEJA REINA, el zángano ya ha depositado su carga genética, que anteriormente he puesto en duda, para garantizar la supervivencia del "panal". jejejejeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos TODO fríamente calculado BETULÍN... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
    2. ¿Con la Agus? ¿fríamente...? ¡ANDA YA...! jejejejeje...

      Eliminar
  6. Lo que no te pasa a ti jeje... Mmmm yo como que de relaciones con chicas no entiendo mucho, pero supongo que pasó lo que tenía que pasar... en fin, que suerte que los tienes a la mano.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo nuestro (la relación entre la Agus y yo) ya va para 10 años y sino fuera porque siento una mayor atracción hacia los 'diositos', otra sería mi 'historia'... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  7. Primera vez que escribes cosas buenas de una mujer. Leyendo tu encuentro me surge una duda: ¿saldrías con un hombre transexual (de mujer a hombre)?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo:

      No es la primera vez que hablo bien de la Agus. SIEMPRE hablé bien de ella porque es la única 'mina' que pone dudas a mi homosexualidad. Siempre dije que si se darían ciertas condiciones, no pondría muchos obstáculos para casarme con ella y formar una familia...

      En cuanto a lo 'otro' no tengo idea. Tuve relaciones con un posible transexual (hombre/mujer) y no tuve problemas de hacerlo. Claro que no me enamoré de él ni nada que se le pareciera. Simplemente me sacaba la 'calentura' y eso es mucho decir... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  8. Hola Lucks! OH OH esto se pone danger... jaja Sabes que yo vi en el informativo que contaban del apagón y me acorde tuyo! jaja La Agus mas q ganas de verte te tenia ganas me parece y bueno... hay que disfrutar de todas las maneras posibles!!!!! saludos -Juan

    ResponderEliminar
  9. Gustos son gustos dijo una vieja...!!! jaaaaaa...

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Excelente la reflexión de la sección "Leido en facebook"!

    ResponderEliminar
  11. No hace muchos años hubo un apagon en mi ciudad que dejó sin suministro a media ciudad y que en algunos puntos duró casi tres días. Fue horrible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar