martes, 16 de febrero de 2016

Psicoanalizando I




La semana pasada me llamó por teléfono, una profesora de la facultad pidiéndome un favor personal. Aprovechando los feriados del lunes y martes de carnaval,  ella se iba a tomar unas cortas vacaciones. Había suspendido los turnos de sus pacientes, pero no conseguía comunicarse con uno de ellos, que no vive en la ciudad sino en un pueblo del interior de la provincia. De ahí y ante la necesidad, de no hacer venir a este señor inútilmente, me pidió si yo lo podía 'atender'.

Justificó su pedido diciéndome que, como yo este año tengo que hacer la parte 'clínica' (práctica) de mi carrera, le parecía que esto que me ofrecía era una buena oportunidad como para comenzar. La 'mina' que tiene el 'consultorio' en un hospital público, me dijo que su 'paciente' era un hombre adulto, que no hablaba mucho de su 'problema' y que, durante el tiempo que llevaba de 'terapia' no terminaba de 'abrirse' y decirle la causa de su consulta.

De todos modos, había que escucharlo y contenerlo porque se mostraba bastante angustiado. La verdad que aunque era la primera vez que yo iba a hacer de psicólogo 'analista' y aunque fuera un solo 'paciente', la situación en sí me ponía incómodo y ansioso. Pero no tuve más remedio que aceptar. La 'mina' va a ser mi profesora de este año y no me queda otra que quedar bien y hacer todo lo mejor, para poder aprobar su materia.

Así que el mismo lunes (feriado de carnaval) fue al hospital para 'ambientarme'. El hospital tiene más de 100 años...!!! En el momento de su inauguración debe haber sido muy lindo pero ciento y algo de años después, es un desastre: sus jardines están abandonados y salvo algunos espacios 'verdes', el resto se nota el poco mantenimiento. Lo mismo pasa con los diferentes pabellones de especialidades médicas, salas de internación y demás dependencias.

Como con el tiempo las especialidades médicas se fueron especializando, se construyeron nuevos consultorios más pequeños y que muchas veces, dividieron con tabiques de acuerdo a las necesidades del momento. Así quedó lo que quedó: un verdadero laberinto donde es fácil extraviarse. Desde el 'vamos' (comienzo) uno de los tipos de la 'seguridad' que estaba en la puerta de entrada, me acompañó por todo ese laberíntico lugar mientras me sometía a un interrogatorio interminable.

Resultó que no podía creer que yo era 'médico' y que iba a hacer un reemplazo. Le dije que no era 'médico' como él creía y que solamente era 'psicólogo'. Pero al tipo, la aclaración no le sirvió de mucho y continuó tratándome de 'doctor' aunque no terminaba de convencerse que yo tenía casi 25 años. Cuando llegamos, me abrió el consultorio con una llave maestra y me dejó solo. El consultorio del 'psicólogo' era deprimente. Era una sala común, sin decoración ninguna, fría y apática.

Para colmo, el lugar había estado cerrado durante varios días y el ambiente era irrespirable. El olor a desinfectante imperaba y no había más muebles que un escritorio antiguo con su silla, otra dos sillas enfrente, una camilla (sería el diván...??? jaaaaa...), un perchero, una vitrina vidriada con algunas cosas y nada más. Además, por muchas ideas que tenía para ambientar un poco ese 'consultorio', tenía que aceptar que era una 'única' vez y que terminaba todo allí.

El miércoles atendí al 'tipo'. Era el aniversario de la muerte del Guille y mi ánimo no era el mejor. En 'admisiones' le comunicaron al tipo (se llama Pedro) lo que había pasado con la psicóloga y le dieron la opción de seguir adelante con la consulta o volver otro día. Pedro aceptó mi reemplazo. Siempre había pensado en esa 'primera vez' pero nada resultó con lo que yo tenía planeado. Apenas Pedro entró, me presenté y al igual que el de 'seguridad', Pedro no podía creer que yo, fuera tan joven...

A partir de ahí, todo se 'enquilombó'... La 'sesión' aunque fue de un poco más de 40 minutos, no tuvo desperdicios y me sirvió para darme cuenta, cuánto me falta para ser un psicólogo, porque muchas veces me apresuré para preguntar, otras veces me desorienté e hice preguntas inoportunas y algunas veces, definitivamente tuve aciertos plausibles. Pedro, era un hombre cuarentón, bien parecido, de un nivel socio-económico-cultural de nivel medio, casado hacía mucho tiempo y con varios hijos, todos menores de edad. Era feliz en su matrimonio pero había algo que estaba aflorando y que le molestaba terriblemente y por eso quería la consulta psicológica. Vivía en un pueblo cercano y había hecho la consulta en mi ciudad porque quería darle la mayor discreción y reserva al tema aunque le habían asegurado eso del 'secreto profesional' entre el psicólogo y el paciente y tutti quanti...(sigue y termino mañana)





16 comentarios:

  1. ¡Y TÚ QUE TE QUERÍAS DEDICAR A "AYUDAR" A ADOLESCENTES CON PROBLEMAS DE DEFINICIÓN SEXUAL...! "la jodienda no tiene enmienda" ¿te acuerdas de la vieja frutilla del postre, como le llamabas tu? ¡CUANTO FALSO ARQUITECTO DE SU PROPIO DESTINO TIENES POR AHÍ PARA DARTE DE COMER! Sexualidad HUMANA, no simple "necesidad" fisiológica, mal desarrollada a su tiempo, madurez conflictiva, vejez desesperante.

    Me ha venido a la memoria un caso REAL, aunque parezca de tus "guionistas":

    -UN técnicO de una gran empresa española que se expande por tus tierras, es comisionado por una larga temporada dejando mujer e hijos adolescentes en Barcelona; regresa convertido en MUJER; no muy agraciada, pero mujer; con todos los atributos externos.

    -Sus excompañerAs, se NIEGAN a compartir los aseos y, en los de varones, no pega. Se le habilita uno exclusivo.

    -Divorcio inmediato; y, sus hijos, no quieren NI VERLO; menos, tras presentarse en el colegio.

    -Pasado un tiempo, le siguen "atrayendo" las mujeres; y se etiqueta como lesbiana.

    Supongo que, aparte de los cirujanos plásticos, mucho habrá alimentado a los psicólogos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo pensando en lo mismo, BETULO, quiero ayudar a chicos preadolescentes, adolescentes y jóvenes a que vivan su homosexualidad sin problemas ni traumas ni autopersecusiones.

      Como todo trabajo, siempre uno tiene su ideal pero la realidad le gana a ese idealismo. De todos modos, algún día tenía que empezar y la frase de mi viejo me sigue acompañando: 'NADIE TE DIJO QUE LA VIDA TE SERÍA FÁCIL'...

      Besos!

      Eliminar
    2. Bueno, en lo de Alucinaito ya comenté: ¡SIN pre_juicios! desmonta TUS criterios previos para poder aplicar la "posible" visión externa que ayude a desembozar la obstrucción existencial. ¡Huye del mal de muchos! recuerda que es el consuelo de TONTOS. Acabo de desayunar con una excompañera que comentaba que tenía un sobrino, doce años menor que ella, y decía que cuando de pequeño jugaba con SUS cacharritos de cocina, ya sabía de "su" homosexualidad, DE NO CREER como te gusta decir a tí; ¡VAMOS, QUE TODOS LOS GRANDES COCINEROS QUE EXISTEN SON HOMOSEXUALES! por supuesto; ella, ¡NI HABLAR de homosexualidad inducida!.

      Eliminar
    3. BETULO:

      Uno trata de mantenerse 'incólume' y totalmente imparcial porque eso es lo que la psicoterapia nos exige pero no debe ser fácil conseguirlo. Al menos eso fue lo que sentí en mi primera 'experiencia'. Pero estoy seguro que con el tiempo, voy a poder alcanzar la 'plenitud' (espero que para ese entonces, no tenga muchos muertos en el campo de batalla)... jaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  2. No creo que olvides a tu primer paciente, aunque sea como reemplazo. ¿Quién estaba más nervioso e inseguro?... Supongo que, a falta de la seguridad que da la experiencia, harías lo más importante, que es escuchar :) Lo demás siempre se puede consultar a las fuentes autorizadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con vos, ALUCINAITO... El 'comienzo' no debe ser fácil para nadie. En este caso, escuché mucho, pero mucho de lo que escuché no lo aproveché (creo que mi pensamiento funcionaba mucho más rápido que la razón).

      Igualmente, mañana tengo que rendir y voy a tratar de ubicar a esta profesora para hacerle la propuesta de seguir atendiendo al tipo. Veremos que pasa...

      Besos!

      Eliminar
    2. ¿PRE_juicios...? no es bueno para la terapia. PRIMERO, el paciente; sin enclosetarlo UNO; si es que está enclosetado en sus COMPLICACIONES personales, pues por eso ha acudido a terapia.

      Eliminar
    3. Los 'prejuicios' no son buenos nunca. Imaginate para una sesión de psicoterapia...!!! Igualmente, como los sacerdotes tienen a otros sacerdotes que escuchan su 'confesión', nosotros, también tenemos 'psicólogos' que escuchan lo que pensamos, decimos y hacemos, ya que por el hecho de ser psicólogos no estamos exentos de cometer errores.

      Besos!

      Eliminar
  3. Ahora a esperar a ver si el plot-twist es el esperado/obvio, o si se viene lo que todos esperamos, pf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no hay un 'plot-twist' en este caso AURA BEARER... Es simplemente algo que me ocurrió y que pienso capitalizar como una experiencia de vida pero nada más...

      Besos!

      Eliminar
    2. Bueno. El clímax, entonces, viendo que lo dividiste para dejarnos con el suspenso de la mejor parte para el final?

      Eliminar
    3. AURA BEARER:

      No, tampoco. Lo dividí verdaderamente porque se me hizo un post muy largo pero no pude reducir porque es la primera impresión y experiencia que tengo en el campo de la psicoterapia. Y estas primeras 'experiencias' son como el 'primer amor': son las que más huellas dejan... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  4. Vaya, vaya... déjame adivinar.
    1. Es maricón (y termina queriendo cogerte para ver si es cierto)
    2. es transexual (y termina queriendo cogerte igual)

    mmm ¿qué será?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lejos de tus deducciones, ANÓNIMO. Mi vida no siempre está transversalizada por el sexo (aunque mis posteos, casi el 99%)... jaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  5. Me parece muy bien que hayas aceptado este reto, però me cuestiono bastante lo que ha hecho esta profesora. Tengo la sensación que ni el paciente ni tú os merecíais que os dejara solos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa soledad es la que se impone en la psicología, JOSEP... Algún día tengo que 'aprender a nadar y para eso, debo arrojarme, con miedo o sin él, al agua'...!!! Eso es lo que mi profesora hizo. Por otra parte, se adelantó apenas un par de meses, de lo que vendrá.

      Besos!

      Eliminar