jueves, 7 de abril de 2016

Lagrimas de cocodrilo





El domingo fui a almorzar a la casa de mi abuelo, con mi vieja, mi tío-padrino, el Tato y el Nachito y el Tomi. Hicimos (hice) pollo asado a las brasas. Mi vieja estaba antojada (esperamos que no esté embarazada) y antes de comprarlo, preferí hacerlo yo. Ella se encargó de la ensalada y las papas fritas y mi tío-padrino del vino y el postre. El Tomi y el Tato de darle 'charla' y entretener a mi abuelo y el Nachito de romperme la paciencia con mil 'huevadas' (tonterías) que se le iban ocurriendo.

Hicimos una larga sobremesa que se interrumpió porque mi tío-padrino, mi abuelo y mi vieja se fueron a dormir la siesta. Después, yo llevé al Tato a la casa de la novia, al Tomi a la casa de la vieja, en ese Fonavi de mierda donde vive y al Nachito a la casa de no sé quién para hacer no sé qué. Yo había quedado con los 'diositos' a encontrarnos en el Parque Norte, pero la lluvia del sábado arruinó nuestros planes, así que terminamos reuniéndonos casi todos, en un bar de la zona.

Estuvimos viendo la posibilidad de reunirnos ya que andábamos 'perdidos' y con algunos no nos veíamos desde hacía mucho tiempo. Hablamos de fútbol, facultad, política, economía, diositos, de hacer un viaje juntos y de otros 'bueyes perdidos'. También, coincidimos en hacer una reunión (cena) en casa el viernes próximo (por mañana) y tratar de juntarnos todos como lo hacíamos antes. Nos dividimos las tareas de quien se iba a encargar de comprar las cosas y luego nos despedimos.

De ahí me fui a la casa del Carlitos. Mejor dicho, cerca. Lo esperé a dos cuadras de la casa más o menos. Carlitos no quiere que nadie sepa que 'salimos' y trata de mantenerlo en secreto, todo lo que sea posible. Aunque en realidad no salimos, simplemente nos 'encontramos', como dos despechados que somos y que tratamos de ahogar nuestras penas de amor, el uno con el otro. Por ahora, creo que es solamente eso: nos une el resentimiento ante el desengaño que sufrimos. Pero no hay amor ni nada.

Fuimos a casa y prácticamente sin proponernos nada, terminamos teniendo sexo en la cama de mi dormitorio. Esta vez no hubo penetración. Solamente, 'franela' (caricias y besos), 'pajas' (masturbación) y 'petes' (felación). Carlitos no quiso ir más allá. Y aunque me moría de ganas, cumplí con su deseo. Aparentemente, no tenían tantos 'encuentros' sexuales con el 'pollito' como yo creía. O simplemente, le habían renacido las esperanzas de revertir esa relación entre el Matius y el 'pollito'.

Fue en el momento de la despedida, cuando nos estábamos vistiendo, que sonó el timbre del portero eléctrico y la voz inconfundible de Luciano:

Luciano: soy yo, quiero hablar con vos, necesito hablar con vos, puedo subir...??? 

Yo: sí... 

Y ahí me acordé que estaba Carlitos conmigo y que tenía que impedir que se encontraran o se vieran el uno al otro; para evitar el encuentro, bajamos juntos pero hice salir a Carlitos por la puerta que da a la cochera y le dije que saliera por ahí y que si la puerta de la cochera estaba cerrada con llave, que me esperara que yo en un rato, le abriría... Ya en el palier del edificio, Luciano me preguntó:

Luciano: estás solo...??? podemos hablar...???

Yo: sí, de qué querés hablar...???

L: mejor subamos, no quiero hablar de eso acá... 

Y: bueno, vamos... 

Subimos en el ascensor en completo silencio. Creo que cada uno de nosotros estaba pensando qué iba a decir y cómo lo iba a decir. Volvimos al diálogo cuando entramos en casa.

Y: creo que no me merecía lo que hiciste...

L: esperá, dejame hablar, no digas nada, estoy re re arrepentido de todo... la verdad que no, no te lo merecías pero no sé qué me pasó... perdoname, por favor, perdoname... 

Y sin dejarme articular palabra, rompió en llanto. Se arrodilló pidiéndome 'perdón', se abrazó a mis piernas y apoyo su cabeza contra mi sexo, mientras me imploraba y rogaba por mi perdón. Yo estaba petrificado y sin saber que decir ni como reaccionar. Solamente, atiné a tomarle la cabeza con mis manos. Luciano seguía llorando, pidiéndome que lo perdonara y que estaba arrepentido de todo y que volviéramos todo para atrás. Por un momento, me pareció que eran 'lágrimas de cocodrilo'...

Pero no. Todas sus justificaciones eran atendibles, lógicas y esperables para un chico de su edad y quien todavía no tiene definida su sexualidad. Siente 'pulsiones' y como no sabe dónde ni cómo está parado donde está parado, sucumbe a ellas. Eso, aunado a las sensaciones que se tienen cuando uno conoce a alguien 'nuevo' que le despierta todo y le renuevan las ganas de vivir, hacen un 'combo' difícil de resistir. Yo lo comprendí y acepté sus justificaciones porque a mí me pasa lo mismo.

El reclamo pasaría en por qué no me lo dijo, ni lo comentó ni nada, como habíamos quedado en hacer cuando fuéramos infieles al 'otro'. Él no me dijo nada en su momento de esa 'pibita' (se llama Lucía y la conoció en el 'call' donde trabaja). Yo tampoco le había dicho nada de Santiago. Claro que Luciano llegó más 'lejos' que yo. Igualmente, yo, de haber ido a la casa de Santiago, quizás, también hubiera llegado tan lejos como Luciano. Pero había decidido poner el tema Santiago, en 'stand-by'...

Y perdoné a Luciano y volvimos a hacernos el amor como siempre o como nunca. Amo a este pibito y él me ama a mí. Tenemos todos los problemas que tienen las parejas y también los propios de la diferencia de edad, de criterios, de gustos, de sexualidad y demás. Pero estamos dispuestos a poner lo mejor de nosotros para mejorar todo esto. Ahora me queda Carlitos, que fue una especie de estrella fugaz que iluminó y le dio sentido a mi vida durante los instantes que estuvimos juntos. Ambos fuimos una especie de 'bálsamo' que le sirvió al otro para calmar el dolor de la herida abierta. Pero, no fuimos más que eso. Los dos sabíamos que entre nosotros no había nada. Solamente actuamos como 'analgésico' humano para calmar el dolor que nos habían infligido. Ahora, correspondía que nos separáramos y siguiéramos nuestros caminos. Yo estoy dispuesto a eso... creo... jeeeeeee...





15 comentarios:

  1. Si no tiene definida su sexualidad, si tiene todos estos problemas, si siquiera tuvo la actitud de ofenderse así, si cree que lo que tiene para decir él es más importante que te interrumpe así, si realmente cree que todo simplemente puede volver a ser como antes...

    Honestamente, me chupa un huevo los impulsos que tenga, él al final termina eligiendo lo que elige conscientemente. Que vos quizás tuvieras algo con Santiago justifica lo que te hizo acaso? Qué fue toda esa escena que te hizo de reclamarte por algo que no estaba fuera de regla, irse despechado y de improviso como se fue...

    La comunicación entre ustedes falla. Fix it... or just abandon this before you hurt each other even more. Bai.

    ResponderEliminar
  2. No es la comunicación la que falla AURA BEARER... Luciano es chico todavía y se está 'forjando' entre medio de dudas, cimbronazos, aciertos y otras muchas situaciones que no alcanza a comprender y que para eso estoy yo, para aceptarlo como es, hacerle entender las cosas y fundamentalmente amarlo, para que se consolide como persona.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Sr. analgésico, se ha dejado usted al paciente encerrado en la cochera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajjjaja mori de risa jajjj

      Eliminar
    2. Jaaaaaa... por suerte la cochera no estaba cerrada con llave, ALUCINAITO, de ahí que Carlitos, pudo salir tranquilo...

      Besos!

      Eliminar
  4. Me temo que el tema de Carlitos tiene unas cuantas consideraciones a hacer ya que tu pacto de mantenerlo en secreto no te permite contárselo a Luciano con lo cual dejas de cumplir tu parte del pacto con Luciano. Por otro lado, creo que también Carlitos se merece al menos una explicación por tu parte del vuelco que ha dado tu vida...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlitos no 'entraría' en nuestro 'acuerdo' JOSEP porque estábamos en una etapa de transición. Con él fue 'debut y despedida'...!!! jeeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo con Josep, vas a tener q hablar con Carlitos.
    No estpy del todo contento con el desenlace inmediato que tuvo el encuentro con Luciano... Yo, hubiese hecho exactamente lo mismo que hizo el... Hacerlo sufrir un poco... Sabes por que? Es muy facil herir a la persona que tenes al lado y regresar y borrar todo con el codo... Las heridas siempre quedan abiertas, y vos lo sabes mejor que nadie, Quien es el para hacerte sufrir como lo hizo? Si bien lo amas, deberias respetarte a vos mismo un poco mas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablar con Carlitos...??? Por qué, para qué...??? Ambos sabíamos que nos unimos por 'despecho' pero no por otra cosa. Así que por ese lado, nadie le tiene que dar explicaciones a nadie. Hicimos lo que sentíamos en ese momento nada más.

      Por el lado de Luciano, cuando vos realmente amás de verdad a alguien, no querés que sufra. Solamente emplea el sufrimiento, quien odia y este no es mi caso. Luciano me ama y no quiso que yo sufriera y de ahí su arrepentimiento. Yo no podía ser menos porque mi sentimiento por él es auténtico y cuando hay verdadero 'amor' no quedan 'heridas'.

      Besos!

      Eliminar
  6. Volvió... El asunto es que sean completamente sinceros y hablen de todos lo que piensan, les gusta o les molesta.

    Espero que todo vaya bien, una abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lyss, eso que decís, es lo que tratamos de hacer. La comunicación y la sinceridad ante todo, aunque lleguemos al 'sincericidio'. Creo que es lo mejor para una pareja...!!!

      Besos!

      Eliminar
  7. Lucky: no me decido por cual de estos dichos te viene mejor: "al que nace barrigon, es al ñudo que lo fajen" o "es al ñudo rempujar, cuando la pinchila es corta", pero tengo la intuicion que uno de ellos encaja perfectamente en la situacion distanciamiento - acocodrilación - re-acercamiento. je je je. Saludos, Daniel B (a...s)

    ResponderEliminar
  8. Creo que se ajustan los dos, por las características que nos son propias, DANIEL B... El primero más a mí ('al que nace barrigón es al ñudo que lo fajen') y el segundo, a Luciano ('es al ñudo reempujar cuando la pinchila es corta') jeeeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Pues entiendo tu punto de vista, él es un niño y a ese edad aún se está con la onda bisexual y no puedes pedirle que se aclare de golpe. Sólo queda ver cómo anda el tema de Carlitos y si él lo tomó igual que tú, como un analgésico.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hola ERIK! Coincidimos en pensamiento. Luciano como todo adolescente, está 'adolesciendo' y no sabe bien dónde está parado, qué es ni adónde va. A mi me pasó lo mismo y por eso lo comprendo y entiendo su accionar con la diferencia que él sigue practicando su bisexualidad y yo mi 'poliamoría' pero en ambos casos, creo que los dos, por distintos caminos, buscamos nuestra consolidación como personas. Lo de Carlitos, por su edad, es diferente y harina de otro 'costal' que no sé como se resolverá.

    Besos!

    ResponderEliminar