lunes, 21 de noviembre de 2016

Poliamor





El viernes pasado, antes de la hora de cenar, llevé a Luciano hasta la casa de la madre y de ahí me fui a buscar al Colo a la salida del club. La verdad que no siempre experimenté esto, pero el tiempo vuela! Hacía casi un mes que habíamos ido por primera vez a casa. Y aunque lo veo en el colegio, casi a diario, porque tampoco es de los 'pibitos' que viene al gabinete todos los días, sigo tan 'caliente' con él, como el primer día y como si nunca hubiéramos hecho nada.

Ahora sé que la represión del Colo tiene fundamento. Y no debe ser fácil, ser gay, en un ambiente y en una familia homofóbica, ultra conservadora y tradicional. Los hermanos del Colo, los varones al menos, la tienen bien clara. Son buenos estudiantes, todos son deportistas y todos tienen novia. Tienen aprendido el 'versito' (creencia) del Opus Dei y lo respetan a rajatabla en todo momento del día, estén solos o acompañados. Todos, excepto, el Colo y eso lo está sufriendo y mucho.

Las veces que hablamos en el colegio, cuando nos quedamos solos, hicimos como los perros, que dan mil vueltas pero terminan echándose siempre en el mismo lugar. Con el Colo hacemos algo así. Por más vueltas, que le damos al asunto, no logramos hacer coincidir su deseos más íntimos con sus creencias, que colisionan en todo momento y lugar. Y el Colo no sabe qué hacer y yo menos. De ahí, que se permitió algunos 'permisos' pero no quiere seguir avanzando ni conmigo ni con nadie.

Tiene un pensamiento casi 'mágico' de todo lo que siente y permanentemente, luchan los dos deseos del 'quiero' y del 'no quiero'. Y me da mucha pena, lo que está viviendo y por lo que está pasando. Y no lo puedo ayudar porque me tendría que despojar de todo sentimiento subjetivo y no quiero hacerlo. Además, de última, cuando el Colo se acercó a mí, no fue para que yo lo ayudara a encontrar una solución a su 'problema' sino a que yo pasara a ser una parte importante de su 'problema'.

Definitivamente, el Colo, quiere ir 'más allá' pero él mismo se pone 'palos en la rueda' (obstáculos). El viernes, volvimos a la rutina de siempre: lo esperé bastante lejos del club, en una zona donde no pasa el colectivo que lo lleva a la casa. Todo por si algún amigo lo quiere acompañar. Así tiene la excusa perfecta para decir que va para 'otro lado'. Compramos la comida y la bebida en el lugar de siempre, la consumimos en el parque de siempre y después de unos cuantos mimos, fuimos a mi casa.

Con las luces apagadas y apenas iluminados por la penumbra de las luces del balcón-terraza, liberamos lo que sentimos. Claro que la 'liberación' de deseos no es tal, sino que es super limitada: Aún así, nos sacamos la calentura y aparentemente, ese poco que hacemos, conforma al Colo y lo deja satisfecho. Y siempre en el sofá grande de la sala y con toda la 'previa': muchos mimos, muchas caricias y muchos besos de todo tipo. Mucho toqueteo hasta llegar a la masturbación mutua. 

Pero, hasta ahí. De nada valen mis argumentos para que me permita 'avanzar'. Me gustaría desnudarlo completamente, besarlo por todos lados, chuparle la pija y que me la chupe a mí, chuparle el culito, hacer un '69', dilatarlo despacio y hacerlo mío, poseerlo y hacerle percibir sensaciones que desconocer. Pero todo ese 'ratoneo' (fantasía) mío se vio interrumpido, esa noche, por el ruido del ascensor que se detenía en mi piso y por alguien que bajaba en el hall de mi casa.

El Colo, se petrificó primero y le agarró la desesperación después: no quería que nadie lo viera. La única solución que nos quedaba, era escondernos. Elegimos por la cercanía, mi dormitorio. Claro que si era Luciano, la solución dejaba de serlo. Mientras escuchábamos al visitante entrar, pensé que la cocina o el 'balcón-terraza' hubieran sido mejores lugares para estar 'haciendo nada'. Un 'diosito' y yo, no íbamos a estar haciendo nada en mi dormitorio? No se la iba a creer nadie! Y Luciano, menos.

Qué íbamos a estar haciendo en el dormitorio sino teniendo sexo? O por tenerlo? O ya consumado? Y como le explicaba eso a Luciano? Por suerte, Luciano no era. No me importaba que fuera el Nachito o el Tato porque no me iban a pedir explicaciones. Pero no era ninguno de ellos. Era mi viejo que había ido a buscar algo y que buscaba y rebuscaba en los placares. El Colo se quedó en mi dormitorio, arreglándose la ropa, y yo salí, saludé a mi viejo y me interioricé qué era lo que buscaba.

Buscaba los colchones inflables y el compresor que los infla. Vicky iba con unas amiguitas a pasar el fin de semana a la casa de campo y los necesitaba. Mientras tanto me dijo que hacía mucho que no iba a verlo y que tampoco iba al campo. Le dije que, entre el trabajo y la facultad, casi no tenía tiempo para nada. Para qué le iba a decir que Luciano no quiere socializar con los míos? Pero le aseguré que en cualquier momento íbamos a andar por ahí. Como estaba apurado, se fue enseguida y yo volví a mi dormitorio. Yo pensé que ya que estábamos en mi dormitorio, íbamos a hacer algo 'diferente' y en la cama. Pero una vez más me equivoqué. El Colo no quiso hacer más nada. Estaba aterrorizado por la presencia de mi viejo y aunque no lo vio ni nada por el estilo, se había enfriado y quería que lo llevara a la casa. Así que no le quise meter más presión a la que ya le metían los viejos y eso fue lo que hice. En el camino, nos acariciamos mutuamente y nos besamos, al despedirnos. Después, de haberlo llevado al Colo a la casa, me quedé pensando y llegué a la conclusión de que no es solamente 'calentura' la que siento con el Colo. O como me dijo Christian en uno de sus comentarios, tengo que declarar 'oficialmente' que volví a mi 'poliamoría'... jeeeee...





17 comentarios:

  1. Ya tuviste la experiencia con Gastón que también tenía el matete religioso en la cabeza. ¿y si dejás que él sea activo? Por ahí le hace menos ruido eso.
    beso
    Damián

    ResponderEliminar
  2. Creo que estamos conectados simultáneamente, DAMIÁN. El tema no es que el Colo, quiera ser activo o pasivo. Te juro que yo no tendría problemas de ser pasivo con él, como no tuve problemas, con ningún pibito que quiso ser activo conmigo.

    El tema con el Colo es que ni siquiera acepta la desnudez (ni suya ni la mía). Imaginate hasta qué punto llega la represión que tiene. Incluso, la misma masturbación que nos hacemos, es por debajo del slip.

    Sé que a la larga, voy a lograr lo que estoy buscando con él, porque aunque soy re ansioso y quiero todo ya, también sé esperar y darle los tiempos a quien lo necesite (al Sebi le di dos larguísimos años).

    En fin, 'nadie me dijo que la vida, iba a ser fácil'... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vos y el Colo usan slip los dos? como viene la mano con el Opus Dei? muy buena historia, te felicito

      Eliminar
    2. Yo soy fiel a mis slips, ANÓNIMO. El Colo como todo pibe de ahora usa boxer ajustado sin piernas, bien pegadito al cuerpo y marcando ese hermoso bulto que tiene adelante y atrás, y que espero, poder gozarlos muy pronto! Jeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  3. Me inclino por dejarlo que lleve su ritmo. Entiendo que el problema es suyo, y que tu solo puedes acompañarle teniendo siempre la puerta abierta a ir más allá... Cero que forzarle a decidirse podría ser funesto y hasta te podría llegar a odiar por llevarle a donde no estaba preparado para asumir... Espero que se me entienda.

    Me parece tu poliamoría sigue y seguirá contigo toda tu vida. Hay cosas que forman parte de uno mismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos dos almas gemelas, JOSEP! También pienso como vos. El Colo me hace acordar a un pez del río Paraná, que se lo conoce con el nombre de 'dorado'. Si querés pescar a un dorado, tenés que darle mucha tanza (sedal/hilo/cordel), tenerle mucha paciencia y de tanto en tanto atraerlo, enrollando la tanza del reel.

      Tarde o temprano, con ese dar y recoger, se lo termina capturando, aunque la lucha para capturarlo, es sumamente larga. De lo contrario, si se lo quiere pescar a la fuerza, su formidable dentadura, cortará la tanza más gruesa y terminará escapando.

      Lo mismo que con el dorado va a pasar con el Colo. A la fuerza no voy a conseguir nada. Con mucha paciencia y saliva, ya sabemos lo que le hizo el elefante a la hormiga! jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  4. Como te he dicho ya varias veces haces muy dejando que vaya a su ritmo, está en una situación complicada y aparte muchas veces la insistencia sólo lleva a perder definitivamente lo que uno anhela. Lo que tenga que ser será pero en este caso las prisas no serían nada buenas.

    Me parece muy bien que vuelva el poliamor, siendo honesto no hay nada malo en ello si eres consciente de la situación y a Luciano no le supone ninǵún problema.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensamos parecido CHRISTIAN y creo que esa es la única salida que le veo a todo este meollo. Tengo que tener mucha paciencia con el Colo si quiero obtener de él, lo que quiero. Como vos bien decís, que vaya a su ritmo. Necesita mucho tiempo, primero para decidirse en desobedecer las enseñanzas de sus mayores y luego, poner en práctica, sus deseos inconfesables. Así que aunque reconozco que soy ansioso (los diositos son los únicos culpables) también sé, tener paciencia.

      En cuanto a la poliamoría, no sé qué decirte. A todas mis parejas (excepto a Luciano) les hablé de mi poliamoría y todos, al principio me la aceptaron, pero luego... a seguro me llevaron preso... jeeeee...

      Besos!

      Eliminar
    2. Por eso es tan importante que nos rodeemos de gente que nos quiera por como somos y no a la idea que se crean de nosotros. Eso que dices de que al principio te aceptan y luego te ponen pegas me ha pasado muuuuchas veces, en mi caso porque soy muy independiente y no me gusta estar todo el día con alguien, ni siquiera mi pareja. Enseguida llegan los dramas y los "no me quieres".

      Si eres feliz con tu poliamor, eres honesto y no haces daño a nadie, ¿qué problema hay?

      Besos.

      Eliminar
    3. Sabés que, CHRISTIAN? Mucho de todo esto tiene que ver con la seguridad/inseguridad de cada persona y esta sensación, no es siempre igual. De ahí vienen los celos. Si pudiéramos manejar estas inseguridades que sentimos, todo se haría más simple. Pero no todos sabemos/queremos manejar esa sensación y en ese malestar que nos provocan está el daño de la poliamoría. En fin.

      Besos!

      Eliminar
  5. Con Luciano todo va bien mientras haya sexo sin sentimiento, pero, por ahora al menos, parece que hay bastante sentimiento y sexo...mejorable, por decir algo.
    PS: te dejo por acá porque me parece que ha sucedido un milagro en la pestaña de al lado ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ahora, todos aceptaron mi 'poliamoría', ALUCINAITO. Excepto, Luciano, quien estableció las pautas, antes de que yo le hablara de mi poliamoría.

      Igualmente, creo que en algún momento, voy a tener que 'blanquear' este tema, con Luciano, mi poliamoría, ya que funciona muy distinto a lo que él me propuso y yo acepté. En fin...

      Besos!

      PD: Viste, descreido, que los 'milagros' existen? Claro que solamente un 'diosito' puede provocarlo! jaaaaaa...

      Eliminar
  6. Lu, justo cuando creí que al fin ibas a asentar cabeza con Luciano apareció este nuevo diosito jajaja que te da lo que más te gusta...un lindo cuerpito y te mantiene entretenido con la incertidumbre. Espero que siga los pasos y se entregue de una vez por todas y enterito. Te mando un abrazo, cuida de Luciano!!

    ResponderEliminar
  7. 'Tenemos que soportar las orugas, si queremos ver a las mariposas' (Saint Exupèry-El Principito). Esto es lo que me está pasando con el Colo, JULIÁN, tengo que esperarlo todo el tiempo que necesita, para poder hacerlo mío y ojo! que no quiero que sea un 'touch and go', sino que me gustaría que esta relación con el Colo, se extendiera en el tiempo (creo que volví a mi poliamoría, porque amo a este pibito).
    En fin, es lo que hay...

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Hola Lucks, para mi es calentura, una vez que lo hagas tuyo y le saques la virginidad, se termina todo hasta que tengas en tu radar otro diosito para conquistar jajaja saludos -juan

    ResponderEliminar
  9. Aunque no lo creas, JUAN, lo que siento por el Colo, es más que 'calentura'. Me pasa lo mismo que en su momento, sentí con el Sebi y ahora con Luciano. Mirarnos a los ojos sin decir nada, permanecer abrazados en silencio, percibirnos físicamente a través de caricias y mimos y otras manifestaciones (gestos, sonrisas, guiños) hacen que lo que siento por este pibito sea más que la simple excitación por hacerlo mío y poseerlo. En fin. Veremos dijo Lemos...

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Mmm no sé, quizás me equivoque, quizás te confunda, pero aquí te va mi parecer:

    Ponte a pensar, ¿qué te atrajo de Luciano en primer lugar? ¿No fue acaso ese querer y no-querer de él que tuvo al comienzo de su relación? Te pregunto porque la verdad (y sinceramente) yo no recuerdo jeje, pero pienso que ese no querer y querer de alguien es lo que te atrae. Nadie atrae a sí a alguien que no es como él. Aquí hay un juego de víctima-salvador muy arraigado (inconscientemente). Es quizás como que cuando conoces a alguien en esta situación, tú quieras liberarlo (por así decirlo), pues quieres que esa persona sienta y viva con la misma libertad que tú vives. Y no es que niega la poliamoría que reconozco que existe, ya que el ser humano, pasado unos años, pierde ese deseo sexual por la otra persona y desea explorarla con otra... he aquí que los viejitos no tengan casi relaciones jeje... ya que si hablaramos de poligamia, sentirias algo fuerte por los otros diositos, y no es del todo así.

    Es mi parecer, quizás esté en lo cierto, quizás no... total, no soy psicólogo, pero tratar con ellos me hace analizar que todos tenemos ciertos patrones que rigen nuestras vidas. En cuanto a él (el colo), no sabría qué decirte, está en él si quiere liberarse o no... pero me parece ridículo que a luces apagadas se deje llevar por la tentación... es como si se dijera así mismo "Dios no me ve" cuando el que tiene que verse es él.

    Bueno, el tiempo dirá... el tiempo dirá... total, las clases ya van a acabar.

    Saludos y suerte con el Colo, con Luciano... con todos ;)

    ResponderEliminar