miércoles, 16 de noviembre de 2016

Presión y represión




El 10 de noviembre fue el cumpleaños del Colo: 18 años! El viernes 11 hizo un asado en la casa e invitó a todos los varones del curso y también a gente del colegio, entre ellos yo. Al principio, me pareció que la invitación era por 'compromiso'. Pensé que el Colo, más tarde o más temprano, sabía que yo me iba a enterar de esa fiesta en su casa y quedaba 'mal' que no me invitara, sabiendo que en poco tiempo, habíamos llegado a tener la relación íntima que habíamos creado.

Así que al principio pensé decirle que no iría. Después, pensando que era un viernes y que Luciano no iba a estar en casa y yo no iba a hacer nada, cambié de parecer y le dije que sí. De última, si me sentía 'sapo de otro pozo' como dice mi viejo, cuando uno está incómodo en un lugar, me volvía a casa, aduciendo cualquier pretexto. De todos modos, tenía bien en claro, que esa noche, no iba a pasar nada con el Colo. Y también me picaba la curiosidad de conocer a su entorno familiar.

Llegué tipo 21 y me recibió un chico de la edad del Colo, del que después me enteré que era el hermano de 19 años y que yo no conocía y que no eran parecidos en nada. Me hizo pasar al patio de la casa, donde ya estaba encendido el fuego de la parrilla, se escuchaba música pero todavía no había llegado nadie. El hermano del Colo me presentó al padre y a la madre y a los demás hermanos y ahí 'me bajó la ficha' (me di cuenta) quienes son los que forman parte de la familia del Colo.

La madre es profesora del colegio. Yo la había tenido y ahora me crucé con ella varias veces, pero nunca la relacioné con el Colo. Es una linda mujer, de tez blanca, rasgos finos y de ojos y cabellos negros. Fue muy simpática conmigo siempre. También muy locuaz. El padre es más del tipo 'duro'. Tiene un físico macizo. También es blanco de piel, pero el cabello es de un negro rojizo o de un rojo renegrido y los ojos de color oscuros. O sea, nada que ver con el Colo. Y eso me llamaba la atención.

El más grande de los hermanos, de 28 años, era mi 'contacto' y el amigo de Juan Pablo. El que le seguía, de 25, era de mi promoción, y aunque estaba en otro curso, yo lo conocía de vista. Y los otros, de 22 y 19, que no los conocía y el Colo de (ahora) 18. Cinco varones y el único pelirrojo era el Colo. Los otros, son de tez blanca, pero de cabello y ojos negros y lindos chicos pero no 'diositos'. Claro que, la familia no terminaba ahí. Había mujeres pelirrojas: de 18, 14 y 11 años, hermosas 'pibitas'...

Los cuatro primero hijos, de pelo negro, bien machitos. Y los últimos cuatro, todos pelirrojos y a los cuatro, les gusta la pija, incluido el Colo... jaaaaaa... El Colo es gemelo de la hermana más grande. Después, hablando con los padres me di cuenta del porqué de la represión del Colo, de la ausencia de 'minitas' del curso y de otros etcéteras. Entre ellos, la planificada concepción de hijos: cada 3 años, los primeros cuatro, aunque el bolonki se les vino después: el Colo y la hermana, fueron la 'bisagra'.

La familia del Colo es del 'Opus Dei' y tienen una creencia religiosa tipo fundamentalista, como todo miembro del 'Opus'. Yo los conocí, cuando al Gasti le había agarrado por el lado de ser sacerdote y se fue a vivir a una casa del 'Opus'. Ya todos saben (y el que no, que lo investigue o googlee) cuáles son las características y las ideas de esta congregación. La verdad que tienen ideas retrógradas en muchos temas y en cuanto al sexo para qué hablar. De ahí, entiendo en el 'infierno' que debe vivir el Colo.

De ahí, alcancé a comprender al Colo y a todo el 'matete' (lío) que debe tener en la cabeza. Para mal de males, es gay! Pobre pibe, este si que si llueve sopa, va a tener un tenedor en la mano! Con semejante familia y tamaña educación sexual represiva que recibió, no le queda otra que el 'quiero y no quiero'. No sé qué planes tiene el Colo para su futuro, lo único que sé, es que no quería tener sexo, hasta los 18 años. Es decir, mantenerse virgen y luchar contra el 'demonio' (léase yo).

Por suerte para mí y mala suerte para el Colo, su 'demonio' le ofrece todas las tentaciones, de las cuales, el Colo rechazó algunas y aceptó otras, pero todo muy light. Y yo, como parte interesada, me enfrento ahora, a esta rara posición de no sé qué hacer. O mejor dicho, sé que hacer o qué es lo que quiero. No sé, si es 'ético' o al menos lo que se espera de mí. Obviamente, a criterio de los padres, yo como docente del colegio, soy una garantía muy confiable, para participar de la educación del Colo.

Pero la garantía está defraudando esa confianza. Mientras los padres eligieron un camino para sus hijos, yo estoy ayudando al Colo, a 'torcer' ese camino y mostrarle otras opciones. Está bien, que el Colo, les guste o no a los padres, tiene 'otras' expectativas de vida que supongo quiere llevar adelante y por eso esperaba la 'mayoría de edad'. Siendo mayor de edad, el Colo puede iniciar una vida diferente, sin represiones aunque no dejen de existir las presiones.

Creo que ahora, lo importante es hablar con el Colo y no presionarlo. Conozco sus sentimientos y sé que es lo que quiere. Y ya tiene bastantes presiones, como para que yo me agregue a los 'presionadores'. Así que voy a frenar todas mis impetuosos avances y ganas y en un ambiente, más sereno sin dejar de ser erótico/sexual, voy a conversar con el Colo. Creo que la situación lo amerita y va a servir para que él se clarifique y que para que yo me clarifique también.

En un momento, de la reunión, que me pude librar de la atención de muchos de los concurrentes a la fiesta, me encontré a solas con el Colo. Me hubiera gustado abrazarlo fuerte, besarlo y pedirle perdón por todas mis exigencias, pero solamente nos dijimos al unísono que teníamos que hablar. Esa transmisión de pensamientos nos hizo reír y sentirnos más cercanos. Como estábamos solos y alejados del resto, le acaricié la mejilla.

El Colo inclinó la cabeza y me retuvo la mano entre su mejilla y el hombro. Nos miramos a los ojos, pero tuvimos que romper esa atmósfera creada, porque imprevistamente, de la nada, apareció la hermana gemela. No sé si alcanzó a ver algo, porque retiré mi mano rápidamente. Igualmente, la pibita pasó sin decir nada. Al rato, nada más, los padres regresaron a la fiesta y la dieron por concluida y ordenaron (literalmente) que 'cada chancho se fuera a su rancho'. Ergo, no nos quedó más remedio que tocar 'retirada' e irnos. Recién ahí volví a tener contacto físico con el Colo. Me despedí deseándole toda la felicidad del mundo. Le di un fuerte apretón de manos pero no hubo besos, ni abrazos, ni nada. Cuando ya estaba acostado, en mi cama, me llegó un 'wsp' del Colo preguntándome si la había pasado bien. Le contesté que, mientras estuviera con él cerca, yo siempre la iba a pasar bien... jeeeeeee...








15 comentarios:

  1. Los del Opus Dei son una secta economica y represora. Si alguien entra ahí es porque no sabe que hacer con su vida y necesita urgentemente que le den ordenes. Bueeeenas tardes, antes que nada :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan así como funciona el Opus Dei, MARCUS. No te niego que tenga todas las características de una secta, pero de ahí a que sus miembros necesitan que le den órdenes... Mmmmmm...

      Son verticalistas. Funcionan como una organización militar y la obediencia es la cualidad que debe imperar en todo momento. Esa misma obediencia a las normas de la Iglesia y a las reglas propias de la congregación, hace que se vean tan fundamentalistas y represores. Y en ese mundo, se desenvuelve el Colo y toda su familia. Un verdadero 'combo'!

      Besos!

      Eliminar
  2. Todas las sectas son una mierda proclamen lo que proclamen porque se basan en quitar libertades a base de lavar cerebros.

    Lo de que Colo no se parezca a nadie no es tan raro y como muestra yo mismo: aparte de ser el más alto con diferencia tengo el pelo negro cuando los demás son castaños o rubios, mis ojos son verdes contra los negros y azules del resto y soy el más pálido con diferencia. No podría parecerme menos a mi familia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que las sectas lavan cerebros. Pero también lo hace la Iglesia Católica a su modo. La religión no creo que sea el opio de los pueblos, pero sí 'adormece' cerebros pensantes. En fin.

      En cuanto a lo de los parecidos, no tengo mucha experiencia en eso porque todos los 'diositos' son de familias poco numerosas y el parecido a la madre/padre se da en todos los casos. Claro que en familias numerosas, la cosa debe salir más mezclada, como en el caso del Colo o en tu mismo caso.

      Ahora, entre nos, sos nórdico de pelo negro y ojos verdes? Debés ser uno de los pocos diositos que se me escapó por vivir en otro continente! Jaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
    2. No te creas, por lo que te leo no soy del rango de edad que creo que te gusta (o al menos no te he leído nunca que hayas estado con alguien de mi edad, tengo 31) pero te agradezco el piropazo. ;)

      Besos!

      Eliminar
    3. Bueno, puedo llegar a hacer excepciones, CHRISTIAN, aunque dicen que 'el zorro pierde el pelo pero no las mañas'... jeeeeeee...

      Besos, diosazo!

      Eliminar
  3. Siempre sos un bello para tratar a las perdonas, por eso te quiero tanto...

    De veras que estas y vas a aplicar tu formación para ayudar a los pibitos que como el colo tienen tanta presión y reprensión; no sabes cuánto me alegro por ti que puedas ayudar a esos chicos que si bien van a enfrentar situaciones duras, van a tener la guía y el apoyo de alguien tan especial como tú para salir adelante... sos un bello Lu 😘😘😘

    Un fuerte abrazo...

    Yurgth...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, YURGTH, pero como decía en la respuesta a Christian, soy 'un zorro que pierde el pelo pero no las mañas'. Reconozco que puedo ayudar al Colo en su problemática personal y familiar, pero mi ayuda tendría que ser objetiva como me pasó con el pibito de 14 años y no dejarme influir por mis sentimientos, como me pasa, con el Colo. Pero, es lo que hay. En fin...

      Besos!

      Eliminar
  4. Vaya, la historia se repite. Esperemos que a éste no le venga la vena mística y se quiera meter monje de clausura. Creo que también existe parecido, por la descripción que haces, entre ambos padres de familia. Dado que no le deseo el mismo final, dile a Colo que no salga del armario en una comida familiar, por si los infartos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, ALUCINAITO, que el Colo viva una situación parecida a la del Gasti especialmente a ese deseo de salir del closet. Creo que el Colo jamás va a admitir su homosexualidad ni tampoco querrá salir del closet nunca. Me parece. Quizás cuando sea más grande y se sienta mas seguro, maduro e independiente. De todos modos, así como no lo veo como gay asumido tampoco lo veo como sacerdote del Opus, aunque se diga por ahí, que 'de este agua no he de beber'... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  5. Yo no creo mucho que los estés ayudando a los jóvenes gay a asumirse, sino más bien los estás incitando a la conducta gay. No vas a ser un buen psicólogo hasta que no resolvás tu problemática individual y consolidés una relación firme de pareja, de modo de dejar de vivir al salto para engancharte diositos. No podés trabajar profesionalmente si en cada "paciente" (aunque comprendo que el Colo no lo es) ves a una potencial presa. Si seguís así lo más probable es que tengas problemas graves de acusaciones de abuso, por parte de familiares de los menores que atiendes. Dios quiera que no te pase eso, pero cuidate porque tu situación es muy peligrosa.

    ResponderEliminar
  6. Mi querido ANÓNIMO, tu advertencia ya la detecté, como se lo dije a Yurgth en respuesta a su comentario. Creo que claudicaría solamente cuando de 'diositos' se trata, es decir, de chicos que por sus características físicas me atraen extraordinariamente y me excitan.

    Debería renunciar a ellos, como lo hice en su momento, con Gonzalo, que al ser mi 'paciente', me di un baño de objetividad y salí triunfante de la situación.

    Situación que no es igual a la del Colo, que en ningún momento, tuvo la categoría de 'paciente' sino que simplemente, fue (es) un alumno que se me acercó con otros fines totalmente diferentes a los que estoy persiguiendo.

    Como verás, el 'problema' está detectado y también está detectada su solución. No creo que se me presenten, en un futuro, problemas graves de acusaciones de abuso. Especialmente porque conozco profundamente al buey con el que estoy arando (léase yo)... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Como bien sabes el "Opus dei" nació en mi tierra. Por desgracia tuve que soportar sus envites durante mi adolescencia y lo que me quedó gravado fue el sentimiento de culpa que me transmitieron... Entiendo que el Colo con esa educación necesitará mucha ayuda para liberarse y poder ser él mismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con vos, JOSEP, las ideas del Opus Dei son totalmente retrógradas e inaceptables para el siglo que estamos viviendo. Pero bueno, la Iglesia Católica en general y el Opus en particular tienen esa particularidad. No avanzan y se mantienen con un mensaje de salvación de 2000 años atrás, en el que ya muy pocos creen y muchos menos practican. En fin, es lo que hay.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Ahora recuerdo que en mis inicios, después que tenía sexo me sentía culpable... yo no tuve una crianza tan radical, pero sí la religión o no sé qué influyó mucho en mí. Ahora ya no tengo esas culpas después de tener sexo, pero sí me cuestiono aún muchas cosas. El Subconciente acepta y no analiza... y cuando niños, sólo recibimos y no analizamos y esto se arraiga muy fuerte en nuestro pensar. No puedo decir que lo entiendo al Colo, sólo me reflejo en ese quiero y no quiero... en fin, cosas que pasan.

    ResponderEliminar