viernes, 25 de noviembre de 2016

Yo, vos y él




Días pasados me llegó un 'wsp' del Gasti y poco después, otro del Matius, diciéndome los dos, lo mismo aunque con diferentes palabras: cuánto tiempo tenía que pasar para que nos volviéramos a 'juntar'. La verdad que salvo contadas ocasiones, no nos volvimos a juntar todos, como lo hacíamos 'antes', cuando éramos chicos. Ese reclamo, más el que me había hecho mi viejo, cuando fue a casa días pasados a buscar los colchones inflables, fue lo que detonó toda la 'movida'.

Se me ocurrió para comprometerlos a todos, participar como 'grupo' de una colecta navideña que está haciendo acá una 'ONG' (Organización No Gubernamental). Piden cajas 'armadas' de productos navideños, tanto sea alimentos, como juguetes y artículos de cotillón. La verdad que era poco lo que cada uno tenía que poner, me lo entregarían el día de la reunión y eso los comprometería a no faltar. Y de paso, ayudamos a gente que no la está pasando bien.

La idea 'prendió' (gustó) rápido. Todos estuvieron de acuerdo y me puse 'manos a la obra': una, para juntar esas cosas para donar. La otra, era para hacerlo participar a Luciano, del encuentro con los 'diositos', reuniones que 'le escapa como gato al agua'. Tercero, estaba pensando en la posibilidad de invitarlo al Colo y llevarlo a la 'juntada' de 'diositos'. La reunión sería el sábado que viene en la casa de campo de mi viejo y ahí, podríamos revivir y/o recordar buenos momentos vividos.

Pero la idea que además tenía, era la de invitar al Colo para que se integrara al grupo, aunque todavía no tenía muy en claro que estrategia iba a usar. Pensé hablar primero con Luciano. Decirle qué es lo que le está pasando al Colo, pero ocultarle nuestros encuentros 'furtivos'. Le contaría, lo del 'franeleo' que tenemos en el colegio, pero hasta ahí. No pensaba contarle, lo de la caricia en el cumpleaños y todo eso, pero sí lo que está viviendo el Colo por las características de la familia.

La primera respuesta de Luciano cuando le dije lo de la reunión de 'diositos' fue 'no'. Titubeó un poco, cuando le dije que también iban a ir el 'pollito', Carlitos y los 'pollitos BB'. Él es muy amigo de ellos y pertenece a esa 'barrita' (grupo). Pero, la renuencia se le terminó, cuando le comencé a hablar de un 'nuevo diosito' que conocía del colegio, que quería invitar para que se conocieran y se hicieran amigos, especialmente por las características que tiene, parecidas a las que él tenía.

Ese fue el principio del fin de su resistencia. Insistí con el tema de que el 'pibito' era un 'diosito' y que yo necesitaba de su ayuda, ya que conmigo si bien se identificaba, yo no dejaba de ser parte del plantel docente del colegio y quizás con esos ojos me veía. Pero con él iba a ser diferente. Tenían casi la misma edad y a los dos les había costado mucho asumir su orientación sexual con todo lo que eso implicaba, especialmente, con la familia más cercana y los amigos que creían que era 'hetero'.... 

Y así seguí un largo rato, 'adobando' (seduciendo/convenciendo) a Luciano para que me ayude con el Colo. Luciano, ahora quiere estudiar Psicología o algo parecido (tema para otro post) el año que viene, para ayudar a chicos como él o con problemática parecida. Algo parecido a lo que yo quería (quiero). De esa manera, yo podía matar tres pájaros con un solo tiro: me ayudaba a mí, se ayudaba él y lo ayudaba al Colo. Y la idea le gustó. La primera parte de mi plan se estaba cumpliendo...

Y al Colo, le dije algo por el estilo. Le hablé de una reunión de mis amigos 'diositos', que todos eran chicos 'bi' o gays y que la haría en mi casa de campo. También le hablé de Luciano, y lo blanqueé a medias, diciéndole que era un chico parecido a él, con quien yo tenía una relación afectiva, que yo amaba por como es y por otras cosas. Y también le dije, que me gustaría mucho que él lo conociera porque me parecía que tenían características parecidas y podían ser muy buenos amigos.

Claro que le dije todo eso, porque pensé que el Colo, iba a aceptar mi invitación de ir a la fiesta. Pero, no salió nada como yo lo había planeado. El Colo, no aceptó ir al encuentro de 'diositos' por varias razones. Entre ellas, porque se iba a sentir incómodo para 'abrirse' a tanta gente nueva, por más gays o bi que fueran. Él quería seguir en el 'closet' y no le gustaba la idea de 'mostrarse' abiertamente ni a mis amigos ni a nadie ni ahora ni nunca. Así que tuve que resignar mi idea, mezclar y dar de nuevo.

Después, cuando la pensé mejor, me di cuenta que no tenía sentido que se conociera con Luciano. Incluso, que se conocieran podía llegar a ser contraproducente. Creo que estaba especulando con la descabellada idea de que el Colo podía reemplazar a Kevin. Con la diferencia, de que Kevin nos excita, pero el Colo, debería despertar no solo la 'calentura' de Luciano, sino también despertar sus sentimientos. Yo qué pretendía? Una pareja de tres y no un simple 'menage a trois' como con Kevin.

No hay caso, cuando estoy 'caliente' no pienso con la cabeza de arriba, sino con la de abajo. Además, con toda la represión que tiene el Colo, era impensable, tener una cama de tres cuando ni siquiera quiere hacerla de uno (léase conmigo). A veces, la 'calentura' me lleva a pensar/hacer cosas de no creer y que no tienen sentido. Incluso, forzar al Colo a sentir/hacer cosas, por un lado y a Luciano por el otro, podía arriesgarme a perder a cualquiera de los dos y quedarme 'sin el pan y sin la torta'.

Al final, creo que lo mejor es que sigan siendo perfectos desconocidos. Quizás eso no ayude al Colo a solucionar su problemática, pero el hecho de que se conozcan, tampoco va a ayudar a nadie. Mejor, 'enfriar' la cosa porque Luciano, dice que no es celoso, pero me acepta solamente la infidelidad sin sentimientos. Pero, cómo le explico que por el Colo siento algo más que 'calentura'? Y que me gustaría, que él aceptara ese 'algo' que yo siento por el Colo? Total, tampoco creo que el Colo quiera ser mi pareja ni que quiera reemplazar a Luciano para que vivamos juntos. O sea, por las características de uno y otro, puedo ser 'pareja' de los dos: Luciano sería la persona con la que convivo y al Colo, lo vería de tanto en tanto. Total, el Colo no me va a pedir que le dedique ni 'tiempo' ni 'exclusividad'. De todos modos, la tengo que pensar bien, porque no quiero ni perder a Luciano ni tampoco al Colo. Es decir, acá no se ajusta eso de que sea 'pato o gallareta' porque justamente, esto que se me presenta, no quiero que sea una opción y sí, más bien, una inclusión, que definitivamente, no es lo mismo... jeeeeeee...




10 comentarios:

  1. Cuando estás caliente piensas más con la cabeza de abajo que con la de arriba. Lo que pasa es que siempre estás caliente. Quizá esto influya en aquello de catalizar problemas, que tanto te decía tu madre, ese pozo de sabiduría refractaria al "wsp".
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad, ALUCINAITO, y no sé por qué pero mi calentura es permanente... jeeeee... Será por eso que siempre tengo que pensar dos veces lo que voy a hacer.

      En este caso, me di cuenta a tiempo pero me podría haber mandado una gran 'cagada' de la cual, no iba a ser fácil, arreglar nada y mucho menos salir.

      Pero, la suerte me sigue acompañando. Lo único que espero, es que sea por muchos años! jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  2. Menos mal que luego lo has pensado con frialdad, no es que en este caso esté garantizado el fracaso pero si hubiera salido mal la cosa hubiera salido muy mal.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, CHRISTIAN, creo que hubiera sido un gran error que se conocieran Luciano y el Colo, por lo que están representado en mi vida, hoy por hoy. Creo que es mucho mejor para todos, por ahora al menos, que cada uno de ellos desconozcan la existencia del otro en mi vida, por las características que tiene cada uno. Después, ya veré como sigue la 'cosa'...

      Besos!

      Eliminar
  3. El problema del poliamoroso, no es que ame a más de una persona... es que esas otras personas se amen o estén dispuestos a compartir... y por lo que cuentas, Luciano no está dispuesto a compartirte con nadie (fuera del tema sexual). Piensa bien tus jugadas porque hay dos niños aquí... uno que no sale de los brazos de los padres y el otro que salió para amarrarse al del esposo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tal cual como lo ves, ERIK! El problema está allí, no tanto en mí, que puedo amar realmente a varias personas a la vez, sino que en las otras personas acepten eso.

      Es casi como la relación que tenemos con nuestros padres y hermanos. Podemos amarlos a todos y a cada uno sin problemas. El único problema, a veces, son ellos, que no pueden disimular sus 'celos'.

      Yo desde mis principios así lo entendí y armé una 'isla'. Al principio nos fue bastante bien, pero a la larga, la comprensión se vuelve incomprensión.

      Besos!

      Eliminar
  4. Me parece q no seria prudente decirle de ese algo a Luciano, coincido Erik, no creo q este dispuesto a compartir, aver, ustedes se comparten siempre y cuando no halla sentimientos, entonces, por que arruinar esa confianza diciendole que sentis algo por el Colo? Ojos que no ven, corazon que no siente, es mas, por la forma q se pone Luciano cada vez q quiere salir con una minita, no creo q este muy comodo dentro suyo con el trato que tienen entre ustedes (el de estar con otro sin sentimientos), sino no deberia ponerse asi como se pone...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente, NOSTRA, por la naturaleza egoísta propia de las personas, en su afán de poseer y no querer compartir, ni cosas materiales ni sentimientos, pasa lo que pasa.

      Entiendo la postura de Luciano: compartir cuando no hay sentimientos de por medio, como nos pasa con Kevin. Pero, cuando hay sentimientos de por medio todo es distinto.

      Por suerte, para Luciano, para mí y para nuestra relación de pareja, vi a tiempo que el deseo que se conociera con el Colo y que aceptaran compartirme iba derecho al fracaso y di un timonazo a tiempo.

      Besos!

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo en que tu enfoque inicial era erróneo. Además era presionar de nuevo al Colo.

    Creo que somos muchos los que la calentura nos nubla el pensamiento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es que a veces (muchas), JOSEP, así como mi bocota es más rápida que mi cerebro, otras veces, mi calentura, obnubila mi razón y pienso como pienso. Por suerte, a las cosas las pienso varias veces antes de hacerlas y las veces que la pienso poco, la suerte me acompaña. En fin. Es lo que hay. Jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar