lunes, 13 de julio de 2020

Encuentro casual (1 de 2)




Aviso importante.


'Los personajes y hechos retratados en este blog son completamente ficticios. Cualquier parecido con personas verdaderas, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia'.

Esto lo escribí debido a que 'Anónimo' al ver frustrados sus ataques en los comentarios, ahora lo hace a mi email, amenazándome con denunciar mi blog a Blogger por alentar ya saben qué. 

Y como sé que no soy santo de la devoción de Blogger, me pareció que lo más atinado era colocar esa leyenda de que mi blog es ficticio. 

Espero que de esa manera, pueda neutralizar los intentos de 'Anónimo' para que cierren mi blog. De todos modos, si Blogger cierra este blog, saben que tengo el espejo de este. La dirección es https://yosoyelarquitectodemidestinoblog.wordpress.com/



Encuentro casual (1 de 2)

Después de la vez que fui al colegio, para reunirme con el Capo de Tutti Capi, tuve que ir tres veces más, en una semana. La primera vez para buscar varias llaves, que abrían, además de las direcciones general y del secundario, otras dependencias del colegio y que el Capo consideraba que yo tenía que tener en mi poder, sí o sí.  Esto era, la llave del ascensor (mejor dicho de la puerta del ascensor), de la entrada al colegio, de la administración y del archivo

Las segunda vez, que volví al colegio, tuve que ir a su despacho a buscar en el archivero, una carpeta, donde estaba el 'PEI' (Proyecto Educativo Institucional). El Capo de Tutti Capi, tenía gran interés que yo lo leyera, antes de encontrarnos, para buscar diferentes maneras y estrategias, que nos permitieran iniciar las clases, siguiendo los protocolos exigidos por el ministerio y las diferentes autoridades sanitarias nacionales, provinciales y municipales. 

Después de ponerme a leer esa carpeta, muchos de sus textos, me enviaban a leer otra carpeta, que por mucho que busqué no la encontré. Así que tuve que hablarle al Capo de Tutti Capi y comunicarle esa novedad. El tipo me dijo que lo disculpara, que se había olvidado de decirme que también tenía que tener en mi poder esa carpeta. Y me pedía que volviera al colegio a buscarla. De esa manera, la carpeta del PEI relacionaba su contenido con la carpeta del 'PCI' (Proyecto Curricular Institucional).

También me dijo que me llevara a casa otras dos carpetas que allí había y que también era importante que yo leyera. Pero, y acá viene lo que quería contar, las tres veces que fui al colegio a buscar esas carpetas, las tres veces me encontré con el Gonza. La primera vez nos encontramos casi en la puerta del colegio. Al principio y como venía pensando en 'bueyes perdidos' no le presté atención a la persona que venía en sentido contrario a mi encuentro.

Por disposición de las autoridades sanitarias tenemos la obligación de usar barbijo fuera de nuestras casas, así que la mitad de mi cara estaba cubierta. Pero la del chico que venía a mi encuentro, tenía casi totalmente la cara cubierta: de la mitad para abajo por el barbijo y la cabeza, la llevaba cubierta por la capucha del buzo que tenía por debajo de la campera. Y como hacía un frío de cagarse, a pesar que ya era media mañana, al principio no lo reconocí.

Pero lo identifiqué por lo que le quedaba sin ocultar: los ojos. El único que cada vez que sonreía, lo hacía toda su cara era el Gonza. La sonrisa en la boca no se le veía, pero, la sonrisa se le trasladaba a la nariz (que tampoco se le veía), los ojos y las cejas, que estaban descubiertas. Así lo identifiqué. El Gonza achina los ojos de tal manera, que parece que su sonrisa con los ojos fuera mucho más bonita que la sonrisa de sus labios. Y fue así que lo identifiqué. Y que se originó el siguiente diálogo:

Gonzalo: Luuuuu!

Yo: Gonza! Que hacés 'pende' (pibito) por acá?

G: nos mudamos por acá cerca... a la vuelta del super... el dueño del departamento que estábamos alquilando se lo pidió a mi vieja y tuvimos que irnos. Y mi vieja, alquiló un departamento por acá cerca porque le gusta el barrio... Y vos qué hacés por acá?

Y: vine al colegio buscar algunas cosas que necesito... Entonces todo bien lo tuyo?

G: si, nos tenemos que encontrar algún día para hablar y hacer 'algo' (tener sexo)...

Y: sí, hace una 'banda' (mucho) de tiempo que no hacemos nada. Bueno, te hablo por teléfono y te vengo a buscar y vamos a mi casa. Estoy solo casi todo el día, porque Luciano trabaja de 6 de la mañana a 10 de la noche...

G: genial! Hablame y combinamos, yo puedo cualquier día. Pero hablame eh? No me 'cagues' (falles)...

Y: dale Gonza... Cuando te fallé? Si sabés que me tenés 'entregado' desde que nos conocimos... Jaaaaa... Bueno me voy. Quedamos así? Te quiero 'pende'!







lunes, 6 de julio de 2020

Capo (2 de 2)




Al principio el 'Capo de Tutti Capi' aceptó la propuesta de la Inspectoría de la congregación, pero después, la pensó mejor y se dio cuenta que no iba a poder desempeñar con eficacia los 3 cargos, cuando se levantara la cuarentena y organizar todo lo relacionado con la reanudación de las clases, con todo lo que eso implica. Así que volvió a informar de esta situación a la Inspectoría, la que nuevamente, tomó una decisión más que sabia. Autorizó al 'Capo de Tutti Capi' que fuera él, en calidad de Director General, quien eligiera al Director del secundario.

La decisión de la Inspectoría de que fuera el ‘Capo de Tutti Capi’ quien eligiera 'a dedo' (directamente) al director del secundario, me pareció una idea plausible. La decisión del 'Capo de Tutti Capi', no iba a encontrar resistencia entre los profesores y el problema se habría terminado. Realmente, la de la congregación, fue una decisión estratégica, brillante y espectacular, propia de gente que tiene años dirigiendo una institución. Quién iba a cuestionar la decisión del 'Capo de Tutti Capi' si estaba avalada por la Inspectoría de la Congregación? Nadie!

Después de eso, el 'Capo de Tutti Capi' cambió de tema y empezó a preguntarme cómo andaban mis cosas personales, como me sentía en el colegio y cómo era mi relación con los alumnos y con mis compañeros docentes y todo eso. Le contesté que el colegio me gustaba y que hacía tanto tiempo que me relacionaba con él y con toda la gente del colegio (desde los dos años) que lo sentía como si fuera mi casa. Asistía al colegio desde que tenía uso de razón, primero como alumno, después como empleado (atendiendo la librería con Franco) y ahora como docente y como profesional. 

Así que, trabajar en el colegio, era algo que realmente me gustaba y me sentía cómodo. Y con los alumnos, docentes y el resto del personal, mi relación era más que buena, más allá de algunos 'encontrones' (problemas), nada serios, con algunos profesores 'díficiles'. El tipo me dijo que tuviera paciencia y que usara todas las herramientas que la psicología me había enseñado para mejorar mi relación con ellos. Y que él y la congregación, estaban más que conforme con mi desempeño como psico-pedagogo primero, como docente después y como psicólogo, finalmente. 

Y que él me veía muy buena persona y muy capaz como docente y como profesional y le gustaba mucho como manejaba la interrelación con los docentes y con los alumnos a mi cargo, desde los más chicos de 1º año hasta los más grandes, los de 5º año de la secundaria. También me preguntó si tenía un proyecto de vida pensado y/o armado y todo eso. Le dije que lo tenía pensado pero no armado totalmente todavía, ya que, entre mis planes a futuro, estaba poder dedicarme a ejercer mi profesión, pero en un consultorio privado, cosa que estaba charlando con algunos colegas.

El 'Capo de Tutti Capi' me dijo que la Inspectoría de la Congregación y él, estaban muy conformes con mi desempeño en el colegio, especialmente, por la relación profesional y amistosa con mis colegas docentes, con los alumnos del colegio y también con las familias, pero me tenía que pedir algo especial, que había decidido y lo había conversado con la Inspectoría de la congregación, que avaló su decisión, por eso, me lo planteaba en ese momento: querían que yo fuera el Director del Secundario. Yo, Director del Secundario? Enloquecieron todos? En qué cabeza cabe?

El 'Capo de Tutti Capi' me dijo que él necesitaba alguien capaz y en quien pudiera confiar ciegamente. Y que ese alguien, sin ninguna duda, era yo. De nada valieron mis pretextos de que había profesores más calificados, con más experiencia, con muchísimos años en la docencia y en el colegio, con abultados currículums y muchos etcéteras. Todas mis excusas se terminaron cuando me aseguró que la Inspectoría de la Congregación, no sólo respaldó su decisión sino que estaban muy conformes con la misma. Acaso yo no había dicho que las decisiones de la Inspectoría eran sabias?

Incluso, el hermano Reinaldo, le envió un mail, dirigido a mí también, donde decía que en cuanto pudiera, iba a venir para ver como andaban las cosas y apoyar mi nombramiento y mi trabajo. Que confiaba que el 'Capo de Tutti Capi' me apoyaría en todo lo que yo necesitara y que se erigiera en mi consultor y guía, cuando se me presentaran problemas y que incluso él (léase hermano Reinaldo) se ponía a mi disposición y enviaba su teléfono celular personal, para que me los diera, donde yo lo podía localizar 'por cualquier cosa' y garantizaba el total apoyo de la Inspectoría, a mi gestión.

Y el mail del hermano Reinaldo seguía diciendo que en la Inspectoría, confiaban en mi capacidad y que avalaban sin condicionamientos, la decisión del 'Capo de Tutti Capi'. Y continuaba diciendo, que él sabía que yo iba a saber usar, mi capacidad innata de llegar a los chicos y seguir logrando como hasta ahora, lo que yo deseo de mis alumnos. Y remarcó en negrita, 'esa capacidad innata de llegar a los chicos y seguir logrando, como hasta ahora, lo que yo deseo de mis alumnos'. El respaldo era fuerte, pero esas frase en negrita me hacía 'ruido' (molestaba).

El 'Capo de Tutti Capi' me dijo que si quería pensar el ofrecimiento o consultarlo con mis afectos (qué 'cancha' (habilidad) el tipo para referirse indistintamente a Luciano o a la Agus), que lo hiciera pero esperaba una respuesta positiva de mi parte. Le dije que lo iba a consultar con Luciano porque desde que somos pareja, no hacemos nada, sin que el otro lo sepa. Y así como Luciano me consulta sus dudas y me dice todo lo que hace o deja de hacer, yo quería pagarle con la misma moneda. El 'Capo de Tutti Capi' estuvo conforme y me dijo que él esperaba mi respuesta positiva. 

Obviamente, cuando le conté a Luciano de la propuesta, me besó infinidad de veces. Estaba re feliz con el nombramiento y me dijo que le diera para adelante. Así que esa misma noche, le hablé al 'Capo de Tutti Capi' y le dije que aceptaba su propuesta. Igualmente, me quedaron dando vueltas en la mente, las palabras escritas del hermano Reinaldo. Era literal o había dobles intenciones en esa frase del hermano Reinaldo, que escribió en negrita y había que leer entrelineas? El hermano Reinaldo sabía de mis 'agachadas' (sexo) con algunos de los alumnos del colegio? Yo abandoné la práctica de tener sexo con alumnos del colegio. Pero eso no significaba que no lo había hecho. Pero lo hecho, hecho estaba y no podía corregirlo o volver atrás. La verdad, no sé qué pensar sobre esa frase del hermano Reinaldo. O será que el hermano Reinaldo por hacer un cumplido y sin querer, con su comentario, encendió el fósforo que hace peligrar mi cola de paja?



miércoles, 1 de julio de 2020

Capo (1 de 2)



Había quedado con el 'Capo de Tutti Capi' en encontrarnos en el colegio, un día de mediados de junio, a media mañana. Quería que le informara de mi entrevista con Valentín. Y además, quería hablar conmigo de un 'temita' (tema importante). Así que, en el despacho del Director General y chocolate con churros mediante, como segundo desayuno, lo puse al tanto de la entrevista con Valentín, lo que me había dicho, lo que pensaba de él y a qué conclusiones había llegado yo, después de esa entrevista. El 'Capo di Tutti Capi' estuvo muy satisfecho de mi informe y pasamos a otra cosa.

Me contó una novedad, que todavía no se conocía. Sino, alguien la hubiera 'filtrado' (la hubiera dado a conocer) y la noticia se hubiera 'viralizado' (la hubiera conocido mucha gente). Y si eso no pasó, fue porque estábamos en cuarentena y no había clases. El Director del secundario, al mismo tiempo Director General, había pedido licencia, aparentemente, por cuestiones de salud. Y, como la licencia era temporal, los reemplazantes tenían que ser dos profesores del Consejo Directivo (uno por cada cargo), que se elegirían por consenso o por decisión del Director General.

Así que, por medio de Zoom, el 'Capo di Tutti Capi', en su calidad de Representante Legal, estuvo reuniendo virtualmente, durante la cuarentena, a todos los integrantes del Consejo Directivo para determinar quiénes iban a reemplazar al director enfermo. Pero, según el 'Capo de Tutti Capi', durante esas reuniones virtuales, no solo no se pusieron de acuerdo en los nombres de los posibles candidatos sino que también demostraron que, el compañerismo y los valores cristianos, en el Consejo Directivo, no existían, ya que entre ellos, desataron una competencia desleal, con 'cacería de brujas' incluida.

Y como no se ponían de acuerdo, en la elección de los posibles reemplazantes, a pesar de muchos encuentros virtuales, el 'Capo de Tutti Capi' tuvo que informar a la Inspectoría de la Congregación, con sede en Buenos Aires, que era lo que estaba pasando. La Inspectoría, cortó por lo sano y, a mi entender, tomó una sabia decisión. 'Puenteó' (eludió) al Consejo Directivo del colegio y autorizó al 'Capo de Tutti Capi', que fuera, mientras durara la licencia del director enfermo, el Director General y simultáneamente, el Director del Secundario, a fin de organizar la reanudación de las clases.

La verdad que a mí me pareció una decisión perfecta. El 'Capo de Tutti Capi' había dirigido el colegio, en los dos cargos, por casi 35 años y si bien, tuvo muchos líos, los resolvió a todos. Y el único que no resolvió (y porque no se enteró de lo que pasaba), fueron los abusos del hermano Reinaldo con algunos alumnos. De lo contrario, por la personalidad del 'Capo de Tutti Capi', no hubiera permitido, que el hermano Reinaldo, hiciera lo que hizo, aunque le costara el trabajo y tuviera que enfrentar a toda la congregación religiosa y a la Iglesia Católica entera.

Así que me agradó que el 'Capo de Tutti Capi' volviera como directivo del colegio, porque si bien todavía me intimida un poco, siento un especial afecto por este tipo. Afecto, que me hace notar, que es recíproco. Y me alegró saber que volvía a ser el 'Capo de Tutti Capi'. Porque en definitiva, es un tipo noble, que me respaldó y me guió, a partir del día que defendí al Sebi, de los de 5º año, que le querían quitar el dinero que tenía para comprar la merienda. Desde ese día, aunque me castigó por pelearme 'a las piñas' (con los puños) con un alumno más grande, me gané su respeto y su afecto.

Afecto, que se consolidó, el día que me llamó a su despacho, para preguntarme si era verdad, que yo era novio de la Agus. Me acuerdo que yo estaba 're cagado en las patas' (muy asustado) y no sabía que contestar. En el colegio se había corrido la 'bola' (rumor) que yo era gay y que el pibito de 1º año, que había defendido, en el baño, de los boludones de 5º año, era mi novio. Y que para demostrar que yo no era gay, tuve un encuentro íntimo con la Agus, en su propia casa. Y si bien, en ese encuentro 'íntimo' con la Agus, no pasó nada, comenzó a correr el rumor, de que, en realidad, sí había pasado.

De ahí que, desde ese día, yo pasé de ser 'puto' a ser 'macho'. Y como si fuera poco, la Agus, que después me enteré, estaba locamente enamorada de mí, empezó a decir que éramos novios. En ese momento, mi verdadera motivación, era el hermanito de la Agus: 'Mateo' (el Matius). Un verdadero diosito, que estaba en el último año de la primaria y que me hacía parar la pija apenas lo veía, corriendo en el patio, jugando al fútbol. Y la única posibilidad de estar cerca del Matius, era ser 'novio' de la Agus, situación que me daría la posibilidad de ir a la casa y socializar con él.

Así que no me quedó otra que aceptar ser el novio de la Agus y decirle al 'Capo de Tutti Capi', que sí, que la Agus y yo estábamos 'saliendo' (noviando). Me acuerdo la cara de asombro que puso el 'Capo de Tutti Capi'. Abrió los ojos grandes y puso la boca como una 'o' ante mi respuesta. No lo podía creer! Agustina Lucchessi, mi novia? Pero si Agustina Lucchessi era la chica más linda, admirada y deseada por todos los alumnos del secundario del colegio (y de varios profesores que la miraban lascivamente)! Cómo va a ser mi novia? Entonces, yo no era gay? Me acuerdo que me encogí de hombros y no le contesté... Pero a partir de ese momento, mi relación con el 'Capo de Tutti Capi', dio un giro de 180º y pasé de la categoría de 'don nadie' (insignificante) a ser 'el caballo del comisario' (el preferido del manda más)... Jeeeeee...






miércoles, 24 de junio de 2020

Valentín (2 de 2)




Valentín me dijo que me conocía de verme en los recreos. Y a veces, cuando el hermano Reinaldo, nos llevaba, a todos 'sus' chicos, al salón de actos, a ensayar algún pasaje bíblico, que íbamos a representar, en las diferentes 'celebraciones' que se hacían en el año. No pude evitar dar un respingo al saber que Valentín, también había sido un 'chico' del hermano Reinaldo. El hermano Reinaldo, nos seleccionaba a partir de un común denominador: todos éramos alumnos de 10, 11 o 12 años, 'diositos' (así nos decía) y sumisos, incapaces de negarnos, a los deseos y demandas del hermano Reinaldo.

Me hubiera gustado hablar con Valentín de ese tema, porque si Valentín fue un 'chico' del hermano Reinaldo, sabe que yo sé, que él sabe, todo lo que vivimos los 'chicos' del hermano Reinaldo. Todos sabíamos como terminaban esos encuentros, cuando nos sacaba de clases, siempre de a dos y nos llevaba a la sacristía. Así, mientras encargaba alguna tarea, a uno de los pibitos, él se quedaba a solas, en la sacristía, con el otro. Y si bien todos, sabíamos lo que pasaba ahí adentro, nunca dijimos nada a nadie. Todos aceptábamos todo, obedientes y silenciosamente, como si fuera algo normal.

Pero decidí dejar ese tema para más adelante, en caso de que Valentín consiguiera el reemplazo, ya tendríamos tiempo para hablarlo, si él lo quería hablar. Y si Valentín no se quedaba, bueno, el secreto continuaría siendo secreto, sin hablarse y menos tratarse. En fin. Así que seguí entrevistando a Valentín, enfocando más, mis inquietudes, sobre su experiencia, en el campo de la gimnasia, los deportes y el campamentismo, con adolescentes. Valentín me demostró que no era ningún improvisado. Creí (creo) que va a ser una incorporación importante, como docente del colegio.

Le dije sinceramente, que a mí me parecía, que él era la persona indicada para ocupar el puesto de profesor reemplazante de Educación Física. Una, porque al ser ex alumno del colegio, conocía la espiritualidad de la congregación del colegio. Dos, porque conocía el 'currículum oculto' del colegio y tres, porque era evidente que tenía mucha experiencia, aunque era muy joven. Y con chicos de todas las edades, cuestión que a mí me conformaba totalmente. Le dije que si por mí fuera, ya le aseguraba el reemplazo, pero le tenía que informar todo, al 'capo de tutti capi' quién tomaba la decisión final.

Eso lo desorientó. Me dijo que él había creído que yo, era el Director General, porque estaba atendiendo en el despacho del 'capo de tutti capi'. Le dije que no, que yo estaba lejísimo de ocupar algún cargo directivo. Y que simplemente, era el psicólogo del colegio y profesor del secundario. Valentín me miraba a los ojos, como si quisiera decirme algo, pero se calló. Valentín es un chico muy lindo y me gusta mucho. Me llamaba la atención, que mi pija, no había reaccionado ante ese 'diosito' pero algo adentro mío, me decía que Valentín era gay y que su pileta tenía mucha agua para mí.

De todos modos, cuando decidí dar por terminada la entrevista, Valentín me agradeció mi trato hacia él. Y me dijo que se había sentido muy cómodo, hablando conmigo. Y que esperaba, poder trabajar en el colegio, porque le gustaba, lo quería y podían beneficiarse los dos, es decir, tanto el colegio como él. Pero que creía que yo debía saber algo, que no lo sabía casi nadie, es decir, muy poca gente. Y me lo decía, porque creía que era necesario que yo lo supiera, para completar la imagen que me estaba haciendo de él. Así fue que me confesó que era gay. 'Bingo'! (acerté).

Me dijo que había decidido decirme eso, porque le parecí muy noble. Aún así, me pidió que manejara esa información con discreción y reserva, ya que prefería que nadie supiera su orientación sexual. Le contesté que ser gay, no era un problema, ya que si bien, el colegio es católico, había adoptado una política de inclusión como lo hicieron otras instituciones similares. De todos modos, le dije que yo compartía su pensamiento, ya que yo también era gay, pero nunca lo había reconocido abiertamente. Así que en el colegio, existía un pensamiento bastante difuso sobre mi orientación sexual.

Valentín me dijo que Levo (el profesor titular) le había dicho que yo estaba casado y tenía un hijo. Así que le tuve que reconocer, que esa información, era una verdad a medias, ya que tenía un hijo pero no me había casado. Y contrariamente a eso, vivía en pareja con Luciano. Eso descolocó nuevamente a Valentín, ya que la realidad era diferente a lo que le habían contado. De todos modos, me dijo que, lograra o no el reemplazo, le gustaría mucho que fuéramos amigos, porque se había sentido muy bien hablando conmigo y suponía que podíamos llegar a ser muy buenos amigos.

Le contesté que sí y que yo no tenía problemas. Y así terminó la entrevista laboral. Intercambiamos los números de nuestros celulares y nos comprometimos a encontrarnos nuevamente, cuando se habilitaran las clases en los colegios, apenas termine todo esto de la cuarentena. Cuando Valentín se fue y me quedé solo, me llamó la atención, que mi radar gay no reaccionó, como siempre lo hacía, cuando me encontraba con un gay 'tapado' (en el closet). Siempre, mi pija se paraba y cabeceaba, continuamente. En este caso, con Valentín no pasó. Igualmente, percibí mentalmente, que Valentín era gay. Qué me estaba pasando? Sería mi edad próxima a la treintena de años? Cómo sería mi futuro sin radar gay? Me voy a tener que acostumbrar? Definitivamente son demasiadas preguntas para ninguna respuesta... En fin....






miércoles, 17 de junio de 2020

Valentín (1 de 2)




Elegí un buen día para hacer la entrevista al profesor de educación física recomendado por nuestro profesor de educación física que pidió licencia. Por suerte, elegí un horario cerca del mediodía. Porque los días anteriores hizo un frío de cagarse y ese mismo día (4 de junio) también. Llegué al colegio, un rato antes de las 11 de la mañana y todas las entradas del colegio, estaban herméticamente cerradas. Cuando hablé, días atrás, con el 'capo de tutti capi', me dijo que fuera porque quería que la entrevista fuera presencial, es decir, en persona. 

Lo que no me dijo, fue por donde tenía que entrar. El colegio tiene 4 entradas. Una por cada calle que lo rodea. Pero todas las entradas estaban cerradas. Habrá pensado que venía en helicóptero y aterrizaba en el patio? Jaaaaa... Después de dar toda la vuelta a la manzana, decidí tocar timbre en la puerta del secundario. La verdad que nunca usé ese timbre y no sé donde suena, pero supongo que en la portería. Pero si los porteros no estaban trabajando, la puerta me la iba a abrir 'Magoya' (personaje inexistente, sinónimo de nadie).

Después de un par de minutos de espera, la enorme puerta de doble hoja y que debe pesar como una tonelada, se abrió. Del otro lado, se asomó un jovencito veinteañero que no conocía. Le expliqué quién era yo y el motivo de mi presencia ahí y me dijo que pasara. Una vez adentro, se disculpó por no conocerme, porque él, era uno de los porteros del terciario del turno noche. Y esa mañana, estaba trabajando porque los porteros rotaban, trabajando en el turno de la mañana, mientras durara la cuarentena, atendiendo solamente la puerta o el teléfono.

Realmente, ver el colegio, tan enorme y tan vacío de gente daba fea impresión. Solamente, había dos personas, en un edificio de varios pisos que ocupan toda una manzana. La otra persona, era una de las encargada de la limpieza y estaba con los últimos detalles del aseo del despacho del 'capo di tutti capi' quien les había avisado que yo iba a ir, porque tenía que entrevistarme con un posible reemplazante del profe licenciado. Así que le dí instrucciones al pibito portero, para que apenas llegara el profesor reemplazante, lo acompañara, hasta donde yo estaría. 

Cuando subía por las escaleras, me encontré con la mujer de la limpieza que me dijo que si yo necesitaba algo, la llamara por el teléfono interno. Le di las gracias y seguí subiendo. El despacho del director general está ubicado en un extremo del segundo piso del edificio antiguo. Solo se llega allí, por las gastadas escaleras de mármol o por un ascensor nuevo. Ambos, desembocan en un hall, con sofás y vitrinas, que a su vez, se comunica con el despacho del director general o con un ancho y largo pasillo, donde a ambos lados están las aulas del secundario. 

Alumnos y profesores del colegio, llegan al mismo lugar, pero por las escaleras del extremo opuesto del pasillo. Frente a las escaleras, están los baños. Idéntica disposición de ambientes tiene el primer piso, también para el nivel secundario. Con la diferencia, que en lugar del despacho del director general está el del director del secundario. No tan decorado como el despacho del director general, pero mucho más operativo. De última, como debe ser, pero, los dueños del colegio quiere mantener la fama de colegio elitista y el despacho del director general sintetiza ese perfil a la perfección.

Así que, padres o profesores con inquietudes o problemas personales, de los cuatro niveles (preescolar, primario, secundario o terciario) terminan en ese lugar, exponiéndolos. Así que hasta ahí llegué para la entrevista. Y si el lugar me impresionaba y me oprimía a mí, mucho más lo haría con el  nuevo profesor reemplazante. Valentín (así se llama) llegó puntual y acompañado por el pibito-portero, que lo invitó a esperar sentado en uno de los sofás del hall, mientras él, golpeaba la puerta del despacho para decirme que Valentín estaba esperándome. 

Le dije que lo hiciera pasar y esperé. Y ahí apareció Valentín. Serio y con gesto adusto que cambió apenas me vio. Valentín no es tan pelirrojo como el Colo, sí es alto como yo y lindo como un 'diosito'. Se diferencia del Colo porque el color del cabello no es tan anaranjado zanahoria ni tampoco tiene los ojos verdes del Colo. Los ojos de Valentín son negros intensos que contrastan con el color del cabello. En cuanto al resto del cuerpo, por su vestimenta, no se podía comprobar nada, aunque sí comparten la blancura de la piel llena de pecas, tanto de la cara como de las manos descubiertas.


Apenas entró, nos saludamos, evitando darnos la mano, por el tema del aislamiento, me miró atentamente y rompió el hielo, diciéndome:


Valentín: Lu?

Yo: sí... Me conocés?

V: no te acordás de mí?

Y: no, la verdad que no...


Lo invité a sentarse y Valentín se explayó. Era ex alumno del colegio. Había hecho toda la primaria pero en 7º grado, se cambió de colegio: su papá, había fallecido en un accidente de automóvil y la madre, tuvo que hacer algunos recortes, especialmente, económicos. Así, cambió a los hijos a una escuela pública. También conocía al Tato, ya que es de la misma edad (27), pero no habían estado juntos en el mismo grado, sino en divisiones diferentes. Pero compartieron recreos y las horas de Educación Física, Inglés y Computación porque las clases se daban por niveles de aprendizaje.


(sigue)


martes, 9 de junio de 2020

Cumpleaños feliz (2 de 2)



Nos quedamos haciendo la sobremesa, tomando café y el whisky que los 'pájaros' me regalaron y seguimos comiendo mi torta de cumpleaños y gozando de la presencia del bebé, que realmente no molestó para nada. Gateó por toda la casa y en la zona de los sofás del living se paró un par de veces, con deseos de largarse a caminar por su cuenta, aunque se volvió a sentar en el piso. Por ahora, solo da cortos pasos, sostenidos por los brazos de la Agus o de algún adulto.

La Agus le había traído algunos juguetes con los que se entretuvo mientras almorzábamos, hasta que tuvo sueño. La Agus le hizo tomar una mamadera y me lo dio para que lo paseara por la casa y lo hiciera dormir en mis brazos. Ahí lo escuché decir 'papá'. De no creer lo que se siente en ese momento. Esa boludez, me desestabilizó y me sensibilizó increíblemente, pero no lo volvió a repetir, por mucho que lo estimulamos para que lo repitiera. En fin.

Cuando el bebé se durmió, con la Agus, lo llevamos al dormitorio y lo acostamos en nuestra cama. Mientras observábamos al bebé dormir, le pregunté a la Agus como andaban las cosas, porque hacía mucho tiempo que no nos veíamos, aunque nos hablábamos, a diario, por teléfono. Desde el comedor, nos llegaban las risas y los 'cuchicheos' (rumores) de los 'pájaros', los Lucchessi y Luciano que vaya a saber de qué conversaban que les provocaba tanta hilaridad.

La Agus se sentó en la cama y me dijo que me sentara a su lado, que tenía una sorpresa para mí, que quería decirme y sin esperar que yo le preguntara, cuál era la sorpresa, me largó todo el secreto que venía aguantando desde mucho tiempo atrás, pero que no me lo dijo, porque me lo quería decir personalmente y no por teléfono:


Agus: estoy embarazada...

Yo: eeeehhhh? De quién?

A: de Papá Noel, pelotudo! De quién va a ser? De vos! De quién voy a estar embarazada?

Y: pero Agus, si hace como mil...


Le iba a decir que hacía como mil años que no la cogía/follaba, pero me acordé de ese domingo de marzo, que fuimos a la casa de fin de semana de los Lucchessi y que también, acostando a Luciano Agustín, que se había quedado dormido, hicimos el amor y le metí leche, para que tenga, guarde y convide, por dos de los tres agujeros que tiene para poder meterle mi pija. Después pensé que para esa época ya estábamos en cuarentena. O sea que ya tiene, mínimo, dos meses de embarazo! Y seguí:


Y: y tus viejos que te dijeron?

A: nada, boludo, no se los conté todavía. Vos sos el padre y mi único macho y tenías que ser el primero en enterarte... Y por teléfono, no 'daba' (no es lo adecuado)... Te vas a desmayar?

Y: uy, Agus, desmayar no, no me voy a desmayar, pero que contento que estoy! Este es el mejor regalo que me podrías haber hecho! Estoy tan contento que te cogería/follaría acá mismo!

A: qué boludo! De verdad? Jajajaja... Bueno mejor, porque mi viejo, cuando se entere que me volviste a embarazar, me mata. Porque, que un puto (vos) me haga un hijo, bueno, puede ser, vaya y pase, pero que ese mismo puto (vos otra vez) me haga otro hijo? Cuando se entere, se muere o me mata! Jajajajaj... 

Y: dale, Agus, no 'jodas' (hagas bromas), que a tu viejo, bien que le gusta y está orgulloso del pendejito... Y a tu mamá tampoco se lo dijiste?

A: pero, sos boludo? No te dije, que no se lo conté a nadie? Ahora que vos lo sabés, se los voy a decir y vos podés contárselo a estos 'giles' (ingenuos) que están afuera, a tu familia y a quien quieras...

Y: qué genialidad Agus! Te estás cuidando? Mirá que tus embarazos son complicados...

A: sí ya sé y me estoy cuidando... Además ya me estoy controlando y la semana que viene tengo turno con la ginecóloga y el obstetra. Me querés acompañar?

Y: claro que quiero, boba, cuando te dejé sola?

A: mmmm... 

Y: bueno está bien, pero sabés que podés contar conmigo siempre... O no?

A: sí, ya sé y eso es lo que me gusta de vos, entre otras cosas, que siempre estás bien dispuesto para mí, siempre, desde que éramos pendejitos del secundario... Te acordás? Querés cojer/follar ahora?

Y diciendo esto me pasó la mano sobre mi pantalón, encima de mi pija y la dejó ahí mientras me apretaba despacito y largaba y me miraba 'con ojos de cordero degollado' (suplicante)... Obviamente mi pija empezó a pararse. Yo me paré para cerrar la puerta del dormitorio y la Agus también se paró y se interpuso en mi camino. Me bajó el cierre del pantalón, me desprendió el botón del jean y metió la mano por dentro de mi slip y me agarró la pija.

Con mucha habilidad, con la otra mano, me bajo el slip y el jean y me sacó la pija afuera, ya casi parada del todo. Me pajeó un par de veces y agachándose, se la metió en la boca. Le dije que esperara, que iba a cerrar con llave la puerta del dormitorio, así estábamos tranquilos. Así que mientras iba a cerrar la puerta con llave, la Agus comenzó a desnudarse. En el momento que agarré el 'picaporte' (pomo) de la puerta y la estaba cerrando, vi que Luciano, venía a mi encuentro, pero cuando me vio con los pantalones y el slip bajados a media pierna y mi pija parada totalmente, puso cara de asombro, ahogó una risita, me guiñó un ojo pícaramente, me dijo que me amaba y dando un giro de 180º, volvió sobre sus pasos por el camino que venía... Jaaaaa...





miércoles, 3 de junio de 2020

Cumpleaños feliz (1 de 2)



Y más o menos todo resultó como lo habíamos planeado. O mejor dicho, como lo había pleaneado. Fieles a nuestra costumbre, de iniciar el día de nuestros cumpleaños, cogiendo/follando, el sábado tipo 23 horas, dejamos de lado lo que estábamos viendo en Netflix y empezamos a transarnos en el sofá de la nueva casa vieja. Luciano aprovechó que yo me había levantado e ido a la cocina, para servirnos un café, apagó la tele y fue al dormitorio.

Ahí se desnudó y se acostó en la cama, boca abajo, dejando su hermosas 'pompis' (nalgas) al aire libre y en una clara señal, de provocarme e invitarme a que lo posea y haga mío, como lo vengo haciendo desde que Luciano es mi pareja. Obviamente, el café quedó relegado y enfriándose sobre la cómoda. Sin pensarlo, me arrojé sobre ese culito provocador y perfecto de Luciano. Le abrí los cachetes del culito y prácticamente me zambullí en esa raja que me invitaba a saborear ese agujerito anal. 

Y mientras chupaba ese agujerito que me vuelve loco, pensaba... Entre los 'diositos' (incluyo a grandes, medianos y chicos), casi todos, por no decir todos, continúan irradiando una belleza física increíble, que en su tiempo y momento, disfruté. Pero, el culito de Luciano, es inigualable. Es perfecto desde donde se lo mire. Es realmente, increíble, que Dios haya dotado de ese culo a un varón. Hay algunos 'diositos' como se dice acá con muy buen 'orto' (culo) pero son los menos.

Claro que debe ser una cuestión genética, porque el culito del hermano  de Luciano, el Enzi, es igual o quizás, mejor, teniendo en cuenta la edad del Enzi (18 años) y la falta de gimnasia penetradora que ese culito no tiene, y que yo, muchísima veces, me ofrecí voluntariamente a hacerlo... Jaaaaa... Siguiendo con el hilo del relato y mientras Luciano gemía de placer, yo trataba de cogerlo/follarlo con mi lengua y le masajeaba las nalgas como un desesperado.

Hasta que Luciano no aguantó más, y dándose vuelta, me pidió hacer un '69', intenso pero breve. Finalmente, faltando diez minutos para la medianoche, giré 180º sobre mí mismo, levanté las piernas de Luciano, hasta mis hombros y lo penetré lentamente. Cuando lo empalé por completo, comencé a moverme dentro de él, siempre muy despacio. Disfruté no solo la penetración, sino también de todo el cuerpo que ese pibito ofrecía a mis sentidos. 

La posición del 'misionero' es la que casi siempre hacemos porque nos permite vernos y disfrutarnos, más que nada, en besarnos y permitir que Luciano, mientras lo estoy cogiendo/follando, se pueda 'pajear' (masturbar). Y sino lo hace él, lo hago yo. Aunque hay que hacerlo con mucho cuidado, porque Luciano, eyacula apenas siente ciertos estímulos, propios o ajenos. Incluso a veces 'acaba' (eyacula) cuando me recuesto sobre su cuerpo y su pija roza con mi bajo vientre.

Cuando sonó el reloj del living-comedor, anunciando la medianoche, Luciano, envolvió mi cintura son sus piernas y atrayéndome hacia él, me deseó un feliz cumpleaños, al tiempo que me besaba con una pasión indescriptible. Con un acompasado 'meta y pon', seguí besando y cogiendo/follando a ese pibito que decidió dejar su heterosexualidad, para acompañarme, como pareja, en mi vida homosexual y envejecer, según él, a mi lado, hasta que la muerte nos separe.

Pasada ya casi media hora de la medianoche, comenzó a sonar mi celular. Me estaban enviando 'wsp' que en ese momento, no tenía nada de deseos de leer ni de saber quienes me escribían. Sólo quería acabar. Aguanté mi eyaculación para disfrutarlo a Luciano a fondo y para cuando eyaculé, creo que debo haber largado tanta leche como nunca antes. Eso fue lo que me pareció y Luciano, unos segundos después, confirmó mis sospechas: sentía que ríos de leche corrían dentro suyo.

En ese tiempo, según Luciano, había acabado 3 veces: cuando le metía mi lengua en su agujerito anal, dice que 'acabó' (eyaculó) sin tocarse. La segunda vez que acabó, fue por el roce de mi bajo vientre con su pija, cuando me enrolló con sus piernas, me atrajo hacia él y me besó con pasión. Y la tercera vez, según él (la segunda para mí), porque no vi semen en su primera acabada, fue después que yo terminara, cuando le hice una felación exquisita, porque demoró bastante en acabar.

Después nos estrechamos lo más que pudimos y nos juramos amor eterno. Con muchos mimos que nos hicimos mutuamente, durante bastante tiempo, decidimos entregamos en los brazos de Morfeo. Antes de eso, nos acomodamos en 'cucharita' y estreché el cuerpito de Luciano al mío. A la mañana siguiente, no volvimos a repetir la penetración pero nos tomamos nuestras leches. Luego, nos duchamos juntos, acomodamos la cama, desayunamos y comenzamos con las tareas de ese día.

Los Lucchessi y los 'pájaros' venían a almorzar... Yo había comprado unos tallarines caseros que hace una vecina por encargo e iba a preparar una salsa bolognesa de carne y otra, de hongos. Franco nos había dejado antes de irse a España, un recetario de comidas fáciles y ricas. Parece que Franco hubiera sabido de la cuarentena, porque con esas recetas, estuvimos haciendo (y saboreando) comidas caseras, variadas y ricas, durante casi toda la cuarentena.

Los 'pájaros' y los Lucchessi, pareció que se hubieran puesto de acuerdo. Los dos grupos llegaron juntos, casi unos minutos antes del mediodía. Rompimos el aislamiento y la cuarentena porque hacía como dos meses que no nos veíamos y exteriorizamos todo el afecto que sentimos, sin ningún tipo de pudor: besos, abrazos y caricias, fueron moneda corriente en ese momento del encuentro. Hasta algunos saludos, me parecieron demasiado efusivos, especialmente entre Luciano y el Nachito. 

Los regalos estuvieron muy buenos. Realmente dignos de mencionar. Los varones Lucchessi me obsequiaron una caja de 6 botellas de vino Rutini, que seguramente les habrá costado un huevo, porque de por sí, una sola botella de vino Rutini es cara, así que ni me quiero imaginar la caja de 6. La Agus me regaló un perfume importado que me gusta mucho de Gio Armani (Acqua di Gio). Y los 'pájaros', entre los tres, me regalaron una botella de whisky Chivas Regal 25 años.

Debe ser efecto de la pandemia que todos agarraron para el lado del alcohol... Jaaaaa... No quiera creer que indirectamente me están tildando de 'curda' (ebrio)... Jeeee... Así que aprovechamos mi cumpleaños para poder reunirnos y sacarnos las ganas de vernos. De entrada, Luciano había preparado una picada de quesos, fiambres y snacks, que comimos acompañados de cervezas, fernet con Coca Cola y otras bebidas alcohólicas que nos gustan mucho.

Después pasamos al comedor y comimos hasta casi reventar, los tallarines caseros con salsa bolognesa y la salsa blanca con hongos, que estaba para aplaudir de pie. En esa comida, aunque había comprado varias botellas de un buen vino tinto, decidí abrir uno sólo y hacer honores a dos Rutini, que la verdad, son muy buenos. Al finalizar y de postre, comimos torta de cumpleaños que compré en una panadería y bebimos varias botellas de champagne. Me cantaron el feliz cumpleaños, me besé efusivamente con Luciano y con la Agus (me llamaron la atención algunas lágrimas que la Agus no supo o no quiso o no pudo contener), abracé y me abrazaron fuerte y largamente cada uno de los 'pájaros' (también me extrañó la emoción contenida del Nachito, pero se notaba el esfuerzo que hizo para no lagrimear) y también el abrazo interminable de los dos varones Lucchessi... Después, seguimos con la sobremesa y a otra cosa mariposa...  (sigue)