domingo, 23 de febrero de 2020

Cuckolding (cornudo)



Este artículo, sobre el 'cuckolding', fue publicado en Argentina y lo pueden leer completo en el siguiente link: https://www.infobae.com/tendencias/2020/01/15/de-que-se-trata-el-cuckolding-la-practica-sexual-que-da-luz-verde-a-la-infidelidad/.

El 'cuckolding' es una tendencia sexual que de a poco se va expandiendo en el mundo y que tanto yo con la 'poliamoría', como Luciano y yo, en el 'cuckolding', vamos, sin saberlo, a la vanguardia de los movimientos sexuales que se van imponiendo en todo el mundo. Se trata de algo que venimos practicando desde hace un par de años pero que no sabíamos que tenía un nombre propio. Se llama 'cuckolding' y proviene del equivalente en inglés de 'meter los cuernos'. 

Lo que comenzó como una preferencia sexual propia de unos pocos (particularmente no conozco a nadie más que lo practique) según la publicación que hace este diario, se está transformando en un fenómeno masivo, en personas de cualquier orientación sexual (gays, bis o heterosexuales). El 'cuckolding' es una variable de las parejas 'abiertas' y consiste en tener individualmente, relaciones con otros (en nuestro caso, Luciano con Carlitos y el Pela y yo). 

En general, en el 'cockling', las parejas 'abiertas', acuerdan que, individualmente, pueden tener relaciones con otros, pero existen ciertas pautas que se deben cumplir: 1- que las relaciones fuera de la pareja sean puramente sexuales; 2- que se cuenten los detalles del encuentro y 3-el cuidado con 'profilácticos' (forros). En el 'cuckolding', el discurso está centrado en cómo fue la experiencia sexual con el tercero y el relato en sí mismo y la fantasía son fuentes de excitación.

Con Luciano, sin saberlo, desde que él se encama con Carlitos y yo con el Pela, llegamos al acuerdo que está sintetizado más arriba. Esto es, que las 'encamadas' (tener sexo) sean puramente sexuales, es decir, no haya sentimientos en el medio. Aunque, en el caso de Carlitos con Luciano, reconozco que esa primer característica no se cumple, porque Luciano (y yo) amamos a Carlitos y viceversa. Y sino fuera por los celos de Luciano, hace rato que seríamos una 'trieja' (pareja de tres).

El segundo ítem, eso de contar en detalle los encuentros, no lo hacemos, al menos en detalle. Nos decimos lo que hicimos, pero muy por arriba, quizás sea más por la timidez, introversión o como quieran llamarle de Luciano, que por otra cosa. Además, el único 'partenaire' de Luciano, hasta ahora, fue y es Carlitos. En cambio, yo, lo hice ya con varios, pero sólo le 'blanqueé' (se lo hice a conocer), las encamadas que tuve con el Pela y con Sabor ahora. 

Luciano, desconoce mis otras 'agachadas' (encamadas) mientras somos pareja, porque es tan sensible en esas cosas, que prefiero eso de 'ojos que no ven, corazón que no siente'. Total, yo no sé si eso es 'cuckolding' o se acerca más a la 'poliamoría', que en todo caso, se parecen bastantes, y son los sentimientos, los que la diferencian a una de la otra. De todos modos, ahí estamos, entre la 'poliamoría' y el 'cuckolding', hacemos que nuestra pareja sea realmente inquebrantable.

De ahí, es que, si bien todas las encamadas de Luciano con Carlitos y casi todas mis encamadas se dan con chicos que es poco probable que tengan alguna 'ETS' (Enfermedad de Transmisión Sexual). Y pongo las manos en el fuego y sé que no me voy a quemar, por ejemplo, pibitos vírgenes, como el Gonza, el Colo, el Pela, Sabor y con algún otro pibito que me olvide. Pero, aparecieron otros en mi vida, en los que sí usé forro, 'por si las moscas' (dudas), como con Alexis y Juan Pablo y algún otro.

De todos modos y por ahora, entre mis experiencias con la 'poliamoría' y ahora con el 'cuckolding', nunca aparecieron celos, reproches ni ningún otro reclamo, como aparecieron cuando intentamos incluir a Carlitos como un integrante más de nuestra pareja. Así, que las experiencias que no nos funcionaron, las dejamos de lado, ya que la idea de la trieja, nos traía más problemas que beneficios. Así que decidimos dar por terminado esa experiencia, lo hablamos con Carlitos y no hubo problemas posteriores, porque Luciano se siguió encamando con Carlitos y yo, lo reemplacé con el Pela, un buen tiempo y con Sabor ahora, y todos contentos, ya que hasta ahora, cuando practicamos el 'cuckolding', todas las experiencias que tuvimos, fueron siempre positivas, y nos afianzó más como 'pareja. Se puede pedir más? Jeeeeeee...



martes, 18 de febrero de 2020

Encuentro cercano 4




El mediodía del domingo nos sorprendió todavía durmiendo y me desperté porque el celular de Sabor sonaba sordamente. Sabor dormía a mi lado, tal cual Dios lo trajo al mundo. Así que lo pude observar a mi antojo. Sabor tiene una cara de nene que desconcierta. Un lindo culito y una pija respetable: ni muy muy ni tan tan. Mirándolo detenidamente y con la luz del día, pensé como podía ser que la 'pendejada' (chicos de 18 a 21 años) prefieren más a los de 30 que a los de su edad...

El celular de Sabor volvió a sonar con un sonido como el de una abeja volando o algo así. Obvio que despierto lo iba a escuchar pero dormido como estaba, después de tomar alcohol hasta el hartazgo y tener su primera experiencia gay, dormía profundamente. Vi que la pantalla decía 'mamá' y me dio lástima que se preocupara porque la llamada no tenía respuesta. Así que decidí contestar yo y armar una pequeña historia justificándolo a Sabor por no responder al llamado.

Le conté que nos había pasado a la madrugada con los tipos que estaban durmiendo en el umbral de la casa y que por esa causa, decidimos que Sabor viniera a dormir a casa. Y que no se preocupara que Sabor se estaba duchando pero que en cuanto terminara, le iba a decir que le hablara por teléfono. La madre de Sabor me agradeció y me pidió que Sabor le hablara apenas pudiera. Le dije que sí y cortamos la comunicación.

Asi que me tomé el trabajo de despertar a Sabor, que se fue despertando lentamente. Se desperezó un millón de veces y me miró extrañado como si no recordara nada de lo que había pasado hacía apenas unas horas. Finalmente me sonrió y me dijo 'hola'... Le dí un beso largo, profundo y apasionado en la boca, mientras mi mano agarraba sus nalguitas  y mis dedos, jugueteaban entre su raja y su agujerito. No me había olvidado que lo iba a desvirgar...

Yo: hola... Dormiste bien? Vení mas acá... pegate al lado mío... vení...

Sabor: así...???

Y: sí, así, estás bien?

S: sí...

Y: llamó tu mamá... Me pidió que le hablaras...

S: ah, bueno, después le hablo... Qué le dijiste?

Y: lo que había pasado cuando te llevé a tu casa y que por eso habíamos decidido que durmieras acá...

S: ah, está bien... Qué tenés pensado hacer más tarde?

Y: nada, por? Te querés quedar? Estoy solo todo el día... 

S: puede ser... estaría bueno. Le hablo a mi vieja y le digo que no me espere, que estoy acá y que cualquier cosa me hable. Total ella sabía que a lo mejor me quedaba a dormir en la casa de un amigo...

Mientras esta conversación se realizaba yo me había colocado de lado mirándolo a Sabor. Aprovechando la nueva posición acerqué su cara a la mía y le di otro beso en la boca, mientras que le dirigí su mano hacia mi pija que estaba al re palo...

Y: como me calentás por favor! 

S: me duele la cabeza... Se me parte...

Y: está bien, a mí me pasa lo mismo... Ahora preparo algo para el dolor de cabeza y después desayunamos. Después si querés volvemos a la cama a dormir o seguimos donde dejamos anoche... Querés?

S. bueno... pero no sé si estoy preparado... 

Y: no tengas miedo, no pasa nada. Tengo cremas y geles y quiero que tengas una experiencia inolvidable...

S: está bien... Le voy a hablar a mi vieja para que se quede tranquila y después hacemos como dijiste...

Y así hicimos. Después que Sabor habló con la madre, tomamos un puré de aspirinas y mientras nos desayunábamos, lo 'transé' (acaricié y besé) como para tenerlo excitado. Luego, cuando nos duchábamos juntos, le enseñé a lavarse con la pera de goma, para tener limpio el culito. Después, fuimos al dormitorio, nos secamos y nos acomodamos haciendo otra vez el '69'. Así, mientras Sabor me chupaba la pija, yo me dedicaba a chupar y dilatar su agujerito y de tanto en tanto, lo masturbaba.

La verdad que saber que le iba a sacar la virginidad a semejante bebé hermoso hacía que mi excitación anduviera a mil por segundo. Así que mientras ensalivaba bien su agujerito, comencé a meterle muy despacito mis dedos. Metiéndoselos y sacándoselos muy lentamente, de tal manera que Sabor mientras me chupaba la pija, gemía cada vez que yo dilataba con mi lengua o con mis dedos su agujerito. Así seguimos un largo tiempo, mientras me aseguraba que Sabor se sintiera bien.

Y: te gusta que te meta mi lengua y los dedos...???

S: sí... pero no me digas así que medio que me da vergüenza...

Y: de mí tenés vergüenza?

S: sí, no, no, de vos no, o sí, no sé, que sé yo, no sé que siento, pero me gusta...

Lo que siguió después es medio repetitivo aunque con Sabor hubo algunas aristas que tuve que limar y suavizar porque a pesar de todo el tiempo que le dediqué, el temor, la angustia y la ansiedad se apoderaron de él y yo tuve que recurrir a toda la gama de recursos para darle tranquilidad. En la posición del 'misionero' (el pasivo acostado de espaldas y con las piernas levantadas colocadas sobre los hombros del activo) le quité la virginidad a Sabor que supo conservar durante casi 18 años.

No sé que fue pero le dediqué mucho más tiempo a este pibito que el que le dediqué a otros. Lo penetré totalmente pero en forma muy cuidada y lenta. Tan lenta, que estuve un montón de tiempo, metiéndosela y controlando que él se sintiera bien. No hay caso, me estoy poniendo viejo. Cuándo era más joven, no tenía ni la mitad de cuidado que tuve con Sabor... Después que se la metí toda, traté de moverme dentro del pibito de la manera más lenta, indolora y acompasada posible.

Previamente, le había colocado una almohada debajo de su cadera, para tener una entrada a su culito mucho más franca. Una vez que lo tuve a mi disposición por completo y asegurándome que hasta ese momento, Sabor se sentía bien, comencé con el movimiento del 'entra y sale' dentro del pendejito. Quería que sintiera lo que estaba pasando y quería que lo disfrutara y creo que logré las dos cosas. En el momento de mayor e intenso movimiento dentro de Sabor, comencé a masturbarlo.

Sabor se contorsionaba y gemía. Algunas lágrimas corrieron por sus mejillas que se las limpié con mi lengua. A todo esto, Sabor tomaba mis pectorales y me los apretaba y pellizcaba. En un momento, me acosté sobre Sabor y mientras los movimientos de 'pon y saca' los hice más lentos, le dí besos de lengua, a los que esta vez, Sabor respondió como yo quería que lo hiciera. Luego, volvimos a los movimientos eyaculatorios intensos mientras que dejé a Sabor que siguiera masturbándose.

Finalmente, acabé adentro de Sabor porque no quiso que yo usara forro. Me tenía confianza y quiso experimentar todo lo que se siente en una penetración. Y yo más que agradecido y feliz ya que solamente uso forro/condón en situaciones muy puntuales. Cuanto acabé por completo, los hectolitros de leche de siempre, seguí masturbando al pibito hasta que derramó los hectolitros que él también derrama y que por primera vez, podía ver en qué cantidad.

OMG! Este me gana por goleada! Porque si yo acabo hectolitros, este nene, acaba kilolitros! Realmente es un espectáculo ver como acaba y la cantidad de leche que larga. Por favor! Este tiene para dar, guardar y compartir. Una cosa es verlo y otra diferente es decirlo! Es una animalada, un semental, un monstruo! Terminamos acostados de lado besándonos y prometiéndonos que íbamos a repetir muchísimas veces más estos encuentros pero quería que quedara en secreto entre nosotros. Yo por eso no tenía problemas. Nunca me gustó hacer alarde de mi vida sexual ni tampoco de mis 'partenaires', a los que contabilicé únicamente en mi blog pero en forma privada. Nunca dije 'esta boca es mía'. Es decir, no hubo ni hay segundas intenciones. Así que ahora, que se cerró la puerta con el Pela, la Vida me abrió la de Sabor... Qué tal? 





jueves, 13 de febrero de 2020

Encuentro cercano 3




Así que lo mismo que hice con Luciano en su momento, lo repetí con Sabor. Lo abracé de atrás, casi tímidamente y le apoyé mi pija sobre su culito, que se le marcaba lo más bien. Así estuvimos algunos segundos. El pibito me dejó hacer, así que decidí besarle el cuello. Hice girar a Sabor, lo miré a los ojos y lo besé, con un 'pikito' (beso con la punta de los labios). Mientras mis manos agarraban las nalgas del pendejito y lo apreté a mi cuerpo.

El hecho de que fuera bastante más bajo que yo, hacía que tuviera que flexionar mis piernas para poder agarrar las nalgas de Sabor por debajo del bóxer. Y aunque lo seguí besando, me costó bastante darle un beso de lengua. Sabor respondía a mis besos pero no abría la boca para poder explorarlo con la lengua. Como me parecía que el pibito no iba a tomar la iniciativa, le llevé la mano a mi pija, la que agarró pero no hizo más nada. Seguimos transando hasta que lo tiré en la cama. Ahí le dije:

Yo: sabés que me gustás mucho?

Sabor: nunca estuve con otro hombre...

Yo: bueno, ahora estás con uno... Te jode?

S: sí, no, quiero decir, no, no me jode... Lo que pasa es que soy virgen...

Y: ah, nunca hiciste nada? Ni siquiera una paja intercambiada o una mamada a otro chico? 

S: no...

Y: te gustaría?

S: no sé, creería que sí, pero con la persona indicada o que me guste mucho...

Y: yo sería la persona indicada?

S: creo que sí...

Y: creés que sí o sí rotundamente?

S: sí rotundamente...

Y: y te gusto? Vos a mí me re gustás...

S: y sí... la verdad que mucho...

Por esa respuesta, Sabor se puso colorado como un tomate. Con semejante respuesta, lo seguí besando en la boca y empecé a franelearlo por todos lados. Cuando llegué a la entrepierna palpé que tenía la pija parada igual que yo. Así que aprovechando esa situación y viendo que Sabor no tomaba la iniciativa, le tomé la mano y se la llevé a mi pija que hacia rato que hacía rato tenía re parada y babeante y le dije que que me pajeara mientras que yo, hacía otro tanto con la pija de Sabor.

Así seguimos un buen rato, hasta que le volví a hablar:

Y: chupámela...

S: bueno...

Y Sabor se metió toda mi pija en la boca y la empezó a chupar. Después, sin dejar de mamar, se puso en la posición de perrito y dejó que yo lo pajeara un rato, hasta que lo acomodé como pude sobre mí e hicimos un '69' al que me costó bastante lograr. La inexperiencia de Sabor y el embotamiento etílico que teníamos, hicieron eso posible. Pero no me conformé con la felación, así que dejé de mamar a Sabor y comencé a chuparle el agujerito mientras lo seguía pajeando con mi mano.

Pronto Sabor me dijo que iba a acabar. Así que decidí seguir chupándole la pija hasta hacerlo eyacular. OMG! Qué manera de largar leche ese pibito! No sé si estaba muy caliente o fue porque era su primera vez o siempre es así, lo cierto que largó una increíble cantidad de leche! Y como le creí que nunca había estado con alguien, es decir, no estuvo expuesto a ninguna enfermedad sexual, decidí que me acabara en la boca, juntar toda su leche en mi boca y dejarla salir por mis comisuras...

Pero Sabor, seguía acabando. Ya no a borbotones pero si con chorros intermitentes que fueron mermando hasta convertirse en leche que salía casi sin fuerzas. Esa leche sí decidí juntar en mi boca, tragar y limpiarle la pija de todo vestigio de semen. Al menos, me daba tiempo a respirar! Este es peor que yo! Sabor tiene leche para dar, guardar y repartir... Por favor! Obviamente, me tomé revancha, al rato, cuando acabé yo, los hectolitros de leche que largo cuando estoy muy caliente.

Y el pendejito me había hecho calentar horrores... Cambiamos de posición y lo puse a Sabor, boca arriba y yo me puse a horcajadas de él y me empecé a pajear. De tanto en tanto, le hacia chupar mi pija para que me la mojara. Así seguimos por un buen rato hasta que acabé los hectolitros de leche de siempre. Por ser la primera vez decidí no acabar en la boca de Sabor. O sea que Sabor no tomó mi leche ni tampoco la juntó en la boca. Sí le acabé casi todo mi semen en la cara y en el pecho.

Después sí le volví a poner mi pija adentro de la boca y le dije que me la chupara y me la limpiara bien. Finalmente, le saqué mi pija y lo besé en los labios, asegurándome de juntar mi semen que había caído en la cara del pibito y llevársela a la boca por medio de besos intensos y apasionados. Así nos quedamos un buen rato hasta que me acosté a su lado, totalmente agotado... Después no repetimos la ceremonia de cambiar las sábanas ni ducharnos rápido ni nada. Solamente me aseguré que Sabor estuviera bien y que le haya gustado su primera experiencia. Nos quedamos hablando un rato y aunque, queríamos seguir, el cansancio y el alcohol nos dijeron: 'no'. Así que le propuse, que durmiéramos unas horas y después, íbamos a ver si daba para hacer 'algo más'. Sabor me dijo que sí, que estaba re bien y que nunca se iba a olvidar de esa noche... Jeeeee... (sigue)







sábado, 8 de febrero de 2020

Encuentro cercano 2




El último 'pollito' que me quedó para llevarlo a la casa, se llama Christian, pero todos lo conocen como 'Sabor'. El sobrenombre tan raro y exótico se lo puso el sacerdote que lo bautizó y su origen se remonta, justamente al día del bautismo. Ese día de invierno, habían vestido a 'Sabor' con una 'ranita' (prenda de bebé) amarilla y un gorrito rojo, todo de lana. Y como era gordito y chiquito, el sacerdote dijo que parecía el frasquito del 'Sabor 15' y le quedó para siempre ese sobrenombre: 'Sabor'

Así que todo el mundo ahora lo conoce con el nombre de 'Sabor'. Cuando lo iba a dejar frente a su casa, tapados por la sombra oscura del frondoso árbol que tiene en el frente de su casa y provocada por la luz de la calle, vimos que había una, dos o más personas sentadas en el umbral de la puerta de su casa. Y, obviamente, Sabor por temor, no quiso bajarse. En ese momento, me di cuenta que era la oportunidad que yo estaba esperando: quedarme, con una buena excusa, a solas con el pibito.

No alcanzábamos a ver bien la cantidad de personas ni tampoco quiénes eran. Lo más probable era, que fueran 'linyeras' (vagabundos). Posiblemente ebrios y peligrosos en todo sentido. También podían ser chicos ebrios o drogados, pero peligrosos también. Qué podíamos hacer? Uno, esperar a que se fueran. Dos, llamar a la policía y explicarles la situación. Tres, irnos a hacer tiempo a algún lado. Cuatro, llamar a los padres de 'Sabor' y decirles lo que estaba pasando en el umbral de la casa,

Pero consideramos que quizás fuera 'peor el remedio que la enfermedad'. Así que nos miramos y como el tiempo pasaba y no nos decidíamos qué hacer, le propuse a Sabor que fuéramos a mi casa e hiciéramos tiempo ahí. O mejor todavía, que se quedara a dormir en la nueva casa vieja y que al otro día fuera para la suya. Sabor me dijo que estaba bien pero que les iba a hablar a la madre, diciéndole que se quedaba a dormir en la casa de un amigo y que iría a la casa, al día siguiente.

Que en realidad no era al día siguiente, sino que nos separaban pocas horas del mediodía del domingo. Incluso le dije que si quería lo llevaba y le explicaba a los padres que había pasado que Sabor terminó durmiendo en mi casa. Sabor me dijo que bueno. Así que mientras íbamos para mi casa, me quedé pensando, si era Sabor el que había dado origen al gesto y al guiño de ojos que me había hecho Carlitos, cuando me dijo que los llevara a la casa de cada uno.

Así fue que después que dejé la Eco en la cochera, fuimos caminando en silencio hasta la nueva casa vieja. Apenas llegamos le dije que tenía dos opciones, dormir conmigo en la cama grande o dormir en uno de los colchones inflables en la sala de estar. Me dijo que prefería dormir en el colchón inflable en la sala ya que no quería incomodarme. Como respuesta, le dije que si quería dormir conmigo en la cama grande a mí no me incomodaba, ya que estaba acostumbrado a compartir la cama.

Y que por ahí, a quién podía incomodar era yo a él, porque prácticamente, si bien nos conocíamos por habernos visto en muchas ocasiones anteriores, nunca habíamos hablado a solas como para conocernos bien y que compartir la cama, podía ser una buena oportunidad para conocernos más. Y mientras le decía a Sabor esto, pensaba en el gesto y el guiño de Carlitos. El Pela y el noviecito no reaccionaron nunca. Y este aparentemente tampoco. O sí?

Además, Carlitos no iba a saber que me iba a encontrar con esos dos fulanos sentados juntos y justo en el umbral de la casa de 'Sabor', lo que me iba a dar la posibilidad de llevarlo a la nueva casa vieja. Además el pibito tampoco dijo nada ni siquiera insinuó nada. Claro que, cuando me tiré a la pileta de Luciano, hace 6 años atrás, él tampoco nunca me había dicho ni insinuado nada y sino fuera por Carlitos, tampoco hubiera pasado nada...

Y aunque cueste creerlo, la iniciativa la tomó 'Sabor' cuando me dijo que estaba re lleno y si tenía soda porque quería eructar. Obvio que le dije que sí y fuimos a la cocina. De la heladera saqué Coca-Cola y mientras, se preparaba el café en la cafetera y tomábamos en silencio, la Coca-Cola y luego el café, Sabor comenzó a hacerme preguntas muy personales e íntimas, sobre mí y sobre mi relación con Luciano, con Carlitos, con el Pela y con los otros 'pollitos', 'medianos' y 'diositos'.

Así que más o menos, nos contamos nuestras vidas. Sabor tiene casi 18 años (los cumple en marzo de este año) y tiene todo lo que me gusta de un chico. Es un rubiecito tirando a castaño claro, de ojos marrones pero de facciones hermosas. Y si bien no es alto, tiene un cuerpito bien proporcionado. Tiene 3 hermanos: una hermana de 21 años y dos hermanos varones gemelos de 12 años. El padre es bancario y la madre docente, pero están divorciados y ve al padre solamente los fines de semana y no siempre. Vive en mi barrio desde hace poco y sólo 300 metros separan nuestras casas, pero no recordábamos habernos cruzado nunca por la calle y las veces que nos vimos, siempre fue en la casa de Carlitos. Después de que tomamos la Coca-Cola y el café, le dije a Sabor, que nos fuéramos a dormir. Pero cuando, Sabor se iba para la sala, lo tomé de la mano y le dije que se acostara conmigo en la cama grande. Sabor no ofreció nada de resistencia y se dejó llevar. Lo único que dijo fue 'bueno'. Mientras nos desnudábamos en silencio, decidí 'tirarme al agua' (conquistar) de la pileta del Sabor... (sigue)





lunes, 3 de febrero de 2020

Encuentro cercano 1




El sábado 25 fui a buscar a Luciano al trabajo. Estamos haciendo costumbre, el de ir los sábados a almorzar por ahí, conocer nuevos resto-bares y de paso, tratar de pasarla bien. Durante la comida, Luciano me contó que la madre de Carlitos se iba unos días de vacaciones con unas amigas a una ciudad en una provincia cercana y que iba a dejar a Carlitos solo, 'cuidando' la casa. Hasta ahí todo bien. Incluso, ingenuamente, le dije que si Carlitos no quería quedarse solo, fuera a dormir a casa.

Claro que Luciano y Carlitos tenían otros planes. O mejor dicho, Luciano tenía otros planes. Luciano pretendía seguir yendo a casa a la tarde pero instalarse en la casa de Carlitos, a la noche, cuando saliera de trabajar. Entonces cenaría con Carlitos y se quedaría a dormir con él. Aparentemente, Carlitos temía quedarse solo en la casa por las noches y por eso había invitado a Luciano y por carácter transitivo, si yo quería, también podía ir. Hasta acá, todo muy bien.

Pero, medio que se descompaginaba la cosa, cuando ni Luciano ni Carlitos quieren un trío. Entonces yo que pito tocaba? Es decir, que iba a hacer? 'La del mono'? (la paja) Bueno, ellos habían pensado, en el Pela, pero como ahora, el Pela, esta 'noviando' con uno de los 'pollitos' ya no está tan disponible para mí como antes. Así que comencé, a evaluar quién podía estar disponible entre los 'diositos' y los 'medianos' y ahí caí en la cuenta, que nadie podía aceptar la invitación de 'dormir' conmigo.

La mayoría tenía planes armados. Quedaban, el Tomi que aunque trabajaba podía venir a la noche a dormir conmigo (todo un despropósito), el Gonza y el Joaco y hasta ahí. Me gustaba la idea del Gonza, pero hacia bastante que no lo veía y me daba no sé qué aparecer únicamente para tener sexo. Sé que eso no sería problema para el Gonza, pero no me parecía correcto. Igualmente, le hablé al celular. Me dijo que estaba de vacaciones y que apenas regresara se iba a poner en contacto conmigo.

De ahí, que finalmente decidí, que como a mí no me gusta que me usen de 'forro', yo tampoco lo debería hacer con otros, así que mis 'partenaires' (acompañantes) quedaron en la nada. La primer noche, aprovechando que Carlitos tenía la casa para él solo, hizo una 'choripaneada' (sándwich de pan y chorizo asado), sazonado con 'chimichurri' (salsa picante), mayonesa o mostaza. También había comprado cerveza y vino y el infaltable helado para el postre. Un verdadero anfitrión.

A la choripaneada fueron todos los 'pollitos' y algunos 'medianos' que son pareja de algunos 'pollitos' y que tuvieron que invitar a la fuerza, como el Matius, pareja del Juanse y el Gasti pareja del Colo. La choripaneada la hizo en la terraza. Ahí está la parrilla y ahí también tiene armada la 'pileta' (piscina) de lona, totalmente llena de agua y que me trae dulces y buenísimos recuerdos, porque ahí fue, donde nos pusimos de novios con Luciano.

Como yo no tenía tarea asignada, pude conversar con el Gasti y el Matius y sus novios. Igualmente, después nos integramos con el 'pollaje' y la pasamos re bien. Ya entrada la madrugada, cuando todos estábamos en 'pedo' (borrachos) nos pusimos a cantar. Uno de los 'pollitos', que le dicen Sabor, cantó con una guitarra que había llevado y me hizo recordar al Caio, cuando nos cantaba canciones de amor en portugués, tan melosas y románticas que nosotros usábamos para bailar, transar y excitarnos.

Entrada la madrugada, el 'pollaje' comenzó a irse. Solamente quedamos, limpiando y ordenando, Carlitos, Luciano, el Pela, Diego (el noviecito del Pela), otro 'pollito' que le dicen Sabor y yo. Cuando estaba todo más o menos ordenado y limpio, Carlitos me dijo que ya que iba para mi casa, los podía llevar al Pela y a otros dos 'pollitos' hasta la casa, ya que vivían cerca de la mía. Y aunque ellos, querían volverse caminando, no se los permití, porque de noche, ningún barrio de Rosario es seguro.

Nuestro barrio es muy tranquilo pero de noche, en mi ciudad, ningún barrio es seguro. Así que lo mejor era que yo los llevara en el auto y aunque estaba medio 'chispeado' (ebrio) no había ninguna probabilidad que en el barrio me sorprendiera los del control de alcoholemia. Así que hicimos así. No sé si me pareció o lo inventó mi cerebro alcoholizado, pero creí ver que Carlitos me hizo una seña con la cabeza hacia el grupo que iba a llevar hasta la casa y me guiñó un ojo.

Esa misma seña me la hizo el mismo día que seduje a Luciano en la cocina de Carlitos y que fue la antesala de nuestro noviazgo. Pero ni en aquel momento ni en este, logré descifrar el significado de esos gestos y siempre por la misma causa: había mucha gente cerca (incluso los implicados) como para poder darme explicaciones. en aquel momento, éramos 10 más o menos, metidos en la pileta de lona, cuando Carlitos me hizo la seña esa que hace y me guiño el ojo.

Era una clara advertencia que me tirara a la pileta de alguno de los 'pollitos', que terminó siendo Luciano. Carlitos, como buen Celestino, había armado todo de antemano para que yo me quedara con Luciano, solos en la cocina. Claro que sabía que la pileta de Luciano había agua para mí y mucha. Ahora, me había hecho una seña parecida pero  no supe a quién se refería. Al Pela no porque antes que el Pela se pusiera de novio, estaba siempre listo para irse a la cama conmigo.

Ahora también lo sigue estando aunque mucho menos. Y de los otros dos 'pollitos', uno, Diego, es el noviecito del Pela y no creía que el pendejito estuviera entusiasmado en tener algo conmigo. El otro, al que le decían Sabor, me parecía que tampoco, porque si bien lo conocía, nunca había hablando mucho con él. Aunque me comía con la mirada pero hasta ahí. Además, Carlitos, me lo podía haber dicho antes, en otro momento, con palabras y no con gestos ni guiños.

Cómo podía acceder a ese nene? Mi mente revolucionaba a mil pero era imposible tener acceso a ese nene y en ese momento. No tenía tiempo material ni siquiera para elaborar una miserable estrategia. Además, a mí no se me ocurría nada. Fue el mismo Carlitos, el que me dio la solución sin pedírsela. cuando me dijo que primero lo lleve al Diego, después al Pela y que finalmente, dejara en la casa, a Sabor, el último 'pollito' porque vivía muy cerca de la mía. O sea, hasta eso tenía armado de antemano... De no creer! Carlitos sabía que Sabor tenía abundante agua y había preparado todo para que yo me tirara al agua con total confianza. Así da gusto tener amigos... (sigue)





lunes, 27 de enero de 2020

Dioses, medianos y pollos




Los 'pollitos' crecen. Ahora son 'pollos' aunque para nosotros sigan siendo 'pollitos'. Todos crecemos  y de a poco, nos vamos poniendo 'viejos'. Qué es ponerse 'viejos'? Dejar de lado algo que hacíamos cuando éramos adolescentes, que vivíamos el momento en forma activa, dinámica, agitada. En cambio ahora, preferimos las actividades pasivas, tranquilas, serenas... Esto lo digo porque el domingo pasado fue el cumpleaños del Gasti: 29 años! Ya dejó de ser un 'diosito' para ser un 'dios'.

Y decidió festejarlos en la casa de fin de semana que tienen los Lucchessi, en un pueblo cercano a Rosario. Como el Gasti está saliendo con el Colo y el Colo es un 'pollito', por extensión hizo la invitación a todo el resto del 'pollaje' (adolescentes menores de 21 años). Así que tuve que cargar en la Eco, además de Luciano, a Carlitos (infaltable), al Pela (otro infaltable), a Diego, el noviecito del Pela y un 'pollito' que no me habla mucho pero sí me come con la mirada y que le dicen Sabor.

En realidad, el cumpleaños fue el domingo 19, pero nosotros fuimos el sábado 18, después del mediodía, ya que tuve que esperar a Luciano que saliera de trabajar. Después, pasé a buscar a los tres 'pollitos' que nombré más arriba y finalmente, todos, fuimos a un supermercado a comprar facturas, bebidas y comida para hacer una 'picada' (entremeses) y llevar a Luciano a casa para que se cambie de ropas. O sea, que entre 'pitos y flautas' (hacer otras cosas), salimos como a las 2 de la tarde. 

Por suerte, llegamos rápido y como nos esperaban, todavía no habían servido el almuerzo (chorizos a la pomarola con puré). Los 'diositos' ya habían llegado casi todos: Andy, el diosito Emma, Tomi, el Nico, el Matius con el Juanse, el Colo (pareja del Gasti), mi Luciano, los 'pollitos' que habían ido conmigo y yo. Todos gays y la mayoría, por no decir todos, ya en pareja o a punto de estarlo. Los únicos que andaban solos eran el Andy, el 'diosito', Carlitos y el pendejito que le dicen Sabor.

Ya sentados en la mesa y mientras el Gasti y el Colo servían, me puse a mirar a todos los comensales. Pensaba cómo se inició todo esto y cómo se fueron dando las relaciones 'amistosas' primero y 'afectivas/sexuales' después y como todas, aunque fueron de caracerísticas diferentes, todas terminaron en una cama... Jeeeee... Con todos los pibes al principio, empecé siendo amigo y nada más. Después con cada uno, fuimos quemando 'etapas' y terminamos como terminamos: encamados.

Creo que fue eso, la amistad del principio, la que hizo que siguiéramos siendo un grupo estable, más allá de que nos gozamos como activos o pasivos. Creo que si nos hubiéramos relacionado, únicamente por el sexo, ya hubiéramos dejado de ser amigos. Y mientras pensaba y los miraba, concluí que excepto, Diego (el noviecito del Pela) y el otro pollito, que le dicen Sabor, con los otros, poco o mucho, tuve sexo. Por favor! Qué puto era! De 14 me encamé con 12! Casi el 85%! Jeeeeee...

Claro que eran otras épocas. No sé si mejores o peores, digamos que distintas. Al menos me parece. Ahora la adolescencia se estiró tanto que muchos consideran que un tipo de 30 años, recién está saliendo de una adolescencia tardía. Incluso, por lo que puedo experimentar personalmente, el chico adolescente siente ahora preferencia por los treintiañeros, cosa que a mí, siendo adolescente, jamás se me cruzó por la cabeza, tener sexo con un tipo de 30 años o más... Decía que ya era viejo!

Bueno, dejando estos pensamientos psico-filosóficos-sociales de lado, sigo contando. Tanto el sábado como el domingo, la pasamos re bien. Pasamos muy buenos momentos conversando y también jugando, especialmente al tenis-fútbol, al voley, al waterpolo (en la piscina), o al 'truco', póker y al infaltable 'monte' (juegos con naipes). El sábado a la noche, después de cenar, fuimos caminando hasta el río, recordando anécdotas y cagándonos de risa y transando con nuestras parejas.

Por lo que pude comprobar, la idea de la 'isla' no está perdida. Muchos sacaron el tema 'isla' (desconocido para muchos medianos y 'pollitos') y la posibilidad de volver a instaurarla, aunque con ciertos límites. Pero la propuesta, no pasó de esa etapa: la de ser una simple propuesta que finalmente fue rechazada por los más 'viejos' pero casi aceptada por los 'pollitos'. Idea que nunca habían tenido. Será una idea generacional? 

Claro que en aquellos tiempos de la isla, muy pocos estábamos en pareja. De ahí que casi todos se dieron permiso para interactuar con otros. No con nadie en especial sino con todos, y no seriamente como para que se instaure algo. Fue algo así como experimentar la amistad 'con derecho a roce', y aunque respetábamos las parejas formadas, todos hicimos ‘algo’ con todos, para simplemente disfrutar juntos del momento. 

O sea que, en el grupo cerrado de amigos, que yo bauticé como la 'isla', nos permitió seguir relacionándonos naturalmente, tanto amistosa, como afectiva y sexualmente hablando, sin complejos ni traumas. Pero en 10 años, todo cambió. Ahora, los 'diositos' estamos viejos y buscamos, además de consolidar vínculos con nuestras parejas, la tranquilidad, el sosiego, la paz. En cambio, los más jóvenes (léase 'pollitos'), no saben lo que quieren ni lo que buscan. 

El relativismo, la cultura del descarte y la alta tecnología a la que están adheridos, los lleva a no comprender del todo nuestras motivaciones ni a compartir ni comprender nuestros valores. Igualmente, les gusta compartir y disfrutar momentos con nosotros, los 'viejos'. Y esa es una de las causas por la que se aglutinan a nuestro lado cada vez que pueden, los dejan o los integramos. La causa será amistosa-emocional o exclusivamente sexual? Lo digo, porque a pesar de la brecha generacional, todos, grandes, medianos y chicos, aportamos vivencias individuales y grupales que nos hacen pasar momentos gratos. Así, todos, experimentamos de alguna manera, diferentes niveles de cierta afectividad-emocional y sexual, que no nos resulta fácil experimentar en otros lados, con otros grupos. Ellos lo saben y nosotros también. En una palabra, creo que estamos, como grupo heterogéneo que somos, creciendo, madurando y haciendo las cosas bien. Al menos, eso es lo que me parece. En fin. Es lo que hay... 





lunes, 20 de enero de 2020

Circuncisión




Del mismo bar que habíamos ido a tomar algo, le hablé al celular del Sebi, preguntándole si él nos podía recomendar algún médico que hiciera esa operación ya que no teníamos referencias de cirujanos. El Sebi nos dijo que era una boludez pero sabiendo los antecedentes del Gasti, nos recomendó un médico urólogo que trabaja en el mismo hospital en donde él está haciendo la residencia. También me dijo que fuéramos sin turno y en cualquier momento que él se iba a encargar de informar al urólogo del problema.

Obviamente, el Gasti no quiso ir solo y tampoco quiso que le avisáramos a nadie más de su familia de esa pequeña cirugía. Así que los únicos que sabíamos del tema, éramos, Luciano, el Colo, el Matius, el Gasti y yo. Por cuestiones laborales, Luciano no pudo ir el día que elegimos hacer la consulta con el urólogo, así que fuimos el Colo, el Gasti, el Matius y yo. El médico nos atendió de 'diez' (excelente). La vergüenza, los temores y las dudas del Gasti se fueron cuando hablamos con el tipo.

La verdad que el tipo mostró en todo momento una gran amplitud mental al saber que éramos gays y nos dijo que el problema que se le presentaba al Gasti era por demás de común. Nos explicó y graficó en un papel, cuál era el procedimiento y que era lo que el Gasti, tenía que hacer, antes y después de la pequeña intervención quirúrgica. Antes, tenía que hacerse unos estudios de sangre y de corazón. El día de la cirugía tenía que ir temprano y después hacerse curaciones durante 2 semanas.

El Gasti solamente aceptaba las curaciones mías, del Matius y del Colo en ese orden. Obviamente, él no pensaba hacerse las curaciones. El Colo y el Matius se negaron por los mismos motivos. Qué manga de 'cagones' (miedosos). Les gusta la pija del Gasti pero para pajear, chupar o metérselas en el 'orto' (culo). Para curarla les daba 'cosas' (asco, temor o no sé qué).  Así que solamente quedaba yo. Y yo, como estaba de vacaciones y no pensaba ir a ningún lado, acepté ser su enfermero.

El médico me explicó como poner una pomada antibacteriana, cicatrizante y analgésica sobre la herida y como, posteriormente, cubrir la herida con gasa y tela adhesiva. La verdad que nada del otro mundo. Tenía que hacer eso una vez por día. Mejor, dos veces diarias. Espectacular, 3 veces por día. El Gasti me dijo que mejor era 3 veces por día y que él iba a ir a casa. Y bueno, la pija la tendrá 'clausurada' pero me queda el culito del Gasti que sigue estando tan apetecible como siempre.

El día de la operación, el Gasti estaba re asustado. Tenía miedo de morirse en la cirugía. Le dije que dejara de boludear que la anestesia era local y que según el electrocardiograma estaba todo normal. La intervención quirúrgica duró una hora, entre que se desnudó, se puso la bata de cirugía, lo vinieron a buscar y después, lo volvieron a traer, le ayudé a quitar la bata y se vistió. En ese interín apareció el médico cirujano y nos dijo que todo había salido bien y que volviéramos a control en 15 días. 

De ahí fuimos a desayunar a un bar que está enfrente del hospital. El Gasti no había sentido nada. Ni dolor, ni ardor ni molestias. Tan es así que nos reíamos porque decía que le parecía que no le había hecho nada. Cuando regresamos a mi casa, quiso ver la herida. Así que quitamos ese cilindro de gasa bien cubierto de tela adhesiva y pudimos ver la herida. No sé si lo que más me impresionó fue el color del yodo cubriendo la herida o los puntos que le rodeaban todo el glande. Parecía Frankestein.

La verdad que no daba nada de ganas de chupársela así, en esas condiciones. La pija del Gasti sin el prepucio que le cubriera el glande, parecía la pija de otro. Nunca me había detenido a observársela en detalle. Claro si casi siempre el glande estaba cubierto o apenas se asomaba algo pero muy poco. Ahora en cambio, viendo todo ese glande al aire libre, daba un poco de asco y no era nada tentador. De todos modos, recordé cuánto chupé esa pija.

Ahora se iba a llevar la saliva del Colo, porque dentro de un mes, con el color normal de la piel y ya sin los puntos frankesteinianos, la pija del Gasti iba a seguir siendo tentadora como siempre. El médico nos dió una bolsita con analgésicos y gasas de cirugía y tela adhesiva, para las curaciones: así no gastábamos. Qué buena onda el tipo! Y todo porque habíamos sido recomendados por el Sebi? De solo pensar en el Sebi se me paró la pija. Qué ganas de encamarme con el Sebi, por favor!

Así que el Gasti estuvo viniendo a casa, tres veces por día, durante dos semanas. Los puntos se le reabsorbieron solos y cuando a los 15 días, volvimos al médico, nos dijo que todo estaba muy bien.Y que seguramente, era por las excelentes curaciones que yo le había hecho y que habíamos tenido la precaución de no tener relaciones anales... Ahí se enteró el tipo que no éramos pareja como él creía y que solamente éramos amigos, 'con derechos', derechos que el Gasti me suspendió desde que empezó a salir con el Colo. Aunque le pude sacar el 'sí',  medio en broma, medio en serio, que yo quería ser el primero es disfrutar de su pija circuncidada aunque tuviera que aguantarme durante varios días, que por culpa de su eyaculación retardada, me quedara el culo como una flor... Jaaaaaa...