jueves, 6 de mayo de 2021

Una muy buena oportunidad

 

No sé la causa (aunque sí la sé) pero estoy ante una maravillosa oportunidad de cerrar y poner fin a este blog... Los que me vienen leyendo últimamente saben que personalmente no logro darle a este blog ni la frescura ni la espontaneidad que le supe dar, hace ya muchos años, cuando comencé a escribirlo. Y no es que esté cansado sino que creo que la vida de un gay treintañero (el 31 de mayo cumplo 30 años!) es más aburrida que chupar un clavo y salvo casos muy especiales (como Zeky's o Tatojimy que basan sus blogs en videos o fotos pornográficas), la vida de un gay adulto le interesa a muy poca gente...

Creo que una maestra de la primaria fue la que dijo que la vida del hombre es como un río: nace en la montaña y desciende con mucha fuerza e ímpetu. Pero a medida que avanza se va juntando con otros ríos parecidos a él, que avanzan de igual manera. Esa sería la etapa de la adolescencia y la juventud. Luego, vendría la etapa en la que el río va perdiendo ímpetu y aunque todavía tiene mucha fuerza y caudal, se va haciendo más lento. Eso sería la adultez. Y finalmente, el río llega a la llanura y se vuelve lento y sinuoso, hasta que desagua en el mar. Esa sería la vejez. La comparación está buena, no?

Yo en estos momentos, estoy entrando en la etapa de la adultez. Todavía tengo mucha fuerza pero perdí mucho, el ímpetu que tenía. Y ejemplos, hay muchísimos. Días pasados, en una radio FM, escuchábamos un programa, que tenía como consigna, 'decí que estás viejo, sin decir que estás viejo'... Y fue muy cómico reconocer que de las cientos de consignas que los oyentes dijeron, unas cuántas ya la teníamos instaladas en nuestras vidas! Jaaaaa... Estaremos envejeciendo precozmente? O será culpa de la pandemia que es la causante de que todo el mundo esté mal?

Después, pensé que podía hacer como Josep en su blog (http://noupeaceforever.blogspot.com/). Él decidió dejar de escribir su blog, para cuando tenga ganas o algo importante para decir/escribir. Y me parece bien porque Josep es un adulto mayor, bisexual, que tiene muchas cosas entretenidas para contar (y leer) de su vida, pero no solo escribe de sus encuentros sexuales, sino de cualquier tema que en ese momento, se le ocurra interesante para tratar. Y pensaba que yo podía hacer lo mismo, pero más allá de cuestiones cotidianas o sexuales, no tengo mucho para contar. Así que deseché esa idea...

Por otra parte, siempre dije que este blog lo empecé a escribir porque me ayudaba a mí mismo. Era una especie de diario, que me sirvió para saber donde estaba parado. Pero, en cuanto lo supe y quise dejar de escribirlo, muchos chicos adolescentes y no tan adolescentes, que me leían, me pidieron que lo siga escribiendo, porque también a ellos les servía. Y fue por ellos, que seguí durante todo este tiempo. Pero el tiempo pasa y ya dejé de ser aquel adolescente, cuyas experiencias, les podían servir a alguien. Personalmente, creo que estas experiencias de ahora, dejaron de servir. 

Así que sentido tiene seguir escribiendo? Creo que es mejor decir, basta, hasta acá llegué y cortar por lo sano. No les parece? Además, hay un plus que me juega en contra. Si voy a trabajar, en el consultorio del profesor Mengano, haciendo psicoanálisis, algunos días de la semana, por la mañana y con los gemelos con Asperger, por la tarde/noche, prácticamente no me va a quedar mucho tiempo libre para que me pasen cosas 'interesantes' para contar. Quizás me pasen muchas otras, también interesantes, pero ya serán a nivel familiar o profesional, que seguramente solo le interesarán a gente que está en la misma que yo. Además, está el tema de la confidencialidad y del secreto profesional y todo eso, lo que me obligaría a no poder contar mis vivencias. Quizás, en una especie de diario anecdótico pero es algo que no me atrae... Quizás... quizás... quizás... (como dice la canción que tanto le gusta a mi viejo)... En fin. Veremos dijo Lemos, pero como dice el dicho popular, me parece que estoy ante una muy buena oporunidad de 'terminar lo que se daba'...


 

jueves, 29 de abril de 2021

Morbos

 

Cada vez que vuelvo de la facultad, paso por delante de la casa del Gonza. No sé por qué, pero automáticamente, siempre miro el balcón de su departamento con la esperanza de verlo. Pero, claro, casi siempre paso antes del mediodía y sólo a mí se me ocurre, que un pibito de 18 años, esté despierto a esa hora. O sea, que, indefectiblemente, nunca vi a nadie. Pero, días pasados, cuando estaba pasando otra vez cerca de la casa, vi una figura bastante desgarbada, que caminaba por la vereda. Inmediatamente, me dí cuenta que era el Gonza. 

El Gonza es inconfundible mirándolo de cualquier lado... Qué ganas de cogerlo/follarlo me da ese pendejito, por favor! Me pasó varias veces, encontrarlo, en la calle, el invierno pasado, cuando iba al colegio a llevar o a traer algo y aunque estaba cubierto de ropas y barbijo y solamente, le podía distinguir los ojitos, lo identifiqué plenamente y sin ningún tipo de error. Y eso que con el Gonza, a pesar, de las muchas veces que lo planeamos, nos encontramos muy pocas veces, siempre para tener sexo, obvio, pero siento por él, algo especial, como si fuera uno de mis 'diositos'.

Será que intimamos tanto en momentos especiales o será que me hizo descubrir un morbo que no tenía? Apenas pasé con la Eco cerca de él, le dije cambiando mi voz, para que no me identificara rápidamente, cuánto daría para chupar y gozar de ese culito. El Gonza medio que se sorprendió de lo que le dije y se dio vuelta rápido para encontrar al autor de semejante frase desubicada, pero en cuanto me identificó, gritó mi nombre y me indicó, también a los gritos, que me detuviera. Obviamente eso es lo que hice. Estacioné donde pude y el Gonza se subió a la Eco, mientras me preguntaba donde iba...

Le conté que venía de la facultad, que había ido a hablar con algunos profesores y que ahora volvía a mi casa, ya que me había mudado, cerca de ahí. El Gonza me preguntó si estaba apurado y que si quería, podíamos ir a su casa, a hablar, tomar un café o hacer 'algo' (tener sexo) aprovechando que la madre estaba trabajando y hasta la noche no volvía, sino estaba tan apurado y obviamente, si yo quería... Cómo no voy a querer? Creo que desde la época que era pareja con el Sebi, a ningún pibe le dije nunca que no, cuando me ofreció tener sexo. 

En qué cabeza cabía que se lo iba a decir al Gonza, en ese momento, nada menos? Así fue que subimos en el ascensor, sin mucho decirnos, porque también subía una vieja con nosotros y una mina con un pibito. Bajamos en el piso del Gonza y me arrastró de la mano hacia el departamento. Estaba silencioso y todo acomodado y muy limpio. Me dijo que fuéramos a la cocina que iba a calentar café y comíamos unas facturas, que le dejó la madre, antes de irse a trabajar. El departamento es chico pero re bien decorado y estaba super ordenado. 

Nada que ver con mi casa, donde vivimos ahora, que se nota la falta de 'mano de obra' (gente) para limpiar y acomodar las cosas. Será porque es departamento es muy grande, por la presencia de 3 bebés o porque los adultos que vivimos ahí (la Agus, Luciano y yo), somos unos 'despelotados' (desordenados)? Dejo el 'lapsus' y sigo contando del Gonza. Así que apenas terminamos de beber el café y comer esas facturas, con la panza llena y 'calentitos' (excitados), nos empezamos a transar y como ya nuestra calentura había llegado al máximo, decidimos ir al dormitorio del Gonza.

Nos descalzamos y nos tiramos en la cama y mientras nos transábamos, hablamos de todas las cosas por la que habíamos pasado. Especialmente, no pudimos evitar los recuerdos de las dos convivencias en Córdoba. La primera cuando compartimos mi bolsa de dormir y tuvimos sexo light y la segunda, cuando lo llevaron como 'acompañante' y quiso, la casualidad, que se comportara mal y lo castigaran, haciéndolo dormir conmigo en la habitación de los profesores. Claro que Pablo (el profe de gimnasia) para eso, se tuvo que ir a dormir a otro dormitorio aparte, con el otro castigado. 

O cuando fuimos a la casa del campo de mi viejo y descubrí su morbo, de lamerme los pies... Ya para ese entonces, nos habíamos desnudado y nos habíamos metido debajo de las 'cobijas' (mantas) de su cama. El Gonza desapareció bajo las frazadas y noté como comenzó a felacionarme de una manera exquisita. Yo tenía su culito, su pija parada y sus huevos a centímetros de mi boca y no iba a desaprovechar esa oportunidad, de lamer su agujerito, meterme sus testículos en mi boca y masturbarlo como podía, con mi boca y con mi mano, aunque la posición en que estábamos era bastante incómoda.

Así estuvimos un rato, hasta que el Gonza, decidió sacar las cobijas, que nos protegían un poco del frío de la habitación pero nos limitaban mucho nuestros movimientos. Luego, se acomodó sobre mi pija, la tomó con la mano, ya totalmente erecta y se la colocó sobre la raja del culito, mientras con movimientos oscilantes, emitía sonidos de placer... Así siguió un buen rato, masturbándome con la raja de su culito y masturbándose, hasta que se tiró hacia adelante y mientras me masajeaba los pies, los comenzó a lamer y comenzó a chupar los dedos de mis pies, uno a uno, con desesperación y frución.

Claro que para ese entonces, yo estaba más caliente que horno de fundición. Apenas el Gonza, elevó su culito, para moverse más adelante y poder chuparme bien los dedos de los pies y también el resto de mis pies, dejó totalmente libre su culito. Tomé con mis manos sus nalgas, las abrí y el agujerito rosado y lampiño apareció pero muy lejos de mi boca. Y no pude evitar, la tentación de meterle mis dedos. Uno a uno fui metiéndoselos. Soportó hasta 3 de mis dedos, que moví sádicamente dentro de su culito. El Gonza no los toleró. Le pedí que aguantara pero el Gonza me decía que le dolía mucho.

Así que desistí de seguir haciéndolo y viendo que no iba a conseguir nada, le dije que lo quería coger/follar. El Gonza me dijo que bueno y para eso, giró 180º y sin decirle nada, agarró mi pija erecta y se la puso en el agujerito y se fue sentando sobre ella, despaciosamente hasta que se empaló totalmente y empezó a cabalgar sobre mi pija. A veces, dejó de cabalgar para dejar que el movimiento de pon y saca, lo hiciera yo, mientras él se arrojaba hacia adelante y me besaba. Varias veces le pasé mis dedos por el glande, pero solamente tenía abundante líquido preseminal pero no había eyaculado. 

El Gonza me dijo que quería que yo lo masturbara hasta hacerlo acabar cuando yo sintiera que estaba por eyacular dentro de él. Así que eso fue lo que hice. Cuando sentí que yo estaba por acabar dentro del culito del pendejito, lo empecé a masturbar rápidamente y logramos acabar los dos al mismo tiempo. Obviamente, terminé todo 'pringoso' (sucio y pegoteado) con la leche del Gonza y con el cuerpito del pendejito encima del mío. Nos besamos un buen rato, hasta después, se recostó a mi lado y me dijo que le gustaría, tener más tiempo para chuparme los pies y le gustaría que yo también lo intentara, que iba a descubrir un placer increíble. Le dije que prefería chuparle el culito y meterle mis dedos un millón de veces, chupar su pija, meterme sus huevos en la boca y tomar su leche y que él siguiera chupando mis pies y los dedos de mis pies, todo el tiempo que quisiera. A lo que el Gonza, como única respuesta me dijo:

 - Pero, vos decís, ahora o cuándo? 

Y yo como no tenía nada importante por hacer... Adivinen quiénes siguieron con sus respectivos morbos? Jaaaaa...

 


viernes, 23 de abril de 2021

Mecenas

 

Más que profesor, Mengano, fue (es) mi mecenas. Y como realmente, tenía muchas dudas acerca de aceptar o no el trabajo que me habían ofrecido con los gemelos, decidí consultarlo. Mis dudas eran más que nada, aptitudinales. Es decir, estaría yo lo suficientemente preparado para aceptar el trabajo que tenía que llevar adelante con los gemelos? Obviamente que después que salí de la casa de los gemelos, les conté a la Agus y a Luciano, todo lo que había conversado con los padres de los gemelos y de mis dudas sobre mi aptitud y mi capacidad para llevar adelante ese trabajo.

Pero se ve que soy un mal sintetizador para escribir pero uno excelente para contar, porque, creo que hubiera sido más simple, que tanto Luciano y la Agus, me preguntaran a que yo contara. Esto lo digo, porque, después de haberles contado, lo que yo creí que era todo lo que tenían que saber, me hicieron tantas preguntas, de datos que yo supuestamente no les había contado o no había sido demasiado claro, que parecía que no les había dicho nada. Así que una vez que satisifice su curiosidad, llegué a la conclusión de que: yo, oralmente, soy un excelente sintetizador, pero ellos dos, son horribles oidores...

Obviamente, que me dijeron que le diera para adelante, que yo era muy capaz para hacer esto y mucho más. De todos modos, si les dije que no a los padres de Josema, ya que no tenía experiencia en el tema 'trans', por qué les diría que sí a los padres de los gemelos, si tampoco tengo experiencia en chicos con autismo? Como docente auxiliar no tendría problemas. Todos los contenidos del secundario los recuerdo y los de 1º año, son fáciles. Como AT mi única experiencia fue Lorenzo y el problema no era ni parecido. Y como psicólogo, bueno, los años que trabajé en el colegio, creo que compensan.

Así que le hablé al profesor Mengano para tener una entrevista personal con él. Por su edad, no puede salir de su casa, por la pandemia, así que me dijo que pasara por su casa, al día siguiente por la mañana. Apenas nos encontramos, le planteé todas mis dudas mientras el tipo me escuchaba en silencio. Me estaba psicoanalizando? Jaaaaa... Me preguntó algunas cosas personales sobre mi vida y después me contó cosas de su vida, de su profesión, de su familia, de lo que pensó de mí como alumno y cuando me fue conociendo como persona y ahora, como profesional.

Para no hacer tan extensa a esta entrada, les resalto los puntos emergentes de la reunión en la que terminó de convencerme, que no solamente soy apto para llevar adelante el trabajo con los gemelos, sino que soy una especie de Freud-Lacan en formación y que dentro de unos años, descollaré en la profesión. Será? Este es un resumen de lo que más o menos hablamos.

* El profesor Mengano me ve muy parecido a él cuando era joven, ve mucho potencial en mí y por eso me estuvo brindando toda su ayuda mientras cursaba la carrera (ayudante de diferentes cátedras, AT con Lorenzo y varias ayudas menores más -consultorías, reemplazos, etc.-) y la que me ofrecía ahora con los gemelos y otra que me la diría después.

* Por sus planes personales que tiene para mí, fue que apenas me acerqué a él, para comentarle que me había quedado sin trabajo y que si bien económicamente, no tenía problemas hasta mitad de año (julio) tenía que buscar y encontrar trabajo y necesitaba orientación por dónde podía buscar. Fue en ese momento, que el profesor Mengano me ofreció hacer consultorio particular, pero no comprendí su propuesta o él se expresó mal y yo rechacé, en ese momento, de plano esa idea.

* Por eso, apenas la madre de los gemelos se contactó con él (tienen un parentesco lejano, pero parentesco al fin), para expresarle la idea que tenía, si le parecía bien y si podía conseguirle o recomendarle, un profesional varón que acompañara a los gemelos durante sus adolescencias, como docente auxiliar, AT y psicólogo. Así fue que el profesor Mengano, le dio mis señas y sin dudar, me recomendó para esa tarea.

 * Me dijo que aceptara, sin dudar, el trabajo con los gemelos, al tiempo que me sugirió que en estos días de abril, me vaya integrando lentamente y que aproveche a la madre de los gemelos, que no está trabajando,  para que me brinde la mayor información posible sobre la vida cotidiana de los gemelos: sus costumbres, sus puntos fuertes y los débiles, lo que les gustaba y lo que no y cualquier otra información de pudiera darme. 

* Y que yo registrara en forma escrita todo esa información porque eran dos chicos Asperger pero ninguno era igual al otro en cuanto a su manifestación por el espectro y me iba a resultar difíciles de identificarlos al principio. Al mismo tiempo, yo podía aprovechar ese tiempo para interactuar con los gemelos en diferentes momentos del día, antes de hacerlo durante 8 horas continuas.

* Otra cosa, que me dijo, fue que después de las vacaciones de invierno (julio) había decidido dejar de atender algunos de sus pacientes más jóvenes, por la mañana. Y le gustaría que fuera yo quien siguiera con la atención de esos pacientes, ya que eran todos chicos o adolescentes, con diferentes patologías y que él veía con buenos ojos, que los atendiera un profesional joven. Y que no era necesario que le contestara en ese momento, sino que lo pensara y le respondiera dentro de un tiempo.

* Y me aclaró, que podía 'acomodar' a los pacientes a mi conveniencia: es decir, los horarios los podía administrar yo, a mi conveniencia, pero que teniendo en cuenta que con los gemelos voy a trabajar de 14 a 22, él cree que no voy a tener ningún problema para atender el consultorio, dos o tres veces por semana, por la mañana, si aceptaba la oferta que me hacía...

Realmente me quedé mudo y sin saber que decir en muchas partes del diálogo, que se extendió en el tiempo, mucho más de lo que yo había previsto. En el tiempo que estuvimos conversando, el profesor Mengano, me infló tanto el ego que yo ya me creía que era la reencarnación de Freud... Jaaaaa... Finalmente, no me quedó otra que decir que le aceptaba la oportunidad que me daba de atender su consultorio a partir de julio o agosto o cuando él lo dispusiera y que también iba a aceptar el trabajo con los gemelos. Y que esa misma semana, combinaría con los padres de los gemelos, para decirles que aceptaba su oferta de trabajo y arreglar algunos detalles sueltos que nos quedaron por tratar.

Finalmentele le agradecí efusivamente, al profesor Mengano, por su actitud de ampliarme el horizonte increíblemente, además de la enorme jerarquía que me daba, al dejarme atender, no solo su consultorio, sino también dejarme sus pacientes y todas las posibilidades, que eso tenía. Era una oportunidad increíble, para encumbrarme dentro del mundo del psicoanálisis rosarino y posicionarme, dentro de la esfera del psicoanálisis argentino e hispanoamericano. Incluso, mundial, porque si aprovechaba bien, las oportunidades que el profesor Mengano me podía poner adelante, creo que el cielo es mi techo. En fin. Qué sale de todo esto? La verdad que no sé. Un poco de temor me da, por aquello del que mucho abarca, poco aprieta, pero bueno, como en todo, cada regla tienen su excepción. O no? Jaaaaa...

 

 

 

sábado, 17 de abril de 2021

Leonardo y Fernando (2 de 2)

 

Por lo que me contaron los padres (más la madre), el 'grado' (espectro) de autismo de los gemelos no es el más grave, aunque tampoco es el más leve. Me dijeron que lo diagnosticaron con síndrome de Asperger, alrededor de los 6 años. Y si bien, los dos tienen tienen el mismo sindrome, presentan características individuales diferentes, que no permiten un mismo tratamiento para los dos. Especialmente porque tienen conductas muy variadas. Aún así, salvo las características, que le son propias a los chicos con Asperger, intelectualmente no tuvieron nunca problemas de aprendizaje.

Y como la adolescencia comienza con todo tipo de cambios, tanto corporales como metabólicos, psicológicos y emocionales y todos estos cambios, están teniendo una repercusión importante en la vida de los gemelos, los padres pensaron, que sería interesante que durante esta época del desarrollo adolescente, sea un varón quien los acompañara en su desarrollo. Y que fuera un acompañamiento integral. Donde una sola persona, y no varias como ahora, hiciera las veces de AT, docente auxiliar y psicólogo. De ahí que buscaron una persona que respondiera a sus necesidades.

Y un día, los padres hablando con el profesor Mengano (no sé como surge la relación con él), fue Mengano quien  me recomendó y así comenzó todo. Los padres de los gemelos, quieren que yo trabaje desde las 2 de la tarde hasta las 10 de la noche. O sea, que en esa franja horaria, cumpliría mis funciones de docente particular de apoyo, AT y psicólogo. La verdad que no sé si esa idea, de pasar tanto tiempo con lo chicos es la mejor, pero poder trabajar tanto tiempo, con tanta libertad e integración, conviviendo y asistiendo, durante 8 horas, a dos chicos Asperger, será todo un desafío.

Y con respecto a la parte económica, también hablamos. La cuestión es bastante simple: yo cobraría la totalidad de lo que cobraban hasta ahora, todos los profesionales (docente auxiliar, AT y psicóloga) que estaban vinculados con los gemelos, más un 'plus' que los padres, me pagarían por la dedicación extra. Y multiplicado por dos, da un buen sueldo. Tengo que hacer algunos trámites, para poder trabajar como profesional independiente. Estos trámites los tendría que haber hecho apenas me recibí, pero como empecé a trabajar en el colegio, en relación de dependencia, los fui posponiendo. En fin...

También reconocer que es una gran responsabilidad, estar solo durante 8 horas diarias, con los gemelos, teniendo en cuenta la afección que padecen, pero en la casa, hay una señora que se encarga de los quehaceres y del cuidado del Javi, el hijo más chico). Claro que tendría el apoyo de la madre de los gemelos, que vuelve a las 6 de la tarde, ya que trabaja hasta esa hora. Ya casi finalizando la reunión, aparecieron las AT actuales, con los gemelos: Fernando (Fer) y Leonardo (Leo). Qué chicos lindos, por favor! Unos verdaderos 'diositos', con todo el derecho de reinar en el Olimpo!

Claro que, a pesar de toda la belleza física, de sus caritas, se les nota en algunos gestos o movimientos, que 'algo', no anda bien en ellos y que la belleza física exterior, no puede ocultar. El padre les dijo quien era yo, cómo me llamaba y que yo podía ser el AT/docente/psicólogo que venían buscando desde hace un tiempo para estar/trabajar/atender con ellos. Y que yo volvería otro día, para quedarme con ellos y conocerlos bien. Pero lo que les dijo el padre 'les entró por un oído y les salió por el otro' (no le hicieron caso). La madre, les dijo lo mismo y ahí me pareció, que los gemelos la habían escuchado.

De todos modos, nosotros también hicimos caso omiso a sus actitudes, sabiendo de antemano, que actuar de esa manera era algo usual en ellos. Así que, sin mucho más para decir, me despedí de ellos, con un simple 'chau, chicos' y 'otros días nos vemos' y sabiendo que ambos estaban en su mundo, nos sorprendió que contestaran con un: 'chau, Lu'. Al tiempo que Leo que no me había dado 'pelota' (atención) cuando llegó, me preguntó si iba a volver mañana... Los padres y yo, nos quedamos pasmados. Parecía que estaban en su mundo pero algunas cosas (o todas) las captaron. Quién lo sabe?

La madre se quedó con ellos mientras el padre, me acompañó hasta la puerta y me dio las gracias por haber ido y que esperaba que aceptara el ofrecimiento de trabajo que me habían hecho y que les comunicara, lo antes posible, la decisión tomada. Quedamos así y me despedí del tipo, pensando si, por no tener trabajo, no me estaría metiendo en un 'berenjenal' (lío)... Y a mí que me cuesta tan poco, meterme en bolonkis... E inmediatamente me vino la cara de mi vieja, cuando a mis 13 años, la edad que tienen los gemelos, ahora, me dijo que yo era un catalizador de problemas y que mi destino estaba marcado por meterme continuamente en problemas... Jaaaaa...



miércoles, 14 de abril de 2021

Leonardo y Fernando (1 de 2)

 

Y algún día todo se termina. Y el misterio también se terminó apenas llegué a la casa de la familia Tal Cual. Viven muy cerca de la nueva casa vieja pero bastante alejada de donde vivimos ahora. El barrio es residencial y apenas hay algunos edificios de varios pisos, salpicados por acá y por allá. No hay con qué darle. El barrio me encanta. La dirección que me había dado la mujer era una especie de galpón o taller mecánico, abandonado y sucio. La fachada sólo tenía un gran portón de hierro de dos hojas, de acceso, como el que se usa para las cocheras, sin ventanas ni ninguna otra abertura a la calle.

Arriba del portón estaba pintado algo que el tiempo borroneó. Se podían adivinar algunas letras que decía 'Taller Mecánico'. Todo lo demás, el tiempo y la intemperie lo habían borrado. Tuve que mirar el número del portón y el que yo había anotado en un papel. Eso no podía ser la casa que yo buscaba. Incluso, en las dos hojas del portón, habían pintado dos carteles: 'Prohibido estacionar las 24 horas' y otro que decía 'Se llamará a la grúa'. Definitivamente, eso no era una casa y sí, una cochera. De lo contrario, por qué prohibir el estacionamiento en la entrada las 24 horas? 

Cuando miré mejor, vi que había un timbre en un costado pero no me animé a presionarlo. Arriba del portón, una cámara de televisión y un reflector apuntaban la entrada. Todo me hacía pensar que eso era una cochera para algunos autos del barrio pero no una casa de familia. O sea que yo había anotado mal la dirección. Así que antes de presionar el timbre, pensé que era mejor, corroborar la dirección. Fue así que llamé por teléfono a la mujer misteriosa, para pedirle bien la dirección y le expliqué que yo había anotado un número que no coincidía con una casa, sino que era una cochera o un taller mecánico...

Muy amablemente, la mujer me dijo que la dirección era la correcta. A los pocos segundos, haciendo un sonido sordo, una de las hojas del portón comenzó a abrirse. Sin atinar a más nada, entré Las luces se encendieron e iluminaron el lugar. Efectivamente, eso había sido, un taller mecánico, pero evidentemente por el abandono y la suciedad, ya no lo era. El suelo estaba manchado de aceite y grasa. Había una fosa cubierta con una madera y en las paredes, se veían, dos paneles enormes de madera, donde estaban dibujadas las siluetas de las herramientas que, en algún momento, colgaban.

El lugar no era grande. Con suerte entrarían 4 o 5 autos. Pero, sólo habían dos: una 'chata' (pickup) Ford, doble cabina, 4x4. Una enorme hermosura por donde se la mirara y un Ford Ka casi nuevo. O sea, era una cochera pero para guardar los autos de los dueños de casa. Pero, y la casa? El portón de entrada se cerró a mis espaldas y simultáneamente, frente a mí, comenzó a abrirse otro, más pequeño que el de la entrada aunque igualmente se lo veía muy sólido y fuerte. Y apenas se terminó de abrir apareció una pareja, sonriente, que me salió a recibir y me saludó amablemente.

Me invitaron a pasar y mientras les iba comentando mi desconcierto cuando vi la fachada de la casa, vi una realidad diferente de lo que había adentro. Un sendero recto, atravesaba el jardín parquizado con cesped hasta la casa. Dos palmeras muy altas daban a la casa un aire de distinción y plantas con flores crecían en canteros a los lados de la altísima medianera que los separaba de los vecinos. Unos metros más allá estaba la casa de dos plantas, tipo chalet. Al lado había una cochera abierta pero techada, como para estacionar un auto. Detrás de la casa, se veía una 'pileta de natación' (piscina) y muebles de jardín.

Me hicieron pasar a la sala de estar, me sirvieron café con masitas y comenzamos a hablar del tema que les preocupaba y que esperaban que yo los pudiera ayudar, ya que tenían excelentes recomendaciones de mí. Me contaron que tienen 3 hijos varones: Leonardo (Leo) y Fernando (Fer), gemelos, de 12 años, casi 13 y Javier (Javi) de 8 años. El problema es que los gemelos padecen 'TEA' (Trastorno del Espectro Autista). Y si bien el trastorno no es de los más graves, esta discapacidad les provoca a los gemelos, problemas emocionales, sociales y comunicacionales, entre otras muchas conductas inusuales.

Y acá viene lo que vendría a ser el quid de la cuestion. Debido a la edad, los gemelos están sufriendo todo tipos de cambios: corporales, metabólicos, psicológicos y emocionales. Y como la relación que tienen con el padre, no es buena, ya que lo ven poco durante la semana y no se llevan bien, decidieron, reemplazar las figuras femeninas, de la docente auxiliar, las AT y la psicóloga, relacionadas con los gemelos, por una figura masculina. Esto porque consideran la figura masculina, en esta etapa del desarrollo de los gemelos, una figura primordial, que no encuentran en el padre, por diferentes causas. 

Y yo que, aunque no tengo ninguna experiencia en el tema, me parece que no es aconsejable esto que piensan hacer, de una manera tan abrupta, pero se conoce tan poco de este síndrome de Asperger y tiene tantas variantes, que nadie sabe, si lo que se hace está bien o está mal, aún usando el sentido común, casi inaplicable en estos casos. Y por eso pensaron en una figura masculina joven y que sea al mismo tiempo, docente auxiliar, AT y psicólogo y pueda estar y atender a los gemelos durante gran parte del día. Y resultó que justo yo vengo a cumplimentar esos requisitos y así, pasé a ser el principal candidato a ocupar ese puesto ofrecido. Qué tal?



viernes, 9 de abril de 2021

Incógnita laboral


Y el misterio se terminó un ratito antes de que publicara una nueva entrada, de un encuentro casual que tuve con el Gonza y que publicaré la próxima semana o la otra. Y cuento ahora en pocas palabras (es un decir, porque para las síntesis, soy un desastre) como terminó el llamado misterioso. Y bueno ché, algún que otro defecto tengo que tener. Me gustaría cambiar algunas cosas de mi manera de ser pero como digo siempre: 'arbol que creció torcido, no se endereza por más tutores que le pongan'... Como decía, el llamado de la mujer, me sorprendió un día que volvía a casa, cerca del mediodía. 

Yo había ido a la facultad a hablar con el profesor Mengano que me quería hablar personalmente, por un posible trabajo. Pero no lo encontré. Ese dia no había ido a la facultad así que como llegué, me volví. Yo había recurrido a él, apenas me quedé sin trabajo, porque fui su alumno preferido y todavía no sé por qué. Y a diferencia de otros profesores, él era de la idea de que hiciera consultorio particular y no hacer otra cosa. Pero hacer consultorio particular, encima virtual, en plena segunda ola de contagios de la pandemia, donde nadie me conocía y todo eso, era una idea descabellada...

Igualmente, el tipo no se desentendió de mí y se siguió ocupando de mi situación y aparentemente me había conseguido trabajo. Yo suponía que no sería para hacer consultorio, porque se gana bien, cuando se tienen muchos pacientes. Pero yo no tenía ningún paciente particular y si el tipo me había conseguido trabajo, quería decir que había cambiado de idea. Debe haber dejado la idea del consultorio particular y me debe haber conseguido algún trabajo relacionado con la Universidad o con la Facultad de Psicología. Capaz que como ayudante de cátedra o algo por el estilo...

Pero, al no encontrarlo me tuve que volver con la 'pica' (duda). Fue así que, cuando mi celular llamó, lo atendí al 'toque' (rápido). Ni al principio ni al final, reconocí la voz de la 'mina' (mujer) que me hablaba. Me pareció que podía ser la madre del Josema, pero la descarté enseguida, porque ella tenía mi celular y no el fijo de mi casa. Y como yo iba 'manejando' (conduciendo), le dije que no podía hablar en ese momento pero que me diera algunos minutos que ya llegaba a mi casa y le devolvía la llamada. Y como estaba cerca de casa, fui hasta allá. Estacioné la Eco en la cochera y subí al departamento. 

La Agus estaba con los bebés, la madre y la tía. Así que las saludé, hablamos unos minutos de bueyes perdidos y me acomodé en el living para devolver la llamada a la mujer misteriosa. Pero, el misterio terminó pronto. En cuanto devolví la llamada, la mujer misteriosa, me dijo que era Fulana de Tal y que me hablaba de parte del profesor Mengano. Y que el llamado se debía, a que el profesor me había recomendado para un posible trabajo. También le había dicho, que yo había trabajado en forma excelente como 'AT' (asistente terapéutico) con uno de los hijos de la familia Tal Cual.

Y que hablara con ellos sobre mi trabajo con el hijo (Lorenzo!), sobre mi personalidad, mi preparación académica y todo eso. Y mientras la mujer me hablaba, recordé que seguramente el profesor Mengano no tuviera mi celular y sí el teléfono de casa, porque creo que todavía vivía con mi viejo y los 'pájaros', cuando yo trabajé como AT de Lorenzo. Le dije que efectivamente había trabajado con Lorenzo, bastante antes de recibirme como psicólogo. Y que había dejado de trabajar con el pibito, porque yo estaba haciendo una suplencia de otro AT, que en ese tiempo retomó su trabajo. 

Explicado esto, y aclarándole que ya no trabajaba como AT y tampoco como psicólogo porque haste ese momento me había desempeñando como docente y como directivo docente. La mina pareció entusiasmarse frente a mi declaración. Así fue, que quedamos en encontrarnos personalmente, ese mismo día por la tarde. Yo iría a su casa, muy cercana a la nueva casa vieja, a eso de las 17 horas y allí ella y el esposo, me explicarían y me daría detalles de mi trabajo y también quería hablar conmigo de otras 'cositas' (pormenores) que no me quería adelantar, ya que quería que nuestro encuentro, tanto el de ellos conmigo, como el mío con mis posibles pacientes (pacientes en plural? qué fue lo que perdí en la conversación cuando me dijeron 'pacientes' en plural? Habrá sido que a veces por pensar en otras cosas, dejo de prestar atención a lo que me están diciendo?) Sea lo que fuera quería que nuestro encuentro fuera lo más pronto, natural y espontáneo posible... En ese momento, la incógnita había reemplazado al misterio... Pero seguía igual que antes, sin saber nada... Todo sea por un trabajo... En fin...

 

 

 

viernes, 2 de abril de 2021

Llamada misteriosa

 

Y el ofrecimiento de trabajo vino de cualquier lado, e incluso, del menos que yo había pensado. Es más, si me hacían hacer una lista de las probables personas que me ofrecieran trabajo, a esta persona, creo que no la hubiera tenido en cuenta. Para variar, ese mediodía estaba en casa. Con la Agus habíamos dado de comer a los gemelos y a LA. Después, mientras la Agus se encargaba de hacer dormir a 'PG' (Patricio Gastón), yo hacía lo propio con 'MI' (Mateo Ignacio). LA jugaba con unos cubos y de tanto en tanto miraba los dibujitos del gigantesco televisor colgado de una de las paredes del living-comedor. 

Todavía faltaba un buen rato para almorzar, ya que esperábamos que Luciano llegara. Y como sale de trabajar a las 14, como mucho llega a las 14.30. Almorzamos los tres juntos, hacemos una corta sobremesa y luego dormimos, todos los varones, una siesta. La Agus, aprovechando que los gemelos y LA duermen, mira una novela por la tele. Luciano y yo, dormimos una corta siesta en nuestro dormitorio, donde antes, indefectiblemente, según las ganas de Luciano, nos transamos y nos sacamos la leche, penetración, felación o masturbación cambiada mediante... Jaaaaa...

Después de dormir, nos duchamos y nos juntamos con la Agus para merendar... La semana pasada estuvo muy lluviosa. Llovió, con diferente intensidad, varios días seguidos. El cielo estaba encapotado y nubes de diferentes tonos de grises, lo cubrían. La vista desde el balcón del departamento es espectacular. Pero como estaba algo frío y la Agus es por demás de friolenta, nos establecimos en el comedor diario. Ahí, mate por medio, mientras Luciano hacía las facturaciones de las obras sociales de algunos médicos, la Agus y yo, hablábamos de bueyes perdidos.

En eso estábamos, cuando llamó mi celular: el Nachito. Qué raro! Con el Nachito, nos seguimos relacionando por celular pero muy poco, casi nada. Y personalmente hace muchísimo que no nos vemos. Así que ese llamado a mi celular, me llamó la atención. Le pasaría algo o estaría pasando algo en casa? Pero nada que ver. Falsa alarma. Era para decirme que una 'jovata' (mujer cuarentona, según él) me había llamado al teléfono fijo de casa pero no le dijo quién era. Una 'jovata'? Quién podría ser? Casi nadie fuera de mi círculo familiar y de amigos íntimos, tiene el teléfono fijo de casa. Entonces? 

A la madre del Sebi la hubiera reconocido por la voz. Además, le hubiera dicho que era ella... Otra, no se me ocurría... Además, 'jovata'? La clasificación de las mujeres del Nachito es bastante cuestionable: 'pendejitas' (mujeres menores que él, que tiene 20 años), 'minas' (mujeres de 20 a 30 años), 'viejas' (entre 30 y 40 años) y 'jovatas' (más de 40 años). Y supo que era una 'jovata' por solo escuchar su voz? Mmmmm... Pero por mucho que pensé, no adivinaba quién podía ser, la que había llamado. Bueno, la que fuere, si estaba muy interesada en hablar conmigo, me llamaría al celu. Sería por 'laburo' (trabajo)? Porque sino por qué otra cosa sería? Pensé en algún bolonki que me hubiera metido... Pero no encontré respuesta. Así que era cosa de esperar y me desentendí de la situación. Pero, los días fueron pasando y ninguna 'jovata' me llamó al celular... Mientras tanto, seguí yendo a la facultad para hablar con algunos profesores y a organizaciones, asociaciones y demás, donde llevé mi currículum, porque algunos profesores de la facultad, me habían dicho que probablemente necesitaran de algún psicólogo... En fin...