lunes, 27 de enero de 2020

Dioses, medianos y pollos




Los 'pollitos' crecen. Ahora son 'pollos' aunque para nosotros sigan siendo 'pollitos'. Todos crecemos  y de a poco, nos vamos poniendo 'viejos'. Qué es ponerse 'viejos'? Dejar de lado algo que hacíamos cuando éramos adolescentes, que vivíamos el momento en forma activa, dinámica, agitada. En cambio ahora, preferimos las actividades pasivas, tranquilas, serenas... Esto lo digo porque el domingo pasado fue el cumpleaños del Gasti: 29 años! Ya dejó de ser un 'diosito' para ser un 'dios'.

Y decidió festejarlos en la casa de fin de semana que tienen los Lucchessi, en un pueblo cercano a Rosario. Como el Gasti está saliendo con el Colo y el Colo es un 'pollito', por extensión hizo la invitación a todo el resto del 'pollaje' (adolescentes menores de 21 años). Así que tuve que cargar en la Eco, además de Luciano, a Carlitos (infaltable), al Pela (otro infaltable), a Diego, el noviecito del Pela y un 'pollito' que no me habla mucho pero sí me come con la mirada y que le dicen Sabor.

En realidad, el cumpleaños fue el domingo 19, pero nosotros fuimos el sábado 18, después del mediodía, ya que tuve que esperar a Luciano que saliera de trabajar. Después, pasé a buscar a los tres 'pollitos' que nombré más arriba y finalmente, todos, fuimos a un supermercado a comprar facturas, bebidas y comida para hacer una 'picada' (entremeses) y llevar a Luciano a casa para que se cambie de ropas. O sea, que entre 'pitos y flautas' (hacer otras cosas), salimos como a las 2 de la tarde. 

Por suerte, llegamos rápido y como nos esperaban, todavía no habían servido el almuerzo (chorizos a la pomarola con puré). Los 'diositos' ya habían llegado casi todos: Andy, el diosito Emma, Tomi, el Nico, el Matius con el Juanse, el Colo (pareja del Gasti), mi Luciano, los 'pollitos' que habían ido conmigo y yo. Todos gays y la mayoría, por no decir todos, ya en pareja o a punto de estarlo. Los únicos que andaban solos eran el Andy, el 'diosito', Carlitos y el pendejito que le dicen Sabor.

Ya sentados en la mesa y mientras el Gasti y el Colo servían, me puse a mirar a todos los comensales. Pensaba cómo se inició todo esto y cómo se fueron dando las relaciones 'amistosas' primero y 'afectivas/sexuales' después y como todas, aunque fueron de caracerísticas diferentes, todas terminaron en una cama... Jeeeee... Con todos los pibes al principio, empecé siendo amigo y nada más. Después con cada uno, fuimos quemando 'etapas' y terminamos como terminamos: encamados.

Creo que fue eso, la amistad del principio, la que hizo que siguiéramos siendo un grupo estable, más allá de que nos gozamos como activos o pasivos. Creo que si nos hubiéramos relacionado, únicamente por el sexo, ya hubiéramos dejado de ser amigos. Y mientras pensaba y los miraba, concluí que excepto, Diego (el noviecito del Pela) y el otro pollito, que le dicen Sabor, con los otros, poco o mucho, tuve sexo. Por favor! Qué puto era! De 14 me encamé con 12! Casi el 85%! Jeeeeee...

Claro que eran otras épocas. No sé si mejores o peores, digamos que distintas. Al menos me parece. Ahora la adolescencia se estiró tanto que muchos consideran que un tipo de 30 años, recién está saliendo de una adolescencia tardía. Incluso, por lo que puedo experimentar personalmente, el chico adolescente siente ahora preferencia por los treintiañeros, cosa que a mí, siendo adolescente, jamás se me cruzó por la cabeza, tener sexo con un tipo de 30 años o más... Decía que ya era viejo!

Bueno, dejando estos pensamientos psico-filosóficos-sociales de lado, sigo contando. Tanto el sábado como el domingo, la pasamos re bien. Pasamos muy buenos momentos conversando y también jugando, especialmente al tenis-fútbol, al voley, al waterpolo (en la piscina), o al 'truco', póker y al infaltable 'monte' (juegos con naipes). El sábado a la noche, después de cenar, fuimos caminando hasta el río, recordando anécdotas y cagándonos de risa y transando con nuestras parejas.

Por lo que pude comprobar, la idea de la 'isla' no está perdida. Muchos sacaron el tema 'isla' (desconocido para muchos medianos y 'pollitos') y la posibilidad de volver a instaurarla, aunque con ciertos límites. Pero la propuesta, no pasó de esa etapa: la de ser una simple propuesta que finalmente fue rechazada por los más 'viejos' pero casi aceptada por los 'pollitos'. Idea que nunca habían tenido. Será una idea generacional? 

Claro que en aquellos tiempos de la isla, muy pocos estábamos en pareja. De ahí que casi todos se dieron permiso para interactuar con otros. No con nadie en especial sino con todos, y no seriamente como para que se instaure algo. Fue algo así como experimentar la amistad 'con derecho a roce', y aunque respetábamos las parejas formadas, todos hicimos ‘algo’ con todos, para simplemente disfrutar juntos del momento. 

O sea que, en el grupo cerrado de amigos, que yo bauticé como la 'isla', nos permitió seguir relacionándonos naturalmente, tanto amistosa, como afectiva y sexualmente hablando, sin complejos ni traumas. Pero en 10 años, todo cambió. Ahora, los 'diositos' estamos viejos y buscamos, además de consolidar vínculos con nuestras parejas, la tranquilidad, el sosiego, la paz. En cambio, los más jóvenes (léase 'pollitos'), no saben lo que quieren ni lo que buscan. 

El relativismo, la cultura del descarte y la alta tecnología a la que están adheridos, los lleva a no comprender del todo nuestras motivaciones ni a compartir ni comprender nuestros valores. Igualmente, les gusta compartir y disfrutar momentos con nosotros, los 'viejos'. Y esa es una de las causas por la que se aglutinan a nuestro lado cada vez que pueden, los dejan o los integramos. La causa será amistosa-emocional o exclusivamente sexual? Lo digo, porque a pesar de la brecha generacional, todos, grandes, medianos y chicos, aportamos vivencias individuales y grupales que nos hacen pasar momentos gratos. Así, todos, experimentamos de alguna manera, diferentes niveles de cierta afectividad-emocional y sexual, que no nos resulta fácil experimentar en otros lados, con otros grupos. Ellos lo saben y nosotros también. En una palabra, creo que estamos, como grupo heterogéneo que somos, creciendo, madurando y haciendo las cosas bien. Al menos, eso es lo que me parece. En fin. Es lo que hay... 





lunes, 20 de enero de 2020

Circuncisión




Del mismo bar que habíamos ido a tomar algo, le hablé al celular del Sebi, preguntándole si él nos podía recomendar algún médico que hiciera esa operación ya que no teníamos referencias de cirujanos. El Sebi nos dijo que era una boludez pero sabiendo los antecedentes del Gasti, nos recomendó un médico urólogo que trabaja en el mismo hospital en donde él está haciendo la residencia. También me dijo que fuéramos sin turno y en cualquier momento que él se iba a encargar de informar al urólogo del problema.

Obviamente, el Gasti no quiso ir solo y tampoco quiso que le avisáramos a nadie más de su familia de esa pequeña cirugía. Así que los únicos que sabíamos del tema, éramos, Luciano, el Colo, el Matius, el Gasti y yo. Por cuestiones laborales, Luciano no pudo ir el día que elegimos hacer la consulta con el urólogo, así que fuimos el Colo, el Gasti, el Matius y yo. El médico nos atendió de 'diez' (excelente). La vergüenza, los temores y las dudas del Gasti se fueron cuando hablamos con el tipo.

La verdad que el tipo mostró en todo momento una gran amplitud mental al saber que éramos gays y nos dijo que el problema que se le presentaba al Gasti era por demás de común. Nos explicó y graficó en un papel, cuál era el procedimiento y que era lo que el Gasti, tenía que hacer, antes y después de la pequeña intervención quirúrgica. Antes, tenía que hacerse unos estudios de sangre y de corazón. El día de la cirugía tenía que ir temprano y después hacerse curaciones durante 2 semanas.

El Gasti solamente aceptaba las curaciones mías, del Matius y del Colo en ese orden. Obviamente, él no pensaba hacerse las curaciones. El Colo y el Matius se negaron por los mismos motivos. Qué manga de 'cagones' (miedosos). Les gusta la pija del Gasti pero para pajear, chupar o metérselas en el 'orto' (culo). Para curarla les daba 'cosas' (asco, temor o no sé qué).  Así que solamente quedaba yo. Y yo, como estaba de vacaciones y no pensaba ir a ningún lado, acepté ser su enfermero.

El médico me explicó como poner una pomada antibacteriana, cicatrizante y analgésica sobre la herida y como, posteriormente, cubrir la herida con gasa y tela adhesiva. La verdad que nada del otro mundo. Tenía que hacer eso una vez por día. Mejor, dos veces diarias. Espectacular, 3 veces por día. El Gasti me dijo que mejor era 3 veces por día y que él iba a ir a casa. Y bueno, la pija la tendrá 'clausurada' pero me queda el culito del Gasti que sigue estando tan apetecible como siempre.

El día de la operación, el Gasti estaba re asustado. Tenía miedo de morirse en la cirugía. Le dije que dejara de boludear que la anestesia era local y que según el electrocardiograma estaba todo normal. La intervención quirúrgica duró una hora, entre que se desnudó, se puso la bata de cirugía, lo vinieron a buscar y después, lo volvieron a traer, le ayudé a quitar la bata y se vistió. En ese interín apareció el médico cirujano y nos dijo que todo había salido bien y que volviéramos a control en 15 días. 

De ahí fuimos a desayunar a un bar que está enfrente del hospital. El Gasti no había sentido nada. Ni dolor, ni ardor ni molestias. Tan es así que nos reíamos porque decía que le parecía que no le había hecho nada. Cuando regresamos a mi casa, quiso ver la herida. Así que quitamos ese cilindro de gasa bien cubierto de tela adhesiva y pudimos ver la herida. No sé si lo que más me impresionó fue el color del yodo cubriendo la herida o los puntos que le rodeaban todo el glande. Parecía Frankestein.

La verdad que no daba nada de ganas de chupársela así, en esas condiciones. La pija del Gasti sin el prepucio que le cubriera el glande, parecía la pija de otro. Nunca me había detenido a observársela en detalle. Claro si casi siempre el glande estaba cubierto o apenas se asomaba algo pero muy poco. Ahora en cambio, viendo todo ese glande al aire libre, daba un poco de asco y no era nada tentador. De todos modos, recordé cuánto chupé esa pija.

Ahora se iba a llevar la saliva del Colo, porque dentro de un mes, con el color normal de la piel y ya sin los puntos frankesteinianos, la pija del Gasti iba a seguir siendo tentadora como siempre. El médico nos dió una bolsita con analgésicos y gasas de cirugía y tela adhesiva, para las curaciones: así no gastábamos. Qué buena onda el tipo! Y todo porque habíamos sido recomendados por el Sebi? De solo pensar en el Sebi se me paró la pija. Qué ganas de encamarme con el Sebi, por favor!

Así que el Gasti estuvo viniendo a casa, tres veces por día, durante dos semanas. Los puntos se le reabsorbieron solos y cuando a los 15 días, volvimos al médico, nos dijo que todo estaba muy bien.Y que seguramente, era por las excelentes curaciones que yo le había hecho y que habíamos tenido la precaución de no tener relaciones anales... Ahí se enteró el tipo que no éramos pareja como él creía y que solamente éramos amigos, 'con derechos', derechos que el Gasti me suspendió desde que empezó a salir con el Colo. Aunque le pude sacar el 'sí',  medio en broma, medio en serio, que yo quería ser el primero es disfrutar de su pija circuncidada aunque tuviera que aguantarme durante varios días, que por culpa de su eyaculación retardada, me quedara el culo como una flor... Jaaaaaa...






lunes, 13 de enero de 2020

Fimosis




Hace unos cuántos días atras, vino a mi casa el Gasti. La verdad que es raro que viniera a casa porque generalmente avisa cuando va a venir porque sino corre el riesgo de no encontrarnos. Pero ese día vino solo, a la mañana. Más raro todavía porque a la mañana casi nunca viene nadie, porque saben que Luciano está trabajando y yo estoy en el colegio. Por ahí los domingos, alguno que otro de los 'diositos', de  los 'medianos' o de los 'pollitos' viene, buscando generalmente, entretenimiento y pasar un buen rato entre amigos. 

Por eso me extrañó ver al Gasti ese día en casa. Ni siquiera me había avisado. Simplemente, pasó. Yo dejé de trabajar mucho tiempo antes de navidad, así que ya comencé con mis vacaciones. Vacaciones que con Luciano trabajando, me impiden cualquier movimiento, a no ser los fines de semana que tenemos planeado ir a la casa de fin de semana de los Lucchessi o al campo de mi viejo. Luciano trabaja los sábados hasta las 13 (1 pm) lo que nos impide cualquier movimiento que implique un viaje superior a los 300 km a la redonda.

Así que por ahora mis días vacacionales, se extienden hasta los primeros días de febrero y no tenemos otros planes de hacer turismo de 'cabotaje' (cercano) como se dice acá. Así que a la mañana, aprovecho a dormir, ir a correr al parque que tenemos cerca de casa o boludear con alguno de los 'pollitos', ya que el resto de los 'medianos' y de los 'diositos' está trabajando. Por eso, esa mañana, que el Gasti vino a casa, me encontró boludeando. Era más o menos temprano y recién había terminado de desayunar.

El Gasti fue derecho al tema que le preocupaba. Primero me preguntó si estaba solo y cuando le dije que sí, se empezó a bajar los pantalones. Qué expeditivo! O qué calentura tenía! Nunca lo había visto así, pero bueno, con el Gasti nos conocemos tan bien, que aunque esté noviando con un 'diosito' como el Colo, bien podía tener ganas de tener sexo conmigo. Pero, mi imaginación fue mucho más fértil que la realidad. El Gasti solo quería mostrarme la pija y el problema de fimosis que se le había complicado.

Y se le había acentuado tanto, que desde hacía casi dos días que habían tenido sexo con el Colo, el prepucio se le había retraído tan atrás, que le estaba ahorcando la base del glande y a pesar de todo lo que había hecho, no pudo hacer que volviera a su lugar. El glande ya se le había puesto azulado y a pesar de sus esfuerzos, no había podido hacer que el prepucio, volviera a su posición original y si bien no le dolía, viéndolo a simple vista, se notaba que le afectaba. Y el Gasti no estaba asustado, estaba aterrado...



Así que aprovechando que tenía la pija 'dormida' (flácida), pusimos 'manos a la obra'... Con mi manoseo la pija se le paraba o tendía pararse. Yo le decía que no fuera boludo y que pensara en otra cosa, pero el boludo no podía dejar de pensar que yo lo estaba pajeando. Sin nada, fue imposible. Por más que en un intento, logré levantarle el prepucio de un lado, no pude levantárselo todo y tuve que dejarlo volver a como estaba. Con la pija parada era imposible. Le dije que, a lo mejor, si usábamos algún lubricante y sino iríamos a un médico.

Médicos tenemos mucho para consultar pero el Gasti, que es super vergonzoso, no quería andar mostrándole la pija a cualquiera. De todos modos, teníamos al Sebi o a Diego (mi cuñado, marido de Julia) al que consultamos casi permanentemente, que nos podrían ayudar. Sino podíamos ir a la guardia de algún hospital o sanatorio. Cerca de mi casa hay muchos hospitales. De Julia y de la Agus ni hablar porque no le quería mostrar la pija a ninguna mujer. Por suerte, 'la sangre no llegó al río' y no tuvimos necesidad que recurrir a ningún médico para que le resolviera el inconveniente.

Apenas le puse un poco de 'xilocaína' (gel analgésico) que nunca faltó en ninguna de mis casas aunque no sé quién la usa tanto, luego vaselina en crema y por último un lubricante, pude meter mis dedos por debajo de la piel del prepucio del Gasti y estirárselo lo suficiente, como para poder hacer, después de mucho cuidado, hacer que el prepucio pudiera envolver totalmente al glande. Obviamente que esa parte le quedó medio dolorida de tanto toqueteo pero la tranquilidad y el alivio del Gasti al ver que todo había vuelto a su lugar fue inenarrable. Por supuesto, que después de tamaña 'operación'  digital, nos higienizamos bien las manos y decidimos, antes de terminar en la cama teniendo sexo, porque estábamos re excitados, ir a tomar algo en un bar cercano. Y aunque el Gasti quería evitar a toda costa la consulta médica, comprendió que era más que necesario que le pusiera solución a ese tema. Así que convinimos que a la brevedad, consultaríamos con un médico para que le indicara la circuncisión y poder solucionar esa fimosis que iba derecho a convertirse en un verdadero problema. Y eso fue lo que hicimos (sigue).





lunes, 6 de enero de 2020

Planteo



Acá, cada vez que alguien dice 'tenemos que hablar' hay que prepararse para dialogar sobre un tema impensado, que a esa persona le está molestando y mucho. Y la mayoría de las veces, es todo un planteo unilateral, que una de las partes, los tiene 'masticado y digerido' (asumido) y la otra parte (en este caso yo), se 'desayuna' (se entera) de cuál es el tema y la situación que provoca o va a provocar.

Algo de eso me pasó días pasados, cuando Luciano me dijo que 'teníamos que hablar', en el momento que yo regresaba de la casa de la Agus, adonde había ido a ver al  bebé. Esta visita, antes del nacimiento del bebé, no la hacía nunca, pero ahora, desde que nació 'Luqui', voy todos los días, a la salida del colegio, así me entero 'de primera mano' (sin intermediarios) como va todo.

Todo esto que cuento, no pasó así nomás ni tampoco fue un diálogo que se caracterizó por la rapidez ni la elocuencia. Hubo muchos momentos de silencio en los cuales, Luciano prefería callarse por la angustia que sentía o sollozar, sin consuelo, anticipando un futuro que solamente él veía negro...  Así, mientras Luciano se deshacía en angustiosas lágrimas, se desarrolló un diálogo más o menos así:

Luciano: no quiero que sigamos siendo pareja.

Yo: queeeeé?

L: no quiero seguir siendo tu pareja... 

Y: pará, pará, pará, que no entiendo... Cómo que no querés seguir siendo mi pareja? 

L: te dejo...

Y: como que me dejás? Te enamoraste de otro chico? 

L: no...!!!

Y: me dejás por Carlitos?

L: menos...

Y: de alguno de los 'pollitos BB'? 

L: pero  no...!!! 

Y: de algún otro chico que no conozco... Ahora que trabajás con mi viejo me dijiste que conocés mucha gente...

L: no me enamoré de nadie, además, es tan importante si hay otro?

Y: y, sí, porque hasta ayer me decías que me amabas... Y que ibas a envejecer al lado mío. Y ahora me salís con esto... Me dejaste de amar de un día para el otro? Te juro que no entiendo... 

L: te dejo libre, para que vos hagas lo que quieras... 

Y: uy, bebé, este tiene que ser un sueño, una pesadilla, no puede ser real...

L: es que no quiero ser un obstáculo en tu vida.

Y: pero bebé, desde cuando sos un obstáculo en mi vida?

L: ...

Y: ya no me amás?

L: Te amo demasiado, boludo, lo que pasa es que no quiero ser una 'piedra en tu zapato' (molestia).

Y: uy, Luciano, cada vez entiendo menos! Me decís que me amás pero al mismo tiempo me decís que no querés seguir siendo mi pareja? No te entiendo, boludo!

L: pasa que desde que nació 'Luqui' vos no sos el mismo. 

Y: cómo que no soy el mismo? En que cambié? 

L: ahora vos salís de tu trabajo y vas a ver al bebé y a la Agus. Y ahí te quedás hasta que 'se te cante' (yo lo desee) y venís re tarde...

Y: uy, Luciano, el hecho de que yo vaya a ver al bebé es porque vos estás trabajando a la hora que yo salgo del 'cole' (colegio). Y para no venir acá y estar todo ese tiempo solo hasta que te voy a buscar, me voy de la Agus a ver el bebé. De última, voy a ver al bebé porque es mi hijo, es una parte de mí y lo amo. El hecho de tener un hijo con la Agus, es como si ahora tuviera otra familia. 

L: por eso te digo que si querés vivir con la Agus y con el bebé yo no voy a 'meter palos en la rueda' (entorpecer). Yo lo entiendo, por eso te dejo libre... Para que hagas lo que vos quieras...

Y: no, Luciano, no... Nada que ver!  Ya hablamos miles de veces este tema y nunca voy a cambiar de opinión. El hecho de que yo vaya de la Agus es para ver al bebé, pero eso no quiere decir, que quiero vivir con ella ni que a ella la ame más que a vos. Vos no sos una molestia, ni dejé de amarte ni nada de las cosas raras que estás pensando ni de los planteos que me estás haciendo... 

L: mirá que yo no quiero interponerme entre vos y tu bebé y la Agus...

Y: ay, Luciano, vos fuiste, sos y serás parte de mi familia. Te amo con locura y por eso te elegí para convivir y compartir mi vida con vos. Y lo vas a seguir siendo hasta que uno de los dos se muera. O como dicen en las películas: hasta que la muerte nos separe...

L: porque no quiero ser el que te separe de lo que vos realmente querés... 

Y: uy, Luciano, pero que boludo sos! De dónde sacaste esas ideas? Sos el 'pendejo' (pibe) que más amé, amo y amaré en mi vida. Nunca te voy a dejar, 'gil' (tonto)... Ni por la Agus, ni por el bebé ni por nadie en el mundo...

L: en serio me lo decís?

Y: obvio, boludo, o acaso no te voy a buscar al trabajo todos los días? O no te cuido como si fueras un principito, que lo sos, al menos para mí. O no se nota que te amo como jamás nadie te va a amar jamás? No sé por qué desconfiás de mi amor por vos...

Y sin decirle más nada, Luciano se levantó de la silla y se vino a sentar sobre mis piernas, me abrazó, rodeándome el cuello con sus brazos, me pidió que lo perdonara pero que estaba celoso y me dio un beso, tan intenso y apasionado, que es de no creer. Luciano ya no es el 'pendejito' que era cuando lo conocí. Sí me parece increíble amar y estar gozando de ese pibito durante tanto tiempo. Obviamente seguimos transando un buen rato hasta que la calentura pudo más y terminamos, totalmente desnudos, con la ropa que llevábamos desparramada en la sala de estar, haciéndonos el amor en el sofá, pero, para estar más cómodos, lo alcé en mis brazos y lo llevé a nuestro dormitorio, lo coloqué en la cama y lo hice mío, como lo hice ayer, como hoy y como será siempre. Si esto no es amor, el amor donde está? Jeeeee...






martes, 31 de diciembre de 2019

Feliz año nuevo







Felicidad, prosperidad, amor, bienestar 

y un sinfín de solo cosas buenas en sus vidas, 

que se les cumplan todos sus deseos y

concreten todos sus proyectos,

son mis deseos 

para todos ustedes, amigos virtuales...

Y gracias por seguir acompañándome

por el camino de la Vida...

Besos!



sábado, 28 de diciembre de 2019

Hay un tiempo para todo



Estamos en una época de tiempos cambiantes. Donde lo que antes era naturalmente aceptado, hoy ya no lo es. Donde las reivindicaciones están al orden del día. Tiempos donde la sociedad evoluciona tecnológicamente pero involuciona humanamente. Son tiempos a los que debemos adaptarnos sino queremos quedar relegados, marginados, olvidados... Son tiempos para cambiar y también para avanzar. 

Pero para avanzar, hay que saber que tenemos tiempos para hacerlo. Esto que trascribo a continuación, es un pasaje de la Biblia, que me gustó y lo comparto con todos los que me leen, porque más allá de que mi fe no sea lo profunda y madura que se espera, para un docente de colegio católico, de tanto en tanto, descubro que la Biblia contiene ciertos pasajes dignos de leer, meditar y, por qué no, imitar...


Eclesiastés 3: 1-8

Para cada cosa hay una estación 

y un tiempo para cada propósito bajo el cielo: 

un tiempo para nacer, un tiempo para morir; 

Un tiempo para plantar, y un tiempo para arrancar lo plantado; 

Un tiempo para matar y un tiempo para sanar; 

Un tiempo para derrumbarse y un tiempo para acumularse; 

Tiempo de llorar y tiempo de reír; 

Tiempo de llorar y tiempo de bailar; 

Un tiempo para tirar piedras y un tiempo para juntar piedras; 

Un tiempo para abrazar y un tiempo para abstenerse de abrazar; 

Un tiempo para llegar y un tiempo para perder; 

Un tiempo para guardar y un tiempo para desechar; 

Un tiempo para rasgar y un tiempo para coser; 

Un tiempo para guardar silencio, y un tiempo para hablar; 

Un tiempo para amar y un tiempo para odiar;

Un tiempo de guerra y un tiempo de paz.



lunes, 23 de diciembre de 2019

Feliz Navidad







A mis lectores antiguos y nuevos, les deseo muchas felicidades 

en estas próximas fiestas de Nochebuena y Navidad...