viernes, 5 de marzo de 2021

Año nuevo, vida nueva?


Un día, a finales de febrero, la Agus me pidió que la acompañara hasta el depto/piso que le regaló el padre a nuestro primer bebé (léase Luciano Agustín) porque me quería mostrar algo. Y mientras íbamos, yo pensaba: le regalará algo el viejo Lucchessi a los gemelos? Porque el viejo Lucchessi, creo que 'quemó todas las naves' (gastó muchísimo dinero) haciéndole ese regalo a Luciano Agustín, su primer nieto. Que hará ahora que tiene dos nietos más? No creo que haga 'diferencias' (favoritismo)...

En realidad, el viejo Lucchessi estaba más que contento con el primer nieto, porque, si bien no es vox populi, algo sospechan, de la orientación sexual del Matius, de quién no se le conoce todavía ninguna novia, aunque anda en eso. De ahí que del viejo Lucchessi debe haber creído que Luciano Agustín era del único nieto que iba a tener y por eso semejante y costoso regalo. Claro que nunca se debe haber imaginado, que un año y medio después, en lugar de uno, iba a tener tres nietos! Jaaaaa...
 
La Agus me quería mostrar que el departamento ya estaba listo para ser habitado y quiere mudarse ya. Todo lo que habíamos elegido juntos ya estaba ahí. Sólo estaba totalmente vacía y sin muebles, el dormitorio que usaríamos Luciano y yo. La Agus había tenido el buen tino, de consultarlo también a Luciano, sobre algunos muebles y otros objetos para el departamento, cosa que Luciano también se sintiera 'parte' (integrado) de la disfuncional familia que formamos y no un convidado de piedra. 
 
Luciano, más hábil que yo, 'leyó' (se dio cuenta) anticipadamente que la Agus iba a querer mudarse en cuanto el departamento nuevo estuviera listo. Y esa mudanza, era un sueño largamente acariciado por él. Pero esa mudanza, solamente la íbamos a poder concretar, siempre y cuando, Carlitos no formara parte de la trieja. Porque, aunque Carlitos es 'un pan de Dios' (muy bueno), 'no daba' (no era conveniente) para que viviera con nosotros, la Agus y los bebés, en el departamento a estrenar.
 
Por un lado, porque el viejo Lucchessi aceptó a regañadientes que nuestra familia disfuncional, de dos gays (Luciano y yo) conviviera con la Agus y los bebés. Pero seguro que no iba a aceptar la presencia de Carlitos. Y por el otro, la Agus conoce a Carlitos, pero no tan íntimamente como para convivir con él. Por suerte, Luciano puso en el 'freezer' (enfrió) la idea de integrarlo a nuestra pareja y con esa actitud, le dio un giro a nuestra historia, porque evitó que pasara lo que iba a pasar.
 
Así que, ahora, lo único que teníamos que hacer, era trasladar los muebles de nuestro dormitorio. El problema fueron algunos electro-domésticos que habíamos comprado con Luciano (heladera con freezer, aire acondicionado, televisor, equipo de música) y algunos muebles y objetos varios de cocina y decoración y que no pensábamos dejar en la nueva casa vieja. El tema era que el depto/piso, ya incluía, casi todas esas cosas y las que no incluía, la Agus ya las había comprado nuevas y estaban sin estrenar.
 
De ahí que se me presentó la disyuntiva. Qué hacer con todas esas cosas? Soluciones había varias: llevarlas a la casa de campo o colocar todo es un depósito o prestárselas a Carlitos para la casa donde está viviendo... Pero la Agus, ya tenía la solución: nos dijo que el Matius anda con ganas de irse a vivir solo y que mejor que dejarle a él, la nueva casa vieja, casi totalmente amueblada y con todo lo necesario para poder vivir sin necesitar comprar nada más que los muebles del dormitorio?
 
Y que el Matius se encargara de continuar pagando el alquiler más un extra de dinero, que nos daría a nosotros, por dejarle la nueva casa vieja, totalmente amueblada y con todos los aparatos electrodomésticos que él necesitará para vivir. Obvio que al Matius no le pienso cobrar nada por prestarle esas cosas. Además muchas cosas, muebles más que todo, son del Gasti, que nos las prestó cuando nos mudamos a la nueva casa vieja y nosotros no teníamos muebles. Así que por ese lado está casi todo arreglado. Para cuando ustedes estén leyendo esto, seguramente ya nos habremos mudado y estrenado el departamento regalado por el viejo Lucchessi... Será como dice el refrán: año nuevo, vida nueva?

 

 

viernes, 26 de febrero de 2021

Tirando curriculums

Yo (el burro adelante para que no se espante)

Parte de estos días de febrero, estuve retocando mi currículum vitae. Especialmente, agregando mi experiencia como docente del nivel secundario y como psicólogo escolar en el mismo colegio, ya que no sé qué otro nombre ponerle. Y a este paso, es la única experiencia laboral que tengo ya recibido de psicólogo. Las otras experiencias laborales, las tengo de antes de recibirme: cuando fuí vendedor de la librería del colegio y cuando fui 'AT' (acompañante terapéutico) de Lorenzo.

Pero con esas referencias y con la escasez de empleos que hay acá, no creo que consiga otra cosa que conductor de Uber o chico delivery... Por favor! O me hago campesino y me voy a trabajar la tierra y criar animales en el campo de mi viejo. Y haré terapia psicológica a algún gauchito adolescente gay que en todo pueblo hay aunque están muy 'tapados' (enclosetados) y a simple vista parece que no existieran... Jeeeee...

De todas maneras, 'tiré' (repartí) currículums por todos lados. Empresas, colegios privados, hospitales, centros de salud, instituciones deportivas, etc. También fui a la facultad a hablar con algunos de mis ex-profesores, para pedirles consejos y recomendaciones. Todos mis profesores, adujeron lo mismo: que es una mala época para los psicólogos. Me sugirieron que visitara centros de salud mental, subsidiados por el Estado o que intente con el consultorio particular. Eso y mandarme a pasear es lo mismo... Grrrrr...

Carlitos.

En síntesis, ya pasó febrero y no conseguí nada. Y sino fuera por Carlitos, que vino a casa varias veces a darme su amistad, su compañía y su cuerpito, que me hizo olvidar, la situación por la que estoy (estamos) atravesando, no sé como habría sobrellevado esto. Y hablando de Carlitos, el padre del Pela, conociendo los problemas de convivencia que Carlitos tenía con el novio de la madre, le prestó la casa que tenía deshabitada, a cambio, de que mantuviera la casa en condiciones de habitabilidad.

Así que ahora, ya no es la nueva casa vieja, el centro de reunión de los 'pollitos', sino la casa donde está viviendo Carlitos. La verdad que la dejó mucho mejor de lo que yo esperaba. Reacomodó los muebles de los dos dormitorios y en la cocina-comedor, solo puso los indispensables. El resto los colocó en una pequeña habitación, usada como depósito, en el fondo de la casa. También les alquiló a varios vecinos y a bajo precio, un lugar 'descubierto' (sin techo) para guardar dos autos y tres motos.

Y ahora Carlitos está como yo, buscando trabajo. Sólo hizo 'changas' (trabajos temporarios de uno o dos días) pero eso es pan para hoy y hambre para mañana. Para mal de males, Carlitos no tiene experiencia laboral ninguna y si eso fuera poco, se anotó en la facultad de derecho, que si bien es gratuita, tiene gastos que no está en condiciones de afrontar. Así que voy a sondear a mi viejo y a los Lucchessi para ver si le consiguen algo, aunque sea de 'che pibe' (cadete). 

Eric.

Vino porque lo fui a buscar. Creo que 'por las de él' (voluntad propia), no venía. Vino sólo dos veces.. Eric es el venezolanito que trabaja en la cochera cerca del colegio. Ya hablé de él en otros posteos. Se lamentó que ya no trabajara en el colegio aunque se alegró bastante, de que me siguiera acordando de él. Trabaja de 7 a 15 y como no quiere que lo vean tomar un colectivo distinto al que lo lleva a su barrio, quiere que lo vaya a buscar. Yo encantado porque este pibito me da muy buena cama.

Los dos encuentros fueron viernes, aunque todavía no sé muy bien la causa por la que prefiere ese día. Apenas llegamos a casa, tomamo algo, nos duchamos y aprovechamos ese momento como antesala de lo que vendrá. En la cama, Eric, a pesar de que jura y re jura, que no tenía experiencia gay alguna ni en Venezuela ni acá, se comporta en forma sumisa y obediente y me disfruta y hace que yo lo  disfrute increíblemente. Tan es así que me propuso, de encontrarnos, todos los viernes de marzo, para repetir.

Gonza.

Y qué le voy a decir a Eric? Qué no? Acomodando la agenda, se puede hacer de todo con todos... Jaaaaa... Aprovechando que Luciano está trabajando todo el día, cubriendo a compañeros que están de vacaciones, estuve todo febrero solo, en la nueva casa vieja, desde las 6 de la mañana hasta las 22. Y los sábados, de 6 a 14. Un sábado, cerca del mediodía, vino el Gonza. En realidad, iba a la casa de una amiga que vive cerca. Pero cuando se enteró que yo estaba solo, aprovechó la 'volteada' (ocasión).

La verdad que estábamos algo 'jugados' (arriesgados) con el tiempo. Luciano como mucho estaría de regreso en dos horas. Así que, decidimos franelearnos y hacer un 69, para sacarnos nuestras leches, y disfrutarnos como siempre. Y lo comprometí para que volviera, hoy, dentro de un rato, para coger/follar y dar rienda suelta a su morbo, de lamer mis pies y chupar mis dedos. Por eso, ya me bañé y estoy bien limpito, entalcado y perfumado, para disfrutar a este pibito, como Dios manda... Jeeeee...

 

 

 

 

viernes, 19 de febrero de 2021

Decepción

 

 Ni el mejor programa de chismes de la tele hubiera hecho correr tan rápido la noticia de que me había quedado sin trabajo. Luciano se encargó de dar la noticia a diestra y siniestra. Asi se enteraron los 'pollitos', los 'medianos', los 'diositos', los Lucchessi, mi familia, la de Luciano y todo aquel que estuvo dispuesto a escucharlo. Obviamente, la repercusión fue grande. Me llamaron todos, ofreciéndome su solidaridad, apoyo económico y poniéndose a mi disposición para lo que yo necesitara. 

Todos se enteraron de mi mala nueva. Bueno, casi todos... Hubo padres del colegio que no se enteraron que yo, no era más el Director, profesor y psicólogo del colegio. Entre ellos, los padres de Josema, que un día me invitaron a la casa, porque me querían conocer y hablar de un tema muy puntual. Yo pensé que querían hablar sobre los 'pollitos' y de la relación directa que está teniendo Josema con Sabor y con el resto de los 'pollitos'. E indirectamente, con Luciano y conmigo, pero me equivoqué...

Los padres de Josema, me contaron todo el proceso de Josema, quién decidió, a partir de su cumpleaños #15, (ahora tiene 16) cortarse el cabello y vestirse como un pibito. Y aunque este cambio fue de un día para el otro, el proceso de nena a nene, duró muchos años de reflexión personal y familiar y de diferentes consultas y terapias psicológicas. Y el cambio exterior de su aspecto, fue aceptado por sus amigos, quienes conocían la identidad sexual de Josema. 

Tampoco tuvo problemas a nivel escolar, ya que por la pandemia sólo tuvo clases virtuales. Pero ahora, que vuelven las clases presenciales, decidieron cambiarlo de colegio para que comience de cero, como si fuera un varón. Y para eso, lo inscribieron en mi colegio, donde esperaban que yo, como director, profesor, psicólogo y ahora amigo, lo podía ayudar para que tuviera una buena adaptación y aceptación de toda la comunidad educativa. 

Especialmente, porque en la inscripción, en el colegio, tuvieron que anotarlo como María José, ya que en su documento de identidad, así lo dice. Y lo que los padres temen, es que si bien, el aspecto exterior de Josema es de un chico como cualquier otro, cuando los profesores lo llamen por su verdadero nombre, se originen problemas de aceptación. Incluso en ciertas actividades escolares donde se separan las chicas de los chicos (educación física, campamentos, alojamientos en viajes, etc.)

Y como Josema todavía es chico y los padres, aunque lo apoyan, no quieren apresuramientos, conserva sus genitales femeninos y las mamas y no está recibiendo ningún tratamiento hormonal. Por ahora, Josema, usa 'binders' (sujetadores) y ropa holgada, para ocultar sus pechos. Además con el corte de cabello que tiene, que es muy varonil y a la moda, nadie sospecha que es una nena. Como me pasó a mí cuando lo conoci y no me di cuenta que era un chico trans. 

Y cuando Carlitos me lo dijo en mi casa, lo miré sin comprender. Un chico trans gay? Esta pregunta, desnuda mi poco conocimiento sobre la diversidad sexual. Tema del que quería especializarme para ayudar a los adolescentes que lo necesitaran. Pero, no sé en qué momento, dejé mis sueños, para vivir la realidad siendo docente del nivel secundario. Por cierto, los padres no saben si Josema es hetero, gay o bi. No sé por qué, Josema todavía no se los dijo. Tendrá dudas de su orientación sexual?

Finalmente, los planes de los padres, se desmoronaron, cuando les dije que ya no trabajaba en el colegio. Se quedaron mirándome como no entendiendo lo que les decía. Pasados los primeros segundos de sorpresa, reaccionaron incrédulos y decepcionados. Les dije que no me habían renovado el contrato y me desvincularon del colegio y que yo poco y nada podía hacer, porque no tenía ninguna injerencia con las actuales autoridades del colegio. 

Que podía hablar con algunos profesores pero dudaba que mi pedido sobre, la adaptación y la aceptación de Josema por parte de la comunidad educativa, fuera eficaz. Igualmente, me dieron las gracias y me preguntaron si podía acompañar a Josema, en esta nueva etapa de su vida, como psicólogo, ya que Josema y los amigos (léase 'pollitos') les habían hablado muy bien de mí como persona. Pero les tuve que decir la verdad. 

Una, que si bien, no éramos amigos, Josema y yo, íbamos camino a serlo en algun momento, y que no es aconsejable, hacer terapia psicológica, con un amigo, porque se pierde la objetividad, como me pasó con Jaider. Y otra, porque no tenía experiencia como psicólogo, en hacer terapias con pacientes y menos, en ese tema, de diversidad sexual. Pero que, asistemáticamente, podían contar conmigo, por cualquier inconveniente que tuvieran y que yo les pudiera solucionar. Los padres de Josema, me volvieron a dar las gracias por mi buena disposición y sinceridad y dimos por finalizada la reunión. En realidad, lamento que cosas como esta ocurran pero están más allá de mis posibilidades actuales y no me gusta engañar a nadie. En fin, cosas de la vida...




viernes, 12 de febrero de 2021

Dios aprieta pero...

 

Reconozco que el hecho que me dejaran sin trabajo me "pegó" (shockeó) mal. Entre el colegio y mi casa todavía no recuerdo el trayecto que hice. Por suerte no me pasó nada pero podría haber tenido un accidente o algo parecido. Recién me recuperé casi totalmente cuando estuve dentro de la nueva casa vieja. Ahí me preparé un café y aunque ya era pasado el mediodía me tomé un par de whiskies. Cuando estuve un poco más calmado, me fue bajando la "ficha" (concientizando) de mi situación. 
 
Había armado una tormenta en un vaso de agua. Por suerte, me di cuenta a tiempo. Dicen que cuando una puerta de cierra, otras se abren. Bueno, siguiendo ese dicho, debería dejar de preocuparme, el nuevo presente, y sí ocuparme para ver cómo saldríamos de lo que la vida nos propone. De ahí, que después de algunos minutos, ya tenía solucionado el tema, al menos hasta mayo incluído y que ya conté en mi post anterior. Mientras tanto vería cómo afrontar el futuro inmediato. 
 
Claro que todo eso me tranquilizó y dejé de hacer una tormenta en un vaso de agua. El que hizo otra tormenta, en un vaso de agua, fue Luciano cuando le conté que me había quedado sin trabajo. Pero no solo hizo una tormenta en un vaso de agua sino que además, se ahogó en la misma tormenta que el armó. Apenas se enteró de la mala nueva, ya no quiso cenar, ni ducharse ni nada. Sólo se sentó en el sofá y se quedó en silencio, con la cabeza gacha, tapándose la cara con las manos. 
 
Yo me senté a su lado, lo abracé y lo atraje hacia mí y le dije que ya solucionaríamos las cosas y que no caigamos en la desesperación, que yo ya había pensado algo para arreglar las cosas, al menos por un tiempo. Luciano comenzó a lagrimear, al tiempo que me dijo que veía muy negro el futuro que nos esperaba. Me llevó casi una hora larga, para tranquilizarlo de que el mundo no se acabaría por haberme quedado sin trabajo y comprendiera como nos íbamos a manejar, al menos hasta mayo...
 
Y, que para ese entonces, yo ya tendría que haber conseguido algún trabajo. Al menos, mientras él trabajara íbamos a tener donde vivir. Luciano paga el alquiler de la nueva casa vieja y la mitad de los servicios y el resto, de lo que gana, se lo queda para él y sus gastos personales. Yo pago la otra mitad de los servicios, la comida y los 'gustos' (caprichos alimenticios) de los dos, la cochera y los gastos del auto, las tarjetas de crédito, los imprevistos, mis gastos personales y otros muchos etcéteras. 
 
Y que llegado el caso, sino consigo trabajo para ese entonces, recurriría a mis viejos primero y a los Lucchessi después, para ver si tienen algún trabajo para mí. O sea, que confío que la sangre no va a llegar al río. Con tanta información, apabullé a Luciano, que primero, se tranquilizó y después, ya más relajado y algo alcoholizado (habíamos estado tomando whisky) se quedó dormido. Lo alcé con mis brazos, llevé a nuestro dormitorio, lo desnudé y lo acosté. Yo no me acosté. Me quedé pensando en el porvenir. Dicen que Dios aprieta pero no ahorca. Veremos si es verdad. Fui a la cocina y preparé más café. Me tomé otro whisky triple o cuádruple. Lo que necesito, en estos momentos, es que Luciano, no vea el futuro tan negro como lo veía. Y por mi lado, concientizar de una buena vez que mi viejo me previno, hace mucho tiempo, que nadie me aseguró, que la Vida me sería fácil...





viernes, 5 de febrero de 2021

Vaso de agua



Es increíble como dos personas pueden sentir tantas sensaciones como la que sentimos, Luciano y yo, cuando le dije que me hacía quedado sin trabajo. Apenas regresé a la nueva casa vieja y aprovechando que Luciano estaba trabajando, estuve evaluando y revaluando la situación y reconozco que armé una tormenta en un vaso de agua. Era la primera vez que me despedían de un lugar y estaba herido mi orgullo. También mi vanidad y mi autoestima. Además estaba frustrado, enojado y me sentía totalmente impotente ante una situación que no podía cambiar. 

Realmente quedarme sin trabajo y sin ninguna entrada de dinero, en la situación actual por la que atraviesa el país, no es lo ideal. Por suerte, Luciano está trabajando en doble jornada, reemplazando a compañeros de la administración y está cobrando doble, al menos hasta marzo incluido. Mi profesión no me va a ser de mucha ayuda. Cualquiera sabe que el hilo se corta por la parte más delgada. Y la terapia psicológica es la parte más delgada en la vida de una persona. Y también, soy consciente, de que a los psicólogos les cuesta 'un Perú' (muchísimo) insertarse en el campo laboral. 

De ahí se desprende que acá, muchos psicólogos están trabajando de cualquier cosa menos de lo que estudiaron o los tienen que mantener la familia durante muchos años, hasta que logren establecerse y estabilizarse. Además, acá por la pandemia y por la situación socio-económica que atravesamos, cualquiera sabe que conseguir trabajo de psicólogo es casi un imposible. De hambre no me voy a morir, porque de última, un trabajo de 'medio pelo' (de poca importancia) lo podría conseguir con los Lucchessi o en los sanatorios donde trabajan mis viejos.

Pero no es eso lo que quiero. Y como no hay mal que por bien no venga, ahora me doy cuenta que caí en un entramado que de no haberlo destruido el Inspector de la Congregación, me estaba perfilando a terminar mi vida como docente y no como psicólogo, profesión que elegí para realizarme como persona y ayudar a chicos con problemáticas sexuales. O sea, que esta rescisión de contrato, me sirvió para darme cuenta que no estaba haciendo lo que quería. Mi cesantía es una oportunidad que me da la vida para volver de alguna manera al rumbo perdido. 

Así que ahora, me toca tranquilizarme y ver lo que hago con lo que la vida me hace. Dinero vamos a tener, porque por lo que me dijo el Inspector de la Congregación, me van a pagar hasta abril incluido. Calculo que uno de los sueldos de febrero y de marzo, que a Luciano, le están pagando por trabajar en doble jornada, lo podemos ahorrar. No es mucho pero es... Más otro poco que yo podría ahorrar de los sueldos míos, hasta abril, calculo que podríamos juntar, el dinero suficiente, para vivir el mes de mayo sin sobresaltos. Ya para ese entonces, calculo haber repartido miles de currículum vitae y algo va a salir. Conozco a mucha gente que me puede ayudar, aunque como dice el refrán, 'del dicho al hecho, hay un largo trecho'...




sábado, 30 de enero de 2021

Llovido, mojado y meado


La verdad que no sé por donde empezar. Tengo sólo malas nuevas. El 2020 empezó bien y terminó mal. El 2021 empezó mal... Terminará bien? O mejor dicho, no es que empezó mal sino que si hacemos un balance de todo lo que me pasó en el mes de enero de 2021, fueron más las cosas negativas que las positivas. Pero siguiendo una de mis premisas de vida, la idea es que 'lo importante no es lo que la vida me hace, sino lo que yo hago con lo que la vida me hace'. 

Llovido (Jaider).

La primer cosa mala que me (nos) pasó, fue el alejamiento de Jaider. Estuve pensando en esta situación y creo que nuestro error, fue no suponer, que mostrarnos tan auténticos como nos mostramos, deberían influir negativamente en un chiquito como Jaider, educado en un ambiente machista y homófobo. 

Incluso, tratamos de incluirlo, en el grupo de los 'pollitos', creyéndolo un gaycito más, sin tener en cuenta su heterosexualidad. Detalle que no tuvimos en cuenta y que ahora, es tarde, para intentar solucionar. En fin, dicen que de las malas experiencias se aprende... 

Mojado (Carlitos).

Habíamos pensado que integrando a Carlitos, a nuestra pareja, resolvíamos el problema que él tenía de convivencia, con la madre y el novio de la madre. Y también resolvíamos, un sueño largamente acariciado: formar una 'trieja' (pareja de tres) con Carlitos. 

Ya que Carlitos, atentaba contra el acuerdo, entre Luciano y yo, de tener sexo, con cualquier chico gay, siempre que fuera sin sentimientos. Pero, ambos sabíamos, que Carlitos nos amaba y nosotros, amábamos a Carlitos y por eso nos gustaba hacer el amor con él. De ahí la idea de integrarlo a nuestra pareja.

Lo que no tuvimos en cuenta, fue que Carlitos, podía tener otros planes. Planes, que me comentó, una de las últimas tardes, que vino a casa, sin ningún 'pollito' de acompañante, a hacer el amor. Cuando le pregunté, si Luciano había hablado con él, me dijo que no. 

O sea, está bien que Luciano está trabajando todo el día pero si Luciano todavía no le habló, es porque no está totalmente convencido, de integrar a Carlitos a nuestra pareja. Y bueno, cada uno sabe donde le aprieta el zapato y obra en consecuencia. O no?

Meado (Yo).

Antes de ayer me habló por teléfono, el Capo di Tutti Capi. Me dijo que el Inspector de la Congregación, que está de visita en Rosario, le pidió que me citara a una reunión, donde estarían además del Inspector, el Capo di Tutti Capi y el Director General y del secundario. 

En esa reunión, el Inspector me dijo que no me renovarían el contrato de docente reemplazante, porque la docente titular, volvía a su cargo. Tampoco, los otros dos cargos (psicólogo del colegio y encargado del gabinete de psicopedagogía) porque están recortando gastos y bla, bla, bla, bla...

En una palabra, me dejaron 'cesante' (sin trabajo), no sin antes agradecerme por los invalorables servicios prestados a la institución y bla, bla,bla, bla. Y que en caso de querer, reingresar como docente, las puertas del colegio, estaban abiertas de par en par, para mí, pero...

Antes, obviamente, tenía que hacer varios cursos de 'didáctica', 'teorías del aprendizaje' e 'historia del aprendizaje', entre otras asignaturas. Cosa que obviamente no pienso hacer, porque estudié para ser psicólogo y no profesor de nivel secundario.

O sea que, puedo dar clases en el nivel universitario, pero no en el nivel secundario. En fin... Cosas que pasan en Argentina. Obviamente, me van a pagar el dinero que me corresponde, más un plus por dedicación exclusiva, título y bla, bla, bla, bla. 

En síntesis, me quedé sin trabajo, justo en este momento, que la situación laboral y económica argentina, no puede estar peor. Todo por lo que estoy (estamos) pasando y seguramente pasaremos, se ajusta a la frase de  mi viejo: 'Nadie te dijo que la vida te sería fácil'... Y parece que así es nomás...




sábado, 23 de enero de 2021

La cabra al monte tira...

 

Acá se usa bastante decir, cuando algún hecho se reitera, que 'la cabra al monte tira'. Y esto es lo que nos pasa, desde que Jaider se fue. Casi todas nuestras conversaciones giran alrededor de lo bien que nos sentíamos cuando convivíamos con Jaider. Y mil recuerdos nos asaltan. También hablamos mucho sobre esa inexplicable necesidad que sentimos ahora, de un tercero en nuestra pareja. Qué lo provoca ahora, si hace 3 meses, atrás, nunca sentimos esa carencia? 

Incluso, en aquel momento, hablamos sobre la adopción y coincidíamos en muchos puntos. Uno era, en caso de adoptar, hacerlo, pero mucho más adelante en el tiempo, ya que no sentíamos, en ese momento, de la necesidad, de alguien más, en nuestra pareja. Y después de escupir para arriba y concordar sobre lo que no aceptaríamos en una adopción (menores de 2 años o adolescentes por las características propias de esas edades) la escupida nos cayó en la cabeza: apareció Jaider en nuestras vidas. 

Jaider fue el adolescente que no pensábamos aceptar en caso de adoptar. Está bien que lo de Jaider, no fue una adopción, pero sí una especie de prueba. Prueba en la que comprobamos, que podíamos cuidar/criar/educar/contener, en todo sentido, a un adolescente. Aunque también comprobamos con qué facilidad perdíamos la objetividad. Pero bueno, era esperable y lógico que eso pasara. Los sentimientos afloran y no se pueden ocultar. Al menos nosotros no pudimos

Y ahora, sin Jaider, apareció de nuevo, el tema 'adopción'. Tema del que habíamos hablado mucho antes de la llegada de Jaider, pero que, indudablemente, al convivir con el pibito, habíamos cambiado algunos pensamientos. Ahora, no nos cerrábamos completamente a la idea de adoptar un adolescente. Aunque teníamos en claro que Jaider, si bien era huérfano, tenía otras características que no tiene cualquier otro adolescente en adopción (dinero, educación, amigos y gente que se preocupaba por su bienestar, etc.). 

Por esto comprendimos, que si decidíamos adoptar a un adolescente, no iba a ser la misma experiencia que vivimos con Jaider. Especialmente, por los problemas y las carencias que podían tener. Así y todo, estábamos dispuestos, llegado el momento, dentro de muuuucho tiempo, a adoptar un adolescente, que viviera con nosotros. Y caímos en un pozo de silencio. Dejamos de hablar y nos quedamos pensativos. Y sin mediar, ninguna insinuación hecha de mi parte, Luciano dijo:

- Luciano: 'viste' (te enteraste de) Carlitos?

- Yo: qué tiene Carlitos? Lo querés adoptar? Jeeeee...

- L: no 'boludo' (tonto), te contó lo que le está pasando?

- Y: con la vieja y el novio de la vieja? Si me contó que no se lleva bien con el tipo...

- L: viste que se quiere ir de la casa?

- Y: sí, pero adonde se va a ir? No trabaja, o sea, 'guita' (dinero) para alquilar no tiene. A lo mejor, la familia de los 'pollitos' lo 'bancan' (soportan) un tiempo pero y después?

- L:  y nosotros?

- Y: nosotros qué?

- L: si le decimos que se venga a vivir con nosotros?

- Y: sí, podría ser, aunque tendríamos que estar medio apretados, porque la casa es chica. Pero, él (léase Carlitos) se podría acomodar donde estaba Jaider. Yo no tengo problemas. Si Carlitos quiere...

- L: no, yo te decía de integrar a Carlitos, a nuestra pareja... 

- Y: mmm... Acordate que la última vez que vino a vivir con nosotros, vos sentiste tantos celos de él, que terminamos diciéndole que se vaya... No podemos estar jugando con los sentimientos de Carlitos ni de cualquier persona. No es un juguete que mientras te sirve, jugás con él y cuando te cansás, lo dejás a un lado...

- L: no ya sé, pero ahora es distinto...

- Y: distinto en qué?

- L: en todo. Yo tenía celos porque pensaba que lo preferías a Carlitos más que a mí. Ahora estoy más seguro de vos y de tus sentimientos hacia mí y de nuestra relación de pareja. Y si ayudamos a Jaider que no lo conocíamos, por qué no vamos a ayudar a Carlitos, que lo conocemos de hace mucho? Además, lo queremos y él nos quiere. Podría ser tranquilamente el reemplazante de Jaider. Con un plus: con Carlitos tenemos sexo. Dale, dejame que le diga que se venga a vivir con nosotros, si?

- Y: mirá Luciano, pensala bien. No me gusta andar jugando con los sentimientos de nadie. Si estás seguro, dale para adelante, pero sino, tomate un tiempo para pensarlo. No podemos traer a Carlitos diciéndole que queremos que sea parte de nuestra pareja, dejar que se arraigue y un tiempo después decirle que se vaya, como ya lo hicimos la última vez... Te acordás?

- L: sí Lu, ya lo pensé. De hace mucho que lo vengo pensando. Incluso lo pensé cuando Jaider vivía con nosotros y no quería dormir solo. Carlitos hubiera sido la solución! Pero no te dije nada porque me ibas a decir que lo estaba 'forreando' (usando) a Carlitos. Y nada que ver, aunque parecía eso. Además, la última vez yo estaba celoso porque me parecía que vos le dabas más 'bola' (atención) a Carlitos que a mí... 

- Y: creo que a eso ya lo hablamos bastante no?

- L: sí, está bien, lo que pasa que antes estaba medio inseguro de vos pero ahora estoy muy seguro. De vos y de nuestra pareja. 'Posta' (de verdad) te lo digo

Y siguió diciendome que estaría buenísimo que Carlitos, fuera parte de nuestra pareja y que estaba seguro que Carlitos iba a aceptar la propuesta, ya que hace un tiempo, le había insinuado que le gustaría volver a vivir con nosotros. Y a él (léase Luciano) le gustaba la idea de volver a integrarlo a nuestra pareja. Pero esas insinuaciones de Carlitos, no se volvieron a repetir nunca más. Y ahora, cree (creemos) que estamos ante una oportunidad única. Así que, Luciano va a ir a hablar con Carlitos y le va a decir eso de los celos y de la seguridad que siente ahora y todo eso y le va a pedir que vuelva a integrarse a nuestra pareja. Después, si la respuesta de Carlitos, es positiva, lo vamos a hablar entre los tres en casa y fumaremos la pipa del acuerdo, haciéndonos una hermosa felación de a tres... Jaaaaa...