miércoles, 31 de octubre de 2012

La escala Kinsey





La escala de evaluación heterosexual/homosexual, conocido como la 'Escala Kinsey' fue desarrollada por el mismo Kinsey y unos colegas en 1948, con el fin de demostrar que la gente no encajaba en la categoría de ser exclusivamente heterosexuales u homosexuales.

Para eso, Kinsey entrevistó a muchas personas y conoció que muchas de los comportamientos sexuales, pensamientos y sentimientos hacia el sexo opuesto o hacia el mismo sexo no siempre eran consistentes a través del tiempo.

Aunque la mayoría de los hombres y las mujeres encuestados por Kinsey decían ser exclusivamente heteros y un porcentaje admitía ser homosexual, muchas personas describían sus conductas o pensamientos, en algún lugar en el medio de la escala que va del hetero puro al gay puro.

Kinsey escribe en 'El comportamiento sexual en el hombre': '...los varones no representan dos poblaciones diferenciadas, heterosexuales y homosexuales. El mundo no se divide en ovejas y cabras... el mundo viviente es un continuo en todos y cada uno de sus aspectos...'

Para que te reconozcas en la 'Escala Kinsey' contestá la encuesta de la columna de la derecha. La escala (en la foto del gráfico lo podés ver) va del hetero puro al gay puro pasando por todos los 'grises'. Y aunque no lo creas, tu sinceridad te puede llegar a sorprender... jeeeeeeee...

domingo, 28 de octubre de 2012

Imágenes 2





La verdad que una imagen puede decir mas de mil palabras. O uno, puede escribir y describir esa imagen con más de mil palabras. Todo pasó el viernes pasado, cuando fuimos hasta la ciudad de Concordia, en la provincia de Entre Ríos, con el 'don' Lucchessi, el Gasti, yo y una comitiva no tan numerosa de 'secretarios-guardaespaldas-ché pibes' con los que él se desplaza por todos lados y en todo momento. Esta comitiva lo acompañó hasta la ciudad de Concordia donde buscamos un lugar para almorzar.

Concordia es una ciudad chica que está rodeada por campos cultivados con cítricos. Y la idea del 'don' era entrevistarse con un 'fulano' de allá con la idea de comparle un campo. Lo que no tengo en claro es si el campo está cerca de la ciudad de Concordía o de la ciudad de Colón o donde corno está. Lo único que sé que después de mil vueltas por diferentes lugares, nos fuimos a comer a un restaurante 'a todo culo' (muy lujoso) que tiene Concordia. Allí nos estaba esperando la imagen que da lugar a este posteo.

Nos sentamos mas o menos en el medio del salón, en un lugar amplio. No había mucha gente, mejor dicho casi no había gente. El don Lucchessi pidió para él y sus acompañantes, un plato realmente sofisticado de carne, papa, cebollas, pimientos, hongos y no sé qué porquerías más, todo en medio de una salsa cremosa que más que un plato sofisticado, parecía la vomitada de un borracho. El Gasti y yo para no errarle comimos milanesa con papas fritas. Vino para los 'grandes' y gaseosas para nosotros. Hasta ahí todo normal.

Pero, uno de los acompañantes del 'don' no tuvo mejor idea que después de ir al baño, nos trajera la noticia que algunas mesas más allá había dos 'putos'. Esa fue la imagen de las que le hablé al principio. Los tipos no tenían nada de raro y sino fuera porque estaban sentados uno al lado del otro, en de vez en cuando, uno de los dos tiraba una 'pluma' o hacían algun gesto algo ampuloso, no despertaban las más mínimas sospechas. Después fueron todo comentarios contra esos gays en particular y contra todos los gays en general.

Con el Gasti nos mirábamos y estábamos más mudos 'que perro en medio del río' hasta cierto momento, que las críticas eran muy 'pesadas' y salimos a defendernos, no a los gays, sino a nosotros mismos. Pero claro, nuestros argumentos eran bastante 'flojos' y las críticas del 'don' y compañía eran por demás de crueles. De nada valió nuestros argumentos que los gays no todos eran afeminados, que no todos mostraban las 'plumas', que muchos podían pasar 'desapercibidos' y ser personas 'normales' y todo eso.

Pero no hubo caso. Contradecir a un abogado de años y a la gente que lo acompañaba que mostrara un poco de compasión hacia gente que no pensaba ni sentía lo mismo era inútil. Estábamos frente a la inquisición. Y seguir defendiendo una postura extremista frente a una moderada, tampoco nos conducía a nada. Así que decidimos llamarnos a silencio cuando la discusión llegaba a hacerse casi fundamentalista contra los gays. Para el 'don' lo mejor es 'matarnos' a todos porque somos 'antinaturales' y hacemos cosas antinaturales. Ante tamaña confesión, el Gasti y yo nos miramos y pensamos creo que al mismo tiempo, que éramos como esos pajaritos que pican los restos de comida entre los dientes en la boca de los cocodrilos. Si el cocodrilo cierra la boca, zás, adiós pajaritos. Y nosotros estábamos igual. La más mínima sospecha del 'don' sobre mi sexualidad y creo que más que nunca 'voy a ser comida para los peces del río'... 




jueves, 25 de octubre de 2012

Imágenes

Por ahí se dice que una imagen vale más que mil palabras. No sé si es para tanto, pero es verdad. A veces, las imágenes dicen más que el más de los elocuentes discursos. Algo de esto, me pasó en la semana que no sé que consecuencias me acarrearán. Solamente espero que la sangre no llegue al río.

Voy a esperar que 'decanten' algunas cosas que pasaron esta semana y otras que no fueron más que imágenes, pero volviendo a lo que se dice por ahí, hubiera sido preferible hablar o demostrar o explicar y no, dejar que las imágenes, o en este caso, la imagen hablara. Ya voy a contar.

Las siguientes imágenes ayudan a comprender mejor este dicho popular, de que una imagen vale más que mil palabras. Espero que les guste como me gustaron a mí. Las imágenes eran muchas pero seleccioné solamente algunas porque para muestra basta un botón. O no?




lunes, 22 de octubre de 2012

Resurgimiento




La verdad que me 'cagoneé' (tuve temor) al pedo, el viernes cuando me fui con el 'don' a Entre Ríos. Aunque mi temor era más que justificado por obvias razones que paso a detallar. Y aunque el tipo, digo Alfredo, nunca me dijo nada ni me trató mal y todo eso, a pesar del carácter de mierda que tiene, a mí me da ciertos resquemores tratarlo de 'vos a vos', porque nunca se sabe con qué martes 13 va a salir el tipo. Y si hasta ahora, nunca pasó nada, eso no significa que algún día pueda pasar...

Pero mis temores se calmaron cuando el viernes muy de madrugada, tocaron el timbre de mi casa. Yo obvio que ya los estaba esperando, pero me tranquilizó un 'toco' (mucho) cuando del otro lado del portero eléctrico, la voz del Gasti me decía que bajara y que ya me estaban esperando. El Gasti...? Qué hacía el Gasti entre todos...? Yo pensé que solamente éramos 4 los que íbamos en el auto, pero saber que el Gasti era parte de los planes, ya me tranquilizó bastante.

Y aunque con el Gasti y todo podía pasar a ser 'comida de los peces', no creo que el viejo Lucchessi haga algo así como hacerme desaparecer, estando el Gasti presente. Todo puede pasar, pero con el Gasti ahí, la 'cosa' era diferente. Y más diferente fue, cuando bajé y busqué con la vista el auto del 'don' y en lugar del auto, había una 'trafic' (utilitario para transportar personas). Éstos son especies de micro-ómnibus con capacidad para 15 pasajeros que entran cómodos y que tienen todas las comodidades que uno desee.

Por supuesto que la 'trafic' estaba acondicionada para 10 personas solamente pero en los espacios vacíos, había un mini-escritorio, los asientes eran giratorios, había una pequeña heladera con bebidas y otras cosas, dos monitores de lcd, aire acondicionado/calefacción y un montón de boludeces más. En eso viajamos hasta Concordia, en Entre Ríos. Después nos enteramos que mi presencia no tenía nada que ver con mis temores, sino que el 'don' aprovechó que estaba el Gasti para poner varios puntos sobre las íes.

Y así, en el viaje, el viejo Lucchessi me dijo que había estado hablando con el Gasti y sobre su decisión de volver a vivir en casa. Yo le dije que yo no tenía problemas porque con el Gasti éramos re amigos y todo eso. Lo que no esperaba era que el 'don' Lucchessi me dijera que las condiciones para que el Gasti volviera a vivir en mi casa no eran las mismas que antes. Sí, lo del dinero y todo eso, pero que ahora y para separar 'aguas' y no haya problemas personales entre nosotros, yo tenía que dejar de trabajar para él. 

Obvio que el tipo no quería respuestas inmediatas, pero el tema era: 'vivir con el Gasti y renunciar a mi trabajo' o 'no vivir con el Gasti y seguir trabajando para los Lucchessi'. Obvio que no tenía ni qué pensarlo. Trabajo puedo conseguir en cualquier lado. El viejo Lucchessi no me va a dejar sin trabajo más que seguro, pero 'Gastis' no hay en todos lados. Así que eso era todo...? Ahí mismo, le dije que no necesitaba pensarlo, porque a partir de ese momento me podía considerar su 'ex-empleado', porque primero estaba el bienestar mío y del Gasti y después el bienestar mío solamente. Miré al Gasti, le guiñé un ojo y me dediqué a disfrutar del viaje, ya no como 'empleado' sino como 'invitado' mientras pensaba que en ese viaje y en el futuro realmente iba a volver a disfrutar de la vida teniendo al Gasti al lado, viviendo conmigo y también a los demás diositos que no me dejan solo. La 'isla' como el ave fénix, vuelve a resurgir.

viernes, 19 de octubre de 2012

No todos somos iguales






Dentro de un rato me voy de viaje a una provincia vecina: Entre Ríos. La verdad que no sé por qué o para qué es necesaria mi presencia pero bueno, 'donde manda capitán no manda marinero'. El 'don' Lucchessi me dijo que lo acompañara, así que no tuve opción de elegir y le tuve que decir que si. Pero no vamos solos, va el tipo que hace de chofer-secretario-guardaespaldas y otro que hace de secretario-guardaespaldas. Y yo. Que vengo a hacer de 'ché pibe' (el pibe de los mandados) y cuál es mi función no sé, pero voy.

De todos modos, como no pude elegir, no me quedó otra que decir que sí. Debe ser algo relacionado con algunos negocios o algo por el estilo, porque vamos y volvemos en el día. Pero me gustaría saber 'cuál 'pito' (silbato) voy a tocar' (cual será mi función). Pero no tengo más precisiones, a no ser que el 'don' haya descubierto mi relación con el Gasti, además de la que tengo con la Agus y el Matius, y el viaje sea una buena excusa para mandarme a 'dormir con los peces'... jeeeee...

Así que mientras pase lo que tenga que pasar, les dejo este posteo. Sé que de alguna maneras las palabras identifican al género humano y nos identifican. Y pienso que el sentirme enjuiciado todo el tiempo por la sociedad o por mi entorno más cercano es demasiado. O lo que es peor: acomodarme al capricho de los demás sólo para agradarles o evitar su juicio sobre mi homosexualidad, es un signo de debilidad de la personalidad. Y como dijo Almafuerte: 'las estrellas no quieren brillar... brillan'. 

Así que por eso acá les dejo un breve cuento, que le gusta contar a mi abuelo y que explica el por qué, además, es totalmente absurdo seguirse por el juicio de los otros o sea el juicio exterior. Se llama 'El viejo, el niño y el burro', es una fábula y espero que les guste.



EL VIEJO, EL NIÑO Y EL BURRO.

Resulta que iba un hombre muy viejo sentado en un burro cargado de leña, y a su lado, caminando, un niño pequeño. Bajaban por el camino que llevaba al pueblo, a intercambiar la leña por mercancías que necesitaban.

Pasando los tres por el camino, se encontraron de frente a un grupo de vecinos, a los que luego de saludar y cuando la gente ya estaba pasando, les escuchó comentar indignados:
- ¡Qué barbaridad! ¡No hay vergüenza! ¡ Mire que siendo un hombre adulto, fuerte como se lo ve, permita que el niño camine mientras él va tranquilamente sentado sobre el burro! 

Entonces, el hombre se bajó del burro y lo montó al niño. Poco después, se cruzaron con otras personas, de cuyas voces se escucharon: 
- ¡ Pobre hombre, viejo y caminando! ¡ Y el niño, rebozante de juventud, montado en el burro! 

Entonces, el hombre volvió a montar el burro, sólo que esta vez sin desmontar al niño. Alguien a quien cruzaron en el camino, después de saludarlo, lo escucharon protestar entre dientes: 
- ¡ Qué desgraciados, los dos montados en un burro cargado! ¡Están matando al pobre animal! 

Entonces, el hombre desmontó y también desmontó al niño. Unos pasos más adelante, cuando llegaron al pueblo, oyeron risas y comentarios como éste: 
- ¡ Qué par de tontos! ¡ Teniendo burro y ellos van caminando!


Moraleja: cuando nos convertimos en otros para complacer a los demás no sólo nos traicionamos íntimamente a nosotros mismos, sino que además nunca vamos a complacer a todos...



Les gustó? Espero que sí. Está bueno y tiene mucha razón. Así que yo, como el tipo del burro, le sigo dando pa' delante y que nadie se espante! jeeeeeee... chauuuuuuu...!!!



martes, 16 de octubre de 2012

Ni negro ni blanco




Verdaderamente es una antinomia esto de estar o no en el clóset. O el de estar orgulloso de ser gay o no. Por los comentarios que leí en mi último post, parece una cosa de 'vida o muerte', estar en el clóset o no estar en el clóset. Sentir orgullo de ser gay o no sentirlo. Yo, la verdad, que para esto tengo una postura asumida desde hace varios años. Y aunque algunos digan 'blanco' y otros digan 'negro', creo que mi pensamiento se mantiene coherente con los años y me mantengo en la gama de los grises.

Para definitivamente dejar sentada mi postura, desde siempre entendí que las posturas extremistas son malas. Es tan malo, seguir escondiendo una orientación sexual como darla a conocer a todo el mundo. Y digo esto porque el que esconde una orientación sexual, la homosexualidad por ejemplo, vive llevando una doble vida. Actúa diciendo ser de una manera pero pero piensa y hace de otra. Vive ocultando sus sentimientos y no sé si es feliz. Quizás si, porque puede ser feliz ocultando lo que verdaderamente es. O no?

En el otro extremo, está el que dice a todo el mundo que es gay. Pero no lo dice de valiente. Lo dice porque no es capaz de ocultar sus sentimientos (léase calenturas) hacia otros hombres. Y aunque por 'afuera' se hayan sincerado, creo que por adentro sufren la marginación y la discriminación del mundo que no es gay. Porque, aunque sean amigos 'heteros' los que lo hayan aceptado, sus propios amigos heteros instintivamente están a la defensiva, temiendo que en cualquier momento el amigo gay intente seducirlos.

Esto es lo que yo pienso, veo y experimento. Por eso preferí desde siempre, no caer en los extremismos. Ni blanco ni negro: 'gris'. Por qué gris? Porque hay mucha gente que me rodea, que no debe ni tiene por qué enterarse qué hago con mi pija o con mi culo. Y así como ellos desconocen mí orientación sexual, yo desconozco la de ellos. Porque, qué me importa a mí saber si mi vecino del 7º piso es 'drogadicto', el del 4º es 'golpeador', el del 1º es 'alcohólico' y los del 9º son 'maricas'? Qué ellos hagan sus vidas!

Ellos hacen 'sus' vidas y yo hago la mía. De sus 'anomalías' no sé quénes están enterados ni tampoco me interesa. De mi homosexualidad, solamente están enterados mi círculo íntimo más cercano: mis padres, mis hermanos, algunos amigos íntimos y un par de conocidos. Para el resto del mundo, soy una persona más. Y este es mi evangelio: lo que yo pienso y creo. Mi homosexualidad solamente es conocida por las personas que me rodean y que me pueden ayudar de alguna forma. Aceptándome como soy y ayudándome.

Pero no ayudando al 'gay' sino ayudando a la 'persona', con consejos, sugerencias, apoyo afectivo o lo que se les ocurra. Mis padres, mis hermanos, mis amigos íntimos y algunos conocidos saben que soy gay. Ellos me aceptan y me ayudan. Yo me reconozco gay y me acepto como soy. Dentro de mi círculo social, familiar y amistoso me muevo con total libertad y sin ningún tipo de prejuicios y sin que por eso, yo me sienta ni me hagan sentir 'diferente'. Porque de última, de qué vale que todo el mundo sepa que soy gay, si van a andar señalándome y hablando a mis espaldas, discriminándome siempre, mientras se preguntan entre ellos 'en qué cosas andaré' (qué cosas estaré haciendo)... Voi avete capito?

sábado, 13 de octubre de 2012

Miradas que dicen 2





En la semana, no sé si porque me buscaba, se daba la casualidad o directamente ahora éramos conocidos, lo crucé a Federico casi todos los días y algunas veces hasta dos o tres veces por día. Fue en una ocasión que tuve que 'hacer bancos' (ir a cumplir algunos trámites bancarios) que nos encontramos en los mismos momentos y en los mismos bancos, haciendo 'cola' (esperando turno) para que nos atendieran pero haciendo diferentes trámites, así que tuvimos más oportunidad que saludarnos y sonreírnos a la distancia.

Ayer que volví a hacer bancos, pero solamente tenía que ir a uno solo (por suerte, porque el tiempo que una persona desperdicia esperando turno en los bancos se hace interminable) me volví a encontrar con Federico. Él estaba casi llegando a la ventanilla y le faltaba poco para ser atendido. Yo que recién llegaba, estaba al final de la cola. Pero cuando Federico me vio, me hizo señas, llamándome para ir con él. Así me pude adelantar hasta donde estaba Federico.

Federico, para que los que esperaban turno no se enojaran, dijo en voz alta, que por fin había llegado con los papeles así terminaba con todas las gestiones y nos podíamos ir. Así que Federico hizo lo que tenía que hacer, también pagó algunas cosas que yo llevaba, y nos pudimos ir rápidamente. Yo ya no tenía que volver a trabajar, porque dejo para hacer bancos, un rato antes de que yo me vaya del trabajo. En cambio, Federico tenía que volver a trabajar. Pero teníamos un rato libre y aprovechamos para ir a tomar algo.

Obviamente que le agradecí el gesto y como ya había pasado bastante el mediodía, decidimos 'picar' (comer) algo liviano y no solamente tomar. De esa manera, ganaba yo más tiempo, para hablar con Federico que si nos hubiéramos tomado un simple café. Mientras estábamos esperando, desarrollamos el siguiente diálogo:

Federico: vos 'no me tenés' (no te acordás) no?

Yo: si, de la comida del otro día en la casa de mi hermana...

F: no, no, te digo de otro lado...

Y: ah, no, la verdad que no... me conocías de antes?

F: vos no ibas al colegio Tal?

Y: sí... por?

F: de ahí te conozco... yo estaba en 6º año y vos recién empezabas el polimodal... me acuerdo cuando te peleaste en el baño con uno de mi curso... todos te 'apuntaban' (señalaban) que eras gay, porque te peleaste para defender a un pendejito al que le habíamos sacado 'guita' (dinero), te acordás?

Y: sí me acuerdo, pero que te conste que me peleé en el baño por defender a un amigo de mi hermano que le querían sacar la 'plata' (dinero) que llevaba porque se habían 'cebado' (acostumbrado) los más grandes en sacarles dinero a los pendejitos cuando iban al baño...

F: sí, pero de ahí en más te empezaron a marcar de que eras gay, hasta que te 'hiciste' (tuviste sexo) con Agustina Lucchessi, te acordás?

Puta, claro que me acordaba. Ese día no se si me avisaron o fui al baño de casualidad, cuando me encontré a los de 6º sacándoles la merienda o la 'guita' que tenían los más pendejitos. También los 'jodían' (molestaban) bastante haciéndoles de todo, pero yo nunca me metía porque eran los más grandes y eran muchos. Pero cuando se la agarraron con el Seba, quien ya era mi novio secreto, las cosas cambiaron. Lo defendi y me peleé con uno de los grandotes.

Pero, el boludo del grandote tuvo la culpa. Porque si peleaba me iba a ganar fácilmente, pero se hizo el 'gil' (tonto) y me puso la cara para que me animara a pegarle. Habrá pensado que yo no me iba a animar porque era mas chico? Lo único que sé es que le pegué un puñetazo con el revés de mi mano. El loco se dio cuenta que le tiré el piñón y sacó la cara, pero no fue tan rápido, así que le pegué en la naríz y le hice saltar el 'chocolate' (sangre). Pero le salía tanta sangre, que todos pensaron que le había roto la nariz.

Enseguida llegaron los 'celadores' y mientras el de 6º terminó en la enfermería, yo terminé en la oficina del Capo di Tutti Cappi. Después se empezó a correr la 'bola' (rumor) de que yo era gay y todo eso y me tuve que transar a la Agus, que era un minón infernal a los 15 años, para demostrarles a los 'boludones' que no era gay, aunque la Agus me dio una mano gigante, porque entre nosotros esa vez no pasó nada pero ella le dijo a quien quería escucharla que habíamos cogido.

Y el diálogo con Federico siguió:

Yo: sí, me acuerdo que decían que yo era gay... pero por defender a un amigo uno no es gay, no?

Federico: no, obvio, pero en aquel momento se corrieron tantas bolas... Ahora estás de novio con Agustina Lucchessi, no?

Y me miró esperando una respuesta. Pero no era una mirada común, era una mirada con mensaje. Creo que tenía ganas de tirarse en la pileta, pero tenía miedo que no hubiera agua. Y yo no sabía decirle, si efectivamente era novio de Agustina y espantarlo, perdiendo toda la oportunidad que tenía con él y que realmente deseaba. Decirle que no era novio de la Agus, me ponía demasiado en evidencia que era gay y que le estaba tirando buena onda para hacer algo con él. Así que decidí por el 'ni' (ni no ni sí). 

Le dije que no éramos 'novios-novios'. Que teníamos una relación especial pero no tan seria ni comprometedora para ser considerados novios. Que éramos más que amigos pero hasta ahí. Allí fue cuando Federico me dijo que él estaba en condiciones parecidas a las mías, pero que estaba algo 'confundido' con las actitudes de Carolina (su novia) y volvió a mirarme como la primera vez. Me dijo que no era nada seguro su noviazgo pero que no se animaba a cortar la relación y mientras me miraba, me dijo que le gustaría probar 'otra cosa', pero no me dijo qué y yo como estaba excitado con él, creí que se me estaba 'tirando' (seduciendo). Pero, ninguno de los dos, sabe si las piletas donde queremos tirarnos tienen agua, así que nos quedamos mirando, deseándonos con la mirada, diciéndonos miles de cosas en silencio, pero no moviendo ni un músculo. Entonces decidimos irnos. Pagamos lo que consumimos y nos despedimos hasta otro día. De ahí me fui a la casa del Gasti para sacarme la calentura que tenía y para pensar: cuando era más chico me tiré a un montón de piletas y en todas encontré agua. Ahora que soy más grande y teóricamente más maduro, tengo temores... Temores a qué? A que el mundo sepa que soy puto? O para 'ligar' (tener encuentros sexuales íntimos) hay que salir del closet, asumir que uno es puto y comunicárselo a todo el mundo?

miércoles, 10 de octubre de 2012

Miradas que dicen




El domingo para variar amaneció lloviendo y yo, el único plan que tenía era de ir a comer a casa de Julia. Cuando estuve en Buenos Aires, le compré a Valentina, una muñeca de trapo y aprovechando la 'volada' (oportunidad) también le compré a las nenas de Mariana unas muñecas bastante parecidas para que no hubiera diferencias y para que los padres, no crean que yo hago diferencias entre ellas tampoco. Así que el domingo al mediodía me fui a comer a la casa de Julia y de paso le llevé el regalo a Valentina.
En la casa de Julia, me encontré que no era el único invitado. También habían invitado a una pareja, primos de Diego, algo menores que él y un poco mayores que yo. Ella a lo mejor no, pero él, tendría más o menos 24 o 25 años. La chica no me acuerdo como se llama, creo que Carolina o algo así, pero él, se llama Federico y tiene toda la 'facha' (atractivo) del mundo. Claro que no es un 'diosito' porque este es más grande, pero igual, tiene algo que me gusta. Será que tiene pinta de nene travieso?
Pero Federico es 'hetero', es muy lindo y simpático. Y aunque tiene muchas cualidades más que seguramente no descubrí, es el primer 'diosito' mayor que yo que me resulta por demás de atractivo y con el cual me gustaría hacer algo. Claro que no es el único. El dentista amigo de mi viejo, fue el primer treintañero que realmente me excitó mucho pero que no pasó nada. El otro, fue el Juanma, un poco más grande que yo, que no solamente me excitó mucho, sino que me hizo suyo todas las veces que quiso.
En un momento de la sobremesa, que quedamos solos, porque Carolina y Julia se habían ido a la cocina a limpiar y acomodar las cosas y Diego había llevado a la nena al dormitorio para hacerla dormir, nos quedamos solos, Federico y yo. En ese momento, habíamos pasado a la sala y estábamos sentados enfrentados en sendos sofás, hablando de mil cosas a la vez pero de ninguna en especial y fue en ese momento que a mí me pareció que Federico estaba demasiado 'receptivo' a lo que yo le contaba.
Trabajamos bastante cercanamente uno del otro y tenemos gustos parecidos en muchas cosas. También muchas cosas nos disgustan. Por un momento me sentí unido a él como si lo conociera desde hace muchísimo tiempo. Y quizás por esa razón, me desguarnecí un poco, me parece que mostré algunas 'plumas' sin que por eso me sintiera vulnerable. Federico acusó el golpe, se ruborizó, se puso de pie y se vino a sentar a mi lado. En un momento mágico nos quedamos mirando en silencio.
Cuando Federico estaba por comenzar a hablarme, irrumpieron en escena, Julia y Carolina, destruyendo ese momento casi mágico e inexplicable. Federico se levantó como impelido por un resorte y fue a abrazar a su novia. Yo me quedé sentado donde estaba. Casi al toque apareció Diego, diciéndonos que Valentina se había quedado dormida, así que podíamos tomar el café en paz. En paz? Mi corazón latía alocadamente y todo mi ser hubiera deseado unos segundos más de ese 'face to face' con Federico a solas. Pero no pudo ser. No sé qué hubiera pasado. Quizás mucho, quizás poco, quizás nada. Quizás mi imaginación, mi excitación o mi deseo me habían jugado una mala pasada. Pero el poco rato más que estuve con ellos, cada vez que mi mirada se cruzaba con la de Federico, parecía que teníamos muchas cosas para decirnos y para hacernos...


domingo, 7 de octubre de 2012

Cada loco con su tema




Segundo feriado de un fin de semana 'largo' y segundo día que llueve y que nos arruinó, los planes que teníamos. Planes que no eran muy buenos pero eran planes y la pensábamos pasar bien, pero los anuncios del servicio meteorológico y el mismo tiempo se encargaron de 'descalabrar' (destruir) todo y dejarnos acá, 'anclados' en mi casa y sin poder salir a ningún lado ni siquiera medianamente interesante. El feriado de mañana es por el corrimiento del 12 de octubre, 'Día del descubrimiento de América'.

Con la diferencia que ahora no se celebra más el 'descubrimiento de América' sino que ahora se 'celebre' nada más ni nada menos que el 'Día de la Diversidad Cultural'. Se mancilla la figura de Colón y los conquistadores y se enaltece la de los aborígenes. Pero eso solamente, pasa en los 'papeles' (léase actos oficiales o similares) porque el pobre indígena argentino sigue tan o más olvidado que en el siglo XVI. Por eso me da gracia que mucha gente luche por los derechos de los gays y no por el de las personas.

Ni me quiero imaginar la vida que puede pasar, un aborigen argentino que sea gay...!!! Directamente, mejor que se suicide...!!! Porque la sociedad entera lo margina y lo discrimina no solamente por ser aborigen sino también por ser gay... Y para mal de males, es tan feo el aborigen nativo argentino...!!! Aunque en realidad, sino se mestizan con otras razas, el varón aborígen latinoamericano en general, es bastante feo, por no decir, directamente feo. Pero, la belleza/fealdad es algo tan relativo y subjetivo...!!!

Pero bueno, dejo de hablar de los indígenas argentinos y hablo de mí y de mis cosas. En estos días habíamos pensado ir a la casa de campo de mi viejo, aprovechando que el Gasti y el Matius acercaron posiciones y la vieja del Nico había mandado al Nico al pueblo con los abuelos porque trabajaba el fin de semana largo. Felipe 'boya' (flota) al lado mío pero sigue deshojando la margarita del 'me dejo o no me dejo', pero yo no lo apuro y le doy el tiempo que necesita. Yo sé que es gay y punto.

Así que ayer me levanté re tarde, almorcé sandwiches con gaseosa y como el día estaba feo y lluvioso, me volví al dormitorio y me acosté de nuevo. En esos momentos, llegó Felipe. Vino solo a 'nadar' (a hacer nada). La tarde estaba buenísima para tener sexo pero como Felipe no quiere, nos sentamos en el sofá de la sala a mirar televisión y como me estaba cagando de frío me puse un buzo de algodón. Después nos pusimos a fumar el primer porrito de la tarde mientras boludeábamos y nos cagábamos de risa.

Después y como yo me estaba aburriendo soberanamente y Felipe tambíén, le dije sino quería que fuéramos a la cama. Esa fue la llave para que Felipe me preguntara sin que yo le dijera nada, que tenía ganas de hacerme una paja. Yo lo miré y la verdad que le dije 'ni' (ni no ni si) pero con el pensamiento porque de la boca, me salieron palabras como estaría 'copado' (genial) y si quería que lo hiciéramos ahí mismo o fuéramos a la cama. Pero el pendex, tiene miedo de acercarse conmigo a la cama cuando vamos a tener algo de sexo y me dijo que me iba a pajear ahí mismo.

La verdad que ese tipo de 'pajeo' (masturbación) muchas veces no la hice pero no está nada mal: yo sentado en el sofá, con las piernas abiertas, sin pantalón ni slip, y Felipe, arrodillado entre mis piernas, masturbándome. En realidad, empezamos a transarnos, pero a Felipe mucho no le 'van' (gustan) los besos en la boca y menos los de lengua. Por ahí, se banca algunos 'piquitos' (besos en los labios) pero no más que eso. Tampoco le gusta mucho que lo 'franeleen' (acaricien) así que casi casi, pasamos directamente al pete...

Obvio que la 'paja' no me la hizo solamente con las manos... Con el pendex arrodillado entre mis piernas, lo dejé hacer lo que quiso: primero empezó a pajearme con la mano, después con la boca y después como para acelerar un poco todo el proceso, me 'pajeó' con la boca y con la mano al mismo tiempo hasta que 'acabé' (eyaculé). Y acá sí que hay una cosa rara. A Felipe no le gusta que lo 'franeleen' ni tampoco los besos de 'lengua' pero tampoco se toma/traga la leche. Ni deja que la leche le entre en la boca y la poca que le entra, la escupe toda como si nada, cuando hay pibitos que se la tragan y después se la pasan haciendo 'arcadas', tosiendo, escupiendo o haciendo mil malabares para no tragarse todo el semen. Incluso, el más 'trolito' de todos que es el Juani, hace lo imposible para no tragarse toda la 'acabada' (semen). Por qué será...??? Después de eso, si me aceptó un fantástico 'beso de lengua' que le 'pegué' (di) y la franela que le hice. También me dejó que lo pajeara yo a él, pero no quiso que lo 'peteara' (felacionara)... Locuras que uno tiene, no...???




jueves, 4 de octubre de 2012

Week end porteño




Todo el fin de semana estuve pensando que me tendría que venir para la 'Capital' (ciudad de Buenos Aires) a pasarme un fin de semana largo porque la verdad, que no lo aproveché como me hubiera gustado. Claro que dos días es muy poco tiempo. Más que no fueron dos días completos, porque entre el tiempo que perdimos en el viaje, en boludear en el hotel, en comidas, en ir y estar en la 'cancha' (estadio) y las idas y venidas de un lugar a otro, debemos haber disfrutado de no sé, pero no más de 15 horas netas.

Lo planeado se llevó casi a la perfección en todo. Hicimos lo que teníamos que hacer, hicimos otras cosas también, pero nos quedaron un montón de cosas que pensabamos hacer y por 'H' o por 'B' no lo pudimos hacer. Además, el motivo del viaje era ver el debut futbolístico del Mati en un equipo de fútbol de la primera división y a eso le dedicamos más tiempo. Porque mientras la Agus, se fue con unas chicas amigas a comprar cosas por los shopping de la capital, nosotros no tuvimos otra que ir al estadio.

La experiencia del estadio se merecería varios posteos porque no es lo mismo ir a la cancha en Rosario, donde somos locales, que ir a la cancha de Buenos Aires y vivirla de 'visitantes'. Tuvimos miles de problemas, desde ir del hotel al estadio, extraviarnos por tomar un colectivo equivocado, comprar las entradas a un revendedor y pagarlas de más hasta pelearnos de palabra con unos negros que nos 'bardearon' (agredieron del palabra) porque al toque se dieron cuenta que éramos rosarinos.

Y bueno, qué le vamos a hacer sino hablamos como los 'porteños'...!!! El 'cantito' (tonada) propio del rosarino es mucho más dulce y además tenemos la manía de no pronunciar la 's' de las palabras en plural. Así cualquiera se da cuenta que somos rosarinos. A todo eso, hay que agregarle que somos más 'facheros' (atractivos) y tenemos otra forma de ver y  la diferencia es notoria, aunque apenas nos separen 300 km de distancia. Igualmente, la pasamos excelentemente bien. 

El Gasti se la pasó los 120 minutos que estuvimos en el estadio, mirando 'negros' (jovencitos de dudosa reputación) que le atraían sexualmente, pero el Matius y yo, miramos el partido y más todavía, observamos al Mati. Se notaba que debutaba porque estaba re nervioso y se mandó unas cuántas 'cagadas' (errores) al principio pero después fue tomando confianza y aunque no brilló, jugó más que bien. Tampoco hizo ningún gol pero sí realizó varias 'asistencias', todas muy buenas. 

Cuando terminó el partido, nos fuimos para el hotel, ahí comimos algo y mientras el Gasti y el Matius se fueron a la habitación a dar piedra libre a sus sentimientos, yo aproveché y a falta de pareja, salí a recorrer los alrededores, a mirar la 'fauna' porteña. Con el Mati hablé por celular antes del partido (estaba concentrado), pero no me pude comunicar después del partido (estaria de joda). Y aunque hubiera ido solo, no creo que tampoco hubiera podido hacer algo con él por más ganas que yo tenía. Así que eso quedó como asignatura pendiente. A lo mejor, en alguno de los viajes a su casa, haga alguna 'parada' en Rosario y podamos hacer algo. Lo del Gasti con el Matius está solucionado, así que por ese lado, le tengo que sacar una raya al tigre. La Agus no quiso coger, según ella porque no se sentía bien. Así que solamente me pajeó y después me peteó. Igual, lo disfruté como si me hubiera peteado cualquiera de los pibitos. Y no hubo mucho tiempo para más que para observar, pensar y sacar algunas conclusiones, que por ahora, no vienen al caso... jeeeeee...chauuuuuu...!!!

lunes, 1 de octubre de 2012

Rosario, ciudad gay friendly...???




Esto es para que vean, mis lectores cómo vivimos los gays aquí en Rosario, de las puertas para afuera. Yo a veces, veo y leo cosas que pasan en otros países y me doy cuenta, que somos muy 'friendly', tenemos una legislación de 'avanzada' y todo eso pero acá seguimos viviendo en otro siglo. Acá definitivamente, la sociedad no 'tolera' al gay y convive con nosotros siempre y cuando no exterioricemos nuestra orientación sexual.

Porque en cuanto el gay exterioriza su condición personal (amaneramiento, afeminamiento, travestismo, etc.) o de pareja (caminar de la mano, abrazarse, besarse, etc.) el gay es discriminado y marginado absolutamente. Pero se los margina y se los condena para vivir en un 'gheto' y se los acepta cuando solamente actúan como 'normales'. En una palabra, tenemos que vivir como 'heteros' durante el día y durante 'gays' de noche y/o en lugares especiales.

A continuación transcribo un hecho que pasó acá hace una semana, cuando un grupo de gays estaban festejando el cumpleaños de uno de ellos, en un bar céntrico de mi ciudad. Durante gran parte de la noche, percibieron que los 'patovicas' (empleados de seguridad) del 'boliche' (bar) los rodeaban. Alrededor de las 3 de la madrugada del domingo, Ariel abrazaba a su novio cuando uno de los guardias, de aproximadamente 1.80 m de altura, pelo corto negro con una mancha blanca y no muy amable, lo tomó del brazo y le dijo que necesitaba hablar con él en privado. “Seguime, no te va a pasar nada”, le prometió, y lo llevó hacia unas escaleras que se usan como salida de emergencia. Su pareja y sus amigos quisieron seguirlos, pero otro guardia se lo impidió.
—Mirá, con nosotros está todo bien, de hecho hicimos cursos de derechos humanos para sensibilizarnos respecto a ustedes. Pero hay gente que se estuvo quejando —le dijo a Ariel el patovica.
Esa primera frase marcaba los términos de la conversación. “La gente” por un lado, “ustedes” por el otro.
—¿De qué se estuvieron quejando? —preguntó Ariel.
—De ustedes.
—¿De qué exactamente?
—De que se están besando. Este no es un lugar de ustedes y hay gente que no está preparada para ustedes —le explicó a Ariel el señor que hizo cursos para sensibilizarse respecto a ustedes. No estaba muy sensible, o las sensaciones no le llegaban al cerebro.
—Ese es un problema del que no esté “preparado” —respondió Ariel, enojado—. Es ilógico que en este país me pueda casar y no pueda darle un beso a mi novio en público. No puedo creer que me estés planteando esto. Yo no estaba haciendo nada malo, solo besar a mi novio como cualquier otra pareja.
—Sí, pero, te repito: tenemos que cuidar a nuestro público.
A Ariel le quedó claro que “nuestro público” era “la gente” y no “ustedes”.
—Yo voy a seguir besando y bailando con mi novio y si querés echarme, hacelo, pero atenete a que es un hecho de discriminación, hay una ordenanza municipal al respecto y yo voy a hacer la denuncia —respondió.
Ariel comenzó a bajar las escaleras y su novio y sus amigos le preguntaron qué pasaba. Les empezó a contar y los patovicas ayudaron con algunas de las siguientes frases:
“Mi padrino es gay, yo los re quiero a ustedes”. “Nosotros tuvimos buena predisposición: yo los dejé entrar”. “Se lo estamos pidiendo como 'gauchada' (favor) para cuidar a nuestro público”. “Es algo lógico lo que les estamos pidiendo. No queremos que se sientan mal”. 
Los patovicas les ofrecieron, “como gauchada”, que si querían besarse lo hicieran en la escalera vacía y oscura que estaba al final de un pasillo. No les aclararon si en la escalera había algún armario donde pudieran meterse.
Uno de los chicos les preguntó a los patovicas si las parejas heterosexuales también tenían que ir a besarse a la escalera oscura o podían hacerlo en la pista.
—No, no es lo mismo, ustedes entiendan.
Lo cual, en castellano, significa: ustedes no son lo mismo que ellos y nosotros.
Otro preguntó quiénes se habían quejado y el mismo que al principio había dicho que tenía un padrino gay respondió:
—Yo me quejé. A mí me molesta.
No había más nada que hablar. Se quedaron por unos veinte minutos en el lugar, mientras intentaban llamar a la Guardia Urbana Municipal al 0800-444-0909, para hacer la denuncia. Un hombre que se identificó como uno de los dueños del lugar le pidió al cumpleañero —que también es gay— que “controlara” a sus invitados y, después, se acercó a ellos y les dijo que, si aceptaban no besarse más, “podemos ofrecerles algunos tragos gratis”.
El dueño del pub remató su oferta con el famoso “yo tengo un amigo judío”.
En realidad, dijo “un amigo gay”, pero qué diferencia hay.
Como no conseguían comunicarse con la GUM, los chicos se retiraron y siguieron llamando desde afuera. A las 3:57, por fin, fueron atendidos y pidieron que la Guardia concurriera al lugar para labrar el acta por violación a la ordenanza antidiscriminatoria, pero les respondieron que no podían mandar un móvil porque estaban todos ocupados y, en resumen, no podían hacer nada. 

Insistieron y la respuesta fue: ya te respondí. ”Cuando empezó la discusión, les recité a los patovicas la ordenanza municipal 7946 y les dije que el boliche podía ser clausurado por lo que estaban haciendo y que yo iba a llamar a la GUM. Me respondieron que hiciera lo que quisiera”, recuerda Guillermo, uno de los amigos de Ariel. 
—Lo que pasó me hizo pensar —continúa Guillermo—. Éramos un grupo grande, y muchos de nosotros, militantes y conscientes de nuestros derechos. ¿Qué pasa con un pibe gay, una 'torta' (lesbiana), o una persona 'trans' que sufre este tipo de discriminación y no tiene las herramientas para afrontarlo, si ni siquiera el estado municipal atiende las denuncias? Sólo hace falta chequear los casos registrados por la GUM y las clausuras efectivas que hicieron por discriminación: ninguna.
La ordenanza municipal 7946 dice que “en la ciudad de Rosario se reconoce y garantiza el derecho a ser diferente, no admitiéndose discriminaciones que tiendan a la segregación por razones o con pretexto de raza, etnia, género, orientación sexual, identidad de género, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social, económica o cualquier circunstancia que implique distinción, exclusión, restricción o menoscabo”. 

Para hacer efectivas esas promesas, la ordenanza establece que “aquellos espectáculos o lugares abiertos al público (…) en los cuales se cometan actos discriminatorios en forma explícita o a través de un ejercicio arbitrario del derecho de admisión serán sancionados de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 604.8 del Código Municipal de Faltas en vigencia”

De acuerdo al artículo citado del Código Municipal de Faltas, que la propia ordenanza modifica para asegurar la protección de las personas LGBT, las sanciones que le hubiesen correspondido al Robinson Pub por lo sucedido el sábado serían: “a) clausura del local de 7 a 30 días, la primera vez que incurra en la falta; b) de 30 a 180 días en caso de reincidencia”.
Pero no pasó nada. Ni tampoco va a pasar. Rosario, ciudad gay friendly...???