miércoles, 27 de febrero de 2013

Sabiduría




Este fin de semana que pasó, fuimos a la casa de fin de semana de los Lucchessi a celebrar el cumpleaños del Matius. Había mucha gente y nosotros fuimos todos. La verdad que mirándonos fija y seriamente, no damos la sensación de estar ocultando algo (nuestra homosexualidad). Somos un grupo 'dicharachero' (tumultuoso), exteriorizante y afectuoso. Pero, sin diferenciarnos ni hacer diferencias, por lo que alguien podría pensar en otra cosa: parecemos 'heteros' y eso es lo que dejamos traslucir.

Obviamente, para hacer esto, nadie obligó a nadie y sino fuera por el Juani, que de tanto en tanto se 'amaricona' (mariconea) nadie podría decir que somos gays. Sin embargo, el día de la fiesta, tuve que sufrir los 'embates' (cuestionamientos) de la madre del Gasti. En la sobremesa y cuando se habían formado diferentes subgrupos, mi suegra me llamó aparte porque quería hablar conmigo y aunque no tocó el tema abiertamente, sí me planteó algunas 'cuestiones' que ya había hablado con ella, el Gasti en su momento.

Aparentemente, la madre sospecha algo de la orientación sexual del Gasti, pero eso fue solamente porque él se lo dijo (lo posteé con el título Un futuro no tan lejano). Y bueno, estuvimos conversando sobre 'eso'. Obviamente que la madre del Gasti nunca habló de la homosexualidad de su hijo pero me hizo una serie de preguntas que apuntaban a eso. Claro que yo me hice el desentendido y me escapé por la tangente, porque cualquier cosa que dijera podría ser usada en mi contra... jeeeeee...

Por supuesto que la tranquilicé asegurándole que el Gasti es un chico genial, que está más seguro de sí mismo y que, cuando tenga 'novia' seguramente se va a sentir diferente y se le van a solucionar todos los problemas que cree tener ahora. Claro que el tema es 'espinoso' y no me gusta tratarlo ni directa ni abiertamente. Soy como soy y soy lo que soy, pero no me veo en la necesidad de andar aclarándole a todo el mundo que soy gay. Y así como no me gusta que violen mi privacidad, tampoco quiero violar yo, la privacidad de otro o de otros. Así que cada uno haga lo que piensa que tiene que hacer. Yo por mi parte, estoy como los tres monos sabios: no veo, no escucho, no hablo... jeeeeeee...

miércoles, 20 de febrero de 2013

Changarín




La verdad que ya estoy mejor de todo. De mi problema del estómago, debe haber sido un virus nomás, porque como apareció se fue. Claro que estuve haciendo un régimen de comidas durante casi una semana. Y a pesar de todos los años que tiene la medicina, la dieta que tuve que seguir fue estricta y casi igual a las que me daba la madre del Sebi, cuando yo era más chico: todo hervido, mucho arroz (puaj) apenas mojadito con aceite y queso, algo de pasta, pollo, queso cremoso y dos o tres porquerías más... En fin...

Lo de mi presión baja debe seguir como siempre pero ya no tengo el malestar que sentía y que me provocaban los desvanecimientos. Ahora me quedó una molestia que siento en algunos momentos, pero en general estoy un 90% mejor, aunque el Gasti sigue atendiéndome y antendiendo mis 'necesidades'. El resto de los pibes, de tanto en tanto, se dan una vuelta, solos o en pareja, pero yo solamente ahora, estoy correspondiéndole al Gasti, por los gestos y los esfuerzos que hace para que yo me sienta mejor.

Este lunes comencé a trabajar con mi viejo en el sanatorio. Claro que no es un trabajo-trabajo sino simplemente, una 'changa' (trabajo temporal), así que estoy de 'changarín'. Tengo que limpiar la sala de 'archivos' del sanatorio que está dirigiendo. La verdad que no es un trabajo pesado, simplemente tengo que separar viejos archivos (en realidad son carpetas) de los más nuevos y reacomodarlos en un nuevo lugar. Es un trabajo 'piola' (lindo) de 6 horas, estoy trabajando solo, nadie me molesta y yo soy mi propio jefe.

Y hoy, como acá es feriado nacional por única vez, porque se celebra una batalla contra los españoles y yo tenia que trabajar igual, me lo llevé al Gasti. Y en la sala de archivos, aprovechando que estábamos solos y nadie nos iba a molestar, empezamos a transar, primero livianamente y después como nos calentamos demasiado, nos pusimos en 'bolas' (desnudamos) y tuvimos sexo a pleno, igual que si estuviéramos en casa, pero hacerlo en ese lugar prohibido le dio al sexo un gustito diferente. Además el Gasti hizo de pasivo y realmente estaba predispuesto a hacerme gozar como él solo sabe hacerlo, así que después de mi primer 'polvo' (eyaculación), durante el segundo polvo, que ya fue menos instintivo, es decir, más racional, me dediqué a hacerle el amor. En ese momento, solamente pensaba hacerlo disfrutar al Gasti, así que lo disfruté y gocé como nunca. Y como nunca antes, nos quedamos con ganas de una tercera vez que la dejamos para la noche, porque si seguíamos así, el culito del Gasti iba a terminar siendo una flor... jeeeeeee...

miércoles, 13 de febrero de 2013

Enlechado




Bué, ya estoy mejor de mis problemitas de 'presión baja' (hipotensión). Todavía no totalmente recuperado, pero sí siento una mejoría de casi un 80%. La verdad que todos los síntomas que percibía, no desaparecieron por completo pero casi. Pero igual estoy 'enlechado' (con mala suerte) porque no termino de salir de una (los desvanecimientos) que me meto en otra, porque sigo 'malito' esta vez del estómago, malestar que hace mucho que no sentía.

El domingo, 10 de febrero, se cumplió un nuevo aniversario del fallecimiento de mi hermano más grande. Como yo todavía andaba muy 'flojito' (desganado) y con algunos mareos, no me quise arriesgar teniendo que conducir hasta el pueblo, así que decidí quedarme en casa y faltar por primera vez a la cita de visitar la tumba del Guille. Y como yo no me sentía bien (y así se lo dije a quien quisiera escucharme) me quedé en casa y vinieron algunos de los pibes a acompañarme.

Almorzamos spaghettis con salsa de tomate y salchichas que preparó el Gasti y que estaba muy bueno. Así que comimos todo con muchas ganas. Previamente, habíamos comido pizza fría que había quedado de la noche anterior y sandwichitos de queso con salame, aceitunas y papas fritas de copetín. Y de beber, tomamos cerveza bien helada porque la verdad que hacía un calor para reventar. Al final, tomamos helado. En una palabra, no comimos nada raro, pero mi estómago no pensó igual.

Cuando fuimos a dormir la siesta, ya me sentía mal. El estómago me hacía 'ruidos' y tenía deseos de vomitar. En plena transa con el Gasti, ya me sentía horrible. Tuvimos una transa light, porque no me sentía nada bien. Terminé vomitando todo en el baño, terriblemente mareado y pálido como el papel. El Gasti me dijo de llamar a alguna emergencia médica pero yo me sentía tan mal que ni eso quise. Me acosté y traté de dormirme, pero una segunda oleada vomitiva interrumpió mi sueño.

En síntesis, terminé vomitando durante toda la tarde. El Gasti se sentía re mal porque él había preparado la comida. Pero el resto no tenía ni tuvo ningún malestar, así que descartamos que la comida haya sido la responsable de mi malestar. A la nochecita, cuando empecé con diarrea, no tuve más remedio que aceptar la sugerencia del Gasti y llamar a un médico de emergencia, quien me diagnosticó que posiblemente fuera un 'virus'. Me colocó una inyección y me dijo que hiciera dieta por una semana y que tomara agua para no deshidratarme. Al final, creo que estoy 'enlechado' porque de los 8 que éramos, el virus me agarró a mí. Así que ahora estoy en esa: recibiendo la atención personalizada del Gasti, que me está haciendo sentir mucho mejor y me 'atiende' en todas mis 'necesidades' (ustedes entenderán)... jeeeee...

miércoles, 6 de febrero de 2013

Malito




No me acuerdo bien si esta expresión de estar 'malito' es española o mexicana... Lo único que me acuerdo que la leí hace mucho tiempo y se me quedó grabada en la memoria. Acá decimos directamente, que 'estamos enfermos' y punto. Todos estos días que pasaron sin que haya posteado nada, fue justamente por eso: desde que volví del campamento no me estoy sintiendo bien. Al principio fue un malestar 'pasajero' (momentáneo) y así lo creí yo. 

El problema que tenía es que me sentía muy 'flojito' (desganado), como si mi cuerpo no tuviera huesos y caminara permanentemente sobre un mullido colchón. El sol iluminaba tanto que parecía que me daba en los ojos y ese resplandor no me dejaba ver bien. Esto me pasó en diferentes momentos del día, estando solo o acompañado, durante la mañana o la tarde. Convengamos que el calor de acá también fue suficiente como para acobardarme un poco, como me acobardó.

Pero con el paso de los días, el malestar se fue acentuando: algo en mi cabeza no funcionaba como debía funcionar. Comencé a percibir una sensación extraña que no puedo describir en palabras como tampoco se lo pude describir al médico que consulté. El tipo (el médico, se entiende, no...???) después de revisarme de pies a cabeza, me auscultó, me tomó la presión arterial que estaba muy baja y después, me prescribió análisis de sangre y de orina completos, además de un electrocardiograma. 

Cuando tuve los resultados, se los llevé al médico. Ese día no estaba bien, estaba demasiado 'flojito' y tenía la sensación de estar mareado o por marearme. Cuando el médico me atendió, me dijo que los análisis, mejor no podían estar: estaba todo bien. No había anormalidades de ninguna clase, todo era normal o estaba en los parámetros normales, pero cuando me tomó nuevamente la presión arterial, ésta estaba demasiado baja, pero no me recetó nada: solamente me dijo que comiera cosas saladas y me hidratara bien.

La verdad que salí bastante 'caliente' (enojado) con el médico, porque no le dio 'bola' (importancia) a mi malestar. Así que de ahí directamente fui a hablar con mi vieja, quien me hizo atender por otro médico clínico, que revisó mis análisis y me volvió a tomar la presión arterial, con idéntico resultado: mi presión era demasiada baja y sus recomendaciones coincidían con el médico que me había atendido antes. Después de esto, me fui a mi casa, bastante 'calentito' porque los médicos no le daban importancia a mis síntomas.

Apenas un día después, la cosa se complicó, cuando estando yo en casa solo, fui a la cocina y de repente me encontré tirado en el suelo, confundido y sin saber que me había pasado. Cuando pude aclarar mi mente y levantarme, me di cuenta que me había desvanecido. Y allí empezó otra historia, porque tuve varios desvanecimientos más, estando solo o acompañado por el Gasti. El más grave fue el segundo desvanecimiento, porque me desmayé en el baño y con la cara le pegué al lavabo, haciéndome un corte en el arco 'superciliar' (arriba de la ceja) que tuve que terminar en la guardia de un hospital cercano para que me suturaran la herida. Así que en estos días nada de nada. Solamente bebo 'Gatorade' (jugo con minerales) para hidratarme y como cosas re saladas, pero mi presión arterial sigue baja. Y como dice mi vieja que estoy más 'tirado que una lechuga' decidí no postear más nada, sentarme en el sofá que tenemos en casa y ver como la vida pasa. La verdad que me siento horrible y sin ganas de nada (léase comer, coger, salir, etc.). Solamente espero que esto que tengo no dure mucho, ya que hay un refrán que dice que 'no hay mal que dure 100 años' pero se completa con otro que también dice 'ni cuerpo que lo soporte'... jeeeeeeee...