jueves, 20 de junio de 2013

Lepra.




La verdad que sino hubiera sido por el frío que me estaba 'chupando' (teniendo) no me hubiera levantado tan temprano (a las 10)... jeeeeee... Resultó que el termostato que regula la calefacción de mi dormitorio no sé por qué cuernos se detuvo, y el calor de mi dormitorio se disipó rápidamente lo que hizo que me despertara. Para colmo estaba durmiento con el Tomi que era un congelador porque anoche, estuvimos de festejos, porque la 'lepra' (Newell's Old Boys) salió campeón del fútbol argentino.

Y éramos los únicos porque después que estuvimos festejando el campeonato de la 'lepra' hasta casi la madrugada, por el monumeto a la bandera primero y por el parque después, nos volvimos a casa, 're cagados' (con muchísimo) de frío porque la temperatura acá había bajado hasta casi hasta 0º y aunque estuvimos saltando, gritando y cantando casi todo el día, cuando nos quedábamos quietos, el frío nos atravesaba los huesos. Así que en un momento, decidimos volvernos a casa y darnos calor mutuamente... jeeeeeee...

El Pollo y el Pollito como todavía son más o menos chiquitos y los padres no nos conocen todavía, no los dejaron dormir en casa, asi que se volvieron a sus casas. El Gasti se acostó en el dormitorio VIP, que la verdad, perdió toda su exclusividad y lujo, para transformarse en una auténtica habitación jesuita, pero bueno, supongo que en algún momento, todo esto cambiará cuando el Gasti tome una decisión de lo que va a hacer en su vida, mientras tanto, le 'bancamos' (toleramos) sus locuras.

Así que no me quedó otra que llamar al 'portero' (encargado de mantenimiento) del edificio donde vivimos, para que venga a arreglar el termostato del calefactor y mientras tanto me puse a escribir este post. Dentro de un rato voy a pedir algo para comer y cuando ya esté arreglada la calefacción, vamos a almorzar con el Tomi y nos volveremos a la cama, a recuperar las horas de sueño perdidas y a sacarnos la 'calentura' (excitación) que nos tenemos el uno por el otro, porque el Tomi, si bien ahora soy 'novio' del Pollo, no le importa tener sexo conmigo y el Pollo me aseguró en su momento que tampoco me iba a hacer problemas sobre mi 'poliamoría'... jeeeee... así que 'a río revuelto'... Pero empecé a hablar de un tema y terminé hablando de otra y lo más importante es gritar a los cuatro vientos y para que se entere todo el mundo: 'VAMOS LA LEPRA, CARAJO...!!! SOMOS CAMPEONES DEL FUTBOL ARGENTINO DE NUEVO...!!!' jaaaaaaa... chauuuuuu...

lunes, 10 de junio de 2013

Iniciación.




La verdad que hay muchas cosas que cambian y aunque la mayoría cambia para mal, quedan algunas cosas positivas. Una de ellas, es la relación, podríamos decir de 'noviazgo' que mantengo con el Pollo. Desde el principio le expliqué al Pollo mi manera de ser y mi 'poliamoría', cosa que no tuvo problemas de aceptar y que incluso, aceptó que todos nosotros somos amigos 'con derecho', es decir, que si tenemos ganas y el otro lo acepta, podemos tener sexo entre nosotros, sin que eso genere un compromiso de nadie con ninguno..

Incluso, el Pollo sabía que el Pollito me tenía totalmente 'caliente' (excitado) y quería que lo 'iniciara'. Obviamente, que yo quería 'iniciarlo' de cualquier manera, pero el Pollo quería que fuéramos 'pareja´como condición de hablarle al Pollito para que se encamara conmigo. Ahí fue cuando le tuve que explicar al Pollo sobre mi 'poliamoria', porque la verdad, que no oculté esta actitud a ninguna de mis parejas, todas aceptaron la situación, pero a la larga, eso nos trajo problemas y terminamos separándonos.

Así que esta vez, una vez más, le fui sincero al Pollo y le dije que pasaría conmigo si encontraba a algún pibito que realmente me calentara, como lo estaba haciendo el Pollito. El Pollo me dijo (como los otros) que no habría problemas, pero yo sabía positivamente, que más tarde o más temprano, el Pollo se iba a arrepentir del arreglo y terminaría todo como terminé con los otros. Igualmente, y como el Pollo me aseguró que no iba a pasar nada, yo le di para adelante.

Y todo pasó el fin de semana, posterior a mi cumpleaños. En mi fiesta de cumpleaños, que no fue nada del otro mundo, transé con el Pollito, pero también el Pollo lo habló o lo convenció para que se cumplieran sus planes, de que yo lo iniciara. Después, como estábamos más que cómodos, decidimos quedarnos en casa. Ahí transamos, franeleamos y algunos se perdieron en lugares inequívocos, seguramente a 'petearse' (felacionarse), 'pajearse' (masturbarse) o 'cogerse' (follar).

Yo aproveché el momento y me lo llevé al Pollito a mi dormitorio. El pendex estaba re nervioso y me hizo poner nervioso a mí, porque lo que yo queria, era disfrutarlo y que lo disfrutara y no que lo hiciera con temor, miedo o dolor. Así que estuve un rato largo hablándolo, estuvimos un montón de tiempo para desnudarnos y un tiempo más para meternos en la cama y seguir hablándole, especialmente, asegurándole que no pensaba violarlo y que él mismo, me dijera hasta donde queria llegar y hasta donde no.

Al final, después de tanto tiempo de charla, empecé a 'transarlo' (acariciarlo, besarlo y todo eso) y ahí medio que se calmó un poco. Después me dediqué a lamerlo. Realmente poder gozar del cuerpo de ese muchachito me llevó a la gloria. A la dilatación de su agujerito fue a lo que le dediqué más tiempo, porque entre ser la primera vez y estar tan ansioso como el Pollito estaba, tenia el aguerito tan cerrado que era imposible siquiera meterle la punta de mi dedo. 

Después se fue calmando y con la calma vino la relajación y con la relajación todo lo demás que ustedes ya se imaginarán. Nos peteamos mutuamente y llegado el momento de la penetración, cuando ya lo ví, relajado y con el agujerito dilatado de tanta lengua que le pasé, me dediqué a contarle lo que yo le iba a hacer, para que se atuviera a lo que vendría y no fuera todo sorpresa. Así el Pollito se dejó guiar e hizo casi todo lo que le pedí que hiciera. Yo gocé a 'mares' (mucho) y creo que el Pollito también. 

Usé varias poses pero con la que más gozamos fue la de colocarle sus piernitas sobre mis hombros, hicieron realmente, que los dos fuéramos uno, cuando me arrojaba sobre él para besarlo. Me lo hice lentamente, para concientizar cada momento y hacerlo concientizar al Pollito. Finalmente, cuando 'acabé' (eyaculé) le eché los hectolitros de leche que le echo a cualquier pibito por primera vez o que me calienta demasiado y simultáneamente yo lo pajeaba. Así casi acabamos al mismo tiempo y después nos quedamos, abrazados, mirándonos de lado y aunque todavía chorreaba leche, el Pollito me abrazó muy fuerte y me dijo que lo había hecho muy feliz y que quería repetirlo pero no inmediatamente porque le dolia mucho el culito. Yo le dije que si, que volveríamos a hacerlo cuando él quisiera pero que no se sintiera obligado a hacerlo solamente conmigo, sino que podía hacerlo con cualquiera de los 'diositos' pero el Pollito me dijo lo mismo que me había dicho el Sebi en una opotunidad: sino era conmigo, no iba a ser con nadie. Obviamente yo lo tomé como un 'cumplido' pero un escalofrío recorrió todo mi cuerpo desnudo... se volvería a repetir la historia con el Sebi...???