viernes, 27 de septiembre de 2013

Puterío.




La verdad que desde siempre me extrañó que todos nos lleváramos tan bien. Y eso desde el comienzo de mi relación gay con el Sebi. Desde aquellos tiempos hasta estos, 'corrió mucha agua bajo el puente': me pasaron y nos pasaron muchas cosas. Algunas malas, otras lindas y otras no tanto, pero siempre, siempre nos supimos mantener como 'grupo'. Y eso que se fue agregando gente de diferentes orígenes, edades, personalidades, orientaciones sexuales, etc.

Pero eso pasó hasta ahora. El que vino a romper la monotonía de todo fue Felipe, un chico al que realmente nunca terminé de entender cuál es su 'onda'. Es el hijo más chico de un matrimonio que se mantiene unido por las apariencias y que a los hijos no le dan 'bola' (importancia). Y tienen dos. Felipe es el más chico, tiene 17 años y aunque no se declaró gay, le gusta andar con nosotros, tuvo algunas 'agachadas' (sexo gay) pero muy light. Le gusta mirar a escondidas como tenemos sexo y tiene el hábito de fumar 'porros'...

Hasta ahí todo bien, o más o menos bien, porque desde un principio ejerció sobre el Pollo una especie de rara dominación. Más cuando yo me empecé a relacionar sexualmente con el Pollo, sentí íntimamente como parecía molestarle eso. Y esta actitud se fue acentuando cuando hizo su aparición el Pollito, con quién yo sucumbí totalmente pero que el Pollo, conocido de él y sabedor que el Pollito estaba en la idea de la iniciación, me dijo que me podía 'hacer la mano' (convencer) al Pollito para que se inicie conmigo.

Claro que a cambio me pedía que yo fuera su 'novio', especie de 'canje' que acepté enseguida, cuando fue el mismo Pollo el que aceptó mi 'poliamoría' y no le importaba compartirme con el Pollito. Es más todavía, a partir de la iniciación del Pollito, nuestra relación se hizo más estrecha y creo que fue cuando empezamos a compartir más 'tiempos' tanto en calidad como en cantidad, hasta llegar prácticamente a enamorarme del Pollo, sin dejar de sentir atracción sexual por el Pollito pero no amor.

Y todos hubiéramos sido como en los cuentos, 'felices y terminando comiendo perdices' sino hubiera aparecido la figura de Felipe recriminándole al Pollo, sus actitudes para conmigo y por transitividad, de nosotros o mía con el Pollito. Eso hizo que mantuvieran una larga y profunda discusión, donde Felipe llegó a amenazar al Pollo para que me dejara o habría consecuencias serias para todos. Obviamente, yo no le di bola a las amenazas, pero el Pollo si y ahora teme algún tipo de represalia que le origine problemas...

Ya estuvimos en casa, conversando sobre este tema (también con el Pollito) y viendo qué tipo de problemas podría acarrearle Felipe, en mi vida y en la vida del Pollo y del Pollito y aunque llegamos a la conclusión de que Felipe, tiene más para perder que ganar, no pude tranquilizar totalmente al Pollo y al Pollito, que decidieron abrirse del grupo (y también de mí) al menos durante un tiempo, hasta que las aguas 'se calmen'. Y no hubo dios que los hiciera cambiar de opinión. 

Tampoco a Felipe que no volvió a mi casa desde entonces y no sabemos nada de él. Lo que quedó en claro, es que tanto el Pollo como el Pollito, hablaron con él (con Felipe se entiende, no...???) y le dijeron que ya no volverían a verme. Se puede llegar a creer tanta crueldad como boludez para llegar a esto...??? Yo todavía no lo puedo creer. Coincidimos con el Pollo y con el Pollito que teníamos mucho que perder, todos, si Felipe hablaba de nosotros o de lo que hacíamos con la persona adecuada, pero él (Felipe) no es un 'santo de ninguna devoción'  tampoco... En síntesis, estoy otra vez 'más solo que loco malo' y que siempre hay una 'h' o una 'b' que se interponen en el camino de mi felicidad. Es nomás como me dijo mi viejo hace unos años: que nadie me había asegurado que la vida iba a serme fácil... Será tan así...???

viernes, 20 de septiembre de 2013

Enamorado.





Realmente la vida es rara y las cosas que pasan en la vida son más raras todavía. Una de mis mayores preocupaciones en los últimos tiempos, era ver como casi todos tenían la 'necesidad' de tener una 'pareja', no para mirarlo desde el punto de vista sexual, sino para observarlo desde el otro punto de vista, en la 'necesidad' de tener a alguien con quien compartir ya no la cama, sino el tiempo restante, un rato de la tarde o de la noche, o simplemente estar juntos para compartir silencios.

Yo había logrado eso en los tiempos en los que me enamoré del Sebi, realmente cuando empezamos como parejita gay, pero no volví a sentir esa misma necesidad hasta ahora, desde el día que descubrí al Pollo y me di cuenta que es algo 'más' que un pibito con el que tengo sexo y comparto un rato de amor con él. De a poco, el Pollo se me fue metiendo en mi vida, despaciosamente, generalmente por las tardes y por las noches hasta la hora de la cena, que vuelve a su casa porque lo controlan bastante en ese aspecto.

Y el hecho de compartir tantos momentos, solos la mayoría de las veces o acompañados (muy poco), me dieron la oportunidad de conocerlo más profundamente, de tratarlo, de saber lo que piensa y no solamente lo que dice y hace. Tenemos sexo obviamente, pero en otros momentos, conversamos mucho y veo como poco a poco va madurando en su pensamiento, en sus dichos y en sus haceres. Entonces me surge hacia él un sentimiento diferente: creo que más que deseo, lo que siento por el Pollo es amor... Será posible...???

Es la primera vez, o mejor dicho, la segunda vez que siento esto por alguien. Y justo leyendo el blog de Benja (http://memoriasobscenas.blogspot.com.ar/), donde dice '...le digo que quiero verlo, que quiero salir con él, que lo extraño, que quiero abrazarlo, quiero ir a museos, restaurantes, parques, cines, que quiero explorar el mundo, mi mundo y su mundo, le dedico canciones 'cursis' y a veces le digo de forma poética como me pierdo en su fenotipo...', yo todo eso, lo hago también. 

Si quiero verlo, lo invito a mi casa y si me diría 'vení vos a la mía', yo iría sin pensarlo y sin hacerme rogar y sino voy es porque en la casa no saben que es gay y además sospecharían como un pibito de 16 años puede tener como amigo a otro de 22. Pero hay algo en él que me descontrola y que me vuelve loco. Sin darme cuenta me transformo en otra persona que hace que ni yo mismo me conozca. No sé si será por culpa de ese cuerpito sensacional que tiene o por su ingenuidad o porque es tan afectuoso y querible que es de no creer.

Tiene algo diferente a lo que tienen los otros pibitos, pero no sé bien lo qué es. Al principio pensé que quizás porque me estaba haciendo revivir la etapa que ya viví hace unos años con el Sebi, pero no es eso. Hay algo más que no alcanzo a descubrirlo y así como es misterioso para mí, también es peligroso porque me hace senitr vulnerable. Como si ese pibito me pudiera. Y eso no lo puedo tolerar, aunque lo tolero, porque me 'debilita' y porque trastoca mi personalidad de 'patrón de estancia' como yo me considero. Pero que lo que siento es nuevo, es nuevo. No sé si es su modo de mirarme, de hablarme, de andar, de tocarme, del perfume que usa y que se desprende de su cuerpo cuando hacemos el amor, pero en estos momentos es mi mente la que no comprende que es lo que me está pasando con este pibito.  Tiene 'algo' que lo hace distinto y hace que lo prefiera entre los demás. Es una especie de droga que creó en mi una dependencia de la que no puedo salir pero de la que tampoco quiero. Me siento feliz de que me haya 'atrapado'... El Pollo es feliz conmigo. Yo soy feliz con él. Somos felices en esta relación que estamos llevando... Le puedo pedir algo más a la vida...???






viernes, 13 de septiembre de 2013

Sexo playero




Antes de ayer acá no hubo clases en los colegios secundarios porque era el 'Dia del maestro' y tampoco tenía que ir a la facultad más la temperatura realmente veraniega con la que se está despidiendo el invierno (acá hizo 37º, pero en algunos lugares de la Argentina, superaron los 40º y estamos todavía en invierno...!!!) decidimos salir a dar una vuelta. Así que sin nada para hacer, decidimos irnos a la playa, total, el calor daba para hacerlo y pensábamos que no íbamos a encontrar gente.

Así que para después del mediodía ya estábamos allá. Fuimos casi todos, el Matius con el Juani, el Caio con Lucho, el Tomi con Nicolás, el Andy fue con el diosito y el Pollo fue conmigo. El Pollito no fue porque los viejos no le dieron permiso, pero en su lugar fue Felipe que ya prácticamente lo contamos como uno más, amistosamente hablando porque sexualmente hablando no se 'mete' casi nunca con nadie. La onda de él, es estar con nosotros, mirar cuando nos transamos, pajearse y fumarse un 'porrito'. El Gasti tampoco fue.

No llevamos nada ni para comer ni para tomar porque pensábamos comprar todo allá. Lo que no pensábamos, era encontrar tanta gente en la playa. Nosotros pensábamos que la playa iba a estar para nosotros solos, pero habia gente por todos lados. Así que tuvimos que cambiar de planes. Nos compramos unas cervezas y algunas gaseosas y nos fuimos para la punta de la playa, donde comienza o donde termina, sector que como no está habilitado todavía, la gente no va.

Ahí la verdad que nos comportamos como tendríamos que comportarnos siempre, sin mirar quien está mirando, pero bueno, todavía vivimos en una sociedad 'pacata' (tradicionalista) que no termina de aceptar la exteriorización gay en público. Menos que menos, la policía que siempre anda por ahí, buscando problemas con la 'pibada' (chicos adolescentes y no tanto) y si son gays mejor. Así que, Rosario, si te agarran haciendo cualquier cosa, vas preso y nadie te defiende.

Lo ideal hubiera sido poder ir hasta las islas, a un lugar que descubrimos entre el follaje y que tiene una playa chiquita y que ahi hacemos 'desnudismo' o nos transamos o directamente, entre el follaje, se puede tener sexo sin problemas. Igualmente, al principio estuvimos todos juntos, en grupo, pero después nos fuimos alejando de a poco y metiéndonos por ahí, pudimos 'transar' tranquilos. Nosotros aprovechamos la soledad de la playa y nos fuimos caminando hasta una guardería náutica que hay por ahí.

Nos tomamos de la mano y caminamos hasta atrás de unos  kayak que estaban colocados ahí, parecía a propósito. Esa sensación de estar protegidos y ocultos de cualquier mirada indiscreta, nos permitió transarnos y nos 'calentamos' (excitamos) tanto que el Pollo me hizo un 'pete' (felación) espectacular. Y la verdad, que el lugar como no era tan seguro que digamos, no hicimos nada más, aunque después yo le hice un 'pete' para que no se tuviera que sacar la calentura con una simple 'paja' (masturbación).

Después nos quedamos hablando de diferentes cosas que nos estaban pasando como 'pareja' y la verdad que el Pollo, no es tan 'ingenuo' (inmaduro) como yo pensaba. Tiene algunas cosas muy claras y otras no tanto, pero lo que más me gusta del Pollo, es algo nuevo que me está pasando con él y que hacia mucho que no me pasaba. El Pollo acepta mi 'poliamoría', porque él siente casi lo mismo, por algunos pibes de por ahí... Y la verdad, que me gustó charlar con él de este tema y también de otros temas. Después, nos fuimos porque sentíamos que nos estaban llamando a los gritos, así que salimos de nuestra 'guarida' (refugio) y fuimos al encuentro de los demás. Después, nos volvimos a casa, todos muy contentos, pero yo más que todos, al haber re descubierto en el Pollo, una cierta atracción no tan sexual, que pensé que la había perdido cuando perdí a Marco... Me parece que me estoy enamorando...

viernes, 6 de septiembre de 2013

Tragedia





























Hoy se cumple un mes de la tragedia más grande que vivió mi ciudad. No pensaba escribir nada de esto porque cosas como éstas, pueden pasar (y pasan) en otros lados con consecuencias más terribles y más trágicas y que ocurren por causas naturales o por causas humanas como pasó en este caso. Y si lo cuento ahora, es porque hoy al cumplirse un mes de esa tragedia, me dieron ganas de pasar por el lugar pero todavía está cerrado al paso vehicular y peatonal.

Así que estuve viendo todo desde casi 100 metros y realmente me conmovió tanto lo que ví, que decidí tomar parte de una 'marcha' (caminata) que se hizo hace un rato y que partió desde el lugar del hecho hasta la sede de 'Litoral Gas' (empresa proveedora del gas natural a toda la ciudad de Rosario). Y eso, que al lugar lo limpiaron totalmente y lo ordenaron lo mejor posible, aunque todavía hay gente que sigue trabajando en la remoción de escombros y todo eso.

El hecho sucedió el 6 de agosto, cuando dos gasistas profesionales, intentaban cambiar la válvula de un regulador de gas que abastecía de este combustible a 3 edificios de 10 pisos cada uno. En una de las maniobras realizadas por los gasistas, se 'rompió' o 'rompieron' (todavía no se sabe y no sé cuando se sabrá) la válvula del regulador del gas (lleva gas a gran presión), dejando escapar todo el gas que debido a la gran presión, se expandió rápidamente por los conductos de los ascensores y de las escaleras.

Los 'gasistas' intentaron en vano arreglar la 'válvula' por lo que el gas, siguió escapando en grandes cantidades y a tal presión, que los gasistas ya no pudieron acercarse a arreglar el desperfecto y llamaron urgentemente al personal técnico de 'Litoral Gas' para que ellos, con herramientas especiales arreglaran el desperfecto. Pero tal decisión fue demasiado tarde. El gas se había expandido por los huecos de los ascensores y las escaleras, los pasillos de los departamentos y el barrio todo.

No se sabe que fue lo que provocó la explosión (ni nunca se sabrá). Lo cierto es que 'literalmente' el edificio central 'implosionó' (explotó hacia adentro) derrumbándose como se derrumbaron en su momento las Torres Gemelas. Los otros dos edificios vecinos más cercanos y todos los edificios y casas de la zona en un radio de 100 metros, 'explotaron' también, provocando un enorme incendio que se cobró la vida de 21 personas y cientos de heridos, además de la destrucción de todas las construcciones vidriadas en un radio de 500 metros.

Ese día yo estaba en la facultad y me enteré de la noticia porque enseguida la gente se empezó a comunicar por los celulares con la gente de la facultad y ya la radio y la televisión anunciaban la tragedia. Se hablaba de una evacuación masiva de la gente que vivía a 1.500 metros del lugar siniestrado por temor a nuevas explosiones porque los 'técnicos' de Litoral Gas no lograban interrumpir el suministro de gas. Y mi casa, depende como sea la medición, está a 1.500 metros del lugar. O sea, que estábamos en el límite.

Así que apenas me enteré de lo sucedido me fui para casa. Como se imaginarán el centro de la ciudad era un caos y el tránsito era imposible. Cuando a duras penas llegué a casa, no vi nada raro. Todo estaba normal. Había mucha gente en la calle y el ulular de las sirenas de los bomberos, ambulancias, policía y socorristas eran constantes, pero amén de eso, cuando entré a mi casa, el silencio era tal, como si nada hubiera pasado.

El Tato ya se había ido a la facultad que queda bastante lejos de nuestra casa. El Gasti tampoco estaba. El único habitante de la casa era el Tomi, que dormía en mi cama, el 'sueño de los justos'... Así que lo desperté, le conté sintéticamente lo que había pasado y le dije que se preparara un bolso de ropa por si teníamos que evacuar el edificio. En eso estábamos, cuando, por la televisión anunciaron que la evacuación era de un radio de 500 metros. Así que nosotros estábamos a salvo.

El resto de la pibada, no vive en la zona de evacuación así que nos tranquilizamos por eso. Y nos tranquilizamos más, cuando pudimos hablarnos por teléfono o conectarnos por medio de internet. A la tarde nos reunimos para comentar el hecho. Aunque nuestra idea original era ir a ver como había quedado todo eso, la policía no nos dejó acercarnos en un radio de 500 metros, así que regresamos a casa e hicimos algunas 'cositas', todas muy light porque realmente no teníamos 'ánimo'.

Por televisión vimos que el espacio que abarcó la 'implosión' primero y la 'explosión' seguido por el incendio después, parecía que era una zona de guerra y había sido 'bombardeada'. Todo, pero absolutamente todo era destrucción y caos. La verdad que no sé realmente si a los demás pibitos les afectó mucho, pero a mí me re afectó anímicamente, por eso, quise participar de la 'marcha' que hicieron hoy y de la que recién llegamos porque no la terminamos. Lo que pasa es que de todos los pibitos, solamente fue el Pollo y como muchos caminaban tomados de la mano, aprovechamos la ocasión para que nosotros también camináramos tomados de la mano. Obviamente nadie nos dijo nada, pero no por aceptación de que dos gays fueran caminando por la calle, sino porque casi todos iban caminando así. Claro que el lugar, el momento y la situación no daban para sentir mucho y poco y nada sentímos, aunque algo nos excitamos, porque es la primera vez que caminábamos por la calle tomándole la mano a un ser que nos 're calienta' (nos excita mucho) amamos realmente y resulta fascinante. Al final, como se estaba haciendo tarde, acompañé al Pollo a la casa y ahí lo dejé, despidiéndonos con un beso en la boca y un poco de 'transa' (caricias púdicas e impúdicas). Ya sé que caminar por la calle, tomados de la mano de la persona que uno ama, es una 'pavada' (algo sin importancia), pero bueno, por algo se comienza y 'algo es algo' o no....???