viernes, 31 de enero de 2014

Maripositas.




La verdad que sino fuera por estos 'pibitos' como son el Pollito y Luciano, la estaría pasando bastante mal y re contra aburrido. El Pollo se fue de vacaciones con el padre y los hermanos. El Tomi, el Tato y el Sebi se fueron al pueblo a pasar unos días, pero ya va una semana que están allá y ni miras de volver. Nico se fue al pueblo con los abuelos. Caio y los hermanos se fueron a Brasil para acondicionar la casa porque van a ir para allá, cuando se juegue el Mundial de fútbol. Y el resto por 'h' o por 'b' no está disponible.

El Gasti trabaja. El Matius se fue de vacaciones a la costa, junto con el Juani, el Lucho, Andy y el diosito. Me dijeron de ir con ellos, pero con esto de que conseguí trabajo, les tuve que decir que no. Así que estoy más solo que loco malo. Me salva Luciano, que me hace el 'aguante' (me acompaña) para ir al gimnasio en las primeras horas de la tarde. Y después, cuando vamos a casa. También, me salva el Pollito. Aunque, con él, no tengo más que sexo 'light' (liviano).  

Lo que no sé como voy a hacer, es con el gym, desde el lunes que viene, cuando empiece a trabajar. Porque si salgo a las 13, seguramente, entre 'pitos y flautas' (entre una cosa y otra) voy a llegar a mi casa, tipo 13.30. Y entre que coma algo y me cambie de ropa, voy a estar en la casa del Pollito a las 14. De ahí hasta las 16, les daría las clases particulares para los pibitos y después quedaría libre. O sea, que podría ir al gimnasio a las 16.30 o 17 y para el verano que estamos teniendo, no es buena hora. Hace mucho calor.

La semana pasada fuimos al gimnasio el lunes y el viernes. El miércoles no fuimos porque hacía un calor insoportable (47ºC de sensación térmica) y Luciano, prefirió ir a casa directamente y no ir al gimnasio. Después de lo de siempre, fuimos para la casa del Pollito. Cuando llegamos, Carlitos, hizo un comentario que no alcancé a comprender. Allí estuve hasta media hora antes de llegada de la madre del Pollito y de Carlitos porque no quería que ninguna de las 'minas' me viera que estaba otra vez ahí y sospechara algo.

El viernes, llovió e hizo bajar la temperatura. De casi 47ºC de sensación térmica del jueves, bajó a 20ºC de sensación térmica, el viernes. Así que, con Luciano, volvimos a 'nuestra' rutina: gimnasio, almuerzo, sexo y después fuimos a la casa del Pollito. Pero como realmente, hacía frío, era impensable meternos en la pileta. Nos pusimos a mirar tele y después nos pusimos jugar a la play, mientras les comentaba por decir algo, que bueno la estarían pasando los pibitos amigos que fueron a mi pueblo.

Les comenté que mi viejo tenía una casa en el campo, muy cerca del pueblo y todas las cosas que podíamos hacer allá. Pero se los dije, como para 'matar el tiempo' hablando un rato 'al pedo' (sin ningún fin) y ahí fue cuando saltó el Pollito y me preguntó sino podíamos ir. Yo la verdad, que la pensé, varias veces, especialmente, porque no tengo tanta confianza con la madre para pedirle que le dé permiso al hijo para ir al campo. Mucho menos, pedirle permiso a la madre de Carlitos y menos que menos, a la de Luciano.

Pero, los vi tan entusiasmados, por todas las anécdotas que viví en el campo (obviamente exceptué las orgías sexuales que tuvimos en la casa de campo) que yo también me entusiasmé en llevarlos. Total, íbamos a pasar sábado y domingo, porque el lunes, teníamos que volvernos: yo a mi nuevo trabajo, ellos  recibir lecciones particulares y también el Tato y el Tomi empezaban a trabajar con los Lucchessi. Así que con esa idea, le dije que iba a hablar con la madre para ver si le daba permiso de ir al campo.

Y aunque yo no tenía ninguna esperanza en que le diera autorización al Pollito, el sábado que fui a la casa le dije a la madre, así como al pasar, sobre la idea de ir al campo. Me dijo que lo iba a pensar porque nunca se había separado del Pollito y que capaz que la extrañaba mucho y todo eso. También le dije que para que no extrañara, lo podría llevar a Carlitos y a Luciano, pero que ella le pidiera los permisos a la madre de Carlitos que apenas me conocía de 'vista' y a los padres de Luciano, que ni siquiera me conocían.

La madre del Pollito, me dijo que lo iba a pensar y que en la semana me contestaba. Antes de ayer, me dijo que sí, que lo dejaba ir porque sabía que yo era 'serio y responsable'. Además, consiguió el permiso correspondiente para Carlitos y también, después de hablar con el padre y la madre de Luciano, los convenció para que le dieran permiso. Así dadas, las cosas, nos organizamos medianamente: qué cosas llevarían y un poco más, porque íbamos solamente por dos días y muchas cosas no necesitábamos. 

Así que le di a las madres de los chicos, todos los datos de cómo llegar a mi pueblo y a la casa de campo. También les di la dirección y los teléfonos de mis viejos, por cualquier cosa que pasara y además intercambiamos nuestros números de celulares. Mañana, sábado, voy a pasarlos a buscar a media mañana con el solo objetivo de pasar dos días extraordinarios con estos 'diositos' que me sacan el sueño y me devuelven las ganas de vivir la vida a 'full'... 

Por otra parte, esta semana que estuvo fresco, Luciano y yo fuimos al gimnasio los 3 días de la semana, pero ya no me preocupa tanto la conducta de Gabriel, nuestro 'personal trainer', para con nosotros. El tipo medio que sigue 'franeleando' (tocando/acariciando) toda vez que puede, especialmente las nalgas y la entrepierna, aunque ahora se dedica solamente a mí y lo dejó a Luciano de lado, cosa que me deja mucho más tranquilo, porque al 'pendejito' no le gustaba nada que Gabriel lo manoseara como lo venía haciendo y yo tenía miedo que Luciano, no quisiera seguir yendo. Por suerte, el tipo ahora se dedica a mí exclusivamente, cosa que tampoco me gusta pero bueno, en fin... Ya dice un refrán por ahí, que hay que 'soportar a los gusanos, para después disfrutar de las mariposas'. Y para que no se mal entienda, el 'gusano' viene a ser Gabriel y la 'mariposas' vienen a ser obviamente, el Pollito y Luciano... Aunque más que 'mariposas' son mis 'maripositas'... jeeeeee...

martes, 28 de enero de 2014

A caballo regalado...





Hay un refrán acá en el campo, que dice que 'a caballo regalado, no se le miran los dientes'. Y esto es, porque, por los dientes, se conoce el estado físico de los caballos. Claro que si vivís en el campo y te dedicás a las actividades agropecuarias, como el Juanma o el viejo Herrera, por ejemplo, y le regalan un caballo, con la importancia que este tiene para la movilidad del trabajador del campo en general, a ninguno se le ocurriría andar mirándole los dientes. Simplemente, aceptaría el regalo y listo.

Esta introducción, la hago porque metafóricamente, eso fue lo que me pasó. No con un 'caballo' obviamente, sino con los trabajos que andábamos buscando, tanto el Tato, como el Tomi y yo. Como era predecible, el Gasti 'se puso las pilas' (atendió el asunto) y habló con el padre, quién rápidamente le dio como respuesta que necesitaba dos chicos, y que tanto el Tato como el Tomi, le venían más que bien para lo que estaba necesitando. Así que el 3 de febrero, los dos empiezan a trabajar para los Lucchessi.

Yo había preferido no pedirle nada al 'don' porque ya lo había molestado muchas veces y no quería seguir 'jodiéndolo' (molestándolo). Así que le sugerí algo a la Agus, también a la madre del Pollito y también repartí un 'montón' de currículos por todos lados. Aclaro que acá, es bastante difícil encontrar trabajo, a no ser, que alguien te recomiende o te conozca, como pasó con el viejo Lucchessi con el Tomi y el Tato. Mientras yo, no encontraba respuesta en ningún lado.

El sábado a la mañana, casi al mediodía, me llamó por teléfono, la madre del Pollito, invitándome a ir a la casa, ese mismo día por la noche, para cenar y para comentarme 'algo'. Pero no me quiso adelantar nada. Quería hablar conmigo personalmente y nada más. Le dije que sí, que iba a ir. Cerca de las 20.30 me fui a una heladería, donde compré un kilo de helado, para no ir con las manos vacías y me fui caminando hasta la casa del Pollito, que no está tan lejos de la mía (apenas unas 10 cuadras = 1000 metros).

En la casa del Pollito comimos pizza casera de diferentes gustos y tomaron gaseosas los menores de edad (el Pollito, Luciano, Carlitos y otro Nachito que no conocía y que no es mi hermano). Los mayores de edad (la madre del Pollito, la de Carlitos y yo) tomamos cerveza. Hablamos de mil temas diferentes y todo transcurrió en un clima agradable y familiar. Hasta que se hizo, algo tarde y los más chicos se fueron a jugar con la 'play', mientras los 'grandes' nos quedamos hablando de 'bueyes perdidos' (cualquier cosa).

Mientras la madre de Carlitos se encargaba de limpiar y acomodar todo, con la madre del Pollito fuimos a la terraza porque quería fumar y no quería hacerlo dentro de la casa. Una vez, allí, nos sentamos en unas sillas mecedoras que tiene ahí y me preguntó si la acompañaba a tomar champagne. Yo le dije que sí y que aunque no lo tomaba muy seguido, me gustaba bastante. Así que desde la terraza, le gritó a la madre de Carlitos que estaba en la cocina, que cuando subiera, trajera el champagne y unas copas.

Finalmente, me comentó lo que me quería decir: había hablado con el gerente de donde trabajaba y me había conseguido una 'changa' (trabajo temporario) con posibilidades de quedar como empleado fijo, según fuera mi desempeño. El horario era de 7 a 13, lo que me dejaba casi toda la tarde y la noche libre. Reconocía que el sueldo no era muy bueno pero lo podía aumentar, dándole clases 'particulares' a los chicos. Incluso ella, se comprometía a buscarme nuevos alumnos para que yo pudiera ganar más dinero.

Ese era el 'caballo regalado'. No solamente tenía trabajo 'part-time' como buscaba, sino que también podía aumentar mi sueldo, dando clases particulares al menos a 4 chicos. Yo pensaba que esa era la llave que yo necesitaba, para acceder al Pollito y a Luciano, sin dejar de lado al Pollo, obviamente. Incluso, me dijo que si yo quería, podía ir directamente del trabajo a la casa del Pollito, comer con ellos, descansar un rato y después a las 14 podía empezar con las clases particulares hasta las 16. Luego, quedaría yo libre.

La verdad, como la oferta era más que tentadora, la acepté inmediatamente. Casi enseguida subió la madre de Carlitos con el champagne y las copas y sin esperar mucho tiempo más, la madre del Pollito, llamó a los chicos, que jugaban abajo, para explicarles, como 'me' había organizado el día y parte de la tarde, para estar con ellos, enseñarles (y disfrutarlos). Qué más podía yo pedir...??? Todo lo que buscaba, la Vida me lo estaba ofreciendo: el trabajo y la posibilidad de acceder a esos 'diositos' que realmente me volvían loco.

Podía pedirle algo más a la vida...??? Cuando los chicos volvieron a bajar, me quedé con la madre del Pollito y de Carlitos, conversando sobre nuestras historias y como se estaban entrelazando. Hablamos durante mucho tiempo y cuando acabamos la segunda botella de champagne, decidí volver a mi casa, porque me parecía que ya era oportuno. Fue en ese momento, cuando la madre del Pollito me dijo todo lo que me admiraba ese 'pibito' y que parecía que me conocía desde hacía mucho tiempo y no desde la semana pasada, cuando fue su cumpleaños. Me pidió que le tuviera 'paciencia' porque era muy rebelde, como todo hijo único, pero que lo protegiera y lo cuidara, porque el pibito (el Pollito, se entiende no...???) me admiraba mucho y no hacía otra cosa que hablar de mí y la palabra 'Luckitas' resonaba casi permanentemente en su casa, las 24 horas... Ella se lo adjudicaba a mi manera de ser y a la necesidad de la figura masculina que tenían los 'chicos' (tanto el Pollito como Carlitos) que no habían conocido a sus papás. Yo le dije que estaba bien, que contaran conmigo para todo lo que necesitaran y que pudiera ayudarles y me despedí de ellas primero y de los chicos después, pensando que en ese momento, realmente, la Vida me sonreía... jeeeeeee...


sábado, 25 de enero de 2014

Acoso sexual




Esta semana empecé a ir al gimnasio. La verdad no sé por qué lo demoré tanto. Bah, sí sé, pero el tiempo vuela y acá hace tanto calor ya de temprano, apenas sale el sol, que no ‘da’ (tiene sentido) ir a transpirar más todavía. Además, el Pollo se fue de vacaciones con el padre y la novia del padre que está embarazada, el hermano más grande (hijo de un primer matrimonio del padre, que tiene 21 años) y el hermanito del Pollo, que tiene 11 años y que son hijos del segundo matrimonio del padre.

Así que con el Pollo no podía contar. El Tomi y el Tato no volvieron del pueblo. Decirle algo al Sebi era para crearle falsas expectativas. El Gasti, trabaja. El Nico está en el pueblo. El Matius no quería ir y Caio, el Lucho y el Juani menos. Solamente me quedaban dos o tres nombres (el Andy, el diosito y el Pollito). Los dos primeros me dijeron que no y el Pollito no puede porque ‘cuida’ a Carlitos a partir de las 13.

El único ‘potable’ que me quedaba, era decirle a Luciano Y obviamente, así lo hice. Le dije lo que me habían dicho en el gimnasio: que la mejor hora era después del mediodía, porque es cuando va menos gente y la mayoría de las máquinas están desocupadas. Luciano la pensó un rato y después me dijo que sí, que no tenía problemas. Así de paso, hacía algo de ‘fierros’ (pesas) para desarrollarse mejor muscularmente.

Quedamos entonces que yo, tipo 13 horas, lo pasaba a buscar. A los padres no les iba a decir nada. Además, los padres trabajan los dos y saben que él va mucho a la casa del Pollito. Lo único que tenía que hacer, es avisarle a la señora que limpia, cocina y los cuida (Luciano tiene una hermanita de 6 años) que se iba a la casa del Pollito y en lugar de ir para allá, íbamos al gimnasio y listo.

Así que eso hicimos. El lunes, lo esperé en la puerta del edificio donde vive y de ahí nos fuimos caminando hasta el ‘gym’ que queda relativamente cerca. Una vez que llegamos comenzaron los problemas. El primero de todos fue con la recepcionista, que nos atendió para la mierda y aunque tenía el aire acondicionado encendido, tenía una ‘calentura’ (enojo) de ‘aquellas’ (importante)

Así que se la agarró con nosotros y a su manera, nos sentimos acosados…

Primer acoso.

Recepcionista: dame todos tus datos, así te hago la ‘ficha’ de entrada.

Yo: me llamo Lucas Tal, vivo en la calle Tal, número Tal, piso Tal.

R: cuántos años tenés?

Y: 22.

R: parecés de menos, tenés el ‘DNI’ (documento nacional de identidad)…???

Y: no, no lo traje, te lo puedo traer mañana…???

R: no, sino lo trajiste no te puedo hacer la ficha de inscripción.

Y: tengo el carnet de conductor, no es lo mismo…???

R: a ver… bueno, por esta vez pasa, pero para otra vez, me tenés que traer el DNI.

Y: está bien, te lo alcanzo mañana sin falta, junto a los demás papeles que me faltan…

R: él (señalándolo a Luciano) viene con vos?

Y: sí, es mi hermano…

R: cuántos años tiene…???

Y: 15, va para 16…

R: se nota que es tu hermano, parece que fuera más chico. Trajiste el DNI de él…???

Y: no, tampoco, te lo puedo alcanzar otro dia…???

R: está bien, son $ 500 (€ 70 o u$s 50 aproximadamente), eso incluye la promoción 2x1, el certificado de buena salud que te lo hace un médico de acá y el uso de los guardarropas, el vestuario y las duchas. Si querés el ‘sauna’ son $ 200 más pero no está permitida la entrada a menores de 18 años, entendiste…???

Y: sí, está bien. Acá te pago los $ 500 por los dos, está bien…???

R: si, pueden pasar, los vestuarios están arriba…

Una vez que nos cambiamos de ropa, guardamos nuestra ropa en un casillero y bajamos al gimnasio. La verdad que había poquísima gente: apenas 2 o 3, en un lugar que pueden hacer gym, más de 100 personas simultáneamente. Como no sabíamos que hacer nos quedamos esperando, hasta que un grandote musculoso vino a nuestro encuentro. Se presentó como Gabriel, nuestro ‘personal trainer’ y comenzamos a conversar…

Segundo acoso.

Gabriel: ustedes vienen juntos no…???

Yo: sí.

G: edades…???

Y: yo 22 y él 15, casi 16…

G: cómo te llamás…???

Y: yo Lucas y él Luciano, somos hermanos…

G: sí, se nota, son parecidos, hasta parecen que tuvieran menos años.

Y: …

L: ...

G: hicieron algo de ‘fierros’ antes…???

Y: yo sí, él no…

G: se nota que ‘algo’ hiciste, tenés algunos músculos bien marcados pero hay que trabajar otros (y sin decirme más nada, me empezó a tocar las piernas, por delante hasta muy cerca de mis genitales y por detrás hasta casi tocarme los glúteos), a ver, sacate la remera y mostrame como andás de pecho y espalda…

Así que me saqué la remera y me empezó a acariciar los músculos del pecho y la espalda, al tiempo que para fingir, me iba nombrando los músculos que tenia que ‘trabajar’ a su parecer. Así siguió largo rato hasta que le llegó el turno a Luciano, al que también le hizo sacar la remera y tocándole todos los músculos, le dijo que tenía que trabajarlos a todos, porque muscularmente todavía no estaba desarrollado.

Con esa premisa, nos dijo que lo primero que haríamos, sería entrar en ‘calor’, así que nos condujo a las bicicletas fijas y a la cinta para caminar y nos dijo que estuviéramos 15' en cada una. Después nos llevó a otros máquinas, para desarrollar los músculos de piernas, pecho, abdomen, espalda y brazos. Nos hizo una ‘rutina’ de 3 sesiones de 15 movimientos. Yo con un poco de peso y Luciano con ninguno.

Y como había poca gente, Gabriel, no se movió de nuestro lado, observándonos y dándonos indicaciones. Muchas veces, esas indicaciones, se transformaban en un auténtico ‘franeleo’ (caricias) que fingía señalando los músculos trabajados y a trabajar. Hasta que llegó un momento dado, que su franeleo quería ir más allá, pero no se animó a continuar con aquello y pidiendo disculpas, se retiró a atender a un nuevo cliente…

Tercer acoso.

Cuando terminamos, fui con Luciano a las duchas. Estábamos transpirados y cansados, pero ‘calientes’ (excitados) de vernos solos, cosa que buscábamos y no encontrábamos la ocasión. Abrimos dos duchas, nos desnudamos y nos metimos los dos en una sola. Una pared alta nos separaba de las duchas vecinas y una cortina de plástico, de las miradas indiscretas de la gente que usaba las otras duchas o los vestuarios.

Ahí nos besamos profundamente, mientras nos pajeábamos mutuamente. Yo al máximo de mi excitación, me arrodillé y le empecé a chupar la pija a Luciano. Él mientras tanto, me retenia y me provocaba el movimiento ‘vaivén’… Mientras yo me aferraba a sus nalguitas y le metía uno de mis dedos en su agujerito. Después me paré y le dije a Luciano que ahora le tocaba a él.

Con mucha parsimonia, Luciano se arrodilló y comenzó a pajearme. Me besó la pija un par de veces, pero no terminaba nunca de metérsela en la boca. Yo no lo apuré ni hice nada. Sabía que era cuestión de esperar. Finalmente, senti como su boquita, se tragaba toda mi pija, que estaba dura y erecta, que era de no creer. Así seguimos un rato, hasta que Luciano, que había estado pajeándose, me avisó que estaba por ‘acabar’ (eyacular).

En ese momento escuchamos que alguien entraba: Gabriel. En voz alta, nos dijo, pensando que estábamos todavía duchándonos, cada uno en su ducha, que se iba a duchar porque tenía mucho calor y estaba todo transpirado. Secretamente, cuando sentí que se abría la ducha de Gabriel, le dije a Luciano que pasara a la suya y rápidamente terminara de bañarse. Yo hice lo mismo. Apenas habíamos terminado de cerrar las duchas y estábamos secándonos afuera, cuando, Gabriel salió de su ducha.

Había terminado de ducharse y salió desnudo mientras nos miraba lascivamente. Nos pareció que nos iba a decir algo, pero no dijo nada. En ese momento, entró otro tipo en el vestuario, así que Gabriel, se vistió rápidamente y antes de salir nos miró y nos dijo, que ya había arreglado el problemita de los documentos. Así no tenía que preocuparme. También me dijo que nos esperaba al día subsiguiente y que tratáramos de ir a la misma hora, asi estábamos con él. Nosotros, desnudos todavía, le dimos las gracias y nos despedimos.

Cuarto acoso.

Cuando ya nos volvíamos a casa, le pregunté a Luciano:

Yo: qué vas a hacer ahora…???

Luciano: voy a la casa del 'Manu' (Pollito)… vos…???

Y: me voy a casa… hoy estoy solo…

L: …

Y: querés venir…???

L: no sé... qué sé yo... nunca fui a tu casa...

Y: dale... vení... es la oportunidad que tenemos para estar solos sin que nadie nos 'joda' (moleste)...

L: bueno, vamos…!!!


Así que del gym nos fuimos a mi casa. Comimos sandwiches y bebimos Coca Cola, hablamos de lo que nos había pasado con Gabriel y de lo que nos pasaba a nosotros y entre nosotros… Y bueno, en mi casa, ya más relajados, también más cansados pero no menos ‘calientes’ (excitados), fuimos al dormitorio, encendí el aire acondicionado, nos ayudamos mutuamente a desvestirnos, nos tiramos en la cama y pasó lo que tenía que pasar… jeeeeeee…



miércoles, 22 de enero de 2014

El Nono.





Debido a la gran inmigración que tuvimos los argentinos, de italianos y españoles, generalmente se les dice a los padres de los padres de una persona, 'abuelos' para los españoles y 'nonos' para los italianos. Después esta costumbre se fue extendiendo y ahora se los llama indistintamente, 'abuelos o nonos'. Pero hoy voy a hablar de un 'nono' especial que conocí y que conmovió hasta las fibras más íntimas de mi ser. Y no porque, el 'nono' que conocí sea una persona anciana o no tanto, sino que es un muchachito al que le dicen así.



Todo empezó el domingo 19 que fue el cumpleaños del Gasti. Obviamente, me invitó a su cumpleaños y no podía dejar de ir. Conmigo también fue Caio. El Tomi, el Sebi y el Tato se habían ido al pueblo a pasar el fin de semana y no fueron, aunque estaban invitados. Tampoco fue el resto de la pibada. Aparentemente, el Gasti quiere 'tomar distancia' de los 'medianos' y no quiere saber nada de los más chicos o 'pollitos'. La verdad que eso, me molestó un poco, pero bueno, era su cumpleaños y podía invitar a quien quisiera.

Lo que veo mal, es que el Gasti trata de mostrarse 'hetero' ante sus nuevos amigos y amigas, casi todos compañeros y compañeras de la facultad. Nosotros llegamos casi al mediodía, cuando ya habían llegado casi todos los demás invitados. A diferencia del festejo de cumpleaños de la Agus, el Gasti solamente invitó gente allegada a él, mayores de 20 años todos, casi todos conocidos de la facultad o del trabajo. Y allí se seleccionaron muchos invitados. De todos modos, el Caio y yo, supimos adaptarnos perfectamente.

Igual que lo hizo el Matius, que estaba solo porque el Gasti no quiso que fuera con el Juani. De todos modos, 3 éramos parte de la vida pasada y 'oscura' del Gasti y el resto, eran personas de esta nueva etapa de la vida del Gasti, donde quiere mostrarse como 'hetero', cuando nosotros sabemos que no lo es. Ni siquiera es 'bi' pero bueno, yo aprendí a quererlo al Gasti y a aceptarlo tal como es. Sé que más tarde o más temprano, volverá con nosotros, cuando logre superar estas 'crisis' que tiene de tanto en tanto.

El último que llegó fue justamente el 'Nono' que es un pibe que trabaja para los Lucchessi y que lo conoce al Gasti porque entre ellos nació una amistad por trabajar juntos para la empresa Lucchessi & Lucchessi. Y también estudia 'abogacía' (leyes) con el Gasti y el resto de los chicos y chicas presentes. Y acá viene la característica principal del 'Nono'. Como no querían empezar a almorzar por esperar al 'Nono', yo pensé que sería una persona grande, quizás un profesor o algo asi.

Grande fue mi sorpresa cuando me lo presentaron. El 'Nono' es un verdadero 'diosito' tal como me gustan a mí: 'flaquito' (delgado), 'carilindo' (lindo de cara) y 'facherito' (físicamente atractivo). Lo que me hizo dudar, fue que el perfil de la gente que había invitado el Gasti era de 20 años para arriba, pero el 'Nono' no representaba ni siquiera tener 20 años. Como mucho, quizás tuviera 18 o 19 años y lo invitaron excepcionalmente por alguna razón que se me escapaba en ese momento.

Como el 'Nono' llegó último, le tocó sentarse entre nosotros y unas chicas compañeras de la facultad del Gasti. Físicamente el pibito me atrajo desde el principio y me 'empalmé' (se me puso erecta la pija) desde el momento que lo vi y mucho más cuando intercambiamos las primeras palabras. Pero no parecía gay. Sí es medio callado para mi gusto y muy observador. Es de las personas que habla poco y escucha mucho. Intercambiamos miradas muchas veces, aunque yo más que mirarlo, lo admiraba...

Como es obvio, no me pude contener y le pregunté la causa de su sobrenombre. Y ahí vino mi sorpresa: le decían 'Nono' porque era el más viejo del grupo de la facultad. Pero que a él no le molestaba ese sobrenombre porque reflejaba la pura realidad. De todo el grupo, el 'Nono' era el más viejo. Tiene casi 27 años...!!! Empezó la facultad, muchos años después de terminar el secundario y a instancias, de los Lucchessi, que le insistieron mucho para que estudiara 'leyes'.

Y el 'Nono' que de boludo no tiene nada, así lo hizo. Comenzó a estudiar junto con el Gasti a quien conocía ya porque casi hacían el mismo trabajo y ahí estaba, trabajando para los Lucchessi y estudiando leyes y bombardeado de preguntas, no solamente que les hacía yo, sino que les hacía Caio y también las chicas con las que compartía la mesa. Pero yo no terminaba de 'caer' (darme cuenta). Cómo podía ser que aquel 'pibito' que parecía tener 18 años, tuviera casi 10 años más...???

Después de comer, jugamos al 'truco' (juego de naipes) y la suerte hizo que me tocara ser compañero del 'Nono' en el 'punto y hacha' (truco jugado por 6 personas, cuando generalmente se juega de 4). Como es un juego que se basa en la 'mentira' y en hacer muchos 'gestos' (de cejas, ojos, nariz y boca) al compañero, con el fin de que sepa qué 'naipes' tengo, lo pude mirar al 'Nono' sin miramientos y como nos mirábamos a los ojos, aquello fue para mí una sinfonia visual.  

Después, nos fuimos a cambiar de ropas para ponernos el pantalón de baño y meternos en la piscina y allí en el baño del quincho pude ver al 'Nono' como dios lo trajo al mundo. Y él a mí obviamente, ocasión en que me transformé en 'exhibicionista' tratando de motivar de alguna manera al 'Nono' que no dijo nada ni tampoco comentó nada ni siquiera con doble sentido. El 'Nono' tiene un cuerpo muscularmente marcado y espectacular del lado que se lo mire. Y unas nalgas redondas y una pija de tamaño ideal para disfrutar.

Estuvimos en el agua muchísimo tiempo, hasta que el 'Nono' salió para preparar unos 'mates' (infusión que tomamos los argentinos) acompañado por 'facturas' (masas rellenas de dulce de leche o crema pastelera). Obviamente yo salí detrás de él, pero detrás mío, salió el Matius, el Caio y un par de chicas más que sentían atracción por Caio y su manera de hablar el 'portuñol' (mezcla de portugués y español). Asi que no pude hacer ni decir nada de nada. Claro que aunque mi excitación funcionaba a 1000 'rpm' (revoluciones por minuto), no pude preparar ninguna estrategía porque la misma situación me desbordaba. Después, hicimos un 'volley' entre todos y volvimos a la piscina. Cuando se estaba haciendo de noche, decidimos emprender la retirada. Por suerte, Caio no se dio cuenta de todo lo que me atraía el 'Nono' pero no pude hablar del tema, porque a la vuelta, llevé a la casa a tres chicas compañeras del Gasti. Igualmente, no me puedo sacar de la mente al 'Nono'. Es la primera vez que me pasa que me gusta mucho un chico más grande que yo y con el cual, haría de activo o pasivo, sin mucho preámbulos... Será que a medida que envejezco me empiezan a gustar los 'nonos'...??? jeeeeee...



domingo, 19 de enero de 2014

Dieciséis años.





Ayer, sábado, fue el cumpleaños del Pollito. Cumplió 16. Los chicos crecen...!!! jeeeee... Me saqué de encima el 'prurito' que tenía por la diferencia de edades y fui igual. Claro que tuve que hacerme pasar por 'amigo' del Pollo, por haberlo 'preparado' (enseñado) durante el año en diferentes 'materias' (asignaturas) donde tenía bajas calificaciones en el colegio. Y todo por este 'prejuicio' de la diferencia de edades. Por suerte, la madre del Pollito se 'comió' (creyó) el 'verso' (la mentira) y todo salió bien.

Incluso, la madre del Pollito me dijo que ahora que sabía eso, de que yo le enseñaba al Pollo, le gustaría que lo 'preparara' al Pollito y a Carlitos, porque un apoyo 'extraescolar' no le iba a venir nada mal a ninguno de los dos. Además, para ellos les venía más que bien repasar conocimientos y para que ellos no fueran a mi casa, yo podía ir a la casa del Pollito, porque está solo con Carlitos de 13 a 21, que es el horario en que trabajan la madre del Pollito y la de Carlitos (trabajan juntas pero no sé en donde). 

Yo pensando en lo que podía hacer con el Pollito y con  Luciano, le dije que sí, casi sin pensarlo... Claro que le dije que eso lo podía hacer mientras no consiguiera otro trabajo que estaba buscando, porque que había mandado infinidad de 'curriculums' vía mail y a otros, los había llevado personalmente, pero sin respuesta hasta ese momento. La madre del Pollito me dijo que yo le parecía 'muy responsable y simpático' y que ella iba a preguntar donde trabajaba si necesitaban un chico... jeeeee...

Así que quedamos así. Para febrero, a la madre del Pollito y a la de Carlitos, les parecía bien que empezara a 'apoyarlos' extraescolarmente y que el horario lo pusiera yo y que yo también viera, qué les faltaba estudiar o cuál contenido fijar. Así que, sin quererlo, se me abrían las puertas de la casa del Pollito y también las posibilidades de acceder a Luciano y obviamente, también al Pollo. Aquello fue impensable y para nada premeditado. Se dio asi. Y cuando pasa el 'tren' (oportunidad) no hay que desaprovecharla... 

Nos quedamos hasta la madrugada. Comimos pizza y torta y tomamos bebidas sin alcohol y comimos helado, como 'chanchos' (cerdos). Y me porté re bien. Como para devolverle el cumplido de que yo era 'muy responsable' a la madre del Pollito. Ninguno de los dos tiene papá. El del Pollito desapareció cuando se enteró que la 'mina' (mujer) estaba embarazada y no volvieron a saber nada de él. Y el padre de Carlitos se divorció de la madre cuando era bebé y se fue a trabajar a España y nunca más volvió...

O sea que los dos se criaron sin papás, a quienes no conocen. Así que las que toman las decisiones ahí, son las madres. Y sino fuera porque el Pollito es gay y se la 'come' (es gay), cualquiera cree que es un pibito normal y todo eso. Lo mismo pasa con Carlitos, que casi es igual al Nachito, porque cumple 13 este año. Es un pibe 'normal' como cualquier otro, pero no sé, no quiero entrar en esa visión del Pollito que dicen que todos son gays, pero ese 'pibito' algo de 'gaycito' tiene... No sé qué es, pero algo tiene...

Y por si fuera poco, no sé si me pareció o qué (y no estaba borracho, porque solamente había jugo y gaseosa para beber) pero decía que me pareció que la madre del Pollito, me tiraba 'buena onda'. La verdad que es una 'mina' linda, muy simpática y 'entradora' (locuaz y amigable), no sé cuántos años tendrá, pero por la edad del Pollito, le calculo que puede tener 35 o 40 años fácil. Si hasta podría ser mi vieja, si me hubiera tenido de adolescente, pero no sé...

A lo mejor es así o a lo mejor estaba probando si la 'pileta' (piscina) tenía 'agua para tirarse' porque tres o cuatro veces me acarició la mano o la puso encima de la mía, o me acarició la mejilla y una vez puso la mano 'muy' cerca de mi entrepierna... O seré yo que estoy inventando y eso no fue más que un espejismo, que me mostraba cosas que no eran reales...??? Sea lo que sea y como corolario de todo, me quedaron dos buenas y una mala: la posibilidad de poder 'acceder' sin problemas al Pollito y a Luciano serían las 'buenas' y la 'mala' sería el 'acoso' personal, amoroso o sexual, que no me gustaría que me sometiera la madre del Pollito... Ya bastante tengo con la Agus para tener algún 'bolonki' (lío) con otra 'mina'...Pero bueno, ya lo dice una de las máximas de mi viejo: 'nadie me dijo que en esta vida, todo me sería fácil... jeeee...




jueves, 16 de enero de 2014

Conquistando diositos nuevos.





En estos días, fuimos varias veces a la casa del Pollito, porque definitivamente Luciano me atrae mucho, especialmente desde cuando le pregunté al Pollito que había siginificado esa seña que me hizo. Era para indicarme que Luciano era gay, que lo sabía porque el mismo Luciano le había dicho que le gustaban los chicos y entre ellos 'algo' hacían. Además, me dijo que Luciano gustaba de mí, y él, es como los 'diositos' que me gustan a mí: 'carilindo' (de cara linda), 'flaquito' (delgado) y 'facherito' (muy atractivo).

Mucho no vamos porque en realidad me da no se qué ir a la casa del Pollito. Pero no hacemos otra cosa que meternos en la 'pile' (piscina), jugar al voley o al waterpolo y por ahí a veces, como hubo días que no hizo tanto calor, jugamos a las 'cabezas' (especie de fútbol donde la pelota se debe tocar solamente con la cabeza para introducirla en el arco contrario) en el pasillo del Pollito. Me 'jode' (molesta) que la diferencia de edad es grande y me da no se qué. Será mi 'cola de paja'...???

Esto me hace acordar mucho cuando en mi pueblo, íbamos a nadar a la laguna. Ahí íbamos todos los 'pibitos' (varones) del pueblo a nadar, jugar, tomar sol y pasar el tiempo. Nos bañábamos desnudos y nadie se encandalizaba por la diferencia de edades, donde el más chico tenía 8 años y el más grande 21. Y nunca a nadie le pareció eso algo extraño. Pero en la ciudad es diferente: la gente ve mal que un chico de 18 se junte con un pibito de 12. Algo similar a lo que nos pasa a nosotros.

Lo que pasa es que cuando el Pollito me dijo que Luciano gustaba de mí, fue la señal. Nada ni nadie me alejaría de ese pibe. Total, el Pollo sabe y respeta mi 'poliamoría' y al Tomi le daba lo mismo. Él es más pasivo y aunque le gustan los pibitos, también gusta del Tato, pero se conforma con el Nico o el Matius, es decir, Tomi es como yo: no puede mantener su fidelidad con nadie. De los pibitos amigos del Pollito no puedo hablar mucho, conozco al Pollito más que a ninguno pero al resto, sólo de vista.

Con Luciano hicimos 'buenas migas' (nos llevamos bien) e intercambiamos miradas, gestos y algunas caricias poco púdicas, pero hasta ahí. Se nota 'a la legua' (de lejos) que le gusto y que él me gusta a mí y el resto de los pibitos, parecen no darse cuenta o se dan cuenta pero no dicen nada. Una de las tardes, sorteamos a quienes tenían que preparar la merienda y me tocó a mí y a Luciano (el Pollito había preparado todo de antemano) mientras que él (el Pollito, se entiende, no...???) bajó con el Carlitos para ayudarnos.

Mientras Luciano y yo, estábamos preparando 'licuado' (banana, leche y azúcar), el Pollito le dijo a Carlitos que como el licuado no iba a alcanzar para todos, ellos prepararía 'chocolatada' (leche con Nescuik). Así que se fueron a la casa de Carlitos que queda a metros y a nosotros nos dejaron solos. Mientras Luciano ponía las bananas peladas en la licuadora, yo saqué la leche de la 'heladera' (refrigerador) y la llevé donde estaba Luciano. 

Me acerqué por atrás y apoyé todo mi 'bulto' (genitales) detrás de él. Yo estaba con la pija 'parada' (erecta) que le quedó apoyada casi sobre las nalgas de Luciano mientras le preguntaba si le 'jodía' (molestaba), a lo que él me contestó que no. Después le besé suavemente el cuello, mientras le decía que yo sabía que él gustaba de mí y que supiera que él me gustaba mucho a mí. Después de ese beso en el cuello, Luciano se dio vuelta y nos dimos un beso de 'aquellos' (inolvidables)

Luciano tenía miedo que viniera alguien, así que nos pusimos en un lugar donde se podía ver, si volvían el Pollito con Carlitos o bajaba alguien de la terraza. Una vez controlada esa situación, nos besamos nuevamente, mientras mis manos, se metían por adentro de su bermuda y le acariciaba las nalgas. Como Luciano no reaccionaba y no hacia nada, le tomé una de las manos y se la introduje por adentro de mis bermudas mientras le decía que me agarrara la pija y me 'pajeara' (masturbara).

Así, mientras Luciano me pajeaba, yo le acariciaba las nalguitas y lo atraje hacia mí. Luciano no dijo nada y mi calentura aumentaba... Después, le metí la mano entre las bermudas y lo comencé a masturbar. Y aunque no se la vi, me gustó la pija de Luciano. Me pareció pequeña, estaba dura como un trozo de hierro y el glande salido hacia afuera, estaba expectante. Pero no tuvimos tiempo para más. Casí simultáneamente alguien gritó desde arriba por qué demorábamos tanto y por el pasillo, volvía el Pollito con Carlitos. 

Así que rápidamente nos separamos y mientras Luciano accionaba la licuadora, yo volvía a la heladera en búsqueda de más leche. Cuando el Pollito y Carlitos llegaron a la cocina, ya estaba preparada la primera jarra de licuado y yo le alcanzaba la leche para hacer una segunda jarra. El Pollito y Carlitos habían preparado la 'chocolatada' y la traían en dos jarras. Yo me quedé caliente como 'pava' (hervidor) olvidada en el fuego, fui al baño y me hice una 'paja' espectacular recordando los instantes que había pasado solo con Luciano. Cuando salí, el Pollito y Carlitos ya habian llevado la 'chocolatada' arriba, mientras que Luciano me estaba esperando con las dos jarras de 'licuado'. Con Luciano nos volvimos a besar en la boca y después me dijo que yo le gustaba. Le contesté lo mismo y le dije que ya íbamos a ver, cómo podíamos hacer para estar solos de nuevo y poder hacer algo más que 'calentarnos'... jeeeeeeeee...



lunes, 13 de enero de 2014

Amigo y amante




Ayer, me invitaron los Lucchessi a almorzar. Estaban en la casa de fin de semana y desde antes de las fiestas de Año Nuevo, yo no tenía contacto personal con el Matius y desde mucho antes de la Navidad, también había perdido todo contacto con el Gasti. Igualmente, nos mantenemos comunicados por el celular y por medio de sms, pero no es lo mismo que hacerlo personalmente. Especialmente, porque cada vez que nos encontramos, siempre alguna 'mano' perdida termina en la entrepierna del otro, excitándonos mutuamente.

Pero ayer que nos vimos personalmente no hubo intimidad porque estaban los Lucchessi y también algunos matrimonios amigos con sus hijos de edades variadas. Festejaban el cumpleaños 23 de la Agus. El Matius estaba con el Juani y un grupo de 'pibitos' de diferentes edades, así que no pude más nada que hacer que hablar con ellos y ahí terminó todo. También estaba el Gasti, que fue mi compañía y con el que pude hablar de un sin fin de temas. Dentro de poco, también él, cumple 23 años... Qué viejo, por favorrrrrr...!!!

Desde que el Gasti se fue de mi casa, realmente no es lo mismo: ni personal ni económicamente hablando. En lo personal, porque más allá de las 'camas' (relaciones sexuales) que teníamos al principio y que después cortó casi inexplicablemente, yo siempre lo tuve 'a mano' (cerca) como amante y como amigo. Y cuando no teníamos nada de sexo por voluntad propia del Gasti, igualmente siguió siendo un gran amigo que me toleró absolutamente todo. 

Desde la presencia del Tomi en la casa, pasando por el Pollo y el Pollito en su momento, las fiestas orgiásticas que hacíamos, sabiendo de antemano, su asceticismo y su desaprobación hacia todo los que estábamos haciendo, hasta nuestras conversaciones filosóficas acerca de la vida, durante las comidas o en la sobremesa, especialmente a la noche, después de cenar. Yo me acostumbré a tenerlo en mi vida, como amante y como amigo, y ahora, realmente lo extraño (fuera de toda connotación sexual). Y se lo hice saber.

Y económicamente, porque desde que el Gasti se fue a vivir solo nuevamente, hubo un 'hueco' grande en nuestra economía doméstica. Y eso también se extraña. Cuando el Gasti vivía con nosotros, nunca reparamos en mirar precios o fijarnos si una cosa estaba cara o barata. Comprábamos lo que deseábamos y punto. Desde la ida del Gasti, tuvimos que reunirnos, Tomi, el Tato y yo, para hablar sobre esto. Mi viejo nos da dinero para las expensas y para nuestros gastos, pero sin duda, la economía no nos cierra.

Con este presente, nos pusimos como objetivo conseguir trabajo. Mejor si es 'part-time' porque todos estamos estudiando y necesitamos tiempo para ir a la facultad. Pero acá, hay mucha inflación, los precios suben semanalmente y no hay dinero que alcance. Así que con esa idea, terminamos la reunión días pasados. Sé que el viejo Lucchessi, ahora que el Gasti, no vive más en casa, si le pidiera trabajo para los 3, algo nos conseguiría. Pero yo, ya lo 'jodi' (molesté) bastante con este tema y no quiero seguir jodiéndolo.

Por ahí, le podría conseguir trabajo, que escasea y mucho, para el Tomi y para el Tato, pero para mí, no. Y 'usarlo' al Gasti para eso, me pareció una 'guachada' (deslealtad). Así que no tuve más remedio, que acercarme a la Agus para pedirle ese favor. Claro, que la Agus, no da 'puntada sin hilo' (no hace una cosa sin nada a cambio) y en cuanto le hablé del tema, me dijo que no había problemas. Estábamos solos en la cocina y metiéndome la mano en la entrepierna me dijo que queria 'eso' a cambio.

Y si a los 15 años, la Agus despertaba toda mi libido, lo sigue haciendo, 7 años después. Apenas me tocó la pija, se me puso 'al palo' (erectó) y me cabeceaba continuamente. Le dije que no siguiera haciendo eso que podía entrar cualquiera a la cocina y vernos, pero ella siguió, 'masajeándome' la pija y dándome besos en el cuello. Obviamente me rendí a sus deseos y tomándome de la mano, me llevó hasta su dormitorio. Rápidamente, nos despojamos de nuestras mallas y comenzó a 'petearme' (felacionarme).

Mi primera 'acabada' (eyaculación), terminó en su boca de la Agus quien bebió todo mi semen, hasta no dejar huellas de que nada hubiera sucedido ahí. Después, me llevó hasta la cama, donde seguimos 'transando' (besos, caricias, etc.) hasta que la Agus, totalmente desesperada, tomó mi pija erecta nuevamente y se la introdujo en la 'concha' (vagina). Por suerte, mucha de gente seguía haciendo la 'sobremesa' y el resto dormitaba la siesta y los chic@s jugaban ya en la piscina.

Asi estuve un buen rato, moviéndome despaciosamente, para mi gozo y para el de ella, pero finalmente, le di velocidad a mi 'serrucheo' (movimiento) y mientras la Agus gemía, yo le eché los hectolitros de leche que me salen, cuando alguien me 'calienta' (excita) demasiado. Después nos quedamos mirando la nada, abrazados, transpirados y gozosos. Me dijo que teníamos que 'concretar' algo para este año que recién comenzó. Yo le aseguré que era gay, que a ella la amaba, como a ninguna mujer en el mundo, pero que 'no daba' (no tenía sentido) mantener una mentira. 

Le prometí ser su 'amante y su mejor amigo' de por vida, pero que no me pidiera dejar a los 'diositos', porque iba a ser una mentira, íbamos a vivir un mundo de fantasía, donde ni ella ni yo íbamos a ser felices. La Agus, lloró un poquito, pero como estaba ebria, sus sentimientos estaban realmente sensibilizados. Yo le dije que creía, que era el momento apropiado, para que ella se buscara un novio, un futuro marido y me dejara vivir mi vida, que equivocada o no, era mi vida y que ella, viviera la suya. Y que lo que habíamos hecho ahí, lo seguiríamos haciendo siempre que ella quisiera. La Agus me hizo prometerle, que yo estaría a su lado siempre que me necesitara, a lo que obviamente, le dije que sí. La Agus, entonces me besó nuevamente, muchas veces, me 'pajeó' (masturbó) para que yo llegara a la erección y tomándome la pija, la volvió a introducir en su entrepierna. Y nuevamente, volvimos a 'hacer el amor'... jeeeeee...



viernes, 10 de enero de 2014

Misil







El chico de la foto, ilustra bastante bien mi idea, aunque esta foto, pueda estar trucada o haberle hecho photoshop para que un pibito flaquito como ese, tenga una pija tan desproporcionada... O el pibe es muy flaco o la pija muy grande, pero no creo que se dé ambas combinaciones y ese pibito, tenga debajo del pantalón, semejante 'pijón' (pija grande). Que si bien no es tan grande como parece, si es desproporcionada al cuerpo del muchachito. Pero hoy quería hablarles de un verdadero 'pijón' y es el de Juanma...

Ayer a la tarde vino el Juanma a casa. En realidad, vino a un Easy, hipermercado ferretero que vende de todo y pasó por casa a pedirnos prestado algo de dinero, porque había gastado mucho y no le alcanzaba el dinero que llevaba. Y como llegó al mediodía, obvio, que se quedó a almorzar con nosotros: es decir, el Tomi, el Tato y yo. Como sé que el Juanma toma vino en las comidas, dejamos el jugo en la heladera y para que no se sintiera mal, todos tomamos vino.

La verdad que bebimos mucho. Almorzamos e hicimos una larga sobremesa, esta vez comiendo helado y seguimos tomando vino. Y las consecuencias de tamaña ingesta, no se hizo esperar: el sueño nos ganó rápidamente y como sé que el Juanma está acostumbrado a dormir la siesta, le propuse que se acostara un rato en mi dormitorio, para dormir el 'pedo' (borrachera) que tenía y que yo lo iba a despertar en un par de horas, para que terminara de hacer las compras que había venido a hacer a la ciudad.

El Tato, tenía un 'pedo' terrible pero permanecía incólume hasta que tomó la mano del Tomi, y sin decir 'agua va' se lo llevó a su dormitorio. Obvio que el Tomi no realizó la menor de las resistencias ni tampoco protestó ni dijo nada. Se dejó llevar por el Tato al dormitorio, donde seguramente, y debido al vino ingerido, el Tato se olvidó que es heterosexual y se lo terminó 'cogiendo' (follando) al Tomi en todas las posiciones habidas y por haber. Obviamente, el Tomi ni 'mu' (no dice nada y acepta todo).

Yo, no lo pensé dos veces, y me fui directo a mi dormitorio donde dormía el Juanma. Claro que dormir, era una suposición mía, porque el Juanma no dormía... Es más, me estaba esperando, con ese super misil que tiene como pija, totalmente erecto y cabeceante... Esa pija es una cosa de locos y como cosa de locos, me vuelve loco y enloquezco cada vez que la veo... Es tan larga que necesitaria 4 manos para tomarla totalmente, sin llegar a la 'cabeza' (glande) y tan ancha que la encierro las 3/4 partes entre mis dedos...!!!

Sin pensarlo dos veces, me desnudé rápidamente y me arrojé sobre aquel 'totem' que se mantenia firme y erecto, casi expectante. Y así como estaba, agarrando aquel pijón como podía, me puse a masturbarlo, mientras me metia ese enormemente grande glande que me hacía abrir toda la boca. Y mientras lo 'pajeaba' (masturbaba) me metía esa pija lo más profundo de mi boca, mientras le pasaba internamente, la lengua con delicadeza y placer.

El Juanma me dejaba hacer mientras me tomaba de los cabellos y empujaba mi cabeza, incitándome a meterme todo aquel misil en la boca, tarea imposible, porque para eso, tendría que hacer mucho más que una 'garganta profunda': aquello era meterme la pija hasta el esófago, cosa totalmente impensada e imposible para mí. Asi estuvimos un buen rato, yo pajeando y chupando y el Juanma tomándome de la cabeza e incitándome al movimiento penetrador.

Después, hizo que me volviera y me colocara en la posición de '69' pero lejos de 'petearme' (felacionarme) él también, me insalivó bien el agujerito de mi culito y mientras yo seguía 'peteando', el comenzó a meterme los dedos. Y no empezó con un dedo solo, para nada. Metió dos dedos hasta lo más profundo y allí los hizo girar hacia un lado y hacia otro. Yo, espantado por el futuro dolor, me levanté y le di un gel, para que me pusiera en lugar de la saliva. Hecho esto, metió 3 dedos primero y 4 dedos después, dentro mío...

Yo dí un respingo, porque los dedos del Juanma no son dedos normales. Cada dedo del Juanma se parece a la pija 'parada' (erecta) del Nachito y tener que 'bancarme' (soportar) cuatro dedos metidos muy dentro mío y girando de un lado al otro, no es moneda corriente...!!! Al menos para mí. Era tal el dolor y la sensación de invasión, que por un momento, pensé que me estaba metiendo la mano completa...!!! Después hizo que me sentara sobre su pija, mirándolo.

Me costó horrores hacer entrar el glande, que una vez que lo sentí adentro mío, muy despaciosamente, dejé que el Juanma me penetrara con ese misil humano. El dolor y el ardor eran inimaginables, pero el Juanma estaba emperrado en metérmela toda. Y yo aunque sufría 'a mares' quería tener ese pedazo dentro mío y darle el placer que el Juanma buscaba y que yo también, aunque en menor medida. Así estuvimos un largo rato, hasta que no se cómo, sentí que mis nalgas descansaban sobre el pubis del Juanma...

Qué bárbaro...!!! Me la había metido toda...!!! Y aunque mis ojos lagrimearon un buen rato, dejé que mi ano, mi recto y mis intestinos, se acostumbraran a tener 'eso' ahí adentro. Aunque no estábamos más que en los inicios, porque el Juanma, ensartado como me tenía, giró sobre sí y acostándome de espaldas a la cama, hizo que apoyara mis pies sobre sus hombros y comenzó el movimiento oscilante de mover su pija dentro mío, mientras yo veía no solamente las estrellas, sino los planetas, los cometas y todo el universo...

Así habrá seguido algunos minutos que soporté entre el dolor y el placer (después me asombro del placer sadista del Juani) y entre los 'ay' que no podía dejar de pronunciar. Finalmente le pedí que me la sacara un poco porque verdaderamente me dolía y ya estaba al borde del llanto. El Juanma me pidió que aguantara que ya terminaba, pero cada segundo era un siglo. Aguanté un poco más pero casi enseguida le pedí al Juanma que sí o sí me la sacara. Cuando el Juanma la sacaba, no sé que me dolía más: que la tuviera toda adentro, que me 'cogiera' (follara) o que me la sacara. La mezcla de dolor y ardor se hizo insoportable y sentí algo caliente que corría dentro de mí. Lo primero que pensé fue que era sangre, pero me equivoqué, después me dí cuenta que era 'leche' (semen) que el Juanma habia derramado dentro mío sin yo darme cuenta por el dolor que su misil me provocaba. Pero que me había lastimado, me había lastimado porque sacó su pija llena de sangre. Después fuimos al baño a lavarnos, pero la verdad que fue 'debut y despedida'. Nunca más me voy a dejar 'coger' por el Juanma, porque todo el placer que sentía por una pija dentro mío se perdía y se transformaba en ardor y dolor. Así que no me queda otra: o me vuelvo totalmente 'pasivo' hasta que me acostumbre a las pijas como las que tiene el Juanma o sigo con mi vida, disfrutando placenteramente, pijas no tan grandes pero sí más cumplidoras... jeeeeeeeeee... (ay...!!!)



martes, 7 de enero de 2014

Pollitos






Ayer, 'dia de Reyes' nos fuimos a la casa del Pollito. La verdad que ahí pude comprobar 'in situ' por qué lo tienen tan 'atado' (inmovilizado). Resulta que la madre trabaja durante la tarde/noche (de 13 a 21) no sé bien en dónde. Vive en el 3º departamento de pasillo, junto a su mamá. No tiene papá ni tampoco hermanos, es decir, es 'hijo único', con todos los 'emboles' (contradicciones) que tiene un hijo único. El 2º departamento está vacío y en el 1º departamento, vive una 'mina' (mujer) también con un hijo único de 12 años.

Resulta que el Pollito 'cuida' a este pibito que se llama Carlos, un verdadero diosito, pero le dicen 'Carlitos' o 'Carli', mientras la madre está trabajando. La 'mina' trabaja con la madre del Pollito y tiene el mismo horario de trabajo. O sea, están gran parte del día solos. El Pollito almuerza con Carlitos y después duermen la siesta, miran tele o juegan con la play o boludean por ahí, pero no salen de la casa, por temor a la inseguridad. Y cuando Pollito viene a mi casa, deja a Carlitos en casa de un amigo, que se llama Luciano y que vive muy cerca.

El Pollo tiene en la terraza de la casa, una 'pileta' (piscina) de plástico, bastante grande, donde pasan gran parte de la tarde, 'jodiendo' (entreteniéndose) como pueden o van abajo para ver la tele, merendar o jugar en la play. También va Luciano, que debe tener la misma edad del Pollito y otros 'diositos', de diferentes edades, el menor de 11 y el mayor de 16, que conocen del colegio o del barrio. Obviamente, cuando llegamos a la casa del Pollito, quedamos 'anodadados' de la belleza de todos, pero en especial de Luciano: un verdadero 'diosito', casi, casi con mayúsculas.

Y obviamente, fuimos a la pile, donde nos metimos, sin tener 'malla' (pantalón de baño) pero no desnudos: el Tomi y el Pollo en boxer ajustables (los muy putos) y yo en slip, porque no me gustan los boxer. Los demás pibitos, tenían 'bermudas' (pantalones de baño con pierna hasta la rodilla) coloridas y que mojadas, se ajustan al cuerpo, mostrando casi todo el mismo. Y verlo a Luciano, con esas bermudas pegadas al cuerpo, no solamente dibujaban su 'bulto' (genitales) a la perfección, sino también sus nalgas...

Y creo que más de uno de nosotros, se abstrajo por el 'bulto' o la 'cola' (culito) redondito y firme de este pendex. Y lo miramos a más no poder y nos hicimos los 'ratones' (imaginábamos las situaciones más impensadas) con este pibito, desnudos y en una cama. Pero en todo el tiempo que estuvimos en la casa del Pollito, no pude vislumbrar nada extraño en Luciano ni en el resto de los 'pollitos'. Claro que tampoco nosotros (el Tomi, el Pollo y yo) en ningún momento mostramos ninguna 'pluma' y parecíamos todos heteros... jeeeee...

En un momento dado, el Pollito me guiñó un ojo y me señaló con la cabeza a Carlitos o a Luciano. En realidad, apuntó a los dos, pero no entendí la seña y no la pude desentrañar, así que me quedé con las ganas de saber que me quiso decir. Posteriormente, hablamos de otras cosas y todo eso quedó en el olvido. Lo que no me olvidé fue de comentar, así al pasar, que pensaban hacer en vacaciones, mientras merendábamos 'chocolatada' (leche con chocolate) y comíamos 'rosca de reyes' (masa en forma de rosca rellena de dulce de leche). 

A los padres de Luciano le prestan a veces, los fines de semana, una casa de fin de semana en una ciudad en las afueras de Rosario y probablemente, Luciano pasará allá algunos de los fines de semana de sus vacaciones, porque el padre de Luciano tiene que seguir trabajando en enero/febrero. Los demás pibitos, entre ellos el Pollo y Carlitos, no se iban de vacaciones a ningún lado y el resto de los 'pollitos' no sabía. El Pollito nos dijo que podíamos ir a la casa todos los días, así nos podíamos meter en la 'pile' (piscina de plástico) y 'joder' (embromar) y pasar la tarde, porque la madre no lo dejaba ir a la playa y mucho menos a la isla. Yo le dije que no había problemas, pero que eso iba a poder ser mientras yo no trabajara, porque estaba buscando trabajo y todo eso. Y, mientras le decía esto, miraba a Luciano que de tanto en tanto me miraba. Me gusta Luciano pero también me gustaba la idea de hacer algo con el Pollito, que ya sé que es gay y se deja 'coger' (follar) pero con el Pollo ahi, aunque sabe y acepta mi 'poliamoría', me da no sé qué. El resto de los 'pollitos' son muy chiquitos todavía, pero tiempo al tiempo, que algún día, dentro de 3 o 4 años, se convertirán en verdaderos 'diositos'. Solamente espero que alguno de ellos sea gay y no me marginen por mi edad veinteañera... jeeeeeee...




sábado, 4 de enero de 2014

Comienzo de año fantástico.




La verdad que estas fiestas navideñas, más que mantener a mi familia unida, la mantuvo desunida, porque como mis viejos están divorciados, tuvimos que ir al pueblo a pasar la Nochebuena y la Navidad con mi vieja y el fin de año y el 1º de enero, la pasamos con mi viejo. Y cuando hablo de 'pasamos' lo hago en el nombre de mis hermanos y mío también. La Navidad, la habíamos pasado con mi vieja en el pueblo, así que ahora, le tocaba a mi viejo compartir las últimas horas del 2013 y recibir juntos el 2014.

Mi viejo había estado en la casa de Mariana, su actual esposa, para la Navidad, así que le tocaba ahora estar con los suyos: es decir, sus hijos. Incluso, estaba Julia con Diego y los chicos, que había pasado la Navidad con la familia de Diego. También estaba el viejo Herrera y el Juanma con la 'novia/señora/pareja' que tiene para demostrarle al abuelo y al mundo que es 'hetero', pero que le gusta, 'dar y recibir' (coger/follar y dejarse coger/follar) por mí y por cualquiera de los 'diositos' que andan conmigo.

Así dadas las cosas, estuvimos hablando, comiendo y bebiendo como se debe en estas fiestas. A comparación de la Navidad, en el fin de año, la temperatura bajó demasiado e incluso me llego a animar a decir, que no estaban dadas las condiciones ambientales ni para los chicos ni para los viejos, que en un momento de la noche tuvieron frío. Los chiquitos se durmieron antes de las '12' (0 hora) y nosotros seguimos haciendo la sobremesa hasta casi las 2 de la madrugada.

En ese momento nos fuimos de la casa de mi viejo. Cada uno de nosotros fue a saludar a sus amigos. El Nachito enseguida se separó y el Tato y yo fuimos a la casa del Billi, de Pablito y de Matías que estaban con los padres y otros familiares en la casa. En el camino, pasé por la casa de Nico, que aunque vive en mi ciudad con la madre, viene al pueblo a pasar las vacaciones de verano con los abuelos y otros amigos que tiene acá, aunque nadie sabe que es 'gay' y él se encarga muy bien de mantenerlo en secreto.

Así que con ellos estuvimos un buen rato 'conversando' (platicando) y bebiendo sidra y champagne hasta que decidimos seguir con nuestra 'ruta'. Queríamos llegar al club donde se juntan todos los 'pibes y las pibas' (muchachos y muchachas) adolescentes y jóvenes a bailar, seguir bebiendo y establecer nuevas relaciones. En el camino hacia el club, Nico, bastante bebido me tocó varias veces el 'bulto' (sexo) sin que nadie se diera cuenta, excepto Pablito, que rozó con sus manos, varias veces mis nalgas...

Ante esta situación, inventé un pretexto creíble (que volvería a la casa de mi viejo, a buscar más dinero, porque había llevado poco) y con esta razón, el Nico, Pablito y yo nos separamos del grupo y nos fuimos caminando, hacia la casa de mi viejo. Mucho en el camino, no pudimos hacer, porque había gente caminando por todas partes, pero cuando fuimos llegando a la casa de mi viejo, que no había gente, comenzamos a 'franelearnos' (acariciándonos) mutuamente.

Nico no sabía que Pablito era gay ni Pablito del Nico, es decir, algo sospechaban pero nunca hicieron nada entre ellos. Una, porque ambos se mantienen 'tapados' (dentro del clóset) y otra, porque no son amigos íntimos, porque el resto del año, Pablito sigue viviendo en el pueblo, mientras Nico vive en mi ciudad. Además, Nico por el pueblo mucho no aparece. Además, estábamos demasiado 'bebidos' (borrachos) y libre de inhibiciones, buscamos mi auto y nos fuimos para la casa que tiene mi viejo en el campo.

Cuando pasamos por la casa de mi viejo, ya estaba todo a oscuras. Eso quería decir, que ya estaban durmiendo y que el viejo Herrera y el Juanma ya se habían ido al campo. Para beneficio nuestro, desde que el Juanma está en 'pareja', se fue a vivir a la casa vieja que recicló, mientras que el viejo Herrera, se quedó como 'cuidador' de la casa de mi viejo, en el departamentito que mi viejo le hizo, pero con el alcohol que tenía encima, era casi seguro, que el viejo ya dormía 'el sueño de los justos'...

De todos modos, dejé el auto estacionado cerca de la casa. Ahí y a oscuras, nos fuimos para el dormitorio. Descorchamos una de las botellas de champagne que llevábamos y mientras lo tomábamos directamente de la botella, nos empezamos a franelear reciprocamente. La verdad que el alcohol desinhibe totalmente y mucho, porque con Nico ya habíamos tenido algunas 'camas' (encuentros sexuales) pero con Pablito, nunca, a pesar de mis ruegos y súplicas y esa oportunidad no la iba a dejar pasar por nada del mundo. 

Pero hacer sexo de a tres, es bastante complicado, especialmente al comienzo, porque después, cuando medianamente nos organizamos, todo se hizo más fácil. Comenzamos 'peteándonos' (felacionándonos) como en la foto y después por turnos, mientras uno 'cogía' (follaba) al otro, ese 'otro', 'peteaba' al tercero. Y así sucesivamente, seguimos hasta sacarnos toda la leche que teníamos acumulada pero no nuestra 'calentura' (excitación) que se nos fue, cuando realmente agotados por el cansancio y colmados de alcohol pero vacíos de leche y poco antes de quedarnos dormidos, emprendimos el regreso al pueblo, con el fin de que, al menos el Nico y Pablito, siguieran evadiendo una realidad que nadie conoce ni sospecha. Para mí fue un comienzo de año, de una felicidad realmente fantástica... jeeeeee...